Entradas

54a4sd56as4d6a54ds56a4d - MASAJE CHINO: LA CARA

MASAJE CHINO: LA CARA

MASAJE CHINO: LA CARA

 

 

Cerrar la secuencia en la cara proporciona un final tranquilizante al masaje. La
presión puede ser bastante firme, dado que el objetivo es la estimulación de los
meridianos y los puntos de presión. Sobre la piel de un hombre puede ser más
firme. Cuando termines el masaje, ambos deberéis sentiros llenos de energía.

 

 

1 presión con los dedos Coloca las yemas
de los dedos sobre las sienes de tu compa-
ñero y a continuación localiza las pequeñas
depresiones situadas aproximadamente a
un dedo de las cuencas de los ojos. Con
cuidado presiona VB 1 con las puntas de
los dedos corazón. Comienza despacio
hasta que sientas la energía de cada pun-
to, manten un momento y afloja.

MASAJE CHINO: LA CARA


2 presión con los pulgares Coloca los pul-
gares justo debajo de los laterales de las
aletas de la nariz y localiza la depresión
donde está situado IG 20. Debe ser bas-
tante fácil de encontrar. Presiona en ligera
diagonal hacia la nariz con los lados de tus
pulgares. Esta maniobra es muy buena
para los senos nasales. Manten un mo-
mento y afloja la presión.

as564das564da65d46as54d


 

3 rodado con los pulgares Frótate un poco
de aceite en los dedos y rueda los pulgares
siguiendo una diagonal desde las aletas de
la nariz hacia la mandíbula. La maniobra
debe realizarse con los dos pulgares al mis-
mo tiempo en ambos lados de la cara. Re-
pite varias veces con presión suficiente para
observar que se mueve la piel de tu com-
pañero.

54a4sd56as4d6a54ds56a4d


4 rodado con los pulgares Coloca los pul-
gares en las comisuras de los labios y rue-
da en diagonal con los laterales de tus pul-
gares hasta el borde de la mandíbula. Utiliza
los dos pulgares al mismo tiempo. Repite
varias veces y termina ahuecando suave-
mente las manos debajo de la barbilla

MASAJE CHINO: LA CARA

 

 

VOLVER: MASAJE CHINO

la piel - La piel

La piel

La piel es el mayor de los órganos del cuerpo y nos permite conectarnos con el mundo que nos rodea. Es un órgano excretor, a través del sudor, que también regula la temperatura corporal. Los receptores sensoriales nos proporcionan información inmediata acerca de nuestro entorno exterior.

La piel está formada por dos capas principales. En la base está la dermis (debajo de la cualse encuentra una capa de tejido subcutáneo que proporciona nutrientes), una capa fibrosa con vasos sanguíneos y linfáticos, nervios,folículos pilosos y glándulas sudoríparas y sebáceas. Sobre ella está la epidermis, formada a su vez por cinco capas. La capa basal está constantemente produciendo células que se dividen y que son gradualmente empujadas hacia amba, en dirección a la capa exterior de piel, o capa córnea. Cuando las células de la piel alcanzan la superficie, van muñendo poco a poco, de forma que en el exterior queden células muertas que contienen queratina. una sustancia fibrosa que aporta a la piel su grosor. La piel nos protege contra las bacterias,los microorganismo y las influencias nocivas.
Los diversos receptores se comunican con el sistema nervioso central y son muy sensibles al tacto, la presión, el dolor y los cambios de temperatura.la piel

4sda56d4a65d4a6d46 - SHIATSU: LOS TSUBOS

SHIATSU: LOS TSUBOS

SHIATSU: LOS TSUBOS

 

A lo largo de los meridianos se localizan diversos puntos de presión, conocidos
en shiatsu como tsubos. En el cuerpo hay trescientos sesenta y cinco; funcionan
como centros de comunicación y suelen estar situados en zonas más débiles
del cuerpo o en depresiones físicas.

 

Los desequilibrios pueden hacerse patentes
mediante cambios en el músculo o en la piel
que los rodea. Aplicando presión a los tsubos
podemos corregir los desequilibrios de un me
ridiano.

