Entradas

5sa45da54d56a546das564d - MASAJE CHINO: SOLUCION RAPIDA CON MASAJE CHINO

MASAJE CHINO: SOLUCION RAPIDA CON MASAJE CHINO

MASAJE CHINO: SOLUCION RAPIDA CON MASAJE CHINO

 

 

A continuación indicamos algunos puntos sobre los que es importante trabajar para
un minimasaje chino, que no te llevará mucho tiempo y que ofrece una buena
forma de liberar las tensiones. Céntrate como lo harías para un masaje de cuerpo
entero. Los puntos seleccionados relajan y proporcionan un tónico al sistema.

 

 

1 círculos sobre la espalda Frótate un poco
de aceite en los dedos y efectúa un roza-
miento con movimientos en abanico sobre
la parte superior de la espalda de tu com-
pañero. Encuentra la vértebra prominente
situada justo por debajo del nivel de los
hombros y traza círculos sobre los múscu-
los a ambos lados de VG 14, en la línea
central del cuerpo. Intenta liberar todas las
tensiones del cuello hacia los hombros y
continúa con el rozamiento mientras des-
ciendes a lo largo de la espalda.

56das546d4a6d4a65d4sa6d4


 

2 presión con los pulgares sobre las pier-
nas Cuando tu compañero se dé la vuelta,
localiza el punto E 36 deslizando la mano
hacia arriba por la espinilla hasta que per-
cibas la depresión situada tres dedos por
debajo de la rodilla. Presiona suavemente
con la yema del pulgar y traza circuios so-
bre ese punto para relajar la zona antes de
aumentar la presión. Manten unos mo-
mentos y afloja.

56asd56a45das564ds6ad


 

3 rodado con los pulgares Rodea el pie con
los dedos para sujetarlo y localiza IG 3 en-
tre los dedos pulgar e índice del pie. Rue-
da de forma alterna con los dos pulgares
sobre el punto para dispersar el chi, mo-
viéndolos en dirección al tobillo. Los mo-
vimientos deben ser bastante suaves y re-
petitivos, y los rodados de los pulgares,
pequeños. Repite varias veces y a conti-
nuación efectúa los últimos dos movi-
mientos sobre la otra pierna.

546asd56a54da56d4a56d54


 

4 presión con el pulgar sobre los brazos
Localiza MC 6, en el centro del brazo y en-
tre los tendones, dos dedos y medio por
encima de la muñeca. Sujeta ésta por de-
bajo y presiona con la yema del pulgar, len-
tamente al principio para ir aumentando la
presión poco a poco. Manten durante unos
momentos, afloja y repite en el otro brazo.

MASAJE CHINO: SOLUCION RAPIDA CON MASAJE CHINO

 

VOLVER: MASAJE CHINO

MASAJE INDIO DE CABEZA: EL CUELLO

MASAJE INDIO DE CABEZA: EL CUELLO

MASAJE INDIO DE CABEZA: EL CUELLO

 

 

En el cuello tiende a centrarse gran cantidad de tensión. Estimula la relajación
con movimientos repetitivos y, a medida que vayas trabajando sobre él, ve
reduciendo la presión y la velocidad. Sujeta el cuerpo de tu compañero para
que la cabeza no caiga hacia delante.

 

 

1 presión con vaivén Utiliza el índice y el
corazón juntos. Colócalos sobre el reborde
muscular situado en la parte superior del
hombro de tu compañero. Comienza un
movimiento de presión con vaivén hacia
atrás y hacia delante sobre los músculos
para relajarlos Continúa con el movimien-
to a intervalos iguales a lo largo del hom-
bro y subiendo con cuidado por el cuello.
Repite en el otro lado.

as5d4a56s4das64ds6a4d


2 círculos Coloca los pulgares sobre los
músculos de la base del cuello, a unos dos
centímetros y medio de la columna. Con
los otros dedos apoyados sobre los hom-
bros, comienza a trazar círculos con los pul-
gares sobre los músculos. Los círculos de-
ben ser como espirales que suben hasta la
base del cráneo. Repite vanas veces.

5a6sd546as4dsa56d4as6d


 

3 apretar Coloca la mano en la nuca, con el
pulgar sobre los músculos de un lado de la
columna y los otros dedos sobre los del
otro. Tira con la mano hacia atrás, apre-
tando entre los dedos. Aprieta en varias
posiciones hasta llegar a la base del cráneo.
Cambia de manos cuando repitas el movi-
miento.

MASAJE INDIO DE CABEZA: EL CUELLO


4 presión con vaivén Coloca el índice y el
corazón juntos. Comienza a presionar sua-
vemente sobre los músculos de la base del
cráneo. Comprueba que la presión es la
adecuada para tu compañero, pues los
movimientos deben ser bastante vivos. De-
tente a dos centímetros y medio de la co-
lumna, y repite en el otro lado.

56asd56a4das64d6as4d

 

VOLVER: MASAJE INDIO DE CABEZA

introduction - Calentamientos

Calentamientos

Cuando estás dando un masaje es importante que te sientas relajado, flexible y alerta, por lo que te resultará muy útil hacer antes unos cuantos ejercicios para soltarte. Lleva ropa suelta y cómoda, y reserva unos minutos para hacerlos, de forma que te puedas concentrar plenamente en lo que estás haciendo.

Respiratión

Cierra los ojos. Con los hombros relajados, realiza una aspiración por la nariz. Siente cómo baja hasta el abdomen. Al espirar, imagina que estás expulsando todo el estrés y la tensión de tu cuerpo. Repite varias veces hasta que te sientas más suelto y más tranquilo mentalmente.

respiración

Giro de cabeza

Baja la barbilla hacia el pecho y deja colgar la cabeza. A continuación gírala despacio hacia la izquierda dibujando un círculo grande, imaginando que es muy pesada. Cuando llegues de nuevo al pecho, gírala hacia el lado contrario. Siente cómo cada uno de los músculos del cuello se mueve mientras giras. Te ayudará a liberar todas las tensiones.

girocabeza

Inclinación de la cabeza hacia atrás

Con la barbilla de nuevo sobre el pecho, levanta despacio la cabeza y continúa el movimiento hasta que la hayas llevado hacia atrás todo lo posible, sin que te resulte incómodo. Relaja la mandíbula. A continuación levanta la cabeza deincbezspacio y vuelve a llevarla hacia el pecho. Levántala una vez más hasta que que de en posición erguida.

incbez

Inclinación lateral de la cabeza

Inclina la cabeza todo lo que puedas hacia un hombro, da otro estirón extra y a continuación levanta el hombro hasta tocar la oreja. Vuelve la cabeza a la posición central y repite hacia el otro lado.

inclination de la cabeza

Giro de hombros

Para completar la relajación de los hombros, encógelos todo lo que puedas subiéndolos hacia las orejas. Bájalos y gíralos hacia delante dibujando un círculo exagerado, hacia las orejas, hacia atrás y hacia abajo. Repite en dirección contraria. Ahora debes sentir los músculos bien estirados, relajados y mucho más sueltos.

giro de ombros

Incorporación de la espalda

Sin separar los pies del suelo, déjate caer hacia delante manteniendo las rodillas, el cuello y los hombros relajados. Deja que los brazos y la cabeza cuelguen sueltos. A continuación ve incorporándote estirando la columna, empezando por las caderas. Siente cada vértebra durante el movimiento y deja los hombros y la cabeza para el final. Cuando te hayas incorporado completamente, deja que la cabeza encuentre su posición natural de equilibrio.

in  de la espalda

Sacudirse

iHa llegado el momento de sacudirse! En primer lugar, estira los brazos hacia arriba todo lo que puedas, relájalos y sacude uno de ellos primero y luego el otro. Todas las articulaciones deben estar sueltas y bien. Sostente sobre un pie y sacude la otra pierna. A continuación cambia de pie. Concéntrate en liberar toda la rigidez y la tensión de tus articulaciones.

sacudirse

Círculo con las caderas

Con los pies separados a una distancia equivalente a la anchura de los hombros, las rodillas ligeramente flexionadas y las manos sobre las caderas, dibuja lentamente un círculo moviendo las caderas hacia la izquierda. Debe ser un círculo exagerado hasta llegar a la posición inicial. Dibuja luego otro círculo generoso hacia la derecha. Esto te ayudará a aflojar la pelvis y la zona lumbar.

