Entradas

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU

 

 

Esta versión reducida del masaje shiatsu contiene algunos de los pasos más
importantes. Realiza cada uno de ellos con igual atención y céntrate para
conseguir el mejor efecto. De acuerdo con el masaje completo, haz que
los cambios de postura de tu cuerpo sean los mínimos.

 

 

1 presión con las palmas sobre la espalda
Coloca tus manos con la zona hipotenar
entre los omóplatos de tu compañero, a
ambos lados de la columna. Tus dedos de-
ben apuntar hacia los lados del cuerpo.
Apóyate sobre las manos para aplicar pre-
sión sobre los músculos y estimular el me-
ridiano de la vejiga. Trabaja con una ca-
dencia constante hasta la zona lumbar.

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU


 

2 presión con el codo sobre las caderas
Redondea el codo y colócalo sobre el glú-
teo. Localiza VB 30, a dos tercios de la an-
chura y un tercio de la altura del músculo.
Aplica una presión razonable sobre el cuer-
po. Continúa presionando sobre la cadera
y alrededor de ella. Repite en el otro lado
o, si crees que puedes lograrlo, intenta pre-
sionar con los dos codos sobre los glúteos
al mismo tiempo.

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU


 

3 presión con las palmas sobre el abdo-
men Coloca una mano sobre el cuerpo
para apoyarte mientras presionas con la
otra alrededor del ombligo, en la dirección
de las agujas del reloj. Manten la palma
plana e intenta encontrar zonas de tensión.
Hacerlo de una forma regulada y relajada
estimula la liberación de tensiones, lo que
a su vez producirá una respiración más pro-
funda y completa.

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU


 

4 tracción de cuello Siéntate detrás de la
cabeza de tu compañero. Desliza las ma-
nos por debajo del cuello hasta que pue-
das rodear con ellas la base del cráneo.
Asegúrate de que tu compañero está rela-
jado antes de echarte hacia atrás con todo
tu peso, estirando suavemente hacia ti.
Vuelve a deslizar las manos por debajo de
la parte posterior de la cabeza para bajar-
la de nuevo.

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU

 

VOLVER: SHIATSU

 

23AS2D1A21DAS233D21 - MASAJE INDIO DE CABEZA: APLICACION

MASAJE INDIO DE CABEZA: APLICACION

MASAJE INDIO DE CABEZA: APLICACION

 

Este masaje se realiza sentado, a través de la ropa. En primer lugar, se relaja la
parte superior de la espalda (donde almacenan mucha tensión) antes de trabajar
sobre el cuello y la cabeza. Los movimientos son rápidos y vigorosos, y estimulan
el sistema nervioso, además de los puntos y canales de energía.

 

 

El masaje indio de cabeza se conoce también
como champissage, de donde deriva la pala-
bra «champú». Ha venido siendo practicado
por las familias asiáticas desde hace más de
mil años y forma parte de un ritual de aseo y
belleza.

 

Ayuda a relajar los músculos, mejora la cir-
culación (especialmente en el cuero cabellu-
do, donde puede favorecer el crecimiento de
un pelo saludable) y estimula el flujo de la lin-
fa. También puede ayudar a aliviar dolores de
cabeza producidos por la tensión, problemas
de los senos nasales, fatiga ocular e incluso
trastornos de la mandíbula relacionados con
la tensión.

 

El masaje trabaja sobre los tres chakras su-
periores y puede inducir tranquilidad y relaja-
ción mental. Pueden utilizarse aceites (aun-
que no es necesario) en el cuero cabelludo,
que deben dejarse sobre el pelo varias horas.
Sólo se deben emplear en la última fase del
masaje. La postura del receptor debe ser er-
guida pero relajada, y un asiento con respal-
do bajo resulta ideal.

