contraindicaciones - Contraindicaciones

Contraindicaciones

Sólo debes dar masaje si te sientes cómodo y lleno de energia, y si tu compañero goza de buena salud. Los siguientes factores físicos, o contraindicaciones, pueden desaconsejar el masaje.

Ante cualquier duda, consulta siempre con el medico.
No des un masaje si tu compañero padece:
► Una infección
► Fiebre
► Problemas cardíacos
► Tensión arterial elevada
► Un cáncer no tratado

No masajees sobre:
► Venas varicosas
► Una inflamación o un bulto no diagnosticados
► Problemas cutáneos
► Cortes
► Una erupción

Ten cuidado si tu compañero o compañera:
► Tiene asma, ten siempre su medicación a mano
► Está embarazada, la presión debe ser
mucho más ligera y debes evitar el ab-
domen durante tos primeros cuatro meses
No masajees si tú:
► Estás cansado
► Tines una infección
► Te sientes inseguro de lo que estás haciendo

contraindicaciones

introduction - Leer el cuerpo

Leer el cuerpo

Cuantos más masajes des, más irás percibiendo y entendiendo de tu compañero. El cuerpo da pistas acerca de lo que necesita, y tú irás adquiriendo confianza a medida que vayas aprendiendo qué zonas requieren atención. Puedes empezar dándote cuenta de la forma en la que tu compañero se mueve y está de pie.

¿Percibes algún patrón o notas alguna tensión? ¿Hay algo que dé la impresión de estar incómodo o en mala postura? Aquí no se debe juzgar, sino sólo observar, lo que gradualmente irá dibujando una mejor imagen de cómo puedes ayudar Sin duda tu compañero te señalará las zonas de tensión, que suelen ser el cuello, los hombros y la zona lumbar Y una vez que hayas empezado a dar masajes, tus manos irán percibiendo más información. Sin embargo, cuando tu compañero está tumbado justo antes de empezar el masaje, puedes conocer muchas cosas acerca de él He aquí unos cuantos indicadores básicos con los que empezar.

1 Cuello: ¿Gira la cabeza con facilidad hacia un lado? En caso contrario, nos estaría señalando que existe rigidez.
2 Hombros: ¿Están relajados y bastante planos? Si no es así, también están indicando rigidez.
3 Parte superior de la espalda: ¿Tiene un aspecto relajado y relativamente plano, o sobresalen los omóplatos? Esto podría significar que debes tratar esta zona para que los hombros puedan relajarse.
4 Zona lumbar: ¿Está muy arqueada? Eso podría estar provocando tensión en la zona lumbar, por lo que puede ser un área que debas relajar
5 Caderas: ¿Están niveladas? Si no es así, puede indicar un problema en la zona lumbar o en las caderas. Esta zona podría beneficiarse con una relajación.
6 Manos: ¿Están las manos cerradas o en puño? Puede ser una zona en la que debas centrarte y una señal de que tu compañero no está relajado. Si las articulaciones están muy sensibles, masajea por encima y a su alrededor, y no sobre ellas.
7 Piernas: ¿Aparecen venas varicosas? Nos indicarían problemas circulatorios. No debes masajear sobre estas venas
8 Piel: ¿Está suave o áspera? ¿Aparecen zonas secas? Eso puede indicar una falta de hidratación y la necesidad de elegir un aceite de masaje nutritivo.
9 Tobillos: ¿Están hinchados? Eso podría significar trastornos circulatorios o una linfa perezosa. Trabaja sobre las zonas inflamadas, pero no sobre ellas, para facilitar el drenaje
10 Pies: ¿Existe alguna rojez? ¿Observas algún tras torno de los pies? ¿Podría deberse al uso de calzado ajustado? Los dedos apretados se benefician enormemente del masaje, pero ten cuidado si observas síntomas de infección.

leer el cuerpo

masaje - Beneficios y estilos

Beneficios y estilos

Un conocimiento básico del cuerpo nos ayuda a comprender los beneficios terapéuticos del tacto. Desarrollar y pulir tus habilidades requerirá disciplina y practica. Si sigues todos los capítulos, obtendrás una idea general del tema y, con la práctica y las respuestas que vayas recibiendo, podrás dar un masaje relajante a tus familiares y amigos. Solo un masajista cualificado puede dar un masaje cuando existen problemas médicos Si tienes alguna duda, busca siempre consejo medico.

