Entradas

TRASTORNOS COMUNES: RIGIDEZ DE CUELLO

TRASTORNOS COMUNES: RIGIDEZ DE CUELLO

TRASTORNOS COMUNES: RIGIDEZ DE CUELLO

 

 

Para la mayoría de las personas, el cuello y los hombros son las zonas donde
suelen sentir tensión. Un cuello rígido puede ser el resultado de una mala
postura y un estilo de vida sedentario, y puede dar lugar a dolores de cabeza.
Prueba estas técnicas de masaje para aliviar la tensión y relajar los músculos.

 

amasamiento de los hombros Amasa a lo
largo de la parte superior de los hombros, em-
pezando en el cuello y trabajando hacia fuera.
Los dedos de las manos deben descansar so-
bre los hombros, mientras los pulgares ama-
san los músculos. Presiona y dibuja círculos,
prestando atención a cualquier punto tenso.

Allídonde los músculos estén sensibles, reduce la
presión y aumenta la amplitud de los movi-
mientos.

5AS4D56A4D6A54D6AD4


 

círculos sobre el cuello Coloca los pulgares
sobre los músculos de los lados de la colum-
na, junto a la vértebra prominente (C7) situa-
da en la base del cuello. Con los dedos des-
cansando sobre los hombros, dibuja círculos
y presiona para relajar los músculos, lo que a
su vez relajará el cuello. Este punto concreto
se denomina VG 14.

AS4D56A4D65A4DA6D564


 

tracción de cuello Estando tu compañero
tumbado boca arriba, desliza las dos manos
por debajo de su cuello y rodea con ellas la
base del cráneo. Levanta la cabeza ligera-
mente y, con suavidad, tira de ella hacia atrás
para estirar el cuello. Esto ayuda a liberar la
tensión y aporta una sensación de alarga-
miento de la columna. Vuelve a bajar la ca-
beza muy suavemente.

TRASTORNOS COMUNES: RIGIDEZ DE CUELLO


 

balanceo de la cabeza Desliza las manos
por debajo del cuello y rodea con ellas la base
del cráneo. Vuelve la cabeza hacia un lado
presionando con la mano plana contra el cue-
llo. A continuación vuélvela del otro lado con
la otra mano. Con suavidad, balancea la ca-
beza de un lado al otro para estimular la rela-
jación de los músculos del cuello y los hombros.

5A6S4D56A4D56A4D6A54SD6AS54D

masajefacialdelbebe - La expresión facial del bebé

La expresión facial del bebé

Tu hijo puede «hablar» contigo mediante un lenguaje no verbal. Las sesiones
de masaje te ofrecen la excelente oportunidad de analizar y aprender esteenguaje
Una de las formas en las que «hablan» los bebés es a través de los ojos. Los niños usan sus ojos para llamar tu atención. Los recién nacidos enfocan la visión entre 18 y 30 cm, es decir, la distancia que media entre ambos cuando lo tienes
en brazos y la ideal para establecer un contacto visual durante el masaje. Cuando os miráis, su expresión se anima y los ojos se abren más para observarte intencionadamente y explorar tu rostro (¡para delicia de mamá o papá!). Si desvías
la mirada, es probable que haga algún ruido o que mueva los brazos para llamar de nuevo tu atención. Es importante que te fijes en estas pequeñas reacciones de tu hijo cuanto antes; te ayudarán a comprender lo que está intentando comunicarte y, en definitiva, a satisfacer sus necesidades.
Una vez establecido el contacto visual, el bebé puede desviar la mirada de vez en cuando. Esto le proporciona unos instantes de descanso en los que procesa los estímulos visuales recibidos. Luego volverá a mirarte y el proceso de comunicación proseguirá. Empieza con expresiones faciales y movimientos simples.
Por ejemplo, simula una «O» con los labios. Si el niño te puede ver con claridad, te imitará. Lo mismo ocurre si sacas la lengua. Los bebés son imitadores extraordinarios y reflejan tus expresiones como si de un espejo se tratara. A la edad
de seis semanas, tus esfuerzos se verán recompensados con sonrisas y grititos de alegría. También existen otras respuestas físicas. Así, por ejemplo, si tensa los músculos, es señal de excitación. Observa estas señales durante todo el proceso de masaje para que podáis aprender juntos.

masajefacialdelbebe

89asda89d7as897da897das964ds6ad4 - TRASTORNOS COMUNES: LUMBAGO

TRASTORNOS COMUNES: LUMBAGO

TRASTORNOS COMUNES: LUMBAGO

 

El dolor en la parte baja de la espalda puede deberse a una mala postura y a un
estilo de vida sedentario, y contribuye a la tensión de hombros y cuello. Prueba
estas técnicas para relajar los músculos y mejorar la postura general. Aplica
siempre algunas maniobras generales de relajación antes de empezar.

