Entradas

TRASTORNOS COMUNES: RIGIDEZ DE CUELLO

TRASTORNOS COMUNES: RIGIDEZ DE CUELLO

TRASTORNOS COMUNES: RIGIDEZ DE CUELLO

 

 

Para la mayoría de las personas, el cuello y los hombros son las zonas donde
suelen sentir tensión. Un cuello rígido puede ser el resultado de una mala
postura y un estilo de vida sedentario, y puede dar lugar a dolores de cabeza.
Prueba estas técnicas de masaje para aliviar la tensión y relajar los músculos.

 

amasamiento de los hombros Amasa a lo
largo de la parte superior de los hombros, em-
pezando en el cuello y trabajando hacia fuera.
Los dedos de las manos deben descansar so-
bre los hombros, mientras los pulgares ama-
san los músculos. Presiona y dibuja círculos,
prestando atención a cualquier punto tenso.

Allídonde los músculos estén sensibles, reduce la
presión y aumenta la amplitud de los movi-
mientos.

5AS4D56A4D6A54D6AD4


 

círculos sobre el cuello Coloca los pulgares
sobre los músculos de los lados de la colum-
na, junto a la vértebra prominente (C7) situa-
da en la base del cuello. Con los dedos des-
cansando sobre los hombros, dibuja círculos
y presiona para relajar los músculos, lo que a
su vez relajará el cuello. Este punto concreto
se denomina VG 14.

AS4D56A4D65A4DA6D564


 

tracción de cuello Estando tu compañero
tumbado boca arriba, desliza las dos manos
por debajo de su cuello y rodea con ellas la
base del cráneo. Levanta la cabeza ligera-
mente y, con suavidad, tira de ella hacia atrás
para estirar el cuello. Esto ayuda a liberar la
tensión y aporta una sensación de alarga-
miento de la columna. Vuelve a bajar la ca-
beza muy suavemente.

TRASTORNOS COMUNES: RIGIDEZ DE CUELLO


 

balanceo de la cabeza Desliza las manos
por debajo del cuello y rodea con ellas la base
del cráneo. Vuelve la cabeza hacia un lado
presionando con la mano plana contra el cue-
llo. A continuación vuélvela del otro lado con
la otra mano. Con suavidad, balancea la ca-
beza de un lado al otro para estimular la rela-
jación de los músculos del cuello y los hombros.

5A6S4D56A4D56A4D6A54SD6AS54D

89asda89d7as897da897das964ds6ad4 - TRASTORNOS COMUNES: LUMBAGO

TRASTORNOS COMUNES: LUMBAGO

TRASTORNOS COMUNES: LUMBAGO

 

El dolor en la parte baja de la espalda puede deberse a una mala postura y a un
estilo de vida sedentario, y contribuye a la tensión de hombros y cuello. Prueba
estas técnicas para relajar los músculos y mejorar la postura general. Aplica
siempre algunas maniobras generales de relajación antes de empezar.

 

 

presión con las palmas sobre la zona lum-
bar Coloca una mano plana sobre el sacro de
tu compañero (el triángulo óseo situado en la
base de la columna). Coloca la otra mano so-
bre los músculos de la zona lumbar, ahue-
cándola para evitar presionar sobre la columna.
Separa las manos una de otra sin deslizarías
sobre la piel. Esto proporciona un buen esti-
ramiento a los músculos de la parte baja de la
espalda. Repite varias veces.

 

56as4d6as4d56a4d56sa4d65a4


presión con los antebrazos sobre la zona
lumbar Coloca los antebrazos uno frente al
otro y en diagonal con respecto a la zona lum-
bar. Ve desloándolos sobre los músculos
mientras aplicas presión, de forma que un
brazo termine junto a la caja torácica y el otro
sobre la cadera. Esto proporciona otro buen
estiramiento muscular. Repite la maniobra in-
viniendo la dirección de los brazos.

a8sd7as897da89d7a897d9ad87

 


 

doblar las piernas Apóyate sobre el cuerpo
con una mano y desliza la otra debajo del to-
billo. Levanta la pierna y gírala, y a continua-
ción dóblala hacia la cadera contraria. Esto
fortalece el meridiano del riñon y es bueno
para combatir la ciática.

TRASTORNOS COMUNES: LUMBAGO

 


 

presión con el codo sobre los glúteos Lo-
caliza VB 30, a dos tercios de la anchura del
glúteo y un tercio hacia abajo. Presiona sobre
el punto con el codo redondeado, trazando
círculos y amasando los músculos. Si la ma-
niobra resulta dolorosa, dibuja los círculos al-
rededor del punto y no sobre él. Repite en la
otra cadera para estimular la circulación ener-
gética y aliviar la ciática.

 

as56d4as56d4as56d4a6d

preparacionmasaje - La preparación del masaje

La preparación del masaje

Cuando vayas a dar un masaje, es importante tener, en cuenta el entorno. El ambinte debe ser relajante y atractivo,y preparar la habitación te ayudará a centrar tu mente, tanto en la persona que va a recibir el tratamiento como en Ia razón del masaje.

 

 

preparacionmasaje

as5dad65sa4d56a4da6d54 - MASAJE HOLISTICO: EL ABDOMEN

MASAJE HOLISTICO: EL ABDOMEN

MASAJE HOLISTICO: EL ABDOMEN

 

El masaje del abdomen es importante porque beneficia a los órganos internos
y ayuda al cuerpo a relajarse. Esta zona puede estar emocionalmente cargada
y sensible, por lo que debes adaptar los movimientos a las necesidades de tu
compañero y ser suave durante la menstruación. Evítalo durante el embarazo.

 

1 rozamiento Sitúate en una ligera diagonal con respecto a tu compañero. Frótate un poco de aceite entre los dedos, calentándolo antes del primer contacto. Coloca las manos planas sobre el abdomen y traza círculos alrededor del ombligo en la dirección de las agujas del reloj. La presión debe ser bastante suave porque esta zona es particularmente sensible. El  objetivo de este movimiento es extender el aceite.

asd5a6d5a+d5a6+d5a6d5+a65d


 

2 círculos En esta posición, ahora se aplica un poco más de presión para relajar el abdomen. Una mano debe seguir a la otra para que los círculos formen una serie de movimientos fluidos. Trabaja en la dirección de las agujas del reloj alrededor del ombligo. Manten el contacto con toda la mano, con una presión relajada y uniforme, para provocar una sensación de seguridad y tranquilidad Los movimientos siguen siendo lentos.

5asd4a56d4a56d4a56d4


 

3 círculos Sigue dibujando círculos hasta llegar al punto en que se cruzan las manos. Levanta la primera, crúzala sobre la otra y vuelve a bajarla justo debajo de ella para continuar la maniobra. La segunda mano debe mantener el contacto. De esa forma los círculos son continuados y los pases resultan suaves y uniformes.

56asd456ad45a6d456ad4


4 círculos Continúa trazando círculos amplios y lentos con una mano para mantener el abdomen relajado, y a continuación introduce otros círculos pequeños con las puntas de los dedos junto con los primeros. Los círculos deben deslizarse sobre la piel sin profundizar, y la segunda mano debe seguir a la primera manteniendo los movimientos largos, lentos y relajantes. Trabaja una vez dando una vuelta completa al ombligo.

as5dsa6d4a65d4a65d4a65d4


 

5 presión con las palmas Puedes incorporar este movimiento a los círculos. Cuando tus manos alcancen la caja torácica de tu compañero, coloca una mano plana sobre un lado del cuerpo justo debajo de las costillas. Presiona hacia abajo lenta y uniformemente, y luego afloja la presión. Continúa el círculo en el otro lado del cuerpo y repite debajo de las costillas. Ten muy en cuenta el grado de comodidad de tu compañero; es preferible ejercer muy poca presión a ejercer una presión excesiva.

