Entradas

56SD4AS56DA546D4AS6DA6D - SHIATSU: AUTOMASAJE

SHIATSU: AUTOMASAJE

SHIATSU: AUTOMASAJE

 

 

Durante el siguiente automasaje puedes utilizar las técnicas
que has aplicado a tu compañero para masajearte a ti mismo. Puedes
probarlas sentado sobre el suelo o en una silla cómoda. Destínale
unos minutos en los que puedas concentrarte plenamente en tu propio
cuerpo y mente.

 

1 percusión sobre la parte superior de la
espalda Cierra el puño sin apretarlo y gol-
pea sobre los músculos a lo largo de la par-
te superior del hombro contrario. Trabaja
desde el cuello hacia el brazo y vuelve otra
vez varias veces. Los movimientos deben
ser estimulantes y han de hacerse sobre el
músculo y no sobre el hueso. Esto estimu-
lará los meridianos de la vejiga y la vesícu-
la. Repite en el otro hombro.

SHIATSU: AUTOMASAJE


2 presión con los dedos sobre el cuello
Lleva la mano detrás de la cabeza y locali-
za VG 15. situado en el centro justo deba-
jo de la base del cráneo. Presiona con los
dedos hacia arriba y debajo del cráneo.
Manten unos momentos. Sabrás cuándo
has encontrado el punto correcto porque
sentirás resonar la energía, lo que produce
una reacción física. Este punto es bueno
para relajarse.

SHIATSU: AUTOMASAJE


 

3 fricción de los brazos Con la palma de la
mano frota enérgicamente la cara exterior
del otro brazo, desde la muñeca hasta el
hombro, siguiendo varias líneas. A conti-
nuación vuelve la mano hacia abajo y fro-
ta la cara interna del brazo para estimular
la circulación. Esto te ayudará cuando ten-
gas las manos frías. Repite en el otro brazo.

SHIATSU: AUTOMASAJE


 

4 tracción de los dedos Agarra los dedos
de una mano doblando el índice y el cora-
zón de la otra. De esta forma puedes aga-
rrar, apretar y estirar los dedos uno por
uno. Comienza en la base y estira firme-
mente hasta la punta. Esto libera la ener-
gía de la mano. Repite en la otra mano.

SHIATSU: AUTOMASAJE


 

5 presión con los dedos sobre la cara Co-
loca el dedo corazón de las dos manos jus-
to al lado de la línea interior de las cejas.
Percibirás una pequeña depresión en el
hueso. Presiona directamente sobre ese
punto con las puntas de los dedos; puede
que esté un poco sensible. Este punto es
V 2, y presionarlo es muy bueno para com-
batir los dolores de cabeza provocados por
la sinusitis. Manten unos momentos y
suelta.

SHIATSU: AUTOMASAJE


 

6 presión con las palmas sobre el abdo-
men Respira con calma, céntrate y coloca
las dos manos planas sobre el abdomen.
Con suavidad, traza círculos alrededor del
ombligo en el sentido de las agujas del re-
loj, haciendo pausas a intervalos para pre-
sionar el abdomen con las palmas. Esto
ayuda a estimular los intestinos. Repite len-
tamente varias veces.

56S4DA56D456A4SD6A46D4


 

7 presión con los nudillos sobre la espal-
da Cierra los puños sin apretar y llévalos
hacia la espalda. Coloca las dos manos so-
bre las bandas de músculos de los lados de
la columna en línea con los ríñones. Traza
círculos lentos sobre los músculos en di-
rección a la columna. Esto estimula los rí-
ñones y relaja la zona lumbar.

56ASD456SA4DAS564DA64D


8 presión con el codo sobre las piernas
Siéntate en el suelo con las piernas cruza-
das, dobla el codo y presiona a lo largo de
la cara interna del muslo a intervalos regu-
lares para estimular los meridianos del hí-
gado y del bazo. Con la pierna doblada, los
meridianos quedan al descubierto, pero
también puedes hacerlo sentado en una si-
lla. Presiona y afloja con una cadencia uni-
forme a lo largo de las dos piernas.

56AS4D56A46DAS46DA46D4

 

VOLVER: SHIATSU

PROFUNDA UNO - Presion profunda - Parte Uno

Presion profunda – Parte Uno

PRESION PROFUNDA – PARTE UNO

Las técnicas de presión profunda son más concretas y relajan la tensión de zonas específicas. Deben aplicarse con cuidado para evitar cualquier molestia. Están pensadas para aplicarse una o dos veces, escuchando la respuesta del compañero, y la zona que rodea el punto debe aliviarse después.