 

 

presión con las palmas sobre la zona lum-
bar Coloca una mano plana sobre el sacro de
tu compañero (el triángulo óseo situado en la
base de la columna). Coloca la otra mano so-
bre los músculos de la zona lumbar, ahue-
cándola para evitar presionar sobre la columna.
Separa las manos una de otra sin deslizarías
sobre la piel. Esto proporciona un buen esti-
ramiento a los músculos de la parte baja de la
espalda. Repite varias veces.

 

56as4d6as4d56a4d56sa4d65a4


presión con los antebrazos sobre la zona
lumbar Coloca los antebrazos uno frente al
otro y en diagonal con respecto a la zona lum-
bar. Ve desloándolos sobre los músculos
mientras aplicas presión, de forma que un
brazo termine junto a la caja torácica y el otro
sobre la cadera. Esto proporciona otro buen
estiramiento muscular. Repite la maniobra in-
viniendo la dirección de los brazos.

a8sd7as897da89d7a897d9ad87

 


 

doblar las piernas Apóyate sobre el cuerpo
con una mano y desliza la otra debajo del to-
billo. Levanta la pierna y gírala, y a continua-
ción dóblala hacia la cadera contraria. Esto
fortalece el meridiano del riñon y es bueno
para combatir la ciática.

TRASTORNOS COMUNES: LUMBAGO

 


 

presión con el codo sobre los glúteos Lo-
caliza VB 30, a dos tercios de la anchura del
glúteo y un tercio hacia abajo. Presiona sobre
el punto con el codo redondeado, trazando
círculos y amasando los músculos. Si la ma-
niobra resulta dolorosa, dibuja los círculos al-
rededor del punto y no sobre él. Repite en la
otra cadera para estimular la circulación ener-
gética y aliviar la ciática.

 

as56d4as56d4as56d4a6d

masaje oriental relajante - Masaje Oriental

Masaje Oriental

En China existen hallazgos arqueológicos que confirman que ya se practicaba el masaje hace más de tres mil años. El Tratado de medicina interna del Emperador Amarillo, el primer texto médico  y el general, recopilado en algún momento entre el  aC., perfila el tratamiento utilizando hierbas, acunpuntura y masaje. TuiNa, que significa empujar y agarrar, surgiró del masaje popular anmo, todavia en uso hoy en dia. Sus raices se remontam a la dinastia Shang (que comenzó hacia el año 1700 aC.) y emergió entre el 1368 y el 1644.

En el sigilo vi dC. se introdujo en Japón, desde China y a través del budismo, una antigua forma de masaje conocida como anma.  A principíos del siglo xix dominó la medicina occidental, pero un siglo más tarde surgiró el shiatsu, que en la actualidad goza de reconocimiento oficial en este país.

En la Índia encontramos textos sánscritos fechados alrededor del año 1500 aC., que conforman la base de la medicina ayurvédica que hacen referencia al masaje, a los aceites y as hierbas. El masaje índio de cabeza, o champissage (champi significa champú), ha formado parte del aseo familiar desde hace mil años y se utiliza para tener el pelo sano. En jeroglíficos encontrados en tumbas egipicias, y que datan de alrededor del año 2300 aC., aparecen representadas personas frotando manos y pies con sus manos.

 

masaje_oriental_relajante

preparacionmasaje - La preparación del masaje

La preparación del masaje

Cuando vayas a dar un masaje, es importante tener, en cuenta el entorno. El ambinte debe ser relajante y atractivo,y preparar la habitación te ayudará a centrar tu mente, tanto en la persona que va a recibir el tratamiento como en Ia razón del masaje.

 

 

preparacionmasaje

as5dad65sa4d56a4da6d54 - MASAJE HOLISTICO: EL ABDOMEN

MASAJE HOLISTICO: EL ABDOMEN

MASAJE HOLISTICO: EL ABDOMEN

 

El masaje del abdomen es importante porque beneficia a los órganos internos
y ayuda al cuerpo a relajarse. Esta zona puede estar emocionalmente cargada
y sensible, por lo que debes adaptar los movimientos a las necesidades de tu
compañero y ser suave durante la menstruación. Evítalo durante el embarazo.

 

1 rozamiento Sitúate en una ligera diagonal con respecto a tu compañero. Frótate un poco de aceite entre los dedos, calentándolo antes del primer contacto. Coloca las manos planas sobre el abdomen y traza círculos alrededor del ombligo en la dirección de las agujas del reloj. La presión debe ser bastante suave porque esta zona es particularmente sensible. El  objetivo de este movimiento es extender el aceite.

asd5a6d5a+d5a6+d5a6d5+a65d


 

2 círculos En esta posición, ahora se aplica un poco más de presión para relajar el abdomen. Una mano debe seguir a la otra para que los círculos formen una serie de movimientos fluidos. Trabaja en la dirección de las agujas del reloj alrededor del ombligo. Manten el contacto con toda la mano, con una presión relajada y uniforme, para provocar una sensación de seguridad y tranquilidad Los movimientos siguen siendo lentos.

5asd4a56d4a56d4a56d4


 

3 círculos Sigue dibujando círculos hasta llegar al punto en que se cruzan las manos. Levanta la primera, crúzala sobre la otra y vuelve a bajarla justo debajo de ella para continuar la maniobra. La segunda mano debe mantener el contacto. De esa forma los círculos son continuados y los pases resultan suaves y uniformes.

56asd456ad45a6d456ad4


4 círculos Continúa trazando círculos amplios y lentos con una mano para mantener el abdomen relajado, y a continuación introduce otros círculos pequeños con las puntas de los dedos junto con los primeros. Los círculos deben deslizarse sobre la piel sin profundizar, y la segunda mano debe seguir a la primera manteniendo los movimientos largos, lentos y relajantes. Trabaja una vez dando una vuelta completa al ombligo.

as5dsa6d4a65d4a65d4a65d4


 

5 presión con las palmas Puedes incorporar este movimiento a los círculos. Cuando tus manos alcancen la caja torácica de tu compañero, coloca una mano plana sobre un lado del cuerpo justo debajo de las costillas. Presiona hacia abajo lenta y uniformemente, y luego afloja la presión. Continúa el círculo en el otro lado del cuerpo y repite debajo de las costillas. Ten muy en cuenta el grado de comodidad de tu compañero; es preferible ejercer muy poca presión a ejercer una presión excesiva.

56as4d56a4d56sa4d6as54d


6 círculos Utilizando sólo los dedos, dibuja círculos suaves sobre el plexo solar (el hueco del estómago). Esta zona puede estar muy tensa, pero es también extremadamente sensible. Traza los circuios con los dedos planos en el sentido de las agujas del reloj, teniendo los de la otra mano encima para dirigir los movimientos en caso necesario. Concéntrate en crear una sensación de relajación, irradiando calor de tus manos.

a5s4d6a4d56ad4as56d4as5d4


 

7 fricciones alternas Coloca las manos sobre las caderas, una a cada lado del cuerpo. Lentamente llévalas una hacia la otra por encima del abdomen para hacerlas llegar di lado opuesto. Debes centrarte en deslizar y amoldar las manos a las caderas ejerciendo poca presión sobre el abdomen. Aplica más aceite si fuera necesario.

as5dad65sa4d56a4da6d54


 

8 sentir la energía Para cerrar la secuencia, descansa las dos manos planas sobre el abdomen, a ambos lados del ombligo. Respira con calma y centra tu atención primero en las manos y luego en la respiración de tu compañero, que debe haberse hecho más profunda y relajada. Manten las manos quietas unos momentos. Esto producirá una sensación tranquilizadora y relajante.

MASAJE HOLISTICO: EL ABDOMEN

aasdsadada5dasd - CONSEJOS PARA MEJOR ESTILO DE VIDA: MEDITACION

CONSEJOS PARA MEJOR ESTILO DE VIDA: MEDITACION

CONSEJOS PARA MEJOR ESTILO DE VIDA: MEDITACION

 

La meditación calma la mente y las emociones. Las técnicas están a menudo ligadas
a una tradición espiritual, pero pueden practicarse por sí mismas. Es buena idea
contar con la dirección de un maestro experimentado. Las técnicas van desde vaciar
la mente a concentrarse en la respiración, un objeto o un sonido.

 

 

Cómo meditar
Encuentra una postura cómoda en la que pue-
das estar tranquilo. Respira con calma y relaja
el cuerpo. Concentra tu atención en tu respira-
ción mientras inhalas y exhalas, pero no inten-
tes respirar de un modo especial. Deja a un lado
cualquier pensamiento que entre en tu mente

y no te impliques emocionalmente. Intenta ha-
cerlo durante diez minutos al día. Con el tiem-
po descubrirás que estás más tranquilo.

 

Aceites

Los aceites esenciales pueden utilizarse para
favorecer la relajación. Se aplican en forma de
loción corporal, en el baño y se emplean para
perfumar una habitación. Utiliza sólo aceites
naturales y evita los preparados sintéticos. Las
moléculas de los aceites esenciales pueden
disparar un proceso en el que se transmiten
impulsos eléctricos al cerebro, lo que produ-
ce un efecto positivo sobre el estado de áni-
mo. Elige los aceites terapéuticos que te gus-
ten. Pon una o dosgotas en un pañuelo para

situaciones de emergencia, pero nunca te

los pongas puros sobre la piel. Prueba la

bergamota, la lavanda o el geranio para

levantar el ánimo.

 

 

CONSEJOS PARA MEJOR ESTILO DE VIDA: MEDITACION

el pode curativo masaje - El poder curativo del tacto

El poder curativo del tacto

El masaje puede ser también, meditativa y psicológicamente, curativo; para aquellas personas que han sufrido una experiencia negativa, el masaje supone una oportunidad de experimentar un contacto positivo.

Es también una forma aceptable de tocarse para aquellas personas que no tienen a nadie cercano. Es una manera de establecer lazos conun companero y un modo maravilloso de hacerlo con un recién nacido. Es un fantástico regalo para compartir y una forma de comunicación profunda. También nos proporciona una manera de cuidar y crear confianza, que resulta creativa y divertida.

Como el masaje es un gran tónico, tanto físico como emocional, ayuda a mejorar nuestro aspecto. Los beneficios físicos del masaje incluyen la relajación de músculos tensos, que pueden afectar a nuestra postura y nuestra expresión facial, y la estimulación de la circulación corporal mejora el color y la vitalidad de la piel.

La relajación interna y el hecho de que nos sintamos bien se manifiesta en cómo nos sostenemos y sonreímos.

El masaje ideal incluye tanto el cuerpo como la mente y provoca un profundo estado de calma y bienestar.

 

