Entradas

la espalda - La espalda

La espalda

El cuerpo de tu hijo es tan fuerte como la espalda que lo soporta. La espalda del recién nacido seguirá
estando redondeada como resultado de su posición en el útero materno. Aun así, desde los primeros días de vida, el niño empezará a estirar los músculos que soportan la columna vertebral, proporcionándole una mayor flexibilidad. A medida que el niño va creciendo, el desarrollo sano de la columna es esencial para el progreso de las habilidades motrices avanzadas. Esto es debido a que la columna es el pilar central de soporte no sólo de la cabeza y el corazón, sino también de los pulmones y órganos digestivos. Es una columna hueca y flexible compuesta por treinta y tres huesos que realiza cuatro curvas simétricas y opuestas para equilibrar y contrarrestar el peso que soporta. Verdadero «árbol de la vida», la columna vertebral aloja el sistema nervioso, y en cada una de sus articulaciones se proyectan y multiplican dos raíces nerviosas que conectan con cada parte viva del organismo. La fortaleza y flexibilidad de la columna es crucial para:

  • la salud del sistema nervioso.
  • la postura y su relación con la gravedad.
  • la flexibilidad del tórax y la capacidad respiratoria.
  • la relajación del abdomen y del tracto digestivo.

Por cierto, es muy importante que el bebé tenga una cama con el suficiente espacio para moverse mientras duerme. La columna vertebral crece principalmiente cuando está dormindo, de manera que es esencial que disponga de una cama con barrotes que eviten caídas.

Equilibrio de sistemas orgánicos específicos con reflexología - Equilibrio de sistemas orgánicos específicos con reflexología

Equilibrio de sistemas orgánicos específicos con reflexología

La segunda forma de incorporar la reflexología en el masaje del bebé consiste en concentrarse en un área problemática, localizar los puntos y prestarles una especial atención durante la etapa de masaje de los pies. Te sorprendería comprobar cuan eficaz resulta concentrarse en una área que «representa» un sistema orgánico determinado cuando el niño sufre una enfermedad de menor importancia. La estimulación de todas las áreas de reflejo correspondientes de los órganos implicados en uno de los diez sistemas orgánicos puede fortalecerlos y equilibrarlos para que funcionen lo mejor posible. Te enseñaré a hacerlo para cada sistema orgánico. A medida que vayas leyendo el siguiente apartado, consulta el gráfico de reflexología de los pies. De este modo sabrás dónde debes presionar y realizar un suave masaje a tu hijo para conseguir los efectos deseados. Pero déjame hacer un especial hincapié en un
aspecto muy concreto: no tienes que trabajar en cada una de las diez áreas cada vez que hagas un masaje en los pies del niño; céntrate en uno de ellos o deja, simplemente, que la intuición te guíe en la secuencia de digitopresión.

 

  • Sistema Cardiovascular

El sistema cardiovascular está compuesto por el corazón, los vasos sanguíneos y la sangre. La sangre circula por todo el cuerpo a través de la red de venas y arterias del bebé más de mil veces al día. El corazón es responsable del bombeo de la sangre a través de los vasos sanguíneos y hasta los pulmones, donde se libera el dióxido de carbono y se absorbe el oxígeno. El sistema cardiovascular no sólo suministra oxígeno, sino también minerales, nutrientes, hormonas y anticuerpos a todas las células del organismo. Cuando el estrés y la tensión se acumulan en el cuerpo, la circulación se debilita, el sistema cardiovascular se tensa y el flujo de sangre se reduce. Es pues extremadamente importante aliviar los niveles de estrés del bebé para que el sistema cardiovascular sea capaz de conducir un flujo suave y regular de sangre a todo el organismo. Trabaja esta área si tu hijo muestra los síntomas iniciales de un resfriado o cuando haya estado echado en una determinada posición durante un largo período de tiempo. Los bebés con trastornos cardiacos se pueden beneficiar muchísimo de un masaje regular en esta área de los pies.

Áreas de reflejo que hay que estimular.

Corazón. Presiona con un dedo en el área de reflejo del corazón, situada en el pie izquierdo.

Vasos sanguíneos y sangre. Haz un masaje con los pulgares cruzados y en «V» en las plantas de los dos pies.

 

  • Sistema Digestivo

El tracto digestivo consta de un grupo de órganos que se encargan de descomponer los alimentos en pequeños nutrientes que luego serán absorbidos y transformados en energía para el organismo. Asimismo, este sistema también renueva las células y tejidos. Se inicia en la boca, continúa en la faringe (garganta) y el esófago, llegando hasta el estómago, los intestinos delgado y grueso, el recto y el ano. La leche materna, la maternizada y los alimentos sólidos se mezclan con numerosas sustancias químicas (jugos gástricos), que los descomponen en unidades más pequeñas que se pueden absorber en la sangre y el sistema linfático. Una parte de este material se utiliza para el consumo de energía, otra como piedras angulares para tejidos y células, y otra, en fin, se almacena para el futuro o para casos de emergencia. El hígado y el páncreas también segregan jugos gástricos que descomponen los alimentos a su paso por los conductos digestivos. Teniendo en cuenta que no todo lo que comemos lo podemos digerir, los residuos se expulsan a través del colon. Muchos bebés, y en especial los que sufren cólicos, tienen dolores asociados al tracto digestivo. El masaje de esta área de sus pies puede aliviarlos muy considerablemente, con el consiguiente alivio que también supone para ti la respuesta de bienestar que experimenta tu hijo. He visto a niños llorando a causa de trastornos digestivos dejar de hacerlo después de unos pocos minutos de reflexología en las áreas de reflejo correspondientes al estómago y el intestino delgado.

Áreas de reflejo que hay que estimular.

Boca y garganta. Trabaja la sección situada entre la línea del cuello/hombro y los dedos de los pies
deslizando un dedo. Presiona el dedo gordo, el área de reflejo del cuello/garganta. Da excelentes resultados cuando el pequeñín tiene dificultades para adaptarse a la succión del pecho materno o del biberón.

Estómago, hígado, intestino delgado, colon. Cruza los pulgares y desliza un dedo presionando las secciones situadas entre la línea pélvica y la del diafragma. Este punto de reflexología es particularmente eficaz en niños aquejados de cólicos. Encontrarás más información sobre este tema más adelante.

 

  • Sistema Endocrino

El sistema endocrino está formado por un conjunto de glándulas que producen hormonas necesarias
para el Funcionamiento normal de las funciones orgánicas del bebé. Estas hormonas son responsables de una amplia diversidad de procesos fisiológicos, incluyendo la regulación del metabolismo, crecimiento, desarrollo sexual, emociones y niveles de energía. Contribuyen a mantener la homeostasis, un estado de equilibrio químico y emocional del cuerpo. Las glándulas endocrinas liberan hormonas directamente en el torrente sanguíneo, desde donde son transportadas hasta los órganos y tejidos a través de todo el cuerpo para regular el funcionamiento de todos los sistemas orgánicos. Si el crecimiento general o los niveles de energía de tu hijo parecen insuficientes, dedica una especial atención a esta área durante la rutina de masaje.

Áreas de reflejo que hay que estimular.

Hipotálamo, glándula pineal, glándula pituitaria y glándula tiroidea. Desliza el pulgar y presiona el dedo gordo del pie. Trabaja todo el dedo, desde la base hasta la punta, y también los dos lados.

Timo y páncreas. Desliza un dedo presionando el área situada entre la línea de la cintura y la del diafragma.

 

  • Sistema Linfático

El sistema linfático, esencial para los mecanismos de defensa del cuerpo, filtra organismos portadores de enfermedades, produce leucocitos y genera anticuerpos. También es importante para la distribución de fluidos y nutrientes en el cuerpo, ya que drena el exceso de líquidos y proteínas para que los tejidos no se inflamen. La «linfa» es un fluido orgánico lechoso que contiene un tipo de leucocitos llamados «linfocitos», además de proteínas y grasas. La linfa se origina en los tejidos corporales y su función consiste en eliminar las bacterias y ciertas proteínas de los tejidos, transportar las grasas desde el intestino delgado y suministrar más linfocitos a la sangre. Los vasos linfáticos están presentes allí donde hay vasos sanguíneos y transportan el exceso de fluidos hasta los vasos terminales sin necesidad de ninguna acción de «bombeo». El sistema linfático y el sistema cardiovascular son estructuras estrechamente relacionadas y conectadas por un sistema de capilares. El organismo del bebé es capaz de eliminar los productos de la descomposición celular y la invasión bacteriana a través del flujo sanguíneo, los nodos linfáticos, canalizándolos vía linfa. Existen más de cien nodos linfáticos, situados principalmente en el cuello, ingle, axilas y distribuido a lo largo de los vasos linfáticos, donde actúan a modo de barreras para las infecciones filtrando y des fruyendo toxinas y gérmenes. El tejido linfoide más grande del cuerpo humano es el bazo. El conducto linfático derecho, que drena el fluido linfático del cuarto superior derecho del organismo, encima del diafragma y debajo de la línea medial, así como el conducto torácico, que drena el resto del cuerpo, son dos partes muy significativas del sistema linfático. El sistema linfático, además de crear anticuerpos en el organismo del niño, lo protege de las infecciones. Si tu hijo enferma a menudo o empieza a mostrar los primeros síntomas de un resfriado o gripe, trabaja esta área durante el masaje. En los meses de invierno, concéntrate también en ella para fortalecer si sistema inmunológico.

Áreas de reflejo que hay que estimular.

Vasos y conductos linfáticos, nodos y fluidos linfáticos. Presiona y trabaja los dos pies cruzando los pulgares.

 

  • Sistema Muscular

El sistema muscular incluye más de seiscientos músculos del cuerpo, los cuales, conectados a los huesos mediante tendones y otros tejidos, transforman la energía química en tensión y contracción. Están formados por millones de minúsculos filamentos de proteína que actúan juntos, contrayendo y relajando para producir el movimiento. Los nervios del cerebro y la columna vertebral conectan todos y cada uno de los músculos del cuerpo del bebe. Los músculos tienen múltiples funciones y se pueden clasificar en tres tipos: músculos cardíacos, que sólo se encuentran en el corazón, estimulan la acción de bombeo de la sangre; los músculos viscerales, que rodean o forman parte de los órganos internos; y los músculos esqueléticos, responsablesdel movimiento del cuerpo. Los dos primeros atienden a estímulos involuntarios, sin control consciente, mientras que los últimos, en cambio, realizan movimientos voluntarios. Constituyen el tejido más abundante en el cuerpo humano, copando un 23% del peso de una niña plenamente desarrollada y alrededor de un 40% en un hombre. Dado que los huesos y músculos del niño crecen rápidamente, es una excelente área de trabajo para aliviar dolores asociados al crecimiento.

Áreas de reflejo que hay que estimular.

600 músculos. Desliza el pulgar, presionando todo el pie.
Corazón, diafragma. Presiona con un dedo en estas áreas de reflejo.
Paredes intestinales. Desliza un dedo y presiona el área situada entre la línea pélvica y la línea de la cintura.

 

  • Sistema Nervioso

El sistema nervioso central es el auténtico centro de control en el que se recoge y almacena la informa-
ción. Su función principal consiste en recopilar información acerca del estado externo del cuerpo del
bebé, analizarla y responder adecuadamente para satisfacer ciertas necesidades, la más importante de las cuales es la de supervivencia. Los nervios no forman un solo sistema, sino varios sistemas interrelacionados. El cerebro y la columna vertebral forman el sistema nervioso central. El sistema nervioso periférico es responsable de las funciones orgánicas involuntarias, es decir, no sometidas a control consciente, tales como el pulso cardíaco o el tracto digestivo. Está dividido en otros dos sistemas: simpático y parasimpatico, que funcionan en direcciones opuestas y proporcionan equilibrio.
El sistema nervioso utiliza impulsos eléctricos, que circulan a través de las células. Cada célula procesa información procedente de los nervios sensoriales e inicia una acción en cuestión de milisegundos. Estos impulsos viajan a velocidades de hasta 400 km/h, mientras que otros sistemas, como el endocrino, pueden tardar horas en responder con producción de hormonas. Ya hemos examinado la estrecha conexión entre los nervios, la piel y el sentido del tacto del bebé. Trabajar esta área le proporciona una experiencia general más satisfactoria y placentera, estimulando los receptores táctiles.

Áreas de reflejo que hay que estimular.

Cerebro (incluyendo el hipotálamo, glándula pituitaria y glándula pineal). Desliza un dedo y presiona el
dedo gordo del pie, desde la base hasta la punta, y también en los lados.

Columna vertebral. Desliza un dedo, presionando a lo largo del borde interior del pie, desde el talón hasta el dedo gordo.

Plexo solar. Utiliza la técnica del «Relajador del Plexo Solar».

 

  • Sistema Reproductor

El sistema reproductor masculino consta del pene, las vesículas seminales, los conductos diferentes, la próstata y los testículos. El esperma, conjuntamente con las hormonas sexuales masculinas, se produce en los testículos, dos glándulas de forma oval suspendidas en una bolsa llamada escroto Los órganos sexuales del varón son parcialmente visibles y parcialmente ocultos en del cuerpo. El sistema reproductor femenino está formado por la vagina, el útero, las trompas de falopio, los ovarios y las glándulas mamarias, órganos todos ellos que se encargan de la liberación de óvulos (las niñas nacen con óvulos preproducidos). A diferencia de los masculinos, los órganos sexuales femeninos están ocultos casi por completo. Es improbable que tu hijo o tu hija tenga trastornos en estos órganos, aunque puede trabajar sus áreas de reflejo correspondientes para fomentar un desarrollo sexual sano. Asimismo, conozco padres cuyos hijos varones no han experimentado un descenso correcto de los testículos. En tal caso trabajar esta área del pie podría solucionarlo.

Áreas de reflejo que hay que estimular.

Tantos para los niñois como para las niñas, presiona con un dedo el interior y exterior de cada pie, justo debajo del hueso del tobillo. Desliza el dedo a lo largo de la zona en la que el pie se articula con el huesos de los tobillos. Esta área corresponde a:

Niños: pene. vesículas seminales, conductos deferentes, próstata y estículos.

Niñas: vagina, útero, trompas de falopio, ovarios y glándulas mamarias.

 

  • Sistema Respiratorio

El funcionamiento sano del aparato respiratorio es indispensable para la supervivencia. Está formado por los pulmones y una serie de conductos entrantes y salientes: boca, tráquea y bronquios. La respiración es un intercambio de gases (oxígeno, dióxido de carbono y nitrógeno) entre la atmósfera, la sangre y las células. Al igual que el pulso cardíaco, la respiración es una función automática controlada por el cerebro. En realidad es el proceso de consumo de energía a partir del oxígeno. La respiración e una parte evidente del flujo respiratorio, aunque el flujo de energía y de aire también interviene en los bostezos, estornudos, tos, hipo, capacidad de expresión verbal y sentido del olfato. Asimismo, el flujo respiratorio también se canaliza a través de la laringe, o caja vocal, que lo utiliza para crear una amplia multiplicida de sonidos con los que el bebe puede comunicarse. Trabaja esta área si el niño tiene hipo o está resfriado, o para estimular la comunicación entre ambos. Algunos pequeñines nacen con trastornos respiratorios que requieren el suministro de oxígeno inmediatamente después del parto. En estos casos, la reflexología es muy beneficiosa.

Áreas de reflejo que hay que estimular.

Nariz, sinus. Desliza un dedo presionando todos los dedos del pie, prestando una especial atención a la punta.

Pulmones y diafragma. Desliza un dedo en el área situada entre la línea del diafragma y la del cuello/hombro.