 

PUNTOS IMPORTANTES

Técnicas: Los movimientos principales son
la percusión, la rotación, la fricción, la pre-
sión con los dedos y la presión con vaivén.
Movimientos: Vigorosos y energéticos,
pero sensibles a la energía, manteniendo
una postura bien equilibrada y utilizando
el peso del cuerpo.

Equipo: Necesitas un asiento con respal-
do bajo, un pequeño almohadón o toalla
de apoyo y aceites para el pelo si decides
utilizarlos.

Respuesta: Comprueba en primer lugar
si existe algún problema de salud (en es-
pecial en el cuello) y pide a tu compañe-
ro que te vaya dando información, porque
las técnicas son relativamente vigorosas.
Duración: Un masaje indio de cabeza
dura unos treinta minutos.

 

La belleza del masaje indio de cabeza es
que puede realizarse prácticamente en cual-
quier sitio y dura un tercio menos que uno de
cuerpo entero.
Si bien es estimulante, el efecto que pro-
duce es de una absoluta sensación de bien-
estar, equilibrio y calma. Sin embargo, debes

tener especial cuidado cuando existan pro-
blemas en el cuello; en caso de duda, busca
consejo profesional.

 

 

MASAJE INDIO DE CABEZA: APLICACION

 

VOLVER: MASAJE INDIO DE CABEZA

a32as54da56d4as6d6sad46 - MASAJE INDIO DE CABEZA: PUNTOS MARMA

MASAJE INDIO DE CABEZA: PUNTOS MARMA

MASAJE INDIO DE CABEZA: PUNTOS MARMA

 

Se cree que los chakras se corresponden con los marmas, a los que transmiten
energía vital o prana. Existen tres centros marma principales, situados en la
cabeza, el corazón y la vejiga, vitales para nuestra salud y supervivencia. Se
puede influir sobre la fuerza vital del cuerpo masajeando los puntos marma.

 

 

Los puntos marma son puntos de energía dis-
tribuidos por todo el cuerpo; existen ciento
siete. Contribuyen con nuestra salud estimu-
lando la función de los órganos y mantenien-
do el equilibrio. Los puntos marma son zonas
de energía concentrada, considerada secreta
o escondida, y proporcionan una conexión
entre nuestras energías física y sutil. En gran
medida se localizan en el punto de encuentro
entre los sistemas corporales y en zonas como
las arterias, las venas, los tendones y las arti-
culaciones. Cada punto se corresponde con
un dosha concreto y está relacionado con un

síntoma físico.
Cuando estos puntos se bloquean, la perso-
na enferma.

 

El libre flujo de energía por los chakras pue-
de facilitarse con un suave masaje de los pun-
tos marma, o marmapuntura, similar a la acu-
puntura. Este masaje desbloquea la energía,
ayuda a eliminar la enfermedad y devuelve la
salud al cuerpo. El masaje marma utiliza di-
versos aceites que poseen diferentes cualida-
des; pueden ser calmantes, refrescantes o ca-

lientes, y están relacionados con los tres dos-
has (véanse páginas 246-247). El aceite utili-
zado dependerá del tipo dosha del receptor y
del desequilibrio que se esté tratando. Un ma-
sajista experimentado puede emplear tam-
bién, en ocasiones, aceites esenciales en los
puntos.

 

El masaje indio de cabeza estimula los pun-
tos marma de la parte superior del cuerpo, la
cara y la cabeza, y ayuda a equilibrar la ener-
gía de los chakras superiores.

 

MASAJE INDIO DE CABEZA: PUNTOS MARMA

 

VOLVER: MASAJE INDIO DE CABEZA

MASAJE PARA BEBES: LA CARA

MASAJE PARA BEBES: LA CARA

MASAJE PARA BEBES: LA CARA

 

El masaje sobre la cara y el cuero cabelludo del bebé debe ser extremadamente
ligero, evitando acercar el aceite a los ojos. Haz que sea una experiencia lúdica
para que todo el masaje sea divertido y algo que los dos esperáis con gusto. Son
unos momentos para compartir contacto visual, sonidos estimulantes y sonrisas.

