Entradas

MASAJE INDIO DE CABEZA: SOLUCION RAPIDA

MASAJE INDIO DE CABEZA: SOLUCION RAPIDA

 

 

Si sólo dispones de unos momentos para efectuar un masaje indio de cabeza,
prueba la siguiente secuencia, que debe aliviar la tensión del cuello y los
hombros, y estimular el cuero cabelludo. Puede hacerse casi en cualquier parte
y proporciona un gran impulso energético.

 

 

1 apretar los hombros Sitúate de pie detrás
de tu compañero. Coloca las manos sobre
los músculos del borde superior de los
hombros. Levántalos y aprieta con los de-
dos. Coge los músculos con firmeza para
evitar pellizcar, levanta y manten breve-
mente. Trabaja desde el cuello hacia los
brazos.

5asd4as56d4asd4as6d4


 

2 percusión sobre la espalda Cierra los pu-
ños sin apretar y golpea con ellos a lo lar-
go del hombro hacia el cuello, y vuelta.
Golpea suavemente junto al cuello y conti-
núa bajando sobre los músculos hasta la
zona lumbar. Repite vanas veces. A conti-
nuación, vuelve a hacerlo sobre el otro lado
de la columna. Manten las muñecas rela-
jadas para producir un sonido de golpeteo
ligeramente sordo.

MASAJE INDIO DE CABEZA: SOLUCION RAPIDA


 

3 circulos sobre el cuello Descansa los de-
dos sobre los hombros y coloca los pulgares
en la base del cuello, a unos dos centíme-
tros y medio de la columna. Traza círculos
sobre los músculos del cuello subiendo has-
ta la base del cráneo. Al hacerlo, la piel
debe moverse también debajo de tus pul-
gares. Repite los movimientos varias veces
para relajar el cuello.

as56da56s4d5a64d6asd


4 rotación del cuero cabelludo Sujeta la
cabeza de tu compañero con una mano,
extiende y separa los dedos de la otra y co-
loca el pulgar y las puntas de los otros de-
dos sobre el cuero cabelludo. Traza círculos
sin moverte del sitio para producir tanto
movimiento como te sea posible. Una pre-
sión bastante firme suele ser buena. Tra-
baja sobre diferentes puntos y cambia de
manos para estimular el resto del cuero ca-
belludo.

5as4das564da56d46a4d

 

VOLVER: MASAJE INDIO DE CABEZA

MASAJE INDIO DE CABEZA

MASAJE INDIO DE CABEZA

MASAJE INDIO DE CABEZA

 

El masaje indio de cabeza es un tratamiento energético
de la parte superior del cuerpo. Se utilizan técnicas
estimulantes y debe realizarse con sensibilidad sobre el
cuello y la cabeza. El masaje relaja los músculos mediante
na serie de rápidos movimientos de percusión y termina
estimulando el cuero cabelludo. Se pueden utilizar aceites
nutritivos en el pelo. El masajista debe mantener una
postura equilibrada y concentrarse en tener la columna
recta. El intercambio de energía entre ambos participantes
es un ingrediente vital de esta forma de masaje.

 

 

 

Lista de contenidos:

 

  1. Principios

 

  2. Puntos marma

 

  3. Aplicación

 

  4. Parte superior de la espalda

 

  5. Los brazos

 

  6. El cuello

 

  7. La Cabeza

 

  8. La cara

 

  9. El pelo y el cuero cabelludo

 

10. Solución rápida con masaje indio

 

11. Automasaje

 

 

MASAJE INDIO DE CABEZA

introduction - Leer el cuerpo

Leer el cuerpo

Cuantos más masajes des, más irás percibiendo y entendiendo de tu compañero. El cuerpo da pistas acerca de lo que necesita, y tú irás adquiriendo confianza a medida que vayas aprendiendo qué zonas requieren atención. Puedes empezar dándote cuenta de la forma en la que tu compañero se mueve y está de pie.

