Entradas

56as4d65as4d56as4d - SHIATSU: EL ABDOMEN

SHIATSU: EL ABDOMEN

SHIATSU: EL ABDOMEN

 

El shiatsu sobre el hará se hace a veces como masaje completo y es importante
para el diagnóstico. En esta zona es clave la relajación. Emplea tu sensibilidad, en
especial durante la menstruación. En momentos así puede ser preferible realizar
sólo el primer paso. El masaje del hará debe evitarse durante el embarazo.

 

 

1 descanso Coloca una mano debajo de la
espalda como apoyo y la otra plana sobre
el abdomen, justo debajo del ombligo.
Manten el contacto mientras tu compañe-
ro aspira y espira, permitiendo que tus ma-
nos suban y bajen con su respiración. Res-
pira tranquilamente, relájate y aparta a un
lado todos los pensamientos.

5a64sd6a5d4as6d4as6d4


 

2 presión con las palmas Con una mano
sobre el abdomen para apoyarte, aplica
presión sobre el mismo lentamente, mo-
viéndote en el sentido de las agujas del re-
loj alrededor del ombligo. Tu mano debe
producir una sensación relajante y tranqui-
lizadora. Observa si existe tensión en algu-
na zona. La presión producirá efecto sobre
los órganos internos y creará una sensación
de relajación y bienestar.

SHIATSU: EL ABDOMEN


 

3 presión con las palmas Traza círculos con
las dos manos sobre el abdomen para re-
lajar a tu compañero. Debes hacerlos en el
sentido de las agujas del reloj alrededor del
ombligo, prestando atención de nuevo a
las zonas tensas. Asegúrate de que una de
tus manos permanece en contacto con el
cuerpo en todo momento para transmitir
continuidad y confianza, y repite los mo-
vimientos varias veces.

56as4d65as4d56as4d


4 presión con la zona hipotenar Coloca
las manos sobre las caderas de tu compa-
ñero, con la zona hipotenar hacia dentro y
los dedos señalando al suelo. Con mucha
suavidad y lentitud, apoya tu peso sobre las
palmas, manten y afloja la presión. El mo-
vimiento debe partir de tu hará. Esto ayu-
da a relajar y abrir la zona pélvica, pero de-
bes tener mucho cuidado de no presionar
demasiado fuerte.

as564d56as4d5as4d

 

VOLVER: SHIATSU

 

aasdsadada5dasd - CONSEJOS PARA MEJOR ESTILO DE VIDA: MEDITACION

CONSEJOS PARA MEJOR ESTILO DE VIDA: MEDITACION

CONSEJOS PARA MEJOR ESTILO DE VIDA: MEDITACION

 

La meditación calma la mente y las emociones. Las técnicas están a menudo ligadas
a una tradición espiritual, pero pueden practicarse por sí mismas. Es buena idea
contar con la dirección de un maestro experimentado. Las técnicas van desde vaciar
la mente a concentrarse en la respiración, un objeto o un sonido.

 

 

Cómo meditar
Encuentra una postura cómoda en la que pue-
das estar tranquilo. Respira con calma y relaja
el cuerpo. Concentra tu atención en tu respira-
ción mientras inhalas y exhalas, pero no inten-
tes respirar de un modo especial. Deja a un lado
cualquier pensamiento que entre en tu mente

y no te impliques emocionalmente. Intenta ha-
cerlo durante diez minutos al día. Con el tiem-
po descubrirás que estás más tranquilo.

 

Aceites

Los aceites esenciales pueden utilizarse para
favorecer la relajación. Se aplican en forma de
loción corporal, en el baño y se emplean para
perfumar una habitación. Utiliza sólo aceites
naturales y evita los preparados sintéticos. Las
moléculas de los aceites esenciales pueden
disparar un proceso en el que se transmiten
impulsos eléctricos al cerebro, lo que produ-
ce un efecto positivo sobre el estado de áni-
mo. Elige los aceites terapéuticos que te gus-
ten. Pon una o dosgotas en un pañuelo para

situaciones de emergencia, pero nunca te

los pongas puros sobre la piel. Prueba la

bergamota, la lavanda o el geranio para

levantar el ánimo.