 

 

1 rozamiento Sujetando una vez más la ca-
beza del bebé, acaricia muy suavemente
sobre la frente con las yemas de los pulga-
res. Comienza con los dedos juntos sobre
el centro de la frente y ve separándolos
poco a poco Repite varias veces, mante-
niendo los movimientos alejados de los
ojos. Puede que necesites utilizar un poco
más de aceite para que tus pulgares se des-
licen sobre su piel.

5ASD56A4DS56AD54S5A654D


2 rozamiento Coloca los pulgares sobre las
mejillas y repite el rozamiento, trabajando
sobre los pómulos hacia las orejas. Los pul-
gares deben deslizarse con suavidad sobre
la piel. Pellizca ligeramente los mofletes
para hacer sonreír al bebé. Repite trazan-
do varias líneas sobre la cara.

56ASDS56A4D56AD4SA6D


 

3 rozamiento Lleva los pulgares hasta la
barbilla, doblando los índices por debajo y
colocando las yemas de los pulgares en el
centro. Mueve despacio las manos a lo lar-
go de la línea de la mandíbula. Repite va-
rias veces y, en la última, da unos ligeros
apretoncillos a los lóbulos de las orejas.

5ASD56ADA6DSA6D4SA6D


4 rozamiento Coloca las palmas de las ma-
nos justo por encima de la línea de naci-
miento del pelo, con los dedos hacia el
centro de la cabeza. Con suavidad acaricia
el pelo del bebé hacia la nuca. Utiliza las
manos de forma alterna para obtener un
ritmo suave y relajante. Es un momento es-
tupendo para compartir un montón de
contacto visual y sonidos tranquilizadores.

MASAJE PARA BEBES: LA CARA

 

 

 

VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES

 


 

 

shiatsu

SHIATSU

SHIATSU

 

 

Es una terapia japonesa con orígenes chinos, cuyo nombre
significa simplemente «presión con los dedos». La siguiente
secuencia de shiatsu está basada en la relajación del cuerpo
y en favorecer el flujo de energía (ki), y proporciona un
tónico general para el organismo. Es mejor aplicar los
movimientos con sensibilidad que utilizar una lista de
técnicas. Debes concentrarte en la presión y el estiramiento
para equilibrar los meridianos. El masaje debe ser
equilibrado y cuidadoso, y la mente debe estar tranquila,
sintiendo la conexión entre ambas personas. Cuando
percibas cualquier tensión, intenta aliviarla suavemente
según los principios del shiatsu o pasa a trabajar sobre otra
zona relacionada con la primera.

 

Lista de contenidos:

 

  1. Principios

  2. Los tsubos

  3. Aplicación

  4. La espalda

  5. Parte posterior de piernas y pies

  6. Abdomen

  7. El pecho

  8. Los brazos y las manos

  9. Parte delantera de piernas y pies

10. El cuello y el cuero cabelludo

11. La cara

12. Solución rápida con shiatsu

13. Automasaje

 


 

56as4d65as4d56as4d - SHIATSU: EL ABDOMEN

SHIATSU: EL ABDOMEN

SHIATSU: EL ABDOMEN

 

El shiatsu sobre el hará se hace a veces como masaje completo y es importante
para el diagnóstico. En esta zona es clave la relajación. Emplea tu sensibilidad, en
especial durante la menstruación. En momentos así puede ser preferible realizar
sólo el primer paso. El masaje del hará debe evitarse durante el embarazo.

 

 

1 descanso Coloca una mano debajo de la
espalda como apoyo y la otra plana sobre
el abdomen, justo debajo del ombligo.
Manten el contacto mientras tu compañe-
ro aspira y espira, permitiendo que tus ma-
nos suban y bajen con su respiración. Res-
pira tranquilamente, relájate y aparta a un
lado todos los pensamientos.

