Entradas

MEDIA TRES - Presion media - parte tres

Presion media – parte tres

PRESION MEDIA – PARTE TRES

 


 

ROTACIÓN

PRESIÓN         media
CONTACTO     pulgares y puntas de los dedos
La rotación estimula la circulación al aplicar presión en un punto concreto de la piel. Es una buena maniobra para aflojar y relajar, que trabaja los músculos cuando los dedos presionan. No resulta invasiva porque la presión se distribuye uniformemente extendiendo bien los dedos. Se utiliza fundamentalmente en la cabeza.

 

Cómo hacerlo
Coloca las puntas de los dedos sobre el cuerpo de tu compañero mientras levantas la muñeca y la mano. Comienza a rotarlas sobre un punto, aplicando presión hacia abajo. Manten los dedos en la misma posición sin desliza ríos sobre la piel. El movimiento procede de aplicar fricción a los músculos. Tras varias rotaciones, cambia la posición para cubrir toda la zona.

 

Rotación sobre la cabeza
Sitúate de pie detrás de tu compañero y, mientras sujetas su cabeza con una mano, coloca las puntas de los dedos de la otra sobre el cuero cabelludo. Extiende bien los dedos haciendo rotaciones en un punto y aplicando presión hacia el cráneo. Repite vanas veces para cubrir toda la cabeza.

PRESION MEDIA

Rotación sobre la palma
Sujeta la mano de tu compañero por debajo y coloca las puntas de los dedos de tu otra mano sobre su palma. Manten tu muñeca y la palma de tu mano levantadas y rota dibujando círculos diminutos sobre su palma utilizando sólo las puntas de los dedos, sin el pulgar. Trabaja toda la zona aplicando presión hacia abajo sobre los músculos.

56as4da65d4ad1a3d21a3d
Rotación sobre el antebrazo
Sujeta el brazo de tu compañero y coloca las puntas de tus dedos sobre su antebrazo. Rota sin deslizar los dedos, por encima de los músculos, en diversas posiciones. La piel debe moverse mientras el contacto de tus dedos y la presión permanecen constantes.

as4d56sa4ds6a5d4a6d54

 

 

 


 

PERCUSIÒN

PRESIÓN        media
CONTACTO    varios
Las maniobras de percusión estimulan la circulación mediante una sucesión de movimientos entrecortados. Deben hacerse de forma rápida sobre zonas musculosas, manteniendo los dedos y las muñecas relajadas. Conservan el cuerpo y la mente alerta, y deben utilizarse hacia el final de una secuencia de masaje.

Cómo hacerlo
Con las manos, los dedos y las muñecas relajadas, coloca ambas manos sobre el cuerpo de tu compañero. Aplica los movimientos de percusión rápida y ligeramente sobre los músculos, alternando las dos manos para efectuar la maniobra. Cubre cada zona varias veces, aplicando la presión con más intensidad sobre cualquier músculo tenso.
Percusión cóncava
Sitúate de frente y a un lado de tu compañero. Coloca ambas manos sobre los músculos de su espalda, tocándolos con la zona hipotenar (la zona almohadillada del «talón» de la mano) y los dedos, pero dejando espacio bajo las palmas. Levántalas y bájalas de forma alterna en sucesión rápida, produciendo un sonido hueco. Trabaja subiendo y bajando por la espalda y luego inclínate Repite en el lado contrario de la columna.

a5sd4sa65d4as56d46ad

Percusión cubital
Si se aplica con mayor suavidad, la percusión puede hacerse en la cabeza. Sitúate de pie detrás de tu compañero. Coloca las dos manos, una frente a la otra, sobre el cuero cabelludo; el contacto se establece con el dedo meñique. Golpea con las manos de forma alterna subiéndolas y bajándolas, cubriendo la cabeza con movimientos rápidos y ligeros. El secreto es mantener los dedos y las muñecas sueltos y relajados.

56asd4as564d6a5d4
Golpeteo
Sitúate de pie detrás de tu compañero y cierra los puños sin apretar. Coloca las dos manos sobre uno de los hombros haciendo contacto con la parte carnosa y exterior de los puños. Golpea con suavidad sobre el hombro moviéndote desde el cuello hacia el brazo. Repite en el otro hombro y continúa bajando y subiendo a ambos lados de la columna. Cuanto más relajadas tengas las muñecas, más fácil te resultará adquirir un buen ritmo.

56as4d56sa4ds6a5d4

 

 

 

 


 

FRICCIÓN

PRESION        media
CONTACTO    toda la mano
La fricción fue el nombre que se dio originalmente al masaje. No es una maniobra precisa, pero se utiliza para relajar los músculos mediante una presión vigorosa. Se realiza con energía, normalmente en la cabeza o la espalda. La presión puede aplicarse con los dedos, la zona hipotenar o la palma. Se hace mejor cuando la piel no está demasiado aceitada.
Cómo hacerlo
Coloca una mano sobre los músculos de tu compañero y comienza a frotar con bastante energía sobre una zona pequeña. Amplía el movimiento para cubrir todo el grupo muscular, aplicando una presión mayor allí donde sientas tensión. Manten la mano plana, la muñeca suelta y realiza los movimientos de un lado a otro.

 

Fricción sobre la espalda
Sitúate de pie detrás de tu compañero. Con la mano plana, frota vigorosamente sobre la espalda, evitando la columna y aplicando una presión más intensa donde percibas tensión. Los movimientos deben ser rápidos, y tanto el cuerpo de tu compañero como tus manos deben hormiguear con el aumento de la circulación.

897984789798

Fricción sobre la cabeza
Sitúate de pie detrás de tu compañero y empieza a frotarle suavemente sobre el cuero cabelludo con una mano, alborotando el pelo al hacerlo. Cubre todo el cuero cabelludo con movimientos rápidos y ligeros, manteniendo la muñeca y los dedos relajados.

5456875676

Fricción sobre el muslo.

Coloca tu mano sobre los músculos del muslo de tu compañero y frota vigorosamente allí donde los sientas tensos. Esto puede ser útil al principio de una secuencia. Frota de un lado a otro hasta que sientas un hormigueo en la palma de la mano. De esta forma pre pararás los músculos para maniobras más profundas.

564564654

 

 

 

 


 

ESTIRAMIENTO CON LOS ANTEBRAZOS

 

PRESION          media
CONTACTO     antebrazos
Los estiramientos con los antebrazos son una forma excelente de aliviar tensiones y proporcionan presión con un fantástico barrido. Cuando se aplican con aceite sobre zonas musculares, ofrecen un gran deslizamiento sin ninguna incomodidad. Utilízalos como toque de finalización o aplícalos sobre un punto para relajar más cualquier músculo que permanezca tenso.
Cómo hacerlo
Asegúrate de que tu postura está equilibrada y de que estás completamente de frente a tu compañero. Inclínate sobre él y coloca los antebrazos juntos sobre su cuerpo. Las manos deben estar cerradas en puños flojos y con las muñecas relajadas. A continuación desliza los antebrazos para separarlos, aplicando presión contra el cuerpo al hacerlo. Utiliza el peso de tu cuerpo para relajar los músculos y repite varias veces, asegurándote de no aplicar presión directamente sobre tos huesos.

 

Estiramiento sobre la espalda
Inclínate sobre tu compañero con los antebrazos, uno frente al otro, sobre los músculos en el lado de la columna contrario al tuyo. Aplica presión sobre ellos y, mientras lo haces, rota lentamente los antebrazos para que queden planos contra el cuerpo. Se trata de un movimiento contenido y debe realizarse sin demasiado deslizamiento. Repite allí donde los músculos estén tensos.

a56sd4as56d4s6a5d4

Estiramiento diagonal sobre la espalda
i HtMlf sobre tu compañero y coloca los antebrazos en diagonal, uno frente al otro, en lados opuestos de la columna. Sepáralos lentamente aplicando presión hacia abajo y deslizándolos sobre los músculos hasta que un brazo alcance el ombro y el otro, la cadera contraria. Al mismo tiempo gira los brazos para que los puños y los antebrazos queden planos.

54a5s4das54d456sa4d

Estiramiento sobre el muslo
Colócate de frente al muslo de tu compañero. Coloca los antebrazos, uno frente al otro, sobre los músculos. Sepáralos lentamente, girándolos mientras realizas el movimiento hasta que queden planos. Repite sobre los músculos del muslo, asegurándote de completar el movimiento antes de llegar a la rodilla o la cadera. Aplica aceite abundante y evita la cara interna del muslo.

