Entradas

54a4sd56as4d6a54ds56a4d - MASAJE CHINO: LA CARA

MASAJE CHINO: LA CARA

MASAJE CHINO: LA CARA

 

 

Cerrar la secuencia en la cara proporciona un final tranquilizante al masaje. La
presión puede ser bastante firme, dado que el objetivo es la estimulación de los
meridianos y los puntos de presión. Sobre la piel de un hombre puede ser más
firme. Cuando termines el masaje, ambos deberéis sentiros llenos de energía.

 

 

1 presión con los dedos Coloca las yemas
de los dedos sobre las sienes de tu compa-
ñero y a continuación localiza las pequeñas
depresiones situadas aproximadamente a
un dedo de las cuencas de los ojos. Con
cuidado presiona VB 1 con las puntas de
los dedos corazón. Comienza despacio
hasta que sientas la energía de cada pun-
to, manten un momento y afloja.

MASAJE CHINO: LA CARA


2 presión con los pulgares Coloca los pul-
gares justo debajo de los laterales de las
aletas de la nariz y localiza la depresión
donde está situado IG 20. Debe ser bas-
tante fácil de encontrar. Presiona en ligera
diagonal hacia la nariz con los lados de tus
pulgares. Esta maniobra es muy buena
para los senos nasales. Manten un mo-
mento y afloja la presión.

as564das564da65d46as54d


 

3 rodado con los pulgares Frótate un poco
de aceite en los dedos y rueda los pulgares
siguiendo una diagonal desde las aletas de
la nariz hacia la mandíbula. La maniobra
debe realizarse con los dos pulgares al mis-
mo tiempo en ambos lados de la cara. Re-
pite varias veces con presión suficiente para
observar que se mueve la piel de tu com-
pañero.

54a4sd56as4d6a54ds56a4d


4 rodado con los pulgares Coloca los pul-
gares en las comisuras de los labios y rue-
da en diagonal con los laterales de tus pul-
gares hasta el borde de la mandíbula. Utiliza
los dos pulgares al mismo tiempo. Repite
varias veces y termina ahuecando suave-
mente las manos debajo de la barbilla

MASAJE CHINO: LA CARA

 

 

VOLVER: MASAJE CHINO

56as4d56sa4d56a4d - MASAJE HOLISTICO: LA ESPALDA PARTE UNO

MASAJE HOLISTICO: LA ESPALDA PARTE UNO

MASAJE HOLISTICO: LA ESPALDA

 

Éste es el principio de tu masaje; comprueba, por tanto, que tienes a mano todo lo que vas a necesitar y, lo primero de todo, céntrate. Luego disfruta las largas y amplias pasadas a lo largo de la espalda y la oportunidad de masajear algunos grandes grupos musculares.

 


 

 1 primer contacto Sitúate junto a la cabeza de tu compañero. Comprueba que está cómodo. Vacía tu mente, respira despacio y relájate. Concéntrate en tu cuerpo e imagina que estás aspirando por los pies y exhalando lentamente por las manos. Al exhalar, coloca planas las mansos sobre la espalda de tu compañero y relájate durante unos momentos. Esto establece el tono del masaje.

 

MASAJE HOLISTICO: LA ESPALDA


 

2 rozamiento Frótate un poco de aceite en las manos. Inclínate hacia delante y coloca las palmas, juntas y planas, sobre la parte superior de la espalda. Deslízalas todo lo que puedas hacia la zona lumbar. Tus manos deben estar planas contra el cuerpo de tu compañero, en contacto constante, y deben amoldarse a sus músculos. El rozamiento extiende el aceite, relaja a tu compañero y te ofrece la oportunidad de percibir cualquier tensión.

a54sdas54das564dsa6d54


 

3 rozamiento Cuando alcances el final del movimiento descendente, extiende los dedos y separa las manos para que vuelvan a subir por ambos lados de la caja torácica. La presión debe ser mucho más ligera en la subida. Vuelve a la posición inicial y repite los movimientos varias veces. Tus manos deben deslizarse y producir una sensación tranquilizadora, pero sin apretar demasiado..

56as4d56sa4d56a4d


 

4 rodado con el pulgar Coloca los dos pulgares sobre los músculos de un lado de la columna, en el triángulo formado por el cuello y el omóplato. Rueda con las yemas de los pulgares en movimiento continuo bajando por el lado de la columna. La presión debe ser suficiente para relajar los músculos, pero sin que resulte dolorosa. Comprueba con tu compañero que es la adecuada antes de repetir.