5a64sd6a5d4as6d4as6d4


 

2 presión con las palmas Con una mano
sobre el abdomen para apoyarte, aplica
presión sobre el mismo lentamente, mo-
viéndote en el sentido de las agujas del re-
loj alrededor del ombligo. Tu mano debe
producir una sensación relajante y tranqui-
lizadora. Observa si existe tensión en algu-
na zona. La presión producirá efecto sobre
los órganos internos y creará una sensación
de relajación y bienestar.

SHIATSU: EL ABDOMEN


 

3 presión con las palmas Traza círculos con
las dos manos sobre el abdomen para re-
lajar a tu compañero. Debes hacerlos en el
sentido de las agujas del reloj alrededor del
ombligo, prestando atención de nuevo a
las zonas tensas. Asegúrate de que una de
tus manos permanece en contacto con el
cuerpo en todo momento para transmitir
continuidad y confianza, y repite los mo-
vimientos varias veces.

56as4d65as4d56as4d


4 presión con la zona hipotenar Coloca
las manos sobre las caderas de tu compa-
ñero, con la zona hipotenar hacia dentro y
los dedos señalando al suelo. Con mucha
suavidad y lentitud, apoya tu peso sobre las
palmas, manten y afloja la presión. El mo-
vimiento debe partir de tu hará. Esto ayu-
da a relajar y abrir la zona pélvica, pero de-
bes tener mucho cuidado de no presionar
demasiado fuerte.

as564d56as4d5as4d

 

VOLVER: SHIATSU

 

56as4da565d4ada56d56sa4d - MASAJE PARA BEBES: PARTE POSTERIOR DEL CUERPO

MASAJE PARA BEBES: PARTE POSTERIOR DEL CUERPO

MASAJE PARA BEBES: PARTE POSTERIOR DEL CUERPO

 

 

Una vez relajado, a tu bebé no le importará que le des masaje sobre la espalda.
Asegúrate de que el cuerpo está bien apoyado. Haz movimientos de barrido,
cortos y ligeros, que fluyan uno con otro, y acorta la secuencia si tu bebé
o tú os cansáis. Adapta las maniobras para ajustarías a la postura de tu bebé.

 

 

1 rozamiento Encuentra una postura có-
moda para el masaje, de forma que tu
bebé esté bien apoyado. Frótate un poco
de aceite en los dedos y efectúa un roza-
miento sobre la espalda. Comienza con
los dedos juntos en la zona lumbar, deslí-
zalos hasta los hombros y vuelve a bajar
por los lados del cuerpo. Las maniobras
deben ser tranquilizadoras, con las manos
amoldadas a la forma de los músculos.

A5SD5A54D56AD4A6D4


2 círculos Repite el rozamiento y, al separar
las manos, traza círculos hacia fuera con
los pulgares siguiendo la línea de los hom-
bros. Estos círculos deben ser espirales
continuas, deslizando los pulgares sobre
la piel. Repite los movimientos circulares
varias veces. Comienza a dos centímetros
y medio de la columna y masajea hacia los
brazos.

56sada56d54a6d4a56d4


 

3 fricciones alternas Coloca las manos jus-
to debajo de las axilas, sobre los lados
opuestos de las costillas. Lentamente acér-
calas de forma que crucen hasta el otro
lado. Fricciona con suavidad hasta la zona
lumbar. La maniobra debe ser ligera y los
movimientos deben deslizarse sobre la
piel, sin estirar. Repite varias veces por
toda la espalda.

23asd4sa564da56d4a6d4


 

4 círculos Al volver a la zona lumbar, traza
círculos grandes y amplios con los pulga-
res sobre la parte superior de los glúteos.
Comienza a dos centímetros y medio de
la columna y ve dibujando espirales por la
piel. Si utilizas los lados de los pulgares, te
asegurarás de que la presión sea siempre
la misma y no profundice. Repite varias
veces.

