Entradas

5as6dsa4dasd65sa46d4 - MASAJE CHINO: PARTE DELANTERA DE PIERNAS Y PIES

MASAJE CHINO: PARTE DELANTERA DE PIERNAS Y PIES

MASAJE CHINO: PARTE DELANTERA DE PIERNAS Y PIES

 

 La secuencia del masaje continúa hacia arriba subiendo por los pies y las piernas,
siguiendo la dirección de los meridianos. El trabajo se realiza sobre los canales y
puntos de acupresión, los cuales se estimulan específicamente. Masajea un lado
del cuerpo y luego el otro, manteniendo la presión similar y constante.

 

1 rodado con los pulgares Frótate un poco
de aceite en las manos. Rueda con los pul-
gares subiendo por el lado interior de la
pierna de tu compañero, comenzando los
movimientos justo por encima del tobillo.
Aplica una presión razonablemente firme
a un ritmo vigoroso. Trabaja con cuidado
alrededor de la cara carnosa interna de la
rodilla y detente justo encima de ella. Re-
pite varias veces, pero comprueba que tu
compañero se sienta cómodo, porque es-
tos puntos pueden resultar sensibles.

AS56D456A4DAS564D65AS4D


 

2 presión con el pulgar Vuelve al tobillo y lo-
caliza BP 6, tres dedos por encima de la ar-
ticulación del tobillo, justo por detrás del
hueso. Procede con precaución, pues este
punto puede estar extremadamente sensi-
ble, especialmente en las mujeres. Presiona
con suavidad y, si el punto está dolorido, tra-
za círculos sobre él para dispersar el chi.

PRECAUCION
No utilices el punto BP 6 durante el
barazo.

as45d6a4d6sa4d6sa54d


 

3 presión con el pulgar Cruza al otro lado
de la pierna y encuentra E 36. situado en
el borde exterior de la espinilla, tres dedos
por debajo de la rodilla. Presiona con el
pulgar, empezando suavemente y aumen-
tando la presión poco a poco. Manten du-
rante unos momentos y afloja. Este movi-
miento es un buen tónico digestivo.

5as4das564dsa564das65d4


 

4 fricción palmar Fricciona suavemente ba-
jando por la parte exterior de la pierna,
para cerrar esta secuencia, llevando el chi
hasta los pies. Utiliza las manos planas y las
puntas de los dedos con viveza, manio-
brando hasta la articulación del tobillo. Re-
pite los movimientos varias veces y a con-
tinuación colócate junto a los pies de tu
compañero.

5as6dsa4dasd65sa46d4


 

5 rotación Coge la planta del pie de tu com-
pañero con una mano mientras sostienes
la pierna por debajo con la otra. Gira la ar-
ticulación del tobillo varias veces en ambas
direcciones. A continuación presiona todo
el pie hacia atrás, en dirección al cuerpo,
todo lo que te permita la flexibilidad de tu
compañero. Esto ayuda a aflojar la rigidez
del tobillo.

6asd56sa6d56+a65ds+a6d5


 

6 rodado con los pulgares Sujeta el pie por
debajo y localiza IG 3, situado en la depre-
sión entre los dedos pulgar e índice del pie.
Rueda con los pulgares en pequeños mo-
vimientos alternantes sobre el punto, ma-
niobrando para arriba hacia el tobillo. Re-
pite varias veces. Esta maniobra debe
resultar muy relajante y es un buen punto
tónico.

+as5d6+as5d6s+a5ds6+ad5


 

7 presión con el pulgar Pasa al dedo pulgar
del pie. Sujétalo con una mano para pro-
porcionar resistencia y presiona en el bor-
de externo de la uña con tu pulgar. Esto es-
timula BP 1, lo que resulta muy adecuado
para la energía nutritiva. Presiona sobre el
punto y relaja. A continuación repite todos
los movimientos en la otra pierna.

as546d4asd56as45d56as56d4as6d


 

8 balanceo Sitúate por detrás de los pies y
desliza las manos debajo de los tobillos de
tu compañero. Levanta ligeramente las
piernas y balancéalas suavemente, tirando
de ellas hacia ti al mismo tiempo. Manten
los hombros relajados. Esto alinea el cuer-
po y favorece el flujo de energía. Vuelve a
depositar las piernas y haz una pequeña
pausa antes de romper el contacto con tu
compañero.

MASAJE CHINO: PARTE DELANTERA DE PIERNAS Y PIES

 

VOLVER: MASAJE CHINO

shiatsu

SHIATSU

SHIATSU

 

 

Es una terapia japonesa con orígenes chinos, cuyo nombre
significa simplemente «presión con los dedos». La siguiente
secuencia de shiatsu está basada en la relajación del cuerpo
y en favorecer el flujo de energía (ki), y proporciona un
tónico general para el organismo. Es mejor aplicar los
movimientos con sensibilidad que utilizar una lista de
técnicas. Debes concentrarte en la presión y el estiramiento
para equilibrar los meridianos. El masaje debe ser
equilibrado y cuidadoso, y la mente debe estar tranquila,
sintiendo la conexión entre ambas personas. Cuando
percibas cualquier tensión, intenta aliviarla suavemente
según los principios del shiatsu o pasa a trabajar sobre otra
zona relacionada con la primera.

 

Lista de contenidos:

 

  1. Principios

  2. Los tsubos

  3. Aplicación

  4. La espalda

  5. Parte posterior de piernas y pies

  6. Abdomen

  7. El pecho

  8. Los brazos y las manos

  9. Parte delantera de piernas y pies

10. El cuello y el cuero cabelludo

11. La cara

12. Solución rápida con shiatsu

13. Automasaje

 


 

56as4d65as4d56as4d - SHIATSU: EL ABDOMEN

SHIATSU: EL ABDOMEN

SHIATSU: EL ABDOMEN

 

El shiatsu sobre el hará se hace a veces como masaje completo y es importante
para el diagnóstico. En esta zona es clave la relajación. Emplea tu sensibilidad, en
especial durante la menstruación. En momentos así puede ser preferible realizar
sólo el primer paso. El masaje del hará debe evitarse durante el embarazo.

 

 

1 descanso Coloca una mano debajo de la
espalda como apoyo y la otra plana sobre
el abdomen, justo debajo del ombligo.
Manten el contacto mientras tu compañe-
ro aspira y espira, permitiendo que tus ma-
nos suban y bajen con su respiración. Res-
pira tranquilamente, relájate y aparta a un
lado todos los pensamientos.

