beneficios del masaje - Beneficios para el bebé

Beneficios para el bebé

Estudios clínicos han evidenciado que un masaje regular supone una ventaja física, emocional e intelectual que se prolonga a lo largo de toda la vida. Las investigaciones sobre los beneficios del masaje infantil se vienen realizando desde la década de 1970. y los resultados han sido tan positivos, que en la actualidad muchas nurserías en centros hospitalarios lo incluyen en sus programas para neonatos, organizando cursillos para los padres sobre masaje para bebés. Un reciente estudio efectuado en la Universidad de Miami ha demostrado que los niños que reciben masajes se muestran más activos y alerta, además de presentar un desarrollo neurológico más rápido que los que no reciben esta atención. El masaje ayuda al bebé a superar la posición fetal con el estiramiento de los músculos y las articulaciones, desarrolla su flexibilidad y fomenta la coordinación de sus movimientos. También ha demostrado ser muy eficaz en el aumento de peso y el desarrollo de la consciencia corporal. El masaje para bebés es especialmente útil en los bebés prematuros. En un reciente estudio realizado por la Dra. Tiflany Field en el Touch Research Institute de la Universidad de Miami, veinte bebés prematuros sometidos a un masaje de quince minutos tres veces al día durante dos semanas aumentaron un 47% más de peso que otros a los que no se practicó masaje alguno. Asimismo, se les dio el alta hospitalaria seis días antes. Esta sencilla intervención ahorró más de diez mil dólares por niño al hospital. Por otro lado, el masaje infantil también puede acelerar la curación. Otro estudio de la Universidad de Miami confirmó resultados positivos derivados del masaje en niños con dermatitis atópica, una condición en la que la piel se irrita, enrojece, infecta e inflama, concluyendo que el masaje con aceite combinado con medicación tópica ordinaria, como en el caso de un 1 % de crema de hidrocortisona, acelera el alivio en el pequeño. En casa, también puedes obtener buenos resultados cuando utilizas el masaje infantil para contribuir a la curación de condiciones comunes tales como el acné del recién nacido y la piel agrietada. Asimismo, el masaje tranquiliza al niño cuando empieza a desarrollar la dentición, indicando al cerebro el momento en que debe liberar hormonas que lo ayuden a soportar mejor el dolor. Y hablando de curación, el masaje del bebé también ayuda a sintonizar con el lenguaje corporal del pequeñín y a interpretar sus estados de ánimo y necesidades. A medida que te vayas familiarizando mejor con la sensación de las caricias en la piel de tu hijo mediante masajes regulares, serás más capaz
de detectar cambios y de descubrir trastornos en un estadio precoz. Muchas de estas señales inexpresadas de incomodidad se prolongan a medida que el bebé va creciendo: una ligera inclinación de la cabeza, una forma especial de tenerlo en brazos cuando está enfermo, triste o disgustado, etc. Aprenderás a ver una infinidad de cosas que tu hijo es incapaz de verbalizar, lo cual resultará muy valioso en los años futuros. El masaje infantil también alivia el estrés. Cuando tocas al bebé, se relaja de inmediato. Cuando lo acaricies y le hables observarás que hace ruiditos «felices». Es un síntoma de bienestar. Un suave masaje y algunas palabras cariñosas y reconfortantes crearán armonía y plenitud, ayudando al niño a sentirse menos irritable, respondiendo a una atención multisensorial suficiente.

 

Beneficios para el bebé

 

 Algunos aspectos beneficiosos derivados del masaje del bebé:

1. Estimula la comunicación y estrecha los vínculos paternofiliales.

2. Relaja el sistema nervioso del niño.

3. Reduce el nerviosismo y la irritabilidad.

4. Mejora y regula la función respiratoria, circulatoria y gastrointestinal.

5. Alivia los efectos dolorosos de la retención de gases y el estreñimiento.

6. Reduce los cólicos.

7. Fomenta un aspecto de salud corporal.

8. Reduce la producción de hormonas del estrés.

9. Reduce el dolor asociado al desarrollo de la dentición.

10. Ayuda al bebé a dormir más y mejor.

11. Mejora el tono muscular y las habilidades motrices.

12. Acelera el aumento de peso.

13. Estimula el sentido del tacto del pequeñin y proporciona un sinfín de fascinantes experiencias sensoriales.

14. Reduce la ansiedad por la separación en los cuidados diarios.

15. Beneficia a los bebés prematuros durante su permanencia en el hospital.

16. Beneficia a los niños con necesidades especiales cuyos transtornos mentales, visuales, de oído o de desarrollo dificultan la interrelación.

17. Estimula el desarrollo cerebral y contribuye al crecimiento mental.

18. Estrecha los vínculos paternofiliales. Aumenta la confianza en los padres.

19. Reduce la depresión post-parto y el nerviosismo, que pueden influir indirectamente en el estado de ánimo del niño.

20.Fomenta la intimidad, comprensión e interrelación de los padres con su hijo.

21. Mejora la comunicación con el bebé.

22. Implica a los padres de una forma íntima.

23. Ayuda a los padres de bebés prematuros y con necesidades especiales que deben permanecer ingresados durante algún tiempo en el hospital a restablecer su relación afectiva con ellos después del parto.

24. Ayuda a los padres en los cuidados diarios del bebé.

25. Proporciona un momento especial y esclusivo para la interacción.

26. Mejora la comprensión paterna de las señales no verbales del niño.

27. Aumenta la capacidad de los padres de tranquilizar a un niño enfermo o nervioso.

28. Mejora el comportamiento de interrelación íntima, sobre todo para las madres jóvenes que tienen dificultades para asumir sus nuevas responsabilidades.

29. Las madres que trabajan pueden restablecer la conexión con su hojo a través del masaje después de una larga jornada laboral.

la importancia del tacto - La importancia del tacto

La importancia del tacto

Innumerables estudios han demostrado que el tacto positivo es crucial para el desarrollo del niño. Para un recién nacido incapaz de comprender el lenguaje, tocar es hablar. Esto es muy importante en una épo- ca en la que los padres están muy ocupados y es probable que dejen al pequeñin durante largos períodos de tiempo a cargo de un cuidador, guardería u otros miembros de la familia para que se ocupen de ellos. Pero no olvides que el contacto físico es fundamental para el desarrollo óptimo de tu hijo. Los padres cuya agenda de trabajo no les permite abrazar, mecer y acariciar al bebé durante horas descubrirán que el ritual del masaje después de las obligaciones profesionales los ayuda a reconectar con él, relajarse y estrechar sus vínculos afectivos. Te animo a que consideres el masaje infantil como una vitamina diaria que «nutre» el cuerpo, la mente y el espíritu del niño, además de fortalecer la unidad familiar. ¿Qué otro don más precioso podrías ofrecerle?

masajesbebes2 - Los Múltiples beneficios del masaje para bebés

Los Múltiples beneficios del masaje para bebés

Realizar un masaje a tu hijo es una de las cosas más positivas y «nutritivas» que puedes hacer por él. Los beneficios son mutuos. En este libro aprenderás todo cuanto debes saber acerca de las mil y una formas maravillosas en las el masaje contribuye al desarrollo físico, cognitivo y emocional del bebé. Ten por seguro que también tú saldrás beneficiado. Sí, ya lo sé, es probable que pases todo el día apresurado y escaso de horas de sueño. Tal vez estés pensando: «Cómo voy a aprender a dar masajes a mi hijo? Voy a tener tiempo?».

¡Buenas noticias! El masaje ayudará a que duerma mejor y más profundamente, lo cual significa asimismo más horas de sueño para ti. Una madre que daba masajes rutinarios a su hija durante cinco o diez minutos antes de acostarla me dijo que ese ritual nocturno «ha contribuido a sentirme mejor conmigo misma y a mejorar mi calidad de vida».
Por otra parte, si eres un nuevo padre, el masaje también contribuirá a reducir tus preocupaciones en relación con tu capacidad para satisfacer las necesidades del niño. A decir verdad, muchas nuevas madres me comentan que se sienten mucho más relajadas después de haber realizado un masaje relajante al bebé. Asimismo, el masaje estrecha los lazos afectivos, algo particularmente importante para los pequeñines que tienen que permanecer algún tiempo en el hospital después del nacimiento, mejorando el vínculo patcenofilial. La rutina de masaje que te enseñaré es segura y adecuada para la mayoría de los bebés, pero no dudes en consultar al pediatra para que dé su consentimiento antes de hacerlo. En algunos casos, el masaje no es aconsejable. La rutina que aprenderás en la segunda parte de este libro es muy simple, aunque eficaz, y se ha transmitido de madres a hijas en India a lo largo de los siglos. Sus cualidades relajantes son incomparables. Seguir la secuencia recomendada te permitirá olvidar el «cómo» (excesivamente difícil para los padres que suelen dormir poco) y fluir con el ritmo. Asimismo, la creación de una rutina de masaje hace que el bebé se sienta más protegido y más seguro en su entorno. Si te preocupa «hacerlo bien», relájate. Las instrucciones paso a paso de este libro convertirán toda la «dureza» del aprendizaje en pura anécdota. He diseñado el libro y el body de masaje para padres sin experiencia en técnicas de masaje. Este método te enseñará a aplicar las manos de una forma más sutil, rítmica y delicada. Aprenderás una rutina de masaje básica pero completa que empieza con las piernas del bebé, continúa sistemáticamente en el vientre y el pecho, y finaliza con la espalda. Durante el proceso, te enseñaré a adaptarla a las necesidades especiales de tu hijo. Cuando te hayas familiarizado con el masaje básico, te explicaré algunos toques especiales que puedes añadir para acelerar la curación en el caso de
que padezca algún trastorno de menor importancia {indigestión o estreñimiento). Es muy probable que tu pequeñin se sienta como pez en el agua. Mienteras se desarrolla en el útero, el movimiento del líquido amniótico y de los órganos internos de la madre le proporcionan una especie de masaje durante los nueve meses de embarazo. Asimismo, las contracciones durante el parto lo somenten a un intenso «masaje» en su periplo a través del canal uterino, indicando a los pulmones el momento en el que el niño debe empezar a respirar por sí mismo. Ésta es una de las razones por las que los niños que han nacido por cesárea son más propensos a desarrollar transtornos respiratorios. Las comadronas y masajistas terapeutas describen el parto como el mejor masaje en la vida de un ser humano. Dado que el niño en el útero está sometido a una constante estimulación externa durante los nueve meses de gestación y del parto propiamente dicho, el masaje del bebé proporciona un extraordinario potencial de relax y sosiego al recién nacido. Es una forma excelente de hacerlo sentir confortable y seguro. Cuando hayas obtenido la autorización del médico, la rutina de masaje deberá ser diaria, por lo menos hasta los seis o nueve meses. A partir de ese momento, puedes reducir su frecuencia a un par de veces por semana. Observa detenidamente cualquier señal que indique una sobreestimulación. Cada bebé es único. Descubre cuántas caricias, masaje, comunicación verbal y otros aportes sensoriales necesita prestando atención a sus respuestas. Fíjate en si trata de eludir el contacto visual, si parece nervioso o muestra algún sintoma de desagrado. En tal caso, interrumpe la rutina y deja que descanse.

los sentidos - Interrelacción a través de los sentidos

Interrelacción a través de los sentidos

La relación entre un padre y su hijo puede ser uno de los vínculos más fuertes y significativos en el ser humano. Todos los bebés y las madres poseen recursos naturales e instintos que fomentan este proceso desde el mismíssimo nacimiento del bebé. Pero cómo se crea exactamente este vínculo? Examinemos el proceso a través de cada uno de los sentidos.