56as4d56a4das564d6a4d


 

5 rozamiento Aplícate un poco más de acei-
te en las manos y vuelve a hacer un roza-
miento sobre la espalda del bebé, pero esta
vez pasando sobre el dorso de los brazos
hasta las manos. Deslízate sobre las manos
y los dedos con un movimiento amplio y
continuado. Repite varias veces para acei-
tar y estimular convenientemente la piel.

65as4d56sa4da65d6a54d


 

6 balanceo Coloca las manos alrededor de
la parte superior del brazo. Con suavidad
balancea los músculos entre las manos, tra-
bajando hasta la muñeca. Manten las ma-
nos amoldadas a los músculos y relaja los
movimientos en el codo. Ajusta las manos
para acomodarlas a la postura del bebé, y
sencillamente balancea toda la superficie
del brazo que te sea posible.

as56d4sa56d4a6das46d


 

7 rodado con los pulgares Sujeta la mano
de tu bebé y rueda con los pulgares sobre
el dorso de la mano hacia los dedos, esti-
rándolos todo lo que puedas. Rueda dibu-
jando varios trazos, empleando los lados
de los pulgares para que los movimientos
sean más suaves. Traza círculos muy suaves
entre los tendones y alrededor de los nu-
dillos.

54as4das4dad5sa56d6a4d


 

8 apretar Aprieta suavemente los dedos del
bebé entre los dedos índice y pulgar. Ma-
sajéalos uno por uno, trabajando hacia
abajo y sobre la punta. También puedes
frotar y rodar los dedos entre los tuyos.
Efectúa unos pases neurosedantes por el
brazo, desde el hombro hasta las puntas de
los dedos, y repite todos los movimientos
en el otro brazo.

56as4d56sa4d6a4d65a4d6


 

9 rozamiento Frótate un poco de aceite en
los dedos si lo necesitas y coloca las puntas
juntas sobre la zona lumbar del bebé. Des-
lízalas hacia arriba y separa las manos para
trabajar sobre los glúteos y a lo largo de las
piernas. Repite los movimientos vanas ve-
ces, trabajando hasta los pies y sobre ellos.

56as4ds56a4dsa56d54as6d


10 apretar Tras el último rozamiento, aprie-
ta las plantas de los pies, con los pulga-
res sobre ellas y los otros dedos soste-
niéndolas por debajo. Aprieta suavemente
los pies entre tus dedos, especialmente la
parte carnosa de las plantas. Recuerda
que debes evitar los arcos de los pies.

a64sd56ad4sa56d4a6da46d


 

11 fricciones alternas Coloca las manos a
ambos lados del muslo, con los dedos ha-
cia dentro. Deslízaías lentamente una ha-
cia la otra hasta alcanzar el lado contrarío
de la pierna. Continúa friccionando mien-
tras subes y bajas por el muslo hasta la ro-
dilla. Manten las muñecas relajadas y las
manos amoldadas a los músculos.

56as45dsa4da4sd564as6d4


 

12 presión con los pulgares Para masajear
sobre la parte posterior de la rodilla, cam-
bia los movimientos por presiones con los
pulgares. Sujeta la rodilla por abajo si es
necesario y estira hacia fuera sobre el plie-
gue con los lados de los pulgares. Cúrva-
los alrededor de los lados de la rodilla antes
de repetir el movimiento. A continuación
continúa friccionando, alternando las ma-
nos por la pantorrilla hasta el tobillo.

56as4da64da65d4a56d4a6d4


 

13 fricciones alternas Coge el pie del bebé
entre tus manos, con los dedos por deba-
jo y los pulgares sobre las plantas. Friccio-
na hacia atrás y hacia delante con las dos
manos al mismo tiempo. A continuación
deslízaías hasta el centro y vuelve. Los mo-
vimientos deben deslizarse sobre la piel
mientras los dedos permanecen amolda-
dos alrededor del pie.

