56as4d65as4d56as4d - SHIATSU: EL ABDOMEN

SHIATSU: EL ABDOMEN

SHIATSU: EL ABDOMEN

 

El shiatsu sobre el hará se hace a veces como masaje completo y es importante
para el diagnóstico. En esta zona es clave la relajación. Emplea tu sensibilidad, en
especial durante la menstruación. En momentos así puede ser preferible realizar
sólo el primer paso. El masaje del hará debe evitarse durante el embarazo.

 

 

1 descanso Coloca una mano debajo de la
espalda como apoyo y la otra plana sobre
el abdomen, justo debajo del ombligo.
Manten el contacto mientras tu compañe-
ro aspira y espira, permitiendo que tus ma-
nos suban y bajen con su respiración. Res-
pira tranquilamente, relájate y aparta a un
lado todos los pensamientos.

5a64sd6a5d4as6d4as6d4


 

2 presión con las palmas Con una mano
sobre el abdomen para apoyarte, aplica
presión sobre el mismo lentamente, mo-
viéndote en el sentido de las agujas del re-
loj alrededor del ombligo. Tu mano debe
producir una sensación relajante y tranqui-
lizadora. Observa si existe tensión en algu-
na zona. La presión producirá efecto sobre
los órganos internos y creará una sensación
de relajación y bienestar.

SHIATSU: EL ABDOMEN


 

3 presión con las palmas Traza círculos con
las dos manos sobre el abdomen para re-
lajar a tu compañero. Debes hacerlos en el
sentido de las agujas del reloj alrededor del
ombligo, prestando atención de nuevo a
las zonas tensas. Asegúrate de que una de
tus manos permanece en contacto con el
cuerpo en todo momento para transmitir
continuidad y confianza, y repite los mo-
vimientos varias veces.

56as4d65as4d56as4d


4 presión con la zona hipotenar Coloca
las manos sobre las caderas de tu compa-
ñero, con la zona hipotenar hacia dentro y
los dedos señalando al suelo. Con mucha
suavidad y lentitud, apoya tu peso sobre las
palmas, manten y afloja la presión. El mo-
vimiento debe partir de tu hará. Esto ayu-
da a relajar y abrir la zona pélvica, pero de-
bes tener mucho cuidado de no presionar
demasiado fuerte.

as564d56as4d5as4d

 

VOLVER: SHIATSU

 

lo antiguo es nuevo - Lo antiguo es nuevo

Lo antiguo es nuevo

La evidencia más específica de la práctica de la reflexología en una cultura antigua fue el descubrimiento de un mural ilustrativo en la tumba de Ankhmahor, en Saqqara, también conocida como «tumba del médico». Ankhmahor era el oficial de mayor rango en Egipto después del faraón. El mural, que data del año 2330 a.C, describe claramente un sistema de masaje/presión en las manos y los pies, es decir, lo que hoy en día llamamos «Reflexología».

a5sd456sa4d5a4d65sa4d - MASAJE CHINO: LA ESPALDA

MASAJE CHINO: LA ESPALDA

MASAJE CHINO: LA ESPALDA

 

Sitúate de forma que puedas alcanzar la espalda con comodidad y ten todo lo que necesites a mano. Céntrate primero y luego comienza el masaje sobre la espalda, que producirá un efecto en todo el cuerpo. Las técnicas incluyen tanto el masaje como el uso de los puntos de presión.

 

1 rozamiento Extiende un poco de aceite en las manos. Sitúate detrás de la cabeza de tu compañero y desliza las manos juntas hasta la zona lumbar. Puedes aplicar una presión relativamente firme con las palmas. El objetivo es despertar los meridianos. Separa los dedos en la zona lumbar y vuelve a subir por los lados de las costillas hasta los hombros. Repítelo con viveza varias veces.

a54sdsa5d4a56da4d


 

2 círculos Pásate a un lado. Coloca los pulgares a ambos lados de la columna y traza círculos sobre los músculos situados junto a la vértebra prominente (C7) de la base del cuello. Este punto es conocido como VG 14, y los movimientos circulares ayudan a relajar el cuello. Mientras los realizas, imagina que toda la tensión se libera hacia la zona de los hombros. Repite lentamente varias veces.

65as4d65as4d56as4d6a4d654


 

3 vaciado venoso Vuelve a la cabeza. Coloca los pulgares sobre VB 21, situado en la depresión a medio camino entre C7 y el hombro. Coloca los dedos sobre los hombros de tu compañero y aprieta varias veces. Esto ayuda a relajar los hombros. Si el punto está sensible, masajea a su alrededor con los pulgares para dispersar el exceso de chi.

