Entradas

detalles - Más detalles acerca del vientre

Más detalles acerca del vientre

Alimentado a través del cordón umbilical, el vientre constituye el centro neurálgico de la vida del bebé en útero materno. Durante el parto, la conexión umbilical se mantiene hasta que, poco después, los órganos vitales empiezan a funcionar por sí solos: un perfecto intercambio fisiológico que mantiene el soporte del entorno anterior hasta que el niño está fisiológicamente seguro en el nuevo. Más adelante, cuando los últimos vestigios de la vida uterina desaparecen, los restos del cordón umbilical se desprenden, dejando atrás del ombligo, un punto diminuto que actúa a modo de recordatorio constante de la conexión con nuestra madre. Como centro de intuición, las sensaciones intestinales predicen a menudo el resultado de un evento con mayor precisión que el intelecto. Cuántas veces habrás oído a un padre decir que su hijo parece reconocer instintivamente a las personas y circunstancias «buenas» y «malas»? Como adultos, disponemos de una mente racional que nos ayuda a emitir juicios, dependiendo estrictamente de ella. Pero el bebé sólo dispone de sentimientos dificiles de explicar. Deste tiempos remotos los japoneses han considerado el vientre como el Onaka, o centro venerado, y tanto los japoneses como los chinos por un igual, como el centro del Chi, una fuente de extraordinaria energía utilizado para la autocuración y autodefesa. Como centro emocional, el vientre se tensa como respuesta al miedo, al estrés y a la ansiedad, y se relaja con la camla. Recientes estudiso médicos revelan que las células nerviosas en el intestino delgado son casi tan prolíficas como las del propio cerebro. De ahí que esta área se conozca como el «pequeño cerebro». Aunque no se sabe a ciencia cierta cuál es la relación, si la hay, entre este factor celular y nuestros instintos, es muy posible que aquellas «sensaciones en el estómago» que en ocasiones experimentamos estén de algún modo asociadas a esta gran concentración de nervios.