En cualquier punto de los meridianos pue-
de darse un exceso o deficiencia de ki. Cuan-
do existe un exceso, la energía se describe
como jitsu. El área que rodea este punto pue-
de estar tensa o dura, y la presión puede ser
aguda o dolorosa; el trastorno puede ser agu-
do. Cuando se produce una deficiencia de ki,
el trastorno se describe como kyo. La zona
que rodea el punto puede estar blanda o hue-
ca, y la presión puede percibirse más como un
dolor o incluso resultar bastante agradable.
En este caso el trastorno suele ser crónico.

 

Los meridianos están asociados con la fun-
ción de un órgano más que simplemente con
el órgano en sí mismo. El tratamiento de cual-
quier constricción tiene en cuenta la causa
subyacente, que puede deberse a múltiples
factores. Los síntomas físicos pueden estar li-
gados al entorno interior, incluyendo la ener-

gía constitucional y los factores emocionales,
o a influencias externas que están agotando
al individuo.

Es posible influir sobre la energía de un
punto trabajando sobre otro punto situado
más adelante en el mismo meridiano, e influir
sobre la energía del meridiano en su conjun-
to simplemente trabajando a lo largo de él. El
tratamiento profesional suele estar precedido
por el diagnóstico del hará (abdomen), que se
realiza tocando el abdomen con la mano, y
por las observaciones generales que determi-
narán la secuencia del shiatsu. La habilidad
para sentir estos diferentes estados de ener-
gía se adquiere con la práctica y la experien-
cia, así como con un entendimiento de cómo
y dónde aplicar la presión.

 

567897567564 5asd56as4d564a56sd546ad4 4sda56d4a65d4a6d46

VOLVER: SHIATSU

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DEL CAMPO ENERGÉTICO

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DEL CAMPO ENERGETICO

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DEL CAMPO ENERGETICO

 

 

Todo masaje que trate a la persona en su conjunto posee un efecto sanador.
El enfoque holístico tiene en cuenta el cuerpo, la mente, las emociones y las
dimensiones espirituales de cada persona. Trabajar sobre un aspecto concreto puede
afectar al equilibrio del conjunto, y la sanación depende de conseguir el equilibrio.

 

Centros y campos de energía
Como ya hemos visto, los chakras son puntos
de comunicación de energía.

Se cree que cada uno de los siete
centros energéticos principales está situado en
un punto concreto, asociado con determinados
aspectos físicos, y posee un color y una vibra-
ción sonora diferente. Además, existen varios
campos energéticos que rodean a cada indivi-
duo, conocidos como auras. Algunas personas
pueden verlas o leerlas, así como los colores
que contienen. El campo de energía más cer-
cano al cuerpo se conoce como cuerpo eténco,
y puede que seas capaz de sentirlo si colocas la
mano sobre la piel a una distancia de entre
quince y veinte centímetros. Se cree que los de-
sequilibrios de energía afectan a nuestro
bienestar físico, y pueden incluso ser causa de
enfermedades. Equilibrar la energía puede ayu-
darnos a recuperar la salud, y existen algunos
sanadores que trabajan exclusivamente en los
campos energéticos. Desarrollando un contac-
to sanador puedes enriquecer el masaje.

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DEL CAMPO ENERGETICO

Las técnicas relacionadas con el campo
energético trabajan tanto en el cuerpo como
sobre él. El primer paso es desarrollar la sen-
sibilidad, así como la empatia y el respeto ha-
cia tu compañero de masaje. Vacía tu mente,
céntrate en tus manos y toma nota de todas
las sensaciones que percibas. Sé objetivo y li-
mítate a observar. Prueba las siguientes téc-
nicas después de haber masajeado los múscu-
los, o antes de hacerlo, para ayudar a tu
compañero a relajarse. Con la práctica ob-
tendrás confianza y serás capaz de refinar tu
técnica.

 


 

 

1 descansar sobre la espalda Después de
masajear la espalda, termina la secuencia
colocando una mano entre los omóplatos
de tu compañero y la otra sobre el sacro (el
triángulo óseo situado en la base de la co-
lumna). Respira con calma, vacía la mente
y céntrate en las sensaciones que recibas
en las manos. Imagina que la energía posi-
tiva fluye de tus palmas. Esto produce una
sensación tranquilizadora y ayuda a co-
nectar la parte superior de la espalda con
la zona lumbar.

a56sd4a5d46a4dsa56d4


 

2 sentir la energía de la espalda Coloca la
mano plana sobre el sacro de tu compañe-
ro. Levántala lentamente hasta situarla a
diez o quince centímetros del cuerpo. Tra-
za círculos sobre el sacro, en el sentido con-
trario a las agujas del reloj, y observa cual-
quier sensación que percibas en la palma.
Vuelve a bajarla gradualmente hasta que
descanse de nuevo sobre la espalda de tu
compañero. Este movimiento relaja la zona
lumbar.

56asd4a654d5a6d46ad4


 

3 descansar los ojos Este movimiento es
muy bueno después de haber masajeado
la cara y resulta profundamente relajante.
Ahueca las manos y colócalas unos quin-
ce centímetros por encima de los ojos, evi-
tando que llegue a ellos la luz. Respira con
calma e imagina que la energía positiva flu-
ye a través de las palmas. Manten las manos
firmes y la mente en silencio. Tu compañe-
ro puede percibir el calor de tus manos.

5as64dsa654ds56a4d65as4sd6


4 descansar sobre el abdomen Pruébalo
después de masajear el abdomen. Es espe-
cialmente bueno si tu compañero está par-
ticularmente sensible. Se trata de una téc-
nica muy adecuada para centrar. Sostén las
manos justo por encima del abdomen. Ob-
serva cualquier sensación que puedas per-
cibir. Ve bajando las manos poco a poco
hasta que queden planas a ambos lados
del ombligo. Exhala energía positiva a tra-
vés de las palmas.

as56d4a56d4a65d46a4d6a4d


 

5 descansar en la cabeza Esta maniobra es
muy buena para combatir el dolor de ca-
beza y la tensión mental. Descansa las
manos a ambos lados de la cabeza de tu
compañero, con las manos hacia dentro.
Simplemente déjalas que se relajen. Ob-
serva cualquier sensación que puedas per-
cibir e imagina que la energía positiva flu-
ye a través de tus palmas. Separa las manos
un poco más de la cabeza y repite, aleján-
dolas más cada vez.

as56d4a65sd4a6d4a56d4a6d54


 

6 descansar en los pies Esta maniobra ayu-
da a que tu compañero se centre o enraice
después de un masaje, al dirigir su atención
a los pies. Después de haberlos masajeado,
coloca las manos en posición relajada so-
bre las plantas. Relaja las palmas de las ma-
nos y siente el contacto con los pies de tu
compañero. Centra tu atención en los pun-
tos de contacto entre los dos.

56sa4d6a4sd64a6d4as65d4sa56d4


 

7 sentir la energía sobre la cabeza Sitúa-
te de pie detrás de tu compañero. Coloca
las manos juntas unos treinta centímetros
por encima de la cabeza. Relaja las palmas
y observa cualquier sensación que puedas
percibir. Ve bajándolas poco a poco hasta
que rodeen la parte superior de la cabeza.
Toma nota de cualquier cambio en las sen-
saciones a medida que te vayas acercando
al cuerpo. Imagina que la energía positiva
fluye a través de tus manos.

5as6d4a564d5a6s4d56a4d6a4d


 

8 descansar sobre el pecho Coloca una
mano plana sobre el pecho y la otra sobre
el abdomen. Descansa. Observa la subida
y la bajada de la respiración de tu compa-
ñero y manten la tuya propia en calma y
constante. Observa cualquier cambio en la
respiración de tu compañero y concéntra-
te en el calor de tus manos. Es muy útil y
equilibrante si la otra persona está emo-
cionalmente alterada.

 

a56sd4a56d45s6a4d6a4d64

 

 

 


VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES