Entradas

56as4da565d4ada56d56sa4d - MASAJE PARA BEBES: PARTE POSTERIOR DEL CUERPO

MASAJE PARA BEBES: PARTE POSTERIOR DEL CUERPO

MASAJE PARA BEBES: PARTE POSTERIOR DEL CUERPO

 

 

Una vez relajado, a tu bebé no le importará que le des masaje sobre la espalda.
Asegúrate de que el cuerpo está bien apoyado. Haz movimientos de barrido,
cortos y ligeros, que fluyan uno con otro, y acorta la secuencia si tu bebé
o tú os cansáis. Adapta las maniobras para ajustarías a la postura de tu bebé.

 

 

1 rozamiento Encuentra una postura có-
moda para el masaje, de forma que tu
bebé esté bien apoyado. Frótate un poco
de aceite en los dedos y efectúa un roza-
miento sobre la espalda. Comienza con
los dedos juntos en la zona lumbar, deslí-
zalos hasta los hombros y vuelve a bajar
por los lados del cuerpo. Las maniobras
deben ser tranquilizadoras, con las manos
amoldadas a la forma de los músculos.

A5SD5A54D56AD4A6D4


2 círculos Repite el rozamiento y, al separar
las manos, traza círculos hacia fuera con
los pulgares siguiendo la línea de los hom-
bros. Estos círculos deben ser espirales
continuas, deslizando los pulgares sobre
la piel. Repite los movimientos circulares
varias veces. Comienza a dos centímetros
y medio de la columna y masajea hacia los
brazos.

56sada56d54a6d4a56d4


 

3 fricciones alternas Coloca las manos jus-
to debajo de las axilas, sobre los lados
opuestos de las costillas. Lentamente acér-
calas de forma que crucen hasta el otro
lado. Fricciona con suavidad hasta la zona
lumbar. La maniobra debe ser ligera y los
movimientos deben deslizarse sobre la
piel, sin estirar. Repite varias veces por
toda la espalda.

23asd4sa564da56d4a6d4


 

4 círculos Al volver a la zona lumbar, traza
círculos grandes y amplios con los pulga-
res sobre la parte superior de los glúteos.
Comienza a dos centímetros y medio de
la columna y ve dibujando espirales por la
piel. Si utilizas los lados de los pulgares, te
asegurarás de que la presión sea siempre
la misma y no profundice. Repite varias
veces.

56as4d56a4das564d6a4d


 

5 rozamiento Aplícate un poco más de acei-
te en las manos y vuelve a hacer un roza-
miento sobre la espalda del bebé, pero esta
vez pasando sobre el dorso de los brazos
hasta las manos. Deslízate sobre las manos
y los dedos con un movimiento amplio y
continuado. Repite varias veces para acei-
tar y estimular convenientemente la piel.

65as4d56sa4da65d6a54d


 

6 balanceo Coloca las manos alrededor de
la parte superior del brazo. Con suavidad
balancea los músculos entre las manos, tra-
bajando hasta la muñeca. Manten las ma-
nos amoldadas a los músculos y relaja los
movimientos en el codo. Ajusta las manos
para acomodarlas a la postura del bebé, y
sencillamente balancea toda la superficie
del brazo que te sea posible.

as56d4sa56d4a6das46d


 

7 rodado con los pulgares Sujeta la mano
de tu bebé y rueda con los pulgares sobre
el dorso de la mano hacia los dedos, esti-
rándolos todo lo que puedas. Rueda dibu-
jando varios trazos, empleando los lados
de los pulgares para que los movimientos
sean más suaves. Traza círculos muy suaves
entre los tendones y alrededor de los nu-
dillos.

54as4das4dad5sa56d6a4d


 

8 apretar Aprieta suavemente los dedos del
bebé entre los dedos índice y pulgar. Ma-
sajéalos uno por uno, trabajando hacia
abajo y sobre la punta. También puedes
frotar y rodar los dedos entre los tuyos.
Efectúa unos pases neurosedantes por el
brazo, desde el hombro hasta las puntas de
los dedos, y repite todos los movimientos
en el otro brazo.

56as4d56sa4d6a4d65a4d6


 

9 rozamiento Frótate un poco de aceite en
los dedos si lo necesitas y coloca las puntas
juntas sobre la zona lumbar del bebé. Des-
lízalas hacia arriba y separa las manos para
trabajar sobre los glúteos y a lo largo de las
piernas. Repite los movimientos vanas ve-
ces, trabajando hasta los pies y sobre ellos.

