Entradas

a56s4da564d6as4d64 - SHIATSU: LOS BRAZOS Y LAS MANOS

SHIATSU: LOS BRAZOS Y LAS MANOS

SHIATSU: LOS BRAZOS Y LAS MANOS

 

 

Comienza la secuencia sobre el brazo que tengas más cerca. Incluye un
estiramiento y trabaja hasta las puntas de los dedos para obtener una liberación
final de energía. A partir de aquí la secuencia continúa alrededor del cuerpo, de
forma que completes el trabajo en el brazo opuesto cuando alcances el otro lado.

 

 

1 presión con las palmas Sitúate a un lado
de tu compañero. Coloca su brazo, con la
palma de la mano hacia arriba, en ángulo
recto con el cuerpo. Con una mano des-
cansando en el hombro, aplica presión con
la palma de la otra a lo largo de la cara in-
terna del brazo, trabajando desde el hom-
bro hasta la muñeca. Comprueba tu equi-
librio, coloca la palma, apoya tu peso y
suelta de manera uniforme y constante.

 as56d4a56d4as6d46


2 presión con el pulgar Localiza MC 6, en
el centro del antebrazo y a dos dedos y me-
dio de la muñeca. Con una mano manten
el contacto con el brazo de tu compañero
y coloca el pulgar de la otra sobre el pun-
to. Presiona lenta y constantemente con la
yema, y a continuación afloja de forma uni-
forme. Es un buen punto para aliviar el es-
trés. Repite varias veces.

as4d6asd54as56da46d54


 

3 tracción Agarra con firmeza la mano de tu
compañero, levanta el brazo y tira hacia
atrás para efectuar un estiramiento. Tu
postura debe estar equilibrada, de forma
que puedas emplear tu peso corporal; ima-
gina que el movimiento procede de tu
hará. El estiramiento ayuda a liberar toda
la energía alrededor de las articulaciones.

56as4das564das6d46ad4


4 presión con la zona hipotenar de las
manos Con una mano sobre el hombro
para apoyarte, utiliza la zona hipotenar de
la otra mano para presionar a lo largo de la
cara interna del brazo, siguiendo el meri-
diano del pulmón. Coloca la mano, presio-
na, manten y afloja a intervalos regulares
mientras avanzas hacia la mano. Presiona
sobre el pulgar y aprieta la punta para ter-
minar.

56as4d56sa4d56as46d4


 

5 presión con el pulgar Localiza IG 4, si-
tuado entre el pulgar y el índice. Coloca tu
pulgar en posición, traza círculos sobre el
punto y a continuación presiónalo entre tu
índice y la punta del pulgar. Manten la pre-
sión unos momentos y afloja. Si deseas un
efecto más sutil, traza círculos con la yema
del pulgar.

5as4d56sad54as6d4as6d4


6 apretar Coloca el dedo corazón y el pul-
gar entre el índice y el pulgar de tu com-
pañero. Sube todo lo que puedas y aprieta
mientras estiras entre los tendones y los
huesos hasta llegar a los dedos. Al hacer-
lo, da pequeños tironcillos con el pulgar y
el índice para obtener un efecto de zigzag.
Repite entre los tendones del dorso de la
mano.

56as4d56as4dad6as4d


 

7 presión con los pulgares Vuelve la mano
de tu compañero de forma que quede con
la palma hacia arriba, entrelaza tus meñi-
ques y sujeta por abajo. Esto estira los de-
dos y ayuda a abrir la palma. A continua-
ción presiona con bastante fuerza sobre la
superficie con los dos pulgares para es-
timular la mayor superficie posible de la
mano.

5as4d65as456da4d65as4d


8 tracción Agarra el pulgar de tu compañe-
ro entre tus dedos y apriétalo hacia la pun-
ta. Presionando bastante, retuércelo hacia
un lado, aprieta en la uña y a continuación
da un tirón al pulgar terminando con un
chasquido. Repite los movimientos en cada
uno de los dedos. Esto ayuda tanto a esti-
mular como a liberar la energía.

SHIATSU: LOS BRAZOS Y LAS MANOS

VOLVER: SHIATSU

as2dad2a3d1a32d1as3d - MASAJE CHINO: EL CUELLO Y EL CUERO CABELLUDO

MASAJE CHINO: EL CUELLO Y EL CUERO CABELLUDO

MASAJE CHINO: EL CUELLO Y EL CUERO CABELLUDO

 

 

Trabaja con movimientos lentos, constantes y tranquilizadores para ayudar a tu
compañero a que se relaje. La relajación del cuello es muy importante, pero a la
mayoría de la gente le cuesta soltarse. Repite los movimientos sobre los músculos
todo lo necesario hasta que percibas un cambio en el tono muscular

 

 

1 balanceo Sitúate junto a la cabeza de tu
compañero. Desliza las manos debajo del
cuello, ahuécalas en la base del cráneo y le-
vanta la cabeza ligeramente. Con suavidad
balancéala de un lado a otro para relajar el
cuello Si a tu compañero le resulta difícil
relajarse, baja la cabeza suavemente, es-
pera un momento y vuelve a intentarlo.
Detente si percibes algo de resistencia o si
hay dolor.

56S4DF65SD4F56S46F54


2 presión con los dedos Sostén la cabeza
con las manos y gírala con cuidado hacia
un lado. Este movimiento debe ser suave y
tranquilizador Localiza V 10, en la depre-
sión situada justo debajo de la base del crá-
neo, aproximadamente a dos dedos de la
columna. Presiona una vez con las yemas
de los dedos índice y corazón, y afloja.

54asd4sa4da4das56d4


 

3 presión con los dedos Gira la cabeza un
poco hacia el centro y localiza VB 20, dos
dedos más alejado de la columna, en la de-
presión de la base del cráneo Presiona con
las yemas de los dedos índice y corazón,
manteniendo la presión firme y uniforme.
Esta maniobra alivia la tensión de la cabe-
za y el cuello.

4as546d4a6d4a6ds4a6d


4 fricción Sigue sujetando la cabeza de tu
compañero con la mano y aprieta a lo lar-
go de los músculos del cuello con los de-
dos y la zona hipotenar. Trabaja desde los
hombros y ve subiendo hasta la base del
cráneo. Puedes apretar con bastante fir-
meza a lo largo de la parte superior del
hombro. A continuación repite todos los
movimientos girando la cabeza y trabajan-
do en el lado opuesto.

5as4d56a4d56sa4d6ad4


 

5 pellizco Aprieta las orejas de tu compañe-
ro entre tus dedos. Sigue su forma tres
veces, trabajando alrededor de la parte ex-
terior hasta los lóbulos. Repite los movi-
mientos otras tres veces a lo largo de una
segunda línea por el interior de las orejas.
Tus movimientos deben constituir una se-
ne de suaves pellizcos simultáneos.

56as4d56sa4d56as5d56as4d


 

6 presión con los pulgares Presiona con
ambos pulgares sobre la línea que une el
entrecejo con el nacimiento del cabello y
continúa por la parte posterior de la cabe-
za. La presión debe ser rápida y ligera, uti-
lizando las yemas de los dos pulgares al
mismo tiempo. Ten cuidado de mantener
los otros dedos separados de la cara. Repi-
te varias veces para eliminar toda con-
gestión.

23as1d23sa23dsad3a1d


 

7 presión con los dedos Gira las palmas de
las manos hacia la parte posterior de la ca-
beza de tu compañero e introduce las ye-
mas de los dedos entre el pelo. Trabaja so-
bre el cuero cabelludo en varias líneas
hasta cubrir tanta superficie de la cabeza
como razonablemente puedas.

MASAJE CHINO: EL CUELLO Y EL CUERO CABELLUDO


 

8 presión con los dedos Vuelve a la frente
y localiza el punto Yintang, situado entre
las cejas. Coloca el dedo corazón sobre él
y presiona ligeramente para relajar y cal-
mar la mente. Debes hacerlo lentamente y
con sensibilidad. Sostén unos segundos
y respira tranquilamente. A continuación,
suelta.

23sad23sa1da23d1sa32d1

 

VOLVER: MASAJE CHINO

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DE TEJIDOS PROFUNDOS

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DE TEJIDOS PROFUNDOS

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DE TEJIDOS PROFUNDOS

 

Este masaje incorpora técnicas sobre los músculos y el tejido conectivo. Si bien el
aumento de la presión puede resultar satisfactorio, debes tener cuidado cuando lo
apliques. Las técnicas pueden liberar tensiones muy instauradas y corregir problemas
posturales. Las siguientes sugerencias te ofrecen una idea de este masaje.

 

1 presión con el codo sobre la espalda
Aplica aceite sobre su espalda. Sujeta el
cuerpo, inclínate hacia delante y coloca el
codo sobre los músculos del lado opuesto
de la columna. Aplica presión hacia arriba,
subiendo sobre los músculos hasta llegar a
la parte superior de la espalda, y termina el
movimiento sobre el hombro con el ante-
brazo. Evita que el codo forme un ángulo
demasiado agudo para que la presión sea
firme pero no se clave.

5ASD56A56D4A56D4A6D4


2 presión con los dedos sobre los hom-
bros Utiliza una doble presión con los de-
dos para trabajar alrededor del omóplato
de tu compañero. Comienza con una mano
sobre la parte superior del hombro y colo-
ca la otra encima de la primera para au-
mentar la presión. Desliza las manos alre-
dedor del borde del omóplato mientras
presionas para relajar los músculos y esti-
mular la circulación.

56as4d56a4d6sa4d6a54d


 

3 presión con los nudillos sobre los glú-
teos Utiliza las dos manos para trabajar en
zonas musculares y carnosas como los glú-
teos. Cierra el puño y presiona con los nu-
dillos, colocando la otra mano encima de
la primera para aumentar la presión. Apo-
ya todo tu peso y traza circuios, amasa y
presiona sobre los músculos. Ten mucho
cuidado de no ejercer presión sobre zonas
óseas.

56asd4s56a4ds6a4da6d4


 

4 presión con los dedos sobre la espalda
Coloca las yemas de los dedos de ambas
manos sobre los músculos situados a un
lado de la columna. Presiona sobre ellos
mientras haces rodar los dedos sobre las
bandas musculares. Este movimiento debe
ser lento y profundo, evitando presionar
sobre la columna. La maniobra produce un
efecto mayor en los puntos donde el tono
muscular es elevado.

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DE TEJIDOS PROFUNDOS


5 rodado con los pulgares sobre las pier-
nas Sujeta la pierna por el tobillo y coloca
los pulgares justo encima del hueso y a am-
bos lados de los tendones. Haz un rodado
hacia los músculos de la pantorrilla apli-
cando presión con las yemas de los pulga-
res. Repite en varios movimientos aplican-
do una presión firme pero que no resulte
dolorosa. Presiona justo detrás y cerca del
hueso para obtener un resultado óptimo.

56asd56a546sd56a5sd5a


 

6 vibración sobre los antebrazos Localiza
la zona muscular entre los huesos del an-
tebrazo. Coloca las yemas de los dedos so-
bre los músculos, presiona hacia abajo y
vibra sobre ese punto. Esto aumenta la pe-
netración de cualquier presión, por lo que
sólo debe hacerse sobre músculos carno-
sos. Los movimientos duran unos instantes.
Trabaja sobre el antebrazo, y repite luego
las maniobras en el otro lado.

asd4a56d4a56sda4sd


7 presión sobre los músculos con los pul-
gares Coloca los pulgares sobre el muslo,
a unos cinco centímetros de la rótula. Des-
lízalos sobre la cresta de los músculos y, con
la yema, aplica presión hacia la cadera. El
movimiento debe seguir la línea muscular
y terminar al menos cinco centímetros por
debajo de la cadera. Empieza siempre con
una presión suave y comprueba con tu
compañero si le molesta cuando la au-
mentas. Repite en la otra pierna.

56asd456as54da6d4sa65d4

 

 

VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES

4sda56d4a65d4a6d46 - SHIATSU: LOS TSUBOS

SHIATSU: LOS TSUBOS

SHIATSU: LOS TSUBOS

 

A lo largo de los meridianos se localizan diversos puntos de presión, conocidos
en shiatsu como tsubos. En el cuerpo hay trescientos sesenta y cinco; funcionan
como centros de comunicación y suelen estar situados en zonas más débiles
del cuerpo o en depresiones físicas.

 

Los desequilibrios pueden hacerse patentes
mediante cambios en el músculo o en la piel
que los rodea. Aplicando presión a los tsubos
podemos corregir los desequilibrios de un me
ridiano.

En cualquier punto de los meridianos pue-
de darse un exceso o deficiencia de ki. Cuan-
do existe un exceso, la energía se describe
como jitsu. El área que rodea este punto pue-
de estar tensa o dura, y la presión puede ser
aguda o dolorosa; el trastorno puede ser agu-
do. Cuando se produce una deficiencia de ki,
el trastorno se describe como kyo. La zona
que rodea el punto puede estar blanda o hue-
ca, y la presión puede percibirse más como un
dolor o incluso resultar bastante agradable.
En este caso el trastorno suele ser crónico.

 

Los meridianos están asociados con la fun-
ción de un órgano más que simplemente con
el órgano en sí mismo. El tratamiento de cual-
quier constricción tiene en cuenta la causa
subyacente, que puede deberse a múltiples
factores. Los síntomas físicos pueden estar li-
gados al entorno interior, incluyendo la ener-

gía constitucional y los factores emocionales,
o a influencias externas que están agotando
al individuo.

Es posible influir sobre la energía de un
punto trabajando sobre otro punto situado
más adelante en el mismo meridiano, e influir
sobre la energía del meridiano en su conjun-
to simplemente trabajando a lo largo de él. El
tratamiento profesional suele estar precedido
por el diagnóstico del hará (abdomen), que se
realiza tocando el abdomen con la mano, y
por las observaciones generales que determi-
narán la secuencia del shiatsu. La habilidad
para sentir estos diferentes estados de ener-
gía se adquiere con la práctica y la experien-
cia, así como con un entendimiento de cómo
y dónde aplicar la presión.

 

567897567564 5asd56as4d564a56sd546ad4 4sda56d4a65d4a6d46

VOLVER: SHIATSU