Entradas

presion ligera parte uno - Presión ligera - parte uno

Presión ligera – parte uno

MASAJE LIGERA

 

Las técnicas de presión ligera deben ser una introducción suave y tranquilizadora a una secuencia o a un grupo muscular concreto. Pueden utilizarse en cualquier momento para dar confianza o tranquilizar durante el masaje, y son importantes a la hora de cerrarlo. Puedes repetir los movimientos tantas veces como desees.


ROZAMIENTO

Presión ligera
Contacto toda la mano

El rozamiento es un movimiento suave y deslizante que se utiliza a menudo para extender el aceite al comienzo del masaje. Es una presentación al cuerpo de tu compañero. El ritmo fluido relaja el cuerpo del receptor y proporciona a la persona que da el masaje la oportunidad de recoger información a través de las manos. La presión debe ser mayor cuando se avanza hacia el corazón y más suave al volver.

Cómo hacerlo

Frótate un poco de aceite sobre las manos. A continuación, colócalas planas sobre el cuerpo de tu compañero en el punto más cercano a ti. Manteniéndolas juntas, ve siguiendo el contorno de los músculos. Deslízalas hasta donde puedas, y luego sepáralas y acércalas de nuevo hacia ti con suavidad. El movimiento debe mantenerse uniforme, reconfortante y relajante.

Rozamiento sobre la espalda

Sitúate junto a la cabeza de tu compañero. Échate un poco de aceite en las manos y colócalas en la parte superior de la espalda, justo por encima del nivel de los omóplatos. Deslízalas hacia la zona lumbar todo lo que puedas. Mantén el contacto pleno de tus manos con el cuerpo de tu compañero. Separa las manos, reduce la presión y súbelas por las costillas para volver a la posición inicial.

masaje presion ligeira

Rozamiento sobre las piernas

Sitúate junto a los pies de tu compañero. Vierte un poco de aceite en las manos y colócalas sobre el tobillo. Rodea con ellas el contorno de la pierna mientras las deslizas a lo largo de la pantorrilía, sobre la rodilla y la parte trasera del muslo, tan lejos como alcances con comodidad. Separa las manos y bájalas por la pierna hasta la posición inicial. La presión debe reducirse al pasar sobre la rodilla. Evita toda presión sobre venas varicosas.

masaje las piernas

Rozamiento sobre el abdomen

Sitúate a un lado de tu compañero. Échate un poco de aceite en las manos y colócalas planas sobre el abdomen. A continuación dibuja un círculo alrededor del ombligo en el sentido de las agujas del reloj, una mano después de la otra. Mantén la presión relativamente suave.

masaje abdomen

 

 


 

PASES NEUROSEDANTES

PRESIÓN ligera

CONTACTO   puntas de los dedos

 Son una maniobra de cierre para una secuencia de masaje. Estimulan la superficie de la piel y producen una sensación relajante y agradable. Pueden llevar la atención de una zona del cuerpo a otra, y son señal de que una secuencia concreta ha terminado. Se utilizan fundamentalmente en la espalda, los brazos y las piernas.

 Cómo hacerlo

Coloca las puntas de los dedos sobre el cuerpo de tu compañero. A continuación deslízalas sua vemente hacia abajo. Ve alternando ambas manos para que los movimientos resulten agradables y continuos. Sólo una de ellas debe estar en contacto con el cuerpo en cada momento. Afloja la presión y haz que los movimientos vayan siendo gradualmente más lentos a medida que te acercas al final de la secuencia.

 

Pases neurosedantes sobre los brazos

Coloca las puntas de los dedos en la parte superior del brazo de tu compañero. A continuación acaricia suavemente el brazo en toda
su longitud hasta la mano. Emplea un ritmo ligero y fluido, utilizando una mano después de la otra. Puedes repetir el movimiento vanas veces y cerrar tocando suavemente las puntas de los dedos.masaje pases 1

 

Pases neurosedantes sobre los dedos de los pies

Coloca una mano debajo del talón de tu compañero para sostener el pie y la otra sobre el tobillo. Acaricia suavemente con las puntas de los dedos desde el tobillo hasta los dedos del pie. Repite varias veces. Utiliza una presión más firme para evitar la posibilidad de hacer cosquillas.

