Entradas

la reflexologia y el bebé - La reflexología y el bebé

La reflexología y el bebé

Hay dos formas de reducir la reflexología a una rutina de masaje básica para bebes de veinte minutos. La primera consiste en desarrollar la sensibilidad para detectar las áreas «granulosas» (o «nudosas») en la planta de los pies del niño. Su causa reside en los depósitos cristalinos de calcio y ácido úrico que se desarrollan en la base de los nervios cuando existe un desequilibrio de energía a lo largo de su recorrido. Y sí, los bebés experimentan este tipo de desequilibrios. Los he detectado yo misma en pequeñines de apenas un mes. Si encuentras una área «granulosa», trabájala durante varios minutos, intentando desmenuzar los cristales. El masaje en estos puntos elimina los bloqueos y restaura el flujo libre de energía a todo el cuerpo del bebé. No hace falta presionar con más fuerza o cambiar el método básico de masaje, sino simplemente dedicar más tiempo a estimular estas áreas. Aunque no te creas capaz de detectarlas, deja que la intuición guíe tus dedos. Si lo haces así, es muy probable que actúes en el lugar correcto. Seguir tu instinto es preferible a ponerte tenso y nervioso mientras intentas localizar el «punto» exacto, lo cual, a menudo, es difícil, ya que los pies del niño son muy pequeños. Cuando apliques tratamientos de reflexología a tu hijo, trabja siempre con una suave presión y recordando que el objetivo fundamental es aprovecharla para transmitir amor y energía curativa.