Entradas

AS4D56A4D6A4D6A4D - SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE PARA BEBÉS

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE PARA BEBÉS

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE PARA BEBÉS

 

 

Masajear a un bebé es una forma maravillosa de establecer lazos con él. Si recibiste
masajes durante el embarazo, tu bebé reconocerá el suave ritmo de los movimientos.
Si no fue así, el masaje es un gran estímulo para el comienzo de su vida. Puedes
adaptar las técnicas muy fácilmente para ajustarías a la medida de tu bebé.

 

AS4D56A4D6A4D6A4D

 

Los bebes medran con el contacto táctil. El
masaje estimula sus respuestas y aumenta la
conexión natural entre su madre y ellos. Tus

movimientos deben ser suaves y agradables,
con mucho rozamiento y muy poca presión. Si
bien la estimulación suave de los músculos y
las articulaciones es buena para el desarrollo
del bebé, los movimientos tienen que ser in-
tuitivos; la forma de abordar el masaje, flexi-
ble, y no se debe forzar nada, especialmente

si al bebé no le apetece estarse quieto. Sin em-
bargo, al desarrollar una rutina relajante, el
masaje puede ayudar a tranquilizarle. Masajea
sólo cuando tú misma estés tranquila y date
tiempo para crear un entorno favorable. Evita
los masajes cuando el bebé acaba de comer.

 

56AS4D564A6D4A56D4A6D4

Aceites adecuados

La piel de un bebé es extremadamente sen-
sible y debes tener cuidado al elegir el acei-
te. No escojas nada que huela demasiado ni
que sea muy untuoso, ni nada que pueda

producir reacción. Emplea aceites que tengan
un efecto beneficioso e hidratante. El aceite
de girasol mezclado con un poco de aceite de
jojoba es perfecto, o incluso un poco de acei-
te de caléndula. Siempre que puedas, elige
aceites orgánicos. Los aceites esenciales sólo
deben emplearse en mezclas ya preparadas.

 

 

 

VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES

PROFUNDA UNO - Presion profunda - Parte Uno

Presion profunda – Parte Uno

PRESION PROFUNDA – PARTE UNO

Las técnicas de presión profunda son más concretas y relajan la tensión de zonas específicas. Deben aplicarse con cuidado para evitar cualquier molestia. Están pensadas para aplicarse una o dos veces, escuchando la respuesta del compañero, y la zona que rodea el punto debe aliviarse después.

 


 

PRESIÓN CON EL PULGAR

PRESION profunda
CONTACTO yema del pulgar
Ésta es una técnica de fricción en la que la presión se aplica exactamente sobre un punto específico, normalmente sobre un punto de presión. Hace que los músculos se suelten y equilibra la energía en un meridiano concreto. Los puntos de presión o disparaderos se encuentran repartidos por todo el cuerpo. El movimiento debe realizarse con una presión uniforme, y también debe aflojarse sin brusquedad, y debe mantenerse durante unos momentos. La técnica se aplica después de que el cuerpo haya sido relajado.
Cómo hacerlo
Localiza el punto donde vayas a aplicar la presión. Coloca la yema del pulgar sobre la superficie de la piel de tu compañero y presiona lenta y uniformemente contra su cuerpo. Centra tu atención en el punto de contacto. Manten la presión durante unos momentos y suelta. Cuando sientas resistencia, relaja la presión y vuelve a intentarlo.

 

Presión del pulgar sobre la planta del pie
Sujeta el pie de tu compañero con una mano. Localiza el punto en el centro de la planta y coloca el pulgar sobre él. Presiona hacia dentro contra el pie, manten durante unos momentos y suelta lentamente. Frota con mucha suavidad sobre el punto para relajar la zona y completa la técnica.

presion profunda
Presión del pulgar sobre el tobillo
Sujeta el pie de tu compañero y presiona alrededor de la articulación con el pulgar. Hazlo lenta y uniformemente en dirección a la articulación, y afloja igual de despacio. Esto ayuda a estimular la circulación y a aumentar la movilidad. Estos movimientos pueden con continuarse con ejercicios pasivos del tobillo.

a56sd4as564d6asd

 

 

Presión de los pulgares sobre la cara
Coloca los pulgares debajo de las cuencas de los ojos de tu compañero, sobre el borde óseo situado debajo de los ojos. Empezando en el puente de la nariz, presiona suavemente con los pulgares y suelta. Continúa presionando y
soltando a intervalos regulares, utilizando ambas manos simultáneamente, mientras trabajas a lo largo del reborde hasta el extremo exterior de los ojos. Esto ayuda a refrescar los ojos.

56as4d56as4das564d

 


 

PRESIÓN DE LOS DEDOS

PRESION profunda
CONTACTO yemas de los dedos
La presión de los dedos es otra técnica de fricción que suele realizarse con dos dedos juntos. Proporciona una presión menos precisa sobre una zona mayor, lo que en ocasiones puede resultar más apropiado. La presión se aplica con las yemas de los dedos.

 

Cómo hacerlo
Coloca las yemas de los dedos sobre el punto que vas a estimular y a continuación presiona de manera uniforme contra el cuerpo de tu compañero con ambos dedos. Relaja la presión lentamente. Como esta presión se distribuye entre los dos dedos, el truco consiste en asegurarte de que aplicas la técnica de forma equitativa entre ambos.

 

Presión de los dedos sobre la cabeza
Apoya la cabeza de tu compañero sobre una de tus manos y gírala un poco para que puedas alcanzar la parte posterior del cráneo. Presiona con los dedos corazón y anular justo por debajo de la base del cráneo, asegurándote de no profundizar. Los músculos de esta zona pueden estar bastante tensos, y esta técnica es una buena forma de soltarlos. Repite en varias posiciones.

as564das56d4sa6d54

 

Presión de los dedos sobre la cadera
Después de trabajar sobre los músculos del muslo, localiza la articulación de la cadera de tu compañero con las puntas de tus dedos. Presiona con las yemas sobre los músculos que la rodean. Comienza con suavidad y afloja si percibes resistencia; a continuación vuelve a probar asegurándote de que tu presión sea cómoda y uniforme pero efectiva.

56as4ds56a4d6as4d

 

Presión de los dedos sobre la nariz
Localiza las suaves depresiones situadas a los lados de la nariz de tu compañero. Con las manos firmes, coloca tus dos dedos corazón sobre estos puntos y presiona suavemente con las yemas para estimularlos. La dirección de la presión debe dibujar una ligera diagonal hacia la nariz. La presión debe ser constante pero no demasiado fuerte.

56asd4as56d4as56d4a

 

 

 


 

VIBRACIÓN

PRESION profunda
CONTACTO yemas de los dedos
La vibración es una extensión de la presión de los dedos y del pulgar. Se utiliza para estimular puntos específicos con penetración, por lo que debe emplearse con cuidado. Evita el pecho y el abdomen cuando trabajes la parte delantera del cuerpo, la zona del corazón en la espalda y cualquier área dolorida.

 

Cómo hacerlo
Coloca los dedos o el pulgar sobre el punto que vas a estimular. Presiona contra el cuerpo, pero al comenzar lentamente a hacerlo imprime una vibración a tus dedos al mismo tiempo. Esto intensifica la estimulación y ob servarás que puedes usar menos presión. Tras unos momentos, deja de vibrar y relaja la presión de la forma normal.
Vibración sobre la espalda
Localiza el punto sobre los músculos situados junto a la columna de tu compañero. Coloca el pulgar sobre el cuerpo y comienza a presionar sobre el punto, haciéndolo vibrar con rapidez al mismo tiempo. La vibración debe ser sobre el punto y sin mover la piel. Relaja la presión lentamente sin vibración.

as56d4a56d4a56d4

 

Vibración sobre el antebrazo
Coloca los dedos corazón y anular sobre los músculos del antebrazo de tu compañero, asegurándote de que estás presionando el músculo y no el hueso. Cuando presiones, comienza el movimiento vibratorio con los dos dedos para aumentar la penetración. Haz una pausa y afloja la presión lenta y uniformemente.

54asd54as4d56a4sd6as4d
Vibración sobre la cara
Coloca el dedo corazón de las dos manos sobre los huecos óseos situados junto a las cejas de tu compañero. Muy muy suavemente, haz vibrar los dedos sobe el punto sin apenas utilizar presión. Esta técnica ayuda enormemente a dar energía a los ojos y la cara.

as24das4ds56a4ds56a4d54as

 

 

 CONTINUACCIÓN – PRESION PROFUNDA – PARTE DOS

 

 

 

 

 

TRASTORNOS COMUNES: PROBLEMAS DIGESTIVOS

TRASTORNOS COMUNES: PROBLEMAS DIGESTIVOS

TRASTORNOS COMUNES: PROBLEMAS DIGESTIVOS

 

 

Estos problemas pueden estar provocados por una dieta mala, por falta de !
ejercicio o por estrés. Los problemas crónicos requieren atención cualificada, pero
prueba estas técnicas de masaje para aliviar el malestar general. Revisa también
tus hábitos alimenticios y deja tiempo suficiente para comer de forma adecuada.

 

 

presión con las palmas sobre las piernas
Tu compañero debe tumbarse en el suelo, con
las piernas ligeramente torcidas hacia dentro.
Apoya una mano sobre su cuerpo y «camina»
con la otra hacia abajo, por la cresta de los
músculos, siguiendo el meridiano del estó-
mago. Presiona con la palma de la mano,
afloja y continúa presionando de forma cons-
tante y uniforme a lo largo de toda la pierna.
Evita toda presión sobre la rodilla.

a4sd65a4d56sa4d56sa46d

 


 

presión con los pulgares sobre las piernas
Localiza E 36, situado en la depresión que en-
contramos al lado de la espinilla, tres dedos
por debajo de la rodilla. Masajea y dibuja
círculos sobre el punto con la yema del pulgar
para mejorar la digestión. A continuación pre-
siona el punto directamente, manten unos
momentos y afloja. Este punto es muy ade-
cuado para ser masajeado de vez en cuando.
Repite los movimientos en la otra pierna.

6as5d+a5d+a5d+a5d+as65d


 

rozamiento sobre el abdomen Un abdo-
men relajado puede favorecer la digestión.
Frótate un poco de aceite en las manos y di-
buja círculos en el sentido de las agujas del re-
loj sobre el abdomen de tu compañero. De-
bes hacer los movimientos con las palmas de
las manos, evitando presionar demasiado. El
objetivo es relajar y calmar para que los pro-
cesos digestivos naturales puedan efectuarse.

TRASTORNOS COMUNES: PROBLEMAS DIGESTIVOS


 

presión con las palmas sobre el abdomen
Con una mano sobre el cuerpo como punto
de apoyo, coloca la palma de la otra justo de-
bajo de la caja torácica. Presiona muy suave-
mente cuando tu compañero espire. Relaja la
presión y vuelve a apretar, coordinándote
cada vez con las exhalaciones de tu compa-
ñero. Repite en el otro lado para estimular la
relajación, pero asegúrate de que la presión
no resulta molesta.

 

56as4d56a4d56a4d56a6d4

TRASTORNOS COMUNES: MALA CIRCULACION

TRASTORNOS COMUNES: MALA CIRCULACION

TRASTORNOS COMUNES: MALA CIRCULACION

 

 

La mala circulación puede hacer que las manos y los pies estén fríos, y
normalmente puede aliviarse con algo de ejercicio y unas técnicas de masaje para
favorecerla y aumentar el flujo energético por todo el cuerpo. La mala circulación
tiene diferentes causas y, cuando es más seria, requiere consejo médico.

 

 

amasamiento de las piernas Allí donde la
circulación es deficiente, la piel puede estar
más fría o de un color distinto al del resto de
la zona. Amasa firmemente para aumentar la
circulación de las zonas musculares, en espe-
cial los muslos y los glúteos. Efectúa un pin-
zamiento rodado con los dedos hasta que
percibas una diferencia visible.

5ASDS56A4DAS564DAS56D4


presión con las palmas sobre los brazos o
las piernas Sitúate a un lado de tu compa-
ñero, coloca una mano sobre su cuerpo como
apoyo y utiliza la palma de la otra para «ca-
minar» sobre los brazos o las piernas, depen-
diendo de dónde esté el problema. Coloca la
mano, presiona, manten y afloja, trabajando
en líneas a lo largo de los meridianos. Traba-
ja más suavemente en las articulaciones, y re-
pite varias veces. Los estiramientos también
ayudan a mejorar el flujo de energía.

56ASD4AS564DSA56D4A6D4


 

fricción de brazos Emplea la palma de la
mano para frotar a lo largo del meridiano del
corazón, en el lado del meñique de la cara in-
terna del brazo. Trabaja desde la axila hasta el
meñique. A continuación pellizca y aprieta fir-
memente a lo largo del brazo y aprieta el
dedo. Termina estirando la punta del dedo
con un pequeño chasquido. Esto favorece la
circulación.

56ASD4SA564DSA4D56AD4


 

presión con los pulgares sobre las piernas
Localiza BP 6, situado tres dedos por encima
de la articulación del tobillo, justo por detrás
del hueso. Es un buen punto para mejorar la
circulación y para proporcionar una tonifica-
ción general. Empieza suavemente porque
puede estar bastante sensible. Presiona con la
yema del pulgar, manten y afloja. Los círculos
alrededor del punto pueden ser una alterna-
tiva más suave. Repite en el otro lado.

PRECAUCIÓN
No utilices el punto BP 6 durante el em-
barazo.

 

TRASTORNOS COMUNES: MALA CIRCULACION

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DURANTE EL EMBARAZO

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DURANTE EL EMBARAZO

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DURANTE EL EMBARAZO

 

 

El masaje durante el embarazo es estupendo. Ayuda a aliviar el dolor de espalda,
la tensión del cuello, la hinchazón de los tobillos, el cansancio de las piernas y el
dolor de los senos, y con él puedes contribuir al bienestar de tu pareja. Al mismo
tiempo, el bebé empezará a responder a las sensaciones y rutinas familiares.

 

PRECAUCIÓN
Durante el embarazo, la presión debe ser
mucho más ligera para evitar la sobreesti-
mulación. Evita ejercer presión sobre la
zona lumbar y el abdomen durante los pri-
meros cuatro meses.

 

 

1 círculos sobre la zona lumbar La zona
lumbar puede volverse muy molesta du-
rante el embarazo. Prueba esta técnica
mientras tu compañera está tumbada de
lado, y dispon unas almohadas para que se
sienta cómoda. Coloca una mano de apo-
yo sobre el cuerpo y la otra plana en el
hueco de la espalda. Traza círculos en sen-
tido contrario a las agujas del reloj, de for-
ma que tu mano se deslice sobre la piel.
Emplea un poco de aceite. Realiza manio-
bras amplias y relajantes, pero evita toda
presión firme o irregular.

56AS56D4A6D54SAD4A6D4


 

2 apretar los brazos Frótate un poco de
aceite en las manos. Estando tu compañe-
ra bien apoyada, puedes apretarle el bra-
zo. Hazlo con las dos manos rodeando el
antebrazo. Afloja la presión en el codo y
continúa hacia el hombro. Repite las ma-
niobras despacio para que resulten agra-
dablemente tranquilizadoras. Repite en el
otro brazo.

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DURANTE EL EMBARAZO


3 presión con los pulgares sobre los pies
Los pies son otra parte del cuerpo que se
cansa mucho, especialmente al final del
embarazo. Con las piernas en reposo, pue-
des masajear los pies, trazando círculos al-
rededor de las articulaciones y apretando
entre los tendones. Emplea los pulgares
para dibujar también círculos alrededor de
los tobillos. Aplica un poco de presión so-
bre la parte carnosa del pie, pero evita la
sobreestimulación.

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DURANTE EL EMBARAZO


 

4 vaciado venoso Con las piernas de tu
compañera en reposo, aplícate un poco de
aceite en las manos y aprieta los músculos
de las pantorrillas, dibuja círculos alrededor
de la rodilla y continúa apretando a lo lar-
go del muslo. Esto ayuda a aliviar el can-
sancio de las piernas. Puede que necesites
cambiar de postura para trabajar sobre el
muslo. Si tu compañera tiene venas vari-
cosas, limítate a rozar suavemente la piel.

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DURANTE EL EMBARAZO


 

5 presión con los dedos sobre la espalda
Con tu compañera tumbada de lado y bien
apoyada, utiliza los dedos para deslizante
sobre los músculos situados junto a la co-
lumna. Extiende los dedos y deslízalos
entre las costillas, pasándolos sobre los
músculos como si fueran un rastrillo. Tu
compañera deberá darse la vuelta para que
puedas repetirlo en el otro lado.

5a4sds65a4d56a4das56d4


 

6 amasamiento del cuello Con tu compa-
ñera apoyada en una postura cómoda,
puedes amasar los músculos del cuello con
una mano y mantener el contacto corporal
con la otra. Amasa a ambos lados de la co-
lumna con los dedos, manteniendo los nu-
dillos elevados para evitar la propia colum-
na. Lo mejor es amasar despacio. No se
debe ejercer ninguna presión fuerte alre-
dedor de esta zona.

654asd56sa45d5a4d6as4d6as4d6


7 rozamiento sobre el abdomen Puede
que ya estés realizando este masaje. En
caso contrario, prueba a extenderte acei-
te sobre los dedos y a trazar círculos gran-
des y lentos sobre el abdomen. Emplea las
palmas y amóldalas al vientre de tu com-
pañera. Con el tiempo podrás ver o sentir
cómo responde el bebé.

 

PRECAUCIÓN
Este paso del masaje sólo debe realizarse
después de los primeros cuatro meses de
embarazo.

 

 

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DURANTE EL EMBARAZO

 

 

VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES


 

 

5as4d6a4d56a4d3 - MASAJE INDIO DE CABEZA: PARTE SUPERIOR DE LA ESPALDA

MASAJE INDIO DE CABEZA: PARTE SUPERIOR DE LA ESPALDA

MASAJE INDIO DE CABEZA: PARTE SUPERIOR DE LA ESPALDA

 

El masaje comienza en la parte superior de la espalda y va relajando
progresivamente el cuerpo al avanzar haca la cabeza. Presta atención a tu propia
postura y efectúa movimientos rápidos y dinámicos. ¡Una vez que la espalda está
relajada, ya tienes hecha la mitad del trabajo!

 

 

1 primer toque Sitúate de pie detrás de tu
compañero y sugiérele que haga unas res-
piraciones lentas y relajadas. Respira tú mis-
mo profundamente y asegúrate de que tu
postura sea equilibrada, con los dos pies
plantados uniformemente sobre el suelo.
Aspira y, al espirar, coloca despacio las ma-
nos sobre la corona de la cabeza de tu
compañero. Relájate, manten la postura
unos momentos y retira las manos.

3asd56as56das4d65a4d


2 fricción Frota con movimientos rápidos la
espalda de tu compañero, a ambos lados
de la columna, empleando las palmas de
las manos. Comienza junto a los hombros
y a continuación ábrete en abanico, su-
biendo y bajando por los lados de la co-
lumna. Esto ayuda a estimular los múscu-
los y prepara la espalda para el masaje. En
esta fase, el contacto es superficial y no
profundo.

as56d4a56da46d4a6d54


 

3 circuios Coloca los pulgares a ambos lados
de la columna, con los otros dedos apoya-
dos sobre la parte superior de los hombros.
Localiza la vértebra prominente (C7) en lo
alto de la columna y traza círculos alrede-
dor de la zona con los pulgares. Evita toda
presión sobre la columna. Puedes utilizar
una presión bastante firme siempre y cuan-
do no resulte molesta.

asd5a564da56d4sa6d4


4 presión con la zona hipotenar Sitúate a
un lado de tu compañero y coloca la zona
hipotenar de la mano entre el omóplato y
la columna vertebral. Utiliza la otra mano
para sostener el cuerpo. Fricciona rápida-
mente sobre los músculos y aplica toda la
presión que le resulte agradable. Observa
que. cuando estos músculos están tensos,
pueden estar bastante sensibles.

56as4d56a4d56a4da3


 

5 presión con el codo Sitúate a un lado de
tu compañero. Localiza la vértebra situada
en línea con el extremo superior del omó-
plato. Utilizando el dedo como guía, so-
porte y modificador de la presión, relaja el
codo y presiona entre las costillas, traba-
jando a unos dos centímetros y medio de
la columna. Manten el codo redondeado
para que el movimiento no resulte pun-
zante y continúa hasta quedar al nivel del
borde inferior del omóplato. Repite en el
otro lado.

asd123a21da321d23a1d


6 presión con el pulgar Manteniendo una
mano de apoyo sobre el cuerpo, localiza el
borde del omóplato. Presiona entre las cos-
tillas con la yema del pulgar, comenzando
al mismo nivel del borde superior del hue-
so. Presiona en cuatro espacios iguales
alrededor del hombro. Manten los movi-
mientos cerca del hueso. Repite la secuen-
cia en el otro lado.

56sad4s56ad4a56d64ad6


 

7 percusión Con las dos manos relajadas,
coloca las palmas una frente a la otra so-
bre un hombro. Golpea sobre la parte su-
perior del hombro, desde el cuello hasta el
brazo, y vuelta varias veces. Los movimien-
tos deben parecerse a golpes alternativos
de hacha y han de ser ligeros, precisos y rá-
pidos. Repite en el otro hombro.

MASAJE INDIO DE CABEZA: PARTE SUPERIOR DE LA ESPALDA


 

8 apretar Coloca las dos manos sobre el
borde de los hombros, con los pulgares ha-
cia la columna y los otros dedos curvados
sobre las clavículas. Siente la linea del
músculo a lo largo de la parte superior de
los hombros. Levanta y aprieta entre los de-
dos. Ten cuidado de no pellizcar, y trabaja
desde el cuello hacia los brazos.

MASAJE INDIO DE CABEZA: PARTE SUPERIOR DE LA ESPALDA


 

9 amasamiento Amasa y aprieta sobre el
borde superior de los hombros de tu com
pañero, rodando los músculos con los de-
dos. Presiona con los pulgares y aprieta los
músculos mientras ruedas con los dedos
hacia atrás. Trabaja a lo largo de los hom-
bros con las dos manos a la vez, desde el
cuello hasta los hombros, y vuelta.

56as4d56a4d6a4d6a54d


 

10 golpeteo Cierra los puños sin apretarlos
y comienza a golpear con ellos sobre un
hombro. Trabaja desde el brazo hacia el
cuello y baja luego por un lado de la co-
lumna vertebral hasta la zona lumbar Los
movimientos deben ser rápidos y vivos, y
debes golpear alternativamente con los
dos puños. Trabaja subiendo y bajando
por los músculos situados junto a la co-
lumna vanas veces, cruza al otro hombro
y repite.

5a6s4d56a4d56a4da3


 

11 golpeteo Cierra los puños sin apretarlos
y comienza a golpear con ellos sobre un
hombro. Trabaja desde el brazo hacia el
cuello y baja luego por un lado de la co-
lumna vertebral hasta la zona lumbar Los
movimientos deben ser rápidos y vivos, y
debes golpear alternativamente con los
dos puños. Trabaja subiendo y bajando
por los músculos situados junto a la co-
lumna vanas veces, cruza al otro hombro
y repite.

56as4d56a4d56a4da6d6ad4


 

12 estiramiento con los antebrazos Inclí-
nate apoyando el dorso de los antebrazos
sobre los músculos del hombro, aplicando
presión y moviéndolos hacia fuera sobre
los hombros, en dirección a los brazos.
Esto ayuda a relajar la parte superior de la
espalda y conecta con la siguiente se-
cuencia. Hazlo varias veces, y termina ro-
dando los antebrazos para continuar el
movimiento bajando por los brazos.

3a2s1d23sa1d23as123d213asd1


 

 

 

VOLVER: MASAJE INDIO DE CABEZA

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DE BELLEZA

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DE BELLEZA

 

 

Los beneficios del masaje son muchos. Los músculos relajados y libres de basura
metabólica mejoran la apariencia de la cara, mientras que el aumento de la
circulación y el uso de aceites hacen que la piel reluzca. A su vez, cuando nos
sentimos bien tenemos buen aspecto, gracias a ese brillo que procede de dentro.

 

 

1 circuios sobre las sienes Coloca las pun-
tas de los dedos sobre las sienes de tu com-
pañero. Aplica una ligera presión y traza
círculos hacia atrás, en dirección a tu cuer-
po, de forma que levantes y estires la piel
Es importante que el movimiento sea siem-
pre hacia atrás, alejándote de la cara, para
que los rasgos tengan un aspecto más re-
lajado y abierto. Trabaja en medios círculos
para evitar hacer presión hacia la cara.

AS54DA4DAS56D4A56D4A56D4


2 pellizqueo sobre las cejas Coloca los ín-
dices y los pulgares sobre el borde de las
cejas. Partiendo de la linea central, ve le-
vantando y pellizcando a intervalos regula-
res hacia las sienes. Esto aumenta la circu-
lación hacia los músculos y ayuda a relajar
la frente y los ojos. Repite varias veces re-
corriendo toda la línea de las cejas con los
dedos firmes. Recuerda que debes mante-
nerte totalmente alejado de los ojos.

56asd4sa56d4s6a4das6d4


 

3 pellizqueo sobre la mandíbula Esto ayu-
da a mejorar la definición de la mandíbula.
Aplícate, si fuese necesario, un poco de
aceite sobre los dedos y coloca las puntas
bajo la linea de la mandíbula, con los pul-
gares juntos en el centro de la barbilla.
Aprieta el hueso mientras deslizas las ma-
nos hacia fuera siguiendo la línea. Al ha-
cerlo, estás estirando suavemente la piel y
estimulando los músculos.

54as4da4d65a4d56ad4as56d4


 

4 círculos sobre la mandíbula Coloca las
puntas de los dedos sobre los músculos del
ángulo de la mandíbula de tu compañero.
Muchas veces están muy tensos y dan al
rostro un aspecto bastante enfadado y de-
cidido. Aplica presión con las yemas de los
dedos y traza círculos grandes y amplios so-
bre ellos, mientras animas a tu compañero
a que relaje la mandíbula. Presiona con las
puntas de los dedos allí donde percibas al-
gún punto especialmente tenso.

54as4d56as4d56a4d6as54d


 

5 rozamiento sobre los párpados Pide a tu
compañero que cierre los ojos y coloca las
yemas de los dedos corazón con mucha sua-
vidad sobre los párpados, cerca del puente
de la nariz. De manera uniforme y suave,
mueve los dedos sobre los párpados, te-
niendo cuidado de no presionar sobre los
ojos. Asegúrate de tener suficiente aceite
en los dedos como para no arrastrar la piel,
pero no tanto como para irritar los ojos.

as65das6d5a64das65d4s


 

6 círculos sobre las mejillas Coloca las ye-
mas de los dedos sobre las mejillas. Masa-
jea con círculos pequeños y en espiral so-
bre ellas, desde la nariz hacia las orejas.
Esto debe estimular los músculos y mejorar
la circulación sin estirar de la piel. Repite en
tres líneas horizontales, terminando siem-
pre en un toque positivo hacia arriba.

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DE BELLEZA


7 percusión sobre las mejillas y la mandí-
bula Teclea suavemente sobre las mejillas
y la mandíbula como si tus dedos fuesen
gotas de lluvia. Utiliza las yemas de los de-
dos para que los movimientos sean suaves.
Manten las manos firmes y las muñecas
elevadas. Los movimientos deben ser rápi-
dos y suaves. Esto estimula la piel, mejora
la circulación y proporciona un brillo mara-
villoso y saludable.

56as5as546dada54656das4d56as4d


VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES


 

 

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DESPORTIVO

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DESPORTIVO

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DESPORTIVO

 

 

Los atletas utilizan este masaje para mantenerse en forma. Ayuda a prevenir
lesiones mediante la relajación muscular, y resulta excelente después de la práctica
deportiva para liberar el exceso de ácido láctico. Es un masaje especializado, pero
los siguientes movimientos te ofrecen algunas técnicas básicas.

 

1 rotación de las caderas Dobla la pierna
de tu compañero contra el cuerpo levan-
tándola por debajo del tobillo y la rodilla.
Presiona sobre la parte inferior de la pierna
y acerca la rodilla al pecho hasta encontrar
resistencia. En este punto gira la pierna por
la cadera para realizar un estiramiento. Ex-
plora la amplitud de movimiento de tu
compañero y repite, aumentando gradual-
mente el recorrido de las rotaciones.

asd6a56sd4sa6d4as6d4


2 presión con los dedos sobre las rodillas
Presiona rodeando la rótula con las yemas
de los dedos, trabajando alrededor del bor-
de mientras aprietas y dibujas círculos en
distintos puntos. La otra mano debe ser-
virte como guía y para ofrecer resistencia.
Asegúrate de no trabajar directamente so-
bre la rótula. Es una buena técnica para au-
mentar la estimulación de la articulación,
pero no es adecuada si existe algún tras-
torno conocido en la rodilla.

5s6a4da56d4s56a4ds6ad4


 

3 rotación de muñeca Sujeta el brazo de tu
compañero por el codo. Coge la mano con
firmeza y utiliza la palma para aplicar pre-
sión. Es un buen ejercicio pasivo de la arti-
culación. A continuación puedes rotar len-
tamente la mano por la muñeca en ambas
direcciones, mientras aplicas presión para
aumentar su movilidad.

54asd4a4das65d6ad46as4d


 

4 vaciado venoso de las piernas Los múscu-
los de la pantorrilla pueden adquirir mucha
tensión, por lo que puedes favorecer la cir-
culación adaptando la técnica ya conocida
del vaciado venoso. Apoya el tobillo de tu
compañero sobre tu hombro para tener las
manos libres. Aprieta los músculos de la
pantorrilla deslizando las manos hacia la
parte posterior de la rodilla. El contacto
debe realizarse con toda la mano. Ten cui-
dado de no ejercer una presión indebida
sobre la rodilla.

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DESPORTIVO


 

5 presión deslizante sobre el pie Coloca
las manos a ambos lados del pie. Aprieta
con fuerza entre los dedos y la zona hipo-
tenar. A continuación estira los tendones,
tirando hacia abajo en un lado del pie y ha-
cia arriba en el otro. Intenta moverlos lo
máximo posible e invierte la dirección de
las manos. Repite hasta que los músculos
se relajen y se vuelvan más dúctiles.

as564da564sd6a4d56as4d64


 

6 presión con las palmas sobre los hom-
bros Dobla el brazo de tu compañero por
detrás de la espalda para que sobresalga el
omóplato. Coloca una de tus manos por
debajo del hombro para sujetarlo, extien-
de el pulgar y el índice de la otra y deslíza-
los por debajo del omóplato tanto como
puedas sin que resulte desagradable. Apli-
ca la presión con la palma de la mano y la
unión del índice y el pulgar. Es una manio-
bra excelente para relajar el hombro.

a56s4das564d56a4d56as465d


 

7 fricción de hombros Coloca las dos manos
sobre la articulación del hombro, una en-
cima y la otra debajo. Fricciona con fuerza
entre ambas para aumentar la circulación.
Fricciona alrededor de la articulación y so-
bre la parte superior del brazo en una serie
de movimientos vivos. El movimiento debe
hacerse con las palmas de las manos. Es un
buen calentamiento previo a la actividad
física.

as5d4a56d4sa65d4sa56d4as65d4

 

 

 

 


 

VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES


 

MASAJE INDIO DE CABEZA: LA CABEZA

MASAJE INDIO DE CABEZA: LA CABEZA

MASAJE INDIO DE CABEZA: LA CABEZA

 

El trabajo en la cabeza es lo que hace que este masaje destaque. Utiliza las
técnicas que explicamos a continuación y repítelas todas las veces que quieras.
Atusa el pelo cada vez después de alborotarlo, y manten la cabeza sujeta para
que tu compañero pueda relajarse con más facilidad.

 

1 fricción Sujeta la cabeza de tu compañero
con una mano y frota con la otra por un
lado del cuero cabelludo. Manten la mano
plana y frota enérgicamente sobre el pelo.
Los movimientos deben ser rápidos y lige-
ros, y deben cubrir la mayor superficie po-
sible. Cambia de mano y repite para cubrir
toda la cabeza con presión suficiente para
estimular el cuero cabelludo y reforzar la
circulación.

5ASD4AS564DA64D6ASD4


 

2 presión con los dedos Sujeta la cabeza
con una mano y pasa los dedos de la otra
entre el pelo. Utiliza las puntas de los de-
dos para estimular el cuero cabelludo y re-
tirar el pelo de la cara. Efectúa movimien-
tos ondulantes por todo el pelo y la piel,
trabajando siempre hacia la parte posterior
de la cabeza. Cambia de mano para cubrir
todo el cuero cabelludo.

MASAJE INDIO DE CABEZA: LA CABEZA


 

3 estirar Coloca las puntas de los dedos so-
bre la cabeza y estira dando tironcillos sua-
ves al pelo. Las manos deben ir una detrás
de la otra mientras trabajan sobre la cabe-
za. Al estirar, levanta el pelo hacia arriba,
separándolo del cuero cabelludo. Lo im-
portante es levantar y estirar. Esto encien-
de la energía alrededor de la cabeza.

5AS4DS56AD456AS4D6AS4D


 

4 fricción Atusa el pelo y a continuación,
sosteniendo la cabeza con una mano, fro-
ta sobre la línea del nacimiento del pelo
con la otra. Los dedos deben apuntar ha-
cia abajo y moverse suavemente sobre el
cuero cabelludo, creando un efecto como
de limpiaparabrisas. Comienza en la fren-
te y trabaja hacia la nuca, revolviendo el
pelo todo lo posible. Cambia de manos
para cubrir el resto de la cabeza.

A56S4D56AS4DA65D4A64D


 

5 círculos con los pulgares Coloca los pul-
gares en el centro del cuero cabelludo y los
demás dedos alrededor de la cabeza de tu
compañero. Con las yemas de los pulgares,
traza círculos dibujando espirales continuas
en una línea hacia la parte posterior de la
cabeza. Cambia de posición para seguir
avanzando por la línea hacia la nuca, y re-
pite para cubrir la mayor superficie de la
cabeza. Asegúrate de trabajar por detrás
de las orejas y ve rodeando el nacimiento
del pelo.

56ASD456SA4D56AS4D6ASD4


 

6 presión con los pulgares Sujeta firme-
mente la cabeza, coloca los dedos en su
parte superior y haz giros sobre el cuero ca-
belludo con el pulgar. Trabaja hacia atrás
trazando líneas desde la frente, aplicando
presión sobre un punto cada vez. Cubre
toda la superficie que puedas, prestando la
misma atención a los lados y la parte pos-
terior de la cabeza.

A5S64DAS564DA6SD4A6D4


 

7 percusión Coloca las dos manos en posi-
ción, con las palmas una frente a la otra,
sobre el cuero cabelludo. Manteniéndolas
relajadas, golpea hacia arriba y hacia aba-
jo por toda la cabeza. Los movimientos
deben ser rápidos y ligeros. Al tocar bre-
vemente el cuero cabelludo con los meñi-
ques, debes producir el clásico sonido seco.
Cuanto más relajadas tengas las muñecas,
mejores serán tus movimientos.

5SD46A4DA64D6AS4D654


 

8 apretar Coloca las dos manos, con las pal-
mas planas, justo por encima de las orejas.
Los dedos deben apuntar hacia delante y
las palmas se amoldarán a la cabeza. Con
suavidad aprieta con las dos manos y le-
vántalas ligeramente para mover el cuero
cabelludo. Relaja las manos sin perder el
contacto ni cambiar de posición. Repite
el movimiento lentamente dos veces más.

MASAJE INDIO DE CABEZA: LA CABEZA

 

VOLVER: MASAJE INDIO DE CABEZA

A5SD4AS564DAS6DD4 - MASAJE INDIO DE CABEZA: EL PELO Y EL CUERO CABELLUDO

MASAJE INDIO DE CABEZA: EL PELO Y EL CUERO CABELLUDO

MASAJE INDIO DE CABEZA: EL PELO Y EL CUERO CABELLUDO

 

 

 

Estas maniobras deben realizarse con aceite, pues proporciona una sensación
voluptuosa y es bueno para el pelo. Si decides no utilizarlo, estos pasos pueden
ir directamente detrás de la secuencia previa sobre la cabeza. En cualquier caso,
la técnica del descanso (paso 4) es el contacto final de todo el masaje.

 

 

1 presión con los dedos Si vas a emplear
aceite, éste es el momento de aplicarlo.
Vierte un poco en tus manos y aplícalo al
pelo de tu compañero, frotándolo y masa-
jeándolo hasta las puntas. Si no utilizas
aceite, realiza esta secuencia antes de tra-
bajar sobre la cara. Comienza como si es-
tuvieras lavando la cabeza, aplicando pre-
sión con las puntas de los dedos para
conseguir una maravillosa relajación.

MASAJE INDIO DE CABEZA: EL PELO Y EL CUERO CABELLUDO


2 rotación Sujeta la cabeza de tu compañe-
ro con una mano y coloca las puntas de los
dedos de la otra sobre el cuero cabelludo.
Extiende los dedos y manten la posición.
Gira las puntas de los dedos sin desplazar-
las, de forma que se mueva el cuero cabe-
lludo debajo de tu mano en cada giro.
Cambia de manos para cubrir la mayor su-
perficie de la cabeza posible.

AS56D4AS56D4AS56D46


 

3 tirones Sujeta la cabeza con una mano e
introduce la otra por debajo del pelo, aga-
rrándolo firmemente desde la raíz. De este
modo impedimos que la técnica resulte do-
lorosa. Tira con bastante fuerza sin deslizar
y trabaja sobre todo el cuero cabelludo co-
giendo un pequeño mechón de pelo cada
vez. Esto resulta especialmente agradable
en la nuca. Cambia de mano para traba-
jar el resto de la cabeza.

A5SD4AS564DAS6DD4


4 descanso Para terminar, respira con calma
y coloca las manos justo por encima de la
corona de la cabeza de tu compañero.
Manten unos momentos y bájalas gra-
dualmente hasta que descansen sobre la
cabeza. Respira con calma una vez más,
manten la postura unos momentos y des-
liza las manos por encima de los hombros
de tu compañero para cerrar el masaje.

56S4DAS654DAS564DS6AD4

 

VOLVER: MASAJE INDIO DE CABEZA