masajecatolico - Perspectiva histórica del católico

Perspectiva histórica del católico

El término «cólico» procede del vocablo griego kolikos^ que significa intestino delgado o colon. Según se desprende de una infinidad de textos antiguos, parece que los bebés hayan sufrido cólicos durante toda la historia escrita, si no más. Los famosísimos documentos egipcios conocidos como Papiro Ebers, que se remontan al año 3000 a.C, incluyen 877 fórmulas y 400 prescripciones de fármacos, incluyendo las destinadas específicamente al cólico. Entre las hierbas recomendadas figuran la manzanilla, el cardamomo, el cilantro y la mejorana. Los chinos llamaban al cólico «los cien días o noches de llanto». Esta condición fue descrita durante el período védico e incluida en textos sobre acupuntura. También los babilonios se hicieron eco del cólico, recomendando hinojo para su alivio.

La idea de que la sensibilidad a los alimentos podría estar relacionada con el cólico aparece documentada por primera vez en los escritos de Hipócrates (400 a.C), quien observó que la leche podía provocar malestares gástricos y urticaria. Más tarde, en el año 980 a.C, un escritor árabe llamado Ibn Sina dedicó un libro entero a esta cuestión: Kitab al-Qulani {ElLibro del Cólico).
A partir de aquellas antiguas investigaciones médicas se creó una verdadera tradición histórica de remedios para esta dolencia. En las zonas rurales se recomendaban curas con hierbas, amén de otros curiosos tratamientos, con la esperanza de tranquilizar al niño. En estos métodos se incluían los siguientes:

• Hierba gatera {Nepeta cataría) (Apalaches)
• Ajenjo, manzanilla o té de menta (España)
• Poleo-menta o té de eneldo (pioneros norteamericanos)
• Beber agua caliente, frotar el vientre o propinar golpecitos en la espalda (Europa rural)
• Llevar un anillo de hierro (antigua Roma y Edad Media)
• Colocar anguilas vivas sobre el estómago del paciente (Europa)

Hasta no hace mucho tiempo, a mediados del siglo xx, los tranquilizantes y sedativos eran los tratamientos más utilizados, recetados rutinariamente por los médicos para el cólico infantil. No hay duda de que este tipo de fármacos funcionaban bastante bien, pero en la década de 1960 se desaconsejó su uso cuando empezaron a darse cuenta de que tenían efectos secundarios adversos a largo plazo en el desarrollo del niño. Aun así, algunos facultativos de edad avanzada continúan prescribiendo esta medicación (Paregoric, Phenobarbital, Bentyl, etc.). Pero eso no es todo. Algunos estudios recientes han demostrado que el alcohol administrado en pequeñas cantidades a los bebés que sufren cólicos reduce el tiempo de llanto. No obstante, hay que destacar que el alcohol pertenece a la misma categoría farmacológica que todos los tranquilizantes que se utilizaban en el pasado y que en consecuencia es posible que tenga los mismos efectos secundarios adversos para el desarrollo infantil. Conozco algunas madres que aseguran que untando un poco de alcohol en la punta de los dedos y dejando que el bebé los succione contribuye a aliviar el cólico, además del dolor en las encías. Desafortunadamente, incluso con nuestros modernos conocimientos, las causas del cólico no se han podido especificar. Veamos a continuación lo que nos dicen algunos médicos al respecto.

 

masajecatolico

necesidades especiales del bebé - Atención de las necesidades especiales del bebé

Atención de las necesidades especiales del bebé

Todos los bebés se benefician de un masaje regular, pero los que nacen con necesidades especiales se benefician mucho más del tacto «nutritivo» y curativo en su cuerpo. A los niños que no pueden ver u oír bien tienen la oportunidad de sentir el amor y afecto a través de la calidez de tus manos y de los suaves pases relajantes del masaje. Con estos pequeñines, el masaje para bebés es una excelente herramienta de comunicación. Necesitan atención extra, amor y confort. Un masaje diario completo, haciendo un especial hincapié en los principales puntos de reflexología, puede optimizar su desarrollo.

