presion ligera parte DOS - Presion Ligera - parte dos

Presion Ligera – parte dos

PRESION LIGERA – PARTE DOS

 

 


 

BALANCEO

PRESIÓN ligera
CONTACTO toda la mano

El balanceo es un buen movimiento para liberar el cuerpo de las tensiones. Ayuda como liberación final al cerrar una secuencia y sirve para relajar a tu compañero antes de comenzarla. Es un estímulo a dejarse ir. Balancea los miembros o el torso mientras tu compañero está tumbado sobre la espalda.

Cómo hacerlo

Coloca las manos, planas y con las muñecas relajadas, a ambos lados del cuerpo de tu compañero. Empújalo  uavemente con una mano y a continuación repite con la otra en el lado contrario, de forma que generes un sua- ve  ovimiento de vaivén. Ve cambiando la posición de las manos mientras lo haces, para que puedas llegar a mover las  áximas zonas del cuerpo posibles. Los movimientos deben ser suaves y no demasiado rápidos.

Balanceo de la pierna

Coloca las manos, con los dedos hacia arriba y a ambos lados del muslo de tu compañero. Balancea suavemente toda  a pierna, hasta llegar al tobillo, empleando movimientos alternantes de las manos. Repite mientras vas subiendo hasta el muslo de nuevo y termina volviendo a bajar hasta el tobillo, asegurándote de que todas las articulaciones se relajan bajo tus manos.

presion ligera

Balanceo del brazo

Si el brazo de tu compañero está sujeto y apo yado, puedes realizar los movimientos de balanceo. En caso contrario, levántalo y coloca ambas manos alrededor de la parte superior. Sin soltar, balancea hacia abajo, en dirección al codo. Dobla el brazo por el codo y bájalo hasta la superficie para apoyarlo. Después continúa los movimientos hasta la muñeca.

 

Balanceo de la parte delantera del cuerpo

Coloca una mano a la altura del pecho de tu compañero y la otra en la cadera. Comienza los movimientos de balanceo con la mano superior y continúa con la inferior. Sin perturbar el ritmo, ve cambiando gradualmente la posición de las manos, de forma que la superior se mueva hacia la cadera y la inferior, hacia el pecho.

balanceo 1

 

 

 


 

PELLIZQUEO

PRESION         ligera
CONTACTO     yemas de los dedos
El pellizqueo es un movimiento ligero, agradable y estimulante. Se van alternando ambas manos, la acción es entrecortada y el toque, muy ligero. Es muy bueno para trabajar la cabeza y puede sustituirse por los pases neurosedantes al final de una secuencia corporal.

 

 

Cómo hacerlo

Coloca las yemas de los dedos de ambas manos sobre el cuerpo de tu compañero. Separa una mano pellizcando suavemente la superficie de la piel. Repite el movimiento con la otra mano, alternándolas para cubrir toda la zona. Manten un ritmo rápido y ligero.

 

Pellizcar la cabeza

Sitúate de pie detrás de tu compañero. Apoya las yemas de los dedos sobre el cuero cabelludo y separa una de las manos de la cabeza mientras tiras suavemente del pelo. Repite el movimiento con la otra mano, alternando con un ritmo rápido hasta que hayas cubierto toda la cabeza.

 

pellizacar

 

 

Pellizcar las piernas

Sitúate a la altura de las rodillas de tu compañero. Coloca ambas manos sobre el muslo y comienza los movimientos de pellizqueo. Trabaja subiendo y bajando por la pierna, alternando las manos. Termina la secuencia en el tobillo.

 

piernas asdasd

 

Pellizcar la espalda

A un lado de tu compañero, coloca las manos sobre la parte superior de la columna. Pellizca ligeramente con las yemas de los dedos mientras vas descendiendo hasta la zona lumbar, una mano después de la otra. Esto estimula la superficie de la piel y lleva la atención a la bajada por la columna vertebral.

las espalda pellizcar

presion ligera parte uno - Presión ligera - parte uno

Presión ligera – parte uno

MASAJE LIGERA

 

Las técnicas de presión ligera deben ser una introducción suave y tranquilizadora a una secuencia o a un grupo muscular concreto. Pueden utilizarse en cualquier momento para dar confianza o tranquilizar durante el masaje, y son importantes a la hora de cerrarlo. Puedes repetir los movimientos tantas veces como desees.


ROZAMIENTO

Presión ligera
Contacto toda la mano

El rozamiento es un movimiento suave y deslizante que se utiliza a menudo para extender el aceite al comienzo del masaje. Es una presentación al cuerpo de tu compañero. El ritmo fluido relaja el cuerpo del receptor y proporciona a la persona que da el masaje la oportunidad de recoger información a través de las manos. La presión debe ser mayor cuando se avanza hacia el corazón y más suave al volver.

Cómo hacerlo

Frótate un poco de aceite sobre las manos. A continuación, colócalas planas sobre el cuerpo de tu compañero en el punto más cercano a ti. Manteniéndolas juntas, ve siguiendo el contorno de los músculos. Deslízalas hasta donde puedas, y luego sepáralas y acércalas de nuevo hacia ti con suavidad. El movimiento debe mantenerse uniforme, reconfortante y relajante.

Rozamiento sobre la espalda

Sitúate junto a la cabeza de tu compañero. Échate un poco de aceite en las manos y colócalas en la parte superior de la espalda, justo por encima del nivel de los omóplatos. Deslízalas hacia la zona lumbar todo lo que puedas. Mantén el contacto pleno de tus manos con el cuerpo de tu compañero. Separa las manos, reduce la presión y súbelas por las costillas para volver a la posición inicial.

masaje presion ligeira

Rozamiento sobre las piernas

Sitúate junto a los pies de tu compañero. Vierte un poco de aceite en las manos y colócalas sobre el tobillo. Rodea con ellas el contorno de la pierna mientras las deslizas a lo largo de la pantorrilía, sobre la rodilla y la parte trasera del muslo, tan lejos como alcances con comodidad. Separa las manos y bájalas por la pierna hasta la posición inicial. La presión debe reducirse al pasar sobre la rodilla. Evita toda presión sobre venas varicosas.

masaje las piernas

Rozamiento sobre el abdomen

Sitúate a un lado de tu compañero. Échate un poco de aceite en las manos y colócalas planas sobre el abdomen. A continuación dibuja un círculo alrededor del ombligo en el sentido de las agujas del reloj, una mano después de la otra. Mantén la presión relativamente suave.

masaje abdomen

 

 


 

PASES NEUROSEDANTES

PRESIÓN ligera

CONTACTO   puntas de los dedos

 Son una maniobra de cierre para una secuencia de masaje. Estimulan la superficie de la piel y producen una sensación relajante y agradable. Pueden llevar la atención de una zona del cuerpo a otra, y son señal de que una secuencia concreta ha terminado. Se utilizan fundamentalmente en la espalda, los brazos y las piernas.

 Cómo hacerlo

Coloca las puntas de los dedos sobre el cuerpo de tu compañero. A continuación deslízalas sua vemente hacia abajo. Ve alternando ambas manos para que los movimientos resulten agradables y continuos. Sólo una de ellas debe estar en contacto con el cuerpo en cada momento. Afloja la presión y haz que los movimientos vayan siendo gradualmente más lentos a medida que te acercas al final de la secuencia.

 

Pases neurosedantes sobre los brazos

Coloca las puntas de los dedos en la parte superior del brazo de tu compañero. A continuación acaricia suavemente el brazo en toda
su longitud hasta la mano. Emplea un ritmo ligero y fluido, utilizando una mano después de la otra. Puedes repetir el movimiento vanas veces y cerrar tocando suavemente las puntas de los dedos.masaje pases 1

 

Pases neurosedantes sobre los dedos de los pies

Coloca una mano debajo del talón de tu compañero para sostener el pie y la otra sobre el tobillo. Acaricia suavemente con las puntas de los dedos desde el tobillo hasta los dedos del pie. Repite varias veces. Utiliza una presión más firme para evitar la posibilidad de hacer cosquillas.

les pies

 

Pases neurosedantes sobre la espalda

De pie y a un lado de tu compañero, coloca ambas manos en la parte superior de la columna (aquí sí puedes trabajar sobre ella porque la presión es muy ligera) Con movimientos suaves y alternos, barre y acaricia la columna, bajando hasta la zona lumbar.

la espalda

 

CONTINUACCIÓN – MASAJE – PRESION LIGERA PARTE DOS