Entradas

56as4ds6a54d6a4das6d4 - MASAJE PARE BEBES: PARTE DELANTERA DEL CUERPO

MASAJE PARE BEBES: PARTE DELANTERA DEL CUERPO

MASAJE PARE BEBES: PARTE DELANTERA DEL CUERPO

 

El comienzo sobre la parte delantera del cuerpo resulta tranquilizador porque
puedes mantener contacto visual con el bebé, lo que le ayuda a relajarse.
Tus movimientos deben ser largos y fluir de uno a otro. Trabaja intuitivamente
y adapta o acorta la secuencia como mejor te parezca.

 

 

1 primer contacto Comienza el masaje por
delante para mantener el contacto visual
mientras tu bebé se acostumbra a los mo-
vimientos. Encuentra una postura que te
venga bien. Frótate un poco de aceite en
los dedos y coloca las manos sobre el ab-
domen, con las puntas de los dedos justo
debajo del ombligo. Haz una pequeña pau-
sa y limítate a observar.

 56SA4DAS56D4A564D6AD4


2 rozamiento Comienza el masaje con lige-
ros movimientos de barrido, desde el ab-
domen hacia los hombros y bajando por la
caja torácica hasta la posición inicial. Re-
pite varias veces para relajar y tranquilizar
a tu bebé. Amolda las manos a los múscu-
los y manten los movimientos suaves y rít-
micos. Utiliza muy poca presión en el toque
descendente.

 MASAJE PARE BEBÉS: PARTE DELANTERA DEL CUERPO


 

3 rozamiento Repite el rozamiento subien-
do esta vez por el abdomen y continuando
por los brazos. Aprieta los músculos con
mucha suavidad como parte del movi-
miento. Repite varias veces en diferentes
posiciones para extender el aceite. Realiza
movimientos continuados y repetitivos.

 MASAJE PARE BEBÉS: PARTE DELANTERA DEL CUERPO


4 circuios Cuando completes la rutina de ro-
zamiento, continúa hasta las manos y tra-
za círculos con los pulgares. Dependiendo
de la postura del bebé, puedes hacer los
círculos sobre la palma o sobre el dorso. Lo
importante es relajar la mano y abrir los de-
dos. Repite varias veces.

 as56d4sa56d4a564da6d4


 

5 apretar Aprieta suavemente cada uno de
los dedos del bebé, utilizando una presión
ligerísima para trabajar, bajando por cada
dedo hasta la punta. Puedes hacerlo en las
dos manos al mismo tiempo o una por
una. Hacer la «bicicleta» con los dedos es
otra de las cosas más agradables. Mueve
suavemente las muñecas también para que
todo el brazo quede incluido en los movi-
mientos.

5sa4d56a4d56a4d56a4sd56as4d 


6 presión con las palmas Acaricia cada bra-
zo con un poco más de presión, utilizan-
do tus manos de forma alterna en una se-
rie de movimientos cortos. Comienza en la
muñeca y masajea hasta el hombro, en-
volviendo la articulación con las manos. La
presión debe proceder de las palmas de las
manos. También puedes utilizar una mano
de apoyo y la otra para subir masajeando
por el brazo.

56asd4a65d465a4da64das65d4


 

7 pases neurosedantes Utiliza las puntas de
los dedos para realizar una sene de suaves
pases neurosedantes a lo largo del brazo.
Trabaja desde el hombro hasta la muñeca.
Se trata de una caricia ligera y lúdica, pero
también sirve para estimular la piel y au-
mentar las sensaciones. Manten las muñe-
cas elevadas y las manos relajadas para que
el movimiento sea como una sene de olas.

 65as4das564d6ad4s6a4d64


8 círculos Sujeta la muñeca por abajo y tra-
za pequeños círculos con los pulgares. Co-
mienza con los dos pulgares juntos en el
centro de la muñeca para ir girando en es-
pirales a lo largo de la articulación. La pre-
sión debe ser bastante ligera y efectuarse
con las yemas de los dedos, y las manio-
bras deben deslizarse sobre la piel.

 56as4ds6a54d6a4das6d4


 

9 círculos con los pulgares Continúa los
movimientos circulares sobre el dorso de la
mano del bebé. Sujétala con los otros de-
dos por debajo y traza los círculos hacia
fuera empleando las yemas de los pulga-
res. Los movimientos deben ser como es-
pirales y deslizarse sobre la piel. Repite tra-
zando varias líneas a lo largo del dorso de
la mano de tu bebé.

 6asd4a56d4a56d4s6a5d4


10 círculos con los pulgares Dale la vuelta
a la mano y colócala con la palma hacia
arriba. Los dedos deben sujetarla por aba-
jo. Con las yemas de los pulgares, traza
pequeños círculos sobre la palma de la
mano, de forma que masajees cuanta más
superficie, mejor. Los dedos proporciona-
rán resistencia desde abajo. Aprieta la
mano con suavidad al cerrar.

 56asd4as564ds56a4d56a4d


 

11 pases neurosedantes Continúa sujetan-
do la mano y realiza ligeros pases neuro-
sedantes sobre el dorso de la mano. A
continuación, dale la vuelta. Continúa efec-
tuando pases neurosedantes con las pun-
tas de los dedos sobre la palma y luego
sobre cada uno de los dedos. Los movi-
mientos proporcionarán unas sensaciones
agradables y estimularán la piel de tu
bebé. A continuación repite todos los mo-
vimientos en el otro brazo.

 56asd4as56ds4a6d46a4d6a5d4


 

12 fricciones alternas Vuelve al pecho, re-
pite el rozamiento y a continuación fric-
ciona suavemente el torso con movimien-
tos alternos en la maniobra descendente.
Con el bebé en una postura segura, cruza
las manos hacia los lados opuestos de las
costillas, amoldándolas al pecho. Deslíza-
las lentamente una hacia la otra hasta el
otro lado. Repite los movimientos en la
parte inferior del abdomen.

 65as4d5s6a4d56a4d6sa4d


 

13 rozamiento Utiliza más aceite si es nece-
sario y efectúa un rozamiento hacia fuera
sobre el abdomen del bebé, bajando esta
vez por las piernas. Aprieta suavemente
para estimular los músculos como parte
del movimiento, y fricciona y retuerce li-
geramente la piel. Repite en varias posi-
ciones para extender el aceite por la ma-
yor superficie posible.

 56asd4a64d6a4d65a4d6sa4d

 


 

14 apretar Cuando hayas completado la se-
cuencia de rozamiento, aprieta ambos
píes entre tus manos, con los dedos por
arriba y los pulgares por debajo. Masajea
las plantas de los pies con los pulgares.
También puedes hacer un pie cada vez si
te resulta más fácil. Desliza las manos por
el pie y los dedos mientras continúas apre-
tando suavemente.

 65sad4a564da564d6s5a4d6as4d


 

15 presión con las palmas Con las manos
planas, masajea sobre una pierna, co-
menzando justo por encima del tobillo y
terminando sobre la cadera. A continua-
ción acaricia con las palmas de las manos,
empleando un poco más de presión, en
una serie de movimientos cortos. Masajea
subiendo por la pierna y sobre la cadera,
curvando las manos alrededor de la arti-
culación. Repite varias veces más para cu-
brir la cadera completamente.

 56as4d56a4d56a4d56sa46d


 

16 fricciones alternas Rodea con las manos
la cara externa del muslo con los dedos
hacia dentro. Desliza suavemente ambas
manos hacia el centro de la pierna, y a
continuación cruza hasta el lado opuesto.
Fricciona ligeramente sobre el muslo y
continúa bajando por la pierna todo lo
que puedas. Puedes aplicar un poco de
presión con este movimiento, siempre y
cuando tus manos se deslicen y no se que-
den pegadas a la piel.

 as56d4sa564dsa56d4sad564as6d


 

17 círculos con los pulgares Sujeta el pie de
tu bebé con la mano y traza pequeños
círculos sobre la planta con los pulgares.
Los círculos deben formar espirales por
debajo del pie. En la base de los dedos
puedes presionar suavemente. Trabaja so-
bre toda la superficie que puedas, pero no
apliques presión en el puente. Si tienes
dudas, masajea simplemente la zona car-
nosa y el talón.

 54asdas564d56a4d6s5a4ds56a4d


 

18 fricciones alternas Coloca los pulgares
debajo del pie, con los otros dedos por en-
cima. Fricciona hacia atrás y hacia delan-
te sobre el pie, realizando un movimien-
to completo con cada mano. Continúa
hacia los dedos y repite varias veces, con
los pulgares por debajo para dar resisten-
cia. Esto es muy bueno para relajar los
músculos.

 56sad4sa56d4sa564d6s5a4d56sa4d


 

19 estiramiento Envuelve el talón con la
mano y apoya los dedos contra la planta
del pie. Aprieta el pie hacia atrás, dete-
niéndote antes de notar resistencia. El
ejercicio pasivo es bueno para las articu-
laciones. Sin embargo, como las articula-
ciones de un bebé pueden ser muy móvi-
les, es preferible hacerlo con suavidad.

 as5d4sa56d465a4ds6a54d654as


20 estiramiento Sujeta la pierna sostenién-
dola por debajo del talón y en la rodilla.
Con suavidad empuja hacia atrás para es-
tirar la cadera. Hazlo varias veces. Tu aga-
rre debe ser ligero para que puedas rela-
jar antes de encontrar resistencia. Vuelve
a girar la pierna, pero esta vez hacia el
lado. Efectúa unos pases neurosedantes
hasta el tobillo. Repite en la otra pierna.

 56as4d65a4d56a4d6a4d6a46d


 

21 círculos Vuelve al abdomen y efectúa un
rozamiento hasta el pecho del bebé. A
continuación separa las manos y desliza-
las por los lados de las costillas. A partir de
aquí, traza grandes círculos sobre éstas,
subiendo por los lados del cuerpo y vol-
viendo a bajar en círculos. Repite varias ve-
ces, con los dedos bien extendidos y las
manos relajadas, deslizándolas sobre la
piel.

 56sad4a56d4sa564d6a4d6asd


 

22 rozamiento Coloca los pulgares juntos
en el centro del pecho, justo debajo de las
clavículas- Aplica un poco más de aceite si
lo necesitas. Acaricia despacio, con las ye-
mas de los pulgares, sobre la parte supe-
rior del pecho hasta los hombros. Rodea
los hombros con las manos y repite vanas
veces.

 as56d4sa64d56a4d6as4d6sa4d


 

23 presión con los dedos Coloca las puntas
de los dedos sobre la nuca del bebé, con
los índices sosteniendo el cráneo. Apoya
los dedos corazón y anular sobre los
músculos de los lados de la columna. Con
muchísima suavidad, presiona los múscu-
los con las puntas de los dedos y masajea
hacia arriba, hasta la base del cráneo.

 56asd4asd4s56a4d6as46dsa4d


 

24 apretar Con las manos todavía sujetando
la cabeza, acaricia las mejillas con los pul-
gares en un movimiento circular hacia
atrás, hasta las orejas. Aprieta suavemen-
te los lóbulos entre el pulgar y el índice, y
acaricia alrededor y por detrás de las ore-
jas. Se pretende que éstos sean unos pe-
queños momentos agradables y tranquili-
zadores.

 asd4sa56das6d54sa56d56a6d

 

 

 

VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES

 

 

introduction - Sensibilidad

Sensibilidad

Cuando aprendes a dar masajes, puedes dar un buen uso a tu sensibilidad. Tus manos —el principal punto de contacto entre tu compañero y tú— no son sólo las herramientas que aplican las técnicas de masaje, sino que también son un medio de comunicación entre ambos.

Las palmas de las manos son especialmente importantes, y quizá debas trabajar la relajación de las manos y los dedos, en especial cuando estés probando técnicas nuevas. Antes de empezar un masaje es conveniente que sensibilices tus manos, pues eso asegura que tu atención fluya en la dirección correcta. Prueba para ello los siguientes ejercicios.

Siente tu respiración

Colócate de pie, relajado, con los brazos colgando a ambos lados del cuerpo y los pies firmemente plantados sobre el suelo a una distancia equivalente a la anchura de los hombros. Haz una inspiración profunda y relajada, e imagina que estás aspirando a través de las plantas de los pies. Siente cómo el aliento va recorriendo el centro de tu cuerpo hasta los hombros. Al exhalar, siente cómo la respiración te baja por los brazos y las manos.

sensibilidad

Energizar las manos

Cuando respires hacia las manos (véase página anterior), levanta los antebrazos hasta la altura de los codos y con las palmas de las manos hacia arriba. Sentirás cómo las manos se llenan de energía y puede que incluso percibas un cosquilleo en las palmas. Repite el ejercicio unas cuantas veces. Si al principio no sientes mucho, no te preocupes; todas estas cosas requieren un poco de práctica.

