a5sd456sa4d5a4d65sa4d - MASAJE CHINO: LA ESPALDA

MASAJE CHINO: LA ESPALDA

MASAJE CHINO: LA ESPALDA

 

Sitúate de forma que puedas alcanzar la espalda con comodidad y ten todo lo que necesites a mano. Céntrate primero y luego comienza el masaje sobre la espalda, que producirá un efecto en todo el cuerpo. Las técnicas incluyen tanto el masaje como el uso de los puntos de presión.

 

1 rozamiento Extiende un poco de aceite en las manos. Sitúate detrás de la cabeza de tu compañero y desliza las manos juntas hasta la zona lumbar. Puedes aplicar una presión relativamente firme con las palmas. El objetivo es despertar los meridianos. Separa los dedos en la zona lumbar y vuelve a subir por los lados de las costillas hasta los hombros. Repítelo con viveza varias veces.

a54sdsa5d4a56da4d


 

2 círculos Pásate a un lado. Coloca los pulgares a ambos lados de la columna y traza círculos sobre los músculos situados junto a la vértebra prominente (C7) de la base del cuello. Este punto es conocido como VG 14, y los movimientos circulares ayudan a relajar el cuello. Mientras los realizas, imagina que toda la tensión se libera hacia la zona de los hombros. Repite lentamente varias veces.

65as4d65as4d56as4d6a4d654


 

3 vaciado venoso Vuelve a la cabeza. Coloca los pulgares sobre VB 21, situado en la depresión a medio camino entre C7 y el hombro. Coloca los dedos sobre los hombros de tu compañero y aprieta varias veces. Esto ayuda a relajar los hombros. Si el punto está sensible, masajea a su alrededor con los pulgares para dispersar el exceso de chi.

PRECAUCIÓN: No utilices el punto VB 21 durante el embarazo.

56sa4d56sa4d6sa4d6a54d56


 

4 rodado con los pulgares Coloca los pulgares en la cresta muscular, a un lado de la columna. Ruédalos hacia abajo, alternando los movimientos, en dirección a la zona lumbar. Esto relaja el meridiano de la vesícula biliar, situado a ambos lados de la columna vertebral. Los toques deben ser bastante vivos. Repite varias veces y pasa luego al otro lado.

sa4das56d4sa6d4as6das56d4


 

5 presión con las palmas Desplázate hasta la zona lumbar de tu compañero y aplica un poco de aceite. Coloca una mano plana sobre el sacro (el triángulo óseo de la base de la columna) y la otra sobre la zona lumbar. Ahueca ligeramente la mano superior para que no exista presión sobre la columna. Apoyándote en la mano superior, estira con cuidado los músculos con la otra palma para relajar la zona lumbar. Repite con sensibilidad.

a56s4ds56a4d56sa4d6sa54d


 

6 presión con las palmas Repite el movimiento, pero esta vez sobre los músculos de la zona lumbar, a ambos lados de la columna. Inclínate sobre tu compañero y ahueca las manos sobre los músculos, evitando ejercer cualquier presión sobre la columna. A continuación estira con una mano hacia los hombros y con la otra hacia las caderas. Esto relaja los poderosos músculos del meridiano de la vesícula y ayuda a relajar la zona lumbar. Repite varias veces.

5a4sd6sa4d56sa4d56sa54d


 

7 presión con el codo Sitúate junto a una de las caderas de tu compañero. Localiza VB 30 con los dedos, a un tercio de distancia hacia el glúteo y dos tercios hacia la cadera. Guía el codo al punto con los dedos y a continuación presiona lentamente hacia la cadera, manteniendo el codo redondeado. Afloja y repite. Esta zona puede estar tensa y extremadamente sensible, pero la estimulación es buena para relajar la cadera. Tu compañero debe respirar tranquilamente para relajarse. Repite los últimos dos movimientos en el otro lado.

56as4ds56ad4as564d


 

8 presión con los pulgares Lleva las manos de nuevo a la zona lumbar Coloca los pulgares a unos cuatro centímetros de la columna, a ambos lados del sacro. Presiona V 31-34 con los dos pulgares al mismo tiempo, localizando las pequeñas depresiones óseas. Presiona suavemente en cada punto una vez, afloja y pasa al siguiente.

PRECAUCIÓN: No utilices los puntos V 31-34 durante el embarazo

a56s4da56d4as56d4sa65d4

 


9 balanceo Coloca las dos manos a ambos lados de las costillas de tu compañero. Balancea suavemente el cuerpo alejándolo de ti y luego de vuelta al otro lado con tu otra mano. Continúa los movimientos alternantes bajando hasta las caderas. Repite hacia las axilas y de nuevo hacia las caderas por última vez. Esto ayuda a relajar toda la espalda.

a5sd456sa4d5a4d65sa4d

 


10 apretar Sitúate junto a los hombros. Coloca los pulgares a un lado de los músculos situados junto a la columna, con los dedos en la misma posición al otro lado. Aprieta los músculos con los dedos en dirección a la columna. Desplázate a lo largo de los músculos, desde la parte superior de la espalda hasta la zona lumbar, asegurándote de no hundir los dedos. Repite en el otro lado de la columna.

 

a56sd4a56d46a4ds6a4d6sa54d


 

11 presión con los pulgares Utiliza las yemas de los pulgares para presionar contra los músculos situados a los lados de la columna. Presionando entre los omóplatos, estimula V 15. Esto debe resultar relajante, así que traza círculos alrededor de los puntos de ambos lados hasta que percibas una reducción del tono muscular. Regresa de nuevo al punto y presiónalo uniformemente con los pulgares.

 

MASAJE CHINO: LA ESPALDA


12 pases firmes Para cerrar esta secuencia, coloca las manos sobre los lados del cuerpo. Arrástralas hasta las caderas. Repite dos veces más. con fuerza, para arrastrar la energía yang hacia abajo.