el pode curativo masaje

masaje de las piernas - Masaje de las piernas

Masaje de las piernas

La rutina de masaje del bebé que voy a describir combina el método sueco e indio. Ambos pueden mejorar muy eficazmente la circulación sanguínea y el tono muscular. El masaje sueco utiliza «pases» (acción o desplazamiento de las mano; en adelante «pase» o «pases») que empiezan en las extremidades y avanzan hasta el corazón, estimulando el flujo sanguíneo y linfático y potenciando el tono muscular, mientras que el masaje indio trabaja desde el centro y continúa hacia afuera para mejorar todos los niveles de energía y relajar los músculos articulados. Explicaré paso a paso cómo hay que trabajar las piernas, el vientre y el pecho, los brazos, las manos, la cara y la espalda. La rutina completa debe durar alrededor de veinte minutos. Luego te enseñaré a utilizar la reflexología, un tipo de masaje en puntos de presión en los pies para contribuir a la curación de condiciones comunes en el bebé, tales como la indigestón. La reflexología elimina toxinas del cuerpo y lo mantiene fuerte y sano. Más adelante te explicaré cuáles son los puntos de reflexología en los que hay que presionar para aliviar condiciones específicas. Para que esta rutina sea más fácil de aprender, es aconsejable leer el material de cada capítulo, probando los pases en tu brazo o pierna. Cuando te sientas seguro de ti mismo, dale el masaje al bebé. Luego pasa al siguiente capítulo. No te apresures. Hay tiempo para todo. Aun en el caso de que sólo le des un masaje en la tripita durante cinco minutos, es un paso más en la dirección correcta. La mejor manera de hacer las cosas como es debido es seguir tu instinto y observar las respuestas de tu hijo. Antes de abordar las técnicas de masaje, hablemos un poco de la presión que debes ejercer mientras trabajas. Si alguna vez te has sometido a un masaje deportibo, ya sabrás lo que significa un masaje intenso. No te preocupes. No te pediré que recrees este nivel de intensidad. En el caso de tu bebé, debes realizar pases suaves y lentos, con la presión suficiente como para estimular su cuerpo. Ten en cuenta, sin embargo, que tu hijo no es tan frágil como podrías pensar. En realidad, algunos pequeñines prefieren un masaje de presión que otro de pases superficiales. Investigadores del Touch Research en La Universidad de Miami han descubierto que los bebés prefieren una cierta presión, posiblemente porque las caricias ligeras les producen un desagradable cosquilleo. Algunos estudios han demostrado que los bebés de peso por debajo de la media que reciben un masaje con una cierta presión aumentan de peso. Una vez más, observa detenidamente las preferencias de tu hijo. Fíjate en las áreas del cuerpo en las que le gusta más la sensación de fricción y lo que le pone nervioso.

Muchos padres dicen que el masaje preferido de sus hijos es el de las piernas y los pies, un área ideal por la empezar. El placer que experimenta el bebé constituye la primera parte de los extraordinarios beneficios derivados de todo el proceso de masaje, ya que el niño empieza a «esperar» sentirse a gusto, relajándose y aceptando el masaje con mayor predisposición. Una amiga me dijo que cuando su hije Jeremy era un bebé, «lo único que lo reconfortaba cuando estaba enfermo o muy nervioso era frotarle las piernas y los pies. En momentos de disgusto y malestar, cuando lo cogía y empezaba a darle un suave masaje, su respuesta era casi inmediata. Ahora tiene cinco años, y cuando está enfermo o trsite, o simplesmente cuando necesita una atención especial, me pide que se lo haga.»

56asd456as4d56a4d6sa54d - SHIATSU: LA ESPALDA

SHIATSU: LA ESPALDA

SHIATSU: LA ESPALDA

 

 

Céntrate, tanto emocional como físicamente, antes de empezar a trabajar sobre
la espalda. Tienes que estar equilibrado y disponer de espacio suficiente para
aplicar las técnicas. La espalda te proporciona una buena oportunidad para
explorar el uso de tu peso corporal.

 

1 presión con las palmas Arrodíllate a un
lado de tu compañero. Aspira, inclínate ha-
cia delante y coloca las palmas de las dos
manos a ambos lados de la columna. «Ca-
mina» con las manos hacia arriba y hacia
abajo, desde la zona lumbar hasta los hom-
bros, evitando ejercer presión sobre la co-
lumna Apoya tu peso sobre tus manos, pero
permanece en todo momento bien equili-
brado. Repite varias veces para relajar a tu
compañero y aumentar su confianza.

SHIATSU: LA ESPALDA


2 balanceo Situado de frente a tu compa-
ñero, coloca las dos manos sobre los
músculos del lado opuesto de la columna,
sobre el meridiano de la vejiga. Balancea el
cuerpo con la zona hipotenar (la almoha-
dilla situada justo encima de la muñeca)
para separarlo de ti. Trabaja varias veces su-
biendo y bajando por el meridiano, desde
la zona lumbar hasta los hombros, para re-
lajar toda la espalda.

4asd54a4d5as4d65a4d


 

3 estiramiento con los antebrazos Coloca
los antebrazos juntos y en diagonal sobre
el centro de la espalda. Debes tener los pu-
ños cerrados, pero sin apretar Lentamen-
te estira un brazo sobre la espalda hacia el
hombro y el otro hacia la cadera. Manten
contacto pleno con tus antebrazos para
que tu compañero perciba un buen estira-
miento. Sin cambiar de posición, puedes
repetir todos los movimientos en el otro
lado de la columna.

