Entradas

tecnicas e1400085359614 - Cómo, cuándo y por qué

Cómo, cuándo y por qué

Aprender correctamente las técnicas básicas desde el principio nos ayuda a tener confianza en nuestra habilidad para el masaje y nos proporciona algo en lo que practicar. Debes equilibrar las técnicas y los movimientos con otros factores; un masaje basado exclusivamente en la técnica resultaría vacío, clínico. Por eso, cuando practiques las técnicas debes también desarrollar un sentido de saber por qué estás haciendo lo que estás haciendo. Las técnicas son una parte de tu maletín de herramientas. Al principio, probablemente, seguirás fielmente la rutina que te han enseñado. Sin embargo, a medida que vayan creciendo tus conocimientos y tu experiencia, podrás ser más selectivo. No necesitas poner en práctica todas las técnicas cada vez, y gradualmente irás aprendiendo qué técnicas son eficaces en las distintas situaciones. Desarrollar esta capacidad es cuestión de práctica y experiencia. La forma en la que apliques una técnica influirá sobre sus efectos, por lo que debes tener en cuenta el equilibrio que tienes que conseguir cada vez que des un masaje.

como quando e porque

LISTA DE COMPROBACIÓN TÉCNICA

► El masaje debe fluir Asegúrate de que mantienes la postura correcta y de que estás físicamente equilibrado, de forma que puedas aplicar las técnicas de forma ininterrumpida y uniforme.
► Realiza maniobras relajantes antes y después de una técnica concreta para mantener el ritmo.
► Comienza con suavidad y ve aplicando mayor presión a medida que vayas comprobando la respuesta de tu compañero. Alivia después la presión para no parar de forma abrupta.
► Aplica la presión uniformemente sobre los puntos de presión, de forma que la aflojes tan gradualmente como la aplicas.
► Utiliza técnicas apropiadas para la zona que estés trabajando y el problema que estés intentando aliviar.
► Emplea las técnicas apropiadas para los grupos musculares que estés masajeando.
► No masajees sobre la columna vertebral ni sobre áreas óseas del cuerpo.
► Utiliza las técnicas apropiadas para la edad de tu compañero (menos presión y estiramientos menos vigorosos para una persona mayor que para otra de, por ejemplo, veintitantos años).