 

asd4s5a4d5s6a4d5sa4d

 

 

VOLVER: MASAJE CHINO

54as6f54d56a4s6das46d - MASAJE CHINO

MASAJE CHINO

MASAJE CHINO

 

El masaje chino es una combinación de técnicas para mejorar el flujo de energía (chi) del cuerpo e incrementar su vitalidad. En esta secuencia de masaje chino, los movimientos para relajar los músculos y estimular los meridianos (canales de energía) se combinan con la acupresión sóbrelos puntos. El objetivo es equilibrar y dar energía a tu compañero. La calidad de tus maniobras y de los movimientos es más importante que la localización exacta de los puntos, que requiere tiempo e información por parte de tu compañero y se hace más fácil con la práctica y la experiencia. Trabaja, por tanto, con la mente abierta.

 

Lista de contenidos:

 

  1. Principios

  2. Puntos de acupresión

  3. Aplicación

  4. La espalda

  5. Parte posterior de piernas y pies

  6. Parte delantera de piernas y pies

  7. Los brazos y las manos

  8. El pecho

  9. El abdomen

10. El cuello y el cuero cabelludo

11. La cara

12. Solución rápida con masaje chino

13. Automasaje

 

masaje chino

56as4ds6a54d6a4das6d4 - MASAJE PARE BEBES: PARTE DELANTERA DEL CUERPO

MASAJE PARE BEBES: PARTE DELANTERA DEL CUERPO

MASAJE PARE BEBES: PARTE DELANTERA DEL CUERPO

 

El comienzo sobre la parte delantera del cuerpo resulta tranquilizador porque
puedes mantener contacto visual con el bebé, lo que le ayuda a relajarse.
Tus movimientos deben ser largos y fluir de uno a otro. Trabaja intuitivamente
y adapta o acorta la secuencia como mejor te parezca.

 

 

1 primer contacto Comienza el masaje por
delante para mantener el contacto visual
mientras tu bebé se acostumbra a los mo-
vimientos. Encuentra una postura que te
venga bien. Frótate un poco de aceite en
los dedos y coloca las manos sobre el ab-
domen, con las puntas de los dedos justo
debajo del ombligo. Haz una pequeña pau-
sa y limítate a observar.

 56SA4DAS56D4A564D6AD4


2 rozamiento Comienza el masaje con lige-
ros movimientos de barrido, desde el ab-
domen hacia los hombros y bajando por la
caja torácica hasta la posición inicial. Re-
pite varias veces para relajar y tranquilizar
a tu bebé. Amolda las manos a los múscu-
los y manten los movimientos suaves y rít-
micos. Utiliza muy poca presión en el toque
descendente.

 MASAJE PARE BEBÉS: PARTE DELANTERA DEL CUERPO


 

3 rozamiento Repite el rozamiento subien-
do esta vez por el abdomen y continuando
por los brazos. Aprieta los músculos con
mucha suavidad como parte del movi-
miento. Repite varias veces en diferentes
posiciones para extender el aceite. Realiza
movimientos continuados y repetitivos.

 MASAJE PARE BEBÉS: PARTE DELANTERA DEL CUERPO


4 circuios Cuando completes la rutina de ro-
zamiento, continúa hasta las manos y tra-
za círculos con los pulgares. Dependiendo
de la postura del bebé, puedes hacer los
círculos sobre la palma o sobre el dorso. Lo
importante es relajar la mano y abrir los de-
dos. Repite varias veces.

 as56d4sa56d4a564da6d4


 

5 apretar Aprieta suavemente cada uno de
los dedos del bebé, utilizando una presión
ligerísima para trabajar, bajando por cada
dedo hasta la punta. Puedes hacerlo en las
dos manos al mismo tiempo o una por
una. Hacer la «bicicleta» con los dedos es
otra de las cosas más agradables. Mueve
suavemente las muñecas también para que
todo el brazo quede incluido en los movi-
mientos.

5sa4d56a4d56a4d56a4sd56as4d 


6 presión con las palmas Acaricia cada bra-
zo con un poco más de presión, utilizan-
do tus manos de forma alterna en una se-
rie de movimientos cortos. Comienza en la
muñeca y masajea hasta el hombro, en-
volviendo la articulación con las manos. La
presión debe proceder de las palmas de las
manos. También puedes utilizar una mano
de apoyo y la otra para subir masajeando
por el brazo.

56asd4a65d465a4da64das65d4


 

7 pases neurosedantes Utiliza las puntas de
los dedos para realizar una sene de suaves
pases neurosedantes a lo largo del brazo.
Trabaja desde el hombro hasta la muñeca.
Se trata de una caricia ligera y lúdica, pero
también sirve para estimular la piel y au-
mentar las sensaciones. Manten las muñe-
cas elevadas y las manos relajadas para que
el movimiento sea como una sene de olas.

 65as4das564d6ad4s6a4d64


8 círculos Sujeta la muñeca por abajo y tra-
za pequeños círculos con los pulgares. Co-
mienza con los dos pulgares juntos en el
centro de la muñeca para ir girando en es-
pirales a lo largo de la articulación. La pre-
sión debe ser bastante ligera y efectuarse
con las yemas de los dedos, y las manio-
bras deben deslizarse sobre la piel.

 56as4ds6a54d6a4das6d4


 

9 círculos con los pulgares Continúa los
movimientos circulares sobre el dorso de la
mano del bebé. Sujétala con los otros de-
dos por debajo y traza los círculos hacia
fuera empleando las yemas de los pulga-
res. Los movimientos deben ser como es-
pirales y deslizarse sobre la piel. Repite tra-
zando varias líneas a lo largo del dorso de
la mano de tu bebé.

 6asd4a56d4a56d4s6a5d4


10 círculos con los pulgares Dale la vuelta
a la mano y colócala con la palma hacia
arriba. Los dedos deben sujetarla por aba-
jo. Con las yemas de los pulgares, traza
pequeños círculos sobre la palma de la
mano, de forma que masajees cuanta más
superficie, mejor. Los dedos proporciona-
rán resistencia desde abajo. Aprieta la
mano con suavidad al cerrar.

 56asd4as564ds56a4d56a4d


 

11 pases neurosedantes Continúa sujetan-
do la mano y realiza ligeros pases neuro-
sedantes sobre el dorso de la mano. A
continuación, dale la vuelta. Continúa efec-
tuando pases neurosedantes con las pun-
tas de los dedos sobre la palma y luego
sobre cada uno de los dedos. Los movi-
mientos proporcionarán unas sensaciones
agradables y estimularán la piel de tu
bebé. A continuación repite todos los mo-
vimientos en el otro brazo.

 56asd4as56ds4a6d46a4d6a5d4


 

12 fricciones alternas Vuelve al pecho, re-
pite el rozamiento y a continuación fric-
ciona suavemente el torso con movimien-
tos alternos en la maniobra descendente.
Con el bebé en una postura segura, cruza
las manos hacia los lados opuestos de las
costillas, amoldándolas al pecho. Deslíza-
las lentamente una hacia la otra hasta el
otro lado. Repite los movimientos en la
parte inferior del abdomen.

 65as4d5s6a4d56a4d6sa4d


 

13 rozamiento Utiliza más aceite si es nece-
sario y efectúa un rozamiento hacia fuera
sobre el abdomen del bebé, bajando esta
vez por las piernas. Aprieta suavemente
para estimular los músculos como parte
del movimiento, y fricciona y retuerce li-
geramente la piel. Repite en varias posi-
ciones para extender el aceite por la ma-
yor superficie posible.

 56asd4a64d6a4d65a4d6sa4d

 


 

14 apretar Cuando hayas completado la se-
cuencia de rozamiento, aprieta ambos
píes entre tus manos, con los dedos por
arriba y los pulgares por debajo. Masajea
las plantas de los pies con los pulgares.
También puedes hacer un pie cada vez si
te resulta más fácil. Desliza las manos por
el pie y los dedos mientras continúas apre-
tando suavemente.

 65sad4a564da564d6s5a4d6as4d


 

15 presión con las palmas Con las manos
planas, masajea sobre una pierna, co-
menzando justo por encima del tobillo y
terminando sobre la cadera. A continua-
ción acaricia con las palmas de las manos,
empleando un poco más de presión, en
una serie de movimientos cortos. Masajea
subiendo por la pierna y sobre la cadera,
curvando las manos alrededor de la arti-
culación. Repite varias veces más para cu-
brir la cadera completamente.

 56as4d56a4d56a4d56sa46d


 

16 fricciones alternas Rodea con las manos
la cara externa del muslo con los dedos
hacia dentro. Desliza suavemente ambas
manos hacia el centro de la pierna, y a
continuación cruza hasta el lado opuesto.
Fricciona ligeramente sobre el muslo y
continúa bajando por la pierna todo lo
que puedas. Puedes aplicar un poco de
presión con este movimiento, siempre y
cuando tus manos se deslicen y no se que-
den pegadas a la piel.

 as56d4sa564dsa56d4sad564as6d


 

17 círculos con los pulgares Sujeta el pie de
tu bebé con la mano y traza pequeños
círculos sobre la planta con los pulgares.
Los círculos deben formar espirales por
debajo del pie. En la base de los dedos
puedes presionar suavemente. Trabaja so-
bre toda la superficie que puedas, pero no
apliques presión en el puente. Si tienes
dudas, masajea simplemente la zona car-
nosa y el talón.

 54asdas564d56a4d6s5a4ds56a4d


 

18 fricciones alternas Coloca los pulgares
debajo del pie, con los otros dedos por en-
cima. Fricciona hacia atrás y hacia delan-
te sobre el pie, realizando un movimien-
to completo con cada mano. Continúa
hacia los dedos y repite varias veces, con
los pulgares por debajo para dar resisten-
cia. Esto es muy bueno para relajar los
músculos.

 56sad4sa56d4sa564d6s5a4d56sa4d


 

19 estiramiento Envuelve el talón con la
mano y apoya los dedos contra la planta
del pie. Aprieta el pie hacia atrás, dete-
niéndote antes de notar resistencia. El
ejercicio pasivo es bueno para las articu-
laciones. Sin embargo, como las articula-
ciones de un bebé pueden ser muy móvi-
les, es preferible hacerlo con suavidad.

 as5d4sa56d465a4ds6a54d654as


20 estiramiento Sujeta la pierna sostenién-
dola por debajo del talón y en la rodilla.
Con suavidad empuja hacia atrás para es-
tirar la cadera. Hazlo varias veces. Tu aga-
rre debe ser ligero para que puedas rela-
jar antes de encontrar resistencia. Vuelve
a girar la pierna, pero esta vez hacia el
lado. Efectúa unos pases neurosedantes
hasta el tobillo. Repite en la otra pierna.

 56as4d65a4d56a4d6a4d6a46d


 

21 círculos Vuelve al abdomen y efectúa un
rozamiento hasta el pecho del bebé. A
continuación separa las manos y desliza-
las por los lados de las costillas. A partir de
aquí, traza grandes círculos sobre éstas,
subiendo por los lados del cuerpo y vol-
viendo a bajar en círculos. Repite varias ve-
ces, con los dedos bien extendidos y las
manos relajadas, deslizándolas sobre la
piel.

 56sad4a56d4sa564d6a4d6asd


 

22 rozamiento Coloca los pulgares juntos
en el centro del pecho, justo debajo de las
clavículas- Aplica un poco más de aceite si
lo necesitas. Acaricia despacio, con las ye-
mas de los pulgares, sobre la parte supe-
rior del pecho hasta los hombros. Rodea
los hombros con las manos y repite vanas
veces.

 as56d4sa64d56a4d6as4d6sa4d


 

23 presión con los dedos Coloca las puntas
de los dedos sobre la nuca del bebé, con
los índices sosteniendo el cráneo. Apoya
los dedos corazón y anular sobre los
músculos de los lados de la columna. Con
muchísima suavidad, presiona los múscu-
los con las puntas de los dedos y masajea
hacia arriba, hasta la base del cráneo.

