Entradas

curacion con reflexologia - Curación con reflexología

Curación con reflexología

Enhorabuena! Has completado el aprendizaje de la rutina básica de masaje para bebés. Por ahora eso es todo. Si ya la has puesto en práctica por lo menos en una ocasión, te animo a que sigas adelante, poco a poco, hasta dominarla a la perfección. No te apresures. Ve a tu ritmo. El trabajo y los que haceres domésticos no siempre te permitirán hacer un masaje en cualquier momento del día. Programa las sesiones a tu conveniencia. Cuando te hayas acostumbrado a la rutina básica, tal vez desees volver a este capítulo para aprender otra nueva. La reflexología, una técnica especial para el masaje de los pies y las manos, añadirá una dimensión completamente nueva a lo que ya has aprendido hasta aquí. Ya conoces las técnicas básicas para estas áreas (si es necesario, consulta el Capítulo 5). Pues bien, en éste te enseñaré a utilizar el poder terapéutico de la reflexología, un antiguo arte curativo (y «holístico») que trata ei cuerpo, la mente y el espíritu. El término «holístico» deriva de la palabra raíz «holos», que significa «todo». La reflexología no aisla una enfermedad y trata sus síntomas, sino que trata a la persona como un todo alimentando un estado de equilibrio y armonía. Esta terapia intenta llegar hasta la «raíz» de la patología y asegura un crecimiento y desarrollo sanos del bebé. La reflexología es una de las formas más antiguas de masaje diseñada para trabajar la capacidad innata de autocuración del organismo. Se basa en la teoría según la cual existen zonas y áreas de reflejo en los pies y las manos que corresponden a todas las glándulas, órganos, partes y sistemas orgánicos. Mediante la presión de los pulgares, del dedo índice y de toda la mano en estas áreas de reflejo, se puede armonizar la energía en todo el cuerpo, mejorando la circulación y el funcionamiento eficaz de todos los procesos corporales, lo cual, a su vez, contribuye a eliminar los residuos de desecho del organismo y relaja y rejuvenece todas y cada una de las partes del cuerpo. De este modo, la reflexología es capaz de evitar o ayudar a curar muchos trastornos de salud. Es una forma segura y eficaz de potenciar el bienestar del bebé. En etecto, el objetivo de la reflexología es reeducar, reorganizar y reacondicionar los nervios para que el organismo se pueda curar por sí solo. Cuando practiques la reflexología, procura tener in mente que tus manos están comunicándose con el espíritu, la psique, las emociones y el cuerpo de tu hijo. También debes recordar que cuando le apliques un tratamiento de reflexología, debes asegurarte de tener a mano agua pura u otra bebida sana para administrársela a su conclusión. Esto lo ayudará a eliminar toxinas del organismo de un modo más eficaz. También es beneficioso un baño después del tratamiento.