5a64sd6a5d4as6d4as6d4


 

2 presión con las palmas Con una mano
sobre el abdomen para apoyarte, aplica
presión sobre el mismo lentamente, mo-
viéndote en el sentido de las agujas del re-
loj alrededor del ombligo. Tu mano debe
producir una sensación relajante y tranqui-
lizadora. Observa si existe tensión en algu-
na zona. La presión producirá efecto sobre
los órganos internos y creará una sensación
de relajación y bienestar.

SHIATSU: EL ABDOMEN


 

3 presión con las palmas Traza círculos con
las dos manos sobre el abdomen para re-
lajar a tu compañero. Debes hacerlos en el
sentido de las agujas del reloj alrededor del
ombligo, prestando atención de nuevo a
las zonas tensas. Asegúrate de que una de
tus manos permanece en contacto con el
cuerpo en todo momento para transmitir
continuidad y confianza, y repite los mo-
vimientos varias veces.

56as4d65as4d56as4d


4 presión con la zona hipotenar Coloca
las manos sobre las caderas de tu compa-
ñero, con la zona hipotenar hacia dentro y
los dedos señalando al suelo. Con mucha
suavidad y lentitud, apoya tu peso sobre las
palmas, manten y afloja la presión. El mo-
vimiento debe partir de tu hará. Esto ayu-
da a relajar y abrir la zona pélvica, pero de-
bes tener mucho cuidado de no presionar
demasiado fuerte.

as564d56as4d5as4d

 

VOLVER: SHIATSU

 

PROFUNDA DOS - Presion Profunda - Parte Dos

Presion Profunda – Parte Dos

PRESION PROFUNDA – PARTE DOS

 


 

PRESIÓN CON LA ZONA HIPOTENAR

 

PRESIÓN         profunda
CONTACTO     zona hipotenar
Aplicar presión con la zona hipotenar te permite dar una mayor profundidad y presión a una maniobra. Hazlo sobre zonas musculosas, apoyando todo el peso de tu cuerpo sobre la mano para que sea más efectivo. Se trata de un movimiento robusto y no es adecuado para zonas delicadas o doloridas.
Cómo hacerlo
Coloca la mano sobre el cuerpo de tu compañero después de haber relajado todos los músculos de esa zona. Sujeta el cuerpo con una mano para que no se desplace por la presión que ejerces, y levanta las palmas de las dos manos y los dedos de la otra para que la única zona de contacto sea la zona hipotenar. Aprieta hacia abajo y trabaja los músculos, repitiendo los movimientos vanas veces.

 

Presión de Id zona hipotenar sobre el muslo
De pie, coloca la zona hipotenar de las dos manos sobre el muslo. Presiona contra el cuerpo y luego mueve hacia arriba, hacia la cadera, una mano después de la otra. Puedes utilizar bastante presión siempre y cuando no resulte molesto. Repite en varias posiciones, pero evita la cara interior del muslo.

PRESION PROFUNDA

Presión de la zona hipotenar sobre la cadera
Después de masajear la zona lumbar y los glúteos, presiona con la zona hipotenar sobre los músculos que rodean la adera de tu compañero y masajea alrededor de la articulación. Sujeta el cuerpo con la otra mano. Aplica la presión firmemente sobre los músculos, dibujando círculos en cada punto para liberar mejor las tensiones.

56asd4as564da6d4as6d4

 

Presión de la zona hipotenar sobre la cabeza
En la cabeza debes utilizar una presión más suave. Sitúate de pie detrás de tu compañero. Sujétale la cabeza con una mano y coloca la zona hipotenar de la otra en la base del cráneo. Presiona hacia dentro contra los musculos, trazando círculos y vibrando ligeramente para aumentar la estimulación y la relajación. Masajea sobre la mayor superficie posible, y a continuación completa el tratamiento cambiando de mano.

56asd4as56d4sa65d4a5s6d

 


 

PRESIÓN CON LOS NUDILLOS

 

PRESIÓN            profunda
CONTACTO       nudillos
Este empleo es otra forma de variar la presión. Sólo debe hacerse donde los músculos proporcionen almohadillado. Aumenta la presión al tiempo que reduces la tensión sobre tus dedos. Empuja con tu peso para intensificar la efectividad.

 

Cómo hacerlo
Coloca una mano sobre el cuerpo de tu compañero para apoyarte y cierra la otra en puño y colócala sobre sus músculos. Ve aumentando gradualmente la presión, utilizando los nudillos como punto de contacto. Trabaja los músculos en varias posiciones, dibujando círculos sobre cualquier zona tensa para aflojarla. Variar la presión acrecienta la tolerancia de tu compañero a la maniobra.
Presión con los nudillos sobre las caderas
Después de masajear los glúteos, coloca el puño sobre los músculos de tu compañero y ve aumentando gradualmente la presión sobre el cuerpo. Traza círculos en ese punto mientras presionas para aumentar la estimulación y animar a los músculos a que se relajen. Trabaja en varias posiciones, con más suavidad alrededor de la articulación de la cadera, pero evita toda presión directa sobre los huesos.

asd4as5d4sa6d46sa4d

Presión con los nudillos sobre la palma de la mano
Sujeta la mano de tu compañero y aprieta los nudillos contra su palma, trazando círculos en diversas posiciones para relajar los músculos. ir<ibaja alrededor de la base de los dedos, sin presionar directamente sobre las articulaciones. Este tipo de presión puede ser sorprendentemente preciso y una forma muy eficaz de relajar la mano.

87as4das5d4as56d4as56d4

Presión con los nudillos sobre la planta del pie
Manteniendo cogido el pie de tu compañero, coloca tus nudillos sobre su parte carnosa. Masajéala y pasa luego a la base de los dedos. Debes colocar la otra mano por debajo del pie para hacer resistencia contra tu propia presión. Trabaja en pequeños círculos sobre cada punto y continúa por el lado exterior del pie hasta el talón. Asegúrate de no presionar sobre el arco.

54as4das564d56asd45

 

 

 


 

PRESIÓN CON EL CODO

PRESIÓN           profunda
CONTACTO      codo
Al utilizar el codo obtienes un control preciso de tus movimientos, de forma que puedes aplicar presión con eficacia sobre un músculo o un punto. Al hacer fuerza con el peso del cuerpo, ejerces la presión sin esfuerzo y sin dañar tu postura. Utiliza la otra mano para estabilizar la aplicación. Realiza el movimiento con cuidado, evitando zonas delicadas u óseas.
Cómo hacerlo
Comprueba que tu postura es equilibrada y estable. Coloca el codo en contacto con la parte del cuerpo que vas a estimular. Presiona despacio en ese punto, poniendo mucha atención por si observas algún tipo de resistencia. Si tu compañero se resiste, afloja la presión y empieza de nuevo. Aplica la técnica uniforme y lentamente para ayudar al cuerpo a relajarse.