 

 

CONSEJOS PARA MEJOR ESTILO DE VIDA: MEDITACION

56asdasd4as6d4sa6d4sa56d4 - SENTIR LA ENERGIA

SENTIR LA ENERGIA

SENTIR LA ENERGIA

 

Ésta no es una técnica de masaje, porque no existe contacto, pero la energía puede utilizarse con el masaje para completar el trabajo físico o para relajarse. Debes colocar las manos en una posición relajada y un poco separada del cuerpo. Esta técnica puede efectuarse en cualquier zona.

 

Cómo hacerlo

Lleva tu respiración hacia las palmas de tus manos y relájalas. A continuación colócalas a una altura de entre cinco y ocho centímetros del cuerpo de tu compañero. Si sientes su calor corporal es que te has acercado demasiado. Manten la posición e imagina que estás respirando a través de las manos. Estate pendiente de cualquier sensación o «respuesta» que recibas de tu compañero.

 

Sentir la energía de la zona lumbar

Después de haber masajeado la zona de la espalda, coloca una mano por encima de la zona lumbar de tu compañero, a poca distancia de la columna. Experimenta con la distancia hasta que la percibas como correcta. Manten la palma de la mano relajada y centra tu mente en la energía que fluye de ella. Permanece en esta posición unos minutos. Eso ayudará a tu compañero a relajarse.

SENTIR LA ENERGIA

 

Sentir la energía de la cara

Después de haber masajeado la cara, sostén las dos manos juntas sobre los ojos de tu compañero, de forma que no les llegue ningún tipo de luz; evita acercarte demasiado a ellos, porque eso puede resultar desagradable. Imagina que estás respirando por las palmas de las manos. Después de unos minutos, retíralas lentamente.

546as4d56asd4as56d4

 

Sentir la energía del abdomen

Después de haber masajeado el abdomen, coloca las dos manos durante un momento por encima de él, a ambos lados del ombligo. Esto ayuda a que tu compañero se centre. Respira por las manos. Espera a que tu compañero realice tres respiraciones completas y retira las manos con suavidad.

56asdasd4as6d4sa6d4sa56d4

 

ASD65A4D56A4D56A4D6A4D - TRASTORNOS COMUNES: RESFRIADOS Y GRIPE

TRASTORNOS COMUNES: RESFRIADOS Y GRIPE

TRASTORNOS COMUNES: RESFRIADOS Y GRIPE

 

 

Un resfriado puede ser una señal de que tu nivel de inmunidad está bajo,
y la gripe requiere, sin lugar a dudas, cama y tratamiento médico. Para aliviar
los síntomas de un resfriado común, prueba estas técnicas de masaje.
Al mismo tiempo reduce tus niveles de estrés y sigue una dieta saludable.

 

 

 

presión con el pulgar sobre las manos Co-
loca tu pulgar sobre la unión entre el índice
y el pulgar de tu compañero. Localiza IG 4, si-
tuado entre los huesos, y presiona con la pun-
ta del pulgar. Al mismo tiempo aprieta por de-
bajo con el dedo corazón para dar una cierta
resistencia. El punto puede resultar doloroso,
por lo que debes hacerlo con suavidad. Man-
ten unos momentos, y repite a lo largo de va-
rios días para ayudar a reducir el exceso de
calor.

TRASTORNOS COMUNES: RESFRIADOS Y GRIPE


 

presión con el pulgar sobre las muñecas
Localiza MC 6, situado en el centro de la mu-
ñeca, entre los tendones, a dos dedos y me-
dio de la articulación. Presiona con la punta
del pulgar, sujetando el antebrazo por deba-
jo para obtener una tonificación general o
para reducir el calor. Presiona y manten la pre-
sión durante unos momentos, luego afloja y
repite los movimientos en la otra mano.

5A6SD4A56D4A56D4A6D64


 

presión con los pulgares sobre el pecho
Localiza VC 17, situado sobre el esternón, en-
tre los pezones Presiona el punto con la yema
del pulgar, manten unos momentos y a con-
tinuación traza círculos sobre el punto. Es muy
bueno para facilitar la respiración y relajar la
tensión emocional del pecho. Repite duran-
te vanos días para aliviar los síntomas.

65A4SD56A4D6A4D6AD4


 

círculos sobre la cabeza Los síntomas del es-
trés muscular y los de la gripe pueden a veces
confundirse. En lugar de encogerte (un ins-
tinto natural cuando te sientes mal), intenta
masajearte la frente, el cuero cabelludo y el
cuello con pequeños círculos efectuados con
las puntas de los dedos. Muchas veces esto
puede ayudar al cuerpo a volver a la norma-
lidad y te ofrece la oportunidad de recupe-
rarte antes de que te venza la enfermedad.