les pies

 

Pases neurosedantes sobre la espalda

De pie y a un lado de tu compañero, coloca ambas manos en la parte superior de la columna (aquí sí puedes trabajar sobre ella porque la presión es muy ligera) Con movimientos suaves y alternos, barre y acaricia la columna, bajando hasta la zona lumbar.

la espalda

 

CONTINUACCIÓN – MASAJE – PRESION LIGERA PARTE DOS

introduction - Sensibilidad

Sensibilidad

Cuando aprendes a dar masajes, puedes dar un buen uso a tu sensibilidad. Tus manos —el principal punto de contacto entre tu compañero y tú— no son sólo las herramientas que aplican las técnicas de masaje, sino que también son un medio de comunicación entre ambos.

Las palmas de las manos son especialmente importantes, y quizá debas trabajar la relajación de las manos y los dedos, en especial cuando estés probando técnicas nuevas. Antes de empezar un masaje es conveniente que sensibilices tus manos, pues eso asegura que tu atención fluya en la dirección correcta. Prueba para ello los siguientes ejercicios.

Siente tu respiración

Colócate de pie, relajado, con los brazos colgando a ambos lados del cuerpo y los pies firmemente plantados sobre el suelo a una distancia equivalente a la anchura de los hombros. Haz una inspiración profunda y relajada, e imagina que estás aspirando a través de las plantas de los pies. Siente cómo el aliento va recorriendo el centro de tu cuerpo hasta los hombros. Al exhalar, siente cómo la respiración te baja por los brazos y las manos.

sensibilidad

Energizar las manos

Cuando respires hacia las manos (véase página anterior), levanta los antebrazos hasta la altura de los codos y con las palmas de las manos hacia arriba. Sentirás cómo las manos se llenan de energía y puede que incluso percibas un cosquilleo en las palmas. Repite el ejercicio unas cuantas veces. Si al principio no sientes mucho, no te preocupes; todas estas cosas requieren un poco de práctica.

energizar las manos

Continuación: Leer el Cuerpo

MASAJE INDIO DE CABEZA: LOS BRAZOS

MASAJE INDIO DE CABEZA: LOS BRAZOS

MASAJE INDIO DE CABEZA: LOS BRAZOS

 

El trabajo en los brazos sigue a la secuencia de los hombros y ayuda a relajar
la parte superior del cuerpo. Asegúrate de que puedes moverte con facilidad
alrededor de tu compañero y dobla las rodillas en lugar de agacharte para
llegar con comodidad.

 

 

1 rozamiento Con los brazos de tu compa-
ñero relajados, fricciona hacia abajo. Se tra-
ta de un rozamiento sin aceite. Amolda las
manos para acomodarlas a la forma del
brazo y fricciona hasta el codo. Repite va-
rias veces, y hazlo luego por la parte pos-
terior de los brazos para ayudar a relajar los
músculos.

as54da4ds5a4d6a4d6as54d


 

2 fricción Repite los mismos movimientos
por la cara exterior de los brazos, con un
vivo movimiento de fricción, utilizando las
palmas de las manos. Frota los brazos has-
ta el codo, como hiciste anteriormente. Tu
columna debe estar lo más recta posible y
debes doblar las rodillas en lugar de incli-
narte sobre tu compañero. Repite con
energía varias veces.

56as4d65as4d6asd6as4d


 

3 elevar Avanza las manos hacia delante y
coge los codos de tu compañero de forma
que sienta los brazos seguros. Eleva los dos
codos al mismo tiempo para encoger los
hombros, pero no los fuerces ni los tenses.
Manten las manos cerca del cuerpo para
proteger los codos. Manten unos momen-
tos y suelta. Los hombros de tu compañe-
ro deben relajarse y caer

MASAJE INDIO DE CABEZA: LOS BRAZOS


4 apretar Rodea la parte superior de los bra-
zos con los dedos, haciendo contacto con
toda la mano. Aprieta los músculos entre
los dedos y la zona hipotenar, teniendo cui-
dado de no pellizcar la piel. Baja por el bra-
zo apretando a intervalos iguales desde el
hombro hasta el codo. Repite varias veces.

as5d4as56d5as6d4a6d4

VOLVER: MASAJE INDIO DE CABEZA

 

asd4a56d45as6d4a6d46as4d - MASAJE PARA BEBES: APLICACION

MASAJE PARA BEBES: APLICACION

MASAJE PARA BEBES: APLICACION

 

 

Masajear a un bebé es beneficioso tanto para la madre como para el niño, y
proporciona un momento tranquilo y especial en el que establecer un vínculo
entre ambos. Los movimientos que sugerimos en la secuencia del masaje son
para que tú elijas, ya que es importante no cansar ni sobreestimular al bebé.