PRECAUCIÓN: No utilices el punto VB 21 durante el embarazo.

56sa4d56sa4d6sa4d6a54d56


 

4 rodado con los pulgares Coloca los pulgares en la cresta muscular, a un lado de la columna. Ruédalos hacia abajo, alternando los movimientos, en dirección a la zona lumbar. Esto relaja el meridiano de la vesícula biliar, situado a ambos lados de la columna vertebral. Los toques deben ser bastante vivos. Repite varias veces y pasa luego al otro lado.

sa4das56d4sa6d4as6das56d4


 

5 presión con las palmas Desplázate hasta la zona lumbar de tu compañero y aplica un poco de aceite. Coloca una mano plana sobre el sacro (el triángulo óseo de la base de la columna) y la otra sobre la zona lumbar. Ahueca ligeramente la mano superior para que no exista presión sobre la columna. Apoyándote en la mano superior, estira con cuidado los músculos con la otra palma para relajar la zona lumbar. Repite con sensibilidad.

a56s4ds56a4d56sa4d6sa54d


 

6 presión con las palmas Repite el movimiento, pero esta vez sobre los músculos de la zona lumbar, a ambos lados de la columna. Inclínate sobre tu compañero y ahueca las manos sobre los músculos, evitando ejercer cualquier presión sobre la columna. A continuación estira con una mano hacia los hombros y con la otra hacia las caderas. Esto relaja los poderosos músculos del meridiano de la vesícula y ayuda a relajar la zona lumbar. Repite varias veces.

5a4sd6sa4d56sa4d56sa54d


 

7 presión con el codo Sitúate junto a una de las caderas de tu compañero. Localiza VB 30 con los dedos, a un tercio de distancia hacia el glúteo y dos tercios hacia la cadera. Guía el codo al punto con los dedos y a continuación presiona lentamente hacia la cadera, manteniendo el codo redondeado. Afloja y repite. Esta zona puede estar tensa y extremadamente sensible, pero la estimulación es buena para relajar la cadera. Tu compañero debe respirar tranquilamente para relajarse. Repite los últimos dos movimientos en el otro lado.

56as4ds56ad4as564d


 

8 presión con los pulgares Lleva las manos de nuevo a la zona lumbar Coloca los pulgares a unos cuatro centímetros de la columna, a ambos lados del sacro. Presiona V 31-34 con los dos pulgares al mismo tiempo, localizando las pequeñas depresiones óseas. Presiona suavemente en cada punto una vez, afloja y pasa al siguiente.

PRECAUCIÓN: No utilices los puntos V 31-34 durante el embarazo

a56s4da56d4as56d4sa65d4

 


9 balanceo Coloca las dos manos a ambos lados de las costillas de tu compañero. Balancea suavemente el cuerpo alejándolo de ti y luego de vuelta al otro lado con tu otra mano. Continúa los movimientos alternantes bajando hasta las caderas. Repite hacia las axilas y de nuevo hacia las caderas por última vez. Esto ayuda a relajar toda la espalda.

a5sd456sa4d5a4d65sa4d

 


10 apretar Sitúate junto a los hombros. Coloca los pulgares a un lado de los músculos situados junto a la columna, con los dedos en la misma posición al otro lado. Aprieta los músculos con los dedos en dirección a la columna. Desplázate a lo largo de los músculos, desde la parte superior de la espalda hasta la zona lumbar, asegurándote de no hundir los dedos. Repite en el otro lado de la columna.

 

a56sd4a56d46a4ds6a4d6sa54d


 

11 presión con los pulgares Utiliza las yemas de los pulgares para presionar contra los músculos situados a los lados de la columna. Presionando entre los omóplatos, estimula V 15. Esto debe resultar relajante, así que traza círculos alrededor de los puntos de ambos lados hasta que percibas una reducción del tono muscular. Regresa de nuevo al punto y presiónalo uniformemente con los pulgares.

 

MASAJE CHINO: LA ESPALDA


12 pases firmes Para cerrar esta secuencia, coloca las manos sobre los lados del cuerpo. Arrástralas hasta las caderas. Repite dos veces más. con fuerza, para arrastrar la energía yang hacia abajo.

 

asd4s5a4d5s6a4d5sa4d

 

 

VOLVER: MASAJE CHINO

necesidades especiales del bebé - Atención de las necesidades especiales del bebé

Atención de las necesidades especiales del bebé

Todos los bebés se benefician de un masaje regular, pero los que nacen con necesidades especiales se benefician mucho más del tacto «nutritivo» y curativo en su cuerpo. A los niños que no pueden ver u oír bien tienen la oportunidad de sentir el amor y afecto a través de la calidez de tus manos y de los suaves pases relajantes del masaje. Con estos pequeñines, el masaje para bebés es una excelente herramienta de comunicación. Necesitan atención extra, amor y confort. Un masaje diario completo, haciendo un especial hincapié en los principales puntos de reflexología, puede optimizar su desarrollo.

PROFUNDA DOS - Presion Profunda - Parte Dos

Presion Profunda – Parte Dos

PRESION PROFUNDA – PARTE DOS

 


 

PRESIÓN CON LA ZONA HIPOTENAR

 

PRESIÓN         profunda
CONTACTO     zona hipotenar
Aplicar presión con la zona hipotenar te permite dar una mayor profundidad y presión a una maniobra. Hazlo sobre zonas musculosas, apoyando todo el peso de tu cuerpo sobre la mano para que sea más efectivo. Se trata de un movimiento robusto y no es adecuado para zonas delicadas o doloridas.
Cómo hacerlo
Coloca la mano sobre el cuerpo de tu compañero después de haber relajado todos los músculos de esa zona. Sujeta el cuerpo con una mano para que no se desplace por la presión que ejerces, y levanta las palmas de las dos manos y los dedos de la otra para que la única zona de contacto sea la zona hipotenar. Aprieta hacia abajo y trabaja los músculos, repitiendo los movimientos vanas veces.

 

Presión de Id zona hipotenar sobre el muslo
De pie, coloca la zona hipotenar de las dos manos sobre el muslo. Presiona contra el cuerpo y luego mueve hacia arriba, hacia la cadera, una mano después de la otra. Puedes utilizar bastante presión siempre y cuando no resulte molesto. Repite en varias posiciones, pero evita la cara interior del muslo.

PRESION PROFUNDA

Presión de la zona hipotenar sobre la cadera
Después de masajear la zona lumbar y los glúteos, presiona con la zona hipotenar sobre los músculos que rodean la adera de tu compañero y masajea alrededor de la articulación. Sujeta el cuerpo con la otra mano. Aplica la presión firmemente sobre los músculos, dibujando círculos en cada punto para liberar mejor las tensiones.

56asd4as564da6d4as6d4

 

Presión de la zona hipotenar sobre la cabeza
En la cabeza debes utilizar una presión más suave. Sitúate de pie detrás de tu compañero. Sujétale la cabeza con una mano y coloca la zona hipotenar de la otra en la base del cráneo. Presiona hacia dentro contra los musculos, trazando círculos y vibrando ligeramente para aumentar la estimulación y la relajación. Masajea sobre la mayor superficie posible, y a continuación completa el tratamiento cambiando de mano.

56asd4as56d4sa65d4a5s6d

 


 

PRESIÓN CON LOS NUDILLOS

 

PRESIÓN            profunda
CONTACTO       nudillos
Este empleo es otra forma de variar la presión. Sólo debe hacerse donde los músculos proporcionen almohadillado. Aumenta la presión al tiempo que reduces la tensión sobre tus dedos. Empuja con tu peso para intensificar la efectividad.

 

Cómo hacerlo
Coloca una mano sobre el cuerpo de tu compañero para apoyarte y cierra la otra en puño y colócala sobre sus músculos. Ve aumentando gradualmente la presión, utilizando los nudillos como punto de contacto. Trabaja los músculos en varias posiciones, dibujando círculos sobre cualquier zona tensa para aflojarla. Variar la presión acrecienta la tolerancia de tu compañero a la maniobra.
Presión con los nudillos sobre las caderas
Después de masajear los glúteos, coloca el puño sobre los músculos de tu compañero y ve aumentando gradualmente la presión sobre el cuerpo. Traza círculos en ese punto mientras presionas para aumentar la estimulación y animar a los músculos a que se relajen. Trabaja en varias posiciones, con más suavidad alrededor de la articulación de la cadera, pero evita toda presión directa sobre los huesos.

asd4as5d4sa6d46sa4d

Presión con los nudillos sobre la palma de la mano
Sujeta la mano de tu compañero y aprieta los nudillos contra su palma, trazando círculos en diversas posiciones para relajar los músculos. ir<ibaja alrededor de la base de los dedos, sin presionar directamente sobre las articulaciones. Este tipo de presión puede ser sorprendentemente preciso y una forma muy eficaz de relajar la mano.

87as4das5d4as56d4as56d4

Presión con los nudillos sobre la planta del pie
Manteniendo cogido el pie de tu compañero, coloca tus nudillos sobre su parte carnosa. Masajéala y pasa luego a la base de los dedos. Debes colocar la otra mano por debajo del pie para hacer resistencia contra tu propia presión. Trabaja en pequeños círculos sobre cada punto y continúa por el lado exterior del pie hasta el talón. Asegúrate de no presionar sobre el arco.

54as4das564d56asd45

 

 

 


 

PRESIÓN CON EL CODO

PRESIÓN           profunda
CONTACTO      codo
Al utilizar el codo obtienes un control preciso de tus movimientos, de forma que puedes aplicar presión con eficacia sobre un músculo o un punto. Al hacer fuerza con el peso del cuerpo, ejerces la presión sin esfuerzo y sin dañar tu postura. Utiliza la otra mano para estabilizar la aplicación. Realiza el movimiento con cuidado, evitando zonas delicadas u óseas.
Cómo hacerlo
Comprueba que tu postura es equilibrada y estable. Coloca el codo en contacto con la parte del cuerpo que vas a estimular. Presiona despacio en ese punto, poniendo mucha atención por si observas algún tipo de resistencia. Si tu compañero se resiste, afloja la presión y empieza de nuevo. Aplica la técnica uniforme y lentamente para ayudar al cuerpo a relajarse.

 

Presión con el codo sobre la cadera
Sitúate a la altura de la cadera de tu compañero. Con los pies firmemente plantados sobre el suelo para estabilizarte, localiza el punto relevante en el glúteo y coloca el codo sobre la superficie de la piel. Apóyate despacio sobre ese punto y dobla las rodillas para obtener equilibrio y una presión uniforme. Refuerza el movimiento con la otra mano, apoyándote lenta y uniformemente. Afloja con el mismo cuidado.

as56das456d4as65d4

Presión con el codo sobre el omóplato
Sitúate de pie detrás de tu compañero. Localiza el contorno del omóplato con una mano y presiona a su alrededor con el codo Guía el movimiento con los dedos para darle precisión y asegúrate de no presionar directamente sobre las costillas. Tus movimientos deben ser pequeños y uniformes, y la presión debe ejercerse ligeramente en diagonal hacia el cuerpo.

56asd4as65d4sa6d4a
Presión con el codo sobre la parte superior de la espalda
Después de masajear la espalda, coloca un dedo como guía sobre los músculos que están a un lado de la columna de tu compañero. Presiona suavemente sobre estos músculos con el codo, a intervalos que se correspondan con las depresiones entre las vértebras. Presiona sólo una vez en cada punto y desciende hasta la parte inferior de la caja torácica. La presión debe ser bastante ligera y, como siempre, lejos de la columna.

65as4ds56a4d6sa4d6sa54d

 


 

PRESIÓN CON VAIVÉN

PRESIÓN         profunda
CONTACTO    dedos
La presión con vaivén con índice y corazón consigue una considerable profundidad del movimiento y la penetración en los músculos. Debido a su efectividad, necesita aplicarse con cuidado y sólo debe realizarse en zonas pequeñas, que son fuentes de tensión pero no de dolor. La presión con vaivén es una parte del repertorio de movimientos que debe aplicarse cuando los músculos ya han sido relajados. Utilízalo de forma selectiva.
Cómo hacerlo
Coloca los dedos índice y corazón, o el dedo pulgar, sobre el cuerpo de tu compañero. Presiona contra el músculo y, al hacerlo, realiza un movimiento de serrado hacia atrás y hacia delante con los dedos para intensificar la presión de la técnica Los dedos de las manos no deben deslizarse. Puedes hacer este movimiento en el sentido longitudinal del músculo o cruzándolo transversalmente por la zona más ancha.

 

Presión con vaivén sobre el muslo
Coloca el pulgar en el sentido longitudinal de los músculos del muslo de tu compañero. Presiona contra ellos hacia atrás y hacia delante para aumentar la penetración. Repite varias veces, y afloja. Asegúrate de que los músculos están bien aceitados para prevenir una fricción desagradable sobre la piel.

56as4d6as54da56d4sa6d54

Presión con vaivén sobre el omóplato
Después de masajear alrededor del omoplato, comienza a presionar suavemente con dos dedos allí donde sigas sintiendo que los músculos de tu compañero están tensos. Hazlo sólo dos o tres veces en cada punto antes de pasar al siguiente. Continúa con los movimientos hasta rodear completamente el hueso, pero comprueba con tu compañero si le resulta desagradable.

56asdas6+d5sa+6d5as6+d5
Presión con vaivén sobre la columna
Sitúate de frente a tu compañero. Si ya has masajeado la espalda, puedes centrarte más en algunos músculos en concreto aplicando la técnica de presión con vaivén. Utiliza las dos manos para presionar en cada punto sobre los músculos situados al lado de la columna. Repite en diversas posiciones, pero evita siempre utilizar esta técnica sobre las costillas o la columna.

56as4d56a4d6ad456

 

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DE BELLEZA

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DE BELLEZA

 

 

Los beneficios del masaje son muchos. Los músculos relajados y libres de basura
metabólica mejoran la apariencia de la cara, mientras que el aumento de la
circulación y el uso de aceites hacen que la piel reluzca. A su vez, cuando nos
sentimos bien tenemos buen aspecto, gracias a ese brillo que procede de dentro.

 

 

1 circuios sobre las sienes Coloca las pun-
tas de los dedos sobre las sienes de tu com-
pañero. Aplica una ligera presión y traza
círculos hacia atrás, en dirección a tu cuer-
po, de forma que levantes y estires la piel
Es importante que el movimiento sea siem-
pre hacia atrás, alejándote de la cara, para
que los rasgos tengan un aspecto más re-
lajado y abierto. Trabaja en medios círculos
para evitar hacer presión hacia la cara.

AS54DA4DAS56D4A56D4A56D4


2 pellizqueo sobre las cejas Coloca los ín-
dices y los pulgares sobre el borde de las
cejas. Partiendo de la linea central, ve le-
vantando y pellizcando a intervalos regula-
res hacia las sienes. Esto aumenta la circu-
lación hacia los músculos y ayuda a relajar
la frente y los ojos. Repite varias veces re-
corriendo toda la línea de las cejas con los
dedos firmes. Recuerda que debes mante-
nerte totalmente alejado de los ojos.

56asd4sa56d4s6a4das6d4


 

3 pellizqueo sobre la mandíbula Esto ayu-
da a mejorar la definición de la mandíbula.
Aplícate, si fuese necesario, un poco de
aceite sobre los dedos y coloca las puntas
bajo la linea de la mandíbula, con los pul-
gares juntos en el centro de la barbilla.
Aprieta el hueso mientras deslizas las ma-
nos hacia fuera siguiendo la línea. Al ha-
cerlo, estás estirando suavemente la piel y
estimulando los músculos.

54as4da4d65a4d56ad4as56d4


 

4 círculos sobre la mandíbula Coloca las
puntas de los dedos sobre los músculos del
ángulo de la mandíbula de tu compañero.
Muchas veces están muy tensos y dan al
rostro un aspecto bastante enfadado y de-
cidido. Aplica presión con las yemas de los
dedos y traza círculos grandes y amplios so-
bre ellos, mientras animas a tu compañero
a que relaje la mandíbula. Presiona con las
puntas de los dedos allí donde percibas al-
gún punto especialmente tenso.

54as4d56as4d56a4d6as54d


 

5 rozamiento sobre los párpados Pide a tu
compañero que cierre los ojos y coloca las
yemas de los dedos corazón con mucha sua-
vidad sobre los párpados, cerca del puente
de la nariz. De manera uniforme y suave,
mueve los dedos sobre los párpados, te-
niendo cuidado de no presionar sobre los
ojos. Asegúrate de tener suficiente aceite
en los dedos como para no arrastrar la piel,
pero no tanto como para irritar los ojos.

as65das6d5a64das65d4s


 

6 círculos sobre las mejillas Coloca las ye-
mas de los dedos sobre las mejillas. Masa-
jea con círculos pequeños y en espiral so-
bre ellas, desde la nariz hacia las orejas.
Esto debe estimular los músculos y mejorar
la circulación sin estirar de la piel. Repite en
tres líneas horizontales, terminando siem-
pre en un toque positivo hacia arriba.

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DE BELLEZA


7 percusión sobre las mejillas y la mandí-
bula Teclea suavemente sobre las mejillas
y la mandíbula como si tus dedos fuesen
gotas de lluvia. Utiliza las yemas de los de-
dos para que los movimientos sean suaves.
Manten las manos firmes y las muñecas
elevadas. Los movimientos deben ser rápi-
dos y suaves. Esto estimula la piel, mejora
la circulación y proporciona un brillo mara-
villoso y saludable.

56as5as546dada54656das4d56as4d


VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES


 

 

itensnecessariosmassagem - Enseres Necesarios

Enseres Necesarios

Ahora que ya sabes cuándo y dónde, el paso siguiente consiste en reunir unos cuantos utensilios que fa- cilitarán el masaje y lo harán más placentero. Algunos padres incluso destinan una bolsita de masaje es- pecial para este menester. Vemos algunos de los enseres que necesitarás:

Baby Massage Shirt™

La forma más fácil de aprender las técnicas que se describen en este libro es practicarlas varias veces con mi body de masaje para el bebé. En pocos días te sentirás lo bastante cómoda como para probarlo con tu hijo sin utilizar el body a modo de guía. Ten por seguro que disfrutarás del contacto piel a piel con el pequeño, y quizá lo más importante, con las sonrisas y reacciones positivas con las que te recompensará.

«Tranquilizador»
Vas a necesitar un «tranquilizador- (objeto con el que el bebé se siente protegido teniéndolo cerca) cubierto con una toalla, algo que el niño tenga a su lado y que le resulte muy familiar romo para sentirse a gusto y protegido. Personalmente, me gusta un chal o echarpe de lana. Colócalo frente a ti.

Toallas y pañales
Ten a mano unas cuantas toallas y pañales adicionales. Dado que el bebé aún no controla la vejiga y le harás un masaje sin ropa ni pañales que limiten sus movimiento, tal vez los necesites para limpiarlo en caso de accidentes ocasionales. (Ni que decir tiene que también puedes realizar el masaje con el pañal puesto sí te sientes más cómoda.) Al igual que los adultos, los bebés orinan y evacúan más fácilmente cuando están relajados. ¡Estate preparada! De este modo no tendrás que apresurarte c interrumpir el contacto. Limpialo y continúa.

AlimentaciónA menudo, el masaje estimula al niño hasta tal punto que. una vez terminado, tiene mucho apetito. Préparate para darle el pecho o el biberón.

Diario de masajeAunque no es «esencial», te recomiendo llevar un diario especial de las experiencias de masaje de tu bebe.Anota cuándo lo hiciste, los problemas que se hayan presentado, las respuestas especiales del niño, etc.Si lo consultas con regularidad, te familiarizarás con los biorritmos del niño y comprenderás mejor lo que le gusta y lo que le disgusta. Asimismo, en el futuro podrás regalárselo para que lo tenga en cuenta cuando tenga hijos. Después de todo, tu diario es un registro de las atenciones que le ofreciste durante los primeros meses y años de vida. ¡También le servirá para aprender, de adulto, que tipo de contactos físicos son una fuente inagotable de «felicidad»!

Aceite para masajeEl aceite para masaje asegura un contacto y una acción fluida de las manos sobre la piel de tu hijo. También puede aliviar las irritaciones provocadas por los pañales, la inflamación de la piel y la formación de escamosidades secas blanquecinas o amarillentas en el cuero cabelludo del recién nacido. Recomiendo un aceite natural a base de frutas o verduras (consumibles) en lugar de aceites comerciales para bebés. Las marcas comerciales se elaboran con una base inorgánica de petróleo que puede perjudicar el tracto digestivo si el niño succiona el dedo. Por otro lado, los aceites minerales resecan la piel y obturan los poros. Dado que la piel del bebe es extremadamente sensible y delicada, aconsejo un aceite ligero y texturado, como por ejemplo el de semilla de uva, que puedes encontrar en la mayoría de las riendas de productos naturales.

Cuando uses Aceites esenciales para el masaje, diluyelos en una base de aceite inodoro, como por ejemplo aceite de almendra, añadiendo tres gotas de aceite esencial por cada dos cucharadas de aceite base. Aplica siempre una gota de aceite diluido en una pequeña área de la piel del bebé antes de darle el masaje, y déjalo durante media hora para descartar una posible reacción.

ADVERTENCIA: Los aceites esenciales están muy refinados y siempre se deben diluir en una buena cantidad de aceite de almendra o de sésamo. No utilices más de dos o tres gotas de aceite esencial por cada dos cucharadas de aceite base. Ten en cuenta, sin embargo, que los niños pueden presentar reacciones alérgicas al igual que los adultos. Así pues, antes de aplicarlo en un masaje, haz una prueba en una pequeña área de la piel una vez diluido. Espera algunas horas para comprobar si aparece algún enrojecimiento u otras reacciones (estornudos, etc.). En tal caso, tenlo en cuenta y no uses esc tipo de aceite en el futuro. Tampoco es recomendable aplicar el aceite directamente en la piel del bebe. Póntelo en la mano, caliéntalo un poco con una ligera fricción y luego realiza el masaje.

 

itensnecessariosmassagem

 

 

 

masaje bebe1 - Revisión del masaje del bebé

Revisión del masaje del bebé

Si has llegado hasta aquí y has aprendido y practicado el masaje de las diferentes partes del cuerpo de tu hijo, estarás listo para seguir adelante y ofrecerle una rutina completa de masaje. Ten en cuenta la posibilidad de que el niño no siempre se muestre receptivo a un masaje completo. Le puede gustar un masaje en las piernas o el vientre, pero resistirse si lo intentas en los brazos, por ejemplo. Sin embargo, incluso con un masaje en una o dos áreas el pequeñín se beneficiará de la calidez de tu tacto. Más adelante, a medida que se vaya acostumbrando a la sensación del masaje, podrás probar en otras áreas. Antes de repasar la secuencia de las técnicas, intentaré despejar algunas dudas que podrías tener. Dado que es difícil recordar todos los pases del masaje del bebé, te sugiero utilizar este capítulo a modo de guía durante la sesión.

Preguntas frecuentes

P. ¿Qué debería hacer primero?
R. Antes de empezar el masaje, consulta a tu pediatra.
P. ¿Cuándo debo empezar el masaje de mi hijo?
R. Con la previa autorización del pediatra, puedes empezar el mismo día en que salgas del hospital y lo
lleves a casa.
R ¿Con que frecuencia debería hacer un masaje a mi hijo?
R. Hasta el sexto o séptimo mes, la mayoría de los bebés se beneficia muchísimo de un masaje diario. A
medida que tu hijo se muestre más activo, podrías limitarlo a un par de veces por semana.
P. ¿Cuánto tiempo debería durar el masaje?
R. Dado que la mayoría de los bebés son muy activos y no están quietos en una posición, un masaje completo no debería durar más de veinte minutos. Incluso un masaje diario de pocos minutos te ayudará a sintonizar con su lenguaje corporal y aprender a interpretar sus estados de ánimo, sensaciones y necesidades.
P. ¿Cuándo debería evitar el masaje?
R. Espera siempre cuarenta y cinco minutos después de las tomas. También deberías evitarlo en caso de:
• Enfermedad. No le des un masaje si está enfermo. Consulta a tu pediatra antes de hacerlo.
• Erupciones e infecciones. No trabajes las áreas irritadas o infectadas.
• Vacunas. Es preferible esperar por lo menos una semana antes de darle un masaje después de la vacunación. Evita el masaje directo en el área de la inyección; puede estar muy sensible.
P. ¿Cuándo debería hacer un masaje a mi hijo?
R. El mejor momento es cuando los dos estáis relajados. Observa el comportamiento del niño. Si empiezas y se resiste o disgusta, lo mejor es interrumpir la sesión y dejarlo para más tarde. No fuerces el masaje. Cada bebé es diferente; pruébalo en distintos momentos del día hasta encontrar el ideal para ambos. Después del baño suele dar excelentes resultados.
P. ¿Dónde debería hacer el masaje?
R. Los bebés se relujan más fácilmente si están en un entorno cálido. Elige pues una habitación cálida y silenciosa. Incluso puedes poner música clásica o nanas de fondo.
R ¿Qué material necesito?
R. Vas a necesitar los utensilios siguientes:
• «Tranquilizador» cubierto con una toalla
• Otra toalla para limpiarte las manos
• Aceite inodoro vegetal (de almendra o de sésamo). Te recomiendo los aceites nutritivos 100% naturales y «aptos para el consumo» en lugar de los productos comerciales con una base inorgánica de petróleo, que (Hieden perjudicar el delicado tracto digestivo del bebé. El aceite inodoro es el mejor, ya que el sentido del olfato está muy desarrollado en los pequeñines, y la identificación del olor de la madre es un factor muy importante en el establecimiento de vínculos afectivos.
R ¿Debería hacer algo más?
R. Dedica unos minutos a lavarte a conciencia las manos y a limar las uñas para eliminar los bordes agudos. Procura que éstas no sean demasiado largas.
P. ¿Que debo hacer si llora?
R. Si en cualquier momento de la sesión de masaje tu hijo se echa a llorar, no lo interrumpas de inmediato. El tacto alivia mucha tensión y puede provocar ganas de llorar incluso en los adultos. Continúa durante algunos minutos, hablándole suavemente, o simplemente apoya las manos en el cuerpo del niño mientras le hablas. Además del llanto, el pataleo y desvío de la mirada también son signos de sobrecstimulación. Tcnlo presente y acorta la sesión de masaje, tal vez unos pocos minutos en una sola parte del cuerpo, trabajando esta área durante una semana. Localiza el punto que menos desagrada a tu hijo y aplica el masaje sólo en esa área hasta que se sienta más cómodo. Luego pasa a otra. También puedes hacer un descanso y realizarle algunos estiramientos de brazos y piernas. A menudo, este cambio interrumpe el llanto. Espera un poco y continúa. Si no deja de llorar después de un breve descanso, recuerda dónde le estabas haciendo el masaje. Por ejemplo, si era en el vientre, tal vez tenga gases o dolor de estómago, o si era en un brazo, quizá le haya quedado dolorido durante el paño. Aprovecha esta extraordinaria oportunidad de aprender cómo tu hijo expresa su malestar.

masaje_bebe

en el utero - En el Útero

En el Útero

Dia 24. Los brazos empiezan a formarse en el feto.
Día 33. Se distinguen las manos y los hombros.
Días 36 a 42. Aparecen los codos, las muñecas y los dedos.

introduction - Leer el cuerpo

Leer el cuerpo

Cuantos más masajes des, más irás percibiendo y entendiendo de tu compañero. El cuerpo da pistas acerca de lo que necesita, y tú irás adquiriendo confianza a medida que vayas aprendiendo qué zonas requieren atención. Puedes empezar dándote cuenta de la forma en la que tu compañero se mueve y está de pie.

¿Percibes algún patrón o notas alguna tensión? ¿Hay algo que dé la impresión de estar incómodo o en mala postura? Aquí no se debe juzgar, sino sólo observar, lo que gradualmente irá dibujando una mejor imagen de cómo puedes ayudar Sin duda tu compañero te señalará las zonas de tensión, que suelen ser el cuello, los hombros y la zona lumbar Y una vez que hayas empezado a dar masajes, tus manos irán percibiendo más información. Sin embargo, cuando tu compañero está tumbado justo antes de empezar el masaje, puedes conocer muchas cosas acerca de él He aquí unos cuantos indicadores básicos con los que empezar.

1 Cuello: ¿Gira la cabeza con facilidad hacia un lado? En caso contrario, nos estaría señalando que existe rigidez.
2 Hombros: ¿Están relajados y bastante planos? Si no es así, también están indicando rigidez.
3 Parte superior de la espalda: ¿Tiene un aspecto relajado y relativamente plano, o sobresalen los omóplatos? Esto podría significar que debes tratar esta zona para que los hombros puedan relajarse.
4 Zona lumbar: ¿Está muy arqueada? Eso podría estar provocando tensión en la zona lumbar, por lo que puede ser un área que debas relajar
5 Caderas: ¿Están niveladas? Si no es así, puede indicar un problema en la zona lumbar o en las caderas. Esta zona podría beneficiarse con una relajación.
6 Manos: ¿Están las manos cerradas o en puño? Puede ser una zona en la que debas centrarte y una señal de que tu compañero no está relajado. Si las articulaciones están muy sensibles, masajea por encima y a su alrededor, y no sobre ellas.
7 Piernas: ¿Aparecen venas varicosas? Nos indicarían problemas circulatorios. No debes masajear sobre estas venas
8 Piel: ¿Está suave o áspera? ¿Aparecen zonas secas? Eso puede indicar una falta de hidratación y la necesidad de elegir un aceite de masaje nutritivo.
9 Tobillos: ¿Están hinchados? Eso podría significar trastornos circulatorios o una linfa perezosa. Trabaja sobre las zonas inflamadas, pero no sobre ellas, para facilitar el drenaje
10 Pies: ¿Existe alguna rojez? ¿Observas algún tras torno de los pies? ¿Podría deberse al uso de calzado ajustado? Los dedos apretados se benefician enormemente del masaje, pero ten cuidado si observas síntomas de infección.

leer el cuerpo