 

  • Sistema Esquelético

El esqueleto humano de un adulto consta de 206 huesos que almacenan minerales tales como el calcio y el potasio para su suministro a otras partes del organismo. Los huesos están unidos mediante ligamentos y tendones, proporcionando una estructura protectora y de soporte a los músculos y los suaves tejidos subyacentes. El esqueleto desempeña una función muy importante en el movimiento, facilitando
múltiples «palancas» móviles e independientes de las que pueden tirar los músculos para mover diferentes partes del cuerpo. Asimismo, soporta y protege los órganos internos. Por otro lado, el esqueleto produce células rojas a partir de la médula espinal de determinados huesos, y leucocitos a partir de la de otros, destinados a destruir bacterias dañinas. El esqueleto consta de dos partes principales: el esqueleto axial y el esqueleto apendicular. El esqueleto axial está formado por el cráneo, la columna vertebral, las costillas y el esternón, e incluye 80 huesos, mientras que el esqueleto apendicular consta de los hombros, la pelvis y los huesos de las extremidades. Esta parte del sistema esquelético está formada por 126 huesos: 64 en los hombros y extremidades superiores y 62 en la pelvis y extremidades inferiores. Los bebés nacen con 270 huesos blandos (cartílagos), es decir, alrededor de 64 más que un adulto, muchos de los cuales se fusionarán entre los veinte y los veinticinco años, quedando reducidos a 206 huesos duros y permanentes. Evidentemente, esta región es un punto excelente para trabajar durante la etapa de crecimiento, con el fin de que los huesos adquieran fortaleza para soportar el peso del niño. La estimulación de esta área fomenta el crecimiento sano en la infancia.

Área de reflejo que hay que estimular.

Todos los huesos del cuerpo. Presiona y desliza un dedo a lo largo de todo el pie.

 

  • Sistema Urinario

Se podría decir, utilizando un símil, que el sistema urinario es una especie de red de cañerías, con conductos especiales que facilitan la circulación del flujo de agua y sales minerales. La estructura del tracto urinario comprende los ríñones, dos uréteres (conductos que unen los ríñones y la vejiga) y la uretra, un tubo que discurre desde la vejiga hasta el exterior del cuerpo. Los ríñones actúan a modo de sistema de filtro para la sangre, reabsorbiendo el 99 % del fluido en el torrente sanguíneo y enviando sólo entre 0,94 el y 1,88 el de producto de desecho (orina) a la vejiga para su almacenaje hasta la expulsión. Los ríñones permiten a la sangre mantener los niveles correctos de glucosa, sales y minerales después de haberla limpiado de toxinas, que se expulsan a través del tracto urinario. La orina se produce en los ríñones y circula a través de dos conductos de entre 25 cm y 30 cm de Iongitud llamados uréteres, que conectan los ríñones con la vejiga. Los uréteres, de alrededor de 0,63 cm de diámetro, están provistos de paredes musculares que se contraen para crear ondas de movimiento destinadas a impulsar la orina hasta la vejiga. Por su parte, la vejiga es capaz de dilatarse, aumentando de volumen, y almacena la orina hasta su expulsión. Asimismo, cierra las aberturas de los uréteres para que no pueda circular de nuevo hasta los ríñones. El conducto a través del cual fluye la orina hasta el exterior del cuerpo se denomina uretra. Concéntrate en esta área si tu hijo tiene una infección en la vejiga. Más adelante, cuando lo estés entrenando para el uso del orinal, será clave para asegurar un sistema urinario fuerte.

Áreas de reflejo que hay que estimular.

Riñones, vejiga, dos uréteres y uretra. Desliza un dedo en el área situada entre la línea pélvica y la línea de la cintura, presionando en el área de reflejo correspondiente a los riñones y la vejiga.

 


 

Cuando hayas terminado, arrastra suavemente las puntas de los dedos (el Pase de Pluma del que hablamos en el apartado anterior) desde la parte superior de las piernas hasta la punta de los dedos. Esto indicará al bebé que el masaje de la mitad inferior del cuerpo ha llegado a su fin.