Entradas

masajebebe4 - Movimientos Simples

Movimientos Simples

Si deseas realizar un «prccalcntamicnto» antes de empezar el masaje propiamente dicho, esta actividad puede ser ideal, sobre todo para los niños muy activos. A los bebés les encanta el juego con los brazos y las piernas. Estos suaves y divertidos movimientos lo ayudarán a estirarlos, a trabajar el estómago y la pelvis, y a alinear la columna vertebral. Repite cuatro veces cada movimiento.

Piernas

• Mirando al bebé, cógelo suavemente por los tobillos, júntale las rodillas y luego, lentamente, desplázalas hacia el vientre. A continuación, estíralas de nuevo.
• Flexiona y estira cada pierna, como si andará en bicicleta.
• Crúzale las piernas a la altura del vientre y estíralas. Luego invierte su posición, con la otra cruzada encima.

Brazos

• Sujeta las muñecas de tu hijo, estira los brazos hacia los lados y a continuación crúzalos a la altura de las muñecas. Estíralos de nuevo y crúzalos cambiando de brazo.
• Luego, eleva los brazos del niño delante de la cara y extiéndelos por encima de la cabeza, estirándoloscon suavidad.
• Por último, sujeta un brazo por la muñeca y la pierna opuesta por el tobillo. Junta el brazo y la pierna de manera que se crucen en el vientre. Repítelo con el otro brazo y la otra pierna. Desplaza de nuevo el brazo y la pierna hasta su posición inicial y repite la cruz con el brazo y la pierna opuestos.

masajebebe4

cabeza - Postura

Postura

La postura es vital cuando se está dando un masaje, en especial cuando se hace con regularidad. La tentación natural, sobre todo al principio, es concentrarse en realizar bien los movimientos, y al hacerlo se compromete la postura propia.
Recuerda que el masaje debe ser beneficioso para ambas partes.

Es importante utilizar el peso del cuerpo y asegurarse de que, si bien el masaje se realiza con las manos, los movimientos no procedan
sólo de los hombros. A continuación explicamos las tres posturas principales para el masaje.

Cuando se trabaja sobre una camilla:

Asegúrate de que tienes los dos pies bien plantados sobre el suelo y separados a una distancia equivalente a la anchura de los hom-
bros. Pueden estar paralelos o uno delante del otro. Manten la columna vertebral tan recta como puedas y dobla ligeramente las rodillas para que el movimiento proceda de las caderas. Cuando te inclines hacia delante, todo tu cuerpo debe moverse sin que se produzca tensión en el cuello. Apoya el peso sobre las manos al aplicar presión y manten los hombros relajados.

camilla

Cuando se trabaja sobre el suelo:

Asegúrate de estar equilibrado, manteniendo las rodillas, los tobillos y las caderas flexibles (es bueno poner un acolchado sobre el suelo). La columna debe estar recta. Para aplicar presión, inclínate hacia delante de manera que el peso vaya desde las caderas, la columna y los hombros hasta las manos, manteniendo los hombros
relajados. Aplica la presión uniformemente sin estirarte demasiado, de forma que puedas recuperar la posición original.

suelo

Para trabajar la cabeza:

Colócate de pie detrás de tu compañero, con los pies separados a una distancia equivalente a la anchura de los hombros y los hombros
relajados. El movimiento debe ir desde el suelo hasta los hombros y siguiendo los brazos y las manos. Asegúrate de que no encorvas la espalda ni te inclinas hacia tu compañero.
Para aplicar presión, mueve un pie hacia atrás,
inclínate hacia delante doblando las caderas y utiliza el peso de tu cuerpo.

cabeza