 56asd4asd4s56a4d6as46dsa4d


 

24 apretar Con las manos todavía sujetando
la cabeza, acaricia las mejillas con los pul-
gares en un movimiento circular hacia
atrás, hasta las orejas. Aprieta suavemen-
te los lóbulos entre el pulgar y el índice, y
acaricia alrededor y por detrás de las ore-
jas. Se pretende que éstos sean unos pe-
queños momentos agradables y tranquili-
zadores.

 asd4sa56das6d54sa56d56a6d

 

 

 

VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES

 

 

A54SD4AS564DSA6DAS65D4 - SHIATSU: PARTE POSTERIOR DE PIRNAS E PIES

SHIATSU: PARTE POSTERIOR DE PIRNAS E PIES

SHIATSU: PARTE POSTERIOR DE PIRNAS E PIES

 

Asegúrate de estar en buena posición para llevar a cabo la secuencia de piernas.
También es importante la posición de las piernas de tu compañero cuando apliques
presión a los meridianos. Al trabajar sobre las articulaciones, debes presionar con
cuidado. Asegúrate de emplear una presión similar en ambas piernas.

 

 

1 presión con las palmas Sitúate junto a sus
caderas. Coloca una mano sobre el cuerpo
como sostén. «Camina» con la palma de la
otra mano, descendiendo por la parte pos-
terior de la pierna a lo largo del meridiano
de la vejiga. Empieza debajo de los glúteos
y termina encima del tobillo, ejerciendo
menos presión detrás de la rodilla. Coloca
la mano, aplica presión, manten y afloja
gradualmente cada vez.

SHIATSU: PARTE POSTERIOR DE PIERNAS E PIES


2 estiramiento Con la pierna en posición
central, desliza una mano por debajo del
tobillo y dobla la pierna hacia el glúteo, con
una mano descansando sobre el sacro, en
la base de la columna, para apoyarte. Te-
niendo en cuenta la flexibilidad de tu com-
pañero, intenta tocar el glúteo con el talón,
pero deten el movimiento cuando percibas
resistencia. Afloja el estiramiento, relaja y
vuelve a intentarlo.

AS21D23A1SDA3D3A1D


 

3 círculos con los pulgares Desplázate has-
ta el pie de tu compañero. Sujétalo con las
manos y traza círculos con los pulgares al-
rededor del hueso del tobillo para relajar Id
articulación. Trabaja tan cerca del tobillo
como te sea posible, y repite varias veces.
Presiona con las yemas de los pulgares y di-
buja círculos pequeños sobre cada punto
para liberar la energía bloqueada y esti-
mular el flujo sanguíneo hacia los pies.

23AS1D23AS1DAS231D23


4 amasamiento Amasa sobre la parte car-
nosa del pie con los nudillos, trabajando al-
rededor de R 1. Manten la mano todo lo
relajada que puedas, para evitar apretar
demasiado, mientras te apoyas contra la
otra mano, colocada debajo del tobillo.
Puedes extender los movimientos por todo
el pie. pero no masajees sobre el puente.

PRECAUCIÓN No utilices el punto R1 durante el emba-
razo.

AS1DAS1DA31DAS3SD132


 

5 tracción Utiliza el pulgar, el índice y el co-
razón para tirar de cada uno de los dedos
de los pies. Aprieta bajando por la parte ex-
terior de cada dedo, tira y da un ligero
apretón antes de cerrar el contacto. Ex-
tiende el movimiento hasta unos dos cen-
tímetros y medio del final de los dedos A
continuación baja el pie y repite todos los
movimientos anteriores en la otra pierna.

2ASD5AD465A4D6A54D


6 tracción Arrodíllate detrás de los pies de
tu compañero. Desliza las dos manos por
debajo de los tobillos, levántalos un poco
y tira hacia ti para efectuar un estiramien-
to. Ten cuidado de no forzarte demasiado
si tu peso corporal es menor que el de tu
compañero. Repite dos veces para liberar
la energía bloqueada de las articulaciones.

AS4D56AS4DA64D564


 

7 presión con los pies Coloca tus talones
sobre la parte carnosa de los pies de tu
compañero, con tus dedos apoyados sobre
el suelo. Aplica presión «caminando» sua-
vemente hacia arriba y hacia abajo con tus
pies. Ajusta tu peso en caso necesario para
que la presión resulte agradable y unifor-
memente sobre cada punto. Ten precau-
ción para evitar toda presión sobre el puen-
te de los pies.

A54SD4AS564DSA6DAS65D4


 

8 presión con las palmas Pide a tu compa-
ñero que se ponga de lado, con la pierna
superior doblada para dejar expuesto el
meridiano de la vesícula. Utiliza un almoha-
dón como sujeción. Apoyando una mano
sobre el cuerpo, «camina» hacia abajo des-
cendiendo por el exterior de la pierna has-
ta el tobillo, evitando presionar en la rodi-
lla. La mano debe estar en contacto con la
pierna, aunque la presión se ejerce con la
palma. Colócate, presiona, manten y aflo-
ja, y repite en la otra pierna.

56ASD546SA56D5AS56D4

 

VOLVER: SHIATSU

 

 

as54d54as4ds5a4d65a4d6a4d - MASAJE PARA SITUACIONES ESPECIALES

MASAJE PARA SITUACIONES ESPECIALES

MASAJE PARA SITUACIONES ESPECIALES

 

 

Cuando estás dando un masaje, tu compañero puede

necesitar un tipo concreto (como un masaje de tejidos

profundos o uno deportivo), o quizá tú mismo desees alterar

el objetivo de las técnicas (por ejemplo, para dar masaje a

una embarazada o un masaje en pareja). En las páginas

siguientes encontrarás algunas sugerencias que puedes

incorporar a tu masaje o utilizar por sí solas. Si las usas solas,

recuerda seguir los principios de relajar los músculos de

antemano y emplear maniobras suaves para cerrar.