 

Presión con el codo sobre la cadera
Sitúate a la altura de la cadera de tu compañero. Con los pies firmemente plantados sobre el suelo para estabilizarte, localiza el punto relevante en el glúteo y coloca el codo sobre la superficie de la piel. Apóyate despacio sobre ese punto y dobla las rodillas para obtener equilibrio y una presión uniforme. Refuerza el movimiento con la otra mano, apoyándote lenta y uniformemente. Afloja con el mismo cuidado.

as56das456d4as65d4

Presión con el codo sobre el omóplato
Sitúate de pie detrás de tu compañero. Localiza el contorno del omóplato con una mano y presiona a su alrededor con el codo Guía el movimiento con los dedos para darle precisión y asegúrate de no presionar directamente sobre las costillas. Tus movimientos deben ser pequeños y uniformes, y la presión debe ejercerse ligeramente en diagonal hacia el cuerpo.

56asd4as65d4sa6d4a
Presión con el codo sobre la parte superior de la espalda
Después de masajear la espalda, coloca un dedo como guía sobre los músculos que están a un lado de la columna de tu compañero. Presiona suavemente sobre estos músculos con el codo, a intervalos que se correspondan con las depresiones entre las vértebras. Presiona sólo una vez en cada punto y desciende hasta la parte inferior de la caja torácica. La presión debe ser bastante ligera y, como siempre, lejos de la columna.

65as4ds56a4d6sa4d6sa54d

 


 

PRESIÓN CON VAIVÉN

PRESIÓN         profunda
CONTACTO    dedos
La presión con vaivén con índice y corazón consigue una considerable profundidad del movimiento y la penetración en los músculos. Debido a su efectividad, necesita aplicarse con cuidado y sólo debe realizarse en zonas pequeñas, que son fuentes de tensión pero no de dolor. La presión con vaivén es una parte del repertorio de movimientos que debe aplicarse cuando los músculos ya han sido relajados. Utilízalo de forma selectiva.
Cómo hacerlo
Coloca los dedos índice y corazón, o el dedo pulgar, sobre el cuerpo de tu compañero. Presiona contra el músculo y, al hacerlo, realiza un movimiento de serrado hacia atrás y hacia delante con los dedos para intensificar la presión de la técnica Los dedos de las manos no deben deslizarse. Puedes hacer este movimiento en el sentido longitudinal del músculo o cruzándolo transversalmente por la zona más ancha.

 

Presión con vaivén sobre el muslo
Coloca el pulgar en el sentido longitudinal de los músculos del muslo de tu compañero. Presiona contra ellos hacia atrás y hacia delante para aumentar la penetración. Repite varias veces, y afloja. Asegúrate de que los músculos están bien aceitados para prevenir una fricción desagradable sobre la piel.

56as4d6as54da56d4sa6d54

Presión con vaivén sobre el omóplato
Después de masajear alrededor del omoplato, comienza a presionar suavemente con dos dedos allí donde sigas sintiendo que los músculos de tu compañero están tensos. Hazlo sólo dos o tres veces en cada punto antes de pasar al siguiente. Continúa con los movimientos hasta rodear completamente el hueso, pero comprueba con tu compañero si le resulta desagradable.

56asdas6+d5sa+6d5as6+d5
Presión con vaivén sobre la columna
Sitúate de frente a tu compañero. Si ya has masajeado la espalda, puedes centrarte más en algunos músculos en concreto aplicando la técnica de presión con vaivén. Utiliza las dos manos para presionar en cada punto sobre los músculos situados al lado de la columna. Repite en diversas posiciones, pero evita siempre utilizar esta técnica sobre las costillas o la columna.

56as4d56a4d6ad456

 

56as4da565d4ada56d56sa4d - MASAJE PARA BEBES: PARTE POSTERIOR DEL CUERPO

MASAJE PARA BEBES: PARTE POSTERIOR DEL CUERPO

MASAJE PARA BEBES: PARTE POSTERIOR DEL CUERPO

 

 

Una vez relajado, a tu bebé no le importará que le des masaje sobre la espalda.
Asegúrate de que el cuerpo está bien apoyado. Haz movimientos de barrido,
cortos y ligeros, que fluyan uno con otro, y acorta la secuencia si tu bebé
o tú os cansáis. Adapta las maniobras para ajustarías a la postura de tu bebé.

 

 

1 rozamiento Encuentra una postura có-
moda para el masaje, de forma que tu
bebé esté bien apoyado. Frótate un poco
de aceite en los dedos y efectúa un roza-
miento sobre la espalda. Comienza con
los dedos juntos en la zona lumbar, deslí-
zalos hasta los hombros y vuelve a bajar
por los lados del cuerpo. Las maniobras
deben ser tranquilizadoras, con las manos
amoldadas a la forma de los músculos.

A5SD5A54D56AD4A6D4


2 círculos Repite el rozamiento y, al separar
las manos, traza círculos hacia fuera con
los pulgares siguiendo la línea de los hom-
bros. Estos círculos deben ser espirales
continuas, deslizando los pulgares sobre
la piel. Repite los movimientos circulares
varias veces. Comienza a dos centímetros
y medio de la columna y masajea hacia los
brazos.

56sada56d54a6d4a56d4


 

3 fricciones alternas Coloca las manos jus-
to debajo de las axilas, sobre los lados
opuestos de las costillas. Lentamente acér-
calas de forma que crucen hasta el otro
lado. Fricciona con suavidad hasta la zona
lumbar. La maniobra debe ser ligera y los
movimientos deben deslizarse sobre la
piel, sin estirar. Repite varias veces por
toda la espalda.

23asd4sa564da56d4a6d4


 

4 círculos Al volver a la zona lumbar, traza
círculos grandes y amplios con los pulga-
res sobre la parte superior de los glúteos.
Comienza a dos centímetros y medio de
la columna y ve dibujando espirales por la
piel. Si utilizas los lados de los pulgares, te
asegurarás de que la presión sea siempre
la misma y no profundice. Repite varias
veces.

56as4d56a4das564d6a4d


 

5 rozamiento Aplícate un poco más de acei-
te en las manos y vuelve a hacer un roza-
miento sobre la espalda del bebé, pero esta
vez pasando sobre el dorso de los brazos
hasta las manos. Deslízate sobre las manos
y los dedos con un movimiento amplio y
continuado. Repite varias veces para acei-
tar y estimular convenientemente la piel.

