articulacion1 - Huesos y articulaciones

Huesos y articulaciones

La estructura subyacente del cuerpo es el esqueleto, que da al cuerpo su forma.  Comprende el esqueleto axial (formado por el cráneo, las costillas y la columna vertebral) y el esqueleto apendicular (formado por dos cinturas: la escapular. en los hombros, y la pélvica. en las caderas!

Los huesos están hechos de tejido vivo, capaz de regenerarse. En cada extremo de los huesos encontramos una funda protectora de cartílago, y en la parte central están las células productoras de médula ósea.

Cada hueso recibe aporte sanguíneo a través de su recubrimiento de tejido fibroso. Los huesos protegen nuestros órganos vitales y, junto con los músculos, nos permiten movernos.

Los huesos del cuerpo

El cuerpo tiene doscientes seis huesos, que pueden ser largos,cortos,planos,irregulares o sesamoideos (formados en un tedón). La columna vertebral, por ejemplo, consta de treinta y tres vértebras:

► siete cervicales
► doce torácias
► cinco lumbares
► cinco sacras
► cuatro coccígeas

 

articulacion1

 

articulacion2

musculos - Músculos

Músculos

Los músculos esqueléticos son los que dan al cuerpo su forma y permiten el movimiento. Cada músculo está formado por haces de fibras reunidas en una funda protectora. Cuando un músculo se contrae en respuesta a una señal del cerebro, las fibras se deslizan unas sobre otras acortando el músculo.

Los músculos están unidos al esqueleto mediante tos tendones de sus extremos, que ayudan a flenonar o estirar la articulación.

Estos puntos de umón se conocen como ongen, el hueso que el músculo no mueve, e inserción, el hueso que si mueve. Los músculos trabajan en pares o grupos, relajándose y contrayén dose alternativamente para producir movimento.
Los músculos esqueléticos están bajo nuestro control consciente y se denominan músculos voluntarios. Los músculos involuntarios o lisos, que no están sometidos a nuestro control consciente, incluyen el corazón y los diversos órganos de la digestión.

Para poder funcionar de forma correcta, los músculos precisan grandes cantidades de nutrientes.
La sangre les aporta glucosa y oxigeno, y a continuación retira tos productos de desecho del esfuerzo en forma de ácido láctico y urea.
Cuando tos músculos no se relajan lo suficiente después del trabajo, pueden acumularse los productos de desecho, to que ralentiza la circulación de la sangre y la entrada de nutrientes.
Esto, a su vez, provoca rigidez y un incremento del tono en reposo. Con el tiempo puede dar lugar a la formación de tejido fibrótico lo uqe habitualmente se conoce como nudos o contracturas, duro y tenso al tacto, y que restringe la amplitud normal del movimiento.

El masaje y los musculos:

El masaje favorece a los músculos porque estimula los procesos corporales normales.
Los productos de desecho como el ácido láctico son liberados de las fibras musculares, lo que permite a los músculos moverse con más libertad.
En combinación con los beneficios de la relajación muscular, los incrementos del tono muscular vuelven a un nivel óptimo.

musculos

masaje - Qué es masaje?

Qué es masaje?

El masaje consiste básicamente en tocarnos, y eso es algo que hacemos cada día.
Sin embargo, si bien este libro te permitirá explorar el masaje y descubrir tus propios talentos para él, por favor, no vayas directamente al capitulo de las técnicas. La comprensión, la preparación y la práctica son igual de importantes.

Las técnicas son útiles para dar estructura a un masaje, pero también lo son el desarrollo de la empatia y la calidad de tu forma de tocar.
Debemos encontrar el equilibrio entre todas ellas.
Cuando domines la técnica básica y hayas desarrollado suficiente confianza en ti mismo, puedes empezar a adaptar tu masaje a las distintas situaciones e incluso utilizarlo para aliviar trastornos comunes de la vida diaria.

masaje

introduction - Sensibilidad

Sensibilidad

Cuando aprendes a dar masajes, puedes dar un buen uso a tu sensibilidad. Tus manos —el principal punto de contacto entre tu compañero y tú— no son sólo las herramientas que aplican las técnicas de masaje, sino que también son un medio de comunicación entre ambos.

Las palmas de las manos son especialmente importantes, y quizá debas trabajar la relajación de las manos y los dedos, en especial cuando estés probando técnicas nuevas. Antes de empezar un masaje es conveniente que sensibilices tus manos, pues eso asegura que tu atención fluya en la dirección correcta. Prueba para ello los siguientes ejercicios.

Siente tu respiración

Colócate de pie, relajado, con los brazos colgando a ambos lados del cuerpo y los pies firmemente plantados sobre el suelo a una distancia equivalente a la anchura de los hombros. Haz una inspiración profunda y relajada, e imagina que estás aspirando a través de las plantas de los pies. Siente cómo el aliento va recorriendo el centro de tu cuerpo hasta los hombros. Al exhalar, siente cómo la respiración te baja por los brazos y las manos.

sensibilidad

Energizar las manos

Cuando respires hacia las manos (véase página anterior), levanta los antebrazos hasta la altura de los codos y con las palmas de las manos hacia arriba. Sentirás cómo las manos se llenan de energía y puede que incluso percibas un cosquilleo en las palmas. Repite el ejercicio unas cuantas veces. Si al principio no sientes mucho, no te preocupes; todas estas cosas requieren un poco de práctica.

energizar las manos

Continuación: Leer el Cuerpo

conexion - Sentir

Sentir

Antes incluso de empezar el masaje, es bueno experimentar con el poder que sale de tus manos. Te sorprenderás. Todos percibimos nuestro entorno y la gente que está en él. Puede que restemos importancia a esas sensaciones o que estemos demasiado ocupados o distraídos para prestarles atención.

Prueba estos sencillos ejercicios para sentir la energía que sale de tus manos. Olvida cualquier idea preconcebida y experimenta para
ver lo que sientes.

Sostén un balón invisible

Relájate y frótate las manos hasta que sientas
calor. Sepáralas despacio y vuelve a juntarlas.
Hazlo varias veces y toma nota de todas las sensaciones que percibas; puedes sentir un cosquilleo, calor o que tus manos se atraen una a la otra. Prueba a mover las manos en todas direcciones como si estuvieras sosteniendo un balón invisible mientras mantienes la conexión entre ellas.

invisible

Establecer una conéxion

Experimenta con un compañero. Ambos debéis levantar las manos, con las palmas hacia el otro. Manteniendo una distancia entre vuestras manos, encontrad la conexión entre ellas.
Movedlas luego hacia diferentes posiciones arriba, abajo, hacia atrás y hacia delante—
siguiendo ambos el mismo movimiento. Observad si cambia la conexión y cuándo es más
fuerte o más débil.

Hacedlo sin llegar a tocaros. Tomad nota de todas las sensaciones e impresiones que os lleguen a través de las manos.

conexion

Extender la conéxion

Pide a tu compañero que se tumbe boca abajo delante de ti y coloca tus manos ligeramente por encima de su espalda. Encuentra la distancia a la que sientas la conexión sin llegar a tocarle. Comprueba luego si puedes sentir a tu compañero sólo a través de las manos. Muévelas sobre diferentes partes de la espalda, también sin tocarte, y observa si cambian las sensaciones. A continuación intercambia impresiones con tu compañero.

exender cnex

sueco e1340397787474 - Masaje Occidental

Masaje Occidental

Según Hipócrates, el padre de la medicina moderna (c. 460-377 aC.), los médicos deberian ser expertos en muchas artes, y en especial en la de frotar. El médico griego Asclepíades de Bitinia (c. 124-40aC.) recomendaba el masaje, la dieta, el ejercicio y los baños.

En Grecia se utilizaba el masaje para los trastornos digestivos y, de forma habitual, antes de la prática desportiva. El médico romano Celso (hacia 25 aC.-57dC.) describe de forma detallada las fricciones y recomienda el masaje para el alivio del dolor de cabeza, mientras que Galeno (hacia 130-201 dC.) escribió que se deben estirar todas las fibras musculares en todas direcciones. Plinio el Viejo (23-79dC.) se curó gracias a un masajista médico, y Julio César (100-44 aC.) recibió mesajes para tratar la neuralgia. El médico persa Aviceno (980-1037), muy influido por Galeno, escribió acerca del masaje y describió varios métodos de fricción.

Más tarde se desaconsejó el masaje por considerarse excesivamente permisivo, y las referencias médicas son escasas hasta el siglo xv.

En 1813, per Henrik Ling estableció el sistema sueco de movimientos, aunque la terminología del masaje sueco fue introducida años más tarde por el holandés Johann Mezger.

Durante la Primera Guerra Mundial se trató con masajes a los soldados heridos, y el movimiento del trabajo corporal californiano delos años sesenta combinada el masaje con el crecimiento personal.

Cada cultura posee sus propias tradiciones, en las que el masaje con ele crecimiento personal.

Cada cultura posee sus proprias tradiciones, en las que el masaje ocupa un lugar entre el placer, las costumbres populares y la terapia profesional. En la actualidad se practica por derecho propio, aunque tradicionalmente formaba parte de un conjunto terapéutico.

 

sueco-e1340397787474

masajes cuerpoentero - La historia del masaje

La historia del masaje

Los orígenes del masaje se pierden en el tiempo. Frotarnos cuando algo nos duele es un instinto natural y resulta consolador, nos alivia nos revitaliza.
Tocarnos con fines terapéuticos es algo natural en todas las culturas, por lo que resulta difícil establecer el origen exacto, aunque diversas referencias ilustran el papel del masage desde épocas remotas hasta la actualidad.

 

 

 

masajes-cuerpoentero

preparacionmasaje - La preparación del masaje

La preparación del masaje

Cuando vayas a dar un masaje, es importante tener, en cuenta el entorno. El ambinte debe ser relajante y atractivo,y preparar la habitación te ayudará a centrar tu mente, tanto en la persona que va a recibir el tratamiento como en Ia razón del masaje.

 

 

preparacionmasaje

cabeza - Postura

Postura

La postura es vital cuando se está dando un masaje, en especial cuando se hace con regularidad. La tentación natural, sobre todo al principio, es concentrarse en realizar bien los movimientos, y al hacerlo se compromete la postura propia.
Recuerda que el masaje debe ser beneficioso para ambas partes.

Es importante utilizar el peso del cuerpo y asegurarse de que, si bien el masaje se realiza con las manos, los movimientos no procedan
sólo de los hombros. A continuación explicamos las tres posturas principales para el masaje.

Cuando se trabaja sobre una camilla:

Asegúrate de que tienes los dos pies bien plantados sobre el suelo y separados a una distancia equivalente a la anchura de los hom-
bros. Pueden estar paralelos o uno delante del otro. Manten la columna vertebral tan recta como puedas y dobla ligeramente las rodillas para que el movimiento proceda de las caderas. Cuando te inclines hacia delante, todo tu cuerpo debe moverse sin que se produzca tensión en el cuello. Apoya el peso sobre las manos al aplicar presión y manten los hombros relajados.

camilla

Cuando se trabaja sobre el suelo:

Asegúrate de estar equilibrado, manteniendo las rodillas, los tobillos y las caderas flexibles (es bueno poner un acolchado sobre el suelo). La columna debe estar recta. Para aplicar presión, inclínate hacia delante de manera que el peso vaya desde las caderas, la columna y los hombros hasta las manos, manteniendo los hombros
relajados. Aplica la presión uniformemente sin estirarte demasiado, de forma que puedas recuperar la posición original.

suelo

Para trabajar la cabeza:

Colócate de pie detrás de tu compañero, con los pies separados a una distancia equivalente a la anchura de los hombros y los hombros
relajados. El movimiento debe ir desde el suelo hasta los hombros y siguiendo los brazos y las manos. Asegúrate de que no encorvas la espalda ni te inclinas hacia tu compañero.
Para aplicar presión, mueve un pie hacia atrás,
inclínate hacia delante doblando las caderas y utiliza el peso de tu cuerpo.

cabeza

 

 

 

El aparato circulatorio

La sangre es el sistema de transporte del cuerpo; aporta nutrientes a los músculos y órganos, y retira tos desechos del metabolismo. El corazón, su órgano principal, es un músculo que actúa como una bomba para hacer que la sangre circule por todo el cuerpo. Está dividido en cuatro cavidades: dos aurículas en la parte superior y dos ventrículos en la inferior.

El corazón bombea la sangre oxigenada por el ventrículo izquierdo para dar servicio al cuerpo,a través de una red de arterias y capilares menores, que llevan los nutrientes a tos tejidos. La
sangre con poco oxigeno y que contiene dióxido de carbono se transporta de vuelta al corazón por los capilares y las venas. Las de las piernas tieñen vávulas para favorecer el flujo sanguíneo.

La sangre entra en la aurícula derecha y pasa por el ventrículo derecho hacia los pulmones, donde recibe oxígeno fresco.  A conti-
nuación regresa al corazón por la aurícula izquierda para comenzar de nuevo su recorrido.

Dato de la sangre:

► La sangre recorre todo el cuerpo veintiocho veces al día.
► Está formada por células sanguíneas
(glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas» y plasma (nutrientes y agua).
► Existen alrededor de Cinco millones de
glóbulos rojos en un mililitro de sangre.
► Los glóbulos rojos transportan, oxígeno.
► Los glóbulos blancos luchan contra las
enfermedades
► Las plaquetas coagulan la sangre

El masaje y la circulación:

El masaje ayuda a mejorar la circulación mediante la estimulación. Los productos de desecho se transportan desde los músculos a través de los capilares y las venas, mejorando el transporte de nutrientes a los músculos y los órganos a través de las arterias y los capilares. Los efectos calmantes del masaje pueden tener también un efecto beneficioso sobre el ritmo cardíaco.

circulatorio