4asdas4d56sa4d56as6d4


4 estiramiento con las palmas de las ma-
nos Arrodíllate junto a la zona lumbar Cru-
za los brazos y coloca una mano sobre el
sacro (el triángulo óseo de la base de la co-
lumna) y la otra más arriba. Sin deslizarías,
empuja separándolas para estirar la zona
lumbar. Comprueba si hay resistencia y
vuelve a empujar, estirando esta vez un
poco más.

546as4d56a4d6as4d6s4


 

5 presión con las palmas Sitúate junto a Id
parte superior de la espalda de tu compa-
ñero, suficientemente equilibrado para po-
der inclinarte sobre él. Céntrate en el hará.
Coloca las manos planas a ambos lados de
la columna, con la zona hipotenar sobre los
músculos y los dedos hacia las costillas.
Apóyate contra su cuerpo y aprieta sin que
le resulte desagradable. Trabaja descen-
diendo hasta la zona lumbar.

as565d45ad4s6a4da6s5d4


6 presión con las palmas Sitúate de cara a
la columna vertebral. Coloca las manos pla-
nas a ambos lados de la zona lumbar, con
la zona hipotenar hacia dentro y los dedos
hacia las caderas. Presiona con las palmas
de ambas manos utilizando tu peso corporal
para ejercer presión con cuidado. Com-
prueba que a tu compañero le resulte agra-
dable. Afloja la presión de manera unifor-
me y retira las manos.

as5d456ad45as64d6a54d


 

7 presión con los pulgares Vuelve a la par-
te superior de la espalda. Coloca los dos
pulgares sobre los músculos de los lados de
la columna mientras te apoyas sobre los
otros dedos. Presiona con los pulgares a lo
largo del meridiano de la vejiga hasta la
zona lumbar. Hazlo siguiendo aproxima-
damente la línea de las depresiones entre
las vértebras, evitando siempre la columna.
Utiliza tu peso corporal lo necesario para ir
aumentando lentamente la presión.

56asd456as4d56a4d6sa54d


8 presión con los pulgares Coloca los pul-
gares en la zona lumbar, a unos tres dedos
de la columna. Localiza las bandas de
músculos, mucho más anchas en este pun-
to. Presiona con los pulgares en tres sitios
a los lados de estos músculos, a lo largo del
meridiano externo de la vejiga. Presiona,
manten la presión y aflójala lentamente.

a56sd4sa56d4sa56d4a6d54


 

9 círculos Desplázate hasta la zona lumbar
de tu compañero. Coloca las dos manos,
una encima de la otra, sobre el sacro. Tra-
za círculos en ese punto, en dirección con-
traria a las agujas del reloj, para relajar la
zona lumbar y las caderas; esto también
ayuda a calentar los ríñones. Repite con
lentitud y sensibilidad varias veces, amol-
dando las manos a la forma del cuerpo.

56as4da564ds6a54d6


 

10 fricción Manteniendo el contacto con
una mano, frota vigorosamente a lo largo
del meridiano de la vejiga con los dedos
planos. Frota desde los hombros hasta la
zona lumbar a lo largo del meridiano in-
terior. Hazlo primero sobre los músculos
de un lado y repite luego sobre el otro
lado de la columna. Termina colocando
una mano sobre la zona lumbar, y des-
cansa unos momentos.

6a5s4d6as5d456a54d


 

11 presión con el codo Utiliza una mano
para apoyarte sobre la zona lumbar e in-
clínate sobre el otro codo contra el glúteo
de tu compañero. Relaja el ángulo del
codo y deja que la mano se doble por la
muñeca. Comienza en la mitad del glúteo
e inclínate sobre los músculos apoyándo-
te en el codo. Relaja. Trabaja descendien-
do por el canal de la vejiga hasta el plie-
gue de los glúteos.

as4da65d4sa6d4as65d4


 

12 presión con el codo Localiza VB 30, a
dos tercios de la anchura de los glúteos y
un tercio hacia abajo. Utiliza la otra mano
como sostén, coloca el codo (mantenién-
dolo redondeado) sobre la zona y traza
circuios sobre el punto. Suele ser una zona
tensa pero carnosa, por lo que puedes
emplear bastante presión. Manten con-
tacto continuo sin deslizarte. Inclínate y re-
pite ambos movimientos en el otro lado.

56asd4sa6d4as6d6as54d

 

VOLVER: SHIATSU