 

56AS4D56A4D65A4D6AD4

AS4D56A4D6A4D6A4D - SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE PARA BEBÉS

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE PARA BEBÉS

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE PARA BEBÉS

 

 

Masajear a un bebé es una forma maravillosa de establecer lazos con él. Si recibiste
masajes durante el embarazo, tu bebé reconocerá el suave ritmo de los movimientos.
Si no fue así, el masaje es un gran estímulo para el comienzo de su vida. Puedes
adaptar las técnicas muy fácilmente para ajustarías a la medida de tu bebé.

 

AS4D56A4D6A4D6A4D

 

Los bebes medran con el contacto táctil. El
masaje estimula sus respuestas y aumenta la
conexión natural entre su madre y ellos. Tus

movimientos deben ser suaves y agradables,
con mucho rozamiento y muy poca presión. Si
bien la estimulación suave de los músculos y
las articulaciones es buena para el desarrollo
del bebé, los movimientos tienen que ser in-
tuitivos; la forma de abordar el masaje, flexi-
ble, y no se debe forzar nada, especialmente

si al bebé no le apetece estarse quieto. Sin em-
bargo, al desarrollar una rutina relajante, el
masaje puede ayudar a tranquilizarle. Masajea
sólo cuando tú misma estés tranquila y date
tiempo para crear un entorno favorable. Evita
los masajes cuando el bebé acaba de comer.

 

56AS4D564A6D4A56D4A6D4

Aceites adecuados

La piel de un bebé es extremadamente sen-
sible y debes tener cuidado al elegir el acei-
te. No escojas nada que huela demasiado ni
que sea muy untuoso, ni nada que pueda

producir reacción. Emplea aceites que tengan
un efecto beneficioso e hidratante. El aceite
de girasol mezclado con un poco de aceite de
jojoba es perfecto, o incluso un poco de acei-
te de caléndula. Siempre que puedas, elige
aceites orgánicos. Los aceites esenciales sólo
deben emplearse en mezclas ya preparadas.

 

 

 

VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES

MASAJE CHINO: EL ABDOMEN

MASAJE CHINO: EL ABDOMEN

 

 

El trabajo en el abdomen debe serenar y centrar a tu compañero. Sitúate
de forma que estés relajado y cómodo antes de empezar la secuencia.
Sé muy suave si tu compañera tiene la menstruación. En ese caso puedes realizar
sólo el paso 4. Durante el embarazo emplea sólo este paso 4.

 

1 rozamiento Frótate un poco de aceite en
las manos y efectúa un rozamiento sobre
el abdomen de tu compañero en el senti-
do de las agujas del reloj. Esto extiende el
aceite, pero constituye también una opor-
tunidad de relajar la zona. Manten las ma-
nos suaves y planas y amoldadas al cuerpo
de tu compañero. Si éste sufre de diarrea,
haz círculos en sentido contrario a las agu-
jas del reloj.

5as56da4d56a4d6a4d64


2 círculos Continúa trazando círculos con las
manos planas sobre el abdomen, pero en
esta ocasión hazlo sobre cada una de las
partes varias veces para relajarla completa-
mente. Los círculos deben ser enteros y ge-
nerosos, y los movimientos deben ser con-
tinuados. Esta técnica se denomina mofa
e implica gran cantidad de círculos alrede-
dor del abdomen para activar el intestino
grueso.

5s45das56dsa66dsa4d


 

3 presión con el pulgar Localiza VC 7, un
punto situado aproximadamente dos de-
dos por debajo del ombligo, en la línea
central del cuerpo. Coloca el pulgar sobre
este punto y a continuación comienza a
presionarlo suavemente. Comprueba que
la presión es adecuada para tu compañe-
ro. Manten un momento y afloja de ma-
nera uniforme. En las mujeres, este movi-
miento debe hacerse con cuidado.

PRECAUCIÓN
No utilices el punto VC 7 durante el em-
barazo.

as546dadas56d4sa6d4as6d4


4 descanso Descansa la mano sobre el pun-
to Tan Den, situado aproximadamente cin-
co centímetros por debajo del ombligo y a
un tercio del recorrido hacia la columna. En
la filosofía china es un punto de energía
muy importante para centrar el cuerpo.
Concentra tu atención en la palma de tu
mano. Respira tranquilamente y observa la
subida y bajada de la respiración de tu
compañero. El calor de tu mano le propor-
cionará bienestar y focalizará su atención
en este punto central tan importante.

MASAJE CHINO: EL ABDOMEN

 

VOLVER: MASAJE CHINO

5a6s4da56d4as6d4 - MASAJE HOLISTICO: CUELLO Y EL CUERO CABELLUDO

MASAJE HOLISTICO: CUELLO Y EL CUERO CABELLUDO

MASAJE HOLISTICO: CUELLO Y EL CUERO CABELLUDO

 

El trabajo en la parte delantera debe ser más suave que el de la espalda. La mayoría tenemos tensión en el cuello, por lo que debes trabajar dentro de los límites de tu compañero. Los estiramientos proporcionan una gran liberación. Cuanto más seguro resulte tu contacto, más agradables resultarán los movimientos.

 

 


1 rozamiento Frótate una mínima cantidad de aceite sobre las yemas de los dedos. Sitúate junto a la cabeza de tu compañero y coloca las manos sobre sus hombros. A continuación barre sobre éstos hasta que tus manos se junten en la nuca. Llévalas lentamente hacia arriba, hasta la base del cráneo, y afloja. Repite varias veces para dar confianza a tu compañero y ayudarle a relajarse.

 

a5sd4as56d4as56d4


2 balanceo Éste es un movimiento muy lento, suave y sensible diseñado para relajar el cuello. Coloca una mano a un lado del  cuello, justo por debajo del cráneo. Debes tocarle con toda la palma. Balancea suavemente hacia un lado, guiando el  movimiento con tu mano. Cuando la cabeza se ha girado hacia ese lado, comienza un segundo movimiento de balanceo con la  palma de la otra mano para que la cabeza se gire en la otra dirección. Repite varias veces.

a23sd2a3


3 tracción Coloca las manos juntas debajo del cuello y amóldalas a la base del cráneo. Levanta ligeramente la cabeza y tira de  ella con mucha suavidad hacia ti; a continuación, afloja y bájala lentamente. Este movimiento proporciona un buen  estiramiento, pero debe evitarse si existen problemas en la zona. Esta técnica requiere práctica y es mejor hacerla contando con la respuesta de tu compañero como ayuda.

56as4d56ad4as56d4sa6d


4 presión con los dedos Gira la cabeza envolviendo con los dedos alrededor de las orejas de tu compañero y sosteniéndola con las dos manos. Apóyala sobre una mano mientras introduces la otra por debajo del hombro contrario. Mueve los dedos a lo largo de los músculos hasta el lado de la columna, presionando contra el cuerpo hasta llegar a la base del cráneo.

5a6s4da56d4as6d4


 

5 presión con los dedos Presiona con los dedos alrededor de la base del cráneo de tu compañero, empezando junto a la columna vertebral y moviéndote hacia la oreja. La presión debe ejercerse justo debajo del cráneo, pero sin que sea demasiado profunda, pues esa zona puede estar muy sensible. Presiona despacio y de manera uniforme para obtener mejores resultados.

 

56a4das564das56d4as


6 presión con la palma Coloca la palma de la mano sobre la parte superior del hombro de tu compañero. Manteniendo un contacto total, llévala lentamente sobre los músculos en dirección hacia el cuello. Termina el movimiento en la base del  cráneo. La mano debe estar amoldada al cuerpo para que la maniobra resulte voluptuosa y relajante. Repite varias veces.

 

asd4as65d4as56d4as56d


7 rotación Partiendo de la base del cráneo, lleva las puntas de los dedos hasta justo por encima de la línea de nacimiento del pelo y efectúa pequeñas rotaciones sobre distintos puntos del cuero cabelludo, cubriendo tanta superficie de la cabeza como alcances. La presión puede ser bastante firme, pero ten cuidado de no tirar del pelo. A continuación cambia de mano y repite  la secuencia del cuello por el otro lado.

 

as56d4a56das4d56as4


8 rotación Con la cabeza de vuelta a la posición central, coloca ambas manos sobre la parte delantera del cuero cabelludo y efectúa rotaciones sobre puntos concretos, como si estuvieras lavando el pelo. A continuación pasa los dedos por el pelo para cerrar los movimientos y relajar completamente a tu compañero.

MASAJE HOLISTICO: CUELLO Y EL CUERO CABELLUDO


 

PROFUNDA DOS - Presion Profunda - Parte Dos

Presion Profunda – Parte Dos

PRESION PROFUNDA – PARTE DOS

 


 

PRESIÓN CON LA ZONA HIPOTENAR

 

PRESIÓN         profunda
CONTACTO     zona hipotenar
Aplicar presión con la zona hipotenar te permite dar una mayor profundidad y presión a una maniobra. Hazlo sobre zonas musculosas, apoyando todo el peso de tu cuerpo sobre la mano para que sea más efectivo. Se trata de un movimiento robusto y no es adecuado para zonas delicadas o doloridas.
Cómo hacerlo
Coloca la mano sobre el cuerpo de tu compañero después de haber relajado todos los músculos de esa zona. Sujeta el cuerpo con una mano para que no se desplace por la presión que ejerces, y levanta las palmas de las dos manos y los dedos de la otra para que la única zona de contacto sea la zona hipotenar. Aprieta hacia abajo y trabaja los músculos, repitiendo los movimientos vanas veces.

 

Presión de Id zona hipotenar sobre el muslo
De pie, coloca la zona hipotenar de las dos manos sobre el muslo. Presiona contra el cuerpo y luego mueve hacia arriba, hacia la cadera, una mano después de la otra. Puedes utilizar bastante presión siempre y cuando no resulte molesto. Repite en varias posiciones, pero evita la cara interior del muslo.

PRESION PROFUNDA

Presión de la zona hipotenar sobre la cadera
Después de masajear la zona lumbar y los glúteos, presiona con la zona hipotenar sobre los músculos que rodean la adera de tu compañero y masajea alrededor de la articulación. Sujeta el cuerpo con la otra mano. Aplica la presión firmemente sobre los músculos, dibujando círculos en cada punto para liberar mejor las tensiones.

56asd4as564da6d4as6d4

 

Presión de la zona hipotenar sobre la cabeza
En la cabeza debes utilizar una presión más suave. Sitúate de pie detrás de tu compañero. Sujétale la cabeza con una mano y coloca la zona hipotenar de la otra en la base del cráneo. Presiona hacia dentro contra los musculos, trazando círculos y vibrando ligeramente para aumentar la estimulación y la relajación. Masajea sobre la mayor superficie posible, y a continuación completa el tratamiento cambiando de mano.

56asd4as56d4sa65d4a5s6d

 


 

PRESIÓN CON LOS NUDILLOS

 

PRESIÓN            profunda
CONTACTO       nudillos
Este empleo es otra forma de variar la presión. Sólo debe hacerse donde los músculos proporcionen almohadillado. Aumenta la presión al tiempo que reduces la tensión sobre tus dedos. Empuja con tu peso para intensificar la efectividad.

 

Cómo hacerlo
Coloca una mano sobre el cuerpo de tu compañero para apoyarte y cierra la otra en puño y colócala sobre sus músculos. Ve aumentando gradualmente la presión, utilizando los nudillos como punto de contacto. Trabaja los músculos en varias posiciones, dibujando círculos sobre cualquier zona tensa para aflojarla. Variar la presión acrecienta la tolerancia de tu compañero a la maniobra.
Presión con los nudillos sobre las caderas
Después de masajear los glúteos, coloca el puño sobre los músculos de tu compañero y ve aumentando gradualmente la presión sobre el cuerpo. Traza círculos en ese punto mientras presionas para aumentar la estimulación y animar a los músculos a que se relajen. Trabaja en varias posiciones, con más suavidad alrededor de la articulación de la cadera, pero evita toda presión directa sobre los huesos.

asd4as5d4sa6d46sa4d

Presión con los nudillos sobre la palma de la mano
Sujeta la mano de tu compañero y aprieta los nudillos contra su palma, trazando círculos en diversas posiciones para relajar los músculos. ir<ibaja alrededor de la base de los dedos, sin presionar directamente sobre las articulaciones. Este tipo de presión puede ser sorprendentemente preciso y una forma muy eficaz de relajar la mano.

87as4das5d4as56d4as56d4

Presión con los nudillos sobre la planta del pie
Manteniendo cogido el pie de tu compañero, coloca tus nudillos sobre su parte carnosa. Masajéala y pasa luego a la base de los dedos. Debes colocar la otra mano por debajo del pie para hacer resistencia contra tu propia presión. Trabaja en pequeños círculos sobre cada punto y continúa por el lado exterior del pie hasta el talón. Asegúrate de no presionar sobre el arco.

54as4das564d56asd45

 

 

 


 

PRESIÓN CON EL CODO

PRESIÓN           profunda
CONTACTO      codo
Al utilizar el codo obtienes un control preciso de tus movimientos, de forma que puedes aplicar presión con eficacia sobre un músculo o un punto. Al hacer fuerza con el peso del cuerpo, ejerces la presión sin esfuerzo y sin dañar tu postura. Utiliza la otra mano para estabilizar la aplicación. Realiza el movimiento con cuidado, evitando zonas delicadas u óseas.
Cómo hacerlo
Comprueba que tu postura es equilibrada y estable. Coloca el codo en contacto con la parte del cuerpo que vas a estimular. Presiona despacio en ese punto, poniendo mucha atención por si observas algún tipo de resistencia. Si tu compañero se resiste, afloja la presión y empieza de nuevo. Aplica la técnica uniforme y lentamente para ayudar al cuerpo a relajarse.

 

Presión con el codo sobre la cadera
Sitúate a la altura de la cadera de tu compañero. Con los pies firmemente plantados sobre el suelo para estabilizarte, localiza el punto relevante en el glúteo y coloca el codo sobre la superficie de la piel. Apóyate despacio sobre ese punto y dobla las rodillas para obtener equilibrio y una presión uniforme. Refuerza el movimiento con la otra mano, apoyándote lenta y uniformemente. Afloja con el mismo cuidado.

as56das456d4as65d4

Presión con el codo sobre el omóplato
Sitúate de pie detrás de tu compañero. Localiza el contorno del omóplato con una mano y presiona a su alrededor con el codo Guía el movimiento con los dedos para darle precisión y asegúrate de no presionar directamente sobre las costillas. Tus movimientos deben ser pequeños y uniformes, y la presión debe ejercerse ligeramente en diagonal hacia el cuerpo.

56asd4as65d4sa6d4a
Presión con el codo sobre la parte superior de la espalda
Después de masajear la espalda, coloca un dedo como guía sobre los músculos que están a un lado de la columna de tu compañero. Presiona suavemente sobre estos músculos con el codo, a intervalos que se correspondan con las depresiones entre las vértebras. Presiona sólo una vez en cada punto y desciende hasta la parte inferior de la caja torácica. La presión debe ser bastante ligera y, como siempre, lejos de la columna.

65as4ds56a4d6sa4d6sa54d

 


 

PRESIÓN CON VAIVÉN

PRESIÓN         profunda
CONTACTO    dedos
La presión con vaivén con índice y corazón consigue una considerable profundidad del movimiento y la penetración en los músculos. Debido a su efectividad, necesita aplicarse con cuidado y sólo debe realizarse en zonas pequeñas, que son fuentes de tensión pero no de dolor. La presión con vaivén es una parte del repertorio de movimientos que debe aplicarse cuando los músculos ya han sido relajados. Utilízalo de forma selectiva.
Cómo hacerlo
Coloca los dedos índice y corazón, o el dedo pulgar, sobre el cuerpo de tu compañero. Presiona contra el músculo y, al hacerlo, realiza un movimiento de serrado hacia atrás y hacia delante con los dedos para intensificar la presión de la técnica Los dedos de las manos no deben deslizarse. Puedes hacer este movimiento en el sentido longitudinal del músculo o cruzándolo transversalmente por la zona más ancha.

 

Presión con vaivén sobre el muslo
Coloca el pulgar en el sentido longitudinal de los músculos del muslo de tu compañero. Presiona contra ellos hacia atrás y hacia delante para aumentar la penetración. Repite varias veces, y afloja. Asegúrate de que los músculos están bien aceitados para prevenir una fricción desagradable sobre la piel.

56as4d6as54da56d4sa6d54

Presión con vaivén sobre el omóplato
Después de masajear alrededor del omoplato, comienza a presionar suavemente con dos dedos allí donde sigas sintiendo que los músculos de tu compañero están tensos. Hazlo sólo dos o tres veces en cada punto antes de pasar al siguiente. Continúa con los movimientos hasta rodear completamente el hueso, pero comprueba con tu compañero si le resulta desagradable.

