Entradas

56as4as56d4sada56ssd546 - SHIATSU: LA CARA

SHIATSU: LA CARA

SHIATSU: LA CARA

 

 

El masaje de cara debe ser preciso para resultar agradable y para que la
estimulación de los puntos sea efectiva. Es una forma estimulante de cerrar
el masaje, una manera relajante y energética. El toque final de descanso
proporciona equilibrio y alineamiento antes de que termine el masaje.

 

 

1 presión con los pulgares Coloca los pul-
gares sobre las cejas de tu compañero, jus-
to al lado del puente de la nariz. Localiza
V 2 en las pequeñas depresiones del hue-
so. Presiona con los lados de las puntas de
los pulgares, pues este punto debe ser pre-
ciso. Manten la presión unos momentos y
afloja. Presiona con cuidado porque estos
puntos están a menudo sensibles.

 

SHIATSU: LA CARA


2 presión con los pulgares Presiona con las
yemas de los pulgares siguiendo una línea
desde el centro de las cejas hasta el naci-
miento del pelo. Este movimiento debe ser
lento, constante y relajante, y ha de seguir
el meridiano de la vejiga. Repite varias ve-
ces las líneas sobre la frente.

56as4d56sa4das64d6as4s6d4


 

3 presión con los dedos Presiona con las
puntas de los dedos sobre la línea bajo los
pómulos, trabajando hacia el ángulo de la
mandíbula. Presiona cerca del hueso y li-
geramente por debajo de él, manteniendo
la presión y los movimientos ligeros.

56as4as56d4sada56ssd546


4 descanso Rodea la base del cráneo de tu
compañero con una mano y coloca la otra
sobre la frente. Tira muy suavemente hacia
ti para alinear la cabeza y a continuación
descansa. Vacía tu mente de todo pensa-
miento y respira con tranquilidad. Esto pro-
porciona un momento de calma antes de
cerrar el masaje e informa a tu compañero
de que se ha completado la secuencia.

as56d4as56dsad64a6d

VOLVER: SHIATSU

masaje oriental relajante - Masaje Oriental

Masaje Oriental

En China existen hallazgos arqueológicos que confirman que ya se practicaba el masaje hace más de tres mil años. El Tratado de medicina interna del Emperador Amarillo, el primer texto médico  y el general, recopilado en algún momento entre el  aC., perfila el tratamiento utilizando hierbas, acunpuntura y masaje. TuiNa, que significa empujar y agarrar, surgiró del masaje popular anmo, todavia en uso hoy en dia. Sus raices se remontam a la dinastia Shang (que comenzó hacia el año 1700 aC.) y emergió entre el 1368 y el 1644.

En el sigilo vi dC. se introdujo en Japón, desde China y a través del budismo, una antigua forma de masaje conocida como anma.  A principíos del siglo xix dominó la medicina occidental, pero un siglo más tarde surgiró el shiatsu, que en la actualidad goza de reconocimiento oficial en este país.

En la Índia encontramos textos sánscritos fechados alrededor del año 1500 aC., que conforman la base de la medicina ayurvédica que hacen referencia al masaje, a los aceites y as hierbas. El masaje índio de cabeza, o champissage (champi significa champú), ha formado parte del aseo familiar desde hace mil años y se utiliza para tener el pelo sano. En jeroglíficos encontrados en tumbas egipicias, y que datan de alrededor del año 2300 aC., aparecen representadas personas frotando manos y pies con sus manos.

 

masaje_oriental_relajante

masajecatolico - Perspectiva histórica del católico

Perspectiva histórica del católico

El término «cólico» procede del vocablo griego kolikos^ que significa intestino delgado o colon. Según se desprende de una infinidad de textos antiguos, parece que los bebés hayan sufrido cólicos durante toda la historia escrita, si no más. Los famosísimos documentos egipcios conocidos como Papiro Ebers, que se remontan al año 3000 a.C, incluyen 877 fórmulas y 400 prescripciones de fármacos, incluyendo las destinadas específicamente al cólico. Entre las hierbas recomendadas figuran la manzanilla, el cardamomo, el cilantro y la mejorana. Los chinos llamaban al cólico «los cien días o noches de llanto». Esta condición fue descrita durante el período védico e incluida en textos sobre acupuntura. También los babilonios se hicieron eco del cólico, recomendando hinojo para su alivio.

La idea de que la sensibilidad a los alimentos podría estar relacionada con el cólico aparece documentada por primera vez en los escritos de Hipócrates (400 a.C), quien observó que la leche podía provocar malestares gástricos y urticaria. Más tarde, en el año 980 a.C, un escritor árabe llamado Ibn Sina dedicó un libro entero a esta cuestión: Kitab al-Qulani {ElLibro del Cólico).
A partir de aquellas antiguas investigaciones médicas se creó una verdadera tradición histórica de remedios para esta dolencia. En las zonas rurales se recomendaban curas con hierbas, amén de otros curiosos tratamientos, con la esperanza de tranquilizar al niño. En estos métodos se incluían los siguientes:

• Hierba gatera {Nepeta cataría) (Apalaches)
• Ajenjo, manzanilla o té de menta (España)
• Poleo-menta o té de eneldo (pioneros norteamericanos)
• Beber agua caliente, frotar el vientre o propinar golpecitos en la espalda (Europa rural)
• Llevar un anillo de hierro (antigua Roma y Edad Media)
• Colocar anguilas vivas sobre el estómago del paciente (Europa)

Hasta no hace mucho tiempo, a mediados del siglo xx, los tranquilizantes y sedativos eran los tratamientos más utilizados, recetados rutinariamente por los médicos para el cólico infantil. No hay duda de que este tipo de fármacos funcionaban bastante bien, pero en la década de 1960 se desaconsejó su uso cuando empezaron a darse cuenta de que tenían efectos secundarios adversos a largo plazo en el desarrollo del niño. Aun así, algunos facultativos de edad avanzada continúan prescribiendo esta medicación (Paregoric, Phenobarbital, Bentyl, etc.). Pero eso no es todo. Algunos estudios recientes han demostrado que el alcohol administrado en pequeñas cantidades a los bebés que sufren cólicos reduce el tiempo de llanto. No obstante, hay que destacar que el alcohol pertenece a la misma categoría farmacológica que todos los tranquilizantes que se utilizaban en el pasado y que en consecuencia es posible que tenga los mismos efectos secundarios adversos para el desarrollo infantil. Conozco algunas madres que aseguran que untando un poco de alcohol en la punta de los dedos y dejando que el bebé los succione contribuye a aliviar el cólico, además del dolor en las encías. Desafortunadamente, incluso con nuestros modernos conocimientos, las causas del cólico no se han podido especificar. Veamos a continuación lo que nos dicen algunos médicos al respecto.

 

masajecatolico

asd213a1ds23a1d23a132d1as23d - MASAJE INDIO DE CABEZA: PRINCIPIOS

MASAJE INDIO DE CABEZA: PRINCIPIOS

MASAJE INDIO DE CABEZA: PRINCIPIOS

 

El término ayurveda procede de una palabra sánscrita que significa «ciencia
de vida», y es el complejo y antiguo sistema de filosofía y medicina en el que el
masaje indio de cabeza hunde sus raíces. El ayurveda considera que el equilibrio
y la moderación son esenciales para la salud, en la que el cuerpo y la mente
están inextricablemente ligados.

 

 

Según el pensamiento ayurvédico, el univer-
so está compuesto por cinco elementos —éter,
aire, tierra, fuego y agua—, y los seres hu-
manos están formados por una combinación
de estos elementos.

 

Los doshas
Además, se cree que existen tres doshas. o
energías, en toda la materia. Se denominan
vata, pitta y kapha. La mayoría de las perso-
nas tienen un dosha dominante, y eso es algo
que un tratamiento ayurvédico debe tener en
cuenta. Vata es la energía del aire, y estos ti-
pos tienden a ser delgados, inquietos, ansio-
sos, creativos y con la piel seca. Pitta es una
mezcla de fuego y agua, y estos tipos son ac-
tivos, decididos, con buen apetito, el pelo fino
y la piel suave; también sudan con facilidad.
Kapha es una mezcla de agua y tierra, y estos
tipos tienden al sobrepeso, se mueven lenta-
mente, duermen mucho y tienen el pelo fuer-
te y la piel grasa

 

Los chakras
La energía vital que se mueve por todo el
cuerpo se conoce como prana. Existen siete
círculos principales de energía, o chakras, si-
tuados a lo largo de la columna vertebral, y el
prana fluye a través de ellos. Estos chakras ge-
neran una energía que se transmite a los cen-
tros menores del cuerpo. Los primeros seis
chakras se localizan en los genitales, el sacro,
el plexo solar, el corazón, el cuello y la frente; el
séptimo está situado en la parte superior de
la cabeza. Cuando la energía que fluye por los
chakras se bloquea, se producen trastornos
mentales y físicos. El masaje ayurvédico esti-
mula el flujo libre de energía y, en conse-
cuencia, favorece la buena salud.

MASAJE INDIO DE CABEZA: PRINCIPIOS

 

VOLVER: MASAJE INDIO DE CABEZA

masaje en los brazos y las manos - Masaje de los brazos y las manos

Masaje de los brazos y las manos

Seamos honestos. Los brazos pueden ser una de las áreas más difíciles cuando se trata de hacer un masaje a un bebé. Los recién nacidos tienden a desplazarlos hacia el pecho cuando se sienten vulnerables, y si intentas separarlos, el combate está garantizado! Algunos padres, frustrados en sus reiterados intentos, me preguntan si es realmente necesario hacer un masaje en esta área del cuerpo. Mi consejo es siempre el mismo: paciencia. Realizar un masaje en los brazos del niño desde una tierna edad no sólo contribuye a relajarlos, sino que también lo ayuda a abrirse al mundo. Si el pequeño relaja los brazos durante el masaje, es un signo de que confia en ti y siente cómodo con lo que le estás haciendo. Es posible que la respuesta no sea inmediata, pero a medida que se sienta más y más satisfecho con el masaje en otras partes del cuerpo, acabará aceptando de buen grado el masaje en los brazos. Entretanto, si el pequeño se muestra disgustado y tira de los brazos hacia el pecho, intenta adaptar la aplicación que está adoptando. Podría tranquilizarlo. En caso contrario, toma sus manos entre las tuyas, incorpóralo un poco y mueve el brazo adelante y atrás para relajarlo. Mantén el contacto visual y dile: «Vamos…». El bebé suele responder positivamente, liberando la tensión en los brazos y las manos y consistiendo el masaje. No trates de abrirle los brazos a la fuerza. Sé delicado con él. Si aun así, no parece reaccionar, pasa a otra parte del cuerpo e inténtalo de nuevo más tarde.

5as4d56ad4as6d54 - MASAJE HOLISTICO: LA ESPALDA PARTE DOS

MASAJE HOLISTICO: LA ESPALDA PARTE DOS

MASAJE HOLISTICO: LA ESPALDA PARTE DOS

 


 

9 rozamiento Desplázate a la zona lumbar de tu compañero y date aceite en las manos. Coloca las palmas de las manos juntas sobre el sacro, el triángulo de hueso de la base de la columna. Extiende los dedos y separa las manos, de forma que barran hacia arriba y hacia el exterior de la zona lumbar y las caderas. Vuelve a la posición inicial y repite con presión en el movimiento hacia fuera.

5as4d56ad4as6d54


10 círculos Sitúate de frente a tu compañero. Coloca las manos planas sobre el sacro, una encima de la otra para estabilizar el movimiento. Aplica una ligera presión con la mano de arriba y comienza a dibujar un círculo en sentido contrario a las agujas del reloj. Repite lenta y uniformemente para relajar la zona lumbar sin provocar molestias, manteniendo las manos flexibles y acopladas al cuerpo.

 

56asd4as56d4sa65d4


 

11 presión con las palmas Coloca las manos juntas sobre los músculos de la zona lumbar, al lado de la columna contrario a donde estés situado. Aplica presión con las palmas mientras las deslizas hacia fuera sobre los músculos y barre alrededor de la cadera hasta el glúteo. El contacto debe hacerse más ligero y pasar a las puntas de los dedos en el momento de completar el movimiento.

asd6a5d6+s5ad6+sa5d

 


12 amasamiento Inclínate y comienza a amasar el glúteo. Presiona contra los músculos y hazlos rodar hacia atrás con los dedos, en dirección al pulgar, para conseguir un movimiento de rodado rítmico. Debes alternar las manos. Continúa masajeando con una presión relativamente firme sobre los músculos sólo hasta que sientas que están relajados.

a56sd4a65d4sa6d4

 


 

 

13 amasamiento Continúa el movimiento amasando los músculos del lado contrario de la columna de tu compañero, presionando hacía dentro con los pulgares y rodando hacia ti con el resto de los dedos. Evita trabajar sobre la columna, dejando alrededor de dos centímetros y medio a ambos lados. Asciende masajeando hasta el hombro y vuelve a bajar. A continuación cambia de posición y repite la secuencia de la zona lumbar del otro lado.

56das4d56a4d56a4d


 

14 presión con las palmas Coloca la zona hipotenar (la almohadilla situada justo encima de la muñeca) de las dos manos, con los dedos apuntando en direcciones opuestas, a ambos lados de la zona lumbar Desliza las manos hacia fuera, una en cada dirección, hacia la caja torácica, utilizando el contacto de toda la mano hacia el final del toque. Repite a intervalos hasta llegar a los hombros, donde sólo debes aplicar presión entre los omóplatos.

5as4d56a4d56a4d


 

15 presión con los pulgares Comienza entre los omóplatos colocando ambos pulgares sobre los músculos situados a los dos lados de la columna vertebral. Presiona simultáneamente con las yemas de los pulgares a intervalos paralelos a cada una de las vértebras. Presiona con firmeza pero con sensibilidad; nunca presiones sobre el hueso. Desciende rápida y uniformemente hasta la zona lumbar.

a5sd456as4d65a4dsa6


 

16 pases neurosedantes Para finalizar la secuencia, coloca las puntas de los dedos, una vez más, en la parte superior de la columna y ve pasándolos suavemente por toda la espalda hasta llegar a la zona lumbar. Repite en maniobras alternas para llevar la atención por el cuerpo de forma descendente. Descansa las dos manos sobre la zona lumbar durante un momento, y luego, con mucha suavidad, retíralas.

as5d54a6+d5sa6+d5a6d5

TRASTORNOS COMUNES: PROBLEMAS DIGESTIVOS

TRASTORNOS COMUNES: PROBLEMAS DIGESTIVOS

TRASTORNOS COMUNES: PROBLEMAS DIGESTIVOS

 

 

Estos problemas pueden estar provocados por una dieta mala, por falta de !
ejercicio o por estrés. Los problemas crónicos requieren atención cualificada, pero
prueba estas técnicas de masaje para aliviar el malestar general. Revisa también
tus hábitos alimenticios y deja tiempo suficiente para comer de forma adecuada.

 

 

presión con las palmas sobre las piernas
Tu compañero debe tumbarse en el suelo, con
las piernas ligeramente torcidas hacia dentro.
Apoya una mano sobre su cuerpo y «camina»
con la otra hacia abajo, por la cresta de los
músculos, siguiendo el meridiano del estó-
mago. Presiona con la palma de la mano,
afloja y continúa presionando de forma cons-
tante y uniforme a lo largo de toda la pierna.
Evita toda presión sobre la rodilla.

a4sd65a4d56sa4d56sa46d

 


 

presión con los pulgares sobre las piernas
Localiza E 36, situado en la depresión que en-
contramos al lado de la espinilla, tres dedos
por debajo de la rodilla. Masajea y dibuja
círculos sobre el punto con la yema del pulgar
para mejorar la digestión. A continuación pre-
siona el punto directamente, manten unos
momentos y afloja. Este punto es muy ade-
cuado para ser masajeado de vez en cuando.
Repite los movimientos en la otra pierna.

6as5d+a5d+a5d+a5d+as65d


 

rozamiento sobre el abdomen Un abdo-
men relajado puede favorecer la digestión.
Frótate un poco de aceite en las manos y di-
buja círculos en el sentido de las agujas del re-
loj sobre el abdomen de tu compañero. De-
bes hacer los movimientos con las palmas de
las manos, evitando presionar demasiado. El
objetivo es relajar y calmar para que los pro-
cesos digestivos naturales puedan efectuarse.

TRASTORNOS COMUNES: PROBLEMAS DIGESTIVOS


 

presión con las palmas sobre el abdomen
Con una mano sobre el cuerpo como punto
de apoyo, coloca la palma de la otra justo de-
bajo de la caja torácica. Presiona muy suave-
mente cuando tu compañero espire. Relaja la
presión y vuelve a apretar, coordinándote
cada vez con las exhalaciones de tu compa-
ñero. Repite en el otro lado para estimular la
relajación, pero asegúrate de que la presión
no resulta molesta.

 

56as4d56a4d56a4d56a6d4

MASAJE INDIO DE CABEZA

MASAJE INDIO DE CABEZA

MASAJE INDIO DE CABEZA

 

El masaje indio de cabeza es un tratamiento energético
de la parte superior del cuerpo. Se utilizan técnicas
estimulantes y debe realizarse con sensibilidad sobre el
cuello y la cabeza. El masaje relaja los músculos mediante
na serie de rápidos movimientos de percusión y termina
estimulando el cuero cabelludo. Se pueden utilizar aceites
nutritivos en el pelo. El masajista debe mantener una
postura equilibrada y concentrarse en tener la columna
recta. El intercambio de energía entre ambos participantes
es un ingrediente vital de esta forma de masaje.

 

 

 

Lista de contenidos:

 

  1. Principios

 

  2. Puntos marma

 

  3. Aplicación

 

  4. Parte superior de la espalda

 

  5. Los brazos

 

  6. El cuello

 

  7. La Cabeza

 

  8. La cara

 

  9. El pelo y el cuero cabelludo

 

10. Solución rápida con masaje indio

 

11. Automasaje

 

 

MASAJE INDIO DE CABEZA

as5d4a56d4sa56d4sa6d54 - MASAJE HOLISTICO: PIERNAS E PIES POSTERIORES PARTE DOS

MASAJE HOLISTICO: PIERNAS E PIES POSTERIORES PARTE DOS

MASAJE HOLISTICO: PIERNAS E PIES POSTERIORES

 

9 rodado con los pulgares El masaje del pie finaliza la secuencia de la pierna y hace que parezca completa. Sujeta el pie de tu compañero por abajo y efectúa un rodado con los pulgares sobre la planta. La presión debe proceder de las yemas. Comienza los movimientos en el centro del pie y desliza los dedos hacia los lados Cubre varias veces toda la zona, excepto el arco, realizando movimientos alternos y de rodado.

MASAJE HOLISTICO: PIERNAS E PIES POSTERIORES


10 presión con los pulgares Para relajar el pie aún más. presiona sobre la almohadilla con los pulgares mientras dibujas círculos diminutos sobre el punto de presión. Alterna los movimientos para que resulten continuos y presta atención a la zona situada alrededor de la base de los dedos. La presión puede ser bastante firme, pero estáte pendiente de cualquier punto que pueda resultar doloroso al tacto.

as4d56as4das56d4s6ad4


 

11 presión con los nudillos Amortiguando el pie desde abajo, presiona sobre la planta con los nudillos dibujando pequeños circuios sobre cada punto. Manten una presión que resulte agradable y evita trabajar sobre el arco del pie. Comprueba si se produce alguna molestia o algún dolor mientras trabajas. Baja suavemente el pie y acaricíalo con las puntas de los dedos.

as4ds56a4da56d4sa56d4


12 pases neurosedantes Frota con las pun tas de los dedos desde la cadera hasta los dedos del pie, con movimientos largos, ligeros y fluidos. Establece un contacto suficiente con las manos para evitar hacer cosquillas. Tener las muñecas relajadas y sueltas te ayudará en los movimientos, llevando la atención de tu compañero a sus pies. Ralentiza los toques mientras terminas, cambia de posición y repite toda la secuencia sobre la otra pierna.

as5d4a56d4sa56d4sa6d54

 

presion ligera parte DOS - Presion Ligera - parte dos

Presion Ligera – parte dos

PRESION LIGERA – PARTE DOS

 

 


 

BALANCEO

PRESIÓN ligera
CONTACTO toda la mano

El balanceo es un buen movimiento para liberar el cuerpo de las tensiones. Ayuda como liberación final al cerrar una secuencia y sirve para relajar a tu compañero antes de comenzarla. Es un estímulo a dejarse ir. Balancea los miembros o el torso mientras tu compañero está tumbado sobre la espalda.

Cómo hacerlo

Coloca las manos, planas y con las muñecas relajadas, a ambos lados del cuerpo de tu compañero. Empújalo  uavemente con una mano y a continuación repite con la otra en el lado contrario, de forma que generes un sua- ve  ovimiento de vaivén. Ve cambiando la posición de las manos mientras lo haces, para que puedas llegar a mover las  áximas zonas del cuerpo posibles. Los movimientos deben ser suaves y no demasiado rápidos.

Balanceo de la pierna

Coloca las manos, con los dedos hacia arriba y a ambos lados del muslo de tu compañero. Balancea suavemente toda  a pierna, hasta llegar al tobillo, empleando movimientos alternantes de las manos. Repite mientras vas subiendo hasta el muslo de nuevo y termina volviendo a bajar hasta el tobillo, asegurándote de que todas las articulaciones se relajan bajo tus manos.

presion ligera

Balanceo del brazo

Si el brazo de tu compañero está sujeto y apo yado, puedes realizar los movimientos de balanceo. En caso contrario, levántalo y coloca ambas manos alrededor de la parte superior. Sin soltar, balancea hacia abajo, en dirección al codo. Dobla el brazo por el codo y bájalo hasta la superficie para apoyarlo. Después continúa los movimientos hasta la muñeca.

 

Balanceo de la parte delantera del cuerpo

Coloca una mano a la altura del pecho de tu compañero y la otra en la cadera. Comienza los movimientos de balanceo con la mano superior y continúa con la inferior. Sin perturbar el ritmo, ve cambiando gradualmente la posición de las manos, de forma que la superior se mueva hacia la cadera y la inferior, hacia el pecho.

balanceo 1

 

 

 


 

PELLIZQUEO

PRESION         ligera
CONTACTO     yemas de los dedos
El pellizqueo es un movimiento ligero, agradable y estimulante. Se van alternando ambas manos, la acción es entrecortada y el toque, muy ligero. Es muy bueno para trabajar la cabeza y puede sustituirse por los pases neurosedantes al final de una secuencia corporal.

 

 

Cómo hacerlo

Coloca las yemas de los dedos de ambas manos sobre el cuerpo de tu compañero. Separa una mano pellizcando suavemente la superficie de la piel. Repite el movimiento con la otra mano, alternándolas para cubrir toda la zona. Manten un ritmo rápido y ligero.

 

Pellizcar la cabeza

Sitúate de pie detrás de tu compañero. Apoya las yemas de los dedos sobre el cuero cabelludo y separa una de las manos de la cabeza mientras tiras suavemente del pelo. Repite el movimiento con la otra mano, alternando con un ritmo rápido hasta que hayas cubierto toda la cabeza.

 

pellizacar

 

 

Pellizcar las piernas

Sitúate a la altura de las rodillas de tu compañero. Coloca ambas manos sobre el muslo y comienza los movimientos de pellizqueo. Trabaja subiendo y bajando por la pierna, alternando las manos. Termina la secuencia en el tobillo.

 

piernas asdasd

 

Pellizcar la espalda

A un lado de tu compañero, coloca las manos sobre la parte superior de la columna. Pellizca ligeramente con las yemas de los dedos mientras vas descendiendo hasta la zona lumbar, una mano después de la otra. Esto estimula la superficie de la piel y lleva la atención a la bajada por la columna vertebral.

las espalda pellizcar