Familiarízate con las técnicas (véanse páginas 48-101) antes

de empezar y pide a tu compañero que te vaya

comentando. De esa forma puedes ampliar tu gama

de movimientos y tu experiencia. El masaje para bebés

se presenta como una secuencia de cuerpo entero

independiente para que la disfrutéis tu bebé y tú.

 

 

Lista de contenidos:

 

  1. Masaje para bebés

 

  2. Aplicación

 

  3. Parte delantera del cuerpo

 

  4. La cara

 

  5. Parte posterior del cuerpo

 

  6. Masaje en pareja

 

  7. El masaje durante el embarazo

 

  8. Masaje de tejidos profundos

 

  9. Masaje deportivo

 

10. Masaje de belleza

 

11. Masaje del campo energético

 

 

 

MASAJE PARA SITUACIONES ESPECIALES

56asd456as4d56a4d6sa54d - SHIATSU: LA ESPALDA

SHIATSU: LA ESPALDA

SHIATSU: LA ESPALDA

 

 

Céntrate, tanto emocional como físicamente, antes de empezar a trabajar sobre
la espalda. Tienes que estar equilibrado y disponer de espacio suficiente para
aplicar las técnicas. La espalda te proporciona una buena oportunidad para
explorar el uso de tu peso corporal.

 

1 presión con las palmas Arrodíllate a un
lado de tu compañero. Aspira, inclínate ha-
cia delante y coloca las palmas de las dos
manos a ambos lados de la columna. «Ca-
mina» con las manos hacia arriba y hacia
abajo, desde la zona lumbar hasta los hom-
bros, evitando ejercer presión sobre la co-
lumna Apoya tu peso sobre tus manos, pero
permanece en todo momento bien equili-
brado. Repite varias veces para relajar a tu
compañero y aumentar su confianza.

SHIATSU: LA ESPALDA


2 balanceo Situado de frente a tu compa-
ñero, coloca las dos manos sobre los
músculos del lado opuesto de la columna,
sobre el meridiano de la vejiga. Balancea el
cuerpo con la zona hipotenar (la almoha-
dilla situada justo encima de la muñeca)
para separarlo de ti. Trabaja varias veces su-
biendo y bajando por el meridiano, desde
la zona lumbar hasta los hombros, para re-
lajar toda la espalda.

4asd54a4d5as4d65a4d


 

3 estiramiento con los antebrazos Coloca
los antebrazos juntos y en diagonal sobre
el centro de la espalda. Debes tener los pu-
ños cerrados, pero sin apretar Lentamen-
te estira un brazo sobre la espalda hacia el
hombro y el otro hacia la cadera. Manten
contacto pleno con tus antebrazos para
que tu compañero perciba un buen estira-
miento. Sin cambiar de posición, puedes
repetir todos los movimientos en el otro
lado de la columna.

4asdas4d56sa4d56as6d4


4 estiramiento con las palmas de las ma-
nos Arrodíllate junto a la zona lumbar Cru-
za los brazos y coloca una mano sobre el
sacro (el triángulo óseo de la base de la co-
lumna) y la otra más arriba. Sin deslizarías,
empuja separándolas para estirar la zona
lumbar. Comprueba si hay resistencia y
vuelve a empujar, estirando esta vez un
poco más.

546as4d56a4d6as4d6s4


 

5 presión con las palmas Sitúate junto a Id
parte superior de la espalda de tu compa-
ñero, suficientemente equilibrado para po-
der inclinarte sobre él. Céntrate en el hará.
Coloca las manos planas a ambos lados de
la columna, con la zona hipotenar sobre los
músculos y los dedos hacia las costillas.
Apóyate contra su cuerpo y aprieta sin que
le resulte desagradable. Trabaja descen-
diendo hasta la zona lumbar.

as565d45ad4s6a4da6s5d4


6 presión con las palmas Sitúate de cara a
la columna vertebral. Coloca las manos pla-
nas a ambos lados de la zona lumbar, con
la zona hipotenar hacia dentro y los dedos
hacia las caderas. Presiona con las palmas
de ambas manos utilizando tu peso corporal
para ejercer presión con cuidado. Com-
prueba que a tu compañero le resulte agra-
dable. Afloja la presión de manera unifor-
me y retira las manos.

as5d456ad45as64d6a54d


 

7 presión con los pulgares Vuelve a la par-
te superior de la espalda. Coloca los dos
pulgares sobre los músculos de los lados de
la columna mientras te apoyas sobre los
otros dedos. Presiona con los pulgares a lo
largo del meridiano de la vejiga hasta la
zona lumbar. Hazlo siguiendo aproxima-
damente la línea de las depresiones entre
las vértebras, evitando siempre la columna.
Utiliza tu peso corporal lo necesario para ir
aumentando lentamente la presión.

56asd456as4d56a4d6sa54d


8 presión con los pulgares Coloca los pul-
gares en la zona lumbar, a unos tres dedos
de la columna. Localiza las bandas de
músculos, mucho más anchas en este pun-
to. Presiona con los pulgares en tres sitios
a los lados de estos músculos, a lo largo del
meridiano externo de la vejiga. Presiona,
manten la presión y aflójala lentamente.

a56sd4sa56d4sa56d4a6d54


 

9 círculos Desplázate hasta la zona lumbar
de tu compañero. Coloca las dos manos,
una encima de la otra, sobre el sacro. Tra-
za círculos en ese punto, en dirección con-
traria a las agujas del reloj, para relajar la
zona lumbar y las caderas; esto también
ayuda a calentar los ríñones. Repite con
lentitud y sensibilidad varias veces, amol-
dando las manos a la forma del cuerpo.

56as4da564ds6a54d6


 

10 fricción Manteniendo el contacto con
una mano, frota vigorosamente a lo largo
del meridiano de la vejiga con los dedos
planos. Frota desde los hombros hasta la
zona lumbar a lo largo del meridiano in-
terior. Hazlo primero sobre los músculos
de un lado y repite luego sobre el otro
lado de la columna. Termina colocando
una mano sobre la zona lumbar, y des-
cansa unos momentos.

6a5s4d6as5d456a54d


 

11 presión con el codo Utiliza una mano
para apoyarte sobre la zona lumbar e in-
clínate sobre el otro codo contra el glúteo
de tu compañero. Relaja el ángulo del
codo y deja que la mano se doble por la
muñeca. Comienza en la mitad del glúteo
e inclínate sobre los músculos apoyándo-
te en el codo. Relaja. Trabaja descendien-
do por el canal de la vejiga hasta el plie-
gue de los glúteos.

as4da65d4sa6d4as65d4


 

12 presión con el codo Localiza VB 30, a
dos tercios de la anchura de los glúteos y
un tercio hacia abajo. Utiliza la otra mano
como sostén, coloca el codo (mantenién-
dolo redondeado) sobre la zona y traza
circuios sobre el punto. Suele ser una zona
tensa pero carnosa, por lo que puedes
emplear bastante presión. Manten con-
tacto continuo sin deslizarte. Inclínate y re-
pite ambos movimientos en el otro lado.

56asd4sa6d4as6d6as54d

 

VOLVER: SHIATSU

MASAJE INDIO DE CABEZA: LOS BRAZOS

MASAJE INDIO DE CABEZA: LOS BRAZOS

MASAJE INDIO DE CABEZA: LOS BRAZOS

 

El trabajo en los brazos sigue a la secuencia de los hombros y ayuda a relajar
la parte superior del cuerpo. Asegúrate de que puedes moverte con facilidad
alrededor de tu compañero y dobla las rodillas en lugar de agacharte para
llegar con comodidad.

 

 

1 rozamiento Con los brazos de tu compa-
ñero relajados, fricciona hacia abajo. Se tra-
ta de un rozamiento sin aceite. Amolda las
manos para acomodarlas a la forma del
brazo y fricciona hasta el codo. Repite va-
rias veces, y hazlo luego por la parte pos-
terior de los brazos para ayudar a relajar los
músculos.

as54da4ds5a4d6a4d6as54d


 

2 fricción Repite los mismos movimientos
por la cara exterior de los brazos, con un
vivo movimiento de fricción, utilizando las
palmas de las manos. Frota los brazos has-
ta el codo, como hiciste anteriormente. Tu
columna debe estar lo más recta posible y
debes doblar las rodillas en lugar de incli-
narte sobre tu compañero. Repite con
energía varias veces.

56as4d65as4d6asd6as4d


 

3 elevar Avanza las manos hacia delante y
coge los codos de tu compañero de forma
que sienta los brazos seguros. Eleva los dos
codos al mismo tiempo para encoger los
hombros, pero no los fuerces ni los tenses.
Manten las manos cerca del cuerpo para
proteger los codos. Manten unos momen-
tos y suelta. Los hombros de tu compañe-
ro deben relajarse y caer

MASAJE INDIO DE CABEZA: LOS BRAZOS


4 apretar Rodea la parte superior de los bra-
zos con los dedos, haciendo contacto con
toda la mano. Aprieta los músculos entre
los dedos y la zona hipotenar, teniendo cui-
dado de no pellizcar la piel. Baja por el bra-
zo apretando a intervalos iguales desde el
hombro hasta el codo. Repite varias veces.

as5d4as56d5as6d4a6d4

VOLVER: MASAJE INDIO DE CABEZA

 

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE EN PAREJA

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE EN PAREJA

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE EN PAREJA

 

 

Además de muy divertido, es estupendo para ayudar a las parejas a desestresarse y
a acercarse más física y emocionalmente. Las técnicas básicas son las mismas, pero
añadir matices sensuales puede convertir el masaje en una danza romántica. Los
toques sensuales son lúdicos, ligeros, prolongados y proceden del corazón.

 

 

1 pases neurosedantes Los pases neurose-
dantes pueden convertirse en una caricia.
A menudo tomamos a nuestras parejas por
algo ya sabido, por lo que aquí tenemos la
oportunidad de redescubrir su piel. Utiliza
los dedos, las yemas y las uñas para tocar
su cuerpo. Cuanto más ligero sea el toque,
más estimulará la piel. Tómate el tiempo
necesario para explorar su perfil de una for-
ma afirmativa y cariñosa.

6+AS5DAS5DAS+D5ASD+


 

2 soplar sobre la piel Se trata de un toque
romántico para cerrar cualquier secuencia.
Tras masajear suavemente los músculos,
sopla sobre la superficie de la piel. Cuan-
to más cerca estés del cuerpo, más cálido
será tu aliento. Es una fantástica técnica de
relajación o para estimular la piel de tu pa-
reja. Pruébalo en brazos y piernas, espalda
o nuca.

as564das564d5a65dsa54d


3 roce con el pelo Utilízalo al final de cual-
quier secuencia de masaje. Cuanto más lar-
go tengas el pelo, más fácil te resultará,
pero de todas formas sé imaginativa. Uti-
liza las puntas para barrer y rozar la piel de
tu pareja. Es estupendo sobre zonas am-
plias como la espalda. Los movimientos lar-
gos son los mejores.

as56d4a56d4a6d4a6d46asd4


 

4 amasamiento del cuello Sé creativo con
el masaje. Emplea la cercanía y la intimidad
para masajear en momentos inesperados
como forma de expresar ternura y aprecio.
Es duro sentirse amoroso cuando uno está
tenso. Amasa la nuca de tu pareja entre los
dedos y, como siempre, evita cualquier ma-
niobra directa sobre la columna.

56asd4a6da46dad4


 

5 presión de los dedos sobre la cara El
masaje en la cara es fantástico, pero si se
añaden maniobras suaves y cariñosas se
convierte en algo especial. Utiliza las yemas
y las puntas de los dedos para recorrer sua-
vemente las facciones de tu pareja. Traba-
ja desde el centro hacia fuera con manio-
bras lentas y lánguidas. Tómate tiempo
para recorrer el contorno de los ojos, la na-
riz y la boca. Acaricia suavemente los pár-
pados y los labios.