circulo con las caderas

Arruga la cara

Para aflojar los músculos faciales, arruga la cara con todas tus fuerzas. Manten toda la tensión durante unos segundos y relájala de forma súbita, abriendo los ojos y la boca todo lo que puedas y sacando la lengua. Es un ejercicio estupendo para despertar todo tu sistema y hacer que estés más alerta.

arrugar la cara

Estiramiento de los dedos

Para relajar las manos, cierra los puños con fuerza, todo lo que puedas, con los dedos doblados sobre las palmas. A continuación relájalos de forma súbita, enderezando los dedos y separándolos todo lo que puedas. Repite con energía varias veces para ejercitar los músculos y las articulaciones.

estiramento de los dedos

Enfoque interior

Con el cuello y los hombros relajados, los pies separados a una distancia equivalente a la anchura de los hombros y las rodillas ligeramente dobladas, concéntrate en tu interior durante unos minutos. Concéntrate en adquirir una respiración, un cuerpo y una mente relajados. Siente cómo todas las tensiones se hunden en tu cuerpo lentamente y atraviesan las plantas de los pies hacia el suelo. Debes sentirte lleno de energía y relajado.

EL PODER DEL ESTIRAMIENTO

El estiramiento y el calentamiento son importantes para dar energía a tu cuerpo antes de trabajar sobre otra persona. Te ayudan a mantenerte flexible y sintonizado con tu cuerpo, así como a mejorar tu postura y tu facilidad de movimiento. Céntrate en estirar cada músculo, asegurándote de que también te sientes relajado interiormente. Debes estar plenamente concentrado en cada uno de los ejercicios que vayas realizando. Después de estirar, asegúrate de que relajas todos los músculos. Cuanto más a gusto te sientas con tu propio cuerpo, más podrá relajarse tu compañero.

enfoque interior

Continuación: Sensibilidad

56as4d56a5d4a56d4 - SHIATSU: PARTE DELANTERA DE PIERNAS Y PIES

SHIATSU: PARTE DELANTERA DE PIERNAS Y PIES

SHIATSU: PARTE DELANTERA DE PIERNAS Y PIES

 

 

Esta secuencia trabaja sobre la parte delantera del cuerpo y sigue los meridianos.
Ten cuidado cuando muevas las piernas para que tu compañero no se sienta
incómodo. La presión que utilices debe ser similar para las dos piernas y muy
suave en las articulaciones.

 

 

1 rotación pasiva Sitúate junto al pie de tu
compañero. Desliza una mano por debajo
del tobillo y la otra debajo de la rodilla. Le-
vanta la pierna con cuidado. Utiliza el peso
de tu cuerpo para girar suavemente la pier-
na por la cadera, apoyándote en la tuya
cuando sea necesario. Gira varias veces en
las dos direcciones para relajar la cadera y
luego deposita la pierna con cuidado sobre
el suelo.

ASD1SA23D1AS3D1


2 presión con las palmas Sitúate junto al
muslo de tu compañero. Manten el con-
tacto con una mano sobre el abdomen y
utiliza la otra para «caminar» por el late-
ral del muslo hasta la rodilla, estimulando
el meridiano del estómago. Colócate, pre-
siona, manten y afloja. Continúa con cui-
dado sobre la rodilla y baja por el lateral de
la pantorrilla. Levanta la mano cuando lle-
gues al tobillo. Repite varias veces.

SHIATSU: PARTE DELANTERA DE PIERNAS Y PIES


 

3 presión con el pulgar Localiza E 36 reco-
rriendo con el pulgar la línea de la espinilla
hasta llegar a la curva del hueso, justo de-
bajo de la rodilla. Coloca el pulgar en posi-
ción y presiona suavemente con la yema.
Comprueba que la presión no resulta de-
sagradable para tu compañero, porque
este punto puede estar sensible. E 36 es un
buen punto tonificante para el sistema di-
gestivo.

56as4d56a5d4a56d4


 

4 presión con la palma Coloca las manos
debajo de la rodilla y el pie. Dobla la pier-
na de tu compañero y llévala hacia un lado.
Manten el contacto con el abdomen y «ca-
mina» a lo largo de la cara interna de la
pierna con la palma de la otra mano. Esto
estimula el meridiano del hígado. Ajusta
tus movimientos a la flexibilidad de tu com-
pañero y utiliza un almohadón como apo-
yo en caso necesario. Aplica una presión
más suave sobre la rodilla. Repite varias
veces.