56as4ds56a4dsa56d54as6d


10 apretar Tras el último rozamiento, aprie-
ta las plantas de los pies, con los pulga-
res sobre ellas y los otros dedos soste-
niéndolas por debajo. Aprieta suavemente
los pies entre tus dedos, especialmente la
parte carnosa de las plantas. Recuerda
que debes evitar los arcos de los pies.

a64sd56ad4sa56d4a6da46d


 

11 fricciones alternas Coloca las manos a
ambos lados del muslo, con los dedos ha-
cia dentro. Deslízaías lentamente una ha-
cia la otra hasta alcanzar el lado contrarío
de la pierna. Continúa friccionando mien-
tras subes y bajas por el muslo hasta la ro-
dilla. Manten las muñecas relajadas y las
manos amoldadas a los músculos.

56as45dsa4da4sd564as6d4


 

12 presión con los pulgares Para masajear
sobre la parte posterior de la rodilla, cam-
bia los movimientos por presiones con los
pulgares. Sujeta la rodilla por abajo si es
necesario y estira hacia fuera sobre el plie-
gue con los lados de los pulgares. Cúrva-
los alrededor de los lados de la rodilla antes
de repetir el movimiento. A continuación
continúa friccionando, alternando las ma-
nos por la pantorrilla hasta el tobillo.

56as4da64da65d4a56d4a6d4


 

13 fricciones alternas Coge el pie del bebé
entre tus manos, con los dedos por deba-
jo y los pulgares sobre las plantas. Friccio-
na hacia atrás y hacia delante con las dos
manos al mismo tiempo. A continuación
deslízaías hasta el centro y vuelve. Los mo-
vimientos deben deslizarse sobre la piel
mientras los dedos permanecen amolda-
dos alrededor del pie.

56as4d5a65d4as65d5a4sd


14 presión con los dedos Manteniendo el
pie sujeto entre tus manos, traza círculos
suaves y presiona bajo la base de los de-
dos. Utiliza la punta del pulgar para pre-
sionar ligeramente entre las articulaciones
y a su alrededor, y para hacer círculos so-
bre las yemas de los dedos. Es un movi-
miento muy agradable para relajar el pie.
Recuerda que debes mantener la presión
suave y calmante.

a56sd4a5654da65d4a6sd4


 

15 estirar Coge el pie con una mano y con la
otra tira de los dedos, uno por uno. Re-
tuerce desde la base de cada dedo hasta
la punta. Presiona y aprieta entre tus de-
dos para que los movimientos resulten di-
vertidos. Aprieta y sujeta la yema de cada
dedo antes de deslizante sobre la punta.

56sa4d5as4d6as4da56d4


16 pases neurosedantes Sujeta la pierna
con una mano y efectúa unos pases neu-
rosedantes por toda su longitud con la
otra, con movimientos ligeros para esti-
mular la pierna. Los toques cortos con las
puntas de los dedos son los más agrada-
bles y resultan relajantes y calmantes. Re-
pite varias veces sobre el pie, todos los
movimientos, en la otra pierna.

564d56asda65d56a56d5as4d


 

17 pellizqueo Ésta es una ligera variación del
pellizqueo. Sujeta al bebé por debajo del
hombro. Coloca el pulgar y el índice en la
nuca, sobre los músculos a ambos lados
de la columna. Levanta suavemente la
mano y desliza los dedos sobre la piel
«agarrando» el aire. Debes hacerlo con
mucha suavidad, sin apretar ni pellizcar.
Repite dos veces más para relajar el cuello.

56as4d56a4da564das6d465


 

18 tecleteo Tamborilea con suavidad a lo lar-
go de toda la espalda con las yemas de los
dedos, empleando movimientos peque-
ños y ligeros, como gotas de lluvia. Evita
golpear sobre la columna. Trabaja desde
los hombros hasta la zona lumbar en una
serie de movimientos alegres. Repite va-
rias veces.

MASAJE PARA BEBES: PARTE POSTERIOR DEL CUERPO


 

19 pases neurosedantes Pasa suavemente
las puntas de los dedos por la columna,
desde los hombros hasta la zona lumbar.
Manten las muñecas relajadas y efectúa
una sene de movimientos fluidos, emplean-
do las manos una después de la otra. Es-
tos movimientos deben ser calmantes, re-
lajantes y cariñosos.