56sa4d56a4d6a4d6a4d64


 

6 tirar del pelo El masaje del cuero cabellu-
do es muy placentero, al igual que los sua-
ves tironcillos de pelo. Haz que los toques
sean lúdicos. Recorre el pelo desde las raí-
ces hasta las puntas, deslizándolo entre tus
dedos. Enrosca las puntas, tira con mucha
suavidad y alborota el pelo de tu pareja.

5asd5a56d54a56d5a56dsad


 

7 rozamiento sobre la espalda Sé imagi-
nativo con las técnicas que ya conoces.
Prueba diferentes formas de rozamiento
sobre la espalda, variando la presión, la
postura y el ritmo. Como las manos y las
puntas de los dedos ya son conocidos, ¿por
qué no pruebas con los antebrazos o los
pies? Manten pleno contacto con los con-
tornos musculares para obtener un resul-
tado óptimo.

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE EN PAREJA

 

 

VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES


 

 

 

 

as5d4a56d4sa56d4sa6d54 - MASAJE HOLISTICO: PIERNAS E PIES POSTERIORES PARTE DOS

MASAJE HOLISTICO: PIERNAS E PIES POSTERIORES PARTE DOS

MASAJE HOLISTICO: PIERNAS E PIES POSTERIORES

 

9 rodado con los pulgares El masaje del pie finaliza la secuencia de la pierna y hace que parezca completa. Sujeta el pie de tu compañero por abajo y efectúa un rodado con los pulgares sobre la planta. La presión debe proceder de las yemas. Comienza los movimientos en el centro del pie y desliza los dedos hacia los lados Cubre varias veces toda la zona, excepto el arco, realizando movimientos alternos y de rodado.

MASAJE HOLISTICO: PIERNAS E PIES POSTERIORES


10 presión con los pulgares Para relajar el pie aún más. presiona sobre la almohadilla con los pulgares mientras dibujas círculos diminutos sobre el punto de presión. Alterna los movimientos para que resulten continuos y presta atención a la zona situada alrededor de la base de los dedos. La presión puede ser bastante firme, pero estáte pendiente de cualquier punto que pueda resultar doloroso al tacto.

as4d56as4das56d4s6ad4


 

11 presión con los nudillos Amortiguando el pie desde abajo, presiona sobre la planta con los nudillos dibujando pequeños circuios sobre cada punto. Manten una presión que resulte agradable y evita trabajar sobre el arco del pie. Comprueba si se produce alguna molestia o algún dolor mientras trabajas. Baja suavemente el pie y acaricíalo con las puntas de los dedos.

as4ds56a4da56d4sa56d4


12 pases neurosedantes Frota con las pun tas de los dedos desde la cadera hasta los dedos del pie, con movimientos largos, ligeros y fluidos. Establece un contacto suficiente con las manos para evitar hacer cosquillas. Tener las muñecas relajadas y sueltas te ayudará en los movimientos, llevando la atención de tu compañero a sus pies. Ralentiza los toques mientras terminas, cambia de posición y repite toda la secuencia sobre la otra pierna.

as5d4a56d4sa56d4sa6d54

 

MEDIA TRES - Presion media - parte tres

Presion media – parte tres

PRESION MEDIA – PARTE TRES

 


 

ROTACIÓN

PRESIÓN         media
CONTACTO     pulgares y puntas de los dedos
La rotación estimula la circulación al aplicar presión en un punto concreto de la piel. Es una buena maniobra para aflojar y relajar, que trabaja los músculos cuando los dedos presionan. No resulta invasiva porque la presión se distribuye uniformemente extendiendo bien los dedos. Se utiliza fundamentalmente en la cabeza.

 

Cómo hacerlo
Coloca las puntas de los dedos sobre el cuerpo de tu compañero mientras levantas la muñeca y la mano. Comienza a rotarlas sobre un punto, aplicando presión hacia abajo. Manten los dedos en la misma posición sin desliza ríos sobre la piel. El movimiento procede de aplicar fricción a los músculos. Tras varias rotaciones, cambia la posición para cubrir toda la zona.

 

Rotación sobre la cabeza
Sitúate de pie detrás de tu compañero y, mientras sujetas su cabeza con una mano, coloca las puntas de los dedos de la otra sobre el cuero cabelludo. Extiende bien los dedos haciendo rotaciones en un punto y aplicando presión hacia el cráneo. Repite vanas veces para cubrir toda la cabeza.

PRESION MEDIA

Rotación sobre la palma
Sujeta la mano de tu compañero por debajo y coloca las puntas de los dedos de tu otra mano sobre su palma. Manten tu muñeca y la palma de tu mano levantadas y rota dibujando círculos diminutos sobre su palma utilizando sólo las puntas de los dedos, sin el pulgar. Trabaja toda la zona aplicando presión hacia abajo sobre los músculos.

56as4da65d4ad1a3d21a3d
Rotación sobre el antebrazo
Sujeta el brazo de tu compañero y coloca las puntas de tus dedos sobre su antebrazo. Rota sin deslizar los dedos, por encima de los músculos, en diversas posiciones. La piel debe moverse mientras el contacto de tus dedos y la presión permanecen constantes.

as4d56sa4ds6a5d4a6d54

 

 

 


 

PERCUSIÒN

PRESIÓN        media
CONTACTO    varios
Las maniobras de percusión estimulan la circulación mediante una sucesión de movimientos entrecortados. Deben hacerse de forma rápida sobre zonas musculosas, manteniendo los dedos y las muñecas relajadas. Conservan el cuerpo y la mente alerta, y deben utilizarse hacia el final de una secuencia de masaje.