65as4d56sa4da65d6a54d


 

6 balanceo Coloca las manos alrededor de
la parte superior del brazo. Con suavidad
balancea los músculos entre las manos, tra-
bajando hasta la muñeca. Manten las ma-
nos amoldadas a los músculos y relaja los
movimientos en el codo. Ajusta las manos
para acomodarlas a la postura del bebé, y
sencillamente balancea toda la superficie
del brazo que te sea posible.

as56d4sa56d4a6das46d


 

7 rodado con los pulgares Sujeta la mano
de tu bebé y rueda con los pulgares sobre
el dorso de la mano hacia los dedos, esti-
rándolos todo lo que puedas. Rueda dibu-
jando varios trazos, empleando los lados
de los pulgares para que los movimientos
sean más suaves. Traza círculos muy suaves
entre los tendones y alrededor de los nu-
dillos.

54as4das4dad5sa56d6a4d


 

8 apretar Aprieta suavemente los dedos del
bebé entre los dedos índice y pulgar. Ma-
sajéalos uno por uno, trabajando hacia
abajo y sobre la punta. También puedes
frotar y rodar los dedos entre los tuyos.
Efectúa unos pases neurosedantes por el
brazo, desde el hombro hasta las puntas de
los dedos, y repite todos los movimientos
en el otro brazo.

56as4d56sa4d6a4d65a4d6


 

9 rozamiento Frótate un poco de aceite en
los dedos si lo necesitas y coloca las puntas
juntas sobre la zona lumbar del bebé. Des-
lízalas hacia arriba y separa las manos para
trabajar sobre los glúteos y a lo largo de las
piernas. Repite los movimientos vanas ve-
ces, trabajando hasta los pies y sobre ellos.

56as4ds56a4dsa56d54as6d


10 apretar Tras el último rozamiento, aprie-
ta las plantas de los pies, con los pulga-
res sobre ellas y los otros dedos soste-
niéndolas por debajo. Aprieta suavemente
los pies entre tus dedos, especialmente la
parte carnosa de las plantas. Recuerda
que debes evitar los arcos de los pies.

a64sd56ad4sa56d4a6da46d


 

11 fricciones alternas Coloca las manos a
ambos lados del muslo, con los dedos ha-
cia dentro. Deslízaías lentamente una ha-
cia la otra hasta alcanzar el lado contrarío
de la pierna. Continúa friccionando mien-
tras subes y bajas por el muslo hasta la ro-
dilla. Manten las muñecas relajadas y las
manos amoldadas a los músculos.

56as45dsa4da4sd564as6d4


 

12 presión con los pulgares Para masajear
sobre la parte posterior de la rodilla, cam-
bia los movimientos por presiones con los
pulgares. Sujeta la rodilla por abajo si es
necesario y estira hacia fuera sobre el plie-
gue con los lados de los pulgares. Cúrva-
los alrededor de los lados de la rodilla antes
de repetir el movimiento. A continuación
continúa friccionando, alternando las ma-
nos por la pantorrilla hasta el tobillo.

56as4da64da65d4a56d4a6d4


 

13 fricciones alternas Coge el pie del bebé
entre tus manos, con los dedos por deba-
jo y los pulgares sobre las plantas. Friccio-
na hacia atrás y hacia delante con las dos
manos al mismo tiempo. A continuación
deslízaías hasta el centro y vuelve. Los mo-
vimientos deben deslizarse sobre la piel
mientras los dedos permanecen amolda-
dos alrededor del pie.

56as4d5a65d4as65d5a4sd


14 presión con los dedos Manteniendo el
pie sujeto entre tus manos, traza círculos
suaves y presiona bajo la base de los de-
dos. Utiliza la punta del pulgar para pre-
sionar ligeramente entre las articulaciones
y a su alrededor, y para hacer círculos so-
bre las yemas de los dedos. Es un movi-
miento muy agradable para relajar el pie.
Recuerda que debes mantener la presión
suave y calmante.

a56sd4a5654da65d4a6sd4


 

15 estirar Coge el pie con una mano y con la
otra tira de los dedos, uno por uno. Re-
tuerce desde la base de cada dedo hasta
la punta. Presiona y aprieta entre tus de-
dos para que los movimientos resulten di-
vertidos. Aprieta y sujeta la yema de cada
dedo antes de deslizante sobre la punta.

56sa4d5as4d6as4da56d4


16 pases neurosedantes Sujeta la pierna
con una mano y efectúa unos pases neu-
rosedantes por toda su longitud con la
otra, con movimientos ligeros para esti-
mular la pierna. Los toques cortos con las
puntas de los dedos son los más agrada-
bles y resultan relajantes y calmantes. Re-
pite varias veces sobre el pie, todos los
movimientos, en la otra pierna.

564d56asda65d56a56d5as4d


 

17 pellizqueo Ésta es una ligera variación del
pellizqueo. Sujeta al bebé por debajo del
hombro. Coloca el pulgar y el índice en la
nuca, sobre los músculos a ambos lados
de la columna. Levanta suavemente la
mano y desliza los dedos sobre la piel
«agarrando» el aire. Debes hacerlo con
mucha suavidad, sin apretar ni pellizcar.
Repite dos veces más para relajar el cuello.

56as4d56a4da564das6d465


 

18 tecleteo Tamborilea con suavidad a lo lar-
go de toda la espalda con las yemas de los
dedos, empleando movimientos peque-
ños y ligeros, como gotas de lluvia. Evita
golpear sobre la columna. Trabaja desde
los hombros hasta la zona lumbar en una
serie de movimientos alegres. Repite va-
rias veces.

MASAJE PARA BEBES: PARTE POSTERIOR DEL CUERPO


 

19 pases neurosedantes Pasa suavemente
las puntas de los dedos por la columna,
desde los hombros hasta la zona lumbar.
Manten las muñecas relajadas y efectúa
una sene de movimientos fluidos, emplean-
do las manos una después de la otra. Es-
tos movimientos deben ser calmantes, re-
lajantes y cariñosos.

6as54d56sa4da56d4sa6das4d


20 descanso Para cerrar el masaje, descansa
las manos con suavidad sobre la espalda
durante unos momentos. Debes colocar
una mano entre los omóplatos y la otra
sobre el sacro (el triángulo óseo de la base
de la columna). Respira con calma unos
instantes y céntrate en el contacto entre
tus manos y la piel de tu bebé. A conti-
nuación dale la vuelta y ponle de cara a ti.

5sa4d56a4da6d4a6d54

 

 

VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES

 

 

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU

 

 

Esta versión reducida del masaje shiatsu contiene algunos de los pasos más
importantes. Realiza cada uno de ellos con igual atención y céntrate para
conseguir el mejor efecto. De acuerdo con el masaje completo, haz que
los cambios de postura de tu cuerpo sean los mínimos.