86as4das56d4sa6d4as6d4

 

 

 

PROFUNDA DOS - Presion Profunda - Parte Dos

Presion Profunda – Parte Dos

PRESION PROFUNDA – PARTE DOS

 


 

PRESIÓN CON LA ZONA HIPOTENAR

 

PRESIÓN         profunda
CONTACTO     zona hipotenar
Aplicar presión con la zona hipotenar te permite dar una mayor profundidad y presión a una maniobra. Hazlo sobre zonas musculosas, apoyando todo el peso de tu cuerpo sobre la mano para que sea más efectivo. Se trata de un movimiento robusto y no es adecuado para zonas delicadas o doloridas.
Cómo hacerlo
Coloca la mano sobre el cuerpo de tu compañero después de haber relajado todos los músculos de esa zona. Sujeta el cuerpo con una mano para que no se desplace por la presión que ejerces, y levanta las palmas de las dos manos y los dedos de la otra para que la única zona de contacto sea la zona hipotenar. Aprieta hacia abajo y trabaja los músculos, repitiendo los movimientos vanas veces.

 

Presión de Id zona hipotenar sobre el muslo
De pie, coloca la zona hipotenar de las dos manos sobre el muslo. Presiona contra el cuerpo y luego mueve hacia arriba, hacia la cadera, una mano después de la otra. Puedes utilizar bastante presión siempre y cuando no resulte molesto. Repite en varias posiciones, pero evita la cara interior del muslo.

PRESION PROFUNDA

Presión de la zona hipotenar sobre la cadera
Después de masajear la zona lumbar y los glúteos, presiona con la zona hipotenar sobre los músculos que rodean la adera de tu compañero y masajea alrededor de la articulación. Sujeta el cuerpo con la otra mano. Aplica la presión firmemente sobre los músculos, dibujando círculos en cada punto para liberar mejor las tensiones.

56asd4as564da6d4as6d4

 

Presión de la zona hipotenar sobre la cabeza
En la cabeza debes utilizar una presión más suave. Sitúate de pie detrás de tu compañero. Sujétale la cabeza con una mano y coloca la zona hipotenar de la otra en la base del cráneo. Presiona hacia dentro contra los musculos, trazando círculos y vibrando ligeramente para aumentar la estimulación y la relajación. Masajea sobre la mayor superficie posible, y a continuación completa el tratamiento cambiando de mano.

56asd4as56d4sa65d4a5s6d

 


 

PRESIÓN CON LOS NUDILLOS

 

PRESIÓN            profunda
CONTACTO       nudillos
Este empleo es otra forma de variar la presión. Sólo debe hacerse donde los músculos proporcionen almohadillado. Aumenta la presión al tiempo que reduces la tensión sobre tus dedos. Empuja con tu peso para intensificar la efectividad.

 

Cómo hacerlo
Coloca una mano sobre el cuerpo de tu compañero para apoyarte y cierra la otra en puño y colócala sobre sus músculos. Ve aumentando gradualmente la presión, utilizando los nudillos como punto de contacto. Trabaja los músculos en varias posiciones, dibujando círculos sobre cualquier zona tensa para aflojarla. Variar la presión acrecienta la tolerancia de tu compañero a la maniobra.
Presión con los nudillos sobre las caderas
Después de masajear los glúteos, coloca el puño sobre los músculos de tu compañero y ve aumentando gradualmente la presión sobre el cuerpo. Traza círculos en ese punto mientras presionas para aumentar la estimulación y animar a los músculos a que se relajen. Trabaja en varias posiciones, con más suavidad alrededor de la articulación de la cadera, pero evita toda presión directa sobre los huesos.

asd4as5d4sa6d46sa4d

Presión con los nudillos sobre la palma de la mano
Sujeta la mano de tu compañero y aprieta los nudillos contra su palma, trazando círculos en diversas posiciones para relajar los músculos. ir<ibaja alrededor de la base de los dedos, sin presionar directamente sobre las articulaciones. Este tipo de presión puede ser sorprendentemente preciso y una forma muy eficaz de relajar la mano.

87as4das5d4as56d4as56d4

Presión con los nudillos sobre la planta del pie
Manteniendo cogido el pie de tu compañero, coloca tus nudillos sobre su parte carnosa. Masajéala y pasa luego a la base de los dedos. Debes colocar la otra mano por debajo del pie para hacer resistencia contra tu propia presión. Trabaja en pequeños círculos sobre cada punto y continúa por el lado exterior del pie hasta el talón. Asegúrate de no presionar sobre el arco.

54as4das564d56asd45

 

 

 


 

PRESIÓN CON EL CODO

PRESIÓN           profunda
CONTACTO      codo
Al utilizar el codo obtienes un control preciso de tus movimientos, de forma que puedes aplicar presión con eficacia sobre un músculo o un punto. Al hacer fuerza con el peso del cuerpo, ejerces la presión sin esfuerzo y sin dañar tu postura. Utiliza la otra mano para estabilizar la aplicación. Realiza el movimiento con cuidado, evitando zonas delicadas u óseas.
Cómo hacerlo
Comprueba que tu postura es equilibrada y estable. Coloca el codo en contacto con la parte del cuerpo que vas a estimular. Presiona despacio en ese punto, poniendo mucha atención por si observas algún tipo de resistencia. Si tu compañero se resiste, afloja la presión y empieza de nuevo. Aplica la técnica uniforme y lentamente para ayudar al cuerpo a relajarse.

 

Presión con el codo sobre la cadera
Sitúate a la altura de la cadera de tu compañero. Con los pies firmemente plantados sobre el suelo para estabilizarte, localiza el punto relevante en el glúteo y coloca el codo sobre la superficie de la piel. Apóyate despacio sobre ese punto y dobla las rodillas para obtener equilibrio y una presión uniforme. Refuerza el movimiento con la otra mano, apoyándote lenta y uniformemente. Afloja con el mismo cuidado.

as56das456d4as65d4

Presión con el codo sobre el omóplato
Sitúate de pie detrás de tu compañero. Localiza el contorno del omóplato con una mano y presiona a su alrededor con el codo Guía el movimiento con los dedos para darle precisión y asegúrate de no presionar directamente sobre las costillas. Tus movimientos deben ser pequeños y uniformes, y la presión debe ejercerse ligeramente en diagonal hacia el cuerpo.

56asd4as65d4sa6d4a
Presión con el codo sobre la parte superior de la espalda
Después de masajear la espalda, coloca un dedo como guía sobre los músculos que están a un lado de la columna de tu compañero. Presiona suavemente sobre estos músculos con el codo, a intervalos que se correspondan con las depresiones entre las vértebras. Presiona sólo una vez en cada punto y desciende hasta la parte inferior de la caja torácica. La presión debe ser bastante ligera y, como siempre, lejos de la columna.

65as4ds56a4d6sa4d6sa54d

 


 

PRESIÓN CON VAIVÉN

PRESIÓN         profunda
CONTACTO    dedos
La presión con vaivén con índice y corazón consigue una considerable profundidad del movimiento y la penetración en los músculos. Debido a su efectividad, necesita aplicarse con cuidado y sólo debe realizarse en zonas pequeñas, que son fuentes de tensión pero no de dolor. La presión con vaivén es una parte del repertorio de movimientos que debe aplicarse cuando los músculos ya han sido relajados. Utilízalo de forma selectiva.
Cómo hacerlo
Coloca los dedos índice y corazón, o el dedo pulgar, sobre el cuerpo de tu compañero. Presiona contra el músculo y, al hacerlo, realiza un movimiento de serrado hacia atrás y hacia delante con los dedos para intensificar la presión de la técnica Los dedos de las manos no deben deslizarse. Puedes hacer este movimiento en el sentido longitudinal del músculo o cruzándolo transversalmente por la zona más ancha.

 

Presión con vaivén sobre el muslo
Coloca el pulgar en el sentido longitudinal de los músculos del muslo de tu compañero. Presiona contra ellos hacia atrás y hacia delante para aumentar la penetración. Repite varias veces, y afloja. Asegúrate de que los músculos están bien aceitados para prevenir una fricción desagradable sobre la piel.

56as4d6as54da56d4sa6d54

Presión con vaivén sobre el omóplato
Después de masajear alrededor del omoplato, comienza a presionar suavemente con dos dedos allí donde sigas sintiendo que los músculos de tu compañero están tensos. Hazlo sólo dos o tres veces en cada punto antes de pasar al siguiente. Continúa con los movimientos hasta rodear completamente el hueso, pero comprueba con tu compañero si le resulta desagradable.