masaje6 - Lo que hay que hacer

Lo que hay que hacer

 Como puedes ver, si bien es cierto que sabemos muchas cosas de lo que no es el cólico, seguimos sin saber qué es o lo que hay que hacer para aliviarlo. Una pequeña minoría de bebés que inicialmente parecían sufrir un cólico, se demostró finalmente que tenían estreñimiento, intolerancia a la lactosa o alergia a los alimentos. Esto es algo que tanto tú como tu pediatra identificaréis a su debido tiempo. Procura no extraer conclusiones precipitadas acerca de estos diagnósticos antes de que su sintomatología sea evidente. Como ya hemos dicho con anterioridad, la única teoría que no ha sido completamente refutada es la del desarrollo neurológico, aunque tampoco se ha podido confirmar. En estas circunstancias, ¿qué pueden hacer los padres? En primer lugar, no desanimarse ni malhumorarse. El niño no lo hace a sabiendas. Aunque es difícil asumir que se pueden hacer muy pocas cosas para aliviar el cólico infantil, lo cierto es que siempre hay una luz al final del túnel. Si has llevado a tu hijo al pediatra y se han detectado otros problemas médicos, ten por seguro que este trastorno remitirá a los cuatro o cinco meses. Recuerda que el llanto de tu hijo no tiene nada que ver con la «calidad» de tu paternidad. Busca el apoyo de otros padres con problemas similares para compartir vuestra experiencia v aprovecha todos los momentos de tranquilidad para descansar; un cólico es agotador tanto para el niño como para ti. Otras cosas que podrías hacer y que podrían resultar eficaces son las siguientes: • Evitar la sobreestimulación. Aumentará el llanto del bebé, sobre todo si empieza a perder el control físico. • Homeopatía. Consulta siempre al pediatra antes de administrar un tratamiento homeopático y si se produce cualquier alteración en los síntomas. Entre los tratamientos de homeopatía para cólicos figu- ran el carho vegetalis para la flatulencia y el eructo; la chamomillia para la irritabilidad que parece remitir cogiendo en brazos al bebé o llevándolo de paseo; y la magnesia phosophoricum para cólicos que se alivian un poco al flexionar la cintura. En general, la dosis es de 12X a 30C cada cuatro horas hasta que mejora la sintomatología. Para bebés, hay que diluir cinco granulos en Va de vaso de agua y darles una cucharada cada cuatro horas. En las farmacias puedes encontrar compuestos especiales para cólicos. • Tés de hierbas relajantes. A menos que el pediatra lo desaconseje, prepara un té añadiendo una cucharada de hierbas en un vaso de agua caliente. Mantenlo tapado entre 5 y 10 minutos si se trata de hojas o flores, y entre 10 y 20 minutos si son raíces. Durante la lactancia materna, la ingesta de 2-4 vasos al día puede contribuir al alivio de un niño aquejado de cólico. Ni que decir tiene que debes siempre consultar al médico para asegurarte de que las hierbas que estás utilizando son inocuas si das el pecho a tu hijo, y que no son incompatibles con ninguna medicación que ya esté tomando. El té de semilla de eneldo {Foeniculum vulgare) o semilla de anís {Pimpinella anisum) suele ser ideal tanto si lo ingiere el niño (1 cucharada antes y después de las tomas) como la madre lactante (1 vaso de tres a seis veces al día). Estas hierbas actúan a modo de relajantes gastrointestinales y facilitan la expulsión de gases. Una vez más, consulta al pediatra antes de dárselos. Otras hierbas para madres lactantes que tienen efectos relajantes y contribuyen a aliviar el cólico son el bálsamo de limón {Melissa offtcinalis), la hierba gatera {Nepeta cateria), la menta {Menthapiperita) y la tila {Tilia cordata)

masaje6

colicomasaje - Alivio del cólico con el masaje

Alivio del cólico con el masaje

Para desesperación de muchos nuevos padres, los médicos no conocen las causas del cólico, que se I caracteriza por un llanto excesivo, irritabilidad extrema, sensibilidad acentuada e insomnio. En medicina se define el cólico como un llanto inconsolable que se produce durante los tres primeros meses de vida del bebé y que dura, por lo menos, tres horas al día, tres días por semana, y que continúa duran- te tres semanas. Aunque por término medio la mayoría de pequeñines lloran 1-3 horas intercaladas al día, los que sufren cólicos lo hacen de una forma muchísimo más acusada, a menudo gritando, levantan- do las piernas y expulsando gases. Según la Academia Americana de Pediatría, aproximadamente uno de cada cinco niños desarrolla un cólico, casi siempre entre las 2 y 4 semanas, prolongándose hasta el tercer, cuarto o quinto mes. En palabras de un médico, «sabes que tu hijo tiene un cólico cuando sientes la irre- sistible urgencia de acondicionarle su propio apartamento». El cólico es difícil de solucionar, ya que casi todo puede desencadenar el llanto del niño. Aunque la causa exacta sigue siendo un misterio, entre las posibles figuran la inmadurez del sistema gastrointesti- nal, la inmadurez del sistema nervioso central y el temperamento del bebé. A medida que el sistema ner- vioso completa su desarrollo alrededor de los 3-6 meses, tu hijo debería tranquilizarse. El masaje en el vientre puede reducir significativamente el tiempo de llanto del niño. Esta técnica de «alivio de cólicos» puede ayudar al organismo a funcionar mejor. La respuesta puede tardar varios días, pero ten paciencia, continúa con el masaje regular y ambos os veréis recompensados.

colicomasaje

bebedormir - Otros pases relajación

Otros pases relajación

‘Indos estos sencillo» movimientos durante el masaje pueden aliviar el eolio, y se pueden realizar
cualquier momento, tanto si el bebé está vestido como desnudo. Repítelos cuatro veces.
1. Con el bebé frente a ti, sujeta sus tobillos, flexiona las rodillas y acércalas al vientre. Luego estíralas de nuevo. Cuando estén sobre el vientre, balancéalas suavemente a un lado y al otro para que el niño relaje las rodillas, y al estirar las piernas, balancea un poco las caderas.
2. A continuación flexiona y estira cada pierna, como si montara en bicicleta. Hazlo lentamente, procurando que la pierna se estire por completo. A los bebés les suele gustar este movimiento.
3. Cruza las piernas a la altura del vientre y presiónalas delicadamente sobre el mismo. Lo ayudarás a expulsar gases. Manten esta posición durante unos segundos y luego estíralas. Invierte la posición de las piernas en el cruce y repite la secuencia.

bebedormir

bebecolllico - Método de masaje para bebés con cólico

Método de masaje para bebés con cólico

Para bebés con cólico, esta técnica para aliviar la retención de gases es extremadamente útil. Úntate las manos con un poco de aceite para masaje (3-5 gotas de tintura de hierba gatera en aceite de oliva o dealmendra da excelentes resultados), y alternando las manos, pasa la palma desde la caja torácica hasta la parte superior de las piernas, ahuecando las manos. Repítelo por lo menos cinco veces.
A continuación, junta las rodillas de tu hijo, flexiónalas y sostenías cerca del vientre durante treintasegundos, y luego suéltalas. Esto contribuye a mantener el cuerpo «conectado». Luego realiza el Pase Circular. Como recordarás de la sección dedicada al masaje del vientre, este pase consiste en trazar culos alrededor del ombligo en la dirección de las manecillas del reloj.
Con el bebé boca arriba frente a ti, desplaza la mano derecha desde justo debajo de la caja torácica (lado izquierdo del bebé) hasta la base del vientre con un movimiento vertical. A continuación, con la mano izquierda, describe un ángulo recto («L» invertida) empezando en el área situada debajo de la caja torácica en el lado derecho del niño, continuando hacia el lado izquierdo, con un movimiento horizontal, y por último, de nuevo con la mano derecha, un doble ángulo recto («U» invertida) empezando en la sección inferior del vientre, continuado hacia arriba hasta la caja torácica (lado derecho del bebé), hacia la derecha con un movimiento horizontal (lado izquierdo del niño) y finalmente hacia abajo. Personalmente, me gusta realizar varias veces cada etapa del pase y luego el pase completo, también
varias veces. Cuando hayas terminado, traza un círculo completo con las manos y luego continúa por debajo del ombligo hacia el lado derecho. Alterna las manos y describe el círculo con un movimiento ininterrumpi-do, apoyando una mano después de la otra. Trabaja con una presión moderada. ¡A los bebés les encanta! Finalmente, júntale de nuevo las rodillas, flexiónalas y mantenías cerca del vientre durante otros treinta segundos. Suelta las piernas y dales un suave masaje para aliviar la tensión. Repite tres veces la rutina completa.