56as4d5a65d4as65d5a4sd


14 presión con los dedos Manteniendo el
pie sujeto entre tus manos, traza círculos
suaves y presiona bajo la base de los de-
dos. Utiliza la punta del pulgar para pre-
sionar ligeramente entre las articulaciones
y a su alrededor, y para hacer círculos so-
bre las yemas de los dedos. Es un movi-
miento muy agradable para relajar el pie.
Recuerda que debes mantener la presión
suave y calmante.

a56sd4a5654da65d4a6sd4


 

15 estirar Coge el pie con una mano y con la
otra tira de los dedos, uno por uno. Re-
tuerce desde la base de cada dedo hasta
la punta. Presiona y aprieta entre tus de-
dos para que los movimientos resulten di-
vertidos. Aprieta y sujeta la yema de cada
dedo antes de deslizante sobre la punta.

56sa4d5as4d6as4da56d4


16 pases neurosedantes Sujeta la pierna
con una mano y efectúa unos pases neu-
rosedantes por toda su longitud con la
otra, con movimientos ligeros para esti-
mular la pierna. Los toques cortos con las
puntas de los dedos son los más agrada-
bles y resultan relajantes y calmantes. Re-
pite varias veces sobre el pie, todos los
movimientos, en la otra pierna.

564d56asda65d56a56d5as4d


 

17 pellizqueo Ésta es una ligera variación del
pellizqueo. Sujeta al bebé por debajo del
hombro. Coloca el pulgar y el índice en la
nuca, sobre los músculos a ambos lados
de la columna. Levanta suavemente la
mano y desliza los dedos sobre la piel
«agarrando» el aire. Debes hacerlo con
mucha suavidad, sin apretar ni pellizcar.
Repite dos veces más para relajar el cuello.

56as4d56a4da564das6d465


 

18 tecleteo Tamborilea con suavidad a lo lar-
go de toda la espalda con las yemas de los
dedos, empleando movimientos peque-
ños y ligeros, como gotas de lluvia. Evita
golpear sobre la columna. Trabaja desde
los hombros hasta la zona lumbar en una
serie de movimientos alegres. Repite va-
rias veces.

MASAJE PARA BEBES: PARTE POSTERIOR DEL CUERPO


 

19 pases neurosedantes Pasa suavemente
las puntas de los dedos por la columna,
desde los hombros hasta la zona lumbar.
Manten las muñecas relajadas y efectúa
una sene de movimientos fluidos, emplean-
do las manos una después de la otra. Es-
tos movimientos deben ser calmantes, re-
lajantes y cariñosos.

6as54d56sa4da56d4sa6das4d


20 descanso Para cerrar el masaje, descansa
las manos con suavidad sobre la espalda
durante unos momentos. Debes colocar
una mano entre los omóplatos y la otra
sobre el sacro (el triángulo óseo de la base
de la columna). Respira con calma unos
instantes y céntrate en el contacto entre
tus manos y la piel de tu bebé. A conti-
nuación dale la vuelta y ponle de cara a ti.

5sa4d56a4da6d4a6d54

 

 

VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES

 

 

ARTICULACIONES ROTACION PASIVA - ARTICULACIONES: ROTACION PASIVA

ARTICULACIONES: ROTACION PASIVA

ARTICULACIONES: ROTACION PASIVA

 

La rotación es otra forma de aumentar la flexibilidad de las articulaciones. ¡Un masaje corporal en el que no se trabajan las articulaciones da la sensación de estar incompleto! Estimula y amplía la amplitud de movimiento aplicando una ligera presión y estirando al mismo tiempo. Esto proporciona un refuerzo de la circulación.