56asdas6+d5sa+6d5as6+d5
Presión con vaivén sobre la columna
Sitúate de frente a tu compañero. Si ya has masajeado la espalda, puedes centrarte más en algunos músculos en concreto aplicando la técnica de presión con vaivén. Utiliza las dos manos para presionar en cada punto sobre los músculos situados al lado de la columna. Repite en diversas posiciones, pero evita siempre utilizar esta técnica sobre las costillas o la columna.

56as4d56a4d6ad456

 

presion ligera parte DOS - Presion Ligera - parte dos

Presion Ligera – parte dos

PRESION LIGERA – PARTE DOS

 

 


 

BALANCEO

PRESIÓN ligera
CONTACTO toda la mano

El balanceo es un buen movimiento para liberar el cuerpo de las tensiones. Ayuda como liberación final al cerrar una secuencia y sirve para relajar a tu compañero antes de comenzarla. Es un estímulo a dejarse ir. Balancea los miembros o el torso mientras tu compañero está tumbado sobre la espalda.

Cómo hacerlo

Coloca las manos, planas y con las muñecas relajadas, a ambos lados del cuerpo de tu compañero. Empújalo  uavemente con una mano y a continuación repite con la otra en el lado contrario, de forma que generes un sua- ve  ovimiento de vaivén. Ve cambiando la posición de las manos mientras lo haces, para que puedas llegar a mover las  áximas zonas del cuerpo posibles. Los movimientos deben ser suaves y no demasiado rápidos.

Balanceo de la pierna

Coloca las manos, con los dedos hacia arriba y a ambos lados del muslo de tu compañero. Balancea suavemente toda  a pierna, hasta llegar al tobillo, empleando movimientos alternantes de las manos. Repite mientras vas subiendo hasta el muslo de nuevo y termina volviendo a bajar hasta el tobillo, asegurándote de que todas las articulaciones se relajan bajo tus manos.

presion ligera

Balanceo del brazo

Si el brazo de tu compañero está sujeto y apo yado, puedes realizar los movimientos de balanceo. En caso contrario, levántalo y coloca ambas manos alrededor de la parte superior. Sin soltar, balancea hacia abajo, en dirección al codo. Dobla el brazo por el codo y bájalo hasta la superficie para apoyarlo. Después continúa los movimientos hasta la muñeca.

 

Balanceo de la parte delantera del cuerpo

Coloca una mano a la altura del pecho de tu compañero y la otra en la cadera. Comienza los movimientos de balanceo con la mano superior y continúa con la inferior. Sin perturbar el ritmo, ve cambiando gradualmente la posición de las manos, de forma que la superior se mueva hacia la cadera y la inferior, hacia el pecho.

balanceo 1

 

 

 


 

PELLIZQUEO

PRESION         ligera
CONTACTO     yemas de los dedos
El pellizqueo es un movimiento ligero, agradable y estimulante. Se van alternando ambas manos, la acción es entrecortada y el toque, muy ligero. Es muy bueno para trabajar la cabeza y puede sustituirse por los pases neurosedantes al final de una secuencia corporal.

 

 

Cómo hacerlo

Coloca las yemas de los dedos de ambas manos sobre el cuerpo de tu compañero. Separa una mano pellizcando suavemente la superficie de la piel. Repite el movimiento con la otra mano, alternándolas para cubrir toda la zona. Manten un ritmo rápido y ligero.

 

Pellizcar la cabeza

Sitúate de pie detrás de tu compañero. Apoya las yemas de los dedos sobre el cuero cabelludo y separa una de las manos de la cabeza mientras tiras suavemente del pelo. Repite el movimiento con la otra mano, alternando con un ritmo rápido hasta que hayas cubierto toda la cabeza.

 

pellizacar

 

 

Pellizcar las piernas

Sitúate a la altura de las rodillas de tu compañero. Coloca ambas manos sobre el muslo y comienza los movimientos de pellizqueo. Trabaja subiendo y bajando por la pierna, alternando las manos. Termina la secuencia en el tobillo.

 

piernas asdasd

 

Pellizcar la espalda

A un lado de tu compañero, coloca las manos sobre la parte superior de la columna. Pellizca ligeramente con las yemas de los dedos mientras vas descendiendo hasta la zona lumbar, una mano después de la otra. Esto estimula la superficie de la piel y lleva la atención a la bajada por la columna vertebral.

las espalda pellizcar