6as54d56sa4da56d4sa6das4d


20 descanso Para cerrar el masaje, descansa
las manos con suavidad sobre la espalda
durante unos momentos. Debes colocar
una mano entre los omóplatos y la otra
sobre el sacro (el triángulo óseo de la base
de la columna). Respira con calma unos
instantes y céntrate en el contacto entre
tus manos y la piel de tu bebé. A conti-
nuación dale la vuelta y ponle de cara a ti.

5sa4d56a4da6d4a6d54

 

 

VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES

 

 

546as546as546das56das56d4 - MASAJE CHINO: PARTE POSTERIOR DE PIERNAS Y PIES

MASAJE CHINO: PARTE POSTERIOR DE PIERNAS Y PIES

MASAJE CHINO: PARTE POSTERIOR DE PIERNAS Y PIES

 

 

Esta secuencia continúa el masaje sobre los meridianos, combinado con puntos
de presión específicos para las piernas y los pies. Termina el trabajo en un lado
del cuerpo antes de empezar la secuencia en el otro. La presión y el ritmo deben
ser similares en las dos piernas.

 

1 rodado con los pulgares Frótate un poco
de aceite en las manos y efectúa un roza-
miento sobre la pierna. Esto ayuda a los
movimientos del masaje. Después rueda
los pulgares desde el muslo hasta el tobi-
llo, siguiendo el meridiano de la vesícula,
que está situado a lo largo del centro del
muslo y termina justo detrás del hueso del
tobillo. No ejerzas presión sobre la parte
posterior de la rodilla. Repite vanas veces,
alternando los rodados de los pulgares.

 a465das5da564d56sa54d6as4d


 

2 presión con el pulgar Aprieta V 60, que
se encuentra al mismo nivel y por detrás de
la articulación del tobillo. Aplica presión con
el pulgar durante unos momentos y afloja.

PRECAUCIÓN No utilices el punto V 60 durante el embarazo.

 a564ds56ad45sa6d4sa65d4


 

3 rodado con los pulgares Pasa a la parte
externa del muslo y repite los movimientos
de rodado bajando por la pierna, evitan-
do de nuevo ejercer presión detrás de la ro-
dilla. Sigue el meridiano de la vesícula con
viveza hasta la articulación del tobillo. Ma-
sajea como si estuvieras rodando la ener-
gía por la pierna hacia abajo. Repite los
movimientos varias veces.

 s5dasd56sads5ad4as546d


 

4 tracción Sitúate detrás del pie y agarra la
pierna de tu compañero, colocando una
mano por debajo y la otra sobre el talón.
Levántala con cuidado y tira de ella suave-
mente hacia ti. Balancea ligeramente la
pierna al depositarla para estimular el flu-
jo de energía.

 as56das56d4as56d4as56d4asd


5 círculos con los pulgares Sujeta los pies
de tu compañero con las dos manos y co-
loca los pulgares sobre R 1, en el centro y
justo por debajo de la parte carnosa del
pie. Esta maniobra estimula la energía. Tra-
za círculos sobre los puntos con ambos pul-
gares aumentando la presión. Hacer círcu-
los en lugar de presionar esparce la presión
sobre un área más amplia.

PRECAUCIÓN
No utilices los puntos R 1 ni V 67 duran-
te el embarazo.

 6asd4sa5da6d4sa6d4as6d4


6 apretar Levanta el pie de tu compañero y
coloca las manos a los dos lados. Apriéta-
lo entre los pulgares y el resto de los dedos.
A continuación aprieta uno de los lados ha-
cia ti mientras separas el otro. Esto ayuda
a liberar la tensión del pie. Aprieta subien-
do y bajando hasta que sientas que los
músculos están más sueltos.

 sd54sa654d56sa4d5s56a4d6as54d


 

7 apretar Sujeta el pie con la mano y aprie-
ta alrededor de la parte exterior con los de-
dos. Emplea una presión bastante firme.
Aprieta y pellizca desde el talón, y a lo lar-
go del borde exterior del pie, hasta el dedo
meñique. Repite varias veces y a continua-
ción aprieta V 67 en la esquina de la uña
del meñique. Retira los dedos rápidamen-
te con un pequeño chasquido.