 

Cómo hacerlo

Sujeta con una mano y utiliza la otra para estabilizar el cuerpo de tu compañero. A continuación rota lentamente dibujando un círculo tan grande como permita la articulación, aplicando presión para que aumente el radio de movimiento. Ten cuidado de que la técnica no provoque dolor. Invierte la dirección y repite varias veces hasta que el movimiento se vuelva mucho más fácil.

Rotación pasiva de la muñeca

Sujeta el brazo de tu compañero a la altura del codo y cógele la mano con firmeza con la tuya. Manten el brazo estable y comienza a dibujar un círculo en el sentido de las agujas del reloj. Haz el movimiento todo lo grande que puedas, lento y constante. Cuando hayas completado el círculo, repite en dirección contraria.

ARTICULACIONES: ROTACION PASIVA

 

 

Rotación pasiva del tobillo

Sujeta la pierna de tu compañero a la altura del tobillo. Coloca una mano plana sobre la planta del pie, agarrando con los dedos por debajo de la base de sus dedos del pie. Rota lentamente el tobillo, estirándolo para ampliar el movimiento. A continuación invierte la dirección. Cuanto más despacio lo muevas, más podrá tu compañero relajarse sin oponer ninguna resistencia.

aasd56as4d56a4d

 

Rotación pasiva de los dedos

Sujeta la mano de tu compañero y coge uno de sus dedos con los tuyos. Estira ligeramente y empieza a rotarlo trazando un círculo grande. Manten tus manos relajadas y gira los dedos uno por uno, sin olvidarte del pulgar. Esta pequeña secuencia ayuda enormemente a relajar la tensión de las articulaciones al estimular la circulación.

a56sd4as56d4a

 

546as546as546das56das56d4 - MASAJE CHINO: PARTE POSTERIOR DE PIERNAS Y PIES

MASAJE CHINO: PARTE POSTERIOR DE PIERNAS Y PIES

MASAJE CHINO: PARTE POSTERIOR DE PIERNAS Y PIES

 

 

Esta secuencia continúa el masaje sobre los meridianos, combinado con puntos
de presión específicos para las piernas y los pies. Termina el trabajo en un lado
del cuerpo antes de empezar la secuencia en el otro. La presión y el ritmo deben
ser similares en las dos piernas.

 

1 rodado con los pulgares Frótate un poco
de aceite en las manos y efectúa un roza-
miento sobre la pierna. Esto ayuda a los
movimientos del masaje. Después rueda
los pulgares desde el muslo hasta el tobi-
llo, siguiendo el meridiano de la vesícula,
que está situado a lo largo del centro del
muslo y termina justo detrás del hueso del
tobillo. No ejerzas presión sobre la parte
posterior de la rodilla. Repite vanas veces,
alternando los rodados de los pulgares.

 a465das5da564d56sa54d6as4d


 

2 presión con el pulgar Aprieta V 60, que
se encuentra al mismo nivel y por detrás de
la articulación del tobillo. Aplica presión con
el pulgar durante unos momentos y afloja.

PRECAUCIÓN No utilices el punto V 60 durante el embarazo.

 a564ds56ad45sa6d4sa65d4


 

3 rodado con los pulgares Pasa a la parte
externa del muslo y repite los movimientos
de rodado bajando por la pierna, evitan-
do de nuevo ejercer presión detrás de la ro-
dilla. Sigue el meridiano de la vesícula con
viveza hasta la articulación del tobillo. Ma-
sajea como si estuvieras rodando la ener-
gía por la pierna hacia abajo. Repite los
movimientos varias veces.

 s5dasd56sads5ad4as546d


 

4 tracción Sitúate detrás del pie y agarra la
pierna de tu compañero, colocando una
mano por debajo y la otra sobre el talón.
Levántala con cuidado y tira de ella suave-
mente hacia ti. Balancea ligeramente la
pierna al depositarla para estimular el flu-
jo de energía.

 as56das56d4as56d4as56d4asd


5 círculos con los pulgares Sujeta los pies
de tu compañero con las dos manos y co-
loca los pulgares sobre R 1, en el centro y
justo por debajo de la parte carnosa del
pie. Esta maniobra estimula la energía. Tra-
za círculos sobre los puntos con ambos pul-
gares aumentando la presión. Hacer círcu-
los en lugar de presionar esparce la presión
sobre un área más amplia.

PRECAUCIÓN
No utilices los puntos R 1 ni V 67 duran-
te el embarazo.

 6asd4sa5da6d4sa6d4as6d4


6 apretar Levanta el pie de tu compañero y
coloca las manos a los dos lados. Apriéta-
lo entre los pulgares y el resto de los dedos.
A continuación aprieta uno de los lados ha-
cia ti mientras separas el otro. Esto ayuda
a liberar la tensión del pie. Aprieta subien-
do y bajando hasta que sientas que los
músculos están más sueltos.

 sd54sa654d56sa4d5s56a4d6as54d


 

7 apretar Sujeta el pie con la mano y aprie-
ta alrededor de la parte exterior con los de-
dos. Emplea una presión bastante firme.
Aprieta y pellizca desde el talón, y a lo lar-
go del borde exterior del pie, hasta el dedo
meñique. Repite varias veces y a continua-
ción aprieta V 67 en la esquina de la uña
del meñique. Retira los dedos rápidamen-
te con un pequeño chasquido.

 MASAJE CHINO: PARTE POSTERIOR DE PIERNAS Y PIES


8 fricción Levanta el pie y fricciona la parte
carnosa entre tus manos. Presta especial
atención al punto R 1, que ya habías ma-
sajeado antes (véase paso 5). Puedes frotar
con bastante fuerza. Baja el pie y tira de los
dedos uno por uno para liberar el chi, y a
continuación repite la secuencia completa
en la otra pierna.

 546as546as546das56das56d4

 

VOLVER: MASAJE CHINO

 

 

 

56asdasd4as6d4sa6d4sa56d4 - SENTIR LA ENERGIA

SENTIR LA ENERGIA

SENTIR LA ENERGIA

 

Ésta no es una técnica de masaje, porque no existe contacto, pero la energía puede utilizarse con el masaje para completar el trabajo físico o para relajarse. Debes colocar las manos en una posición relajada y un poco separada del cuerpo. Esta técnica puede efectuarse en cualquier zona.

 

Cómo hacerlo

Lleva tu respiración hacia las palmas de tus manos y relájalas. A continuación colócalas a una altura de entre cinco y ocho centímetros del cuerpo de tu compañero. Si sientes su calor corporal es que te has acercado demasiado. Manten la posición e imagina que estás respirando a través de las manos. Estate pendiente de cualquier sensación o «respuesta» que recibas de tu compañero.

 

Sentir la energía de la zona lumbar

Después de haber masajeado la zona de la espalda, coloca una mano por encima de la zona lumbar de tu compañero, a poca distancia de la columna. Experimenta con la distancia hasta que la percibas como correcta. Manten la palma de la mano relajada y centra tu mente en la energía que fluye de ella. Permanece en esta posición unos minutos. Eso ayudará a tu compañero a relajarse.

SENTIR LA ENERGIA

 

Sentir la energía de la cara

Después de haber masajeado la cara, sostén las dos manos juntas sobre los ojos de tu compañero, de forma que no les llegue ningún tipo de luz; evita acercarte demasiado a ellos, porque eso puede resultar desagradable. Imagina que estás respirando por las palmas de las manos. Después de unos minutos, retíralas lentamente.

546as4d56asd4as56d4

 

Sentir la energía del abdomen

Después de haber masajeado el abdomen, coloca las dos manos durante un momento por encima de él, a ambos lados del ombligo. Esto ayuda a que tu compañero se centre. Respira por las manos. Espera a que tu compañero realice tres respiraciones completas y retira las manos con suavidad.

56asdasd4as6d4sa6d4sa56d4