 

 

1 presión con las palmas sobre la espalda
Coloca tus manos con la zona hipotenar
entre los omóplatos de tu compañero, a
ambos lados de la columna. Tus dedos de-
ben apuntar hacia los lados del cuerpo.
Apóyate sobre las manos para aplicar pre-
sión sobre los músculos y estimular el me-
ridiano de la vejiga. Trabaja con una ca-
dencia constante hasta la zona lumbar.

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU


 

2 presión con el codo sobre las caderas
Redondea el codo y colócalo sobre el glú-
teo. Localiza VB 30, a dos tercios de la an-
chura y un tercio de la altura del músculo.
Aplica una presión razonable sobre el cuer-
po. Continúa presionando sobre la cadera
y alrededor de ella. Repite en el otro lado
o, si crees que puedes lograrlo, intenta pre-
sionar con los dos codos sobre los glúteos
al mismo tiempo.

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU


 

3 presión con las palmas sobre el abdo-
men Coloca una mano sobre el cuerpo
para apoyarte mientras presionas con la
otra alrededor del ombligo, en la dirección
de las agujas del reloj. Manten la palma
plana e intenta encontrar zonas de tensión.
Hacerlo de una forma regulada y relajada
estimula la liberación de tensiones, lo que
a su vez producirá una respiración más pro-
funda y completa.

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU


 

4 tracción de cuello Siéntate detrás de la
cabeza de tu compañero. Desliza las ma-
nos por debajo del cuello hasta que pue-
das rodear con ellas la base del cráneo.
Asegúrate de que tu compañero está rela-
jado antes de echarte hacia atrás con todo
tu peso, estirando suavemente hacia ti.
Vuelve a deslizar las manos por debajo de
la parte posterior de la cabeza para bajar-
la de nuevo.

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU

 

VOLVER: SHIATSU

 

546as546as546das56das56d4 - MASAJE CHINO: PARTE POSTERIOR DE PIERNAS Y PIES

MASAJE CHINO: PARTE POSTERIOR DE PIERNAS Y PIES

MASAJE CHINO: PARTE POSTERIOR DE PIERNAS Y PIES

 

 

Esta secuencia continúa el masaje sobre los meridianos, combinado con puntos
de presión específicos para las piernas y los pies. Termina el trabajo en un lado
del cuerpo antes de empezar la secuencia en el otro. La presión y el ritmo deben
ser similares en las dos piernas.

 

1 rodado con los pulgares Frótate un poco
de aceite en las manos y efectúa un roza-
miento sobre la pierna. Esto ayuda a los
movimientos del masaje. Después rueda
los pulgares desde el muslo hasta el tobi-
llo, siguiendo el meridiano de la vesícula,
que está situado a lo largo del centro del
muslo y termina justo detrás del hueso del
tobillo. No ejerzas presión sobre la parte
posterior de la rodilla. Repite vanas veces,
alternando los rodados de los pulgares.

 a465das5da564d56sa54d6as4d


 

2 presión con el pulgar Aprieta V 60, que
se encuentra al mismo nivel y por detrás de
la articulación del tobillo. Aplica presión con
el pulgar durante unos momentos y afloja.

PRECAUCIÓN No utilices el punto V 60 durante el embarazo.

 a564ds56ad45sa6d4sa65d4


 

3 rodado con los pulgares Pasa a la parte
externa del muslo y repite los movimientos
de rodado bajando por la pierna, evitan-
do de nuevo ejercer presión detrás de la ro-
dilla. Sigue el meridiano de la vesícula con
viveza hasta la articulación del tobillo. Ma-
sajea como si estuvieras rodando la ener-
gía por la pierna hacia abajo. Repite los
movimientos varias veces.

 s5dasd56sads5ad4as546d


 

4 tracción Sitúate detrás del pie y agarra la
pierna de tu compañero, colocando una
mano por debajo y la otra sobre el talón.
Levántala con cuidado y tira de ella suave-
mente hacia ti. Balancea ligeramente la
pierna al depositarla para estimular el flu-
jo de energía.

 as56das56d4as56d4as56d4asd


5 círculos con los pulgares Sujeta los pies
de tu compañero con las dos manos y co-
loca los pulgares sobre R 1, en el centro y
justo por debajo de la parte carnosa del
pie. Esta maniobra estimula la energía. Tra-
za círculos sobre los puntos con ambos pul-
gares aumentando la presión. Hacer círcu-
los en lugar de presionar esparce la presión
sobre un área más amplia.

PRECAUCIÓN
No utilices los puntos R 1 ni V 67 duran-
te el embarazo.

 6asd4sa5da6d4sa6d4as6d4


6 apretar Levanta el pie de tu compañero y
coloca las manos a los dos lados. Apriéta-
lo entre los pulgares y el resto de los dedos.
A continuación aprieta uno de los lados ha-
cia ti mientras separas el otro. Esto ayuda
a liberar la tensión del pie. Aprieta subien-
do y bajando hasta que sientas que los
músculos están más sueltos.

 sd54sa654d56sa4d5s56a4d6as54d


 

7 apretar Sujeta el pie con la mano y aprie-
ta alrededor de la parte exterior con los de-
dos. Emplea una presión bastante firme.
Aprieta y pellizca desde el talón, y a lo lar-
go del borde exterior del pie, hasta el dedo
meñique. Repite varias veces y a continua-
ción aprieta V 67 en la esquina de la uña
del meñique. Retira los dedos rápidamen-
te con un pequeño chasquido.

 MASAJE CHINO: PARTE POSTERIOR DE PIERNAS Y PIES


8 fricción Levanta el pie y fricciona la parte
carnosa entre tus manos. Presta especial
atención al punto R 1, que ya habías ma-
sajeado antes (véase paso 5). Puedes frotar
con bastante fuerza. Baja el pie y tira de los
dedos uno por uno para liberar el chi, y a
continuación repite la secuencia completa
en la otra pierna.

 546as546as546das56das56d4

 

VOLVER: MASAJE CHINO

 

 

 

MEDIA DOS - Presion Media - parte dos

Presion Media – parte dos

PRESION MEDIA – PARTE DOS

 


 

FRICCIONES ALTERNAS

PRESIÓN        media
CONTACTO    toda la mano
Las fricciones alternas son una maniobra de conclusión, para después de haber trabajado los músculos, y pueden completar una secuencia. Son muy buenas para soltar los músculos, y los mejores sitios para realizarlas son los brazos, las piernas y la espalda. Incluyen un movimiento de vaciado venoso, pero es necesario aceitar bien los músculos para que las manos se deslicen sobre la piel.

 

Cómo hacerlo
Coloca una mano en el lado del cuerpo que te quede más cerca y la otra en el lado contrario. Debes tener las manos planas sobre el cuerpo. Desliza la primera sobre los músculos, manteniendo un contacto constante con la piel y alejándola de ti, y desliza la otra en dirección opuesta hacia ti. Las manos deben encontrarse a la mitad del movimiento. Continúa hasta que las manos hayan intercambiado sus posiciones. Repite de forma constante hasta cubrir toda la zona.

 

Fricciones alternas sobre el brazo
Coloca las dos manos amoldándolas al brazo de tu compañero. A continuación empieza las fricciones a lo largo del brazo, alternando la posición de las manos. Manten pleno contacto con los músculos de tu compañero para obtener el efecto de fricciones alternas. La presión sobre el brazo debe ser algo más ligera que en cualquier otro lugar.

presion media

Fricciones alternas sobe la pantorrilla
Después de trabajar la pierna, amolda las manos a ambos lados de la pantorrilla de tu compañero, empezando justo por debajo de la rodilla. Lleva una mano hacia ti sobre los músculos mientras deslizas la otra en dirección contraria. Fricciona bajando por la pantorrilla hasta el tobillo. Allí donde los músculos estén bien tonificados puedes emplear una presión mayor, pero recuerda que debes utilizar bastante aceite.

pieras 1231234

Fricciones alternas sobre la espalda
Sitúate justo encima de las costillas de tu compañero. Amolda la mano más cercana a ti a la caja torácica de tu compañero, justo por debajo de la axila, e inclínate para colocar la otra en el lado contrario. A continuación desliza las dos manos, una hacia la otra, por encima de la espalda de tu compañero, de forma que terminen en los lados opuestos. Repite el movimiento con presión intermedia hasta llegar a la zona lumbar.

espalda 321

 

 

 


 

CÍRCULOS

PRESIÓN          media
CONTACTO      toda la mano o los pulgares

Los círculos son para las zonas delicadas o vulnerables y para las articulaciones. Es una buena forma de ayudar a tu compañero a que se relaje. Cuando se hacen despacio y rítmicamente, con la presión justa, reconfortan y tranquilizan. Traza círculos con toda la mano en dirección contraria a las agujas del reloj en la parte posterior del cuerpo, y en el sentido de las agujas del reloj en la delantera.

 

Cómo hacerlo
Coloca ambas manos planas sobre el cuerpo de tu compañero. Manteniendo el contacto con toda la mano, dibuja círculos sobre los músculos, una mano detrás de la otra. Cuando completes el círculo con una mano, levántala con suavidad, asegurándote de que la otra sigue en contacto con el cuerpo. Esto debe hacerse despacio varias veces. Cuando utilices los pulgares, el principio será el mismo, asegurándote de que uno de ellos esté siempre en contacto con el cuerpo.

 

Círculos sobre el abdomen
Sitúate al lado de tu compañero. Coloca una mano sobre su abdomen y empieza a dibujar círculos, en el sentido de las agujas del reloj, alrededor del ombligo. Coloca la otra mano sobre el abdomen para continuar con los movimientos circulares, levantando una de ellas con suavidad cuando se crucen. Emplea la presión con sensibilidad y asegúrate siempre de que una de tus manos permanece en contacto con el cuerpo.

56as456das4d

Círculos sobre la zona lumbar
Sitúate junto a la zona lumbar de tu compañero. Coloca una mano sobre el sacro, el área ósea de la base de la columna. Con presión media, traza círculos lentos en sentido contrario a las agujas del reloj, de forma que tu mano se deslice sobre la pie. Utiliza la otra mano para apoyarte. Cuanto más uniforme sea la presión, más agradable resultará. Repite varias veces para relajar la zona lumbar.

as56d465as4d6as54d

Círculos alrededor de la rodilla
Coloca un pulgar justo por encima de la rótula de tu compañero y comienza a realizar movimientos circulares, en el sentido de las agujas del reloj, alrededor de la articulación. Incorpora el otro pulgar, trazando círculos en dirección contraria. Rodea la articulación varias veces, levantando los pulgares cuando sea necesario. Esta maniobra ayuda a la articulación de la rodilla a relajarse.

as1d56as7d96as65d

 

 

 

 


 

PRESIÓN CON LAS PALMAS

PRESIÓN          media
CONTACTO      toda la mano
La presión con las palmas es muy eficaz cuando se utiliza de forma correcta, llevando el peso del cuerpo a través de las manos. La presión se aplica sobre la espalda, las piernas y los brazos, con aceite o sin él, pero es inadecuada para zonas delicadas. Estimula la circulación de energía además de estirar los tejidos.
Cómo hacerlo
Asegúrate de que tu postura está equilibrada. A continuación coloca ambas manos sobre el cuerpo de tu compañero. Manteniéndolas planas y relajadas, apóyate sobre ellas utilizando tu propio peso para ejercer la presión. Aplica una presión uniforme al hacer la maniobra y también al soltar. Deja que el cuerpo responda antes de cambiar la posición de tus manos.

 

Presión con las palmas sobre el muslo
Sitúate frente a tu compañero y coloca las palmas de tus manos sobre su muslo. Utiliza la superior como apoyo. Inclínate hacia delante con todo tu peso y aplica presión a los músculos con la mano inferior. Continúa hasta percibir resistencia y luego libera la presión lenta y uniformemente. Haz una pausa antes de repetir más arriba.

as8da65d4a6d4

Presión con las palmas en la pantorrilla
Coloca un soporte debajo de los tobillos de tu compañero. Sitúate frente a él y coloca ambas manos sobre los músculos de su pantorrilla Apóyate contra ella con la mano inferior, afloja la presión y a continuación apóyate sobre la otra mano. Mueve las dos hacia arriba, en dirección a la rodilla, y repite, pero no presiones sobre la articulación.

56asd45as6d7897qw9

Presión con las palmas sobre la espalda
Cuando la espalda de tu compañero ya haya sido masajeada, coloca las dos manos sobre los músculos de la zona lumbar, en el lado de la columna contrario al tuyo. Apóyate sobre las manos y deslízalas hacia delante con todo el peso de tu cuerpo. Sigue la forma del cuerpo de tu compañero hasta que tus manos queden curvadas alrededor de sus caderas. Esto ayuda a relajar los músculos de la región lumbar.

45asd6sa4d89qw486as45d

 

 

Continuación: Presion Media – parte tres

 

 

MASAJE INDIO DE CABEZA: LOS BRAZOS

MASAJE INDIO DE CABEZA: LOS BRAZOS

MASAJE INDIO DE CABEZA: LOS BRAZOS

 

El trabajo en los brazos sigue a la secuencia de los hombros y ayuda a relajar
la parte superior del cuerpo. Asegúrate de que puedes moverte con facilidad
alrededor de tu compañero y dobla las rodillas en lugar de agacharte para
llegar con comodidad.

