precalentamiento - Precalentamiento y mejora de la circulación

Precalentamiento y mejora de la circulación

Cuand el bebé cierra los brazos en señal de protección, es muy probable que tenga las manos frías. Veamos cómo puedes calentárselas. En primer lugar úntate un poco de aceite en la palma de la mano, acaríciale el brazo extendiendo el aceite y luego empieza con el pase de Ordeño Indio desde el hombro hasta la muñeca. Cuando llegues a la mano del niño, tómala con las dos manos (una encima y otra debajo) para transmitirle tu calor. Cambia de lado y repite el pase. Si con todo continúa resistiéndose, sujétalo por la muñeca y dale unos ligeros golpecitos para estimular una respuesta natural de «sigue adelante». Una tercera opción si el niño llora consiste en cogerle de las manos y cruzárselas en el pecho, manteniendo esta posición durante unos instantes. Esto puede relajar el cuerpo del bebé, ya que imita una posición semifetal. Como última alternativa, puedes reiniciar los sencillos movimientos de estiramiento que ya he mencionado en los preparativos para el masaje. Sujeta las muñecas del bebé, est+rale los brazos hacia los costados y después crúzalos a la altura de la muñeca. Repítelo cambiando la posición de los brazos. A continuación, desplaza sus brazos hasta la cara, sobre la frente, para completar el estiramiento. Finalmente, sujétale un brazo a la altura de la muñeca y el otro en el tobillo, desplazando el brazo y la pierna en «X» sobre el vientre. Invierte la cruz y estira de nuevo las extremidades. A menudo, este breve movimiento relaja lo suficiente al bebé como para continuar con el masaje de los brazos y las manos.

Ordeño Indio: Al igual que hiciste con las piernas, apoya los dedos de una mano en el brazo, y los dedos de la otra debajo del brazo. Aprieta y suelta suavemente el brazo con el borde interior de cada mano mientras avanzas desde la sección superior del hombro hasta la muñeca. Puedes hacerlo alternando las manos, como si estuvieras trepando por una cuerda, o bien manteniéndolas en la misma posición mientras desciendes por el brazo. Al llegar a la mano, desplaza de nuevo las palmas hasta la sección superior del hombro y repite el pase2-3 veces. Luego cambia de mano. Repítelo varias veces en ambos lados del cuerpo del niño. Esto le precalentará los brazos y eliminará el estrés y la tensión negativa a través de las manos.

Apretar y Girar: Al igual que en el masaje de ordeño, este pase se inicia en la parte superior del hombro y continúa hasta la muñeca. Sujeta el brazo del bebé con las dos manos, apretandoy girando tus manos con suavidad alrededor del brazo. Trabaja con movimientos lentos y delicados, dejando que tus manos te guién con naturalidad. Presiona con la suficiente firmeza como para ejercer una ligera presión, pero no demasiado fuerte como para tirar de la piel. Con el brazo de tu hijo intado de aceite, tus manos deberían deslizarse suavemente por la piel, adelante y atrás, apretando, girando y luego reduciendo ligeramente la presión para poder llegar hasta la muñeca con la misma delicadeza. Repítelo varias veces y sigue hablándole, y más teniendo en cuenta que en esta etapa del masaje su contacto visual será mucho más acusado.

Ordeño Sueco: Este pase empieza en la muñeca y continúa hasta la parte superior del hombro. Su finalidad es mejorar la circulación sanguínea y tonificar los músculo. Inicia la aplicación apoyando las dos manos, una a cada lado del brazo, y aprentado y soltando con suavidad desde la muñeca hasta el hombro. Repite el pase varias veces con una mano sobre la otra o una después de la otra. Acto seguido, coge la muñeca de tu hijo con una mano, mientras con la otra aprietas y sueltas delicadamente la sujeción para estimular la otra cara del brazo desde la muñeca hasta la sección superior del hombro. Repítelo varias veces. Recuerda que no existe una regla inmutable acerca del número de pases que deberías realizar en cada área del cuerpo. Confia en la intuición y sigue adelante mientras el niño se sienta a gusto.

Enrollado: Es un pase muy sencillo que consiste en enrollar el brazo entre tus manos desde el codo hasta el hombro. Si lo deseas, también lo puedes hacer a lo largo de todo el brazo en la dirección opuesta. La ventaja del enrollado reside en la amplia superficie de tacto que proporciona, al tiempo que facilita el contacto visual con el pequeño. Asimismo, es un pase que resulta muy gratificante para los padres, ya que no implica presión. Al realizar este pase, piensa en cómo enrollarías con las manos un pedazo de plastilina para estirarlo. En realidad, incluso podrías realizar este pase a modo de introducción de la progresión del masaje para relajar al bebé y comprobar lo que le gusta y le disgusta en relación con la forma de presionar. Empieza con un enrollado muy ligero, y luego aumenta gradualmente la presión.