 

 

Convierte el masaje en parte de tu rutina dia-
ria desde el principio, y continúa con él mien-
tras a tu bebé le guste. Si necesitas dirección,
puede venirte bien asistir a clases de masaje
para bebés. Los aceites deben ser simples, or-
gánicos y sin perfume (véase página 279). Da
el masaje antes de alimentar al bebé. El ob-
jetivo es nutrir, tocar y aumentar la estimula-
ción sensorial, y ha de ser un juego y una di-
versión.

 

Prepara de antemano todo lo que necesi-
tes: ten a tu alcance los aceites (si los estás uti-
lizando), unos pañuelos de papel, pañales y
una manta o toalla. A menudo es convenien-
te introducir el masaje en tu rutina diaria: an-
tes del baño, a la hora de acostarse, antes de
alimentarle o antes de la siesta. Si utilizas acei-
te, haz una prueba en la cara interior del codo
del bebé veinticuatro horas antes para com-
probar si se produce alguna reacción, pues la
piel de un bebé es muy delicada y puede ver-
se afectada.

MASAJE PARA BEBES: APLICACION

El masaje para tu bebé puede hacerse tam-
bién «en seco», si asi lo prefieres, empleando

menos presión para evitar toda fricción sobre
la piel del bebé. Puede hacerse incluso a tra-
vés de la ropa.

 

Puedes sentarte en una silla con respaldo o
sobre el suelo contra una pared. El bebé pue-
de estar en una alfombrilla especial sobre la
mesa (pero vigila su seguridad) o sobre una
manta en el suelo delante e ti.
Cuando es muy pequeño, probablemente
esté mejor sobre tus rodillas. Se trata de pre-
ferencias personales, pero el contacto corpo-
ral es ideal.

 

 

 

PUNTOS IMPORTANTES

 

Técnicas: Los movimientos principales son
la presión suave con las yemas de los de-
dos, el rozamiento y las fricciones alternas
ligeras.
Movimientos: Deben ser suaves, con
sensibilidad, calmantes y tranquilizadores,
sin presión fuerte ni maniobras rápidas o
repentinas.
Equipo: Necesitas un lugar cómodo en el
que puedas apoyar la espalda; mantas,
toallas y pañales; pañuelos de papel y de
tela; una música sedante para crear un en-
torno de descanso; aceite vegetal puro.
Respuesta: Tu bebé te dará respuestas
instantáneas.
Duración: Un masaje para bebés debe
durar entre cinco y diez minutos, depen-
diendo de su edad.

 

 

 

 

VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES

 

54as6f54d56a4s6das46d - MASAJE CHINO

MASAJE CHINO

MASAJE CHINO

 

El masaje chino es una combinación de técnicas para mejorar el flujo de energía (chi) del cuerpo e incrementar su vitalidad. En esta secuencia de masaje chino, los movimientos para relajar los músculos y estimular los meridianos (canales de energía) se combinan con la acupresión sóbrelos puntos. El objetivo es equilibrar y dar energía a tu compañero. La calidad de tus maniobras y de los movimientos es más importante que la localización exacta de los puntos, que requiere tiempo e información por parte de tu compañero y se hace más fácil con la práctica y la experiencia. Trabaja, por tanto, con la mente abierta.