Olfato: El récien nacido es capaz de percibir el olor del pezón de su madre. En efecto, si se le deja en el abdomen de la madre, se moverá lentamente hasta sus senos y empezará a succionar. Cuando la madre está cerca de su hijo, su cuerpo emite oxitocina, una hormona materna, a la que se conece como «reflejo de nutrición», y prolactina, que estimula la producción de leche.

Sonido de la voz: Tu hijo ha aprendido a distinguir tu voz entre un millón desde el séptimo mes de gestación. Algunas investigaciones demuestran que un neonato incluso es capaz de reconocer la diferencia entre el lenguaje de su madre y el de un extraño. Su capacidad para procesar y responder al sonido se desarrolla alrededor del cuarto mes en el seno materno.

Contacto Visual: Un estudio británico realizado en el año 2002 sugiere que los recién nacidos saben, a partir del segundo día de vida, cuando alguien los está mirando. Esto significa que el contacto visual puede ser una respuesta autogenerada en lugar de algo aprendido. Un estudio en Londres concluyó que la función cerebral mejoraba considerablemente en los niños de cuatro meses con el contacto visual con adultos.

Tacto: En los primeros estadios de la vida, tu hijo busca en ti protección y familiaridad. Cuando te aproximas a él, empieza a reconocerte como el cuidador que lo reconforta. Y cuanto más relajado estés, mejor responderá el niño. El masaje es una forma extraordinaria de recrear la experiencia uterina.

 

orígenes del masaje para bebés - Orígenes del masaje para bebés

Orígenes del masaje para bebés

El masaje para bebés no es una moda pasajera. En realidad, es una de las artes más antiguas practicadas en todo el mundo. Los padres en culturas tan diversas como la irlandesa y sudafricana han transmitido sus propias rutinas de masaje de generación en generación. Por su parte, los chinos han utilizado este tipo de masaje desde tiempos remotos. Per Henrik Ling, el científico sueco conocido como el padre del masaje en su país, trajo métodos de masaje de china y divulgó sus descobrimientos en toda Europa con su inusitado entusiasmo. Al mismo tiempo, si no antes, los chinos estaban perfeccionando el masaje para transtornos tales como el cólico, la diarrea e incluso la incontinencia urinaria en la infancia. Aun así, no existe la menor duda de que los padres chinos ya practicaban masajes a sus bebés mucho antes de estos refinamientos «modernos». En India, los niños han recibido masajes durante siglos desde el mismísimo día de su nacimiento. De ello se encargan las mujeres de la familia. La rutina consiste en dos sesiones al día y se coloca al pequeñín entre las piernas estiradas de la madre. Se aplica agua tibia y jabón en piernas, brazos, espalda, y luego, en abdomen, cara y cuello. A diferencia del masaje suave que recomienda este libro, en India la acción es muy enérgica. A continuación, la madre envulver al niño en una sábana y éste duerme durante largas horas. El masaje continúa siendo una rutina habitual cuando los niños ya son mayorcitos. En Nigeria, las madres frotan el cuerpo del bebé con una esponja de lufa empapada en una solución de agua con hierbas. Al acostumbrarlos al masaje desde una tierna edad, los niños comprenden la importancia del tacto y de utilizarlo para mantener la salud de los miembros de la familia. Al compartir con él sensación del tacto, le estás enseñando una técnica que podrá utilizar en el futuro para cuidar de sí mismo y de los demás. En occidente, el masaje para bebés está adquiriendo una creciente popularidad. Muchos balnearios organizan cursos de masaje infantil. Asimismo, innumerables estudios han destacado hasta tal punto la importancia del tacto, que actualmente muchas nurserías en centros hospitalarios incluyen el masaje para bebés en sus programas para neonatos y ofrecen formación en sus técnicas como un aspecto más de sus programas educativos para padres, ayundándolos así a fomentar el bienestar y los vínculos afectivos entre padres e hijos. Los resultados han sido muy positivos. Dado que éste en un libro eminentemente práctico, también tu serás capaz de experimentar personalmente los resultados.

masaje para bebés - Masaje para bebés: toda una ayuda para la familia!

Masaje para bebés: toda una ayuda para la familia!