56asdas6+d5sa+6d5as6+d5
Presión con vaivén sobre la columna
Sitúate de frente a tu compañero. Si ya has masajeado la espalda, puedes centrarte más en algunos músculos en concreto aplicando la técnica de presión con vaivén. Utiliza las dos manos para presionar en cada punto sobre los músculos situados al lado de la columna. Repite en diversas posiciones, pero evita siempre utilizar esta técnica sobre las costillas o la columna.

56as4d56a4d6ad456

 

ARTICULACIONES ROTACION PASIVA - ARTICULACIONES: ROTACION PASIVA

ARTICULACIONES: ROTACION PASIVA

ARTICULACIONES: ROTACION PASIVA

 

La rotación es otra forma de aumentar la flexibilidad de las articulaciones. ¡Un masaje corporal en el que no se trabajan las articulaciones da la sensación de estar incompleto! Estimula y amplía la amplitud de movimiento aplicando una ligera presión y estirando al mismo tiempo. Esto proporciona un refuerzo de la circulación.

 

Cómo hacerlo

Sujeta con una mano y utiliza la otra para estabilizar el cuerpo de tu compañero. A continuación rota lentamente dibujando un círculo tan grande como permita la articulación, aplicando presión para que aumente el radio de movimiento. Ten cuidado de que la técnica no provoque dolor. Invierte la dirección y repite varias veces hasta que el movimiento se vuelva mucho más fácil.

Rotación pasiva de la muñeca

Sujeta el brazo de tu compañero a la altura del codo y cógele la mano con firmeza con la tuya. Manten el brazo estable y comienza a dibujar un círculo en el sentido de las agujas del reloj. Haz el movimiento todo lo grande que puedas, lento y constante. Cuando hayas completado el círculo, repite en dirección contraria.

ARTICULACIONES: ROTACION PASIVA

 

 

Rotación pasiva del tobillo

Sujeta la pierna de tu compañero a la altura del tobillo. Coloca una mano plana sobre la planta del pie, agarrando con los dedos por debajo de la base de sus dedos del pie. Rota lentamente el tobillo, estirándolo para ampliar el movimiento. A continuación invierte la dirección. Cuanto más despacio lo muevas, más podrá tu compañero relajarse sin oponer ninguna resistencia.

aasd56as4d56a4d

 

Rotación pasiva de los dedos

Sujeta la mano de tu compañero y coge uno de sus dedos con los tuyos. Estira ligeramente y empieza a rotarlo trazando un círculo grande. Manten tus manos relajadas y gira los dedos uno por uno, sin olvidarte del pulgar. Esta pequeña secuencia ayuda enormemente a relajar la tensión de las articulaciones al estimular la circulación.

a56sd4as56d4a

 

a56sd4sa56das56d4sa64d - MASAJE HOLISTICO: PARTE DELANTERA DE PIERNAS Y PIES

MASAJE HOLISTICO: PARTE DELANTERA DE PIERNAS Y PIES

MASAJE HOLISTICO: PARTE DELANTERA DE PIERNAS Y PIES

 

 

Esta zona ofrece la oportunidad de completar tu masaje relajando los músculos,
proporcionando un estiramiento y trabajando hasta los pies. Completa la
secuencia en cada uno de los lados, por turno, utilizando una presión similar
en ambos. Cerrar en los pies ayuda a centrar el masaje.

 

1 rozamiento Sitúate junto a uno de los pies de tu compañero. Extiéndete un poco de aceite en las manos y sube por la parte delantera de la pierna, con las manos juntas, hasta el muslo. Cuando llegues a la cadera, debes separar las manos y volver a bajar por los lados de la pierna, con los dedos separados y una presión reducida. Regresa a la posición justo por encima del tobillo y repite varias veces.

MASAJE HOLISTICO: PARTE DELANTERA DE PIERNAS Y PIES


2 vaciado venoso Coloca las manos, una detrás de la otra, justo por encima del tobillo. Cógelo con los pulgares e índices y aprieta subiendo por la pierna hacia la rodilla. Aplica presión a los músculos con la zona de la mano situada entre los dedos pulgar e índice, relajando las palmas para reducir la presión directamente sobre el hueso. Detente justo debajo de la rodilla y repite.