 MASAJE CHINO: PARTE POSTERIOR DE PIERNAS Y PIES


8 fricción Levanta el pie y fricciona la parte
carnosa entre tus manos. Presta especial
atención al punto R 1, que ya habías ma-
sajeado antes (véase paso 5). Puedes frotar
con bastante fuerza. Baja el pie y tira de los
dedos uno por uno para liberar el chi, y a
continuación repite la secuencia completa
en la otra pierna.

 546as546as546das56das56d4

 

VOLVER: MASAJE CHINO

 

 

 

presion ligera parte uno - Presión ligera - parte uno

Presión ligera – parte uno

MASAJE LIGERA

 

Las técnicas de presión ligera deben ser una introducción suave y tranquilizadora a una secuencia o a un grupo muscular concreto. Pueden utilizarse en cualquier momento para dar confianza o tranquilizar durante el masaje, y son importantes a la hora de cerrarlo. Puedes repetir los movimientos tantas veces como desees.


ROZAMIENTO

Presión ligera
Contacto toda la mano

El rozamiento es un movimiento suave y deslizante que se utiliza a menudo para extender el aceite al comienzo del masaje. Es una presentación al cuerpo de tu compañero. El ritmo fluido relaja el cuerpo del receptor y proporciona a la persona que da el masaje la oportunidad de recoger información a través de las manos. La presión debe ser mayor cuando se avanza hacia el corazón y más suave al volver.

Cómo hacerlo

Frótate un poco de aceite sobre las manos. A continuación, colócalas planas sobre el cuerpo de tu compañero en el punto más cercano a ti. Manteniéndolas juntas, ve siguiendo el contorno de los músculos. Deslízalas hasta donde puedas, y luego sepáralas y acércalas de nuevo hacia ti con suavidad. El movimiento debe mantenerse uniforme, reconfortante y relajante.

Rozamiento sobre la espalda

Sitúate junto a la cabeza de tu compañero. Échate un poco de aceite en las manos y colócalas en la parte superior de la espalda, justo por encima del nivel de los omóplatos. Deslízalas hacia la zona lumbar todo lo que puedas. Mantén el contacto pleno de tus manos con el cuerpo de tu compañero. Separa las manos, reduce la presión y súbelas por las costillas para volver a la posición inicial.

masaje presion ligeira

Rozamiento sobre las piernas

Sitúate junto a los pies de tu compañero. Vierte un poco de aceite en las manos y colócalas sobre el tobillo. Rodea con ellas el contorno de la pierna mientras las deslizas a lo largo de la pantorrilía, sobre la rodilla y la parte trasera del muslo, tan lejos como alcances con comodidad. Separa las manos y bájalas por la pierna hasta la posición inicial. La presión debe reducirse al pasar sobre la rodilla. Evita toda presión sobre venas varicosas.

masaje las piernas

Rozamiento sobre el abdomen

Sitúate a un lado de tu compañero. Échate un poco de aceite en las manos y colócalas planas sobre el abdomen. A continuación dibuja un círculo alrededor del ombligo en el sentido de las agujas del reloj, una mano después de la otra. Mantén la presión relativamente suave.

masaje abdomen

 

 


 

PASES NEUROSEDANTES

PRESIÓN ligera

CONTACTO   puntas de los dedos

 Son una maniobra de cierre para una secuencia de masaje. Estimulan la superficie de la piel y producen una sensación relajante y agradable. Pueden llevar la atención de una zona del cuerpo a otra, y son señal de que una secuencia concreta ha terminado. Se utilizan fundamentalmente en la espalda, los brazos y las piernas.

 Cómo hacerlo

Coloca las puntas de los dedos sobre el cuerpo de tu compañero. A continuación deslízalas sua vemente hacia abajo. Ve alternando ambas manos para que los movimientos resulten agradables y continuos. Sólo una de ellas debe estar en contacto con el cuerpo en cada momento. Afloja la presión y haz que los movimientos vayan siendo gradualmente más lentos a medida que te acercas al final de la secuencia.

 

Pases neurosedantes sobre los brazos

Coloca las puntas de los dedos en la parte superior del brazo de tu compañero. A continuación acaricia suavemente el brazo en toda
su longitud hasta la mano. Emplea un ritmo ligero y fluido, utilizando una mano después de la otra. Puedes repetir el movimiento vanas veces y cerrar tocando suavemente las puntas de los dedos.masaje pases 1

 

Pases neurosedantes sobre los dedos de los pies

Coloca una mano debajo del talón de tu compañero para sostener el pie y la otra sobre el tobillo. Acaricia suavemente con las puntas de los dedos desde el tobillo hasta los dedos del pie. Repite varias veces. Utiliza una presión más firme para evitar la posibilidad de hacer cosquillas.

les pies

 

Pases neurosedantes sobre la espalda

De pie y a un lado de tu compañero, coloca ambas manos en la parte superior de la columna (aquí sí puedes trabajar sobre ella porque la presión es muy ligera) Con movimientos suaves y alternos, barre y acaricia la columna, bajando hasta la zona lumbar.

la espalda

 

CONTINUACCIÓN – MASAJE – PRESION LIGERA PARTE DOS

introduction - Sensibilidad

Sensibilidad

Cuando aprendes a dar masajes, puedes dar un buen uso a tu sensibilidad. Tus manos —el principal punto de contacto entre tu compañero y tú— no son sólo las herramientas que aplican las técnicas de masaje, sino que también son un medio de comunicación entre ambos.

Las palmas de las manos son especialmente importantes, y quizá debas trabajar la relajación de las manos y los dedos, en especial cuando estés probando técnicas nuevas. Antes de empezar un masaje es conveniente que sensibilices tus manos, pues eso asegura que tu atención fluya en la dirección correcta. Prueba para ello los siguientes ejercicios.

Siente tu respiración

Colócate de pie, relajado, con los brazos colgando a ambos lados del cuerpo y los pies firmemente plantados sobre el suelo a una distancia equivalente a la anchura de los hombros. Haz una inspiración profunda y relajada, e imagina que estás aspirando a través de las plantas de los pies. Siente cómo el aliento va recorriendo el centro de tu cuerpo hasta los hombros. Al exhalar, siente cómo la respiración te baja por los brazos y las manos.

sensibilidad

Energizar las manos

Cuando respires hacia las manos (véase página anterior), levanta los antebrazos hasta la altura de los codos y con las palmas de las manos hacia arriba. Sentirás cómo las manos se llenan de energía y puede que incluso percibas un cosquilleo en las palmas. Repite el ejercicio unas cuantas veces. Si al principio no sientes mucho, no te preocupes; todas estas cosas requieren un poco de práctica.

energizar las manos

Continuación: Leer el Cuerpo

MASAJE INDIO DE CABEZA: SOLUCION RAPIDA

MASAJE INDIO DE CABEZA: SOLUCION RAPIDA

 

 

Si sólo dispones de unos momentos para efectuar un masaje indio de cabeza,
prueba la siguiente secuencia, que debe aliviar la tensión del cuello y los
hombros, y estimular el cuero cabelludo. Puede hacerse casi en cualquier parte
y proporciona un gran impulso energético.

 

 

1 apretar los hombros Sitúate de pie detrás
de tu compañero. Coloca las manos sobre
los músculos del borde superior de los
hombros. Levántalos y aprieta con los de-
dos. Coge los músculos con firmeza para
evitar pellizcar, levanta y manten breve-
mente. Trabaja desde el cuello hacia los
brazos.

5asd4as56d4asd4as6d4


 

2 percusión sobre la espalda Cierra los pu-
ños sin apretar y golpea con ellos a lo lar-
go del hombro hacia el cuello, y vuelta.
Golpea suavemente junto al cuello y conti-
núa bajando sobre los músculos hasta la
zona lumbar. Repite vanas veces. A conti-
nuación, vuelve a hacerlo sobre el otro lado
de la columna. Manten las muñecas rela-
jadas para producir un sonido de golpeteo
ligeramente sordo.

MASAJE INDIO DE CABEZA: SOLUCION RAPIDA


 

3 circulos sobre el cuello Descansa los de-
dos sobre los hombros y coloca los pulgares
en la base del cuello, a unos dos centíme-
tros y medio de la columna. Traza círculos
sobre los músculos del cuello subiendo has-
ta la base del cráneo. Al hacerlo, la piel
debe moverse también debajo de tus pul-
gares. Repite los movimientos varias veces
para relajar el cuello.

as56da56s4d5a64d6asd


4 rotación del cuero cabelludo Sujeta la
cabeza de tu compañero con una mano,
extiende y separa los dedos de la otra y co-
loca el pulgar y las puntas de los otros de-
dos sobre el cuero cabelludo. Traza círculos
sin moverte del sitio para producir tanto
movimiento como te sea posible. Una pre-
sión bastante firme suele ser buena. Tra-
baja sobre diferentes puntos y cambia de
manos para estimular el resto del cuero ca-
belludo.

5as4das564da56d46a4d

 

VOLVER: MASAJE INDIO DE CABEZA

MASAJE INDIO DE CABEZA: LOS BRAZOS

MASAJE INDIO DE CABEZA: LOS BRAZOS

MASAJE INDIO DE CABEZA: LOS BRAZOS

 

El trabajo en los brazos sigue a la secuencia de los hombros y ayuda a relajar
la parte superior del cuerpo. Asegúrate de que puedes moverte con facilidad
alrededor de tu compañero y dobla las rodillas en lugar de agacharte para
llegar con comodidad.

 

 

1 rozamiento Con los brazos de tu compa-
ñero relajados, fricciona hacia abajo. Se tra-
ta de un rozamiento sin aceite. Amolda las
manos para acomodarlas a la forma del
brazo y fricciona hasta el codo. Repite va-
rias veces, y hazlo luego por la parte pos-
terior de los brazos para ayudar a relajar los
músculos.

as54da4ds5a4d6a4d6as54d


 

2 fricción Repite los mismos movimientos
por la cara exterior de los brazos, con un
vivo movimiento de fricción, utilizando las
palmas de las manos. Frota los brazos has-
ta el codo, como hiciste anteriormente. Tu
columna debe estar lo más recta posible y
debes doblar las rodillas en lugar de incli-
narte sobre tu compañero. Repite con
energía varias veces.

56as4d65as4d6asd6as4d


 

3 elevar Avanza las manos hacia delante y
coge los codos de tu compañero de forma
que sienta los brazos seguros. Eleva los dos
codos al mismo tiempo para encoger los
hombros, pero no los fuerces ni los tenses.
Manten las manos cerca del cuerpo para
proteger los codos. Manten unos momen-
tos y suelta. Los hombros de tu compañe-
ro deben relajarse y caer

MASAJE INDIO DE CABEZA: LOS BRAZOS


4 apretar Rodea la parte superior de los bra-
zos con los dedos, haciendo contacto con
toda la mano. Aprieta los músculos entre
los dedos y la zona hipotenar, teniendo cui-
dado de no pellizcar la piel. Baja por el bra-
zo apretando a intervalos iguales desde el
hombro hasta el codo. Repite varias veces.

as5d4as56d5as6d4a6d4

VOLVER: MASAJE INDIO DE CABEZA

 

A54SD4AS564DSA6DAS65D4 - SHIATSU: PARTE POSTERIOR DE PIRNAS E PIES

SHIATSU: PARTE POSTERIOR DE PIRNAS E PIES

SHIATSU: PARTE POSTERIOR DE PIRNAS E PIES

 

Asegúrate de estar en buena posición para llevar a cabo la secuencia de piernas.
También es importante la posición de las piernas de tu compañero cuando apliques
presión a los meridianos. Al trabajar sobre las articulaciones, debes presionar con
cuidado. Asegúrate de emplear una presión similar en ambas piernas.

 

 

1 presión con las palmas Sitúate junto a sus
caderas. Coloca una mano sobre el cuerpo
como sostén. «Camina» con la palma de la
otra mano, descendiendo por la parte pos-
terior de la pierna a lo largo del meridiano
de la vejiga. Empieza debajo de los glúteos
y termina encima del tobillo, ejerciendo
menos presión detrás de la rodilla. Coloca
la mano, aplica presión, manten y afloja
gradualmente cada vez.

SHIATSU: PARTE POSTERIOR DE PIERNAS E PIES


2 estiramiento Con la pierna en posición
central, desliza una mano por debajo del
tobillo y dobla la pierna hacia el glúteo, con
una mano descansando sobre el sacro, en
la base de la columna, para apoyarte. Te-
niendo en cuenta la flexibilidad de tu com-
pañero, intenta tocar el glúteo con el talón,
pero deten el movimiento cuando percibas
resistencia. Afloja el estiramiento, relaja y
vuelve a intentarlo.

AS21D23A1SDA3D3A1D


 

3 círculos con los pulgares Desplázate has-
ta el pie de tu compañero. Sujétalo con las
manos y traza círculos con los pulgares al-
rededor del hueso del tobillo para relajar Id
articulación. Trabaja tan cerca del tobillo
como te sea posible, y repite varias veces.
Presiona con las yemas de los pulgares y di-
buja círculos pequeños sobre cada punto
para liberar la energía bloqueada y esti-
mular el flujo sanguíneo hacia los pies.

23AS1D23AS1DAS231D23


4 amasamiento Amasa sobre la parte car-
nosa del pie con los nudillos, trabajando al-
rededor de R 1. Manten la mano todo lo
relajada que puedas, para evitar apretar
demasiado, mientras te apoyas contra la
otra mano, colocada debajo del tobillo.
Puedes extender los movimientos por todo
el pie. pero no masajees sobre el puente.

PRECAUCIÓN No utilices el punto R1 durante el emba-
razo.

AS1DAS1DA31DAS3SD132


 

5 tracción Utiliza el pulgar, el índice y el co-
razón para tirar de cada uno de los dedos
de los pies. Aprieta bajando por la parte ex-
terior de cada dedo, tira y da un ligero
apretón antes de cerrar el contacto. Ex-
tiende el movimiento hasta unos dos cen-
tímetros y medio del final de los dedos A
continuación baja el pie y repite todos los
movimientos anteriores en la otra pierna.

2ASD5AD465A4D6A54D


6 tracción Arrodíllate detrás de los pies de
tu compañero. Desliza las dos manos por
debajo de los tobillos, levántalos un poco
y tira hacia ti para efectuar un estiramien-
to. Ten cuidado de no forzarte demasiado
si tu peso corporal es menor que el de tu
compañero. Repite dos veces para liberar
la energía bloqueada de las articulaciones.

AS4D56AS4DA64D564


 

7 presión con los pies Coloca tus talones
sobre la parte carnosa de los pies de tu
compañero, con tus dedos apoyados sobre
el suelo. Aplica presión «caminando» sua-
vemente hacia arriba y hacia abajo con tus
pies. Ajusta tu peso en caso necesario para
que la presión resulte agradable y unifor-
memente sobre cada punto. Ten precau-
ción para evitar toda presión sobre el puen-
te de los pies.

A54SD4AS564DSA6DAS65D4


 

8 presión con las palmas Pide a tu compa-
ñero que se ponga de lado, con la pierna
superior doblada para dejar expuesto el
meridiano de la vesícula. Utiliza un almoha-
dón como sujeción. Apoyando una mano
sobre el cuerpo, «camina» hacia abajo des-
cendiendo por el exterior de la pierna has-
ta el tobillo, evitando presionar en la rodi-
lla. La mano debe estar en contacto con la
pierna, aunque la presión se ejerce con la
palma. Colócate, presiona, manten y aflo-
ja, y repite en la otra pierna.

56ASD546SA56D5AS56D4

 

VOLVER: SHIATSU

 

 

asd4a56d45as6d4a6d46as4d - MASAJE PARA BEBES: APLICACION

MASAJE PARA BEBES: APLICACION

MASAJE PARA BEBES: APLICACION

 

 

Masajear a un bebé es beneficioso tanto para la madre como para el niño, y
proporciona un momento tranquilo y especial en el que establecer un vínculo
entre ambos. Los movimientos que sugerimos en la secuencia del masaje son
para que tú elijas, ya que es importante no cansar ni sobreestimular al bebé.

 

 

Convierte el masaje en parte de tu rutina dia-
ria desde el principio, y continúa con él mien-
tras a tu bebé le guste. Si necesitas dirección,
puede venirte bien asistir a clases de masaje
para bebés. Los aceites deben ser simples, or-
gánicos y sin perfume (véase página 279). Da
el masaje antes de alimentar al bebé. El ob-
jetivo es nutrir, tocar y aumentar la estimula-
ción sensorial, y ha de ser un juego y una di-
versión.

 

Prepara de antemano todo lo que necesi-
tes: ten a tu alcance los aceites (si los estás uti-
lizando), unos pañuelos de papel, pañales y
una manta o toalla. A menudo es convenien-
te introducir el masaje en tu rutina diaria: an-
tes del baño, a la hora de acostarse, antes de
alimentarle o antes de la siesta. Si utilizas acei-
te, haz una prueba en la cara interior del codo
del bebé veinticuatro horas antes para com-
probar si se produce alguna reacción, pues la
piel de un bebé es muy delicada y puede ver-
se afectada.

MASAJE PARA BEBES: APLICACION

El masaje para tu bebé puede hacerse tam-
bién «en seco», si asi lo prefieres, empleando

menos presión para evitar toda fricción sobre
la piel del bebé. Puede hacerse incluso a tra-
vés de la ropa.

 

Puedes sentarte en una silla con respaldo o
sobre el suelo contra una pared. El bebé pue-
de estar en una alfombrilla especial sobre la
mesa (pero vigila su seguridad) o sobre una
manta en el suelo delante e ti.
Cuando es muy pequeño, probablemente
esté mejor sobre tus rodillas. Se trata de pre-
ferencias personales, pero el contacto corpo-
ral es ideal.

 

 

 

PUNTOS IMPORTANTES

 

Técnicas: Los movimientos principales son
la presión suave con las yemas de los de-
dos, el rozamiento y las fricciones alternas
ligeras.
Movimientos: Deben ser suaves, con
sensibilidad, calmantes y tranquilizadores,
sin presión fuerte ni maniobras rápidas o
repentinas.
Equipo: Necesitas un lugar cómodo en el
que puedas apoyar la espalda; mantas,
toallas y pañales; pañuelos de papel y de
tela; una música sedante para crear un en-
torno de descanso; aceite vegetal puro.
Respuesta: Tu bebé te dará respuestas
instantáneas.
Duración: Un masaje para bebés debe
durar entre cinco y diez minutos, depen-
diendo de su edad.

 

 

 

 

VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES

 

54as6f54d56a4s6das46d - MASAJE CHINO

MASAJE CHINO

MASAJE CHINO

 

El masaje chino es una combinación de técnicas para mejorar el flujo de energía (chi) del cuerpo e incrementar su vitalidad. En esta secuencia de masaje chino, los movimientos para relajar los músculos y estimular los meridianos (canales de energía) se combinan con la acupresión sóbrelos puntos. El objetivo es equilibrar y dar energía a tu compañero. La calidad de tus maniobras y de los movimientos es más importante que la localización exacta de los puntos, que requiere tiempo e información por parte de tu compañero y se hace más fácil con la práctica y la experiencia. Trabaja, por tanto, con la mente abierta.

 

Lista de contenidos:

 

  1. Principios

  2. Puntos de acupresión

  3. Aplicación

  4. La espalda

  5. Parte posterior de piernas y pies

  6. Parte delantera de piernas y pies

  7. Los brazos y las manos

  8. El pecho

  9. El abdomen

10. El cuello y el cuero cabelludo

11. La cara

12. Solución rápida con masaje chino

13. Automasaje

 

masaje chino

as54d54as4ds5a4d65a4d6a4d - MASAJE PARA SITUACIONES ESPECIALES

MASAJE PARA SITUACIONES ESPECIALES

MASAJE PARA SITUACIONES ESPECIALES

 

 

Cuando estás dando un masaje, tu compañero puede

necesitar un tipo concreto (como un masaje de tejidos

profundos o uno deportivo), o quizá tú mismo desees alterar

el objetivo de las técnicas (por ejemplo, para dar masaje a

una embarazada o un masaje en pareja). En las páginas

siguientes encontrarás algunas sugerencias que puedes

incorporar a tu masaje o utilizar por sí solas. Si las usas solas,

recuerda seguir los principios de relajar los músculos de

antemano y emplear maniobras suaves para cerrar.

Familiarízate con las técnicas (véanse páginas 48-101) antes

de empezar y pide a tu compañero que te vaya

comentando. De esa forma puedes ampliar tu gama

de movimientos y tu experiencia. El masaje para bebés

se presenta como una secuencia de cuerpo entero

independiente para que la disfrutéis tu bebé y tú.

 

 

Lista de contenidos:

 

  1. Masaje para bebés

 

  2. Aplicación

 

  3. Parte delantera del cuerpo

 

  4. La cara

 

  5. Parte posterior del cuerpo

 

  6. Masaje en pareja

 

  7. El masaje durante el embarazo

 

  8. Masaje de tejidos profundos

 

  9. Masaje deportivo

 

10. Masaje de belleza

 

11. Masaje del campo energético

 

 

 

MASAJE PARA SITUACIONES ESPECIALES