¿Percibes algún patrón o notas alguna tensión? ¿Hay algo que dé la impresión de estar incómodo o en mala postura? Aquí no se debe juzgar, sino sólo observar, lo que gradualmente irá dibujando una mejor imagen de cómo puedes ayudar Sin duda tu compañero te señalará las zonas de tensión, que suelen ser el cuello, los hombros y la zona lumbar Y una vez que hayas empezado a dar masajes, tus manos irán percibiendo más información. Sin embargo, cuando tu compañero está tumbado justo antes de empezar el masaje, puedes conocer muchas cosas acerca de él He aquí unos cuantos indicadores básicos con los que empezar.

1 Cuello: ¿Gira la cabeza con facilidad hacia un lado? En caso contrario, nos estaría señalando que existe rigidez.
2 Hombros: ¿Están relajados y bastante planos? Si no es así, también están indicando rigidez.
3 Parte superior de la espalda: ¿Tiene un aspecto relajado y relativamente plano, o sobresalen los omóplatos? Esto podría significar que debes tratar esta zona para que los hombros puedan relajarse.
4 Zona lumbar: ¿Está muy arqueada? Eso podría estar provocando tensión en la zona lumbar, por lo que puede ser un área que debas relajar
5 Caderas: ¿Están niveladas? Si no es así, puede indicar un problema en la zona lumbar o en las caderas. Esta zona podría beneficiarse con una relajación.
6 Manos: ¿Están las manos cerradas o en puño? Puede ser una zona en la que debas centrarte y una señal de que tu compañero no está relajado. Si las articulaciones están muy sensibles, masajea por encima y a su alrededor, y no sobre ellas.
7 Piernas: ¿Aparecen venas varicosas? Nos indicarían problemas circulatorios. No debes masajear sobre estas venas
8 Piel: ¿Está suave o áspera? ¿Aparecen zonas secas? Eso puede indicar una falta de hidratación y la necesidad de elegir un aceite de masaje nutritivo.
9 Tobillos: ¿Están hinchados? Eso podría significar trastornos circulatorios o una linfa perezosa. Trabaja sobre las zonas inflamadas, pero no sobre ellas, para facilitar el drenaje
10 Pies: ¿Existe alguna rojez? ¿Observas algún tras torno de los pies? ¿Podría deberse al uso de calzado ajustado? Los dedos apretados se benefician enormemente del masaje, pero ten cuidado si observas síntomas de infección.

leer el cuerpo

introduction - Calentamientos

Calentamientos

Cuando estás dando un masaje es importante que te sientas relajado, flexible y alerta, por lo que te resultará muy útil hacer antes unos cuantos ejercicios para soltarte. Lleva ropa suelta y cómoda, y reserva unos minutos para hacerlos, de forma que te puedas concentrar plenamente en lo que estás haciendo.

Respiratión

Cierra los ojos. Con los hombros relajados, realiza una aspiración por la nariz. Siente cómo baja hasta el abdomen. Al espirar, imagina que estás expulsando todo el estrés y la tensión de tu cuerpo. Repite varias veces hasta que te sientas más suelto y más tranquilo mentalmente.

respiración

Giro de cabeza

Baja la barbilla hacia el pecho y deja colgar la cabeza. A continuación gírala despacio hacia la izquierda dibujando un círculo grande, imaginando que es muy pesada. Cuando llegues de nuevo al pecho, gírala hacia el lado contrario. Siente cómo cada uno de los músculos del cuello se mueve mientras giras. Te ayudará a liberar todas las tensiones.

girocabeza

Inclinación de la cabeza hacia atrás

Con la barbilla de nuevo sobre el pecho, levanta despacio la cabeza y continúa el movimiento hasta que la hayas llevado hacia atrás todo lo posible, sin que te resulte incómodo. Relaja la mandíbula. A continuación levanta la cabeza deincbezspacio y vuelve a llevarla hacia el pecho. Levántala una vez más hasta que que de en posición erguida.