Círculos con los pulgares y arrastre con presión: Recuerdas cómo lo hiciste con las piernas, presionando con los pulgares? Pues bien, ahora lo harás en lados opuestos del brazo, lo cual te permitirá detectar los músculos tensos. Coloca una mano a cada lado del brazo del bebé y presiona lenta y uniformemente con los pulgares mientras trabajas desde la parte superior del hombro hasta las manos. El arrastre de los pulgares es excelente para el masade de las mano. Aplica los dos dedos para deslizarlos por las palmas ejerciendo una ligera presión. Primero trabaja toda la palma de la mano trazando círculos, y después realiza un movimiento de arriba abajo. Los círculos con los pulgares estimulan todas las áreas de reflexología en las pequeñitas manos del niño. Finalmente, toma sus manos entre las tuyas como lo hiciste al empezar el masaje.

Pase de pluma: Concluye el masaje de los brazos aflojando tus manos y utilizando las yemas de los dedos para recorrerlos en toda su longitud, con levísimos golpecitos, desde el hombro hasta los dedos, deteniéndote unos segundos en la cadera. La presión es, en realidad, prácticamente imperceptible para el niño, pero su efecto relajante es incomparable. El pase de pluma proporciona una sensación de final a esta parte del masaje. Puedes sujetar la muñeca de tu hijo con una mano y realizar el pase con la otra, o bien soltarle el bracito y hacer el pase alternando las dos manos. Si se resiste al pase de pluma, es posible que le estés haciendo cosquillas. Prueba con un movimiento de arrastre, que da magníficos resultados cuando se realiza después de una secuencia de golpecitos para estimular el cierre de los terminales nerviosos en la superficie de la pierl y canalizar la tensión fuera del cuerpo. Arquea un poco las manos, en forma de garra, y arrástralas con la punta de los dedos con movimientos cortos y solapados, una mano de después de la otra en una acción descendente y continuada. Efectúa el arrastre desde la parte superior del hombro hasta la punta de los dedos, y cuando hayas terminado, toma de nuevo sus manos entre las tuyas a modo de cierre de esta etapa antes de proseguir con el masaje de la cara.

masaje del vientre - Masaje del vientre

Masaje del vientre

Un buen masaje en el vientre y el pecho del bebé no sólo lo tranquilizará, sino que también le proporcionará el alivio necesario en el caso de retención de gases y estreñimiento. Si se muestra irritado o nervioso, unos pocos minutos de masaje en el vientre, incluso sobre la ropa, obran maravillas. Por otra parte, ayudar la niño a sentirse conectado con esta área de su cuerpo desarrolla la confianza y la seguridad en sí mismo. En Oriente, en el budismo y taoísmo, así como también en las artes marciales, el ombligo está considerado como el centro del poder personal. También es el área de la que depende el sentido del equilibrio. Antes de examinar las técnicas, permíteme compartir contigo algunas directrices de seguridad:

  1. Asegúrate de que el cordón umbilical se ha curado completamente antes de hacer un masaje en esta área.
  2. Dado que la finalidad del masaje del vientre es facilitar la circulación de los gases y de los residuos de desecho hacia los intestinos, los pases deberían seguir siempre la dirección natural del colon, es decir, desde el lado derecho del bebé hasta el izquierdo. (Si estás mirando al niño, el pase debería realizarse de izquierda a derecha.)
  3. Aplica siempre un movimiento en el sentido de las manecillas del reloj cuando realices un masaje en el vientre. Hacerlo en la dirección opuesta puede provocar molestias en el delicado sistema intestinal del bebé.

 

Pase Descendente:

– Úntate las mano con un poco de masaje, y alternándolas, desplaza las palmas hacia abajo desde la caja torácica hasta la parte superior de las piernas. Repítelo varias veces. Esto ayuda a «conectar» el torso con las piernas, creando una sensación de plenitud corporal iniciada con el pase de saludo. Este pase es especialmente beneficioso para aliviar el dolor producido pro la retención de gases. Los bebés tragan siempre un poquito de aire al comer, aunque algunos son más propensos que otros a retenerlo, sobre todo los que se alimentan con biberón. Puedes detectar la retención si llora y levanta las piernas. Para relajar el vientre aun más si cabe, levántale las piernas con una mano y continúa el masaje con la otra. En mi body de masaje, este pase corresponde a las flechas de color azul pálido en la parte delantera.Síguelas con las manos para completar el Pase Descendente.

Pase Circular:

– Se realiza alrededor del ombligo en la dirección de las manecillas del reloj y consta de tres etapas. Primero, con el niño mirando hacia ti, desplaza la mano derecha desde justo debajo de la caja torácica (lado iquiero del bebé) hasta la base del vientre con un movimiento vertical. A continuación, con la mano izquierda, describe un ángulo recto («L» invertida) empezando en el área situada debajo de la caja torácica en el lado derecho del niño, continuando hacia el lado izquierdo, con un movimiento horizontal, y por último, de nuevo con la mano derecha, un doble ángulo recto («U» invertida) empezando en la sección inferior del vientre, continuado hacia arriba hasta la caja torácica (lado derecho del bebé), hacia la derecha con un movimiento horizontal (lado izquierdo del niño) y finalmente hacia abajo. Repite varias veces toda la secuencia, alternando la mano derecha y la mano izquierda (como si treparas por una cuerda), y describiendo un círculo ininterrumpido, siempre con una ligera presión. A los pequeñines les encanta! Recuerda que es muy importante realizar este pase sólo en el sentido de las agujas del reloj, ya que éste es el movimiento natural del tracto digestivo y gastrointestinal. Si lo haces al revés, desplazarás los gases en la dirección equivocada, provocando una mayor sensación de dolor en tu hijo. Si dispones de mi body de masaje, el Pase Circular corresponde al círculo amarillo con las manos anaranjadas. Insisto a costa de hacerme pesada: con el niño mirando hacia ti, desplaza las manos en la dirección de las manecillas del reloj, nunca en la contraria. Alterna este pase con el siguiente.

Pases Dactilares:

– Alternando las manos, efectúa pases cortos con los dedos, solapándolos ligeramente. Empieza en el lado derecho del niño y desliza los dedos realizando el mismo movimiento de «U» invertida del Pase Circular y terminando en el lado izquierdo. Estos pases relajantes siguen la dirección del colon y ayudan a expulsar los gases acumulados. Asimismo, alivian el dolor de estómago provocado por la retención de gases, el estreñimiento y los cólicos, que algunos pediatras asocian a la acumulación de gases en el abdomen.

Pase de Pulgar:

– Tal y como su nombre indica, empieza con los pulgares situados justo debajo de la caja torácica del bebé. Desliza los pulgares hacia arriba, a ambos lados del cuerpo, desde el ombligo. Si el niño tiene gases, tal vez le disguste, pero si continúas, lo ayudarás a desplazarlos y expulsarlos más deprisa.

Almohadilla:

– Lo puedes hacer de dos formas, sujetando las piernas del bebé con una mano a la altura de los tobillos, y desplazando la otra de arriba abajo, en un lado del cuerpo, frotando el vientre con el borde de la palma de la mano, como si arrastraras arena hacia ti, y luego cambiando de manos para trabajar el otro lado del cuerpo del niño, o bien con las dos manos a un tiempo, describiendo ligeros semicírculos con el borde de las palmas, en un lado hacia arriba y en el otro hacia abajo (véase ilustración). Es un pase muy eficaz para relajar el vientre.

masajebebe2 - Técnicas de masaje para bebés

Técnicas de masaje para bebés

Si tienes mi body de masaje, sigue las flechas y desliza suavemente las manos por encima. Más adelante,cuando te hayas acostumbrado, haz lo mismo por debajo del body, realizando el masaje directamente la piel de tu hijo. Finalmente, cuando ya te hayas familiarizado con los pases y la dirección en el movimiento de las manos, quítaselo.Ejerce una presión ligera y regular. Con frecuencia los bebés se sienten incómodos si los tocas con excesiva suavidad y les haces cosquillas. Si se pone nervioso transcurridos algunos minutos, pasa a otra área del cuerpo. Recuerda que, en masaje, el «pase perfecto» no existe. Siempre que trabajes con delicadeza y lo acaricies con amor, sus resultados serán maravillosos.

masajebebe2

 

 

dormirbocaabajoarriba - Dormir boca abajo o boca arriba?

Dormir boca abajo o boca arriba?

El ciclo de sueño del bebé está relacionado con su ciclo de alimentación, por lo
menos en las primeras etapas de la vida. Al principio, el sueño es corto y frecuente, pero a medida que va aumentando su interacción con el mundo que lo rodea, también las horas de sueño se alargan. Un masaje regular, o incluso una suave caricia similar al Pase de Pluma del que ya hemos hablado en este libro puede ayudar a los niños que tienen dificultades para conciliar el sueño. Mejor aún, un masaje como parte de la siesta y de la rutina de acostarse contribuye a ajustar lentamente el programa de sueño del pequeñín al de la familia.

En total, los recién nacidos duermen entre doce y veinte horas diarias, y los períodos de sueño se alargan y disminuye su frecuencia a medida que van madurando.
Durante muchísimos años se ha creído que acostar al niño boca abajo era ideal para
su salud general y su seguridad. No obstante, estudios recientes han demostrado
que esta posición puede aumentar el riesgo del síndrome de muerte súbita. Veamos cuál es el protocolo actual en cuanto a la seguridad en el sueño se refiere:
• Coloca a tu hijo de espalda, asegurándote de que el colchón y la cuna reúnen
las condiciones de seguridad vigentes. Se desaconseja el uso de camas de
agua, sofás y colchones blandos.

• Retira de la cuna toda clase de objetos blandos, tales como almohadas, «tranquilizadores», mantitas de borreguito y muñecos de peluche.

• Utiliza un «pelele» a modo de manta. Es lo bastante caliente.

• Si prefieres usar una manta, pon al niño con los pies al pie de la cuna, sujeta los bordes debajo del colchón y tápalo sólo hasta el pecho.

• Periódicamente durante el día, acuesta al bebé boca abajo para fomentar el
fortalecimiento de los músculos de los brazos y el cuello. Otra alternativa consiste en llevarlo en una mochila delantera.

dormirbocaabajoarriba

masajepeeecho - Resumen de la secuencia de masaje del pecho

Resumen de la secuencia de masaje del pecho

Pase de corazón – Con las dos manos juntas en el centro del pecho del bebé.
Pase de mariposa – Cruzando las manos en “X” sobre el pecho, alternando lads manos.

masajepeeecho

masagedelospies - Masaje de los pies

Masaje de los pies

Ahora que ya te has familiarizado con las técnicas de masaje de las piernas de tu hijo, nos centraremos en los pies. A los bebés les suele gustar muchísimo el masaje de los pies, aunque al principio, si les han extraído una muestra de sangre en el talón para su posterior análisis podrían resistirse al tacto en esta área. Dale tiempo. Acabará gustándole.
Tal vez ya hayas preparado al niño para el masaje en los pies con el pase de pulgares examinado en el ca- pítulo anterior. Ahora te enseñaré un estilo de masaje basado en la modalidad curativa conocida como «re- flexología». La reflexología es mucho más terapéutica que un simple masaje en los pies. Presionando con el pulgar y el índice, y utilizando algunas técnicas con las manos a estas áreas de reflejo, puede relajar y revitaüzar todas las partes del cuerpo, aliviar el estrés y fomentar la sensación de bienestar del bebé. Asimismo, puede solucionar múltiples trastornos de la salud, además de su función de «mantenimiento preventivo». Más adelante te explicaré más cosas acerca de cómo utilizar la reflexología y en qué puntos debes ejercer la presión para contribuir a la curación de condiciones específicas. Por ahora, bastará con algunas técnicas básicas para que puedas hacer un masaje en los pies de tu hijo como parte de la rutina general de masaje. Te será más fácil aprender esta secuencia y luego volver atrás y concentrarte en el aprendizaje de la reflexología.

 

masagedelospies

masajepecho222 - A tener en cuenta durante el masaje en el pecho

A tener en cuenta durante el masaje en el pecho

En el pecho convergen los latidos del corazón y el ritmo de la respiración, creando el pulso sinfónico de la vida. Mientras que el área del corazón ha sido considerada desde hace mucho tiempo como el centro del amor, valor e incluso de la nostalgia, los pulmones, en la medicina china, están asociados al dolor emocional. Curiosamente, la profunda ola de aliento que precede a un sentimiento de júbilo, euforia o satisfacción personal es la misma que suele preceder a las lágrimas de tristeza.
En cualquier caso, respirar es sentir, y el propio término «inspirar» significa tanto «inhalar el aire» como «despertar un sentimiento». Por el contrario, respirar poco equivale a sentir poco. ¿Te has fijado alguna vez en que una de las formas en las que nuestro cuerpo afronta un trauma o aliviar la sensación de dolor consiste en contener la respiración? Como residencia emocional del pesar y la nostalgia, aunque las sensaciones del corazón se asocian habitualmente al dolor, en realidad están mucho más relacionadas con la contracción muscular del pecho y la garganta que acompaña al llanto prolongado o reprimido. En consecuencia, facilitar la respiración del niño genera vida y sentimientos. Un pecho y unos hombros abiertos, combinado con un vientre relajado, absorben la máxima cantidad de oxígeno, el verdadero espíritu de la vida.

 

masajepecho222

masajepies2 - El tacto en la reflexología

El tacto en la reflexología

Cuando hagas un masaje a tu hijo, aplica siempre un contacto «sutil», aunque no demasiado leve. Al igual que a la mayoría de los adultos, a los niños les encanta que les froten los pies con una presión bastante firme. A menudo, con un pase muy ligero, el niño aparta instintivamente los pies, tal vez a causa del cosquilleo que produce.
Dado que los pies del bebé son muy pequeñitos, en ocasiones es difícil localizar la posición exacta de las áreas de reflejo. Te recomiendo concentrarte en aquellas que corresponden a los sistemas orgánicos descritos por la reflexología siguiendo el gráfico (véase página siguiente). Pero aun en el caso de que no sepas dónde están exactamente los puntos de reflejo, puedes realizar un masaje eficaz, siempre que frotes los pies con la intención de curar y transmitir paz y amor. Basta con sujetar el pie del niño para influir en su sistema nervioso y relajarlo. En cualquier caso, con un poco de práctica aprenderás a localizar mejor las áreas de reflejo.

masajepes

 

masajepies2

algunos aspectos - Algunos aspectos relacionados con el desarrollo de las piernas

Algunos aspectos relacionados con el desarrollo de las piernas

El desarrollo de las piernas en el feto se inicia alrededor de la cuarta semana de gestación, y en la novena empiezan a fortalecerse. Alrededor de la decimotercera semana, los huesos han completado su crecimiento.


Después del parto, los pies planos, el arqueamiento de las piernas, el contacto de las rodillas y los pies zambos son muy comunes, pero en la mayoría de los casos no hay de que preocuparse. El arco suele ser más visible cuando el niño está sentado en el borde de una silla con los pies colgando o cuando camina de puntillas. Aunque que el arco del pie no esté completamente desarrollado, la mayoría de las veces se trata de un tejido indoloro que no interfiere en el crecimiento físico del pequeño.


En los niños, los pies zambos tienen su origen en el pie, a menudo como consecuencia de la postura que tenían en el útero. En el caso de los niños más mayorcitos, la causa está en el mentón, y en los preescolares, en la cadera. En la mayoría de los casos, se corrige con el crecimiento, enderazamiento de los huesos y tonificación muscular.


Entre el nacimiento y la edad adulta, las piernas de los niños pasan por un período normal de arqueamiento. Esto suele ocurrir antes de los 18 meses, que es cuando aparece un espacio entre las piernas y las rodillas. Al igual que en el pie zambo, se suele corregir sin ningún tratamiento.


A medida que el arqueamiento de las piernas va desapareciendo poco a poco, muchos niños desarrollan «rodillas en contacto» (cuando están de pie con las rodillas juntas, queda un espacio a nivel del tobillo). Esta condición puede prolongarse hasta los cuatro años. También se corrige espontáneamente sin necesidad de recurir a un calzado especial.


Esta información puede ser muy útil para los nuevos padres. Por otro lado, el programa de masaje del bebé contribuye a un crecimiento sano, acelerando la corrección de este tipo de condiciones.

hitos en su desarrollo - Brazos y manos: hitos en su desarrollo

Brazos y manos: hitos en su desarrollo

Tu hijo es único en el sentido más amplio de la palabra. Su aspecto, nivel de actividad, pautas de sueño, etc. varían de los de los otros bebés de la misma edad y sexo. Se necesita tiempo para comprender estos ciclos y pautas y no hay que preocuparse si la secuencia de etapas se demora algunos días o semanas. Recuerda siempre que es un individuo único. Algunos bebés tienen una personalidad más sociable que otros, los hay más arriesgados que otros, etc. El masaje te ofrece un instrumento extraordinario que te permitirá conocer todas estas cosas acerca del temperamento de tu hijo y el proceso de crecimiento. A su vez, tu estado de ansiedad se disipará cuando empieces a observar avances específicos, ya sean de mayor o de menor importancia. Sólo deberías preocuparte con el caso de que tu bebé se demore reiteradamente en varios hitos de su desarrollo en relación con su grupo de edad, en cuyo caso es recomendable consultar con el pediatra, tanto para despejar dudas como para tu propia tranquilidad.