8asd7a9d7sa89d7sad8


 

5 tracción Asegúrate de que tu postura es
estable, desliza una mano debajo del to-
billo y coloca la otra sobre el pie. Levanta
ligeramente la pierna y tira de ella hacia
atrás para estirarla. Relaja y vuelve a ha-
cerlo. Es un movimiento muy bueno para
liberar energía de las articulaciones y favo-
recer el flujo de energía hacia los pies y
desde ellos.

56asd4as6d5a56d4as6d4


6 presión con la palma Envuelve el tobillo
con una mano para sujetarlo y coloca la
palma de la otra sobre la parte carnosa del
pie de tu compañero. Presiona el pie hacia
atrás, ayudando a liberar la articulación del
tobillo. La amplitud del movimiento de-
penderá de la flexibilidad de tu compañe-
ro, pero repite varias veces empujando un
poco más cada vez para estirar la parte
posterior de la pierna.

as64da564ds6a4d6as4d


 

7 empujar Sitúate con los pies separados a
una distancia equivalente a la anchura de
los hombros, las rodillas dobladas y en una
postura equilibrada. Levanta las piernas de
tu compañero de forma simultánea y colo-
ca las plantas de sus pies contra tus mus-
los. Inclínate hacia delante y empuja contra
tu compañero, como si estuvieses inten-
tando separarle de ti. Este movimiento uti-
liza la resistencia de tu peso y ayuda a re-
lajar y equilibrar el cuerpo.

5as4d56as4d6as4sd564


 

8 rotación pasiva Desde esta posición, in-
clínate hacia delante un poco más, coge las
piernas de tu compañero por debajo de las
rodillas y dóblalas contra el pecho, utili-
zando tu peso para aumentar el estira-
miento. A continuación puedes rotar las
dos piernas al mismo tiempo en ambas di-
recciones para relajar la zona lumbar. Baja
las piernas con cuidado y repite las se-
cuencias anteriores en la otra pierna.

 

56as4d5s6a4d6as54d6as4d

 

 

VOLVER: SHIATSU

as2dad2a3d1a32d1as3d - MASAJE CHINO: EL CUELLO Y EL CUERO CABELLUDO

MASAJE CHINO: EL CUELLO Y EL CUERO CABELLUDO

MASAJE CHINO: EL CUELLO Y EL CUERO CABELLUDO

 

 

Trabaja con movimientos lentos, constantes y tranquilizadores para ayudar a tu
compañero a que se relaje. La relajación del cuello es muy importante, pero a la
mayoría de la gente le cuesta soltarse. Repite los movimientos sobre los músculos
todo lo necesario hasta que percibas un cambio en el tono muscular

 

 

1 balanceo Sitúate junto a la cabeza de tu
compañero. Desliza las manos debajo del
cuello, ahuécalas en la base del cráneo y le-
vanta la cabeza ligeramente. Con suavidad
balancéala de un lado a otro para relajar el
cuello Si a tu compañero le resulta difícil
relajarse, baja la cabeza suavemente, es-
pera un momento y vuelve a intentarlo.
Detente si percibes algo de resistencia o si
hay dolor.

56S4DF65SD4F56S46F54


2 presión con los dedos Sostén la cabeza
con las manos y gírala con cuidado hacia
un lado. Este movimiento debe ser suave y
tranquilizador Localiza V 10, en la depre-
sión situada justo debajo de la base del crá-
neo, aproximadamente a dos dedos de la
columna. Presiona una vez con las yemas
de los dedos índice y corazón, y afloja.

54asd4sa4da4das56d4


 

3 presión con los dedos Gira la cabeza un
poco hacia el centro y localiza VB 20, dos
dedos más alejado de la columna, en la de-
presión de la base del cráneo Presiona con
las yemas de los dedos índice y corazón,
manteniendo la presión firme y uniforme.
Esta maniobra alivia la tensión de la cabe-
za y el cuello.

4as546d4a6d4a6ds4a6d


4 fricción Sigue sujetando la cabeza de tu
compañero con la mano y aprieta a lo lar-
go de los músculos del cuello con los de-
dos y la zona hipotenar. Trabaja desde los
hombros y ve subiendo hasta la base del
cráneo. Puedes apretar con bastante fir-
meza a lo largo de la parte superior del
hombro. A continuación repite todos los
movimientos girando la cabeza y trabajan-
do en el lado opuesto.

5as4d56a4d56sa4d6ad4


 

5 pellizco Aprieta las orejas de tu compañe-
ro entre tus dedos. Sigue su forma tres
veces, trabajando alrededor de la parte ex-
terior hasta los lóbulos. Repite los movi-
mientos otras tres veces a lo largo de una
segunda línea por el interior de las orejas.
Tus movimientos deben constituir una se-
ne de suaves pellizcos simultáneos.

56as4d56sa4d56as5d56as4d


 

6 presión con los pulgares Presiona con
ambos pulgares sobre la línea que une el
entrecejo con el nacimiento del cabello y
continúa por la parte posterior de la cabe-
za. La presión debe ser rápida y ligera, uti-
lizando las yemas de los dos pulgares al
mismo tiempo. Ten cuidado de mantener
los otros dedos separados de la cara. Repi-
te varias veces para eliminar toda con-
gestión.

23as1d23sa23dsad3a1d


 

7 presión con los dedos Gira las palmas de
las manos hacia la parte posterior de la ca-
beza de tu compañero e introduce las ye-
mas de los dedos entre el pelo. Trabaja so-
bre el cuero cabelludo en varias líneas
hasta cubrir tanta superficie de la cabeza
como razonablemente puedas.

MASAJE CHINO: EL CUELLO Y EL CUERO CABELLUDO


 

8 presión con los dedos Vuelve a la frente
y localiza el punto Yintang, situado entre
las cejas. Coloca el dedo corazón sobre él
y presiona ligeramente para relajar y cal-
mar la mente. Debes hacerlo lentamente y
con sensibilidad. Sostén unos segundos
y respira tranquilamente. A continuación,
suelta.

23sad23sa1da23d1sa32d1

 

VOLVER: MASAJE CHINO

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DE TEJIDOS PROFUNDOS

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DE TEJIDOS PROFUNDOS

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DE TEJIDOS PROFUNDOS

 

Este masaje incorpora técnicas sobre los músculos y el tejido conectivo. Si bien el
aumento de la presión puede resultar satisfactorio, debes tener cuidado cuando lo
apliques. Las técnicas pueden liberar tensiones muy instauradas y corregir problemas
posturales. Las siguientes sugerencias te ofrecen una idea de este masaje.

 

1 presión con el codo sobre la espalda
Aplica aceite sobre su espalda. Sujeta el
cuerpo, inclínate hacia delante y coloca el
codo sobre los músculos del lado opuesto
de la columna. Aplica presión hacia arriba,
subiendo sobre los músculos hasta llegar a
la parte superior de la espalda, y termina el
movimiento sobre el hombro con el ante-
brazo. Evita que el codo forme un ángulo
demasiado agudo para que la presión sea
firme pero no se clave.

5ASD56A56D4A56D4A6D4


2 presión con los dedos sobre los hom-
bros Utiliza una doble presión con los de-
dos para trabajar alrededor del omóplato
de tu compañero. Comienza con una mano
sobre la parte superior del hombro y colo-
ca la otra encima de la primera para au-
mentar la presión. Desliza las manos alre-
dedor del borde del omóplato mientras
presionas para relajar los músculos y esti-
mular la circulación.

56as4d56a4d6sa4d6a54d


 

3 presión con los nudillos sobre los glú-
teos Utiliza las dos manos para trabajar en
zonas musculares y carnosas como los glú-
teos. Cierra el puño y presiona con los nu-
dillos, colocando la otra mano encima de
la primera para aumentar la presión. Apo-
ya todo tu peso y traza circuios, amasa y
presiona sobre los músculos. Ten mucho
cuidado de no ejercer presión sobre zonas
óseas.

56asd4s56a4ds6a4da6d4


 

4 presión con los dedos sobre la espalda
Coloca las yemas de los dedos de ambas
manos sobre los músculos situados a un
lado de la columna. Presiona sobre ellos
mientras haces rodar los dedos sobre las
bandas musculares. Este movimiento debe
ser lento y profundo, evitando presionar
sobre la columna. La maniobra produce un
efecto mayor en los puntos donde el tono
muscular es elevado.

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DE TEJIDOS PROFUNDOS


5 rodado con los pulgares sobre las pier-
nas Sujeta la pierna por el tobillo y coloca
los pulgares justo encima del hueso y a am-
bos lados de los tendones. Haz un rodado
hacia los músculos de la pantorrilla apli-
cando presión con las yemas de los pulga-
res. Repite en varios movimientos aplican-
do una presión firme pero que no resulte
dolorosa. Presiona justo detrás y cerca del
hueso para obtener un resultado óptimo.

56asd56a546sd56a5sd5a


 

6 vibración sobre los antebrazos Localiza
la zona muscular entre los huesos del an-
tebrazo. Coloca las yemas de los dedos so-
bre los músculos, presiona hacia abajo y
vibra sobre ese punto. Esto aumenta la pe-
netración de cualquier presión, por lo que
sólo debe hacerse sobre músculos carno-
sos. Los movimientos duran unos instantes.
Trabaja sobre el antebrazo, y repite luego
las maniobras en el otro lado.

asd4a56d4a56sda4sd


7 presión sobre los músculos con los pul-
gares Coloca los pulgares sobre el muslo,
a unos cinco centímetros de la rótula. Des-
lízalos sobre la cresta de los músculos y, con
la yema, aplica presión hacia la cadera. El
movimiento debe seguir la línea muscular
y terminar al menos cinco centímetros por
debajo de la cadera. Empieza siempre con
una presión suave y comprueba con tu
compañero si le molesta cuando la au-
mentas. Repite en la otra pierna.

56asd456as54da6d4sa65d4

 

 

VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES

54a4sd56as4d6a54ds56a4d - MASAJE CHINO: LA CARA

MASAJE CHINO: LA CARA

MASAJE CHINO: LA CARA

 

 

Cerrar la secuencia en la cara proporciona un final tranquilizante al masaje. La
presión puede ser bastante firme, dado que el objetivo es la estimulación de los
meridianos y los puntos de presión. Sobre la piel de un hombre puede ser más
firme. Cuando termines el masaje, ambos deberéis sentiros llenos de energía.

 

 

1 presión con los dedos Coloca las yemas
de los dedos sobre las sienes de tu compa-
ñero y a continuación localiza las pequeñas
depresiones situadas aproximadamente a
un dedo de las cuencas de los ojos. Con
cuidado presiona VB 1 con las puntas de
los dedos corazón. Comienza despacio
hasta que sientas la energía de cada pun-
to, manten un momento y afloja.

MASAJE CHINO: LA CARA


2 presión con los pulgares Coloca los pul-
gares justo debajo de los laterales de las
aletas de la nariz y localiza la depresión
donde está situado IG 20. Debe ser bas-
tante fácil de encontrar. Presiona en ligera
diagonal hacia la nariz con los lados de tus
pulgares. Esta maniobra es muy buena
para los senos nasales. Manten un mo-
mento y afloja la presión.

as564das564da65d46as54d


 

3 rodado con los pulgares Frótate un poco
de aceite en los dedos y rueda los pulgares
siguiendo una diagonal desde las aletas de
la nariz hacia la mandíbula. La maniobra
debe realizarse con los dos pulgares al mis-
mo tiempo en ambos lados de la cara. Re-
pite varias veces con presión suficiente para
observar que se mueve la piel de tu com-
pañero.

54a4sd56as4d6a54ds56a4d


4 rodado con los pulgares Coloca los pul-
gares en las comisuras de los labios y rue-
da en diagonal con los laterales de tus pul-
gares hasta el borde de la mandíbula. Utiliza
los dos pulgares al mismo tiempo. Repite
varias veces y termina ahuecando suave-
mente las manos debajo de la barbilla

MASAJE CHINO: LA CARA

 

 

VOLVER: MASAJE CHINO

MASAJE INDIO DE CABEZA: AUTOMASAJE

MASAJE INDIO DE CABEZA: AUTOMASAJE

MASAJE INDIO DE CABEZA: AUTOMASAJE

 

 

Los siguientes pasos de automasaje comprenden técnicas de masaje indio
de cabeza que puedes aplicarte a ti mismo para conseguir tú también
todos sus beneficios. Resultan excelentes cuando te sientes estresado
o te duele la cabeza, y también son muy buenos para tener un pelo lustroso
y sano.