56a4sd56as4d56as4ds56a4d


 

3 vaciado venoso Continúa con el movimiento de vaciado venoso subiendo por el muslo, comenzando justo por encima de la rodilla. Apoya el peso de tu cuerpo para aumentar la presión. Trabaja sobre el muslo hacia la cadera varias veces, evitando la cara interna. Extiende los dedos todo lo que puedas para acomodarlos a los músculos y aumentar la efectividad de la maniobra.

56a4d56as4d56sa4d6a4d


 

4 presión con la zona hipotenar Cambia el contacto a la zona hipotenar para ejercer más presión sobre los músculos. Las manos deben ir una detrás de la otra. Cuando llegues a la cadera, puedes trabajar alrededor de la articulación utilizando la zona hipotenar de una mano. Trabaja en movimientos circulares locales aplicando presión hacia la cadera.

a56s4ds56ad56asd4asd564


 

5 amasamiento Sitúate de frente a tu compañero. Comienza los movimientos de amasamiento sobre los músculos del muslo, evitando siempre la cara interna. Presiona sobre los músculos con los pulgares, empujando hacia el lado contrario al tuyo, y a continuación vuelve con los otros dedos hacia los pulgares con movimientos rítmicos y de rodado. Termina justo por encima de la rodilla.

as56d4as56d4a56d4a56s4d


 

6 balanceo Desliza los dedos por debajo de la rodilla y rodéala con las dos manos. Con la pierna ligeramente doblada, balancea la articulación de un lado a otro mientras la sostienes con las manos. La pierna debe estar suficientemente relajada como para que puedas balancearla sin que tu compañero controle el movimiento.

as56d4as56ds4a5d56sa4d


 

7 fricciones alternas Fricciona la pierna hacia abajo hasta el tobillo, comenzando los movimientos por debajo de la rodilla. Mantén las manos relajadas y acopladas a la forma de la pierna. El movimiento de fricciones alternas será más agradable si las manos se cruzan exactamente una al lado de la otra Aplica mas aceite s¡ fuera necesario para no estirar la piel.

a56sd4sa56das56d4sa64d


 

8 tracción Coloca las dos manos alrededor del tobillo, una por encima y la otra por debajo, cubriendo el talón. Levanta la pierna ligeramente y tira suavemente de ella hacia ti para efectuar un buen estiramiento. Tira sólo hasta que encuentres resistencia. A continuación baja la pierna con cuidado.

56asd456as4da65d4as65d4


 

9 presión con los pulgares Envuelve el pie de tu compañero con tu mano, colocando los dedos por debajo y los pulgares por encima. Coloca éstos uno junto al otro en el centro del pie y en sentido longitudinal. A continuación sepáralos lentamente, deslizándolos hacia el exterior del pie. Presiona con los otros dedos por debajo al mismo tiempo para arquear ligeramente el pie. Repite justo por encima de los dedos.

5as4d56as4d56a4sd6a5d56sa4d


10 vaciado venoso Coloca la mano todo lo arriba que puedas entre los dedos, presionando con el pulgar y el dedo corazón. Aprieta suavemente mientras mueves la mano hacia ti, hasta la base de los dedos del pie. Repite en cada una de las cuatro posiciones para relajarlo. Utiliza las yemas de los dedos para no pellizcar ni hacer cosquillas.

a5sd4as56d4as5d56as4das65d4


 

11 vaciado venoso Continúa con los movimientos de vaciado venoso con los dedos pulgar e índice o el corazón sobre cada uno de los dedos del pie. Puedes girarlos y retorcer suavemente la piel con una mano. La otra sostiene el pie cogiéndolo por el talón. Continúa el movimiento unos dos centímetros y medio por encima de los dedos; por último, deposita el pie con cuidado.

56a4sda4d5ad56as6das56d4


12 balanceo Acércate al muslo y coloca las manos a ambos lados de éste. Balancea con una mano hacia el cuerpo, y a continuación hacia fuera con la otra mano. Ve bajando mientras balanceas hasta llegar al pie, y debes poder observar la  respuesta de todo el cuerpo. Envuelve los dedos con tus manos para completar la secuencia, y a continuación repite todos los  movimientos en la otra pierna.

as564d56as54d56as54d6sad4