 


 

PRESIÓN CON EL PULGAR

PRESION profunda
CONTACTO yema del pulgar
Ésta es una técnica de fricción en la que la presión se aplica exactamente sobre un punto específico, normalmente sobre un punto de presión. Hace que los músculos se suelten y equilibra la energía en un meridiano concreto. Los puntos de presión o disparaderos se encuentran repartidos por todo el cuerpo. El movimiento debe realizarse con una presión uniforme, y también debe aflojarse sin brusquedad, y debe mantenerse durante unos momentos. La técnica se aplica después de que el cuerpo haya sido relajado.
Cómo hacerlo
Localiza el punto donde vayas a aplicar la presión. Coloca la yema del pulgar sobre la superficie de la piel de tu compañero y presiona lenta y uniformemente contra su cuerpo. Centra tu atención en el punto de contacto. Manten la presión durante unos momentos y suelta. Cuando sientas resistencia, relaja la presión y vuelve a intentarlo.

 

Presión del pulgar sobre la planta del pie
Sujeta el pie de tu compañero con una mano. Localiza el punto en el centro de la planta y coloca el pulgar sobre él. Presiona hacia dentro contra el pie, manten durante unos momentos y suelta lentamente. Frota con mucha suavidad sobre el punto para relajar la zona y completa la técnica.

presion profunda
Presión del pulgar sobre el tobillo
Sujeta el pie de tu compañero y presiona alrededor de la articulación con el pulgar. Hazlo lenta y uniformemente en dirección a la articulación, y afloja igual de despacio. Esto ayuda a estimular la circulación y a aumentar la movilidad. Estos movimientos pueden con continuarse con ejercicios pasivos del tobillo.

a56sd4as564d6asd

 

 

Presión de los pulgares sobre la cara
Coloca los pulgares debajo de las cuencas de los ojos de tu compañero, sobre el borde óseo situado debajo de los ojos. Empezando en el puente de la nariz, presiona suavemente con los pulgares y suelta. Continúa presionando y
soltando a intervalos regulares, utilizando ambas manos simultáneamente, mientras trabajas a lo largo del reborde hasta el extremo exterior de los ojos. Esto ayuda a refrescar los ojos.

56as4d56as4das564d

 


 

PRESIÓN DE LOS DEDOS

PRESION profunda
CONTACTO yemas de los dedos
La presión de los dedos es otra técnica de fricción que suele realizarse con dos dedos juntos. Proporciona una presión menos precisa sobre una zona mayor, lo que en ocasiones puede resultar más apropiado. La presión se aplica con las yemas de los dedos.

 

Cómo hacerlo
Coloca las yemas de los dedos sobre el punto que vas a estimular y a continuación presiona de manera uniforme contra el cuerpo de tu compañero con ambos dedos. Relaja la presión lentamente. Como esta presión se distribuye entre los dos dedos, el truco consiste en asegurarte de que aplicas la técnica de forma equitativa entre ambos.

 

Presión de los dedos sobre la cabeza
Apoya la cabeza de tu compañero sobre una de tus manos y gírala un poco para que puedas alcanzar la parte posterior del cráneo. Presiona con los dedos corazón y anular justo por debajo de la base del cráneo, asegurándote de no profundizar. Los músculos de esta zona pueden estar bastante tensos, y esta técnica es una buena forma de soltarlos. Repite en varias posiciones.

as564das56d4sa6d54

 

Presión de los dedos sobre la cadera
Después de trabajar sobre los músculos del muslo, localiza la articulación de la cadera de tu compañero con las puntas de tus dedos. Presiona con las yemas sobre los músculos que la rodean. Comienza con suavidad y afloja si percibes resistencia; a continuación vuelve a probar asegurándote de que tu presión sea cómoda y uniforme pero efectiva.

56as4ds56a4d6as4d

 

Presión de los dedos sobre la nariz
Localiza las suaves depresiones situadas a los lados de la nariz de tu compañero. Con las manos firmes, coloca tus dos dedos corazón sobre estos puntos y presiona suavemente con las yemas para estimularlos. La dirección de la presión debe dibujar una ligera diagonal hacia la nariz. La presión debe ser constante pero no demasiado fuerte.