incbez

Inclinación lateral de la cabeza

Inclina la cabeza todo lo que puedas hacia un hombro, da otro estirón extra y a continuación levanta el hombro hasta tocar la oreja. Vuelve la cabeza a la posición central y repite hacia el otro lado.

inclination de la cabeza

Giro de hombros

Para completar la relajación de los hombros, encógelos todo lo que puedas subiéndolos hacia las orejas. Bájalos y gíralos hacia delante dibujando un círculo exagerado, hacia las orejas, hacia atrás y hacia abajo. Repite en dirección contraria. Ahora debes sentir los músculos bien estirados, relajados y mucho más sueltos.

giro de ombros

Incorporación de la espalda

Sin separar los pies del suelo, déjate caer hacia delante manteniendo las rodillas, el cuello y los hombros relajados. Deja que los brazos y la cabeza cuelguen sueltos. A continuación ve incorporándote estirando la columna, empezando por las caderas. Siente cada vértebra durante el movimiento y deja los hombros y la cabeza para el final. Cuando te hayas incorporado completamente, deja que la cabeza encuentre su posición natural de equilibrio.

in  de la espalda

Sacudirse

iHa llegado el momento de sacudirse! En primer lugar, estira los brazos hacia arriba todo lo que puedas, relájalos y sacude uno de ellos primero y luego el otro. Todas las articulaciones deben estar sueltas y bien. Sostente sobre un pie y sacude la otra pierna. A continuación cambia de pie. Concéntrate en liberar toda la rigidez y la tensión de tus articulaciones.

sacudirse

Círculo con las caderas

Con los pies separados a una distancia equivalente a la anchura de los hombros, las rodillas ligeramente flexionadas y las manos sobre las caderas, dibuja lentamente un círculo moviendo las caderas hacia la izquierda. Debe ser un círculo exagerado hasta llegar a la posición inicial. Dibuja luego otro círculo generoso hacia la derecha. Esto te ayudará a aflojar la pelvis y la zona lumbar.

circulo con las caderas

Arruga la cara

Para aflojar los músculos faciales, arruga la cara con todas tus fuerzas. Manten toda la tensión durante unos segundos y relájala de forma súbita, abriendo los ojos y la boca todo lo que puedas y sacando la lengua. Es un ejercicio estupendo para despertar todo tu sistema y hacer que estés más alerta.

arrugar la cara

Estiramiento de los dedos

Para relajar las manos, cierra los puños con fuerza, todo lo que puedas, con los dedos doblados sobre las palmas. A continuación relájalos de forma súbita, enderezando los dedos y separándolos todo lo que puedas. Repite con energía varias veces para ejercitar los músculos y las articulaciones.

estiramento de los dedos

Enfoque interior

Con el cuello y los hombros relajados, los pies separados a una distancia equivalente a la anchura de los hombros y las rodillas ligeramente dobladas, concéntrate en tu interior durante unos minutos. Concéntrate en adquirir una respiración, un cuerpo y una mente relajados. Siente cómo todas las tensiones se hunden en tu cuerpo lentamente y atraviesan las plantas de los pies hacia el suelo. Debes sentirte lleno de energía y relajado.

EL PODER DEL ESTIRAMIENTO

El estiramiento y el calentamiento son importantes para dar energía a tu cuerpo antes de trabajar sobre otra persona. Te ayudan a mantenerte flexible y sintonizado con tu cuerpo, así como a mejorar tu postura y tu facilidad de movimiento. Céntrate en estirar cada músculo, asegurándote de que también te sientes relajado interiormente. Debes estar plenamente concentrado en cada uno de los ejercicios que vayas realizando. Después de estirar, asegúrate de que relajas todos los músculos. Cuanto más a gusto te sientas con tu propio cuerpo, más podrá relajarse tu compañero.

enfoque interior

Continuación: Sensibilidad

a56sds56a4d56a4d65a46d5 - MASAJE CHINO: AUTOMASAJE

MASAJE CHINO: AUTOMASAJE

MASAJE CHINO: AUTOMASAJE

 

 

El automasaje es una forma estupenda de localizar puntos que pueden ser
difíciles de encontrar en otras personas sin algo de práctica. Los puntos pueden
estar un poco sensibles y sentirás cómo resuena la energía cuando encuentras
el lugar exacto. Cuanto más practiques, más natural te resultará.

 

1 círculos con los dedos sobre los hom-
bros El cuello y los hombros siempre acu-
san la tensión, por lo que ésta es una bue-
na forma de relajarse. Coloca las manos
por encima de los hombros y localiza los
músculos a ambos lados de VG 14. Traza
círculos con las puntas de los dedos con
toda la firmeza que te resulte agradable
para relajarlos. Muévelas hacia los brazos
para dispersar las acumulaciones de chi.

 as56da54d56a456d54asd


 

2 apretar los hombros Coloca una mano
por detrás del hombro contrario y aprieta
los músculos entre los dedos y la zona hi-
potenar (la almohadilla situada justo enci-
ma de la muñeca). Hazlo hacia el cuello y
localiza VB 21, situado en línea con VG 14.
Percibirás una depresión sensible. Traza
círculos sobre el punto con las puntas de
los dedos y a continuación presiona direc-
tamente un poco más fuerte. Repite los
movimientos en el otro hombro.

56as4d56a4d56a4d6a4d


 

3 presión con los dedos sobre la zona
lumbar Coloca las manos por detrás de la
espalda, con las puntas de los dedos sobre
los músculos lumbares, a ambos lados de
la columna. Presiona con los dedos des-
cendiendo por los músculos y sobre el sa-
cro, el triángulo óseo situado en la base de
la columna. Esto estimula el meridiano de
la vesícula y relaja la zona lumbar.

PRECAUCIÓN No utilices los puntos VG 14, VB 21 ni
VB 30 durante el embarazo.

MASAJE CHINO: AUTOMASAJE


4 presión con los dedos sobre los glúteos
Localiza VB 30, a dos tercios del recorrido
desde los glúteos hacia las caderas y aproxi-
madamente a un tercio hacia abajo. Presió-
nalo y traza círculos sobre él con las puntas
de los dedos. Aunque es difícil conseguir la
misma presión en ti mismo que en un com-
pañero, te servirá para relajar la zona de la
cadera bastante bien.

56asds56a4dsa6d4as6d4


5 presión sobre las cejas Pellizca a lo largo
de la línea de las cejas con los pulgares y los
índices, desde el puente de la nariz hacia
las sienes. Pellizca y levanta al mismo tiem-
po, recorriendo el camino hacia VB 1. Pue-
des sentir esta depresión en la línea que
parte desde la cuenca del ojo. Presionar y
trazar círculos sobre él es fantástico para
aliviar la tensión y despertar los ojos can-
sados.

as56das564da4d56a4d56a4d


6 presión con el pulgar Sujeta una mano
con la otra y masajea sobre la parte carno-
sa del pulgar. Haz fuerza con los otros de-
dos por debajo. Localiza P 10, a medio
camino de esta zona carnosa del pulgar.
Traza círculos y luego presiona suavemen-
te, con la punta de tu pulgar activo, hacia
el hueso. Manten un momento, afloja y re-
pite en la otra mano.

56sadas56d546a546d56a54d


 

7 apretar las piernas Pellizca y aprieta ba-
jando por la cara externa de las dos pier-
nas, desde la parte superior de los muslos
hasta los tobillos. Aplica la presión entre los
pulgares y el resto de los dedos. Los movi-
mientos deben ser rápidos y vigorosos. Evi-
ta ejercer cualquier presión sobre las rodillas.
Repite varias veces para llevar la energía al
suelo.

56as4d56as4da46da54d


8 presión con los pulgares sobre los de-
dos de los pies Sujeta el pie por debajo y
coloca el pulgar de una mano sobre el pie
contrario, en la zona entre el pulgar y el ín-
dice del pie. Localiza IG 13 y presiónalo con
la punta del pulgar. Este punto puede es-
tar muy sensible, por lo que puedes trazar
círculos sobre él para dispersar la presión
y luego intentar apretarlo directamente.
Repite en el otro lado.

as56dasdad5as56d456as4d

 

VOLVER: MASAJE CHINO

56as4as56d4sada56ssd546 - SHIATSU: LA CARA

SHIATSU: LA CARA

SHIATSU: LA CARA

 

 

El masaje de cara debe ser preciso para resultar agradable y para que la
estimulación de los puntos sea efectiva. Es una forma estimulante de cerrar
el masaje, una manera relajante y energética. El toque final de descanso
proporciona equilibrio y alineamiento antes de que termine el masaje.

 

 

1 presión con los pulgares Coloca los pul-
gares sobre las cejas de tu compañero, jus-
to al lado del puente de la nariz. Localiza
V 2 en las pequeñas depresiones del hue-
so. Presiona con los lados de las puntas de
los pulgares, pues este punto debe ser pre-
ciso. Manten la presión unos momentos y
afloja. Presiona con cuidado porque estos
puntos están a menudo sensibles.

 

SHIATSU: LA CARA


2 presión con los pulgares Presiona con las
yemas de los pulgares siguiendo una línea
desde el centro de las cejas hasta el naci-
miento del pelo. Este movimiento debe ser
lento, constante y relajante, y ha de seguir
el meridiano de la vejiga. Repite varias ve-
ces las líneas sobre la frente.

56as4d56sa4das64d6as4s6d4


 

3 presión con los dedos Presiona con las
puntas de los dedos sobre la línea bajo los
pómulos, trabajando hacia el ángulo de la
mandíbula. Presiona cerca del hueso y li-
geramente por debajo de él, manteniendo
la presión y los movimientos ligeros.

56as4as56d4sada56ssd546


4 descanso Rodea la base del cráneo de tu
compañero con una mano y coloca la otra
sobre la frente. Tira muy suavemente hacia
ti para alinear la cabeza y a continuación
descansa. Vacía tu mente de todo pensa-
miento y respira con tranquilidad. Esto pro-
porciona un momento de calma antes de
cerrar el masaje e informa a tu compañero
de que se ha completado la secuencia.

as56d4as56dsad64a6d

VOLVER: SHIATSU

A54SD4AS564DSA6DAS65D4 - SHIATSU: PARTE POSTERIOR DE PIRNAS E PIES

SHIATSU: PARTE POSTERIOR DE PIRNAS E PIES

SHIATSU: PARTE POSTERIOR DE PIRNAS E PIES

 

Asegúrate de estar en buena posición para llevar a cabo la secuencia de piernas.
También es importante la posición de las piernas de tu compañero cuando apliques
presión a los meridianos. Al trabajar sobre las articulaciones, debes presionar con
cuidado. Asegúrate de emplear una presión similar en ambas piernas.

 

 

1 presión con las palmas Sitúate junto a sus
caderas. Coloca una mano sobre el cuerpo
como sostén. «Camina» con la palma de la
otra mano, descendiendo por la parte pos-
terior de la pierna a lo largo del meridiano
de la vejiga. Empieza debajo de los glúteos
y termina encima del tobillo, ejerciendo
menos presión detrás de la rodilla. Coloca
la mano, aplica presión, manten y afloja
gradualmente cada vez.

SHIATSU: PARTE POSTERIOR DE PIERNAS E PIES


2 estiramiento Con la pierna en posición
central, desliza una mano por debajo del
tobillo y dobla la pierna hacia el glúteo, con
una mano descansando sobre el sacro, en
la base de la columna, para apoyarte. Te-
niendo en cuenta la flexibilidad de tu com-
pañero, intenta tocar el glúteo con el talón,
pero deten el movimiento cuando percibas
resistencia. Afloja el estiramiento, relaja y
vuelve a intentarlo.