 

 

1 rozamiento Con los brazos de tu compa-
ñero relajados, fricciona hacia abajo. Se tra-
ta de un rozamiento sin aceite. Amolda las
manos para acomodarlas a la forma del
brazo y fricciona hasta el codo. Repite va-
rias veces, y hazlo luego por la parte pos-
terior de los brazos para ayudar a relajar los
músculos.

as54da4ds5a4d6a4d6as54d


 

2 fricción Repite los mismos movimientos
por la cara exterior de los brazos, con un
vivo movimiento de fricción, utilizando las
palmas de las manos. Frota los brazos has-
ta el codo, como hiciste anteriormente. Tu
columna debe estar lo más recta posible y
debes doblar las rodillas en lugar de incli-
narte sobre tu compañero. Repite con
energía varias veces.

56as4d65as4d6asd6as4d


 

3 elevar Avanza las manos hacia delante y
coge los codos de tu compañero de forma
que sienta los brazos seguros. Eleva los dos
codos al mismo tiempo para encoger los
hombros, pero no los fuerces ni los tenses.
Manten las manos cerca del cuerpo para
proteger los codos. Manten unos momen-
tos y suelta. Los hombros de tu compañe-
ro deben relajarse y caer

MASAJE INDIO DE CABEZA: LOS BRAZOS


4 apretar Rodea la parte superior de los bra-
zos con los dedos, haciendo contacto con
toda la mano. Aprieta los músculos entre
los dedos y la zona hipotenar, teniendo cui-
dado de no pellizcar la piel. Baja por el bra-
zo apretando a intervalos iguales desde el
hombro hasta el codo. Repite varias veces.

as5d4as56d5as6d4a6d4

VOLVER: MASAJE INDIO DE CABEZA

 

56as4ds6a54d6a4das6d4 - MASAJE PARE BEBES: PARTE DELANTERA DEL CUERPO

MASAJE PARE BEBES: PARTE DELANTERA DEL CUERPO

MASAJE PARE BEBES: PARTE DELANTERA DEL CUERPO

 

El comienzo sobre la parte delantera del cuerpo resulta tranquilizador porque
puedes mantener contacto visual con el bebé, lo que le ayuda a relajarse.
Tus movimientos deben ser largos y fluir de uno a otro. Trabaja intuitivamente
y adapta o acorta la secuencia como mejor te parezca.

 

 

1 primer contacto Comienza el masaje por
delante para mantener el contacto visual
mientras tu bebé se acostumbra a los mo-
vimientos. Encuentra una postura que te
venga bien. Frótate un poco de aceite en
los dedos y coloca las manos sobre el ab-
domen, con las puntas de los dedos justo
debajo del ombligo. Haz una pequeña pau-
sa y limítate a observar.

 56SA4DAS56D4A564D6AD4


2 rozamiento Comienza el masaje con lige-
ros movimientos de barrido, desde el ab-
domen hacia los hombros y bajando por la
caja torácica hasta la posición inicial. Re-
pite varias veces para relajar y tranquilizar
a tu bebé. Amolda las manos a los múscu-
los y manten los movimientos suaves y rít-
micos. Utiliza muy poca presión en el toque
descendente.

 MASAJE PARE BEBÉS: PARTE DELANTERA DEL CUERPO


 

3 rozamiento Repite el rozamiento subien-
do esta vez por el abdomen y continuando
por los brazos. Aprieta los músculos con
mucha suavidad como parte del movi-
miento. Repite varias veces en diferentes
posiciones para extender el aceite. Realiza
movimientos continuados y repetitivos.

 MASAJE PARE BEBÉS: PARTE DELANTERA DEL CUERPO


4 circuios Cuando completes la rutina de ro-
zamiento, continúa hasta las manos y tra-
za círculos con los pulgares. Dependiendo
de la postura del bebé, puedes hacer los
círculos sobre la palma o sobre el dorso. Lo
importante es relajar la mano y abrir los de-
dos. Repite varias veces.

 as56d4sa56d4a564da6d4


 

5 apretar Aprieta suavemente cada uno de
los dedos del bebé, utilizando una presión
ligerísima para trabajar, bajando por cada
dedo hasta la punta. Puedes hacerlo en las
dos manos al mismo tiempo o una por
una. Hacer la «bicicleta» con los dedos es
otra de las cosas más agradables. Mueve
suavemente las muñecas también para que
todo el brazo quede incluido en los movi-
mientos.

5sa4d56a4d56a4d56a4sd56as4d 


6 presión con las palmas Acaricia cada bra-
zo con un poco más de presión, utilizan-
do tus manos de forma alterna en una se-
rie de movimientos cortos. Comienza en la
muñeca y masajea hasta el hombro, en-
volviendo la articulación con las manos. La
presión debe proceder de las palmas de las
manos. También puedes utilizar una mano
de apoyo y la otra para subir masajeando
por el brazo.

56asd4a65d465a4da64das65d4


 

7 pases neurosedantes Utiliza las puntas de
los dedos para realizar una sene de suaves
pases neurosedantes a lo largo del brazo.
Trabaja desde el hombro hasta la muñeca.
Se trata de una caricia ligera y lúdica, pero
también sirve para estimular la piel y au-
mentar las sensaciones. Manten las muñe-
cas elevadas y las manos relajadas para que
el movimiento sea como una sene de olas.

 65as4das564d6ad4s6a4d64


8 círculos Sujeta la muñeca por abajo y tra-
za pequeños círculos con los pulgares. Co-
mienza con los dos pulgares juntos en el
centro de la muñeca para ir girando en es-
pirales a lo largo de la articulación. La pre-
sión debe ser bastante ligera y efectuarse
con las yemas de los dedos, y las manio-
bras deben deslizarse sobre la piel.

 56as4ds6a54d6a4das6d4


 

9 círculos con los pulgares Continúa los
movimientos circulares sobre el dorso de la
mano del bebé. Sujétala con los otros de-
dos por debajo y traza los círculos hacia
fuera empleando las yemas de los pulga-
res. Los movimientos deben ser como es-
pirales y deslizarse sobre la piel. Repite tra-
zando varias líneas a lo largo del dorso de
la mano de tu bebé.

 6asd4a56d4a56d4s6a5d4


10 círculos con los pulgares Dale la vuelta
a la mano y colócala con la palma hacia
arriba. Los dedos deben sujetarla por aba-
jo. Con las yemas de los pulgares, traza
pequeños círculos sobre la palma de la
mano, de forma que masajees cuanta más
superficie, mejor. Los dedos proporciona-
rán resistencia desde abajo. Aprieta la
mano con suavidad al cerrar.