energizar las manos

Continuación: Leer el Cuerpo

s56d4fsd564f56s4f56s4f - MASAJE CHINO: PRINCIPIOS

MASAJE CHINO: PRINCIPIOS

MASAJE CHINO: PRINCIPIOS

 

El masaje chino, o TuiNa, está basado en un enfoque oriental del cuerpo y la salud. Es un enfoque global, holístico, que tiene en cuenta no sólo al individuo, sino también la interacción entre éste y su entorno. Todos los elementos son importantes para el diagnóstico.

La medicina tradicional china incluye varios sistemas complejos, y las relaciones entre sus diversos elementos son de gran importancia.

 

Los meridianos

Según los principios chinos, existen varios canales de energía, o meridianos, distribuidos por todo el cuerpo. Hay doce pares situados a ambos lados de los dos canales centrales, lo que hace un total de catorce meridianos. Además existen otros seis meridianos extraordinarios. Todos estos canales hacen circular el chi (energía vital interna), y la buena salud depende del equilibrio armonioso del chi entre los diferentes meridianos.

 

La armonía no sólo debe existir dentro del cuerpo, sino también en el intercambio entre el individuo y el mundo exterior. Constantemente se están produciendo intercambios de energía, y de nuevo la clave es el equilibrio. Según la filosofía tradicional china, el mundo está compuesto por la interacción entre opuestos, conocidos como yin y yang un desequilibrio de yin y yang dentro del cuerpo puede considerarse un exceso o una carencia de chi. Cada uno de los meridianos está regido por un órgano concreto del cuerpo y posee unas características particulares. Los dos meridianos centrales, que tienen una importancia especial, se conocen como vaso de la concepción (VC, que recorre la parte delantera del cuerpo y cuyo carácter es predominantemente yin) y vaso del gobernador (VG, que recorre la espalda y es predominantemente yang).

 

MASAJE CHINO: PRINCIPIOS

Esta ilustración china del siglo XVIII muestra posición de los puntos a lo largo del canal del vaso del gobernador.

 

VOLVER: MASAJE CHINO

42 19 - El aparato circulatorio

El aparato circulatorio

EL APARATO CIRCULATORIO

 

La sangre es el sistema de transporte del cuerpo aporta nutrientes a los músculos y órganos, y retira tos desechos del metabolismo. El corazón, su órgano principal, es un músculo que actúa como una bomba para hacer que la sangre circule por todo el cuerpo. Está dividido en cuatro cavidades: dos aurículas en la parte superior y dos ventrículos en la interior.

El corazón bombea la sangre oxigenada por el ventrículo izquierdo para dar servicio al cuerpo,
a través de una red de arterias y capilares menores, que llevan los nutrientes a los tejidos.

La sangre con poco oxigeno y que contiene dióxido carbono se transporta de vuelta al corazón por los capilares y los venas. Las de las piernas tienen válvulas para favorecer el flujo sanguineo.

La sangre entra en la auricula derecha y pasa po el ventriculo derecho hacia los pulmones, donde recibe oxigeno fresco.

A continuación regresa al corazónpor la auricula izquierda para comenzar de nuevo su decorrido.

 

42-19

TRASTORNOS COMUNES

TRASTORNOS COMUNES

 

 

 

El masaje ha venido siendo utilizado como remedio casero
durante años. En las siguientes páginas encontrarás
algunos trastornos comunes y sugerencias de técnicas
de masaje para aliviarlos. En el peor de los casos, el masaje
proporciona alivio al dolor, y la reducción del estrés suele
ayudar a aliviar los síntomas. Se han incluido las técnicas
más útiles, con independencia de su tradición. En el caso
de los puntos y meridianos de acupresión, puedes elegir
si el masaje chino o el shiatsu
vestido resulta más adecuado.
Estas sugerencias no sustituyen la ayuda médica,
especialmente importante en trastornos que afecten
a los bebés o a los niños pequeños.

 

Lista de contenidos:

 

  1. Jaquecas produto de la tensión

 

  2. Senos nasales bloqueados

 

  3. Ojeras

 

  4. Lumbago

 

  5. Síndrome premenstrual (SPM)

 

  6. Pies doloridos

 

  7. Rigidez de cuello

 

  8. Caída del pelo

 

  9. Celulitis

 

10. Resfriados y gripe

 

11. Problemas digestivos

 

12. Ansiedad

 

13. Cólico

 

14. Dentición

 

15. Lesiones por esfuerzo repetitivo

 

16. Dolor en las articulaciones

 

17. Dolor de oídos

 

18. Mala circulación

 

MASAJE PARA BEBES: LA CARA

MASAJE PARA BEBES: LA CARA

MASAJE PARA BEBES: LA CARA

 

El masaje sobre la cara y el cuero cabelludo del bebé debe ser extremadamente
ligero, evitando acercar el aceite a los ojos. Haz que sea una experiencia lúdica
para que todo el masaje sea divertido y algo que los dos esperáis con gusto. Son
unos momentos para compartir contacto visual, sonidos estimulantes y sonrisas.

 

 

1 rozamiento Sujetando una vez más la ca-
beza del bebé, acaricia muy suavemente
sobre la frente con las yemas de los pulga-
res. Comienza con los dedos juntos sobre
el centro de la frente y ve separándolos
poco a poco Repite varias veces, mante-
niendo los movimientos alejados de los
ojos. Puede que necesites utilizar un poco
más de aceite para que tus pulgares se des-
licen sobre su piel.

5ASD56A4DS56AD54S5A654D


2 rozamiento Coloca los pulgares sobre las
mejillas y repite el rozamiento, trabajando
sobre los pómulos hacia las orejas. Los pul-
gares deben deslizarse con suavidad sobre
la piel. Pellizca ligeramente los mofletes
para hacer sonreír al bebé. Repite trazan-
do varias líneas sobre la cara.

56ASDS56A4D56AD4SA6D


 

3 rozamiento Lleva los pulgares hasta la
barbilla, doblando los índices por debajo y
colocando las yemas de los pulgares en el
centro. Mueve despacio las manos a lo lar-
go de la línea de la mandíbula. Repite va-
rias veces y, en la última, da unos ligeros
apretoncillos a los lóbulos de las orejas.

5ASD56ADA6DSA6D4SA6D


4 rozamiento Coloca las palmas de las ma-
nos justo por encima de la línea de naci-
miento del pelo, con los dedos hacia el
centro de la cabeza. Con suavidad acaricia
el pelo del bebé hacia la nuca. Utiliza las
manos de forma alterna para obtener un
ritmo suave y relajante. Es un momento es-
tupendo para compartir un montón de
contacto visual y sonidos tranquilizadores.

MASAJE PARA BEBES: LA CARA

 

 

 

VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES

 


 

 

algunos aspectos - Algunos aspectos relacionados con el desarrollo de las piernas

Algunos aspectos relacionados con el desarrollo de las piernas

El desarrollo de las piernas en el feto se inicia alrededor de la cuarta semana de gestación, y en la novena empiezan a fortalecerse. Alrededor de la decimotercera semana, los huesos han completado su crecimiento.


Después del parto, los pies planos, el arqueamiento de las piernas, el contacto de las rodillas y los pies zambos son muy comunes, pero en la mayoría de los casos no hay de que preocuparse. El arco suele ser más visible cuando el niño está sentado en el borde de una silla con los pies colgando o cuando camina de puntillas. Aunque que el arco del pie no esté completamente desarrollado, la mayoría de las veces se trata de un tejido indoloro que no interfiere en el crecimiento físico del pequeño.


En los niños, los pies zambos tienen su origen en el pie, a menudo como consecuencia de la postura que tenían en el útero. En el caso de los niños más mayorcitos, la causa está en el mentón, y en los preescolares, en la cadera. En la mayoría de los casos, se corrige con el crecimiento, enderazamiento de los huesos y tonificación muscular.


Entre el nacimiento y la edad adulta, las piernas de los niños pasan por un período normal de arqueamiento. Esto suele ocurrir antes de los 18 meses, que es cuando aparece un espacio entre las piernas y las rodillas. Al igual que en el pie zambo, se suele corregir sin ningún tratamiento.


A medida que el arqueamiento de las piernas va desapareciendo poco a poco, muchos niños desarrollan «rodillas en contacto» (cuando están de pie con las rodillas juntas, queda un espacio a nivel del tobillo). Esta condición puede prolongarse hasta los cuatro años. También se corrige espontáneamente sin necesidad de recurir a un calzado especial.


