Entradas

masaje para bebés - Masaje para bebés: toda una ayuda para la familia!

Masaje para bebés: toda una ayuda para la familia!

Me quedaría corta si pretendiera enumerar todos los aspectos positivos derivados del masaje infantil en situaciones específicas y relaciones familiares igualmente específicas. Ya he mencionado que podría ayudar a aliviar el nervosismo característico de los padres primerizos y a desarrollar un profundo vínculo paternofilial. Veamos ahora otras formas en las que también resulta beneficioso:

Desarrolla confianza en una madre joven o una mujer aquejada de depresión posparto. Las madres que se sienten inseguras acerca de su capacidad para ser una buena madre se beneficiarán de un impulso de confianza a partir del aprendizaje de esta sencilla rutina de masaje, la cual asimismo se puede hacer extensible a otra áreas de la maternidad. Lo más destacado del masage infantil es su carácter extremadamente gratificante, pero no requiere más de 15-20 minutos al día.

Ayuda a un padre exhausto a relajar a un niño nervioso o que llora. El masaje alivia a aquellos bebés que experimentan el malestar de los transtornos comunes de la más tierna infancia.. Recuerda que tu hijo no comprende por qué se siente mal y que carece de palabras para expresar sus necesidades. De ahí que llore. El masaje le dice que no está solo. Asimismo, puede proporcionar un alivio eficaz en transtornos como los cólicos. Una de mis clientes me dijo que tras haber realizado el primer masaje a su hijo, que sufría cólicos, se sintió mucho más capaz de tranquilizarlo cuando lloraba. Y no olvides algo muy importante: si el bebé duerme, tu también!

Proporciona a los padres una forma de alimentar físicamente al bebé. El vínculo afectivo que se establece entre el bebé y su madre que lo alimenta puede hacer que el padre se sienta marginado. El masaje le proporciona una forma excelente de participar regularmente en el cuidado activo y la alimentación de su hijo. Los padres que hacen masajes a sus pequeñines llegan a conocerlos de una forma muy especial. El tamaño de las mano no importa. Cualquier padre puede hacerlo y cualquiera puede aprender estas técnicas.

El masaje también estimula el rol de hermano de los hijos mayores. Habida cuenta de la extremada atención que necesita un recién nacido, a menudo los hijos mayores también se sienten desplazados. Participar en el masaje puede solucionar el problema. Se sentirán importantes.

Mejora el estado de ánimo y reduce la ansiedad de los abuelos. Los miembros de la familia de edad avanzada también deberían participar en las sesiones de masaje del bebé. La oportunidad de tocar y ser tocados constituye una terapia excelente para ellos. En un estudio realizado antes, los abuelos que daban masajes a sus nietos mostraban menores síntomas de depresión, un mejor estado de ánimo y menos ansiedad, además de niveles más bajos de hormonas relacionadas con el estrés.

Es esencial para fortalecer los vínculos afectivos entre los padres y los bebés con «necesidades especiales». Si tu hijo tiene necesidades especiales y el médico ha dado su autorización para que realices sesiones de masaje a tu hijo mientras aún está en el hospital, no lo dudes, hazlo. El masaje infantil también puede aliviar en gran medida tu estado de ansiedad relacionada con tu capacidad para hacer frente con éxito a las exigencias de la paternidad de un bebé tan especial. La mayoría de los nuevos padres con los que he trabajado me han comentado que se sentían tensos al tener en brazos a su hijo durante las primeras semanas. Es normal. Poco a poco, a medida que vayas aprendiendo las diferentes formas de interactuar físicamente con él, el nerviosismo irá desapareciendo. El masaje es una de las formas más placenteras de adquirir confianza en la capacidad personal de responder positivamente a las necesidades del pequeño. Más adelante, cuando puedas llevarte al bebé a casa, el masaje seguirá fomentadndo los vínculos de unión, lo cual es especialmente cierto en el caso de niños con transtornos cognitivos, de visión o audición, que a pesar de todo, también responden al tacto, proporcionando a los padres el tipo de comunicación íntima que tanto ansían. Por lo demás, esta respuesta física ofrece a los padres la seguridad de poder disfrutar de una conexión mutua con su hijo.

TRASTORNOS COMUNES: ANSIEDAD

TRASTORNOS COMUNES: ANSIEDAD

TRASTORNOS COMUNES: ANSIEDAD

 

 

 

 

La ansiedad puede impedirnos funcionar correctamente. Los casos crónicos
requieren apoyo, pero en situaciones temporales puedes probar técnicas
relajantes para reducir la agitación mental. Al tener miedo a lo que va a suceder,
puedes utilizar el masaje para permanecer en el presente.

 

 

presión con los pulgares sobre el brazo
Sujeta el brazo de tu compañero con una
mano y localiza MC 6 entre los tendones, dos
dedos y medio por encima de la muñeca. Co-
loca el pulgar sobre este punto, presiona sua-
vemente con la yema del dedo, manten unos
momentos y afloja. Utilizado en unión del
punto siguiente, resulta muy útil siempre que
tu compañero sienta ansiedad o estrés.

564asd56a456d4a6das46d4


presión con el pulgar sobre la muñeca En-
cuentra la depresión situada en la línea del
dedo meñique, justo debajo de la muñeca.
Este punto es C 7. Coloca el pulgar cerca del
hueso y presiona con la punta. Manten unos
momentos y afloja para dar apoyo y reducir la
ansiedad. Utilízalo junto con el punto anterior
(MC 6). Repite las acciones en la otra mano.

56as4d56a4d6a4d6a5d4


 

descanso Con tu compañero tumbado boca
arriba y tapado para que esté cómodo, res-
pira con calma, vacía la mente y coloca una
mano sobre la parte inferior del abdomen y la
otra encima del pecho. Deja que tus manos
se eleven y desciendan con la respiración de
tu compañero. Esto calma las emociones y fa-
vorece una respiración relajada, ya que ésta
se vuelve superficial cuando estamos estre-
sados.

5as4da65d4a56d4a6d6d4


 

rozamiento sobre la espalda Frótate un
poco de aceite templado sobre las manos y
efectúa un rozamiento sobre la espalda, con
movimientos amplios y largos. Trabaja desde
la zona lumbar hasta los hombros, donde de-
bes separar las manos y volver a bajar por los
lados de las costillas. Repite lentamente para
tranquilizar a tu compañero, y termina con un
rozamiento sobre la zona lumbar y las piernas,
acabando en los pies.

 

TRASTORNOS COMUNES: ANSIEDAD