En este libro se incluyen vários estilos demasaje diferentes en cualquiera de ellos teñemos un cuerpo que está siendo tratado y dos manos que hacen el tratamiento; ése es el motivo de que las técnicas de los diversos estilos se hayan agrupado de forma flexible,dado que la diferencia fundamental esta en la forma de abordarlos.
Dominar las técnicas lleva tiempo, y lo mejor es practicarlas primero en uno mismo.
Considera que aumentar tu flexibilidad, tu relajación mental y tu sensibilidad es una provechosa inversión de tu tiempo. Toda la pre-paración que realices resultará rentable cuando el proceso se convierta en una interaccióndinámica con tu compañero. Si sólo disponesde unos pocos minutos, prueba las soluciones rápidas de cada capítulo o el auto masaje cuando estés solo.

 

masaje

cabeza - Postura

Postura

La postura es vital cuando se está dando un masaje, en especial cuando se hace con regularidad. La tentación natural, sobre todo al principio, es concentrarse en realizar bien los movimientos, y al hacerlo se compromete la postura propia.
Recuerda que el masaje debe ser beneficioso para ambas partes.

Es importante utilizar el peso del cuerpo y asegurarse de que, si bien el masaje se realiza con las manos, los movimientos no procedan
sólo de los hombros. A continuación explicamos las tres posturas principales para el masaje.

Cuando se trabaja sobre una camilla:

Asegúrate de que tienes los dos pies bien plantados sobre el suelo y separados a una distancia equivalente a la anchura de los hom-
bros. Pueden estar paralelos o uno delante del otro. Manten la columna vertebral tan recta como puedas y dobla ligeramente las rodillas para que el movimiento proceda de las caderas. Cuando te inclines hacia delante, todo tu cuerpo debe moverse sin que se produzca tensión en el cuello. Apoya el peso sobre las manos al aplicar presión y manten los hombros relajados.

camilla

Cuando se trabaja sobre el suelo:

Asegúrate de estar equilibrado, manteniendo las rodillas, los tobillos y las caderas flexibles (es bueno poner un acolchado sobre el suelo). La columna debe estar recta. Para aplicar presión, inclínate hacia delante de manera que el peso vaya desde las caderas, la columna y los hombros hasta las manos, manteniendo los hombros
relajados. Aplica la presión uniformemente sin estirarte demasiado, de forma que puedas recuperar la posición original.

suelo

Para trabajar la cabeza:

Colócate de pie detrás de tu compañero, con los pies separados a una distancia equivalente a la anchura de los hombros y los hombros
relajados. El movimiento debe ir desde el suelo hasta los hombros y siguiendo los brazos y las manos. Asegúrate de que no encorvas la espalda ni te inclinas hacia tu compañero.
Para aplicar presión, mueve un pie hacia atrás,
inclínate hacia delante doblando las caderas y utiliza el peso de tu cuerpo.

cabeza

 

 

 

introduction - Calentamientos

Calentamientos

Cuando estás dando un masaje es importante que te sientas relajado, flexible y alerta, por lo que te resultará muy útil hacer antes unos cuantos ejercicios para soltarte. Lleva ropa suelta y cómoda, y reserva unos minutos para hacerlos, de forma que te puedas concentrar plenamente en lo que estás haciendo.

Respiratión

Cierra los ojos. Con los hombros relajados, realiza una aspiración por la nariz. Siente cómo baja hasta el abdomen. Al espirar, imagina que estás expulsando todo el estrés y la tensión de tu cuerpo. Repite varias veces hasta que te sientas más suelto y más tranquilo mentalmente.

respiración

Giro de cabeza

Baja la barbilla hacia el pecho y deja colgar la cabeza. A continuación gírala despacio hacia la izquierda dibujando un círculo grande, imaginando que es muy pesada. Cuando llegues de nuevo al pecho, gírala hacia el lado contrario. Siente cómo cada uno de los músculos del cuello se mueve mientras giras. Te ayudará a liberar todas las tensiones.

girocabeza

Inclinación de la cabeza hacia atrás

Con la barbilla de nuevo sobre el pecho, levanta despacio la cabeza y continúa el movimiento hasta que la hayas llevado hacia atrás todo lo posible, sin que te resulte incómodo. Relaja la mandíbula. A continuación levanta la cabeza deincbezspacio y vuelve a llevarla hacia el pecho. Levántala una vez más hasta que que de en posición erguida.

incbez

Inclinación lateral de la cabeza

Inclina la cabeza todo lo que puedas hacia un hombro, da otro estirón extra y a continuación levanta el hombro hasta tocar la oreja. Vuelve la cabeza a la posición central y repite hacia el otro lado.

inclination de la cabeza

Giro de hombros

Para completar la relajación de los hombros, encógelos todo lo que puedas subiéndolos hacia las orejas. Bájalos y gíralos hacia delante dibujando un círculo exagerado, hacia las orejas, hacia atrás y hacia abajo. Repite en dirección contraria. Ahora debes sentir los músculos bien estirados, relajados y mucho más sueltos.

giro de ombros

Incorporación de la espalda

Sin separar los pies del suelo, déjate caer hacia delante manteniendo las rodillas, el cuello y los hombros relajados. Deja que los brazos y la cabeza cuelguen sueltos. A continuación ve incorporándote estirando la columna, empezando por las caderas. Siente cada vértebra durante el movimiento y deja los hombros y la cabeza para el final. Cuando te hayas incorporado completamente, deja que la cabeza encuentre su posición natural de equilibrio.

in  de la espalda

Sacudirse

iHa llegado el momento de sacudirse! En primer lugar, estira los brazos hacia arriba todo lo que puedas, relájalos y sacude uno de ellos primero y luego el otro. Todas las articulaciones deben estar sueltas y bien. Sostente sobre un pie y sacude la otra pierna. A continuación cambia de pie. Concéntrate en liberar toda la rigidez y la tensión de tus articulaciones.

sacudirse

Círculo con las caderas

Con los pies separados a una distancia equivalente a la anchura de los hombros, las rodillas ligeramente flexionadas y las manos sobre las caderas, dibuja lentamente un círculo moviendo las caderas hacia la izquierda. Debe ser un círculo exagerado hasta llegar a la posición inicial. Dibuja luego otro círculo generoso hacia la derecha. Esto te ayudará a aflojar la pelvis y la zona lumbar.

circulo con las caderas

Arruga la cara

Para aflojar los músculos faciales, arruga la cara con todas tus fuerzas. Manten toda la tensión durante unos segundos y relájala de forma súbita, abriendo los ojos y la boca todo lo que puedas y sacando la lengua. Es un ejercicio estupendo para despertar todo tu sistema y hacer que estés más alerta.

arrugar la cara

Estiramiento de los dedos

Para relajar las manos, cierra los puños con fuerza, todo lo que puedas, con los dedos doblados sobre las palmas. A continuación relájalos de forma súbita, enderezando los dedos y separándolos todo lo que puedas. Repite con energía varias veces para ejercitar los músculos y las articulaciones.

estiramento de los dedos

Enfoque interior

Con el cuello y los hombros relajados, los pies separados a una distancia equivalente a la anchura de los hombros y las rodillas ligeramente dobladas, concéntrate en tu interior durante unos minutos. Concéntrate en adquirir una respiración, un cuerpo y una mente relajados. Siente cómo todas las tensiones se hunden en tu cuerpo lentamente y atraviesan las plantas de los pies hacia el suelo. Debes sentirte lleno de energía y relajado.

EL PODER DEL ESTIRAMIENTO

El estiramiento y el calentamiento son importantes para dar energía a tu cuerpo antes de trabajar sobre otra persona. Te ayudan a mantenerte flexible y sintonizado con tu cuerpo, así como a mejorar tu postura y tu facilidad de movimiento. Céntrate en estirar cada músculo, asegurándote de que también te sientes relajado interiormente. Debes estar plenamente concentrado en cada uno de los ejercicios que vayas realizando. Después de estirar, asegúrate de que relajas todos los músculos. Cuanto más a gusto te sientas con tu propio cuerpo, más podrá relajarse tu compañero.

enfoque interior

Continuación: Sensibilidad

masaje espalda nombres - Anatomía

Anatomía

Unas nociones básicas de anatomía dan sentido al masaje. El cuerpo funciona como un todo y está trabajando constantemente para mantener el equilibrio interno, un proceso que recibe el nombre de homeostasis.

Es imposible trabajar sobre una parte del cuerpo sin afectar al conjunto.

 

masaje_espalda_nombres

masaje - Qué es masaje?

Qué es masaje?

El masaje consiste básicamente en tocarnos, y eso es algo que hacemos cada día.
Sin embargo, si bien este libro te permitirá explorar el masaje y descubrir tus propios talentos para él, por favor, no vayas directamente al capitulo de las técnicas. La comprensión, la preparación y la práctica son igual de importantes.

Las técnicas son útiles para dar estructura a un masaje, pero también lo son el desarrollo de la empatia y la calidad de tu forma de tocar.
Debemos encontrar el equilibrio entre todas ellas.
Cuando domines la técnica básica y hayas desarrollado suficiente confianza en ti mismo, puedes empezar a adaptar tu masaje a las distintas situaciones e incluso utilizarlo para aliviar trastornos comunes de la vida diaria.

masaje

masaje para que sirven - Establecer el entorno

Establecer el entorno

Necesitarás una camilla de masaje o suficiente espacio en el suelo, luces que puedan atenuarse, una habitación templada (el cuerpo se enfría con mucha rapidez), calma y tranquilidad, sin interrupciones, y a ser posible algo de música de fondo. Una fricción de cinco minutos en el hombro requiere menos espacio que un masaje de todo
el cuerpo y puede realizarse prácticamente en cualquier sitio, pero
de todas formas no está de más dedicarte un poco de atención.

Comienza por crear un entorno sedante que
os haga sentiros a ambos cómodos y relajados. Las velas y los aceites en un difusor pueden mejorar el ambiente para los amigos y familiares, pero para una persona menos cercana, una atmósfera limpia y despejada puede ser más adecuada.

Es importante dedicarle tiempo suficiente; asegúrate de que ambos contáis con mucho, tiempo no solo para el masaje sino también
para antes y después. Acordar una duración con anterioridad significa que podéis liberaros y aseguraros de que el tiempo del masaje es todo vuestro.

 

masaje-para-que-sirven

masaje oriental relajante - Masaje Oriental

Masaje Oriental

En China existen hallazgos arqueológicos que confirman que ya se practicaba el masaje hace más de tres mil años. El Tratado de medicina interna del Emperador Amarillo, el primer texto médico  y el general, recopilado en algún momento entre el  aC., perfila el tratamiento utilizando hierbas, acunpuntura y masaje. TuiNa, que significa empujar y agarrar, surgiró del masaje popular anmo, todavia en uso hoy en dia. Sus raices se remontam a la dinastia Shang (que comenzó hacia el año 1700 aC.) y emergió entre el 1368 y el 1644.

En el sigilo vi dC. se introdujo en Japón, desde China y a través del budismo, una antigua forma de masaje conocida como anma.  A principíos del siglo xix dominó la medicina occidental, pero un siglo más tarde surgiró el shiatsu, que en la actualidad goza de reconocimiento oficial en este país.

En la Índia encontramos textos sánscritos fechados alrededor del año 1500 aC., que conforman la base de la medicina ayurvédica que hacen referencia al masaje, a los aceites y as hierbas. El masaje índio de cabeza, o champissage (champi significa champú), ha formado parte del aseo familiar desde hace mil años y se utiliza para tener el pelo sano. En jeroglíficos encontrados en tumbas egipicias, y que datan de alrededor del año 2300 aC., aparecen representadas personas frotando manos y pies con sus manos.

 

masaje_oriental_relajante

articulacion1 - Huesos y articulaciones

Huesos y articulaciones

La estructura subyacente del cuerpo es el esqueleto, que da al cuerpo su forma.  Comprende el esqueleto axial (formado por el cráneo, las costillas y la columna vertebral) y el esqueleto apendicular (formado por dos cinturas: la escapular. en los hombros, y la pélvica. en las caderas!

Los huesos están hechos de tejido vivo, capaz de regenerarse. En cada extremo de los huesos encontramos una funda protectora de cartílago, y en la parte central están las células productoras de médula ósea.

Cada hueso recibe aporte sanguíneo a través de su recubrimiento de tejido fibroso. Los huesos protegen nuestros órganos vitales y, junto con los músculos, nos permiten movernos.

Los huesos del cuerpo

El cuerpo tiene doscientes seis huesos, que pueden ser largos,cortos,planos,irregulares o sesamoideos (formados en un tedón). La columna vertebral, por ejemplo, consta de treinta y tres vértebras:

► siete cervicales
► doce torácias
► cinco lumbares
► cinco sacras
► cuatro coccígeas

 

articulacion1

 

articulacion2