Entradas

A5SD4AS564DAS6DD4 - MASAJE INDIO DE CABEZA: EL PELO Y EL CUERO CABELLUDO

MASAJE INDIO DE CABEZA: EL PELO Y EL CUERO CABELLUDO

MASAJE INDIO DE CABEZA: EL PELO Y EL CUERO CABELLUDO

 

 

 

Estas maniobras deben realizarse con aceite, pues proporciona una sensación
voluptuosa y es bueno para el pelo. Si decides no utilizarlo, estos pasos pueden
ir directamente detrás de la secuencia previa sobre la cabeza. En cualquier caso,
la técnica del descanso (paso 4) es el contacto final de todo el masaje.

 

 

1 presión con los dedos Si vas a emplear
aceite, éste es el momento de aplicarlo.
Vierte un poco en tus manos y aplícalo al
pelo de tu compañero, frotándolo y masa-
jeándolo hasta las puntas. Si no utilizas
aceite, realiza esta secuencia antes de tra-
bajar sobre la cara. Comienza como si es-
tuvieras lavando la cabeza, aplicando pre-
sión con las puntas de los dedos para
conseguir una maravillosa relajación.

MASAJE INDIO DE CABEZA: EL PELO Y EL CUERO CABELLUDO


2 rotación Sujeta la cabeza de tu compañe-
ro con una mano y coloca las puntas de los
dedos de la otra sobre el cuero cabelludo.
Extiende los dedos y manten la posición.
Gira las puntas de los dedos sin desplazar-
las, de forma que se mueva el cuero cabe-
lludo debajo de tu mano en cada giro.
Cambia de manos para cubrir la mayor su-
perficie de la cabeza posible.

AS56D4AS56D4AS56D46


 

3 tirones Sujeta la cabeza con una mano e
introduce la otra por debajo del pelo, aga-
rrándolo firmemente desde la raíz. De este
modo impedimos que la técnica resulte do-
lorosa. Tira con bastante fuerza sin deslizar
y trabaja sobre todo el cuero cabelludo co-
giendo un pequeño mechón de pelo cada
vez. Esto resulta especialmente agradable
en la nuca. Cambia de mano para traba-
jar el resto de la cabeza.

A5SD4AS564DAS6DD4


4 descanso Para terminar, respira con calma
y coloca las manos justo por encima de la
corona de la cabeza de tu compañero.
Manten unos momentos y bájalas gra-
dualmente hasta que descansen sobre la
cabeza. Respira con calma una vez más,
manten la postura unos momentos y des-
liza las manos por encima de los hombros
de tu compañero para cerrar el masaje.

56S4DAS654DAS564DS6AD4

 

VOLVER: MASAJE INDIO DE CABEZA

56as4ds6a54d6a4das6d4 - MASAJE PARE BEBES: PARTE DELANTERA DEL CUERPO

MASAJE PARE BEBES: PARTE DELANTERA DEL CUERPO

MASAJE PARE BEBES: PARTE DELANTERA DEL CUERPO

 

El comienzo sobre la parte delantera del cuerpo resulta tranquilizador porque
puedes mantener contacto visual con el bebé, lo que le ayuda a relajarse.
Tus movimientos deben ser largos y fluir de uno a otro. Trabaja intuitivamente
y adapta o acorta la secuencia como mejor te parezca.

 

 

1 primer contacto Comienza el masaje por
delante para mantener el contacto visual
mientras tu bebé se acostumbra a los mo-
vimientos. Encuentra una postura que te
venga bien. Frótate un poco de aceite en
los dedos y coloca las manos sobre el ab-
domen, con las puntas de los dedos justo
debajo del ombligo. Haz una pequeña pau-
sa y limítate a observar.

 56SA4DAS56D4A564D6AD4


2 rozamiento Comienza el masaje con lige-
ros movimientos de barrido, desde el ab-
domen hacia los hombros y bajando por la
caja torácica hasta la posición inicial. Re-
pite varias veces para relajar y tranquilizar
a tu bebé. Amolda las manos a los múscu-
los y manten los movimientos suaves y rít-
micos. Utiliza muy poca presión en el toque
descendente.

 MASAJE PARE BEBÉS: PARTE DELANTERA DEL CUERPO


 

3 rozamiento Repite el rozamiento subien-
do esta vez por el abdomen y continuando
por los brazos. Aprieta los músculos con
mucha suavidad como parte del movi-
miento. Repite varias veces en diferentes
posiciones para extender el aceite. Realiza
movimientos continuados y repetitivos.

 MASAJE PARE BEBÉS: PARTE DELANTERA DEL CUERPO


4 circuios Cuando completes la rutina de ro-
zamiento, continúa hasta las manos y tra-
za círculos con los pulgares. Dependiendo
de la postura del bebé, puedes hacer los
círculos sobre la palma o sobre el dorso. Lo
importante es relajar la mano y abrir los de-
dos. Repite varias veces.

 as56d4sa56d4a564da6d4


 

5 apretar Aprieta suavemente cada uno de
los dedos del bebé, utilizando una presión
ligerísima para trabajar, bajando por cada
dedo hasta la punta. Puedes hacerlo en las
dos manos al mismo tiempo o una por
una. Hacer la «bicicleta» con los dedos es
otra de las cosas más agradables. Mueve
suavemente las muñecas también para que
todo el brazo quede incluido en los movi-
mientos.

5sa4d56a4d56a4d56a4sd56as4d 


6 presión con las palmas Acaricia cada bra-
zo con un poco más de presión, utilizan-
do tus manos de forma alterna en una se-
rie de movimientos cortos. Comienza en la
muñeca y masajea hasta el hombro, en-
volviendo la articulación con las manos. La
presión debe proceder de las palmas de las
manos. También puedes utilizar una mano
de apoyo y la otra para subir masajeando
por el brazo.

56asd4a65d465a4da64das65d4


 

7 pases neurosedantes Utiliza las puntas de
los dedos para realizar una sene de suaves
pases neurosedantes a lo largo del brazo.
Trabaja desde el hombro hasta la muñeca.
Se trata de una caricia ligera y lúdica, pero
también sirve para estimular la piel y au-
mentar las sensaciones. Manten las muñe-
cas elevadas y las manos relajadas para que
el movimiento sea como una sene de olas.

 65as4das564d6ad4s6a4d64


8 círculos Sujeta la muñeca por abajo y tra-
za pequeños círculos con los pulgares. Co-
mienza con los dos pulgares juntos en el
centro de la muñeca para ir girando en es-
pirales a lo largo de la articulación. La pre-
sión debe ser bastante ligera y efectuarse
con las yemas de los dedos, y las manio-
bras deben deslizarse sobre la piel.

 56as4ds6a54d6a4das6d4


 

9 círculos con los pulgares Continúa los
movimientos circulares sobre el dorso de la
mano del bebé. Sujétala con los otros de-
dos por debajo y traza los círculos hacia
fuera empleando las yemas de los pulga-
res. Los movimientos deben ser como es-
pirales y deslizarse sobre la piel. Repite tra-
zando varias líneas a lo largo del dorso de
la mano de tu bebé.

 6asd4a56d4a56d4s6a5d4


10 círculos con los pulgares Dale la vuelta
a la mano y colócala con la palma hacia
arriba. Los dedos deben sujetarla por aba-
jo. Con las yemas de los pulgares, traza
pequeños círculos sobre la palma de la
mano, de forma que masajees cuanta más
superficie, mejor. Los dedos proporciona-
rán resistencia desde abajo. Aprieta la
mano con suavidad al cerrar.

 56asd4as564ds56a4d56a4d


 

11 pases neurosedantes Continúa sujetan-
do la mano y realiza ligeros pases neuro-
sedantes sobre el dorso de la mano. A
continuación, dale la vuelta. Continúa efec-
tuando pases neurosedantes con las pun-
tas de los dedos sobre la palma y luego
sobre cada uno de los dedos. Los movi-
mientos proporcionarán unas sensaciones
agradables y estimularán la piel de tu
bebé. A continuación repite todos los mo-
vimientos en el otro brazo.

 56asd4as56ds4a6d46a4d6a5d4


 

12 fricciones alternas Vuelve al pecho, re-
pite el rozamiento y a continuación fric-
ciona suavemente el torso con movimien-
tos alternos en la maniobra descendente.
Con el bebé en una postura segura, cruza
las manos hacia los lados opuestos de las
costillas, amoldándolas al pecho. Deslíza-
las lentamente una hacia la otra hasta el
otro lado. Repite los movimientos en la
parte inferior del abdomen.

 65as4d5s6a4d56a4d6sa4d


 

13 rozamiento Utiliza más aceite si es nece-
sario y efectúa un rozamiento hacia fuera
sobre el abdomen del bebé, bajando esta
vez por las piernas. Aprieta suavemente
para estimular los músculos como parte
del movimiento, y fricciona y retuerce li-
geramente la piel. Repite en varias posi-
ciones para extender el aceite por la ma-
yor superficie posible.

 56asd4a64d6a4d65a4d6sa4d

 


 

14 apretar Cuando hayas completado la se-
cuencia de rozamiento, aprieta ambos
píes entre tus manos, con los dedos por
arriba y los pulgares por debajo. Masajea
las plantas de los pies con los pulgares.
También puedes hacer un pie cada vez si
te resulta más fácil. Desliza las manos por
el pie y los dedos mientras continúas apre-
tando suavemente.

 65sad4a564da564d6s5a4d6as4d


 

15 presión con las palmas Con las manos
planas, masajea sobre una pierna, co-
menzando justo por encima del tobillo y
terminando sobre la cadera. A continua-
ción acaricia con las palmas de las manos,
empleando un poco más de presión, en
una serie de movimientos cortos. Masajea
subiendo por la pierna y sobre la cadera,
curvando las manos alrededor de la arti-
culación. Repite varias veces más para cu-
brir la cadera completamente.

 56as4d56a4d56a4d56sa46d


 

16 fricciones alternas Rodea con las manos
la cara externa del muslo con los dedos
hacia dentro. Desliza suavemente ambas
manos hacia el centro de la pierna, y a
continuación cruza hasta el lado opuesto.
Fricciona ligeramente sobre el muslo y
continúa bajando por la pierna todo lo
que puedas. Puedes aplicar un poco de
presión con este movimiento, siempre y
cuando tus manos se deslicen y no se que-
den pegadas a la piel.

 as56d4sa564dsa56d4sad564as6d


 

17 círculos con los pulgares Sujeta el pie de
tu bebé con la mano y traza pequeños
círculos sobre la planta con los pulgares.
Los círculos deben formar espirales por
debajo del pie. En la base de los dedos
puedes presionar suavemente. Trabaja so-
bre toda la superficie que puedas, pero no
apliques presión en el puente. Si tienes
dudas, masajea simplemente la zona car-
nosa y el talón.

 54asdas564d56a4d6s5a4ds56a4d


 

18 fricciones alternas Coloca los pulgares
debajo del pie, con los otros dedos por en-
cima. Fricciona hacia atrás y hacia delan-
te sobre el pie, realizando un movimien-
to completo con cada mano. Continúa
hacia los dedos y repite varias veces, con
los pulgares por debajo para dar resisten-
cia. Esto es muy bueno para relajar los
músculos.

 56sad4sa56d4sa564d6s5a4d56sa4d


 

19 estiramiento Envuelve el talón con la
mano y apoya los dedos contra la planta
del pie. Aprieta el pie hacia atrás, dete-
niéndote antes de notar resistencia. El
ejercicio pasivo es bueno para las articu-
laciones. Sin embargo, como las articula-
ciones de un bebé pueden ser muy móvi-
les, es preferible hacerlo con suavidad.

 as5d4sa56d465a4ds6a54d654as


20 estiramiento Sujeta la pierna sostenién-
dola por debajo del talón y en la rodilla.
Con suavidad empuja hacia atrás para es-
tirar la cadera. Hazlo varias veces. Tu aga-
rre debe ser ligero para que puedas rela-
jar antes de encontrar resistencia. Vuelve
a girar la pierna, pero esta vez hacia el
lado. Efectúa unos pases neurosedantes
hasta el tobillo. Repite en la otra pierna.

 56as4d65a4d56a4d6a4d6a46d


 

21 círculos Vuelve al abdomen y efectúa un
rozamiento hasta el pecho del bebé. A
continuación separa las manos y desliza-
las por los lados de las costillas. A partir de
aquí, traza grandes círculos sobre éstas,
subiendo por los lados del cuerpo y vol-
viendo a bajar en círculos. Repite varias ve-
ces, con los dedos bien extendidos y las
manos relajadas, deslizándolas sobre la
piel.

 56sad4a56d4sa564d6a4d6asd


 

22 rozamiento Coloca los pulgares juntos
en el centro del pecho, justo debajo de las
clavículas- Aplica un poco más de aceite si
lo necesitas. Acaricia despacio, con las ye-
mas de los pulgares, sobre la parte supe-
rior del pecho hasta los hombros. Rodea
los hombros con las manos y repite vanas
veces.

 as56d4sa64d56a4d6as4d6sa4d


 

23 presión con los dedos Coloca las puntas
de los dedos sobre la nuca del bebé, con
los índices sosteniendo el cráneo. Apoya
los dedos corazón y anular sobre los
músculos de los lados de la columna. Con
muchísima suavidad, presiona los múscu-
los con las puntas de los dedos y masajea
hacia arriba, hasta la base del cráneo.

 56asd4asd4s56a4d6as46dsa4d


 

24 apretar Con las manos todavía sujetando
la cabeza, acaricia las mejillas con los pul-
gares en un movimiento circular hacia
atrás, hasta las orejas. Aprieta suavemen-
te los lóbulos entre el pulgar y el índice, y
acaricia alrededor y por detrás de las ore-
jas. Se pretende que éstos sean unos pe-
queños momentos agradables y tranquili-
zadores.

 asd4sa56das6d54sa56d56a6d

 

 

 

VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES

 

 

ASD65A4D56A4D56A4D6A4D - TRASTORNOS COMUNES: RESFRIADOS Y GRIPE

TRASTORNOS COMUNES: RESFRIADOS Y GRIPE

TRASTORNOS COMUNES: RESFRIADOS Y GRIPE

 

 

Un resfriado puede ser una señal de que tu nivel de inmunidad está bajo,
y la gripe requiere, sin lugar a dudas, cama y tratamiento médico. Para aliviar
los síntomas de un resfriado común, prueba estas técnicas de masaje.
Al mismo tiempo reduce tus niveles de estrés y sigue una dieta saludable.

 

 

 

presión con el pulgar sobre las manos Co-
loca tu pulgar sobre la unión entre el índice
y el pulgar de tu compañero. Localiza IG 4, si-
tuado entre los huesos, y presiona con la pun-
ta del pulgar. Al mismo tiempo aprieta por de-
bajo con el dedo corazón para dar una cierta
resistencia. El punto puede resultar doloroso,
por lo que debes hacerlo con suavidad. Man-
ten unos momentos, y repite a lo largo de va-
rios días para ayudar a reducir el exceso de
calor.

TRASTORNOS COMUNES: RESFRIADOS Y GRIPE


 

presión con el pulgar sobre las muñecas
Localiza MC 6, situado en el centro de la mu-
ñeca, entre los tendones, a dos dedos y me-
dio de la articulación. Presiona con la punta
del pulgar, sujetando el antebrazo por deba-
jo para obtener una tonificación general o
para reducir el calor. Presiona y manten la pre-
sión durante unos momentos, luego afloja y
repite los movimientos en la otra mano.

5A6SD4A56D4A56D4A6D64


 

presión con los pulgares sobre el pecho
Localiza VC 17, situado sobre el esternón, en-
tre los pezones Presiona el punto con la yema
del pulgar, manten unos momentos y a con-
tinuación traza círculos sobre el punto. Es muy
bueno para facilitar la respiración y relajar la
tensión emocional del pecho. Repite duran-
te vanos días para aliviar los síntomas.

65A4SD56A4D6A4D6AD4


 

círculos sobre la cabeza Los síntomas del es-
trés muscular y los de la gripe pueden a veces
confundirse. En lugar de encogerte (un ins-
tinto natural cuando te sientes mal), intenta
masajearte la frente, el cuero cabelludo y el
cuello con pequeños círculos efectuados con
las puntas de los dedos. Muchas veces esto
puede ayudar al cuerpo a volver a la norma-
lidad y te ofrece la oportunidad de recupe-
rarte antes de que te venza la enfermedad.

 

56AS4D56A4D65A4D6AD4

TRASTORNOS COMUNES: RIGIDEZ DE CUELLO

TRASTORNOS COMUNES: RIGIDEZ DE CUELLO

TRASTORNOS COMUNES: RIGIDEZ DE CUELLO

 

 

Para la mayoría de las personas, el cuello y los hombros son las zonas donde
suelen sentir tensión. Un cuello rígido puede ser el resultado de una mala
postura y un estilo de vida sedentario, y puede dar lugar a dolores de cabeza.
Prueba estas técnicas de masaje para aliviar la tensión y relajar los músculos.

 

amasamiento de los hombros Amasa a lo
largo de la parte superior de los hombros, em-
pezando en el cuello y trabajando hacia fuera.
Los dedos de las manos deben descansar so-
bre los hombros, mientras los pulgares ama-
san los músculos. Presiona y dibuja círculos,
prestando atención a cualquier punto tenso.

Allídonde los músculos estén sensibles, reduce la
presión y aumenta la amplitud de los movi-
mientos.

5AS4D56A4D6A54D6AD4


 

círculos sobre el cuello Coloca los pulgares
sobre los músculos de los lados de la colum-
na, junto a la vértebra prominente (C7) situa-
da en la base del cuello. Con los dedos des-
cansando sobre los hombros, dibuja círculos
y presiona para relajar los músculos, lo que a
su vez relajará el cuello. Este punto concreto
se denomina VG 14.

AS4D56A4D65A4DA6D564


 

tracción de cuello Estando tu compañero
tumbado boca arriba, desliza las dos manos
por debajo de su cuello y rodea con ellas la
base del cráneo. Levanta la cabeza ligera-
mente y, con suavidad, tira de ella hacia atrás
para estirar el cuello. Esto ayuda a liberar la
tensión y aporta una sensación de alarga-
miento de la columna. Vuelve a bajar la ca-
beza muy suavemente.

TRASTORNOS COMUNES: RIGIDEZ DE CUELLO


 

balanceo de la cabeza Desliza las manos
por debajo del cuello y rodea con ellas la base
del cráneo. Vuelve la cabeza hacia un lado
presionando con la mano plana contra el cue-
llo. A continuación vuélvela del otro lado con
la otra mano. Con suavidad, balancea la ca-
beza de un lado al otro para estimular la rela-
jación de los músculos del cuello y los hombros.

5A6S4D56A4D56A4D6A54SD6AS54D

89asda89d7as897da897das964ds6ad4 - TRASTORNOS COMUNES: LUMBAGO

TRASTORNOS COMUNES: LUMBAGO

TRASTORNOS COMUNES: LUMBAGO

 

El dolor en la parte baja de la espalda puede deberse a una mala postura y a un
estilo de vida sedentario, y contribuye a la tensión de hombros y cuello. Prueba
estas técnicas para relajar los músculos y mejorar la postura general. Aplica
siempre algunas maniobras generales de relajación antes de empezar.

 

 

presión con las palmas sobre la zona lum-
bar Coloca una mano plana sobre el sacro de
tu compañero (el triángulo óseo situado en la
base de la columna). Coloca la otra mano so-
bre los músculos de la zona lumbar, ahue-
cándola para evitar presionar sobre la columna.
Separa las manos una de otra sin deslizarías
sobre la piel. Esto proporciona un buen esti-
ramiento a los músculos de la parte baja de la
espalda. Repite varias veces.

 

56as4d6as4d56a4d56sa4d65a4


presión con los antebrazos sobre la zona
lumbar Coloca los antebrazos uno frente al
otro y en diagonal con respecto a la zona lum-
bar. Ve desloándolos sobre los músculos
mientras aplicas presión, de forma que un
brazo termine junto a la caja torácica y el otro
sobre la cadera. Esto proporciona otro buen
estiramiento muscular. Repite la maniobra in-
viniendo la dirección de los brazos.

a8sd7as897da89d7a897d9ad87

 


 

doblar las piernas Apóyate sobre el cuerpo
con una mano y desliza la otra debajo del to-
billo. Levanta la pierna y gírala, y a continua-
ción dóblala hacia la cadera contraria. Esto
fortalece el meridiano del riñon y es bueno
para combatir la ciática.

TRASTORNOS COMUNES: LUMBAGO

 


 

presión con el codo sobre los glúteos Lo-
caliza VB 30, a dos tercios de la anchura del
glúteo y un tercio hacia abajo. Presiona sobre
el punto con el codo redondeado, trazando
círculos y amasando los músculos. Si la ma-
niobra resulta dolorosa, dibuja los círculos al-
rededor del punto y no sobre él. Repite en la
otra cadera para estimular la circulación ener-
gética y aliviar la ciática.

 

as56d4as56d4as56d4a6d

as65d4a564das564da4dsa6d4 - CONSEJOS PARA MEJOR ESTILO DE VIDA: ESTRES

CONSEJOS PARA MEJOR ESTILO DE VIDA: ESTRES

CONSEJOS PARA MEJOR ESTILO DE VIDA: ESTRES

 

 

El masaje forma parte del esquema para mantener sanos el cuerpo y la mente. Los siguientes trucos son sugerencias de otras formas en las que puedes responsabilizarte de tu propio bienestar. Cuando los pruebes, puede que sientas interés por explorar algunos puntos con más profundidad. Algunos funcionan bien en determinadas circunstancias o para determinadas personas, mientras que en otros momentos, o para otras personas, pueden resultar más apetecibles otros métodos. Ninguna de estas sugerencias y todas ellas complementan el masaje. ¡Sentirse impotente empeora los problemas, mientras que elegir llevar un estilo de vida positivo es realmente más interesante y mucho más divertido!

 

 

ESTRÉS

La reacción más habitual al masaje es una sensación de relajación intensa, y esta palabra cubre múltiples beneficios. Sin  embargo, la falta de relajación, o la presencia de un estrés prolongado, puede tener consecuencias negativas sobre nuestra salud, nuestra autoestima y nuestra calidad de vida.

 

La respuesta de «lucha o huida»

 

Un cierto nivel de estrés es bueno. Nos reta y nos motiva a ser creativos. El estrés agudo estimula el sistema nervioso simpático, y las glándulas suprarrenales segregan sustancias que aceleran los procesos metabólicos, proporcionando la energía necesaria para responder ante el peligro. Esto es lo que se conoce popularmente como respuesta de «lucha o huida». Las respuestas inmediatas son un incremento del ritmo cardíaco y de la respiración, dilatación de las pupilas y sudoración. El aumento de energía favorece la actividad muscular y nos permite poner en práctica la acción física adecuada. Se retiran temporalmente recursos de otras funciones menos útiles en situaciones de crisis, como la reproducción, la digestión y el sueño. Estas reacciones a los estímulos son respuestas naturales, que nuestros cuerpos son perfectamente capaces de asumir.

 

Son los efectos del estrés prolongado, crónico, los que pueden ser debilitantes y provocar consecuencias serias para nuestra salud.
Cuando estamos permanentemente estimulados y en alerta, nuestros recursos se agotan. Liberamos más hormonas de las que el cuerpo puede gestionar, lo que da como resultado un agotamiento, tanto físico como mental. Se hace difícil desconectar, y es este estrés constante de bajo nivel el que es peligroso y debe ser tratado. 

CONSEJOS PARA MEJOR ESTILO DE VIDA: ESTRES

Combatiendo el estrés mediante el masaje

 

Las respuestas ante el estrés son individuales, como también lo es la tolerancia. Lo que a una persona le puede resultar excitante, para otra es estresante. Los individuos sensibles pueden ser mucho más susceptibles. Sin embargo, nuestros estilos de vida modernos, que acentúan los logros y los valores materiales, la sobreestimulación, las dietas inadecuadas, la falta de ejercicio y la mala calidad del sueño, tienen una gran responsabilidad en nuestra capacidad para hacerle frente. Resulta muy fácil perder el equilibrio natural saludable.

 

Por suerte, una vez que empiezas de verdad a tratar el estrés, el daño puede solucionarse. El masaje es una herramienta fantástica gracias a sus efectos físicos de acelerar la eliminación de desechos metabólicos, como las hormonas producidas por el estrés. El mismo beneficio se obtiene de su capacidad para relajar la mente, induciendo una sensación de confianza y bienestar. Y cuando se ha experimentado la relajación verdadera y profunda, la búsqueda de un estilo de vida positivo y equilibrado se convierte en una forma de vida.

 

estres1 estres2

 

 

PROFUNDA UNO - Presion profunda - Parte Uno

Presion profunda – Parte Uno

PRESION PROFUNDA – PARTE UNO

Las técnicas de presión profunda son más concretas y relajan la tensión de zonas específicas. Deben aplicarse con cuidado para evitar cualquier molestia. Están pensadas para aplicarse una o dos veces, escuchando la respuesta del compañero, y la zona que rodea el punto debe aliviarse después.

 


 

PRESIÓN CON EL PULGAR

PRESION profunda
CONTACTO yema del pulgar
Ésta es una técnica de fricción en la que la presión se aplica exactamente sobre un punto específico, normalmente sobre un punto de presión. Hace que los músculos se suelten y equilibra la energía en un meridiano concreto. Los puntos de presión o disparaderos se encuentran repartidos por todo el cuerpo. El movimiento debe realizarse con una presión uniforme, y también debe aflojarse sin brusquedad, y debe mantenerse durante unos momentos. La técnica se aplica después de que el cuerpo haya sido relajado.
Cómo hacerlo
Localiza el punto donde vayas a aplicar la presión. Coloca la yema del pulgar sobre la superficie de la piel de tu compañero y presiona lenta y uniformemente contra su cuerpo. Centra tu atención en el punto de contacto. Manten la presión durante unos momentos y suelta. Cuando sientas resistencia, relaja la presión y vuelve a intentarlo.

 

Presión del pulgar sobre la planta del pie
Sujeta el pie de tu compañero con una mano. Localiza el punto en el centro de la planta y coloca el pulgar sobre él. Presiona hacia dentro contra el pie, manten durante unos momentos y suelta lentamente. Frota con mucha suavidad sobre el punto para relajar la zona y completa la técnica.

presion profunda
Presión del pulgar sobre el tobillo
Sujeta el pie de tu compañero y presiona alrededor de la articulación con el pulgar. Hazlo lenta y uniformemente en dirección a la articulación, y afloja igual de despacio. Esto ayuda a estimular la circulación y a aumentar la movilidad. Estos movimientos pueden con continuarse con ejercicios pasivos del tobillo.

a56sd4as564d6asd

 

 

Presión de los pulgares sobre la cara
Coloca los pulgares debajo de las cuencas de los ojos de tu compañero, sobre el borde óseo situado debajo de los ojos. Empezando en el puente de la nariz, presiona suavemente con los pulgares y suelta. Continúa presionando y
soltando a intervalos regulares, utilizando ambas manos simultáneamente, mientras trabajas a lo largo del reborde hasta el extremo exterior de los ojos. Esto ayuda a refrescar los ojos.

56as4d56as4das564d

 


 

PRESIÓN DE LOS DEDOS

PRESION profunda
CONTACTO yemas de los dedos
La presión de los dedos es otra técnica de fricción que suele realizarse con dos dedos juntos. Proporciona una presión menos precisa sobre una zona mayor, lo que en ocasiones puede resultar más apropiado. La presión se aplica con las yemas de los dedos.

 

Cómo hacerlo
Coloca las yemas de los dedos sobre el punto que vas a estimular y a continuación presiona de manera uniforme contra el cuerpo de tu compañero con ambos dedos. Relaja la presión lentamente. Como esta presión se distribuye entre los dos dedos, el truco consiste en asegurarte de que aplicas la técnica de forma equitativa entre ambos.

 

Presión de los dedos sobre la cabeza
Apoya la cabeza de tu compañero sobre una de tus manos y gírala un poco para que puedas alcanzar la parte posterior del cráneo. Presiona con los dedos corazón y anular justo por debajo de la base del cráneo, asegurándote de no profundizar. Los músculos de esta zona pueden estar bastante tensos, y esta técnica es una buena forma de soltarlos. Repite en varias posiciones.

as564das56d4sa6d54

 

Presión de los dedos sobre la cadera
Después de trabajar sobre los músculos del muslo, localiza la articulación de la cadera de tu compañero con las puntas de tus dedos. Presiona con las yemas sobre los músculos que la rodean. Comienza con suavidad y afloja si percibes resistencia; a continuación vuelve a probar asegurándote de que tu presión sea cómoda y uniforme pero efectiva.

56as4ds56a4d6as4d

 

Presión de los dedos sobre la nariz
Localiza las suaves depresiones situadas a los lados de la nariz de tu compañero. Con las manos firmes, coloca tus dos dedos corazón sobre estos puntos y presiona suavemente con las yemas para estimularlos. La dirección de la presión debe dibujar una ligera diagonal hacia la nariz. La presión debe ser constante pero no demasiado fuerte.

56asd4as56d4as56d4a

 

 

 


 

VIBRACIÓN

PRESION profunda
CONTACTO yemas de los dedos
La vibración es una extensión de la presión de los dedos y del pulgar. Se utiliza para estimular puntos específicos con penetración, por lo que debe emplearse con cuidado. Evita el pecho y el abdomen cuando trabajes la parte delantera del cuerpo, la zona del corazón en la espalda y cualquier área dolorida.

 

Cómo hacerlo
Coloca los dedos o el pulgar sobre el punto que vas a estimular. Presiona contra el cuerpo, pero al comenzar lentamente a hacerlo imprime una vibración a tus dedos al mismo tiempo. Esto intensifica la estimulación y ob servarás que puedes usar menos presión. Tras unos momentos, deja de vibrar y relaja la presión de la forma normal.
Vibración sobre la espalda
Localiza el punto sobre los músculos situados junto a la columna de tu compañero. Coloca el pulgar sobre el cuerpo y comienza a presionar sobre el punto, haciéndolo vibrar con rapidez al mismo tiempo. La vibración debe ser sobre el punto y sin mover la piel. Relaja la presión lentamente sin vibración.

as56d4a56d4a56d4

 

Vibración sobre el antebrazo
Coloca los dedos corazón y anular sobre los músculos del antebrazo de tu compañero, asegurándote de que estás presionando el músculo y no el hueso. Cuando presiones, comienza el movimiento vibratorio con los dos dedos para aumentar la penetración. Haz una pausa y afloja la presión lenta y uniformemente.

54asd54as4d56a4sd6as4d
Vibración sobre la cara
Coloca el dedo corazón de las dos manos sobre los huecos óseos situados junto a las cejas de tu compañero. Muy muy suavemente, haz vibrar los dedos sobe el punto sin apenas utilizar presión. Esta técnica ayuda enormemente a dar energía a los ojos y la cara.

as24das4ds56a4ds56a4d54as

 

 

 CONTINUACCIÓN – PRESION PROFUNDA – PARTE DOS

 

 

 

 

 

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DE BELLEZA

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DE BELLEZA

 

 

Los beneficios del masaje son muchos. Los músculos relajados y libres de basura
metabólica mejoran la apariencia de la cara, mientras que el aumento de la
circulación y el uso de aceites hacen que la piel reluzca. A su vez, cuando nos
sentimos bien tenemos buen aspecto, gracias a ese brillo que procede de dentro.

 

 

1 circuios sobre las sienes Coloca las pun-
tas de los dedos sobre las sienes de tu com-
pañero. Aplica una ligera presión y traza
círculos hacia atrás, en dirección a tu cuer-
po, de forma que levantes y estires la piel
Es importante que el movimiento sea siem-
pre hacia atrás, alejándote de la cara, para
que los rasgos tengan un aspecto más re-
lajado y abierto. Trabaja en medios círculos
para evitar hacer presión hacia la cara.

AS54DA4DAS56D4A56D4A56D4


2 pellizqueo sobre las cejas Coloca los ín-
dices y los pulgares sobre el borde de las
cejas. Partiendo de la linea central, ve le-
vantando y pellizcando a intervalos regula-
res hacia las sienes. Esto aumenta la circu-
lación hacia los músculos y ayuda a relajar
la frente y los ojos. Repite varias veces re-
corriendo toda la línea de las cejas con los
dedos firmes. Recuerda que debes mante-
nerte totalmente alejado de los ojos.

56asd4sa56d4s6a4das6d4


 

3 pellizqueo sobre la mandíbula Esto ayu-
da a mejorar la definición de la mandíbula.
Aplícate, si fuese necesario, un poco de
aceite sobre los dedos y coloca las puntas
bajo la linea de la mandíbula, con los pul-
gares juntos en el centro de la barbilla.
Aprieta el hueso mientras deslizas las ma-
nos hacia fuera siguiendo la línea. Al ha-
cerlo, estás estirando suavemente la piel y
estimulando los músculos.

54as4da4d65a4d56ad4as56d4


 

4 círculos sobre la mandíbula Coloca las
puntas de los dedos sobre los músculos del
ángulo de la mandíbula de tu compañero.
Muchas veces están muy tensos y dan al
rostro un aspecto bastante enfadado y de-
cidido. Aplica presión con las yemas de los
dedos y traza círculos grandes y amplios so-
bre ellos, mientras animas a tu compañero
a que relaje la mandíbula. Presiona con las
puntas de los dedos allí donde percibas al-
gún punto especialmente tenso.

54as4d56as4d56a4d6as54d


 

5 rozamiento sobre los párpados Pide a tu
compañero que cierre los ojos y coloca las
yemas de los dedos corazón con mucha sua-
vidad sobre los párpados, cerca del puente
de la nariz. De manera uniforme y suave,
mueve los dedos sobre los párpados, te-
niendo cuidado de no presionar sobre los
ojos. Asegúrate de tener suficiente aceite
en los dedos como para no arrastrar la piel,
pero no tanto como para irritar los ojos.

as65das6d5a64das65d4s


 

6 círculos sobre las mejillas Coloca las ye-
mas de los dedos sobre las mejillas. Masa-
jea con círculos pequeños y en espiral so-
bre ellas, desde la nariz hacia las orejas.
Esto debe estimular los músculos y mejorar
la circulación sin estirar de la piel. Repite en
tres líneas horizontales, terminando siem-
pre en un toque positivo hacia arriba.

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DE BELLEZA


7 percusión sobre las mejillas y la mandí-
bula Teclea suavemente sobre las mejillas
y la mandíbula como si tus dedos fuesen
gotas de lluvia. Utiliza las yemas de los de-
dos para que los movimientos sean suaves.
Manten las manos firmes y las muñecas
elevadas. Los movimientos deben ser rápi-
dos y suaves. Esto estimula la piel, mejora
la circulación y proporciona un brillo mara-
villoso y saludable.

56as5as546dada54656das4d56as4d


VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES


 

 

asd6+a5d6+sa5d+a5d+5 - TRASTORNOS COMUNES: PIES DOLORIDOS

TRASTORNOS COMUNES: PIES DOLORIDOS

TRASTORNOS COMUNES: PIES DOLORIDOS

 

 

Los pies tienen que trabajar duro para soportar nuestro peso. Si estás todo el día
de pie o llevas zapatos de tacón alto, puede que realmente te duelan. Un buen
masaje al final del día, con una crema mentolada para pies, puede ayudar, y es
un precioso obsequio para tu compañero. La presión firme evita las cosquillas.

 

 

círculos sobre las plantas de los pies Pide a
tu compañero que levante las piernas y, con
los pulgares, dibuja círculos sobre las plantas
de los pies. Traza círculos, amasa y presiona
por todo el pie con las yemas de los pulgares.
Evita presionar sobre el puente, pues puede
resultar desagradable, pero por lo demás ma-
sajea a fondo hasta que los pies estén más
suaves.

5ASD4SA6D4A65D4A6D4


apretar los pies Coloca las manos a ambos
lados del pie y aprieta. A continuación tira de
uno de los lados hacia arriba mientras empu-
jas el otro hacia abajo. Cambia de dirección
varias veces para estimular la circulación y po-
ner el pie en movimiento. Esto reduce la rigi-
dez y contrarresta los efectos de estar de pie
durante horas.

5as4d56a4d56a4da56d4


 

presión con los pulgares sobre los pies Ro-
dea el pie con las manos, de forma que los
pulgares queden arriba. Colócalos juntos en
sentido longitudinal y deslízalos hacia fuera.
Aplica resistencia con los dedos de debajo.
Repite el movimiento en varias líneas, apre-
tando los pies de tu compañero para relajar
los músculos.

TRASTORNOS COMUNES: PIES DOLORIDOS


 

círculos sobre los tobillos Traza círculos so-
bre la articulación del tobillo, con las puntas
de los dedos, para estimular la circulación y
restaurar el movimiento. Los más agradables
son los círculos grandes y amplios; después
puedes presionar y dibujar los círculos más
cerca de la articulación. Estimula el movi-
miento pasivo del tobillo mientras masajeas
para ayudar a eliminar la rigidez. Repite todos
los movimientos en el otro lado.

 

a56s4ds56a4d56ad654

 

TRASTORNOS COMUNES: CELULITIS

TRASTORNOS COMUNES: CELULITIS

TRASTORNOS COMUNES: CELULITIS

 

 

 

Lo que se conoce comúnmente como celulitis, o piel de naranja, suele implicar
retención de líquidos y congestión de los tejidos. Junto con el masaje, la dieta
y el ejercicio tienen también un papel muy importante. Masajea con cuidado,
pues estas zonas están a menudo muy sensibles. Repite a diario.

 

 

amasamiento de muslos y glúteos El ama-
samiento es bueno para aliviar la congestión,
pero ten cuidado porque la presión puede re-
sultar dolorosa. Trabaja sobre la zona del mus-
lo y el glúteo de tu compañera, presionando
los músculos con el pulgar y rodando hacia
atrás con el resto de los dedos. Las manos de-
ben trabajar de forma alterna y establecer un
movimiento rítmico. El uso de aceites esen-
ciales limpiadores puede resultar útil.

asd56a4d56a4da65d46

 


 

presión con la zona hipotenar sobre los
muslos Masajea a lo largo de los músculos
del muslo, apretando con la parte posterior
de las manos y trabajando hacia arriba, en di-
rección a la cadera. Aplica presión suficiente
como para que sea efectiva pero no dolorosa.
Trabaja por todo el muslo con las dos manos,
empleando maniobras largas y alternas, o uti-
liza las dos manos juntas para presionar con
más fuerza. Evita todo masaje sobre la cara in-
terna del muslo.

56as4d65a4d56asd4as6d54


 

presión con los nudillos sobre los glúteos
y las piernas Cierra el puño sin apretar y ma-
sajea las zonas congestionadas con los nudi-
llos. Esta maniobra puede ser muy eficaz, pero
ten cuidado cuando exista una falta de tono
muscular. Dibuja círculos y amasa localmente
para aumentar la circulación, pero siempre so-
bre zonas carnosas. Evita masajear directa-
mente sobre huesos y sobre la cara interna del
muslo.

as54d56a4d56a4d6a4d6as4d


percusión sobre los muslos Utiliza las ma-
nos, para efectuar una percusión cubital,
subiendo y bajando por el muslo para que
aumente la circulación. Debes mantener las mu-
ñecas sueltas y tocar con los meñiques. Los
movimientos tienen que ser precisos y ligeros
para conseguir el típico sonido de esta ma-
niobra. También puedes emplear otros tipos
de percusión, como el golpeteo y la percusión
cóncava, para estimular la circulación local.
Repite todos los movimientos en la otra pierna.

TRASTORNOS COMUNES: CELULITIS