la espalda - La espalda

La espalda

El cuerpo de tu hijo es tan fuerte como la espalda que lo soporta. La espalda del recién nacido seguirá
estando redondeada como resultado de su posición en el útero materno. Aun así, desde los primeros días de vida, el niño empezará a estirar los músculos que soportan la columna vertebral, proporcionándole una mayor flexibilidad. A medida que el niño va creciendo, el desarrollo sano de la columna es esencial para el progreso de las habilidades motrices avanzadas. Esto es debido a que la columna es el pilar central de soporte no sólo de la cabeza y el corazón, sino también de los pulmones y órganos digestivos. Es una columna hueca y flexible compuesta por treinta y tres huesos que realiza cuatro curvas simétricas y opuestas para equilibrar y contrarrestar el peso que soporta. Verdadero «árbol de la vida», la columna vertebral aloja el sistema nervioso, y en cada una de sus articulaciones se proyectan y multiplican dos raíces nerviosas que conectan con cada parte viva del organismo. La fortaleza y flexibilidad de la columna es crucial para:

  • la salud del sistema nervioso.
  • la postura y su relación con la gravedad.
  • la flexibilidad del tórax y la capacidad respiratoria.
  • la relajación del abdomen y del tracto digestivo.

Por cierto, es muy importante que el bebé tenga una cama con el suficiente espacio para moverse mientras duerme. La columna vertebral crece principalmiente cuando está dormindo, de manera que es esencial que disponga de una cama con barrotes que eviten caídas.

cómo finalizar - Cómo finalizar el masaje de la espalda

Cómo finalizar el masaje de la espalda

Cuando hayas realizado todos los pases, apoya las manos en el centro de la espalda al igual que hiciste
con el masaje del pecho. Inspira y expira profundamente tres veces con los ojos cerrados y disfruta de la maravillosa sensación de tu hijo completamente relajado bajo tus manos. Una vez más, de lo que se trata es de crear una pauta reconocible para el bebé. Cuanto más regular seas en los puntos de conclusión, más cómodo y seguro se sentirá con la rutina de masaje y mayores serán también los beneficios derivados de ella.

masaje de la espalda - Masaje de la espalda

Masaje de la espalda

La espalda suele ser la parte más relajante del masaje para bebés que intentan repetidamente er-
guir la cabeza y gatear. Te resultará más cómodo si te sientas en un sofá o una silla. Extiende
una toalla sobre las piernas y coloca a tu hijo boca abajo, con la cabecita apoyada en una almohada. Lo
más probable es que, en esta posición, vuelva la cara hacia ti para mirarte.
Veamos la secuencia de técnicas de masaje en esta área del cuerpo.

Pase Descendente 1:

Calienta un poco de aceite entre tus manos y apoya una en las nalgas del bebé, mientras deslizas la otra, con suavidad, a lo largo de toda su espalda, desde la nuca hasta las nalgas. Trabaja los dos lados por igual, desde la parte superior del hombro hasta las nalgas. Si dispones de mi body de masaje, este pase corresponde a las flechas azules en la cara posterior.

Pases Cruzados:

Apoya las manos en la espalda del niño, alternando los pases de lado a lado de la espalda, en direcciones opuestas, adelante y atrás, avanzando hacia las nalgas y luego hasta los hombros. Con este pase, tus manos están perpendiculares a la espalda de tu hijo, con las puntas de
los dedos apuntando hacia el costado más alejado de ti. Trabaja con movimientos lentos y rítmicos. En mi body, este pase corresponde a las flechas verdes en la cara posterior.

Pequeños Círculos con los dedos:

Coloca los dedos índice y corazón de cada mano a cada lado de la columna vertebral del pcqueñín y traza pequeños círculos desde la nuca hasta las nalgas. Puedes alternar las manos, moviéndolas desde un lado de la columna hasta el otro. Tómate tu tiempo y no olvides hablarle suavemente para tranquilizarlo, pues es posible que en esta posición no pueda verte. A medida que vaya creciendo advertirás los cambios en el desarrollo de los músculos de la espalda. En mi body de masaje, este pase corresponde a las flechas color lavanda en la cara posterior.

Pase Descendente 2:

Apoya la mano más próxima a los pies en las nalgas del niño mientras que con la otra avanzas desde la nuca hasta las nalgas a lo largo de toda la espalda. Repítelo varias veces. A continuación, cógele las piernas con una mano y sigue trabajando el pase descendente a lo largo de toda la espalda y las piernas.

Pase del Gato:

Alternando las manos, como si acaricias un gatito, deslízalas muy suavement a lo largo de la espalda, una mano después de la otra.

resumen1 - Resumen de la secuencia de masaje de la espalda

Resumen de la secuencia de masaje de la espalda

1. Pase descendente 1. Apoya una mano en las nalgas y avanza con la otra desde la nuca hasta las nalgas.

2. Pases cruzados en la espalda. Mueve las manos adelante y atrás en direcciones opuestas, recorriendo
la espalda hasta las nalgas y luego hacia arriba hasta los hombros y la nuca. Repítelo varias veces.

3. Pequeños círculos con los dedos. Traza pequeños círculos en toda la espalda con las puntas de los dedos, alternando las manos y deslizándolos desde un lado hasta el otro de la columna vertebral.

4. Pase descendente 2. Apoya una mano en las nalgas, sin moverla, y usa la otra para trabajar la espal-
da desde la nuca. Sujeta las piernas con una mano y repite el pase con la otra, esta vez hasta las pier-
nas y los tobillos para conectar el cuerpo.

5. Pase del gato. Rastrea la espalda con los dedos empezando por la nuca y hacia las nalgas. Cada paso
debe ser más ligero hasta convertirse en el Pase de Pluma comentado en capítulos anteriores.

musculos de la espalda - Los músculos de la espalda sentado y de pie

Los músculos de la espalda sentado y de pie

A los cuatro meses observarás que tu hijo junta los omóplatos cuando lo sostienes en la posición de sentado o de pie, aunque todavía no puede moverse o sentarse y jugar por sí solo. Entre el sexto y noveno mes ya será capaz de hacerlo. Éste el momento en el que el masaje de la espalda es más beneficioso. En el sexto mes, el niño continúa desarrollando sus habilidades para sentarse; Alrededor del séptimo lo hará él solo; y entre el décimo y duodécimo mes se pondrá de pie. La secuencia de aprendizaje para sentarse y estar de pie es fascinante. En los primeros meses, su espalda es muy débil. Alrededor del tercer y cuarto mes se fortalece la parte inferior de la espalda y empieza a incorporarse, aunque a menudo se desplomando, pero empieza a extender los brazos hacia delante y hacia los lados. En esta etapa usa los músculos de la espalda, que se fortalecen para que pueda sentarse. Estar sentado y de pie requiere un equilibrio que sólo se consigue con unos músculos de la espalda fuertes y desarrollados. Cuando ya utiliza estos músculos, el masaje de la espalda es muy relajante, además se ser una de las partes favoritas para el masaje tanto para los bebés como para los niños más mayorcitos.