tecnicas e1400085359614 - Cómo, cuándo y por qué

Cómo, cuándo y por qué

Aprender correctamente las técnicas básicas desde el principio nos ayuda a tener confianza en nuestra habilidad para el masaje y nos proporciona algo en lo que practicar. Debes equilibrar las técnicas y los movimientos con otros factores; un masaje basado exclusivamente en la técnica resultaría vacío, clínico. Por eso, cuando practiques las técnicas debes también desarrollar un sentido de saber por qué estás haciendo lo que estás haciendo. Las técnicas son una parte de tu maletín de herramientas. Al principio, probablemente, seguirás fielmente la rutina que te han enseñado. Sin embargo, a medida que vayan creciendo tus conocimientos y tu experiencia, podrás ser más selectivo. No necesitas poner en práctica todas las técnicas cada vez, y gradualmente irás aprendiendo qué técnicas son eficaces en las distintas situaciones. Desarrollar esta capacidad es cuestión de práctica y experiencia. La forma en la que apliques una técnica influirá sobre sus efectos, por lo que debes tener en cuenta el equilibrio que tienes que conseguir cada vez que des un masaje.

como quando e porque

LISTA DE COMPROBACIÓN TÉCNICA

► El masaje debe fluir Asegúrate de que mantienes la postura correcta y de que estás físicamente equilibrado, de forma que puedas aplicar las técnicas de forma ininterrumpida y uniforme.
► Realiza maniobras relajantes antes y después de una técnica concreta para mantener el ritmo.
► Comienza con suavidad y ve aplicando mayor presión a medida que vayas comprobando la respuesta de tu compañero. Alivia después la presión para no parar de forma abrupta.
► Aplica la presión uniformemente sobre los puntos de presión, de forma que la aflojes tan gradualmente como la aplicas.
► Utiliza técnicas apropiadas para la zona que estés trabajando y el problema que estés intentando aliviar.
► Emplea las técnicas apropiadas para los grupos musculares que estés masajeando.
► No masajees sobre la columna vertebral ni sobre áreas óseas del cuerpo.
► Utiliza las técnicas apropiadas para la edad de tu compañero (menos presión y estiramientos menos vigorosos para una persona mayor que para otra de, por ejemplo, veintitantos años).

MassageHome - Técnicas

Técnicas

TÉCNICAS DE MASSAGE

Las técnicas de masaje pueden dividirse de forma amplia en ligeras, medias y profundas, tradicionalmente clasificadas como rozamiento, amasamiento y fricción. Para facilitar la consulta hemos agrupado las diferentes técnicas atendiendo a la cantidad de presión utilizada.

 

Los movimientos más ligeros se utilizan para preparar o cerrar una secuencia; los medios ayudan a relajar la tensión muscular, y los más profundos proporcionan una relajación más concreta. Algunas técnicas se utilizan muy a menudo y otras de vez en cuando. Es conveniente familiarizarse con unas cuantas técnicas antes de empezar las secuencias de masaje sobre el compañero, y no hay mejor forma de hacerlo que probarlas sobre uno mismo.

 

Cómo, cuándo y por qué

¡Las técnicas son algo que todos queremos aprender inmediatamente! Sin embargo, el masaje sólo estimula el cuerpo para que éste se cure a sí mismo, y entender el cuerpo y a tu compañero debe ir primero. De todos modos, las técnicas son esenciales: proporcionan la estructura y la secuencia del masaje.

como quando e porque

Aprender correctamente las técnicas básicas desde el principio nos ayuda a tener confianza en nuestra habilidad para el masaje y nos proporciona algo en lo que practicar. Debes equilibrar las técnicas y los movimientos con otros factores; un masaje basado exclusivamente en la técnica resultaría vacío, clínico. Por eso, cuando practiques las técnicas debes también desarrollar un sentido de saber por qué estás haciendo lo que estás haciendo.

 

Las técnicas son una parte de tu maletín de herramientas. Al principio, probablemente, seguirás fielmente la rutina que te han enseñado. Sin embargo, a medida que vayan creciendo tus conocimientos y tu experiencia, podrás ser más selectivo.

 

No necesitas poner en práctica todas las técnicas cada vez, y gradualmente irás aprendiendo qué técnicas son eficaces en las distintas situaciones. Desarrollar esta capacidad es cuestión de práctica y experiencia. La forma en la que apliques una técnica influirá sobre sus efectos, por lo que debes tener en cuenta el equilibrio que tienes que conseguir cada vez que des un masaje.

 

LISTA DE COMPROBACIÓN TÉCNICA

► El masaje debe fluir Asegúrate de que mantienes la postura correcta y de que estás físicamente equilibrado, de forma que puedas aplicar las técnicas de forma ininterrumpida y uniforme.
► Realiza maniobras relajantes antes y después de una técnica concreta para mantener el ritmo.
► Comienza con suavidad y ve aplicando mayor presión a medida que vayas comprobando la respuesta de tu compañero. Alivia después la presión para no parar de forma abrupta.
► Aplica la presión uniformemente sobre los puntos de presión, de forma que la aflojes tan gradualmente como la aplicas.
► Utiliza técnicas apropiadas para la zona que estés trabajando y el problema que estés intentando aliviar.
► Emplea las técnicas apropiadas para los grupos musculares que estés masajeando.
► No masajees sobre la columna vertebral ni sobre áreas óseas del cuerpo.
► Utiliza las técnicas apropiadas para la edad de tu compañero (menos presión y estiramientos menos vigorosos para una persona mayor que para otra de, por ejemplo, veintitantos años).

introduction - Calentamientos

Calentamientos

Cuando estás dando un masaje es importante que te sientas relajado, flexible y alerta, por lo que te resultará muy útil hacer antes unos cuantos ejercicios para soltarte. Lleva ropa suelta y cómoda, y reserva unos minutos para hacerlos, de forma que te puedas concentrar plenamente en lo que estás haciendo.

Respiratión

Cierra los ojos. Con los hombros relajados, realiza una aspiración por la nariz. Siente cómo baja hasta el abdomen. Al espirar, imagina que estás expulsando todo el estrés y la tensión de tu cuerpo. Repite varias veces hasta que te sientas más suelto y más tranquilo mentalmente.

respiración

Giro de cabeza

Baja la barbilla hacia el pecho y deja colgar la cabeza. A continuación gírala despacio hacia la izquierda dibujando un círculo grande, imaginando que es muy pesada. Cuando llegues de nuevo al pecho, gírala hacia el lado contrario. Siente cómo cada uno de los músculos del cuello se mueve mientras giras. Te ayudará a liberar todas las tensiones.

girocabeza

Inclinación de la cabeza hacia atrás

Con la barbilla de nuevo sobre el pecho, levanta despacio la cabeza y continúa el movimiento hasta que la hayas llevado hacia atrás todo lo posible, sin que te resulte incómodo. Relaja la mandíbula. A continuación levanta la cabeza deincbezspacio y vuelve a llevarla hacia el pecho. Levántala una vez más hasta que que de en posición erguida.

incbez

Inclinación lateral de la cabeza

Inclina la cabeza todo lo que puedas hacia un hombro, da otro estirón extra y a continuación levanta el hombro hasta tocar la oreja. Vuelve la cabeza a la posición central y repite hacia el otro lado.

inclination de la cabeza

Giro de hombros

Para completar la relajación de los hombros, encógelos todo lo que puedas subiéndolos hacia las orejas. Bájalos y gíralos hacia delante dibujando un círculo exagerado, hacia las orejas, hacia atrás y hacia abajo. Repite en dirección contraria. Ahora debes sentir los músculos bien estirados, relajados y mucho más sueltos.

giro de ombros

Incorporación de la espalda

Sin separar los pies del suelo, déjate caer hacia delante manteniendo las rodillas, el cuello y los hombros relajados. Deja que los brazos y la cabeza cuelguen sueltos. A continuación ve incorporándote estirando la columna, empezando por las caderas. Siente cada vértebra durante el movimiento y deja los hombros y la cabeza para el final. Cuando te hayas incorporado completamente, deja que la cabeza encuentre su posición natural de equilibrio.

in  de la espalda

Sacudirse

iHa llegado el momento de sacudirse! En primer lugar, estira los brazos hacia arriba todo lo que puedas, relájalos y sacude uno de ellos primero y luego el otro. Todas las articulaciones deben estar sueltas y bien. Sostente sobre un pie y sacude la otra pierna. A continuación cambia de pie. Concéntrate en liberar toda la rigidez y la tensión de tus articulaciones.

sacudirse

Círculo con las caderas

Con los pies separados a una distancia equivalente a la anchura de los hombros, las rodillas ligeramente flexionadas y las manos sobre las caderas, dibuja lentamente un círculo moviendo las caderas hacia la izquierda. Debe ser un círculo exagerado hasta llegar a la posición inicial. Dibuja luego otro círculo generoso hacia la derecha. Esto te ayudará a aflojar la pelvis y la zona lumbar.

circulo con las caderas

Arruga la cara

Para aflojar los músculos faciales, arruga la cara con todas tus fuerzas. Manten toda la tensión durante unos segundos y relájala de forma súbita, abriendo los ojos y la boca todo lo que puedas y sacando la lengua. Es un ejercicio estupendo para despertar todo tu sistema y hacer que estés más alerta.

arrugar la cara

Estiramiento de los dedos

Para relajar las manos, cierra los puños con fuerza, todo lo que puedas, con los dedos doblados sobre las palmas. A continuación relájalos de forma súbita, enderezando los dedos y separándolos todo lo que puedas. Repite con energía varias veces para ejercitar los músculos y las articulaciones.

estiramento de los dedos

Enfoque interior

Con el cuello y los hombros relajados, los pies separados a una distancia equivalente a la anchura de los hombros y las rodillas ligeramente dobladas, concéntrate en tu interior durante unos minutos. Concéntrate en adquirir una respiración, un cuerpo y una mente relajados. Siente cómo todas las tensiones se hunden en tu cuerpo lentamente y atraviesan las plantas de los pies hacia el suelo. Debes sentirte lleno de energía y relajado.

EL PODER DEL ESTIRAMIENTO

El estiramiento y el calentamiento son importantes para dar energía a tu cuerpo antes de trabajar sobre otra persona. Te ayudan a mantenerte flexible y sintonizado con tu cuerpo, así como a mejorar tu postura y tu facilidad de movimiento. Céntrate en estirar cada músculo, asegurándote de que también te sientes relajado interiormente. Debes estar plenamente concentrado en cada uno de los ejercicios que vayas realizando. Después de estirar, asegúrate de que relajas todos los músculos. Cuanto más a gusto te sientas con tu propio cuerpo, más podrá relajarse tu compañero.

enfoque interior

Continuación: Sensibilidad

estrés - Alivio del estrés

Alivio del estrés

Para conseguir salud y bienestar, el masaje estimula la circulación de la sangre, aumentando el aporte de oxigeno a los tejidos y haciendo descender la tensión arterial, relaja los músculos, y favorece la flexibilidad de las articulaciones.

También estimula el sistema nervioso, tanto para relajarlo como para incrementar la atención. La relajación alivia los efectos del estrés, capaces en el peor de los casos de provocar múltiples trastornos de la salud. De esta forma el masaje puede utilizarse como medida de prevención antes de que aparezca la enfermedad. La estimulación de determinados puntos de presión aumenta la vitalidad de los órganos internos y puede aliviar los síntomas de trastornos comunes. Cuando el cuerpo se siente a gusto, la mente puede relajarse, y es posible que esa desconexión sea algo que hacemos muy rara vez.

El aquí y el ahora del masaje puede conseguir unos efectos notables cuando dejamos atrás las tensones de la vida diaria.

estrés

masaje espalda nombres - Anatomía

Anatomía

Unas nociones básicas de anatomía dan sentido al masaje. El cuerpo funciona como un todo y está trabajando constantemente para mantener el equilibrio interno, un proceso que recibe el nombre de homeostasis.

Es imposible trabajar sobre una parte del cuerpo sin afectar al conjunto.

 

masaje_espalda_nombres

la piel - La piel

La piel

La piel es el mayor de los órganos del cuerpo y nos permite conectarnos con el mundo que nos rodea. Es un órgano excretor, a través del sudor, que también regula la temperatura corporal. Los receptores sensoriales nos proporcionan información inmediata acerca de nuestro entorno exterior.

La piel está formada por dos capas principales. En la base está la dermis (debajo de la cualse encuentra una capa de tejido subcutáneo que proporciona nutrientes), una capa fibrosa con vasos sanguíneos y linfáticos, nervios,folículos pilosos y glándulas sudoríparas y sebáceas. Sobre ella está la epidermis, formada a su vez por cinco capas. La capa basal está constantemente produciendo células que se dividen y que son gradualmente empujadas hacia amba, en dirección a la capa exterior de piel, o capa córnea. Cuando las células de la piel alcanzan la superficie, van muñendo poco a poco, de forma que en el exterior queden células muertas que contienen queratina. una sustancia fibrosa que aporta a la piel su grosor. La piel nos protege contra las bacterias,los microorganismo y las influencias nocivas.
Los diversos receptores se comunican con el sistema nervioso central y son muy sensibles al tacto, la presión, el dolor y los cambios de temperatura.la piel

SNC - El sistema nervioso

El sistema nervioso

El sistema nervioso es nuestro sistema de comunicaciones, tanto en el interior del cuerpo como con lo que nos rodea en el exterior. Esencialmente constituye nuestro medio de interacción con el mundo exterior a través de estímulos que determinan nuestra acción más adecuada.

Los nervios espinales son los que dan servicio al
cuerpo, mientras que los de la cabeza se conocen como nervios craneales. Los estímulos recorren el cuerpo por los receptores sensoriales de la piel, los tejidos blandos y los
músculos. La información se transporta a lo largo de los canales sensoriales y hasta el cerebro por la medula espinal, mientras que los impulsos del cerebro viajan de vuelta por los
nervios motores, lo que nos permite emprender la acción adecuada.
El sistema nervioso autónomo constituye un sistema completo en sí mismo. Está relacionado con los procesos internos del cuerpo y se subdivide en dos ramas el sistema nervioso simpático, responsable de acelerar las respuestas y de aumentar el ritmo cariaco y la respiración, y el sistema nervioso parasimpatico.,que ralentiza el cuerpo para que puedan llevarse a cabo los procesos reparadores como la digestión y el descanso.  El cuerpo esta constantemente trabajando para mantener un equilibrio saludable entre ambos sistemas.

El masaje y el sistema nervioso

El masaje estimula el sistema nervioso central a través de los nervios periféricos de la piel. Esto, a su vez, estimula el sistema nervioso autónomo. Cuando se produce una sobreestimulación de un sistema concreto, los afectos terapéuticos del masaje ayudan a recuperar el equilibrio interno, lo que permite al cuerpo descansar y que tengan lugar los procesos regenerativos.

SNC

1 - Dar y recibir

Dar y recibir

Dar un masaje es algo realmente especial. Es una actividad en la que inviertes tiempo y energía para otra persona, sin pedir nada a cambio. En ese momento centras completamente tu atención en lo que estás haciendo, y en algunas ocasiones eso puede significar comunicación sin palabras Si bien debes atender tus propias necesidades en lo que se refiere a la energía, la postura, la comodidad y a tus capacidades y recursos, tu atención debe centrarse fundamentalmente en dar a tu compañera y en estar receptivo a sus necesidades y respuestas.

Dependiendo de su respuesta a tus movimientos, quizá debas ajustar tu técnica para que el masaje sea una experiencia fluida y dinámica.

Pero no vas a conseguir gran cosa si tu compañero no está abierto para recibir.

Debes animarle a que afloje los musculos tensos y  no se aferre a la tensión. Su tarea consiste en centrarse en su cuerpo y en las maniobras del masaje, y dejarte que hagas algo por él, sin sentirse en la obligación de dar nada a cambio …,  lo que no resulta tan fácil como parece.

Pide a tu compañero que te comunique lo que siente durante todo el masaje y después de éste, de una forma constructiva y no critica, recordando que se trata de una experiencia de aprendizaje para ambos.

Cuando los dos participantes están centrados en proceso que se está llevando a cabo, la magia
de dar y recibir puede apreciarse plenamente.

 


1

masaje para que sirven - Establecer el entorno

Establecer el entorno

Necesitarás una camilla de masaje o suficiente espacio en el suelo, luces que puedan atenuarse, una habitación templada (el cuerpo se enfría con mucha rapidez), calma y tranquilidad, sin interrupciones, y a ser posible algo de música de fondo. Una fricción de cinco minutos en el hombro requiere menos espacio que un masaje de todo
el cuerpo y puede realizarse prácticamente en cualquier sitio, pero
de todas formas no está de más dedicarte un poco de atención.

Comienza por crear un entorno sedante que
os haga sentiros a ambos cómodos y relajados. Las velas y los aceites en un difusor pueden mejorar el ambiente para los amigos y familiares, pero para una persona menos cercana, una atmósfera limpia y despejada puede ser más adecuada.

Es importante dedicarle tiempo suficiente; asegúrate de que ambos contáis con mucho, tiempo no solo para el masaje sino también
para antes y después. Acordar una duración con anterioridad significa que podéis liberaros y aseguraros de que el tiempo del masaje es todo vuestro.

 

masaje-para-que-sirven

transferir - Aceites y recetas

Aceites y recetas

Para dar un masaje con aceite deberás tener éste preparado con antelación. Su misión es la de ayudar a que las manos se deslicen sobre ta piel sin resbalarse ni pegarse. Los aceites utilizados en los masajes suelen ser vegetales, de frutos secos o de semillas. Los mejores son los orgánicos prensados en frío.

Mezclas Corporales

Ligera:

Almendra: 7 ml; semilla de uva: 3 ml

UNTUOSA:

Almendra 6 ml; aguacate: 4 ml                                                                                         Girasol: 7 ml; macadamia: 3 ml

Normal:

Girsasol: 6 ml; albaricoque: 2 ml; jojoba: 2 ml

Mezclas Faciales

Sensible:

Girasol: 4 ml; jojoba: 1 ml

Untuosa:

Aguacate: 4 ml; macadamia: 1 ml

Normal:

Girasol: 3 ml; rosa mosqueta: 1 ml; albaricoque: 1 ml

El masaje proporciona también una oportunidad para nutrir e hidratar la piel. La mayoría de los aceites tienen una caducidad de uno o dos años, y cuando no se estén utilizando deben almacenarse en un lugar fresco y oscuro para minimizar la oxidación. Regularmente se introducen aceites nuevos y exóticos.

La mejor política es familiarizarte al principio con unos pocos (como los que te ofrecemos en la página siguiente) y luego ir experimentando con otros a medida que vayas adquiriendo práctica.

 

transferir