Entradas

como empezar - Cómo empezar el masaje de los brazos

Cómo empezar el masaje de los brazos

Apoya con suavidad las manos en el pecho de tu hijo y espera unos segundos. Dado que el masaje de los brazos se realiza poco más o menos a media sesión, aprovecha para comprobar tu estado físico y psicológico. Sigues relajado o estás tenso? Te pesan los hombros o tienes el cuello agarrotado? En tal caso, interrumpe el contacto durante algunos minutos, estira el cuerpo y respira profundamente. Libera la tensión para poder reanudar el masaje con la máxima energía y afrontar la segunda parte de la sesión. Después de un breve descanso, restablece el contacto con el niño apoyando las manos en el vientre y deslizándolas hacia los costados, hacia los brazos y las manos del pequeñin. Cógele de las manos, hábable y aprovecha la ocasión para estrechar vuestros vínculos afectivos, manteniendo siempre el contacto visual.