Me quedaría corta si pretendiera enumerar todos los aspectos positivos derivados del masaje infantil en situaciones específicas y relaciones familiares igualmente específicas. Ya he mencionado que podría ayudar a aliviar el nervosismo característico de los padres primerizos y a desarrollar un profundo vínculo paternofilial. Veamos ahora otras formas en las que también resulta beneficioso:

Desarrolla confianza en una madre joven o una mujer aquejada de depresión posparto. Las madres que se sienten inseguras acerca de su capacidad para ser una buena madre se beneficiarán de un impulso de confianza a partir del aprendizaje de esta sencilla rutina de masaje, la cual asimismo se puede hacer extensible a otra áreas de la maternidad. Lo más destacado del masage infantil es su carácter extremadamente gratificante, pero no requiere más de 15-20 minutos al día.

Ayuda a un padre exhausto a relajar a un niño nervioso o que llora. El masaje alivia a aquellos bebés que experimentan el malestar de los transtornos comunes de la más tierna infancia.. Recuerda que tu hijo no comprende por qué se siente mal y que carece de palabras para expresar sus necesidades. De ahí que llore. El masaje le dice que no está solo. Asimismo, puede proporcionar un alivio eficaz en transtornos como los cólicos. Una de mis clientes me dijo que tras haber realizado el primer masaje a su hijo, que sufría cólicos, se sintió mucho más capaz de tranquilizarlo cuando lloraba. Y no olvides algo muy importante: si el bebé duerme, tu también!

Proporciona a los padres una forma de alimentar físicamente al bebé. El vínculo afectivo que se establece entre el bebé y su madre que lo alimenta puede hacer que el padre se sienta marginado. El masaje le proporciona una forma excelente de participar regularmente en el cuidado activo y la alimentación de su hijo. Los padres que hacen masajes a sus pequeñines llegan a conocerlos de una forma muy especial. El tamaño de las mano no importa. Cualquier padre puede hacerlo y cualquiera puede aprender estas técnicas.

El masaje también estimula el rol de hermano de los hijos mayores. Habida cuenta de la extremada atención que necesita un recién nacido, a menudo los hijos mayores también se sienten desplazados. Participar en el masaje puede solucionar el problema. Se sentirán importantes.

Mejora el estado de ánimo y reduce la ansiedad de los abuelos. Los miembros de la familia de edad avanzada también deberían participar en las sesiones de masaje del bebé. La oportunidad de tocar y ser tocados constituye una terapia excelente para ellos. En un estudio realizado antes, los abuelos que daban masajes a sus nietos mostraban menores síntomas de depresión, un mejor estado de ánimo y menos ansiedad, además de niveles más bajos de hormonas relacionadas con el estrés.

Es esencial para fortalecer los vínculos afectivos entre los padres y los bebés con «necesidades especiales». Si tu hijo tiene necesidades especiales y el médico ha dado su autorización para que realices sesiones de masaje a tu hijo mientras aún está en el hospital, no lo dudes, hazlo. El masaje infantil también puede aliviar en gran medida tu estado de ansiedad relacionada con tu capacidad para hacer frente con éxito a las exigencias de la paternidad de un bebé tan especial. La mayoría de los nuevos padres con los que he trabajado me han comentado que se sentían tensos al tener en brazos a su hijo durante las primeras semanas. Es normal. Poco a poco, a medida que vayas aprendiendo las diferentes formas de interactuar físicamente con él, el nerviosismo irá desapareciendo. El masaje es una de las formas más placenteras de adquirir confianza en la capacidad personal de responder positivamente a las necesidades del pequeño. Más adelante, cuando puedas llevarte al bebé a casa, el masaje seguirá fomentadndo los vínculos de unión, lo cual es especialmente cierto en el caso de niños con transtornos cognitivos, de visión o audición, que a pesar de todo, también responden al tacto, proporcionando a los padres el tipo de comunicación íntima que tanto ansían. Por lo demás, esta respuesta física ofrece a los padres la seguridad de poder disfrutar de una conexión mutua con su hijo.