Esta información puede ser muy útil para los nuevos padres. Por otro lado, el programa de masaje del bebé contribuye a un crecimiento sano, acelerando la corrección de este tipo de condiciones.

MASAJE CHINO: APLICACION

MASAJE CHINO: APLICACION

 

La medicina china hace referencia a dos tipos de chi en el cuerpo: el chi con el que nacemos (conocido como chi original o prenatal), que se almacena en los ríñones y que, en algunas personas, puede estar débil o agotado y resulta difícil de restaurar, y el chi postnatal, que fluye por todo el cuerpo.

 

 

El chi puede verse influido, por ejemplo, por la dieta, el aire fresco y nuestro estilo de vida. Debe fluir libremente a lo largo de los meridianos, nutriendo y sosteniendo el cuerpo. El bloqueo de este flujo puede ocasionar un exceso, deficiencia o estancamiento del chi, que puede percibirse como dolor, inflamación o hinchazón. Estimular el flujo de energía y dispersar la acumulación de chi ayuda a aumentar la vitalidad y a devolver al cuerpo el equilibrio y la buena salud.

 

Tradicionalmente, el masaje chino se recibia vestido, a través de una sábana, para preservar el pudor del receptor. Sin embargo, puede utilizarse aceite para que los pases relajen los músculos, además de trabajar a lo largo de los meridianos. La presión para estimular los puntos se efectúa con los dedos. En los movimientos más profundos pueden emplearse las yemas de los pulgares y los codos, y para la estimulación más ligera, vibratoria, las puntas de los dedos resultan excelentes. Hay que escuchar al cuerpo y utilizar la presión adecuada. Los movimientos pueden ser rápidos y ligeros o más profundos y lentos. Cuando des un masaje, intenta mantenerte en sintonía con tu propio cuerpo y eso se trasladará a tu compañero. Estar correctamente situado te permitirá centrarte en la sensibilidad. Masajea alrededor de las zonas doloridas, y no sobre ellas, para dispersar la energía.

 

MASAJE CHINO: APLICACION

En el masaje chino se utilizan los dedos y los codos para estimular el flujo de energía y favorecer el flujo del chi.

 

 

PUNTOS PRINCIPALES

 

Técnicas: Las técnicas principales son el rozamiento, la presión con los codos, el rodado con los pulgares, la presión con los dedos, el estiramiento y el balanceo.

Movimientos: Varían entre los movimientos fluidos, los estimulantes y los de presión, y deben seguirse unos a otros para dar la forma del masaje.

Equipo: Necesitas una superficie firme, como una camilla de masaje o una alfombrilla blanda sobre el suelo; toallas para cubrir Ia zona que no estés trabajando; apoyos para la cabeza, las rodillas o los tobillos, y un poco de aceite.

Respuesta: Toma nota de todos los problemas antes de empezar y pide a tu compañero que te informe acerca de la localización y, muy especialmente, de cualquier molestia asociada a los puntos de acupresión.

Duración: Un masaje TuiNa de todo el cuerpo debe durar unos cuarenta y cinco minutos, aproximadamente.

 

VOLVER: MASAJE CHINO

a56sd4sa56d4as564d - MASAJE CHINO: PUNTOS DE ACUPRESION

MASAJE CHINO: PUNTOS DE ACUPRESION

MASAJE CHINO: PUNTOS DE ACUPRESION

 

En el cuerpo podemos encontrar un número casi apabullante de puntos de acupresión. Cada uno de ellos está situado en un meridiano concreto, pero la longitud de los catorce meridianos es diferente, por lo que tienen distinta cantidad de puntos. Cada punto se designa mediante el meridiano sobre el que está situado y su número secuencial. 

 

 

Algunos meridianos (como el de la vesícula biliar) comienzan en la parte superior del cuerpo; otros, en cambio, lo hacen en las extremidades y trabajan hacia arriba. Por ejemplo, R 1 (el primer punto del meridiano del riñon) está localizado en el pie. El meridiano de la vejiga es el más largo y tiene sesenta y siete puntos. 

 

El chi fluye de un meridiano a otro y entre los puntos. La estimulación de éstos puede realizarse con agujas (como en acupuntura) o con los dedos (como en TuiNa). Si bien la presión a través de las manos puede ser menos precisa, los principios son los mismos. El objetivo es aliviar los bloqueos de energía de los canales y ayudar al flujo del chi. Esto, a su vez, afecta al funcionamiento de los órganos y ayudará a devolver la salud al cuerpo. 

 

Normalmente se realiza una valoración completa antes del masaje, en la que se incluye el pulso oriental y el diagnóstico de la lengua. Si bien para tratar problemas médicos se requiere una formación especializada, el masaje chino es una forma fantástica de favorecer la relajación y mantener la salud. El conocimiento de unos cuantos puntos principales es una buena manera de empezar, y la localización de los puntos se consigue midiendo con el ancho de los dedos de la persona a la que se está masajeando o con el pulgar. Cada medida del pulgar se conoce como un cun

 

MASAJE CHINO: PUNTOS DE ACUPRESION

 54654564564 56456464

VOLVER: MASAJE CHINO

MassageHome - Técnicas

Técnicas

TÉCNICAS DE MASSAGE

Las técnicas de masaje pueden dividirse de forma amplia en ligeras, medias y profundas, tradicionalmente clasificadas como rozamiento, amasamiento y fricción. Para facilitar la consulta hemos agrupado las diferentes técnicas atendiendo a la cantidad de presión utilizada.

 

Los movimientos más ligeros se utilizan para preparar o cerrar una secuencia; los medios ayudan a relajar la tensión muscular, y los más profundos proporcionan una relajación más concreta. Algunas técnicas se utilizan muy a menudo y otras de vez en cuando. Es conveniente familiarizarse con unas cuantas técnicas antes de empezar las secuencias de masaje sobre el compañero, y no hay mejor forma de hacerlo que probarlas sobre uno mismo.

 

Cómo, cuándo y por qué

¡Las técnicas son algo que todos queremos aprender inmediatamente! Sin embargo, el masaje sólo estimula el cuerpo para que éste se cure a sí mismo, y entender el cuerpo y a tu compañero debe ir primero. De todos modos, las técnicas son esenciales: proporcionan la estructura y la secuencia del masaje.

como quando e porque

Aprender correctamente las técnicas básicas desde el principio nos ayuda a tener confianza en nuestra habilidad para el masaje y nos proporciona algo en lo que practicar. Debes equilibrar las técnicas y los movimientos con otros factores; un masaje basado exclusivamente en la técnica resultaría vacío, clínico. Por eso, cuando practiques las técnicas debes también desarrollar un sentido de saber por qué estás haciendo lo que estás haciendo.

 

Las técnicas son una parte de tu maletín de herramientas. Al principio, probablemente, seguirás fielmente la rutina que te han enseñado. Sin embargo, a medida que vayan creciendo tus conocimientos y tu experiencia, podrás ser más selectivo.

 

No necesitas poner en práctica todas las técnicas cada vez, y gradualmente irás aprendiendo qué técnicas son eficaces en las distintas situaciones. Desarrollar esta capacidad es cuestión de práctica y experiencia. La forma en la que apliques una técnica influirá sobre sus efectos, por lo que debes tener en cuenta el equilibrio que tienes que conseguir cada vez que des un masaje.

 

LISTA DE COMPROBACIÓN TÉCNICA

► El masaje debe fluir Asegúrate de que mantienes la postura correcta y de que estás físicamente equilibrado, de forma que puedas aplicar las técnicas de forma ininterrumpida y uniforme.
► Realiza maniobras relajantes antes y después de una técnica concreta para mantener el ritmo.
► Comienza con suavidad y ve aplicando mayor presión a medida que vayas comprobando la respuesta de tu compañero. Alivia después la presión para no parar de forma abrupta.
► Aplica la presión uniformemente sobre los puntos de presión, de forma que la aflojes tan gradualmente como la aplicas.
► Utiliza técnicas apropiadas para la zona que estés trabajando y el problema que estés intentando aliviar.
► Emplea las técnicas apropiadas para los grupos musculares que estés masajeando.
► No masajees sobre la columna vertebral ni sobre áreas óseas del cuerpo.
► Utiliza las técnicas apropiadas para la edad de tu compañero (menos presión y estiramientos menos vigorosos para una persona mayor que para otra de, por ejemplo, veintitantos años).