 

 

1 fricción de la parte superior de la es-
palda Pasa una mano por encima del
hombro contrario. Con la mano plana, fro-
ta vigorosamente por el borde superior del
hombro. Debes hacerlo deprisa, lo sufi-
ciente como para producir calor. Frota ha-
cia dentro y hacia fuera, entre el cuello y el
brazo, y a continuación repite el movi-
miento en el otro hombro.

5AS64DS56A4D65A4D6SA4D


2 palmada cóncava en los brazos Rodea el
brazo con la mano contraria, con los nu-
dillos levantados, haciendo contacto con
los dedos y la zona hipotenar. Golpea rápi-
damente, subiendo y bajando por la cara
externa del brazo hasta la muñeca, para es-
timular la circulación. Los movimientos de-
ben ser rápidos. Mantener la muñeca rela-
jada te permitirá producir un sonido hueco.
Repite en el otro brazo.

5AS456A46A4D6A4D


 

3 apretar el cuello Coloca una mano sobre
la nuca, con los dedos a un lado de la co-
lumna y la zona hipotenar al otro. Manten
los nudillos elevados sobre la columna. Co-
menzando en la base del cuello, aprieta y
amasa los músculos, trabajando hacia arri-
ba hasta la base del cráneo. Repite con la
otra mano para igualar la presión.

5AS4DAS564DAS6D4


4 presión con vaivén sobre el cuello Co-
loca los dedos índice y corazón de una
mano juntos sobre la base del cráneo. Efec-
túa un movimiento de vaivén suave y rápi-
do sobre los músculos en dirección a la ore-
ja. Trabaja hacia delante y hacia atrás vanas
veces para relajar los músculos. A conti-
nuación, repite en el lado opuesto de la co-
lumna.

56as4d6sa4da64d6sad


 

5 presión de los pulgares sobre el cuello
Coloca los pulgares sobre la nuca, con los
otros dedos sobre el cuero cabelludo como
soporte. Los pulgares deben estar situados
a unos dos centímetros y medio de la co-
lumna y justo debajo de la base del cráneo.
Traza círculos sobre los músculos con las
yemas, masajeando hacia las orejas. Es es-
tupendo para reducir la tensión.

MASAJE INDIO DE CABEZA: AUTOMASAJE


 

6 rotación sobre la cabeza Coloca las dos
manos sobre el cuero cabelludo, con los
nudillos elevados y los dedos extendidos.
Traza círculos sin desplazar los dedos míen-
tras aplicas presión, trabajando sobre el
cuero cabelludo con las dos manos al mis-
mo tiempo. Resulta especialmente agra-
dable alrededor de las orejas, en las sienes
y en la nuca. La presión debe ejercerse con
las yemas de los dedos.

5as4das56d4as56d4as6d4


 

7 fricción de la cabeza Con la palma de la
mano frota vigorosamente la cabeza. Los
movimientos deben ser definidos y vigoro-
sos para estimular el cuero cabelludo y las
raíces del pelo. Trabaja sobre un lado con
una mano, y a continuación cambia de ma-
nos para cubrir el resto de la cabeza. Re-
vuelve bien las puntas del pelo hasta que
quede bastante alborotado.

56as4d56a456a4da6d


 

8 presión con los dedos sobre la cara Une
las puntas de los dedos de las dos manos
sobre la mitad de la frente. Lentamente ve
separándolas hacia las sienes, arrastrando
ligeramente los dedos. Esto ayuda a aliviar
la tensión. Repite siguiendo varias líneas
por la frente. Mantener los ojos cerrados
puede favorecer el proceso de relajación.

MASAJE INDIO DE CABEZA: AUTOMASAJE

 

VOLVER: MASAJE INDIO DE CABEZA

 

MASAJE INDIO DE CABEZA: LA CARA

MASAJE INDIO DE CABEZA: LA CARA

MASAJE INDIO DE CABEZA: LA CARA

 

 

 

Estas maniobras ayudan a relajar puntos clave de la cara para completar el
proceso de relajación. Coloca una toalla para que tu compañero pueda apoyarse
y se sienta seguro; así podrás alcanzar los puntos con bastante facilidad. Ten
muchísimo cuidado de mantener los dedos alejados de los ojos.

 

 

1 presión con los dedos Pide a tu compa-
ñero que se recline sobre un pequeño al-
mohadón o una toalla. Coloca las yemas
de los dedos juntas en el centro de la fren-
te y lentamente ve separando las manos.
Es mejor presionar con los dedos planos.
Imagina que estás arrastrando toda la ten-
sión de la frente. Repite varias veces.

56AS4D56A4D65A4D6A4D


2 círculos Coloca las yemas de los dedos so-
bre las sienes. Con suavidad empieza a tra-
zar círculos sobre ellas, girando hacia atrás.
La piel debe moverse por debajo de tus de-
dos. Esto ayuda a relajar la mente y es bueno
para aliviar dolores de cabeza. Sin embar-
go, ten cuidado de no presionar demasia-
do y comprueba con tu compañero que el
grado de presión es agradable.

AS56D4A56D4AS564D6


 

3 presión con los dedos Coloca las puntas
de los dedos corazón justo debajo del
puente de la nariz. Presiona suavemente
hacia dentro, cerca del hueso. Repite en
cuatro sitios, terminando justo debajo de
las aletas de la nariz. En este punto puedes
presionar un poco más fuerte y mantener
la presión un poco más. Asegúrate de que-
darte en los lados de los agujeros y no obs-
truir la respiración de tu compañero.
Termina acariciando la nariz en toda su lon-
gitud.

MASAJE INDIO DE CABEZA: LA CARA


 

4 apretar Masajea las orejas apretándolas
entre tus dedos. Empieza a trabajar en la
parte superior, rodea los lóbulos y sigue
luego a lo largo de la línea interna. Vuelve
a los lóbulos y apriétalos y masajéalos a
conciencia. Termina la secuencia tirando
suavemente de ellos y separa los dedos,
deslizándolos.

56AS4D56AS4D6AS54DA64SD5

 

VOLVER: MASAJE INDIO DE CABEZA

4sda56d4a65d4a6d46 - SHIATSU: LOS TSUBOS

SHIATSU: LOS TSUBOS

SHIATSU: LOS TSUBOS

 

A lo largo de los meridianos se localizan diversos puntos de presión, conocidos
en shiatsu como tsubos. En el cuerpo hay trescientos sesenta y cinco; funcionan
como centros de comunicación y suelen estar situados en zonas más débiles
del cuerpo o en depresiones físicas.

 

Los desequilibrios pueden hacerse patentes
mediante cambios en el músculo o en la piel
que los rodea. Aplicando presión a los tsubos
podemos corregir los desequilibrios de un me
ridiano.

En cualquier punto de los meridianos pue-
de darse un exceso o deficiencia de ki. Cuan-
do existe un exceso, la energía se describe
como jitsu. El área que rodea este punto pue-
de estar tensa o dura, y la presión puede ser
aguda o dolorosa; el trastorno puede ser agu-
do. Cuando se produce una deficiencia de ki,
el trastorno se describe como kyo. La zona
que rodea el punto puede estar blanda o hue-
ca, y la presión puede percibirse más como un
dolor o incluso resultar bastante agradable.
En este caso el trastorno suele ser crónico.

 

Los meridianos están asociados con la fun-
ción de un órgano más que simplemente con
el órgano en sí mismo. El tratamiento de cual-
quier constricción tiene en cuenta la causa
subyacente, que puede deberse a múltiples
factores. Los síntomas físicos pueden estar li-
gados al entorno interior, incluyendo la ener-

gía constitucional y los factores emocionales,
o a influencias externas que están agotando
al individuo.

Es posible influir sobre la energía de un
punto trabajando sobre otro punto situado
más adelante en el mismo meridiano, e influir
sobre la energía del meridiano en su conjun-
to simplemente trabajando a lo largo de él. El
tratamiento profesional suele estar precedido
por el diagnóstico del hará (abdomen), que se
realiza tocando el abdomen con la mano, y
por las observaciones generales que determi-
narán la secuencia del shiatsu. La habilidad
para sentir estos diferentes estados de ener-
gía se adquiere con la práctica y la experien-
cia, así como con un entendimiento de cómo
y dónde aplicar la presión.

 

567897567564 5asd56as4d564a56sd546ad4 4sda56d4a65d4a6d46

VOLVER: SHIATSU