56asd4as56d4as56d4a

 

 

 


 

VIBRACIÓN

PRESION profunda
CONTACTO yemas de los dedos
La vibración es una extensión de la presión de los dedos y del pulgar. Se utiliza para estimular puntos específicos con penetración, por lo que debe emplearse con cuidado. Evita el pecho y el abdomen cuando trabajes la parte delantera del cuerpo, la zona del corazón en la espalda y cualquier área dolorida.

 

Cómo hacerlo
Coloca los dedos o el pulgar sobre el punto que vas a estimular. Presiona contra el cuerpo, pero al comenzar lentamente a hacerlo imprime una vibración a tus dedos al mismo tiempo. Esto intensifica la estimulación y ob servarás que puedes usar menos presión. Tras unos momentos, deja de vibrar y relaja la presión de la forma normal.
Vibración sobre la espalda
Localiza el punto sobre los músculos situados junto a la columna de tu compañero. Coloca el pulgar sobre el cuerpo y comienza a presionar sobre el punto, haciéndolo vibrar con rapidez al mismo tiempo. La vibración debe ser sobre el punto y sin mover la piel. Relaja la presión lentamente sin vibración.

as56d4a56d4a56d4

 

Vibración sobre el antebrazo
Coloca los dedos corazón y anular sobre los músculos del antebrazo de tu compañero, asegurándote de que estás presionando el músculo y no el hueso. Cuando presiones, comienza el movimiento vibratorio con los dos dedos para aumentar la penetración. Haz una pausa y afloja la presión lenta y uniformemente.

54asd54as4d56a4sd6as4d
Vibración sobre la cara
Coloca el dedo corazón de las dos manos sobre los huecos óseos situados junto a las cejas de tu compañero. Muy muy suavemente, haz vibrar los dedos sobe el punto sin apenas utilizar presión. Esta técnica ayuda enormemente a dar energía a los ojos y la cara.

as24das4ds56a4ds56a4d54as

 

 

 CONTINUACCIÓN – PRESION PROFUNDA – PARTE DOS

 

 

 

 

 

asd456sa4da564d56asd4 - MASAJE HOLISTICO: LA CARA

MASAJE HOLISTICO: LA CARA

MASAJE HOLISTICO: LA CARA

 

El masaje de cara es algo maravilloso. La piel del rostro es delicada, por lo que debes mantener las manos estables, los movimientos deben ser precisos y las maniobras, suaves, especialmente alrededor de los ojos. La presión puede ser más firme  cuando estés trabajando con un hombre, sobre todo alrededor de la mandíbula.

 

 

1 rozamiento Frótate una pequeña cantidad de aceite entre los dedos. Extiéndelo ligeramente sobre la piel de tu compañero aplicando tres barridos hacia fuera sobre la cara, cubriendo la frente, las mejillas y la barbilla. Levanta las manos para evitar los ojos y aplica sólo el aceite suficiente para que tus dedos se deslicen.

 

56asd4sa56d4as6d4


2 presión con los pulgares Coloca los pulgares juntos en toda su longitud sobre la mitad de la frente. Lentamente llévalos  hacia fuera, a las sienes, con un movimiento de barrido. Repite dibujando tres líneas hasta que hayas cubierto toda la zona. La última pasada debe realizarse justo por encima de las cejas. Es un buen movimiento para relajarse tanto mental como físicamente.

asd4sa56ds4a56d4a65d


 

3 presión con los pulgares Coloca las puntas de los pulgares sobre las cejas, justo al lado del puente de la nariz. Muévelas  hacia fuera, siguiendo la línea de las cejas, hasta las sienes, y levántalas. Puedes ejercer una cantidad considerable de presión. El contacto debe realizarse con los lados de los pulgares. Repite varias veces para relajar el entrecejo y los ojos.