56as4d56a4d56sa4d6as54d


6 círculos Utilizando sólo los dedos, dibuja círculos suaves sobre el plexo solar (el hueco del estómago). Esta zona puede estar muy tensa, pero es también extremadamente sensible. Traza los circuios con los dedos planos en el sentido de las agujas del reloj, teniendo los de la otra mano encima para dirigir los movimientos en caso necesario. Concéntrate en crear una sensación de relajación, irradiando calor de tus manos.

a5s4d6a4d56ad4as56d4as5d4


 

7 fricciones alternas Coloca las manos sobre las caderas, una a cada lado del cuerpo. Lentamente llévalas una hacia la otra por encima del abdomen para hacerlas llegar di lado opuesto. Debes centrarte en deslizar y amoldar las manos a las caderas ejerciendo poca presión sobre el abdomen. Aplica más aceite si fuera necesario.

as5dad65sa4d56a4da6d54


 

8 sentir la energía Para cerrar la secuencia, descansa las dos manos planas sobre el abdomen, a ambos lados del ombligo. Respira con calma y centra tu atención primero en las manos y luego en la respiración de tu compañero, que debe haberse hecho más profunda y relajada. Manten las manos quietas unos momentos. Esto producirá una sensación tranquilizadora y relajante.

MASAJE HOLISTICO: EL ABDOMEN

aasdsadada5dasd - CONSEJOS PARA MEJOR ESTILO DE VIDA: MEDITACION

CONSEJOS PARA MEJOR ESTILO DE VIDA: MEDITACION

CONSEJOS PARA MEJOR ESTILO DE VIDA: MEDITACION

 

La meditación calma la mente y las emociones. Las técnicas están a menudo ligadas
a una tradición espiritual, pero pueden practicarse por sí mismas. Es buena idea
contar con la dirección de un maestro experimentado. Las técnicas van desde vaciar
la mente a concentrarse en la respiración, un objeto o un sonido.

 

 

Cómo meditar
Encuentra una postura cómoda en la que pue-
das estar tranquilo. Respira con calma y relaja
el cuerpo. Concentra tu atención en tu respira-
ción mientras inhalas y exhalas, pero no inten-
tes respirar de un modo especial. Deja a un lado
cualquier pensamiento que entre en tu mente

y no te impliques emocionalmente. Intenta ha-
cerlo durante diez minutos al día. Con el tiem-
po descubrirás que estás más tranquilo.

 

Aceites

Los aceites esenciales pueden utilizarse para
favorecer la relajación. Se aplican en forma de
loción corporal, en el baño y se emplean para
perfumar una habitación. Utiliza sólo aceites
naturales y evita los preparados sintéticos. Las
moléculas de los aceites esenciales pueden
disparar un proceso en el que se transmiten
impulsos eléctricos al cerebro, lo que produ-
ce un efecto positivo sobre el estado de áni-
mo. Elige los aceites terapéuticos que te gus-
ten. Pon una o dosgotas en un pañuelo para

situaciones de emergencia, pero nunca te

los pongas puros sobre la piel. Prueba la

bergamota, la lavanda o el geranio para

levantar el ánimo.

 

 

CONSEJOS PARA MEJOR ESTILO DE VIDA: MEDITACION

56asd456as4d56a4d6sa54d - SHIATSU: LA ESPALDA

SHIATSU: LA ESPALDA

SHIATSU: LA ESPALDA

 

 

Céntrate, tanto emocional como físicamente, antes de empezar a trabajar sobre
la espalda. Tienes que estar equilibrado y disponer de espacio suficiente para
aplicar las técnicas. La espalda te proporciona una buena oportunidad para
explorar el uso de tu peso corporal.

 

1 presión con las palmas Arrodíllate a un
lado de tu compañero. Aspira, inclínate ha-
cia delante y coloca las palmas de las dos
manos a ambos lados de la columna. «Ca-
mina» con las manos hacia arriba y hacia
abajo, desde la zona lumbar hasta los hom-
bros, evitando ejercer presión sobre la co-
lumna Apoya tu peso sobre tus manos, pero
permanece en todo momento bien equili-
brado. Repite varias veces para relajar a tu
compañero y aumentar su confianza.