 

a6s4das564d56a4d6a54d

 


 

5 presión con la palma Sujeta el hombro por debajo con una mano y coloca la palma de la otra plana sobre la parte superior de la espalda de tu compañero, con los dedos rodeando el hombro. Muévela alrededor del borde del omóplato aplicando presión hacia abajo, en dirección al cuerpo. Repite varias veces para relajar los músculos, presionando contra el omóplato tan cerca de él como te sea posible.

as6+d5as6d4a564d

 


 

6 presión con el pulgar Continúa sujetando el hombro con la mano inferior y presiona con el pulgar de la otra alrededor del omóplato, entre las costillas pero no directamente sobre ellas. Aplica una presión uniforme con la yema del dedo, mantenía un momento cada vez y afloja. Esto estimula los músculos situados entre las costillas y ayuda al hombro a relajarse.

56as4d56a4da65d4

 


 

7 presión con la zona hipotenar Continúa sujetando el hombro y coloca la zona hipotenar (la almohadilla situada justo encima de la muñeca) sobre el propio omóplato. Aplica presión mientras te desplazas en diagonal sobre los músculos y relájala cuando masajees hacia el brazo. Presiona y dibuja círculos con la zona hipotenar allí donde sientas los músculos tensos, mientras la otra mano te proporciona una resistencia muelle.

as54d65a4d6sad46asd

 


 

8 pases neurosedantes Para cerrar la secuencia, pasa suavemente las puntas de los dedos de las dos manos a lo largo del brazo de tu compañero. Barre ligeramente, llevando la atención desde la espalda hacia la mano. Repite varias veces. A continuación vuelve a la cabeza y comienza la secuencia completa en el otro lado. Trabaja siempre con la cabeza girada al lado contrario al del hombro que estés masajeando.

a56sd4sa56d4a56d4ad

 

 

CONTINUACCION: MASAJE HOLISTICO: LA ESPALDA PARTE DOS

TRASTORNOS COMUNES: ANSIEDAD

TRASTORNOS COMUNES: ANSIEDAD

TRASTORNOS COMUNES: ANSIEDAD

 

 

 

 

La ansiedad puede impedirnos funcionar correctamente. Los casos crónicos
requieren apoyo, pero en situaciones temporales puedes probar técnicas
relajantes para reducir la agitación mental. Al tener miedo a lo que va a suceder,
puedes utilizar el masaje para permanecer en el presente.

 

 

presión con los pulgares sobre el brazo
Sujeta el brazo de tu compañero con una
mano y localiza MC 6 entre los tendones, dos
dedos y medio por encima de la muñeca. Co-
loca el pulgar sobre este punto, presiona sua-
vemente con la yema del dedo, manten unos
momentos y afloja. Utilizado en unión del
punto siguiente, resulta muy útil siempre que
tu compañero sienta ansiedad o estrés.

564asd56a456d4a6das46d4


presión con el pulgar sobre la muñeca En-
cuentra la depresión situada en la línea del
dedo meñique, justo debajo de la muñeca.
Este punto es C 7. Coloca el pulgar cerca del
hueso y presiona con la punta. Manten unos
momentos y afloja para dar apoyo y reducir la
ansiedad. Utilízalo junto con el punto anterior
(MC 6). Repite las acciones en la otra mano.

56as4d56a4d6a4d6a5d4


 

descanso Con tu compañero tumbado boca
arriba y tapado para que esté cómodo, res-
pira con calma, vacía la mente y coloca una
mano sobre la parte inferior del abdomen y la
otra encima del pecho. Deja que tus manos
se eleven y desciendan con la respiración de
tu compañero. Esto calma las emociones y fa-
vorece una respiración relajada, ya que ésta
se vuelve superficial cuando estamos estre-
sados.

5as4da65d4a56d4a6d6d4


 

rozamiento sobre la espalda Frótate un
poco de aceite templado sobre las manos y
efectúa un rozamiento sobre la espalda, con
movimientos amplios y largos. Trabaja desde
la zona lumbar hasta los hombros, donde de-
bes separar las manos y volver a bajar por los
lados de las costillas. Repite lentamente para
tranquilizar a tu compañero, y termina con un
rozamiento sobre la zona lumbar y las piernas,
acabando en los pies.

 

TRASTORNOS COMUNES: ANSIEDAD

MASAJE INDIO DE CABEZA: AUTOMASAJE

MASAJE INDIO DE CABEZA: AUTOMASAJE

MASAJE INDIO DE CABEZA: AUTOMASAJE

 

 

Los siguientes pasos de automasaje comprenden técnicas de masaje indio
de cabeza que puedes aplicarte a ti mismo para conseguir tú también
todos sus beneficios. Resultan excelentes cuando te sientes estresado
o te duele la cabeza, y también son muy buenos para tener un pelo lustroso
y sano.

 

 

1 fricción de la parte superior de la es-
palda Pasa una mano por encima del
hombro contrario. Con la mano plana, fro-
ta vigorosamente por el borde superior del
hombro. Debes hacerlo deprisa, lo sufi-
ciente como para producir calor. Frota ha-
cia dentro y hacia fuera, entre el cuello y el
brazo, y a continuación repite el movi-
miento en el otro hombro.

5AS64DS56A4D65A4D6SA4D


2 palmada cóncava en los brazos Rodea el
brazo con la mano contraria, con los nu-
dillos levantados, haciendo contacto con
los dedos y la zona hipotenar. Golpea rápi-
damente, subiendo y bajando por la cara
externa del brazo hasta la muñeca, para es-
timular la circulación. Los movimientos de-
ben ser rápidos. Mantener la muñeca rela-
jada te permitirá producir un sonido hueco.
Repite en el otro brazo.

5AS456A46A4D6A4D


 

3 apretar el cuello Coloca una mano sobre
la nuca, con los dedos a un lado de la co-
lumna y la zona hipotenar al otro. Manten
los nudillos elevados sobre la columna. Co-
menzando en la base del cuello, aprieta y
amasa los músculos, trabajando hacia arri-
ba hasta la base del cráneo. Repite con la
otra mano para igualar la presión.

5AS4DAS564DAS6D4


4 presión con vaivén sobre el cuello Co-
loca los dedos índice y corazón de una
mano juntos sobre la base del cráneo. Efec-
túa un movimiento de vaivén suave y rápi-
do sobre los músculos en dirección a la ore-
ja. Trabaja hacia delante y hacia atrás vanas
veces para relajar los músculos. A conti-
nuación, repite en el lado opuesto de la co-
lumna.

56as4d6sa4da64d6sad


 

5 presión de los pulgares sobre el cuello
Coloca los pulgares sobre la nuca, con los
otros dedos sobre el cuero cabelludo como
soporte. Los pulgares deben estar situados
a unos dos centímetros y medio de la co-
lumna y justo debajo de la base del cráneo.
Traza círculos sobre los músculos con las
yemas, masajeando hacia las orejas. Es es-
tupendo para reducir la tensión.

MASAJE INDIO DE CABEZA: AUTOMASAJE


 

6 rotación sobre la cabeza Coloca las dos
manos sobre el cuero cabelludo, con los
nudillos elevados y los dedos extendidos.
Traza círculos sin desplazar los dedos míen-
tras aplicas presión, trabajando sobre el
cuero cabelludo con las dos manos al mis-
mo tiempo. Resulta especialmente agra-
dable alrededor de las orejas, en las sienes
y en la nuca. La presión debe ejercerse con
las yemas de los dedos.

5as4das56d4as56d4as6d4


 

7 fricción de la cabeza Con la palma de la
mano frota vigorosamente la cabeza. Los
movimientos deben ser definidos y vigoro-
sos para estimular el cuero cabelludo y las
raíces del pelo. Trabaja sobre un lado con
una mano, y a continuación cambia de ma-
nos para cubrir el resto de la cabeza. Re-
vuelve bien las puntas del pelo hasta que
quede bastante alborotado.

56as4d56a456a4da6d


 

8 presión con los dedos sobre la cara Une
las puntas de los dedos de las dos manos
sobre la mitad de la frente. Lentamente ve
separándolas hacia las sienes, arrastrando
ligeramente los dedos. Esto ayuda a aliviar
la tensión. Repite siguiendo varias líneas
por la frente. Mantener los ojos cerrados
puede favorecer el proceso de relajación.

MASAJE INDIO DE CABEZA: AUTOMASAJE

 

VOLVER: MASAJE INDIO DE CABEZA

 

TRASTORNOS COMUNES: DOLOR EN LAS ARTICULACIONES

TRASTORNOS COMUNES: DOLOR EN LAS ARTICULACIONES

TRASTORNOS COMUNES: DOLOR EN LAS ARTICULACIONES

 

 

 

Es muy importante mantener la circulación mediante la movilidad.
No se debe masajear donde haya articulaciones inflamadas y es preciso
tener mucho cuidado para no provocar dolor. La dieta es un factor
importante para prevenir la acumulación de productos de desecho
que puedan irritar el cuerpo.

 

 

 

apretar los muslos Para mejorar la circula-
ción y el drenaje, trabaja por encima de las ar-
ticulaciones de tu compañero pero no sobre
ellas. Aplícate un poco de aceite en las manos
y aprieta sobre los músculos del muslo, dre-
nando hacia las caderas. Asegúrate de no pre-
sionar sobre la rodilla y emplea un apoyo si
fuera necesario. Aprieta con toda la mano
para cubrir todo el largo del muslo.

6A4SD65A4D65A4D6A5D4


círculos sobre los hombros Siempre y cuan-
do la articulación no se encuentre inflamada,
rodea el hombro de tu compañero con los de-
dos y dibuja círculos alrededor de la articula-
ción (pero no sobre ella) con los pulgares.
Traza círculos amplios que se alejen de la arti-
culación. Puede resultar útil emplear un poco
de aceite cálido que calme y estimule la cir-
culación.

+A56SD6+A5D6+A5D+A6D5


 

presión con los pulgares sobre los dedos
Utiliza los pulgares para presionar alrededor
de la articulación del dedo (pero no sobre
ella). Deja de hacerlo si tu compañero siente
dolor. Presiona y traza círculos con suavidad,
trabajando cerca de los huesos. Dobla el dedo
al masajearlo, si resulta agradable, para au-
mentar la circulación y estimular la movilidad.
El ejercicio pasivo suave siempre es bueno.

TRASTORNOS COMUNES: DOLOR EN LAS ARTICULACIONES


rotación de los dedos Efectúa esta manio-
bra sólo si las articulaciones no están infla-
madas. Coge un dedo, estira con suavidad y
gira. Intenta realizar el máximo movimiento
posible. Gira el dedo en círculos amplios, y a
continuación intenta realizar un movimiento
de pedaleo. Unos minutos diarios de ejercicio
pasivo de las articulaciones ayudan al cabo de
un tiempo a reducir la rigidez. Repite todos
los movimientos en las dos manos.

5AS4D56SA4D6AD4A6D4

4sda56d4a65d4a6d46 - SHIATSU: LOS TSUBOS

SHIATSU: LOS TSUBOS

SHIATSU: LOS TSUBOS

 

A lo largo de los meridianos se localizan diversos puntos de presión, conocidos
en shiatsu como tsubos. En el cuerpo hay trescientos sesenta y cinco; funcionan
como centros de comunicación y suelen estar situados en zonas más débiles
del cuerpo o en depresiones físicas.

 

Los desequilibrios pueden hacerse patentes
mediante cambios en el músculo o en la piel
que los rodea. Aplicando presión a los tsubos
podemos corregir los desequilibrios de un me
ridiano.

En cualquier punto de los meridianos pue-
de darse un exceso o deficiencia de ki. Cuan-
do existe un exceso, la energía se describe
como jitsu. El área que rodea este punto pue-
de estar tensa o dura, y la presión puede ser
aguda o dolorosa; el trastorno puede ser agu-
do. Cuando se produce una deficiencia de ki,
el trastorno se describe como kyo. La zona
que rodea el punto puede estar blanda o hue-
ca, y la presión puede percibirse más como un
dolor o incluso resultar bastante agradable.
En este caso el trastorno suele ser crónico.

 

Los meridianos están asociados con la fun-
ción de un órgano más que simplemente con
el órgano en sí mismo. El tratamiento de cual-
quier constricción tiene en cuenta la causa
subyacente, que puede deberse a múltiples
factores. Los síntomas físicos pueden estar li-
gados al entorno interior, incluyendo la ener-

gía constitucional y los factores emocionales,
o a influencias externas que están agotando
al individuo.

Es posible influir sobre la energía de un
punto trabajando sobre otro punto situado
más adelante en el mismo meridiano, e influir
sobre la energía del meridiano en su conjun-
to simplemente trabajando a lo largo de él. El
tratamiento profesional suele estar precedido
por el diagnóstico del hará (abdomen), que se
realiza tocando el abdomen con la mano, y
por las observaciones generales que determi-
narán la secuencia del shiatsu. La habilidad
para sentir estos diferentes estados de ener-
gía se adquiere con la práctica y la experien-
cia, así como con un entendimiento de cómo
y dónde aplicar la presión.

 

567897567564 5asd56as4d564a56sd546ad4 4sda56d4a65d4a6d46

VOLVER: SHIATSU

AS4D65A4D56A4D6A54D654 - TRASTORNOS COMUNES: CAIDA DEL PELO

TRASTORNOS COMUNES: CAIDA DEL PELO

TRASTORNOS COMUNES: CAIDA DEL PELO

 

 

Estas técnicas de masaje pueden resultar útiles cuando el crecimiento del pelo está
disminuyendo debido a una falta de circulación o al estrés. El masaje aumenta
el flujo sanguíneo en el cuero cabelludo y estimula los folículos pilosos. En una
persona sana, el masaje debe estimular el crecimiento del pelo durante semanas.

 

 

presión con los dedos sobre el cuero ca-
belludo Coloca las yemas de los dedos sobre
el cuero cabelludo de tu compañero y mué-
velas por toda la cabeza, como si le estuvieras
lavando el pelo. Trabaja hasta la raíz del pelo.
También resulta útil tirar de él con suavidad.
Los dedos deben deslizarse sobre el cuero ca-
belludo, aplicando una presión firme y esti-
mulando el movimiento del pelo. Ten cuida-
do de no arrancar ningún cabello en las zonas
donde escasee.

TRASTORNOS COMUNES: CAIDA DEL PELO


rotación sobre el cuero cabelludo Coloca
los dedos de una mano sobre el cuero cabe-
lludo y la otra mano en la cabeza como apo-
yo. Haz rotaciones sobre el cuero cabelludo
con las yemas de los dedos. Separa los dedos
para que la mano mantenga la misma forma
todo el tiempo. Rota y dibuja círculos sobre
los puntos, sin deslizar los dedos sobre la piel,
para estimular la circulación.

56AS4D56AS4D6A4D6AD54


 

fricción del cuero cabelludo Fricciona vigo-
rosamente el cuero cabelludo con la palma de
una mano, colocando la otra sobre la cabe-
za como apoyo. Los movimientos deben fric-
cionar el cuero cabelludo hacia delante y ha-
cia atrás. Trabaja sobre zonas pequeñas y a
conciencia, y deberías percibir calor debajo de
la mano. Maniobra con cuidado allí donde el
pelo escasea.

A56S4DS6A4DA56D4A6D54


círculos con los pulgares sobre el cuero ca-
belludo Sujeta la cabeza con una mano y di-
buja círculos sobre el cuero cabelludo con la
otra. Realiza pequeños movimientos en espi-
ral con la punta del pulgar para estimular la
piel. Trabaja con suavidad, pero a fondo, en las
zonas donde escasea el pelo, especialmente
allí donde está retrocediendo la línea del na-
cimiento. También puede resultar útil aplicar
un poco de aceite nutritivo para el pelo.

54SADA4D56A4D56A4D56AS4D564

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DEL CAMPO ENERGÉTICO

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DEL CAMPO ENERGETICO

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DEL CAMPO ENERGETICO

 

 

Todo masaje que trate a la persona en su conjunto posee un efecto sanador.
El enfoque holístico tiene en cuenta el cuerpo, la mente, las emociones y las
dimensiones espirituales de cada persona. Trabajar sobre un aspecto concreto puede
afectar al equilibrio del conjunto, y la sanación depende de conseguir el equilibrio.

 

Centros y campos de energía
Como ya hemos visto, los chakras son puntos
de comunicación de energía.

Se cree que cada uno de los siete
centros energéticos principales está situado en
un punto concreto, asociado con determinados
aspectos físicos, y posee un color y una vibra-
ción sonora diferente. Además, existen varios
campos energéticos que rodean a cada indivi-
duo, conocidos como auras. Algunas personas
pueden verlas o leerlas, así como los colores
que contienen. El campo de energía más cer-
cano al cuerpo se conoce como cuerpo eténco,
y puede que seas capaz de sentirlo si colocas la
mano sobre la piel a una distancia de entre
quince y veinte centímetros. Se cree que los de-
sequilibrios de energía afectan a nuestro
bienestar físico, y pueden incluso ser causa de
enfermedades. Equilibrar la energía puede ayu-
darnos a recuperar la salud, y existen algunos
sanadores que trabajan exclusivamente en los
campos energéticos. Desarrollando un contac-
to sanador puedes enriquecer el masaje.

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DEL CAMPO ENERGETICO

Las técnicas relacionadas con el campo
energético trabajan tanto en el cuerpo como
sobre él. El primer paso es desarrollar la sen-
sibilidad, así como la empatia y el respeto ha-
cia tu compañero de masaje. Vacía tu mente,
céntrate en tus manos y toma nota de todas
las sensaciones que percibas. Sé objetivo y li-
mítate a observar. Prueba las siguientes téc-
nicas después de haber masajeado los múscu-
los, o antes de hacerlo, para ayudar a tu
compañero a relajarse. Con la práctica ob-
tendrás confianza y serás capaz de refinar tu
técnica.

 


 

 

1 descansar sobre la espalda Después de
masajear la espalda, termina la secuencia
colocando una mano entre los omóplatos
de tu compañero y la otra sobre el sacro (el
triángulo óseo situado en la base de la co-
lumna). Respira con calma, vacía la mente
y céntrate en las sensaciones que recibas
en las manos. Imagina que la energía posi-
tiva fluye de tus palmas. Esto produce una
sensación tranquilizadora y ayuda a co-
nectar la parte superior de la espalda con
la zona lumbar.

a56sd4a5d46a4dsa56d4


 

2 sentir la energía de la espalda Coloca la
mano plana sobre el sacro de tu compañe-
ro. Levántala lentamente hasta situarla a
diez o quince centímetros del cuerpo. Tra-
za círculos sobre el sacro, en el sentido con-
trario a las agujas del reloj, y observa cual-
quier sensación que percibas en la palma.
Vuelve a bajarla gradualmente hasta que
descanse de nuevo sobre la espalda de tu
compañero. Este movimiento relaja la zona
lumbar.

56asd4a654d5a6d46ad4


 

3 descansar los ojos Este movimiento es
muy bueno después de haber masajeado
la cara y resulta profundamente relajante.
Ahueca las manos y colócalas unos quin-
ce centímetros por encima de los ojos, evi-
tando que llegue a ellos la luz. Respira con
calma e imagina que la energía positiva flu-
ye a través de las palmas. Manten las manos
firmes y la mente en silencio. Tu compañe-
ro puede percibir el calor de tus manos.

5as64dsa654ds56a4d65as4sd6


4 descansar sobre el abdomen Pruébalo
después de masajear el abdomen. Es espe-
cialmente bueno si tu compañero está par-
ticularmente sensible. Se trata de una téc-
nica muy adecuada para centrar. Sostén las
manos justo por encima del abdomen. Ob-
serva cualquier sensación que puedas per-
cibir. Ve bajando las manos poco a poco
hasta que queden planas a ambos lados
del ombligo. Exhala energía positiva a tra-
vés de las palmas.

as56d4a56d4a65d46a4d6a4d


 

5 descansar en la cabeza Esta maniobra es
muy buena para combatir el dolor de ca-
beza y la tensión mental. Descansa las
manos a ambos lados de la cabeza de tu
compañero, con las manos hacia dentro.
Simplemente déjalas que se relajen. Ob-
serva cualquier sensación que puedas per-
cibir e imagina que la energía positiva flu-
ye a través de tus palmas. Separa las manos
un poco más de la cabeza y repite, aleján-
dolas más cada vez.

as56d4a65sd4a6d4a56d4a6d54


 

6 descansar en los pies Esta maniobra ayu-
da a que tu compañero se centre o enraice
después de un masaje, al dirigir su atención
a los pies. Después de haberlos masajeado,
coloca las manos en posición relajada so-
bre las plantas. Relaja las palmas de las ma-
nos y siente el contacto con los pies de tu
compañero. Centra tu atención en los pun-
tos de contacto entre los dos.

56sa4d6a4sd64a6d4as65d4sa56d4


 

7 sentir la energía sobre la cabeza Sitúa-
te de pie detrás de tu compañero. Coloca
las manos juntas unos treinta centímetros
por encima de la cabeza. Relaja las palmas
y observa cualquier sensación que puedas
percibir. Ve bajándolas poco a poco hasta
que rodeen la parte superior de la cabeza.
Toma nota de cualquier cambio en las sen-
saciones a medida que te vayas acercando
al cuerpo. Imagina que la energía positiva
fluye a través de tus manos.

5as6d4a564d5a6s4d56a4d6a4d


 

8 descansar sobre el pecho Coloca una
mano plana sobre el pecho y la otra sobre
el abdomen. Descansa. Observa la subida
y la bajada de la respiración de tu compa-
ñero y manten la tuya propia en calma y
constante. Observa cualquier cambio en la
respiración de tu compañero y concéntra-
te en el calor de tus manos. Es muy útil y
equilibrante si la otra persona está emo-
cionalmente alterada.

 

a56sd4a56d45s6a4d6a4d64

 

 

 


VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES