shiatsu: principios

SHIATSU: PRINCIPIOS

SHIATSU: PRINCIPIOS

 

Dado que se desarrolló a partir de la teoría y los principios de la medicina china,
el shiatsu muestra numerosos parecidos con TuiNa. Su aplicación depende también
del flujo de energía (k¡) a través de unos canales conocidos como meridianos,
aunque existen algunas diferencias con respecto al modelo chino de acupresión.

 

 

Los meridianos
Existen doce pares de meridianos regidos por
los órganos del cuerpo, de los que retienen sus
características. Además, existen dos canales cen-
trales que no están relacionados con órganos
específicos. Estos dos canales se conocen como
vaso del gobernador y vaso de la concepción (o
Du y Ren). y están situados en la espalda y en
la parte delantera del cuerpo, respectivamente.
La energía yang desciende por la espalda y la
energía yin asciende por delante.

 

El equilibrio de energía entre los meridia-
nos y la relación entre el individuo y su entor-
no son importantes. Como en la filosofía
china, los cinco elementos —agua, fuego,
madera, metal y tierra— están atribuidos a to-
dos los aspectos de la vida, y el equilibrio en-
tre ellos produce unas condiciones que pue-
den afectar a nuestro estado de salud. La
interrelación entre el yin y el yang es también
crucial para conseguir una buena salud; el yin
(que es oscuro, femenino y frío) y el yang (cla-
ro, masculino y caliente) pueden también ab-
sorberse e intercambiarse entre sí.

 

En origen, el shiatsu se practicó como re-
medio casero en sustitución de la acupuntu-
ra, y su objetivo es favorecer el libre flujo del
k¡ a lo largo de los canales y equilibrar los di-
versos elementos dentro del cuerpo. Cuando
están desequilibrados, no sólo somos más vul-
nerables a la enfermedad, sino que esta en-
fermedad se considera un síntoma de esa fal-
ta de equilibrio.

 

shiatsu: principios

VOLVER: SHIATSU

 

56as4d56a5d4a56d4 - SHIATSU: PARTE DELANTERA DE PIERNAS Y PIES

SHIATSU: PARTE DELANTERA DE PIERNAS Y PIES

SHIATSU: PARTE DELANTERA DE PIERNAS Y PIES

 

 

Esta secuencia trabaja sobre la parte delantera del cuerpo y sigue los meridianos.
Ten cuidado cuando muevas las piernas para que tu compañero no se sienta
incómodo. La presión que utilices debe ser similar para las dos piernas y muy
suave en las articulaciones.

 

 

1 rotación pasiva Sitúate junto al pie de tu
compañero. Desliza una mano por debajo
del tobillo y la otra debajo de la rodilla. Le-
vanta la pierna con cuidado. Utiliza el peso
de tu cuerpo para girar suavemente la pier-
na por la cadera, apoyándote en la tuya
cuando sea necesario. Gira varias veces en
las dos direcciones para relajar la cadera y
luego deposita la pierna con cuidado sobre
el suelo.

ASD1SA23D1AS3D1


2 presión con las palmas Sitúate junto al
muslo de tu compañero. Manten el con-
tacto con una mano sobre el abdomen y
utiliza la otra para «caminar» por el late-
ral del muslo hasta la rodilla, estimulando
el meridiano del estómago. Colócate, pre-
siona, manten y afloja. Continúa con cui-
dado sobre la rodilla y baja por el lateral de
la pantorrilla. Levanta la mano cuando lle-
gues al tobillo. Repite varias veces.

SHIATSU: PARTE DELANTERA DE PIERNAS Y PIES


 

3 presión con el pulgar Localiza E 36 reco-
rriendo con el pulgar la línea de la espinilla
hasta llegar a la curva del hueso, justo de-
bajo de la rodilla. Coloca el pulgar en posi-
ción y presiona suavemente con la yema.
Comprueba que la presión no resulta de-
sagradable para tu compañero, porque
este punto puede estar sensible. E 36 es un
buen punto tonificante para el sistema di-
gestivo.

56as4d56a5d4a56d4


 

4 presión con la palma Coloca las manos
debajo de la rodilla y el pie. Dobla la pier-
na de tu compañero y llévala hacia un lado.
Manten el contacto con el abdomen y «ca-
mina» a lo largo de la cara interna de la
pierna con la palma de la otra mano. Esto
estimula el meridiano del hígado. Ajusta
tus movimientos a la flexibilidad de tu com-
pañero y utiliza un almohadón como apo-
yo en caso necesario. Aplica una presión
más suave sobre la rodilla. Repite varias
veces.

8asd7a9d7sa89d7sad8


 

5 tracción Asegúrate de que tu postura es
estable, desliza una mano debajo del to-
billo y coloca la otra sobre el pie. Levanta
ligeramente la pierna y tira de ella hacia
atrás para estirarla. Relaja y vuelve a ha-
cerlo. Es un movimiento muy bueno para
liberar energía de las articulaciones y favo-
recer el flujo de energía hacia los pies y
desde ellos.

56asd4as6d5a56d4as6d4


6 presión con la palma Envuelve el tobillo
con una mano para sujetarlo y coloca la
palma de la otra sobre la parte carnosa del
pie de tu compañero. Presiona el pie hacia
atrás, ayudando a liberar la articulación del
tobillo. La amplitud del movimiento de-
penderá de la flexibilidad de tu compañe-
ro, pero repite varias veces empujando un
poco más cada vez para estirar la parte
posterior de la pierna.

as64da564ds6a4d6as4d


 

7 empujar Sitúate con los pies separados a
una distancia equivalente a la anchura de
los hombros, las rodillas dobladas y en una
postura equilibrada. Levanta las piernas de
tu compañero de forma simultánea y colo-
ca las plantas de sus pies contra tus mus-
los. Inclínate hacia delante y empuja contra
tu compañero, como si estuvieses inten-
tando separarle de ti. Este movimiento uti-
liza la resistencia de tu peso y ayuda a re-
lajar y equilibrar el cuerpo.

5as4d56as4d6as4sd564


 

8 rotación pasiva Desde esta posición, in-
clínate hacia delante un poco más, coge las
piernas de tu compañero por debajo de las
rodillas y dóblalas contra el pecho, utili-
zando tu peso para aumentar el estira-
miento. A continuación puedes rotar las
dos piernas al mismo tiempo en ambas di-
recciones para relajar la zona lumbar. Baja
las piernas con cuidado y repite las se-
cuencias anteriores en la otra pierna.

 

56as4d5s6a4d6as54d6as4d

 

 

VOLVER: SHIATSU

4sda56d4a65d4a6d46 - SHIATSU: LOS TSUBOS

SHIATSU: LOS TSUBOS

SHIATSU: LOS TSUBOS

 

A lo largo de los meridianos se localizan diversos puntos de presión, conocidos
en shiatsu como tsubos. En el cuerpo hay trescientos sesenta y cinco; funcionan
como centros de comunicación y suelen estar situados en zonas más débiles
del cuerpo o en depresiones físicas.

 

Los desequilibrios pueden hacerse patentes
mediante cambios en el músculo o en la piel
que los rodea. Aplicando presión a los tsubos
podemos corregir los desequilibrios de un me
ridiano.

En cualquier punto de los meridianos pue-
de darse un exceso o deficiencia de ki. Cuan-
do existe un exceso, la energía se describe
como jitsu. El área que rodea este punto pue-
de estar tensa o dura, y la presión puede ser
aguda o dolorosa; el trastorno puede ser agu-
do. Cuando se produce una deficiencia de ki,
el trastorno se describe como kyo. La zona
que rodea el punto puede estar blanda o hue-
ca, y la presión puede percibirse más como un
dolor o incluso resultar bastante agradable.
En este caso el trastorno suele ser crónico.

 

Los meridianos están asociados con la fun-
ción de un órgano más que simplemente con
el órgano en sí mismo. El tratamiento de cual-
quier constricción tiene en cuenta la causa
subyacente, que puede deberse a múltiples
factores. Los síntomas físicos pueden estar li-
gados al entorno interior, incluyendo la ener-

gía constitucional y los factores emocionales,
o a influencias externas que están agotando
al individuo.

Es posible influir sobre la energía de un
punto trabajando sobre otro punto situado
más adelante en el mismo meridiano, e influir
sobre la energía del meridiano en su conjun-
to simplemente trabajando a lo largo de él. El
tratamiento profesional suele estar precedido
por el diagnóstico del hará (abdomen), que se
realiza tocando el abdomen con la mano, y
por las observaciones generales que determi-
narán la secuencia del shiatsu. La habilidad
para sentir estos diferentes estados de ener-
gía se adquiere con la práctica y la experien-
cia, así como con un entendimiento de cómo
y dónde aplicar la presión.

 

567897567564 5asd56as4d564a56sd546ad4 4sda56d4a65d4a6d46

VOLVER: SHIATSU