Entradas

orígenes del masaje para bebés - Orígenes del masaje para bebés

Orígenes del masaje para bebés

El masaje para bebés no es una moda pasajera. En realidad, es una de las artes más antiguas practicadas en todo el mundo. Los padres en culturas tan diversas como la irlandesa y sudafricana han transmitido sus propias rutinas de masaje de generación en generación. Por su parte, los chinos han utilizado este tipo de masaje desde tiempos remotos. Per Henrik Ling, el científico sueco conocido como el padre del masaje en su país, trajo métodos de masaje de china y divulgó sus descobrimientos en toda Europa con su inusitado entusiasmo. Al mismo tiempo, si no antes, los chinos estaban perfeccionando el masaje para transtornos tales como el cólico, la diarrea e incluso la incontinencia urinaria en la infancia. Aun así, no existe la menor duda de que los padres chinos ya practicaban masajes a sus bebés mucho antes de estos refinamientos «modernos». En India, los niños han recibido masajes durante siglos desde el mismísimo día de su nacimiento. De ello se encargan las mujeres de la familia. La rutina consiste en dos sesiones al día y se coloca al pequeñín entre las piernas estiradas de la madre. Se aplica agua tibia y jabón en piernas, brazos, espalda, y luego, en abdomen, cara y cuello. A diferencia del masaje suave que recomienda este libro, en India la acción es muy enérgica. A continuación, la madre envulver al niño en una sábana y éste duerme durante largas horas. El masaje continúa siendo una rutina habitual cuando los niños ya son mayorcitos. En Nigeria, las madres frotan el cuerpo del bebé con una esponja de lufa empapada en una solución de agua con hierbas. Al acostumbrarlos al masaje desde una tierna edad, los niños comprenden la importancia del tacto y de utilizarlo para mantener la salud de los miembros de la familia. Al compartir con él sensación del tacto, le estás enseñando una técnica que podrá utilizar en el futuro para cuidar de sí mismo y de los demás. En occidente, el masaje para bebés está adquiriendo una creciente popularidad. Muchos balnearios organizan cursos de masaje infantil. Asimismo, innumerables estudios han destacado hasta tal punto la importancia del tacto, que actualmente muchas nurserías en centros hospitalarios incluyen el masaje para bebés en sus programas para neonatos y ofrecen formación en sus técnicas como un aspecto más de sus programas educativos para padres, ayundándolos así a fomentar el bienestar y los vínculos afectivos entre padres e hijos. Los resultados han sido muy positivos. Dado que éste en un libro eminentemente práctico, también tu serás capaz de experimentar personalmente los resultados.