AS21D23A1SDA3D3A1D


 

3 círculos con los pulgares Desplázate has-
ta el pie de tu compañero. Sujétalo con las
manos y traza círculos con los pulgares al-
rededor del hueso del tobillo para relajar Id
articulación. Trabaja tan cerca del tobillo
como te sea posible, y repite varias veces.
Presiona con las yemas de los pulgares y di-
buja círculos pequeños sobre cada punto
para liberar la energía bloqueada y esti-
mular el flujo sanguíneo hacia los pies.

23AS1D23AS1DAS231D23


4 amasamiento Amasa sobre la parte car-
nosa del pie con los nudillos, trabajando al-
rededor de R 1. Manten la mano todo lo
relajada que puedas, para evitar apretar
demasiado, mientras te apoyas contra la
otra mano, colocada debajo del tobillo.
Puedes extender los movimientos por todo
el pie. pero no masajees sobre el puente.

PRECAUCIÓN No utilices el punto R1 durante el emba-
razo.

AS1DAS1DA31DAS3SD132


 

5 tracción Utiliza el pulgar, el índice y el co-
razón para tirar de cada uno de los dedos
de los pies. Aprieta bajando por la parte ex-
terior de cada dedo, tira y da un ligero
apretón antes de cerrar el contacto. Ex-
tiende el movimiento hasta unos dos cen-
tímetros y medio del final de los dedos A
continuación baja el pie y repite todos los
movimientos anteriores en la otra pierna.

2ASD5AD465A4D6A54D


6 tracción Arrodíllate detrás de los pies de
tu compañero. Desliza las dos manos por
debajo de los tobillos, levántalos un poco
y tira hacia ti para efectuar un estiramien-
to. Ten cuidado de no forzarte demasiado
si tu peso corporal es menor que el de tu
compañero. Repite dos veces para liberar
la energía bloqueada de las articulaciones.

AS4D56AS4DA64D564


 

7 presión con los pies Coloca tus talones
sobre la parte carnosa de los pies de tu
compañero, con tus dedos apoyados sobre
el suelo. Aplica presión «caminando» sua-
vemente hacia arriba y hacia abajo con tus
pies. Ajusta tu peso en caso necesario para
que la presión resulte agradable y unifor-
memente sobre cada punto. Ten precau-
ción para evitar toda presión sobre el puen-
te de los pies.

A54SD4AS564DSA6DAS65D4


 

8 presión con las palmas Pide a tu compa-
ñero que se ponga de lado, con la pierna
superior doblada para dejar expuesto el
meridiano de la vesícula. Utiliza un almoha-
dón como sujeción. Apoyando una mano
sobre el cuerpo, «camina» hacia abajo des-
cendiendo por el exterior de la pierna has-
ta el tobillo, evitando presionar en la rodi-
lla. La mano debe estar en contacto con la
pierna, aunque la presión se ejerce con la
palma. Colócate, presiona, manten y aflo-
ja, y repite en la otra pierna.

56ASD546SA56D5AS56D4

 

VOLVER: SHIATSU

 

 

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DURANTE EL EMBARAZO

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DURANTE EL EMBARAZO

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DURANTE EL EMBARAZO

 

 

El masaje durante el embarazo es estupendo. Ayuda a aliviar el dolor de espalda,
la tensión del cuello, la hinchazón de los tobillos, el cansancio de las piernas y el
dolor de los senos, y con él puedes contribuir al bienestar de tu pareja. Al mismo
tiempo, el bebé empezará a responder a las sensaciones y rutinas familiares.

 

PRECAUCIÓN
Durante el embarazo, la presión debe ser
mucho más ligera para evitar la sobreesti-
mulación. Evita ejercer presión sobre la
zona lumbar y el abdomen durante los pri-
meros cuatro meses.

 

 

1 círculos sobre la zona lumbar La zona
lumbar puede volverse muy molesta du-
rante el embarazo. Prueba esta técnica
mientras tu compañera está tumbada de
lado, y dispon unas almohadas para que se
sienta cómoda. Coloca una mano de apo-
yo sobre el cuerpo y la otra plana en el
hueco de la espalda. Traza círculos en sen-
tido contrario a las agujas del reloj, de for-
ma que tu mano se deslice sobre la piel.
Emplea un poco de aceite. Realiza manio-
bras amplias y relajantes, pero evita toda
presión firme o irregular.

