MASAJE INDIO DE CABEZA: AUTOMASAJE

MASAJE INDIO DE CABEZA: AUTOMASAJE

MASAJE INDIO DE CABEZA: AUTOMASAJE

 

 

Los siguientes pasos de automasaje comprenden técnicas de masaje indio
de cabeza que puedes aplicarte a ti mismo para conseguir tú también
todos sus beneficios. Resultan excelentes cuando te sientes estresado
o te duele la cabeza, y también son muy buenos para tener un pelo lustroso
y sano.

 

 

1 fricción de la parte superior de la es-
palda Pasa una mano por encima del
hombro contrario. Con la mano plana, fro-
ta vigorosamente por el borde superior del
hombro. Debes hacerlo deprisa, lo sufi-
ciente como para producir calor. Frota ha-
cia dentro y hacia fuera, entre el cuello y el
brazo, y a continuación repite el movi-
miento en el otro hombro.

5AS64DS56A4D65A4D6SA4D


2 palmada cóncava en los brazos Rodea el
brazo con la mano contraria, con los nu-
dillos levantados, haciendo contacto con
los dedos y la zona hipotenar. Golpea rápi-
damente, subiendo y bajando por la cara
externa del brazo hasta la muñeca, para es-
timular la circulación. Los movimientos de-
ben ser rápidos. Mantener la muñeca rela-
jada te permitirá producir un sonido hueco.
Repite en el otro brazo.

5AS456A46A4D6A4D


 

3 apretar el cuello Coloca una mano sobre
la nuca, con los dedos a un lado de la co-
lumna y la zona hipotenar al otro. Manten
los nudillos elevados sobre la columna. Co-
menzando en la base del cuello, aprieta y
amasa los músculos, trabajando hacia arri-
ba hasta la base del cráneo. Repite con la
otra mano para igualar la presión.

5AS4DAS564DAS6D4


4 presión con vaivén sobre el cuello Co-
loca los dedos índice y corazón de una
mano juntos sobre la base del cráneo. Efec-
túa un movimiento de vaivén suave y rápi-
do sobre los músculos en dirección a la ore-
ja. Trabaja hacia delante y hacia atrás vanas
veces para relajar los músculos. A conti-
nuación, repite en el lado opuesto de la co-
lumna.

56as4d6sa4da64d6sad


 

5 presión de los pulgares sobre el cuello
Coloca los pulgares sobre la nuca, con los
otros dedos sobre el cuero cabelludo como
soporte. Los pulgares deben estar situados
a unos dos centímetros y medio de la co-
lumna y justo debajo de la base del cráneo.
Traza círculos sobre los músculos con las
yemas, masajeando hacia las orejas. Es es-
tupendo para reducir la tensión.

MASAJE INDIO DE CABEZA: AUTOMASAJE


 

6 rotación sobre la cabeza Coloca las dos
manos sobre el cuero cabelludo, con los
nudillos elevados y los dedos extendidos.
Traza círculos sin desplazar los dedos míen-
tras aplicas presión, trabajando sobre el
cuero cabelludo con las dos manos al mis-
mo tiempo. Resulta especialmente agra-
dable alrededor de las orejas, en las sienes
y en la nuca. La presión debe ejercerse con
las yemas de los dedos.

5as4das56d4as56d4as6d4


 

7 fricción de la cabeza Con la palma de la
mano frota vigorosamente la cabeza. Los
movimientos deben ser definidos y vigoro-
sos para estimular el cuero cabelludo y las
raíces del pelo. Trabaja sobre un lado con
una mano, y a continuación cambia de ma-
nos para cubrir el resto de la cabeza. Re-
vuelve bien las puntas del pelo hasta que
quede bastante alborotado.

56as4d56a456a4da6d


 

8 presión con los dedos sobre la cara Une
las puntas de los dedos de las dos manos
sobre la mitad de la frente. Lentamente ve
separándolas hacia las sienes, arrastrando
ligeramente los dedos. Esto ayuda a aliviar
la tensión. Repite siguiendo varias líneas
por la frente. Mantener los ojos cerrados
puede favorecer el proceso de relajación.

MASAJE INDIO DE CABEZA: AUTOMASAJE

 

VOLVER: MASAJE INDIO DE CABEZA

 

TRASTORNOS COMUNES: DOLOR EN LAS ARTICULACIONES

TRASTORNOS COMUNES: DOLOR EN LAS ARTICULACIONES

TRASTORNOS COMUNES: DOLOR EN LAS ARTICULACIONES

 

 

 

Es muy importante mantener la circulación mediante la movilidad.
No se debe masajear donde haya articulaciones inflamadas y es preciso
tener mucho cuidado para no provocar dolor. La dieta es un factor
importante para prevenir la acumulación de productos de desecho
que puedan irritar el cuerpo.

 

 

 

apretar los muslos Para mejorar la circula-
ción y el drenaje, trabaja por encima de las ar-
ticulaciones de tu compañero pero no sobre
ellas. Aplícate un poco de aceite en las manos
y aprieta sobre los músculos del muslo, dre-
nando hacia las caderas. Asegúrate de no pre-
sionar sobre la rodilla y emplea un apoyo si
fuera necesario. Aprieta con toda la mano
para cubrir todo el largo del muslo.

6A4SD65A4D65A4D6A5D4


círculos sobre los hombros Siempre y cuan-
do la articulación no se encuentre inflamada,
rodea el hombro de tu compañero con los de-
dos y dibuja círculos alrededor de la articula-
ción (pero no sobre ella) con los pulgares.
Traza círculos amplios que se alejen de la arti-
culación. Puede resultar útil emplear un poco
de aceite cálido que calme y estimule la cir-
culación.

+A56SD6+A5D6+A5D+A6D5


 

presión con los pulgares sobre los dedos
Utiliza los pulgares para presionar alrededor
de la articulación del dedo (pero no sobre
ella). Deja de hacerlo si tu compañero siente
dolor. Presiona y traza círculos con suavidad,
trabajando cerca de los huesos. Dobla el dedo
al masajearlo, si resulta agradable, para au-
mentar la circulación y estimular la movilidad.
El ejercicio pasivo suave siempre es bueno.

TRASTORNOS COMUNES: DOLOR EN LAS ARTICULACIONES


rotación de los dedos Efectúa esta manio-
bra sólo si las articulaciones no están infla-
madas. Coge un dedo, estira con suavidad y
gira. Intenta realizar el máximo movimiento
posible. Gira el dedo en círculos amplios, y a
continuación intenta realizar un movimiento
de pedaleo. Unos minutos diarios de ejercicio
pasivo de las articulaciones ayudan al cabo de
un tiempo a reducir la rigidez. Repite todos
los movimientos en las dos manos.

5AS4D56SA4D6AD4A6D4

MASAJE INDIO DE CABEZA: LA CARA

MASAJE INDIO DE CABEZA: LA CARA

MASAJE INDIO DE CABEZA: LA CARA

 

 

 

Estas maniobras ayudan a relajar puntos clave de la cara para completar el
proceso de relajación. Coloca una toalla para que tu compañero pueda apoyarse
y se sienta seguro; así podrás alcanzar los puntos con bastante facilidad. Ten
muchísimo cuidado de mantener los dedos alejados de los ojos.

 

 

1 presión con los dedos Pide a tu compa-
ñero que se recline sobre un pequeño al-
mohadón o una toalla. Coloca las yemas
de los dedos juntas en el centro de la fren-
te y lentamente ve separando las manos.
Es mejor presionar con los dedos planos.
Imagina que estás arrastrando toda la ten-
sión de la frente. Repite varias veces.

56AS4D56A4D65A4D6A4D


2 círculos Coloca las yemas de los dedos so-
bre las sienes. Con suavidad empieza a tra-
zar círculos sobre ellas, girando hacia atrás.
La piel debe moverse por debajo de tus de-
dos. Esto ayuda a relajar la mente y es bueno
para aliviar dolores de cabeza. Sin embar-
go, ten cuidado de no presionar demasia-
do y comprueba con tu compañero que el
grado de presión es agradable.

AS56D4A56D4AS564D6


 

3 presión con los dedos Coloca las puntas
de los dedos corazón justo debajo del
puente de la nariz. Presiona suavemente
hacia dentro, cerca del hueso. Repite en
cuatro sitios, terminando justo debajo de
las aletas de la nariz. En este punto puedes
presionar un poco más fuerte y mantener
la presión un poco más. Asegúrate de que-
darte en los lados de los agujeros y no obs-
truir la respiración de tu compañero.
Termina acariciando la nariz en toda su lon-
gitud.

MASAJE INDIO DE CABEZA: LA CARA


 

4 apretar Masajea las orejas apretándolas
entre tus dedos. Empieza a trabajar en la
parte superior, rodea los lóbulos y sigue
luego a lo largo de la línea interna. Vuelve
a los lóbulos y apriétalos y masajéalos a
conciencia. Termina la secuencia tirando
suavemente de ellos y separa los dedos,
deslizándolos.

56AS4D56AS4D6AS54DA64SD5

 

VOLVER: MASAJE INDIO DE CABEZA

4sda56d4a65d4a6d46 - SHIATSU: LOS TSUBOS

SHIATSU: LOS TSUBOS

SHIATSU: LOS TSUBOS

 

A lo largo de los meridianos se localizan diversos puntos de presión, conocidos
en shiatsu como tsubos. En el cuerpo hay trescientos sesenta y cinco; funcionan
como centros de comunicación y suelen estar situados en zonas más débiles
del cuerpo o en depresiones físicas.

 

Los desequilibrios pueden hacerse patentes
mediante cambios en el músculo o en la piel
que los rodea. Aplicando presión a los tsubos
podemos corregir los desequilibrios de un me
ridiano.

En cualquier punto de los meridianos pue-
de darse un exceso o deficiencia de ki. Cuan-
do existe un exceso, la energía se describe
como jitsu. El área que rodea este punto pue-
de estar tensa o dura, y la presión puede ser
aguda o dolorosa; el trastorno puede ser agu-
do. Cuando se produce una deficiencia de ki,
el trastorno se describe como kyo. La zona
que rodea el punto puede estar blanda o hue-
ca, y la presión puede percibirse más como un
dolor o incluso resultar bastante agradable.
En este caso el trastorno suele ser crónico.

 

Los meridianos están asociados con la fun-
ción de un órgano más que simplemente con
el órgano en sí mismo. El tratamiento de cual-
quier constricción tiene en cuenta la causa
subyacente, que puede deberse a múltiples
factores. Los síntomas físicos pueden estar li-
gados al entorno interior, incluyendo la ener-

gía constitucional y los factores emocionales,
o a influencias externas que están agotando
al individuo.

Es posible influir sobre la energía de un
punto trabajando sobre otro punto situado
más adelante en el mismo meridiano, e influir
sobre la energía del meridiano en su conjun-
to simplemente trabajando a lo largo de él. El
tratamiento profesional suele estar precedido
por el diagnóstico del hará (abdomen), que se
realiza tocando el abdomen con la mano, y
por las observaciones generales que determi-
narán la secuencia del shiatsu. La habilidad
para sentir estos diferentes estados de ener-
gía se adquiere con la práctica y la experien-
cia, así como con un entendimiento de cómo
y dónde aplicar la presión.

 

567897567564 5asd56as4d564a56sd546ad4 4sda56d4a65d4a6d46

VOLVER: SHIATSU

las manos - Las manos

Las manos

En el feto humano las manos se distinguen a modo de diminutos «remos» carnosos en el extremo de las extremidades superiores hasta el sexto mes de gestación. A partir de ese momento empiezan a asomar los dedos. Poco después, las manos y los brazos realizan movimientos de vaivén en el líquido amniótico.


Los bebés nacen con una habilidad incipiente para coger y sujetar objetos.


A los cinco meses de vida, utilizan los brazos y las manos para «calcular» el tamaño y la dureza (o blandura) de los objetos que tienen a su alcance.


Nuestro cerebro dedica una parte inusualmente extensa de su superficie a las manos y los dedos. A decir verdad, las manos del bebé están conectadas por fibras a una amplísima gama de áreas sensoriales, motrices y de asociación de la mente, sentando las bases del aprendizaje no verbal (p. ej., lo que le enseñas a través del masaje).


Las manos tienen 27 huesos, 33 músculos, 20 articulaciones y 20 tipos diferentes de fibras nerviosas, mientras que los brazos sólo tienen seis nervios principales y tres huesos.

AS4D65A4D56A4D6A54D654 - TRASTORNOS COMUNES: CAIDA DEL PELO

TRASTORNOS COMUNES: CAIDA DEL PELO

TRASTORNOS COMUNES: CAIDA DEL PELO

 

 

Estas técnicas de masaje pueden resultar útiles cuando el crecimiento del pelo está
disminuyendo debido a una falta de circulación o al estrés. El masaje aumenta
el flujo sanguíneo en el cuero cabelludo y estimula los folículos pilosos. En una
persona sana, el masaje debe estimular el crecimiento del pelo durante semanas.

 

 

presión con los dedos sobre el cuero ca-
belludo Coloca las yemas de los dedos sobre
el cuero cabelludo de tu compañero y mué-
velas por toda la cabeza, como si le estuvieras
lavando el pelo. Trabaja hasta la raíz del pelo.
También resulta útil tirar de él con suavidad.
Los dedos deben deslizarse sobre el cuero ca-
belludo, aplicando una presión firme y esti-
mulando el movimiento del pelo. Ten cuida-
do de no arrancar ningún cabello en las zonas
donde escasee.

TRASTORNOS COMUNES: CAIDA DEL PELO


rotación sobre el cuero cabelludo Coloca
los dedos de una mano sobre el cuero cabe-
lludo y la otra mano en la cabeza como apo-
yo. Haz rotaciones sobre el cuero cabelludo
con las yemas de los dedos. Separa los dedos
para que la mano mantenga la misma forma
todo el tiempo. Rota y dibuja círculos sobre
los puntos, sin deslizar los dedos sobre la piel,
para estimular la circulación.

56AS4D56AS4D6A4D6AD54


 

fricción del cuero cabelludo Fricciona vigo-
rosamente el cuero cabelludo con la palma de
una mano, colocando la otra sobre la cabe-
za como apoyo. Los movimientos deben fric-
cionar el cuero cabelludo hacia delante y ha-
cia atrás. Trabaja sobre zonas pequeñas y a
conciencia, y deberías percibir calor debajo de
la mano. Maniobra con cuidado allí donde el
pelo escasea.

A56S4DS6A4DA56D4A6D54


círculos con los pulgares sobre el cuero ca-
belludo Sujeta la cabeza con una mano y di-
buja círculos sobre el cuero cabelludo con la
otra. Realiza pequeños movimientos en espi-
ral con la punta del pulgar para estimular la
piel. Trabaja con suavidad, pero a fondo, en las
zonas donde escasea el pelo, especialmente
allí donde está retrocediendo la línea del na-
cimiento. También puede resultar útil aplicar
un poco de aceite nutritivo para el pelo.

54SADA4D56A4D56A4D56AS4D564

musculos de la espalda - Los músculos de la espalda sentado y de pie

Los músculos de la espalda sentado y de pie

A los cuatro meses observarás que tu hijo junta los omóplatos cuando lo sostienes en la posición de sentado o de pie, aunque todavía no puede moverse o sentarse y jugar por sí solo. Entre el sexto y noveno mes ya será capaz de hacerlo. Éste el momento en el que el masaje de la espalda es más beneficioso. En el sexto mes, el niño continúa desarrollando sus habilidades para sentarse; Alrededor del séptimo lo hará él solo; y entre el décimo y duodécimo mes se pondrá de pie. La secuencia de aprendizaje para sentarse y estar de pie es fascinante. En los primeros meses, su espalda es muy débil. Alrededor del tercer y cuarto mes se fortalece la parte inferior de la espalda y empieza a incorporarse, aunque a menudo se desplomando, pero empieza a extender los brazos hacia delante y hacia los lados. En esta etapa usa los músculos de la espalda, que se fortalecen para que pueda sentarse. Estar sentado y de pie requiere un equilibrio que sólo se consigue con unos músculos de la espalda fuertes y desarrollados. Cuando ya utiliza estos músculos, el masaje de la espalda es muy relajante, además se ser una de las partes favoritas para el masaje tanto para los bebés como para los niños más mayorcitos.

como empezar - Cómo empezar el masaje de los brazos

Cómo empezar el masaje de los brazos

Apoya con suavidad las manos en el pecho de tu hijo y espera unos segundos. Dado que el masaje de los brazos se realiza poco más o menos a media sesión, aprovecha para comprobar tu estado físico y psicológico. Sigues relajado o estás tenso? Te pesan los hombros o tienes el cuello agarrotado? En tal caso, interrumpe el contacto durante algunos minutos, estira el cuerpo y respira profundamente. Libera la tensión para poder reanudar el masaje con la máxima energía y afrontar la segunda parte de la sesión. Después de un breve descanso, restablece el contacto con el niño apoyando las manos en el vientre y deslizándolas hacia los costados, hacia los brazos y las manos del pequeñin. Cógele de las manos, hábable y aprovecha la ocasión para estrechar vuestros vínculos afectivos, manteniendo siempre el contacto visual.

transferir - Aceites y recetas

Aceites y recetas

Para dar un masaje con aceite deberás tener éste preparado con antelación. Su misión es la de ayudar a que las manos se deslicen sobre ta piel sin resbalarse ni pegarse. Los aceites utilizados en los masajes suelen ser vegetales, de frutos secos o de semillas. Los mejores son los orgánicos prensados en frío.

Mezclas Corporales

Ligera:

Almendra: 7 ml; semilla de uva: 3 ml

UNTUOSA:

Almendra 6 ml; aguacate: 4 ml                                                                                         Girasol: 7 ml; macadamia: 3 ml

Normal:

Girsasol: 6 ml; albaricoque: 2 ml; jojoba: 2 ml

Mezclas Faciales

Sensible:

Girasol: 4 ml; jojoba: 1 ml

Untuosa:

Aguacate: 4 ml; macadamia: 1 ml

Normal:

Girasol: 3 ml; rosa mosqueta: 1 ml; albaricoque: 1 ml

El masaje proporciona también una oportunidad para nutrir e hidratar la piel. La mayoría de los aceites tienen una caducidad de uno o dos años, y cuando no se estén utilizando deben almacenarse en un lugar fresco y oscuro para minimizar la oxidación. Regularmente se introducen aceites nuevos y exóticos.

La mejor política es familiarizarte al principio con unos pocos (como los que te ofrecemos en la página siguiente) y luego ir experimentando con otros a medida que vayas adquiriendo práctica.

 

transferir