bebecolllico

bebés prematuros - Bebés prematuros

Bebés prematuros

A menudo los bebés prematuros permanecen separados de su madre durante largos períodos de tiempo, dificultando mucho más el proceso de establecimiento de vínculos afectivos y emocionales. Por desgracia, no pueden disfrutar del tacto durante su estancia en la incubadora. Todo cuanto experimentan son procedimientos invasivos, tales como pinchazos en el talón, introducción de catéteres de alimentación y extracciones de muestras de sangre para su análisis, asociando el tacto a una infinidad de sensaciones negativas que luego deberás encargarte de contrarrestar. El masaje te ayudará a conseguirlo, ya que reorganiza la sensibilidad del niño y le proporciona un tacto no doloroso que lo reconforta psicológicamente. Evita siempre el masaje en las áreas que hayan sido sometidas a procedimientos invasivos. Por ejemplo, si presenta varias punciones en los talones, no trabajes los pies, y en el caso de que haya sido intervenido quirúrgicamente, consulta al pediatra la conveniencia de realizar el masaje. En cualquier caso, si da su consentimiento, deja intactas las áreas en proceso de curación. Los bebés prematuros suelen estar muy estresados, extremadamente nerviosos. La inmensa mayoría de los estudios realizados demuestran que el masaje puede contribuir a aliviar este trastorno. En realidad, se ha comprobado que ralentiza el pulso cardíaco, reduce la tensión arterial, mejora la digestión y la circulación, y fortalece el sistema inmunológico. Asimismo, estimula el sistema nervioso parasimpático, incrementando los niveles de concentración y el estado de alerta.

lo antiguo es nuevo - Lo antiguo es nuevo

Lo antiguo es nuevo

La evidencia más específica de la práctica de la reflexología en una cultura antigua fue el descubrimiento de un mural ilustrativo en la tumba de Ankhmahor, en Saqqara, también conocida como «tumba del médico». Ankhmahor era el oficial de mayor rango en Egipto después del faraón. El mural, que data del año 2330 a.C, describe claramente un sistema de masaje/presión en las manos y los pies, es decir, lo que hoy en día llamamos «Reflexología».

curacion con reflexologia - Curación con reflexología

Curación con reflexología

Enhorabuena! Has completado el aprendizaje de la rutina básica de masaje para bebés. Por ahora eso es todo. Si ya la has puesto en práctica por lo menos en una ocasión, te animo a que sigas adelante, poco a poco, hasta dominarla a la perfección. No te apresures. Ve a tu ritmo. El trabajo y los que haceres domésticos no siempre te permitirán hacer un masaje en cualquier momento del día. Programa las sesiones a tu conveniencia. Cuando te hayas acostumbrado a la rutina básica, tal vez desees volver a este capítulo para aprender otra nueva. La reflexología, una técnica especial para el masaje de los pies y las manos, añadirá una dimensión completamente nueva a lo que ya has aprendido hasta aquí. Ya conoces las técnicas básicas para estas áreas (si es necesario, consulta el Capítulo 5). Pues bien, en éste te enseñaré a utilizar el poder terapéutico de la reflexología, un antiguo arte curativo (y «holístico») que trata ei cuerpo, la mente y el espíritu. El término «holístico» deriva de la palabra raíz «holos», que significa «todo». La reflexología no aisla una enfermedad y trata sus síntomas, sino que trata a la persona como un todo alimentando un estado de equilibrio y armonía. Esta terapia intenta llegar hasta la «raíz» de la patología y asegura un crecimiento y desarrollo sanos del bebé. La reflexología es una de las formas más antiguas de masaje diseñada para trabajar la capacidad innata de autocuración del organismo. Se basa en la teoría según la cual existen zonas y áreas de reflejo en los pies y las manos que corresponden a todas las glándulas, órganos, partes y sistemas orgánicos. Mediante la presión de los pulgares, del dedo índice y de toda la mano en estas áreas de reflejo, se puede armonizar la energía en todo el cuerpo, mejorando la circulación y el funcionamiento eficaz de todos los procesos corporales, lo cual, a su vez, contribuye a eliminar los residuos de desecho del organismo y relaja y rejuvenece todas y cada una de las partes del cuerpo. De este modo, la reflexología es capaz de evitar o ayudar a curar muchos trastornos de salud. Es una forma segura y eficaz de potenciar el bienestar del bebé. En etecto, el objetivo de la reflexología es reeducar, reorganizar y reacondicionar los nervios para que el organismo se pueda curar por sí solo. Cuando practiques la reflexología, procura tener in mente que tus manos están comunicándose con el espíritu, la psique, las emociones y el cuerpo de tu hijo. También debes recordar que cuando le apliques un tratamiento de reflexología, debes asegurarte de tener a mano agua pura u otra bebida sana para administrársela a su conclusión. Esto lo ayudará a eliminar toxinas del organismo de un modo más eficaz. También es beneficioso un baño después del tratamiento.