56AS56D4A6D54SAD4A6D4


 

2 apretar los brazos Frótate un poco de
aceite en las manos. Estando tu compañe-
ra bien apoyada, puedes apretarle el bra-
zo. Hazlo con las dos manos rodeando el
antebrazo. Afloja la presión en el codo y
continúa hacia el hombro. Repite las ma-
niobras despacio para que resulten agra-
dablemente tranquilizadoras. Repite en el
otro brazo.

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DURANTE EL EMBARAZO


3 presión con los pulgares sobre los pies
Los pies son otra parte del cuerpo que se
cansa mucho, especialmente al final del
embarazo. Con las piernas en reposo, pue-
des masajear los pies, trazando círculos al-
rededor de las articulaciones y apretando
entre los tendones. Emplea los pulgares
para dibujar también círculos alrededor de
los tobillos. Aplica un poco de presión so-
bre la parte carnosa del pie, pero evita la
sobreestimulación.

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DURANTE EL EMBARAZO


 

4 vaciado venoso Con las piernas de tu
compañera en reposo, aplícate un poco de
aceite en las manos y aprieta los músculos
de las pantorrillas, dibuja círculos alrededor
de la rodilla y continúa apretando a lo lar-
go del muslo. Esto ayuda a aliviar el can-
sancio de las piernas. Puede que necesites
cambiar de postura para trabajar sobre el
muslo. Si tu compañera tiene venas vari-
cosas, limítate a rozar suavemente la piel.

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DURANTE EL EMBARAZO


 

5 presión con los dedos sobre la espalda
Con tu compañera tumbada de lado y bien
apoyada, utiliza los dedos para deslizante
sobre los músculos situados junto a la co-
lumna. Extiende los dedos y deslízalos
entre las costillas, pasándolos sobre los
músculos como si fueran un rastrillo. Tu
compañera deberá darse la vuelta para que
puedas repetirlo en el otro lado.

5a4sds65a4d56a4das56d4


 

6 amasamiento del cuello Con tu compa-
ñera apoyada en una postura cómoda,
puedes amasar los músculos del cuello con
una mano y mantener el contacto corporal
con la otra. Amasa a ambos lados de la co-
lumna con los dedos, manteniendo los nu-
dillos elevados para evitar la propia colum-
na. Lo mejor es amasar despacio. No se
debe ejercer ninguna presión fuerte alre-
dedor de esta zona.

654asd56sa45d5a4d6as4d6as4d6


7 rozamiento sobre el abdomen Puede
que ya estés realizando este masaje. En
caso contrario, prueba a extenderte acei-
te sobre los dedos y a trazar círculos gran-
des y lentos sobre el abdomen. Emplea las
palmas y amóldalas al vientre de tu com-
pañera. Con el tiempo podrás ver o sentir
cómo responde el bebé.

 

PRECAUCIÓN
Este paso del masaje sólo debe realizarse
después de los primeros cuatro meses de
embarazo.

 

 

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DURANTE EL EMBARAZO

 

 

VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES


 

 

as6d4a6d4sa56d4a6d4ad - SHIATSU: APLICACION

SHIATSU: APLICACION

SHIATSU: APLICACION

 

Tradicionalmente, el shiatsu se recibe vestido, sin cremas ni aceite, y con el
receptor tumbado sobre el suelo, aunque en Japón se están dando ya sobre
camilla. El masajista utiliza el peso de su propio cuerpo para aplicar presión
con las manos, así como con los codos, los antebrazos, las rodillas y los pies.

 

La presión debe ser lenta y constante; la pos-
tura, equilibrada, y la energía debe proceder
del abdomen o hará. Esto proporciona esta-
bilidad física, además de emocional. Una
mano, conocida como mano «madre», per-
manece sobre el cuerpo como punto de apo-
yo. Las piernas y los brazos pueden estar es-
tirados o colocados en diversas posiciones
para proporcionar un acceso más efectivo a
los meridianos y permitir presionarlos mejor.
Sin embargo, debes tener siempre en cuenta
tu propia flexibilidad y la de tu compañero.

 

Tanto el masajista como el receptor del ma-
saje deben llevar ropa suelta y cómoda, con
una adecuada sujeción del cuerpo. Tomarse
el tiempo necesario para encontrar posturas
cómodas es importante. El masajista necesita
sentirse equilibrado, tanto física como men-
talmente, para poder apoyarse con su propio
peso y dar un buen masaje El contacto pleno
y comprometido con cada movimiento es vi-
tal, como también lo es la información que el
receptor proporciona al masajista.
Al principio es preferible sentir la energía

de la persona que intentar corregir desequi-
librios. Todo debe tener la máxima sencillez.
Con el tiempo irás aprendiendo a detectar
una deficiencia o un exceso de ki y la mejor
manera de aplicar un remedio. También em-
pezarás a ver más allá de los síntomas con-
cretos para tener una perspectiva más global.

 

PUNTOS IMPORTANTES
Técnicas: Las maniobras principales son la
presión con los dedos, con las manos, con
los codos y con los pies, con algún balan-
ceo, alguna fricción y unos estiramientos.
Movimientos: Deben ser lentos y tran-
quilizadores, equilibrados y centrados, uti-
lizando todo el peso del cuerpo.
Equipo: Necesitas una alfombrilla sobre
el suelo y apoyos para la cabeza, las rodi-
llas y los tobillos.
Respuesta: Comprueba primero si existe
algún problema de salud y pide a tu com-
pañero que te vaya informando sobre el
desarrollo de masaje.
Duración: Un tratamiento de shiatsu de
cuerpo entero debe durar unos cuarenta
y cinco minutos.

SHIATSU: APLICACION

VOLVER: SHIATSU

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU

 

 

Esta versión reducida del masaje shiatsu contiene algunos de los pasos más
importantes. Realiza cada uno de ellos con igual atención y céntrate para
conseguir el mejor efecto. De acuerdo con el masaje completo, haz que
los cambios de postura de tu cuerpo sean los mínimos.

 

 

1 presión con las palmas sobre la espalda
Coloca tus manos con la zona hipotenar
entre los omóplatos de tu compañero, a
ambos lados de la columna. Tus dedos de-
ben apuntar hacia los lados del cuerpo.
Apóyate sobre las manos para aplicar pre-
sión sobre los músculos y estimular el me-
ridiano de la vejiga. Trabaja con una ca-
dencia constante hasta la zona lumbar.

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU


 

2 presión con el codo sobre las caderas
Redondea el codo y colócalo sobre el glú-
teo. Localiza VB 30, a dos tercios de la an-
chura y un tercio de la altura del músculo.
Aplica una presión razonable sobre el cuer-
po. Continúa presionando sobre la cadera
y alrededor de ella. Repite en el otro lado
o, si crees que puedes lograrlo, intenta pre-
sionar con los dos codos sobre los glúteos
al mismo tiempo.

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU


 

3 presión con las palmas sobre el abdo-
men Coloca una mano sobre el cuerpo
para apoyarte mientras presionas con la
otra alrededor del ombligo, en la dirección
de las agujas del reloj. Manten la palma
plana e intenta encontrar zonas de tensión.
Hacerlo de una forma regulada y relajada
estimula la liberación de tensiones, lo que
a su vez producirá una respiración más pro-
funda y completa.

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU


 

4 tracción de cuello Siéntate detrás de la
cabeza de tu compañero. Desliza las ma-
nos por debajo del cuello hasta que pue-
das rodear con ellas la base del cráneo.
Asegúrate de que tu compañero está rela-
jado antes de echarte hacia atrás con todo
tu peso, estirando suavemente hacia ti.
Vuelve a deslizar las manos por debajo de
la parte posterior de la cabeza para bajar-
la de nuevo.

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU

 

VOLVER: SHIATSU