 

Lista de contenidos:

 

  1. Principios

  2. Puntos de acupresión

  3. Aplicación

  4. La espalda

  5. Parte posterior de piernas y pies

  6. Parte delantera de piernas y pies

  7. Los brazos y las manos

  8. El pecho

  9. El abdomen

10. El cuello y el cuero cabelludo

11. La cara

12. Solución rápida con masaje chino

13. Automasaje

 

masaje chino

as54d54as4ds5a4d65a4d6a4d - MASAJE PARA SITUACIONES ESPECIALES

MASAJE PARA SITUACIONES ESPECIALES

MASAJE PARA SITUACIONES ESPECIALES

 

 

Cuando estás dando un masaje, tu compañero puede

necesitar un tipo concreto (como un masaje de tejidos

profundos o uno deportivo), o quizá tú mismo desees alterar

el objetivo de las técnicas (por ejemplo, para dar masaje a

una embarazada o un masaje en pareja). En las páginas

siguientes encontrarás algunas sugerencias que puedes

incorporar a tu masaje o utilizar por sí solas. Si las usas solas,

recuerda seguir los principios de relajar los músculos de

antemano y emplear maniobras suaves para cerrar.

Familiarízate con las técnicas (véanse páginas 48-101) antes

de empezar y pide a tu compañero que te vaya

comentando. De esa forma puedes ampliar tu gama

de movimientos y tu experiencia. El masaje para bebés

se presenta como una secuencia de cuerpo entero

independiente para que la disfrutéis tu bebé y tú.

 

 

Lista de contenidos:

 

  1. Masaje para bebés

 

  2. Aplicación

 

  3. Parte delantera del cuerpo

 

  4. La cara

 

  5. Parte posterior del cuerpo

 

  6. Masaje en pareja

 

  7. El masaje durante el embarazo

 

  8. Masaje de tejidos profundos

 

  9. Masaje deportivo

 

10. Masaje de belleza

 

11. Masaje del campo energético

 

 

 

MASAJE PARA SITUACIONES ESPECIALES

AS4D56A4D6A4D6A4D - SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE PARA BEBÉS

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE PARA BEBÉS

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE PARA BEBÉS

 

 

Masajear a un bebé es una forma maravillosa de establecer lazos con él. Si recibiste
masajes durante el embarazo, tu bebé reconocerá el suave ritmo de los movimientos.
Si no fue así, el masaje es un gran estímulo para el comienzo de su vida. Puedes
adaptar las técnicas muy fácilmente para ajustarías a la medida de tu bebé.

 

AS4D56A4D6A4D6A4D

 

Los bebes medran con el contacto táctil. El
masaje estimula sus respuestas y aumenta la
conexión natural entre su madre y ellos. Tus

movimientos deben ser suaves y agradables,
con mucho rozamiento y muy poca presión. Si
bien la estimulación suave de los músculos y
las articulaciones es buena para el desarrollo
del bebé, los movimientos tienen que ser in-
tuitivos; la forma de abordar el masaje, flexi-
ble, y no se debe forzar nada, especialmente

si al bebé no le apetece estarse quieto. Sin em-
bargo, al desarrollar una rutina relajante, el
masaje puede ayudar a tranquilizarle. Masajea
sólo cuando tú misma estés tranquila y date
tiempo para crear un entorno favorable. Evita
los masajes cuando el bebé acaba de comer.

 

56AS4D564A6D4A56D4A6D4

Aceites adecuados

La piel de un bebé es extremadamente sen-
sible y debes tener cuidado al elegir el acei-
te. No escojas nada que huela demasiado ni
que sea muy untuoso, ni nada que pueda

producir reacción. Emplea aceites que tengan
un efecto beneficioso e hidratante. El aceite
de girasol mezclado con un poco de aceite de
jojoba es perfecto, o incluso un poco de acei-
te de caléndula. Siempre que puedas, elige
aceites orgánicos. Los aceites esenciales sólo
deben emplearse en mezclas ya preparadas.

 

 

 

VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES

MASAJE CHINO: EL ABDOMEN

MASAJE CHINO: EL ABDOMEN

 

 

El trabajo en el abdomen debe serenar y centrar a tu compañero. Sitúate
de forma que estés relajado y cómodo antes de empezar la secuencia.
Sé muy suave si tu compañera tiene la menstruación. En ese caso puedes realizar
sólo el paso 4. Durante el embarazo emplea sólo este paso 4.

 

1 rozamiento Frótate un poco de aceite en
las manos y efectúa un rozamiento sobre
el abdomen de tu compañero en el senti-
do de las agujas del reloj. Esto extiende el
aceite, pero constituye también una opor-
tunidad de relajar la zona. Manten las ma-
nos suaves y planas y amoldadas al cuerpo
de tu compañero. Si éste sufre de diarrea,
haz círculos en sentido contrario a las agu-
jas del reloj.

5as56da4d56a4d6a4d64


2 círculos Continúa trazando círculos con las
manos planas sobre el abdomen, pero en
esta ocasión hazlo sobre cada una de las
partes varias veces para relajarla completa-
mente. Los círculos deben ser enteros y ge-
nerosos, y los movimientos deben ser con-
tinuados. Esta técnica se denomina mofa
e implica gran cantidad de círculos alrede-
dor del abdomen para activar el intestino
grueso.

5s45das56dsa66dsa4d


 

3 presión con el pulgar Localiza VC 7, un
punto situado aproximadamente dos de-
dos por debajo del ombligo, en la línea
central del cuerpo. Coloca el pulgar sobre
este punto y a continuación comienza a
presionarlo suavemente. Comprueba que
la presión es adecuada para tu compañe-
ro. Manten un momento y afloja de ma-
nera uniforme. En las mujeres, este movi-
miento debe hacerse con cuidado.

PRECAUCIÓN
No utilices el punto VC 7 durante el em-
barazo.

as546dadas56d4sa6d4as6d4


4 descanso Descansa la mano sobre el pun-
to Tan Den, situado aproximadamente cin-
co centímetros por debajo del ombligo y a
un tercio del recorrido hacia la columna. En
la filosofía china es un punto de energía
muy importante para centrar el cuerpo.
Concentra tu atención en la palma de tu
mano. Respira tranquilamente y observa la
subida y bajada de la respiración de tu
compañero. El calor de tu mano le propor-
cionará bienestar y focalizará su atención
en este punto central tan importante.

MASAJE CHINO: EL ABDOMEN

 

VOLVER: MASAJE CHINO

a56s4da564d6as4d64 - SHIATSU: LOS BRAZOS Y LAS MANOS

SHIATSU: LOS BRAZOS Y LAS MANOS

SHIATSU: LOS BRAZOS Y LAS MANOS

 

 

Comienza la secuencia sobre el brazo que tengas más cerca. Incluye un
estiramiento y trabaja hasta las puntas de los dedos para obtener una liberación
final de energía. A partir de aquí la secuencia continúa alrededor del cuerpo, de
forma que completes el trabajo en el brazo opuesto cuando alcances el otro lado.

 

 

1 presión con las palmas Sitúate a un lado
de tu compañero. Coloca su brazo, con la
palma de la mano hacia arriba, en ángulo
recto con el cuerpo. Con una mano des-
cansando en el hombro, aplica presión con
la palma de la otra a lo largo de la cara in-
terna del brazo, trabajando desde el hom-
bro hasta la muñeca. Comprueba tu equi-
librio, coloca la palma, apoya tu peso y
suelta de manera uniforme y constante.

 as56d4a56d4as6d46


2 presión con el pulgar Localiza MC 6, en
el centro del antebrazo y a dos dedos y me-
dio de la muñeca. Con una mano manten
el contacto con el brazo de tu compañero
y coloca el pulgar de la otra sobre el pun-
to. Presiona lenta y constantemente con la
yema, y a continuación afloja de forma uni-
forme. Es un buen punto para aliviar el es-
trés. Repite varias veces.

as4d6asd54as56da46d54


 

3 tracción Agarra con firmeza la mano de tu
compañero, levanta el brazo y tira hacia
atrás para efectuar un estiramiento. Tu
postura debe estar equilibrada, de forma
que puedas emplear tu peso corporal; ima-
gina que el movimiento procede de tu
hará. El estiramiento ayuda a liberar toda
la energía alrededor de las articulaciones.

56as4das564das6d46ad4


4 presión con la zona hipotenar de las
manos Con una mano sobre el hombro
para apoyarte, utiliza la zona hipotenar de
la otra mano para presionar a lo largo de la
cara interna del brazo, siguiendo el meri-
diano del pulmón. Coloca la mano, presio-
na, manten y afloja a intervalos regulares
mientras avanzas hacia la mano. Presiona
sobre el pulgar y aprieta la punta para ter-
minar.

56as4d56sa4d56as46d4


 

5 presión con el pulgar Localiza IG 4, si-
tuado entre el pulgar y el índice. Coloca tu
pulgar en posición, traza círculos sobre el
punto y a continuación presiónalo entre tu
índice y la punta del pulgar. Manten la pre-
sión unos momentos y afloja. Si deseas un
efecto más sutil, traza círculos con la yema
del pulgar.

5as4d56sad54as6d4as6d4


6 apretar Coloca el dedo corazón y el pul-
gar entre el índice y el pulgar de tu com-
pañero. Sube todo lo que puedas y aprieta
mientras estiras entre los tendones y los
huesos hasta llegar a los dedos. Al hacer-
lo, da pequeños tironcillos con el pulgar y
el índice para obtener un efecto de zigzag.
Repite entre los tendones del dorso de la
mano.

56as4d56as4dad6as4d


 

7 presión con los pulgares Vuelve la mano
de tu compañero de forma que quede con
la palma hacia arriba, entrelaza tus meñi-
ques y sujeta por abajo. Esto estira los de-
dos y ayuda a abrir la palma. A continua-
ción presiona con bastante fuerza sobre la
superficie con los dos pulgares para es-
timular la mayor superficie posible de la
mano.

5as4d65as456da4d65as4d


8 tracción Agarra el pulgar de tu compañe-
ro entre tus dedos y apriétalo hacia la pun-
ta. Presionando bastante, retuércelo hacia
un lado, aprieta en la uña y a continuación
da un tirón al pulgar terminando con un
chasquido. Repite los movimientos en cada
uno de los dedos. Esto ayuda tanto a esti-
mular como a liberar la energía.

SHIATSU: LOS BRAZOS Y LAS MANOS

VOLVER: SHIATSU

AS56AS4D65SA4D65A4D - SHIATSU: EL PECHO

SHIATSU: EL PECHO

SHIATSU: EL PECHO

 

Trabaja desde una posición equilibrada sobre el pecho, de forma que puedas
regular la presión con facilidad. Evita aplicar presión directamente sobre los
senos. Desde aquí la secuencia continúa, en el sentido de las agujas del reloj,
alrededor del cuerpo de tu compañero hasta llegar nuevamente al pecho.

 

 

1 presión con las palmas Inclínate sobre tu
compañero, pero manten el control de
tu equilibrio. Coloca la zona hipotenar de
las manos sobre la caja torácica, justo de-
bajo de las articulaciones de los hombros,
con los dedos hacia los brazos. Apóyate so-
bre las manos y aplica presión uniforme
con las palmas. Vuelve a echarte hacia
atrás al aflojar la presión.

56A4SD56AS4DAS65D564

SHIATSU: EL PECHO


2 presión con las palmas Mueve las manos
de forma que las palmas queden sobre la
caja torácica a ambos lados del esternón,
justo encima de los senos. La zona hipote-
nar de ambas manos debe estar una hacia
la otra, con los dedos hacia fuera. Apóya-
te sobre las manos para aplicar una presión
constante, manten unos momentos y
échate atrás mientras aflojas la presión.

56ASD56AS4DASD56


 

3 presión con los dedos Coloca las dos ma-
nos, una frente a la otra, justo debajo de
las clavículas, a unos dos centímetros y me-
dio del esternón. Aplica presión sobre las
costillas, trabajando a lo largo del centro
del cuerpo hacia el diafragma. Ésta es una
forma sencilla de evitar ejercer una presión
fuerte y de no apretar los senos.

AS56AS4D65SA4D65A4D


 

4 rotación pasiva Mueve e! brazo de tu
compañero hacia un lado. Sujétalo con una
mano a la altura del codo y coge su mano
con la otra para levantar el antebrazo. Des-
de aquí gira lentamente el brazo por el
codo en las dos direcciones. Esto ayuda a
relajar las articulaciones y a mejorar el flu-
jo de energía por los meridianos.

56AS4D56SA4DAS6D4

 

VOLVER: SHIATSU