msbebe - Cólico: Aspectos básicos

Cólico: Aspectos básicos

Nada es más desquiciante para unos padres que un recién nacido que no para de llorar. A decir verdad todos los bebés lloran. Es su forma de comunicarse con nosotros, de manera que lo hacen por muy diversos motivos. En ocasiones tienen hambre o sed; otras, tienen sueño; otras, quieren llamar más núestra atención; y otras, en fin, quieren que los dejemos en paz y que nadie los importune. Asimismo, puede que estén sobreestimulados o sencillamente aburridos. También lloran cuando están enfermos o sienten dolor, aunque a menudo no saben realmente por qué están llorando; simplemente se muestran mal humorados. Pero ¿existe siempre una razón específica por la cual seas tú quien esté de mal humor?
En general, los padres encuentran formas que dan buenos resultados a la hora de tranquilizar a su hijo que llora. Lo consiguen aprendiendo a sentir sus necesidades, con frecuencia sobre la base de «probar y fallar». No hay dos bebés a los que se pueda tranquilizar de la misma manera. Incluso los más «rebeldes» suelen dejar de llorar espontáneamente dentro de un lapso de tiempo no excesivamente desesperante para sus progenitores. Aunque lo cierto es que no siempre es así. Algunos pequeñines lloran durante períodos de tiempo demasiado prolongados y es dificilísimo consolarlos. Cuando el examen físico no revela ningún síntoma que pudiera hacer sospechar una posible patología, nos referimos a este fenómeno como «cólico infantil»

El Problema:

La definición de cólico infantil es necesariamente «resbaladiza», pues como ya hemos dicho antes sus causas siguen siendo un enigma. En realidad, depende de la interpretación que se le dé al término «excesivo». ¿Excesivo para quién? Cada pareja tiene un límite de tolerancia al llanto. Para algunos padres, unos pocos minutos son «excesivos», mientras que para otros, lo son varias horas. Los científicos que han estudiado el llanto infantil descubrieron que el niño «medio» llora 2-3 horas diarias, lo cual ha llevado a definir el cólico infantil, a efectos de investigación, como un proceso que se prolonga en el tiempo durante más de cuatro horas. Sin embargo, para algunas parejas, cuatro horas pueden parecer una eternidad. Incluso los minutos pueden parecer horas. Lo cierto es que los padres no suelen ser muy precisos en la estimación del tiempo de llanto de sus hijos.
En realidad, el cólico infantil se define como cualquier cantidad de llanto que resulte excesiva para los padres, lo cual, a su vez, está estrechamente relacionado con su mayor o menor habilidad o éxito a la hora de tranquilizar al bebé. Ser incapaz de hacerlo es muy frustrante. De ahí que pequeñines difíciles de tranquilizar puedan ser mejores candidatos a la adjetivación de «niños con cólico» aun en el caso de que el tiempo de llanto no se diferencie del de otro bebé que llora mucho pero al que es fácil consolar.
Son pocos los trastornos típicos de la tierna infancia cuyas causas sean menos conocidas que el cólico infantil. Las percepciones «padres-médicos» acerca del problema son bastante divergentes, debido principalmente a que las formas de «sentido común» de comprenderlo y de tratarlo difieren considerablemente con los datos de las investigaciones científicas. Todas las teorías enunciadas para explicar el cólico infantil han sido refutadas en innumerables estudios o bien, por naturaleza, se resisten al análisis científico. Así pues, el cólico infantil es uno de aquellos frustrantes problemas médicos del que sabemos más acerca de lo que no es que de lo que es.

En cualquier caso, y a pesar de todos los pesares, los padres siguen esperando que el pediatra identifique la causa y prescriba un tratamiento eficaz. Una honesta explicación de la inexistencia de tratamientos de probada eficacia suele ser fácilmente malinterpretada por los padres como un resultado de la falta de competencia del médico. Por desgracia, conscientes de ello, muchos facultativos indefectiblemente competentes recetan y recomiendan «remedios» de incierta eficacia que no son sino puro placebo. Conocer un poco más a fondo las teorías acerca de las causas del cólico infantil y de las condiciones similares, aunque no idénticas en sus síntomas, podría resultar útil para los padres que creen que su hijo puede estar sufriendo este trastorno. Aunque en caso de duda siempre es aconsejable acudir al pediatra, esta información tal vez os podría ayudar a ambos a aislar y tratar el problema de una forma más rápida, y poder así volver a la normalidad.

msbebe