8asdsa56d4as6d4a6d4


 

4 presión con dedo y pulgar Coloca las puntas de los índices justo por debajo de las cejas, sobre el arco óseo de las cuencas de los ojos. Con las dos manos al mismo tiempo, presiona ligeramente a intervalos regulares hacia la comisura exterior de los ojos. Para trabajar por el arco inferior debes utilizar los pulgares, repitiendo los pequeños movimientos a lo largo de las cuencas de vuelta hacia el puente de la nariz.

assd4s5a6d46asd46asd4


 

5 rodado con los pulgares Coloca los dos pulgares justo debajo del puente de la nariz de tu compañero y aplica unos movimientos pequeños, suaves y rodados hasta la punta. Trabaja con los pulgares ligeramente inclinados y manten el resto de los dedos levantados, de forma que no toquen la nariz y, sobre todo, que no den en los ojos. Utiliza las maniobras de forma alterna para llevar las manos a la posición correcta para masajear las mejillas.

 

89asd7sa89d7as98dasd


6 presión con la zona hipotenar Coloca ambas manos ligeramente en diagonal sobre la cara, con la zona hipotenar a ambos lados de la nariz. Cuando estés en posición correcta, establece el contacto y barre sobre los pómulos. Es muy agradable sentir presión sobre las mejillas, pero ve reduciéndola gradualmente al llegar a las orejas. Repite varias veces, asegurándote de que tienes suficiente aceite como para no estirar la piel.

asd456sa4da564d56asd4


 

7 presión con la zona hipotenar Repite el movimiento anterior, empezando en la barbilla y recorriendo la mandíbula inferior. Mantén las manos amoldadas a la formade la mandíbula y muévelas hacia arriba, en dirección a las orejas. Levanta las manos con suavidad al final de la maniobra y repite varias veces. También puedes utilizar los dedos y las palmas de las manos.

MASAJE HOLISTICO: LA CARA


 

8 sentir la energía Coloca las dos manos ligeramente por encima de la cara de tu compañero, con las palmas cubriendo más o menos los ojos. Descansa y calma tu mente. Centra tu atención en tus manos y en todas las sensaciones que percibas, sin cambiar la posición. Luego concéntrate en el rostro de tu compañero y observa nuevamente las sensaciones que te lleguen. Levanta las manos con suavidad para completar la secuencia.

 

56as4d56as4das56d46

asd213a1ds23a1d23a132d1as23d - MASAJE INDIO DE CABEZA: PRINCIPIOS

MASAJE INDIO DE CABEZA: PRINCIPIOS

MASAJE INDIO DE CABEZA: PRINCIPIOS

 

El término ayurveda procede de una palabra sánscrita que significa «ciencia
de vida», y es el complejo y antiguo sistema de filosofía y medicina en el que el
masaje indio de cabeza hunde sus raíces. El ayurveda considera que el equilibrio
y la moderación son esenciales para la salud, en la que el cuerpo y la mente
están inextricablemente ligados.

 

 

Según el pensamiento ayurvédico, el univer-
so está compuesto por cinco elementos —éter,
aire, tierra, fuego y agua—, y los seres hu-
manos están formados por una combinación
de estos elementos.

 

Los doshas
Además, se cree que existen tres doshas. o
energías, en toda la materia. Se denominan
vata, pitta y kapha. La mayoría de las perso-
nas tienen un dosha dominante, y eso es algo
que un tratamiento ayurvédico debe tener en
cuenta. Vata es la energía del aire, y estos ti-
pos tienden a ser delgados, inquietos, ansio-
sos, creativos y con la piel seca. Pitta es una
mezcla de fuego y agua, y estos tipos son ac-
tivos, decididos, con buen apetito, el pelo fino
y la piel suave; también sudan con facilidad.
Kapha es una mezcla de agua y tierra, y estos
tipos tienden al sobrepeso, se mueven lenta-
mente, duermen mucho y tienen el pelo fuer-
te y la piel grasa

 

Los chakras
La energía vital que se mueve por todo el
cuerpo se conoce como prana. Existen siete
círculos principales de energía, o chakras, si-
tuados a lo largo de la columna vertebral, y el
prana fluye a través de ellos. Estos chakras ge-
neran una energía que se transmite a los cen-
tros menores del cuerpo. Los primeros seis
chakras se localizan en los genitales, el sacro,
el plexo solar, el corazón, el cuello y la frente; el
séptimo está situado en la parte superior de
la cabeza. Cuando la energía que fluye por los
chakras se bloquea, se producen trastornos
mentales y físicos. El masaje ayurvédico esti-
mula el flujo libre de energía y, en conse-
cuencia, favorece la buena salud.

MASAJE INDIO DE CABEZA: PRINCIPIOS

 

VOLVER: MASAJE INDIO DE CABEZA