Cómo hacerlo
Con las manos, los dedos y las muñecas relajadas, coloca ambas manos sobre el cuerpo de tu compañero. Aplica los movimientos de percusión rápida y ligeramente sobre los músculos, alternando las dos manos para efectuar la maniobra. Cubre cada zona varias veces, aplicando la presión con más intensidad sobre cualquier músculo tenso.
Percusión cóncava
Sitúate de frente y a un lado de tu compañero. Coloca ambas manos sobre los músculos de su espalda, tocándolos con la zona hipotenar (la zona almohadillada del «talón» de la mano) y los dedos, pero dejando espacio bajo las palmas. Levántalas y bájalas de forma alterna en sucesión rápida, produciendo un sonido hueco. Trabaja subiendo y bajando por la espalda y luego inclínate Repite en el lado contrario de la columna.

a5sd4sa65d4as56d46ad

Percusión cubital
Si se aplica con mayor suavidad, la percusión puede hacerse en la cabeza. Sitúate de pie detrás de tu compañero. Coloca las dos manos, una frente a la otra, sobre el cuero cabelludo; el contacto se establece con el dedo meñique. Golpea con las manos de forma alterna subiéndolas y bajándolas, cubriendo la cabeza con movimientos rápidos y ligeros. El secreto es mantener los dedos y las muñecas sueltos y relajados.

56asd4as564d6a5d4
Golpeteo
Sitúate de pie detrás de tu compañero y cierra los puños sin apretar. Coloca las dos manos sobre uno de los hombros haciendo contacto con la parte carnosa y exterior de los puños. Golpea con suavidad sobre el hombro moviéndote desde el cuello hacia el brazo. Repite en el otro hombro y continúa bajando y subiendo a ambos lados de la columna. Cuanto más relajadas tengas las muñecas, más fácil te resultará adquirir un buen ritmo.

56as4d56sa4ds6a5d4

 

 

 

 


 

FRICCIÓN

PRESION        media
CONTACTO    toda la mano
La fricción fue el nombre que se dio originalmente al masaje. No es una maniobra precisa, pero se utiliza para relajar los músculos mediante una presión vigorosa. Se realiza con energía, normalmente en la cabeza o la espalda. La presión puede aplicarse con los dedos, la zona hipotenar o la palma. Se hace mejor cuando la piel no está demasiado aceitada.
Cómo hacerlo
Coloca una mano sobre los músculos de tu compañero y comienza a frotar con bastante energía sobre una zona pequeña. Amplía el movimiento para cubrir todo el grupo muscular, aplicando una presión mayor allí donde sientas tensión. Manten la mano plana, la muñeca suelta y realiza los movimientos de un lado a otro.

 

Fricción sobre la espalda
Sitúate de pie detrás de tu compañero. Con la mano plana, frota vigorosamente sobre la espalda, evitando la columna y aplicando una presión más intensa donde percibas tensión. Los movimientos deben ser rápidos, y tanto el cuerpo de tu compañero como tus manos deben hormiguear con el aumento de la circulación.

897984789798

Fricción sobre la cabeza
Sitúate de pie detrás de tu compañero y empieza a frotarle suavemente sobre el cuero cabelludo con una mano, alborotando el pelo al hacerlo. Cubre todo el cuero cabelludo con movimientos rápidos y ligeros, manteniendo la muñeca y los dedos relajados.

5456875676

Fricción sobre el muslo.

Coloca tu mano sobre los músculos del muslo de tu compañero y frota vigorosamente allí donde los sientas tensos. Esto puede ser útil al principio de una secuencia. Frota de un lado a otro hasta que sientas un hormigueo en la palma de la mano. De esta forma pre pararás los músculos para maniobras más profundas.

564564654

 

 

 

 


 

ESTIRAMIENTO CON LOS ANTEBRAZOS

 

PRESION          media
CONTACTO     antebrazos
Los estiramientos con los antebrazos son una forma excelente de aliviar tensiones y proporcionan presión con un fantástico barrido. Cuando se aplican con aceite sobre zonas musculares, ofrecen un gran deslizamiento sin ninguna incomodidad. Utilízalos como toque de finalización o aplícalos sobre un punto para relajar más cualquier músculo que permanezca tenso.
Cómo hacerlo
Asegúrate de que tu postura está equilibrada y de que estás completamente de frente a tu compañero. Inclínate sobre él y coloca los antebrazos juntos sobre su cuerpo. Las manos deben estar cerradas en puños flojos y con las muñecas relajadas. A continuación desliza los antebrazos para separarlos, aplicando presión contra el cuerpo al hacerlo. Utiliza el peso de tu cuerpo para relajar los músculos y repite varias veces, asegurándote de no aplicar presión directamente sobre tos huesos.

 

Estiramiento sobre la espalda
Inclínate sobre tu compañero con los antebrazos, uno frente al otro, sobre los músculos en el lado de la columna contrario al tuyo. Aplica presión sobre ellos y, mientras lo haces, rota lentamente los antebrazos para que queden planos contra el cuerpo. Se trata de un movimiento contenido y debe realizarse sin demasiado deslizamiento. Repite allí donde los músculos estén tensos.

a56sd4as56d4s6a5d4

Estiramiento diagonal sobre la espalda
i HtMlf sobre tu compañero y coloca los antebrazos en diagonal, uno frente al otro, en lados opuestos de la columna. Sepáralos lentamente aplicando presión hacia abajo y deslizándolos sobre los músculos hasta que un brazo alcance el ombro y el otro, la cadera contraria. Al mismo tiempo gira los brazos para que los puños y los antebrazos queden planos.

54a5s4das54d456sa4d

Estiramiento sobre el muslo
Colócate de frente al muslo de tu compañero. Coloca los antebrazos, uno frente al otro, sobre los músculos. Sepáralos lentamente, girándolos mientras realizas el movimiento hasta que queden planos. Repite sobre los músculos del muslo, asegurándote de completar el movimiento antes de llegar a la rodilla o la cadera. Aplica aceite abundante y evita la cara interna del muslo.

86as4das56d4sa6d4as6d4