SHIATSU: LA ESPALDA


2 balanceo Situado de frente a tu compa-
ñero, coloca las dos manos sobre los
músculos del lado opuesto de la columna,
sobre el meridiano de la vejiga. Balancea el
cuerpo con la zona hipotenar (la almoha-
dilla situada justo encima de la muñeca)
para separarlo de ti. Trabaja varias veces su-
biendo y bajando por el meridiano, desde
la zona lumbar hasta los hombros, para re-
lajar toda la espalda.

4asd54a4d5as4d65a4d


 

3 estiramiento con los antebrazos Coloca
los antebrazos juntos y en diagonal sobre
el centro de la espalda. Debes tener los pu-
ños cerrados, pero sin apretar Lentamen-
te estira un brazo sobre la espalda hacia el
hombro y el otro hacia la cadera. Manten
contacto pleno con tus antebrazos para
que tu compañero perciba un buen estira-
miento. Sin cambiar de posición, puedes
repetir todos los movimientos en el otro
lado de la columna.

4asdas4d56sa4d56as6d4


4 estiramiento con las palmas de las ma-
nos Arrodíllate junto a la zona lumbar Cru-
za los brazos y coloca una mano sobre el
sacro (el triángulo óseo de la base de la co-
lumna) y la otra más arriba. Sin deslizarías,
empuja separándolas para estirar la zona
lumbar. Comprueba si hay resistencia y
vuelve a empujar, estirando esta vez un
poco más.

546as4d56a4d6as4d6s4


 

5 presión con las palmas Sitúate junto a Id
parte superior de la espalda de tu compa-
ñero, suficientemente equilibrado para po-
der inclinarte sobre él. Céntrate en el hará.
Coloca las manos planas a ambos lados de
la columna, con la zona hipotenar sobre los
músculos y los dedos hacia las costillas.
Apóyate contra su cuerpo y aprieta sin que
le resulte desagradable. Trabaja descen-
diendo hasta la zona lumbar.

as565d45ad4s6a4da6s5d4


6 presión con las palmas Sitúate de cara a
la columna vertebral. Coloca las manos pla-
nas a ambos lados de la zona lumbar, con
la zona hipotenar hacia dentro y los dedos
hacia las caderas. Presiona con las palmas
de ambas manos utilizando tu peso corporal
para ejercer presión con cuidado. Com-
prueba que a tu compañero le resulte agra-
dable. Afloja la presión de manera unifor-
me y retira las manos.

as5d456ad45as64d6a54d


 

7 presión con los pulgares Vuelve a la par-
te superior de la espalda. Coloca los dos
pulgares sobre los músculos de los lados de
la columna mientras te apoyas sobre los
otros dedos. Presiona con los pulgares a lo
largo del meridiano de la vejiga hasta la
zona lumbar. Hazlo siguiendo aproxima-
damente la línea de las depresiones entre
las vértebras, evitando siempre la columna.
Utiliza tu peso corporal lo necesario para ir
aumentando lentamente la presión.

56asd456as4d56a4d6sa54d


8 presión con los pulgares Coloca los pul-
gares en la zona lumbar, a unos tres dedos
de la columna. Localiza las bandas de
músculos, mucho más anchas en este pun-
to. Presiona con los pulgares en tres sitios
a los lados de estos músculos, a lo largo del
meridiano externo de la vejiga. Presiona,
manten la presión y aflójala lentamente.

a56sd4sa56d4sa56d4a6d54


 

9 círculos Desplázate hasta la zona lumbar
de tu compañero. Coloca las dos manos,
una encima de la otra, sobre el sacro. Tra-
za círculos en ese punto, en dirección con-
traria a las agujas del reloj, para relajar la
zona lumbar y las caderas; esto también
ayuda a calentar los ríñones. Repite con
lentitud y sensibilidad varias veces, amol-
dando las manos a la forma del cuerpo.

56as4da564ds6a54d6


 

10 fricción Manteniendo el contacto con
una mano, frota vigorosamente a lo largo
del meridiano de la vejiga con los dedos
planos. Frota desde los hombros hasta la
zona lumbar a lo largo del meridiano in-
terior. Hazlo primero sobre los músculos
de un lado y repite luego sobre el otro
lado de la columna. Termina colocando
una mano sobre la zona lumbar, y des-
cansa unos momentos.

6a5s4d6as5d456a54d


 

11 presión con el codo Utiliza una mano
para apoyarte sobre la zona lumbar e in-
clínate sobre el otro codo contra el glúteo
de tu compañero. Relaja el ángulo del
codo y deja que la mano se doble por la
muñeca. Comienza en la mitad del glúteo
e inclínate sobre los músculos apoyándo-
te en el codo. Relaja. Trabaja descendien-
do por el canal de la vejiga hasta el plie-
gue de los glúteos.

as4da65d4sa6d4as65d4


 

12 presión con el codo Localiza VB 30, a
dos tercios de la anchura de los glúteos y
un tercio hacia abajo. Utiliza la otra mano
como sostén, coloca el codo (mantenién-
dolo redondeado) sobre la zona y traza
circuios sobre el punto. Suele ser una zona
tensa pero carnosa, por lo que puedes
emplear bastante presión. Manten con-
tacto continuo sin deslizarte. Inclínate y re-
pite ambos movimientos en el otro lado.

56asd4sa6d4as6d6as54d

 

VOLVER: SHIATSU

MASAJE INDIO DE CABEZA

MASAJE INDIO DE CABEZA

MASAJE INDIO DE CABEZA

 

El masaje indio de cabeza es un tratamiento energético
de la parte superior del cuerpo. Se utilizan técnicas
estimulantes y debe realizarse con sensibilidad sobre el
cuello y la cabeza. El masaje relaja los músculos mediante
na serie de rápidos movimientos de percusión y termina
estimulando el cuero cabelludo. Se pueden utilizar aceites
nutritivos en el pelo. El masajista debe mantener una
postura equilibrada y concentrarse en tener la columna
recta. El intercambio de energía entre ambos participantes
es un ingrediente vital de esta forma de masaje.

 

 

 

Lista de contenidos:

 

  1. Principios

 

  2. Puntos marma

 

  3. Aplicación

 

  4. Parte superior de la espalda

 

  5. Los brazos

 

  6. El cuello

 

  7. La Cabeza

 

  8. La cara

 

  9. El pelo y el cuero cabelludo

 

10. Solución rápida con masaje indio

 

11. Automasaje

 

 

MASAJE INDIO DE CABEZA

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DE BELLEZA

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DE BELLEZA

 

 

Los beneficios del masaje son muchos. Los músculos relajados y libres de basura
metabólica mejoran la apariencia de la cara, mientras que el aumento de la
circulación y el uso de aceites hacen que la piel reluzca. A su vez, cuando nos
sentimos bien tenemos buen aspecto, gracias a ese brillo que procede de dentro.

 

 

1 circuios sobre las sienes Coloca las pun-
tas de los dedos sobre las sienes de tu com-
pañero. Aplica una ligera presión y traza
círculos hacia atrás, en dirección a tu cuer-
po, de forma que levantes y estires la piel
Es importante que el movimiento sea siem-
pre hacia atrás, alejándote de la cara, para
que los rasgos tengan un aspecto más re-
lajado y abierto. Trabaja en medios círculos
para evitar hacer presión hacia la cara.

AS54DA4DAS56D4A56D4A56D4


2 pellizqueo sobre las cejas Coloca los ín-
dices y los pulgares sobre el borde de las
cejas. Partiendo de la linea central, ve le-
vantando y pellizcando a intervalos regula-
res hacia las sienes. Esto aumenta la circu-
lación hacia los músculos y ayuda a relajar
la frente y los ojos. Repite varias veces re-
corriendo toda la línea de las cejas con los
dedos firmes. Recuerda que debes mante-
nerte totalmente alejado de los ojos.

56asd4sa56d4s6a4das6d4


 

3 pellizqueo sobre la mandíbula Esto ayu-
da a mejorar la definición de la mandíbula.
Aplícate, si fuese necesario, un poco de
aceite sobre los dedos y coloca las puntas
bajo la linea de la mandíbula, con los pul-
gares juntos en el centro de la barbilla.
Aprieta el hueso mientras deslizas las ma-
nos hacia fuera siguiendo la línea. Al ha-
cerlo, estás estirando suavemente la piel y
estimulando los músculos.

54as4da4d65a4d56ad4as56d4


 

4 círculos sobre la mandíbula Coloca las
puntas de los dedos sobre los músculos del
ángulo de la mandíbula de tu compañero.
Muchas veces están muy tensos y dan al
rostro un aspecto bastante enfadado y de-
cidido. Aplica presión con las yemas de los
dedos y traza círculos grandes y amplios so-
bre ellos, mientras animas a tu compañero
a que relaje la mandíbula. Presiona con las
puntas de los dedos allí donde percibas al-
gún punto especialmente tenso.

54as4d56as4d56a4d6as54d


 

5 rozamiento sobre los párpados Pide a tu
compañero que cierre los ojos y coloca las
yemas de los dedos corazón con mucha sua-
vidad sobre los párpados, cerca del puente
de la nariz. De manera uniforme y suave,
mueve los dedos sobre los párpados, te-
niendo cuidado de no presionar sobre los
ojos. Asegúrate de tener suficiente aceite
en los dedos como para no arrastrar la piel,
pero no tanto como para irritar los ojos.

as65das6d5a64das65d4s


 

6 círculos sobre las mejillas Coloca las ye-
mas de los dedos sobre las mejillas. Masa-
jea con círculos pequeños y en espiral so-
bre ellas, desde la nariz hacia las orejas.
Esto debe estimular los músculos y mejorar
la circulación sin estirar de la piel. Repite en
tres líneas horizontales, terminando siem-
pre en un toque positivo hacia arriba.

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DE BELLEZA


7 percusión sobre las mejillas y la mandí-
bula Teclea suavemente sobre las mejillas
y la mandíbula como si tus dedos fuesen
gotas de lluvia. Utiliza las yemas de los de-
dos para que los movimientos sean suaves.
Manten las manos firmes y las muñecas
elevadas. Los movimientos deben ser rápi-
dos y suaves. Esto estimula la piel, mejora
la circulación y proporciona un brillo mara-
villoso y saludable.

56as5as546dada54656das4d56as4d


VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES


 

 

56as4d56a4d56sa4d6as54d - MASAJE CHINO: EL PECHO

MASAJE CHINO: EL PECHO

MASAJE CHINO: EL PECHO

 

Utiliza tu sensibilidad cuando estés masajeando el pecho, porque esta zona
puede estar muy cargada emocionalmente. Para dar masaje a una mujer puedes
necesitar una toalla con la que cubrir los senos, sobre los que no debes trabajar.
Como norma, aplica menos presión sobre las zonas vulnerables del cuerpo.

 

1 presión con los dedos Rueda con los pul-
gares subiendo por el pecho de tu compa-
ñero y localiza VC 17, situado en el ester-
nón, a medio camino entre los pezones.
Coloca el dedo corazón sobre el punto y
presiona suavemente, incrementando poco
a poco la presión hacia el pecho. Manten
un momento y afloja. Es muy bueno para
regular las emociones, asi como para la
constitución general.

MASAJE CHINO: EL PECHO


2 rodado con los pulgares Continúa ro-
dando con los dos pulgares hacia arriba en
dirección al centro del pecho, trabajando
hacia las clavículas. Separa los pulgares
para que puedan abrirse hacia las costillas
hasta P 2, situado un dedo por debajo de
las clavículas y a seis del centro del pecho.
Repite los movimientos de apertura entre
las costillas varias veces.

54asd45a4d6ad4as6d54


 

3 presión con los pulgares Rueda subien-
do de nuevo por el centro del abdomen,
separando esta vez los pulgares debajo de
la caja torácica. Localiza R 22, situado a dos
dedos del centro del pecho, justo debajo
de los senos. Utiliza ambos pulgares para
ti azar círculos sobre los puntos, y afloja.

5as4d5a4da564d56ad6as4d


 

4 fricción palmar Abre las manos hacia los
lados del cuerpo y coloca éstas planas so-
bre los lados de la caja torácica. Deslizalas
hacia abajo, hasta llegar a las caderas, con
los dedos separados y aplicando presión.
Repite varias veces para arrastrar el chi ha-
cia los pies.

5as5dsa4da456ds4ad654

 

VOLVER: MASAJE CHINO

 

6asd5a6d5a6d5sa6+d5as+d5 - MASAJE HOLISTICO: EL PECHO

MASAJE HOLISTICO: EL PECHO

MASAJE HOLISTICO: EL PECHO

 

Cuando se masajea el pecho, se pueden emplear movimientos amplios con los hombres, pero es necesario adaptarlos con una mujer. Para los hombres, utiliza más aceite en las zonas cubiertas de vello. Para las mujeres, ten una toallita para cubrir los senos y evita trabajar sobre los tejidos delicados de la zona.

 

 

1 rozamiento Sitúate junto a la cabeza de tu compañero. Frótate un poco de aceite entre los dedos. Coloca las dos manos juntas y planas en la parte superior del pecho. Baja barriendo por el centro del pecho hasta el final de la caja torácica, evitando cualquier contacto con los senos Para impedir que la otra persona sienta pudor, puedes adaptar las maniobras y utilizar una toallita sobre la zona.

56as4da56d4a56d4


2 rozamiento Separa las manos en la base de la caja torácica y vuelve a subirlas por los lados del cuerpo hasta las axilas. Mantenlas amoldadas a las costillas y reduce la presión. Repite estas maniobras varias veces, de manera que formen un movimiento fluido y continuo.

a5s6d4a56d45a6d4


 

3 presión con los pulgares Coloca las yemas de los pulgares debajo de las clavículas, a ambos lados del esternón. Presiona hacia abajo y sigue la línea de las costillas hacia el hombro. Repite por debajo de la siguiente costilla sin aplicar presión sobre los huesos. Esto ayuda a relajar los músculos situados entre las costillas.

a4s5da4d56a4d56a4d6as5d4


 

4 presión con los pulgares Cuando se está trabajando sobre el pecho, es importantísimo evitar los pezones y los senos. Por consiguiente, cuando llegues al centro, puedes adaptar las maniobras y cambiarlas por una simple presión con los pulgares entre las costillas. Presiona hacia abajo con las yemas de los dos dedos al mismo tiempo, y a continuación afloja de manera uniforme y con lentitud. Repite en tres o cuatro posiciones a lo largo del centro de la caja torácica.

MASAJE HOLISTICO: EL PECHO


 

5 presión con los dedos Coloca las manos sobre la caja torácica de tu compañero, con la zona hipotenar a los lados del esternón. Deslízalas sobre las costillas utilizando la zona hipotenar y las palmas, siguiendo la línea de aquéllas. A continuación vuelve a recogerlas por los lados de la caja torácica con los dedos extendidos, presionando entre los huesos. Repite varias veces realizando un único movimiento continuo para relajar el pecho.

a54das56d456a4das56d4


 

6 presión con la zona hipotenar Cuando vuelvas a la parte superior del pecho, coloca la zona hipotenar a ambos lados del esternón, justo por debajo de las clavículas. Aplicando presión con ella, lleva las manos hacia fuera en dirección a los hombros Repite bajo las clavículas varias veces, aliviando la presión al completar cada pasada.

6asd5a6d5a6d5sa6+d5as+d5


 

7 presión con los dedos Pasa a las costillas inlenores de un lado del cuerpo. Coloca los dedos entre las costillas y empújalas hacia atrás sobre la caja torácica, una mano después de la otra. Barre con ambas manos hacia arriba por el centro del pecho y termina la maniobra con unos ligeros pases neurosedantes diagonalmente hasta el hombro contrario. Sin cambiar de posición, repite en el lado contrario.

a56s4d56as4das56d4as6d4


 

8 presión con la zona hipotenar Para cerrar la secuencia, coloca las dos manos sobre la parte superior de los hombros. Empuja hacia abajo con la zona hipotenar, de forma que los hombros de tu compañero se relajen visiblemente. Repite, deja las manos quietas un momento y termina la secuencia acariciando los hombros.

86as5d4as54da56s4das57da