 56asd4as564ds56a4d56a4d


 

11 pases neurosedantes Continúa sujetan-
do la mano y realiza ligeros pases neuro-
sedantes sobre el dorso de la mano. A
continuación, dale la vuelta. Continúa efec-
tuando pases neurosedantes con las pun-
tas de los dedos sobre la palma y luego
sobre cada uno de los dedos. Los movi-
mientos proporcionarán unas sensaciones
agradables y estimularán la piel de tu
bebé. A continuación repite todos los mo-
vimientos en el otro brazo.

 56asd4as56ds4a6d46a4d6a5d4


 

12 fricciones alternas Vuelve al pecho, re-
pite el rozamiento y a continuación fric-
ciona suavemente el torso con movimien-
tos alternos en la maniobra descendente.
Con el bebé en una postura segura, cruza
las manos hacia los lados opuestos de las
costillas, amoldándolas al pecho. Deslíza-
las lentamente una hacia la otra hasta el
otro lado. Repite los movimientos en la
parte inferior del abdomen.

 65as4d5s6a4d56a4d6sa4d


 

13 rozamiento Utiliza más aceite si es nece-
sario y efectúa un rozamiento hacia fuera
sobre el abdomen del bebé, bajando esta
vez por las piernas. Aprieta suavemente
para estimular los músculos como parte
del movimiento, y fricciona y retuerce li-
geramente la piel. Repite en varias posi-
ciones para extender el aceite por la ma-
yor superficie posible.

 56asd4a64d6a4d65a4d6sa4d

 


 

14 apretar Cuando hayas completado la se-
cuencia de rozamiento, aprieta ambos
píes entre tus manos, con los dedos por
arriba y los pulgares por debajo. Masajea
las plantas de los pies con los pulgares.
También puedes hacer un pie cada vez si
te resulta más fácil. Desliza las manos por
el pie y los dedos mientras continúas apre-
tando suavemente.

 65sad4a564da564d6s5a4d6as4d


 

15 presión con las palmas Con las manos
planas, masajea sobre una pierna, co-
menzando justo por encima del tobillo y
terminando sobre la cadera. A continua-
ción acaricia con las palmas de las manos,
empleando un poco más de presión, en
una serie de movimientos cortos. Masajea
subiendo por la pierna y sobre la cadera,
curvando las manos alrededor de la arti-
culación. Repite varias veces más para cu-
brir la cadera completamente.

 56as4d56a4d56a4d56sa46d


 

16 fricciones alternas Rodea con las manos
la cara externa del muslo con los dedos
hacia dentro. Desliza suavemente ambas
manos hacia el centro de la pierna, y a
continuación cruza hasta el lado opuesto.
Fricciona ligeramente sobre el muslo y
continúa bajando por la pierna todo lo
que puedas. Puedes aplicar un poco de
presión con este movimiento, siempre y
cuando tus manos se deslicen y no se que-
den pegadas a la piel.

 as56d4sa564dsa56d4sad564as6d


 

17 círculos con los pulgares Sujeta el pie de
tu bebé con la mano y traza pequeños
círculos sobre la planta con los pulgares.
Los círculos deben formar espirales por
debajo del pie. En la base de los dedos
puedes presionar suavemente. Trabaja so-
bre toda la superficie que puedas, pero no
apliques presión en el puente. Si tienes
dudas, masajea simplemente la zona car-
nosa y el talón.

 54asdas564d56a4d6s5a4ds56a4d


 

18 fricciones alternas Coloca los pulgares
debajo del pie, con los otros dedos por en-
cima. Fricciona hacia atrás y hacia delan-
te sobre el pie, realizando un movimien-
to completo con cada mano. Continúa
hacia los dedos y repite varias veces, con
los pulgares por debajo para dar resisten-
cia. Esto es muy bueno para relajar los
músculos.

 56sad4sa56d4sa564d6s5a4d56sa4d


 

19 estiramiento Envuelve el talón con la
mano y apoya los dedos contra la planta
del pie. Aprieta el pie hacia atrás, dete-
niéndote antes de notar resistencia. El
ejercicio pasivo es bueno para las articu-
laciones. Sin embargo, como las articula-
ciones de un bebé pueden ser muy móvi-
les, es preferible hacerlo con suavidad.

 as5d4sa56d465a4ds6a54d654as


20 estiramiento Sujeta la pierna sostenién-
dola por debajo del talón y en la rodilla.
Con suavidad empuja hacia atrás para es-
tirar la cadera. Hazlo varias veces. Tu aga-
rre debe ser ligero para que puedas rela-
jar antes de encontrar resistencia. Vuelve
a girar la pierna, pero esta vez hacia el
lado. Efectúa unos pases neurosedantes
hasta el tobillo. Repite en la otra pierna.

 56as4d65a4d56a4d6a4d6a46d


 

21 círculos Vuelve al abdomen y efectúa un
rozamiento hasta el pecho del bebé. A
continuación separa las manos y desliza-
las por los lados de las costillas. A partir de
aquí, traza grandes círculos sobre éstas,
subiendo por los lados del cuerpo y vol-
viendo a bajar en círculos. Repite varias ve-
ces, con los dedos bien extendidos y las
manos relajadas, deslizándolas sobre la
piel.

 56sad4a56d4sa564d6a4d6asd


 

22 rozamiento Coloca los pulgares juntos
en el centro del pecho, justo debajo de las
clavículas- Aplica un poco más de aceite si
lo necesitas. Acaricia despacio, con las ye-
mas de los pulgares, sobre la parte supe-
rior del pecho hasta los hombros. Rodea
los hombros con las manos y repite vanas
veces.

 as56d4sa64d56a4d6as4d6sa4d


 

23 presión con los dedos Coloca las puntas
de los dedos sobre la nuca del bebé, con
los índices sosteniendo el cráneo. Apoya
los dedos corazón y anular sobre los
músculos de los lados de la columna. Con
muchísima suavidad, presiona los múscu-
los con las puntas de los dedos y masajea
hacia arriba, hasta la base del cráneo.

 56asd4asd4s56a4d6as46dsa4d


 

24 apretar Con las manos todavía sujetando
la cabeza, acaricia las mejillas con los pul-
gares en un movimiento circular hacia
atrás, hasta las orejas. Aprieta suavemen-
te los lóbulos entre el pulgar y el índice, y
acaricia alrededor y por detrás de las ore-
jas. Se pretende que éstos sean unos pe-
queños momentos agradables y tranquili-
zadores.

 asd4sa56das6d54sa56d56a6d

 

 

 

VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES