AS4D56A4D6A4D6A4D - SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE PARA BEBÉS

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE PARA BEBÉS

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE PARA BEBÉS

 

 

Masajear a un bebé es una forma maravillosa de establecer lazos con él. Si recibiste
masajes durante el embarazo, tu bebé reconocerá el suave ritmo de los movimientos.
Si no fue así, el masaje es un gran estímulo para el comienzo de su vida. Puedes
adaptar las técnicas muy fácilmente para ajustarías a la medida de tu bebé.

 

AS4D56A4D6A4D6A4D

 

Los bebes medran con el contacto táctil. El
masaje estimula sus respuestas y aumenta la
conexión natural entre su madre y ellos. Tus

movimientos deben ser suaves y agradables,
con mucho rozamiento y muy poca presión. Si
bien la estimulación suave de los músculos y
las articulaciones es buena para el desarrollo
del bebé, los movimientos tienen que ser in-
tuitivos; la forma de abordar el masaje, flexi-
ble, y no se debe forzar nada, especialmente

si al bebé no le apetece estarse quieto. Sin em-
bargo, al desarrollar una rutina relajante, el
masaje puede ayudar a tranquilizarle. Masajea
sólo cuando tú misma estés tranquila y date
tiempo para crear un entorno favorable. Evita
los masajes cuando el bebé acaba de comer.

 

56AS4D564A6D4A56D4A6D4

Aceites adecuados

La piel de un bebé es extremadamente sen-
sible y debes tener cuidado al elegir el acei-
te. No escojas nada que huela demasiado ni
que sea muy untuoso, ni nada que pueda

producir reacción. Emplea aceites que tengan
un efecto beneficioso e hidratante. El aceite
de girasol mezclado con un poco de aceite de
jojoba es perfecto, o incluso un poco de acei-
te de caléndula. Siempre que puedas, elige
aceites orgánicos. Los aceites esenciales sólo
deben emplearse en mezclas ya preparadas.

 

 

 

VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DE TEJIDOS PROFUNDOS

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DE TEJIDOS PROFUNDOS

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DE TEJIDOS PROFUNDOS

 

Este masaje incorpora técnicas sobre los músculos y el tejido conectivo. Si bien el
aumento de la presión puede resultar satisfactorio, debes tener cuidado cuando lo
apliques. Las técnicas pueden liberar tensiones muy instauradas y corregir problemas
posturales. Las siguientes sugerencias te ofrecen una idea de este masaje.

 

1 presión con el codo sobre la espalda
Aplica aceite sobre su espalda. Sujeta el
cuerpo, inclínate hacia delante y coloca el
codo sobre los músculos del lado opuesto
de la columna. Aplica presión hacia arriba,
subiendo sobre los músculos hasta llegar a
la parte superior de la espalda, y termina el
movimiento sobre el hombro con el ante-
brazo. Evita que el codo forme un ángulo
demasiado agudo para que la presión sea
firme pero no se clave.

5ASD56A56D4A56D4A6D4


2 presión con los dedos sobre los hom-
bros Utiliza una doble presión con los de-
dos para trabajar alrededor del omóplato
de tu compañero. Comienza con una mano
sobre la parte superior del hombro y colo-
ca la otra encima de la primera para au-
mentar la presión. Desliza las manos alre-
dedor del borde del omóplato mientras
presionas para relajar los músculos y esti-
mular la circulación.

56as4d56a4d6sa4d6a54d


 

3 presión con los nudillos sobre los glú-
teos Utiliza las dos manos para trabajar en
zonas musculares y carnosas como los glú-
teos. Cierra el puño y presiona con los nu-
dillos, colocando la otra mano encima de
la primera para aumentar la presión. Apo-
ya todo tu peso y traza circuios, amasa y
presiona sobre los músculos. Ten mucho
cuidado de no ejercer presión sobre zonas
óseas.

56asd4s56a4ds6a4da6d4


 

4 presión con los dedos sobre la espalda
Coloca las yemas de los dedos de ambas
manos sobre los músculos situados a un
lado de la columna. Presiona sobre ellos
mientras haces rodar los dedos sobre las
bandas musculares. Este movimiento debe
ser lento y profundo, evitando presionar
sobre la columna. La maniobra produce un
efecto mayor en los puntos donde el tono
muscular es elevado.

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DE TEJIDOS PROFUNDOS


5 rodado con los pulgares sobre las pier-
nas Sujeta la pierna por el tobillo y coloca
los pulgares justo encima del hueso y a am-
bos lados de los tendones. Haz un rodado
hacia los músculos de la pantorrilla apli-
cando presión con las yemas de los pulga-
res. Repite en varios movimientos aplican-
do una presión firme pero que no resulte
dolorosa. Presiona justo detrás y cerca del
hueso para obtener un resultado óptimo.

56asd56a546sd56a5sd5a


 

6 vibración sobre los antebrazos Localiza
la zona muscular entre los huesos del an-
tebrazo. Coloca las yemas de los dedos so-
bre los músculos, presiona hacia abajo y
vibra sobre ese punto. Esto aumenta la pe-
netración de cualquier presión, por lo que
sólo debe hacerse sobre músculos carno-
sos. Los movimientos duran unos instantes.
Trabaja sobre el antebrazo, y repite luego
las maniobras en el otro lado.

asd4a56d4a56sda4sd


7 presión sobre los músculos con los pul-
gares Coloca los pulgares sobre el muslo,
a unos cinco centímetros de la rótula. Des-
lízalos sobre la cresta de los músculos y, con
la yema, aplica presión hacia la cadera. El
movimiento debe seguir la línea muscular
y terminar al menos cinco centímetros por
debajo de la cadera. Empieza siempre con
una presión suave y comprueba con tu
compañero si le molesta cuando la au-
mentas. Repite en la otra pierna.

56asd456as54da6d4sa65d4

 

 

VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES