89asda89d7as897da897das964ds6ad4 - TRASTORNOS COMUNES: LUMBAGO

TRASTORNOS COMUNES: LUMBAGO

TRASTORNOS COMUNES: LUMBAGO

 

El dolor en la parte baja de la espalda puede deberse a una mala postura y a un
estilo de vida sedentario, y contribuye a la tensión de hombros y cuello. Prueba
estas técnicas para relajar los músculos y mejorar la postura general. Aplica
siempre algunas maniobras generales de relajación antes de empezar.

 

 

presión con las palmas sobre la zona lum-
bar Coloca una mano plana sobre el sacro de
tu compañero (el triángulo óseo situado en la
base de la columna). Coloca la otra mano so-
bre los músculos de la zona lumbar, ahue-
cándola para evitar presionar sobre la columna.
Separa las manos una de otra sin deslizarías
sobre la piel. Esto proporciona un buen esti-
ramiento a los músculos de la parte baja de la
espalda. Repite varias veces.

 

56as4d6as4d56a4d56sa4d65a4


presión con los antebrazos sobre la zona
lumbar Coloca los antebrazos uno frente al
otro y en diagonal con respecto a la zona lum-
bar. Ve desloándolos sobre los músculos
mientras aplicas presión, de forma que un
brazo termine junto a la caja torácica y el otro
sobre la cadera. Esto proporciona otro buen
estiramiento muscular. Repite la maniobra in-
viniendo la dirección de los brazos.

a8sd7as897da89d7a897d9ad87

 


 

doblar las piernas Apóyate sobre el cuerpo
con una mano y desliza la otra debajo del to-
billo. Levanta la pierna y gírala, y a continua-
ción dóblala hacia la cadera contraria. Esto
fortalece el meridiano del riñon y es bueno
para combatir la ciática.

TRASTORNOS COMUNES: LUMBAGO

 


 

presión con el codo sobre los glúteos Lo-
caliza VB 30, a dos tercios de la anchura del
glúteo y un tercio hacia abajo. Presiona sobre
el punto con el codo redondeado, trazando
círculos y amasando los músculos. Si la ma-
niobra resulta dolorosa, dibuja los círculos al-
rededor del punto y no sobre él. Repite en la
otra cadera para estimular la circulación ener-
gética y aliviar la ciática.

 

as56d4as56d4as56d4a6d

TRASTORNOS COMUNES: DOLOR DE OIDOS

TRASTORNOS COMUNES: DOLOR DE OIDOS

TRASTORNOS COMUNES: DOLOR DE OIDOS

 

El dolor de oídos puede tener múltiples causas. En muchos casos resulta muy
doloroso y, en episodios agudos o prolongados, requiere atención médica. Sin
embargo, en casos leves estas técnicas de masaje descongestivo pueden resultar
útiles. Repite las maniobras siempre que sea necesario.

 

 

círculos en las orejas Con las puntas de los
dedos masajea suavemente por detrás de las
orejas de tu compañero. Empieza los círculos
en el nacimiento del pelo y ve avanzando ha-
cia las orejas. La zona más efectiva es la más
cercana a los oídos. La dirección de los círcu-
los, sin embargo, es la que se aleja de ellos.
Comprueba que la presión no produzca mo-
lestias y continúa suavemente durante varios
minutos.

56AS4D56AS4D56A4DS6A5D4


pellizqueo sobre las orejas Pellizca ligera-
mente a lo largo del interior de las orejas con
los pulgares y los índices, trazando varias lí-
neas mientras tus movimientos siguen la for-
ma de las orejas. Al llegar a la entrada del
oido, levanta los lóbulos y tira suavemente de
ellos hacia ti. Ve trabajando gradualmente
cada vez más cerca del oído, apretando y
amasando todo el tiempo.

+ASDSA4DA564DS56A4D654


 

presión de los dedos sobre la mandíbula
Pide a tu compañero que relaje o deje caer la
mandíbula. Presiona con las puntas de los de-
dos cerca del ángulo y continúa masajeando
alrededor de toda la zona, trabajando hacia
el engrasamiento de la entrada del oído. Ama-
sa y presiona suavemente alrededor de la
zona hasta que tu compañero sienta algo de
alivio. No dejes de comprobar que la mandí-
bula sigue relajada.

A5S4DSA56D4SA56D4S5A6D4


círculos sobre el cuello Coloca las puntas de
los dedos de las dos manos planas sobre los
músculos del cuello, justo debajo de los ló-
bulos de las orejas. Traza medios círculos len-
tos hacia atrás en dirección a la columna, mo-
viendo la piel al mismo tiempo. Esta zona
puede estar ligeramente hinchada o sensible.
Trabaja lenta y repetitivamente durante vanos
minutos para aumentar el drenaje. Esto debe
aliviar la sensación de «atasco».

TRASTORNOS COMUNES: DOLOR DE OIDOS

 

cabeza - Postura

Postura

La postura es vital cuando se está dando un masaje, en especial cuando se hace con regularidad. La tentación natural, sobre todo al principio, es concentrarse en realizar bien los movimientos, y al hacerlo se compromete la postura propia.
Recuerda que el masaje debe ser beneficioso para ambas partes.

Es importante utilizar el peso del cuerpo y asegurarse de que, si bien el masaje se realiza con las manos, los movimientos no procedan
sólo de los hombros. A continuación explicamos las tres posturas principales para el masaje.

Cuando se trabaja sobre una camilla:

Asegúrate de que tienes los dos pies bien plantados sobre el suelo y separados a una distancia equivalente a la anchura de los hom-
bros. Pueden estar paralelos o uno delante del otro. Manten la columna vertebral tan recta como puedas y dobla ligeramente las rodillas para que el movimiento proceda de las caderas. Cuando te inclines hacia delante, todo tu cuerpo debe moverse sin que se produzca tensión en el cuello. Apoya el peso sobre las manos al aplicar presión y manten los hombros relajados.

camilla

Cuando se trabaja sobre el suelo:

Asegúrate de estar equilibrado, manteniendo las rodillas, los tobillos y las caderas flexibles (es bueno poner un acolchado sobre el suelo). La columna debe estar recta. Para aplicar presión, inclínate hacia delante de manera que el peso vaya desde las caderas, la columna y los hombros hasta las manos, manteniendo los hombros
relajados. Aplica la presión uniformemente sin estirarte demasiado, de forma que puedas recuperar la posición original.

suelo

Para trabajar la cabeza:

Colócate de pie detrás de tu compañero, con los pies separados a una distancia equivalente a la anchura de los hombros y los hombros
relajados. El movimiento debe ir desde el suelo hasta los hombros y siguiendo los brazos y las manos. Asegúrate de que no encorvas la espalda ni te inclinas hacia tu compañero.
Para aplicar presión, mueve un pie hacia atrás,
inclínate hacia delante doblando las caderas y utiliza el peso de tu cuerpo.

cabeza

 

 

 

bebeprematuro - Masaje en bebés prematuros

Masaje en bebés prematuros

Los bebés prematuros protegen celosamente su cuerpo y pueden mostrarse reacios al masaje. Lo mejor es dejar que se acostumbre área por área. Esto te permitirá trabajar aquellos puntos más sensibles (pecho, brazos y cara). No te extralimites. Si no vas más allá de su capacidad de resistencia, se sentirá más seguro. Incluso es posible que reaccione emotivamente y que llore al estimular áreas que le recuerdan una experiencia dolorosa. Es normal. El llanto es su forma de «hablar de ello». Es esencial que no pierdas la calma y que sigas relajado. Dale a entender que comprendes lo que te está diciendo. Tu objetivo es ahora ayudarlo a sentirse seguro y amado. Con el tiempo, disfrutará de la rutina completa de masaje.

 

Si empiezas el masaje y se resiste o se muestra disgustado, sigue durante unos segundos para comprobar si se siente incómodo o tal vez está reteniendo gases. Si el malestar continúa, interrumpe el masaje. Puedes intentarlo más tarde.
No fuerces el masaje bajo ningún concepto. Esta experiencia debe ser positiva para ambos y no convertirse en una especie de castigo o tarea habitual. Obligarlo transmite una señal negativa.

bebeprematuro

54as6f54d56a4s6das46d - MASAJE CHINO

MASAJE CHINO

MASAJE CHINO

 

El masaje chino es una combinación de técnicas para mejorar el flujo de energía (chi) del cuerpo e incrementar su vitalidad. En esta secuencia de masaje chino, los movimientos para relajar los músculos y estimular los meridianos (canales de energía) se combinan con la acupresión sóbrelos puntos. El objetivo es equilibrar y dar energía a tu compañero. La calidad de tus maniobras y de los movimientos es más importante que la localización exacta de los puntos, que requiere tiempo e información por parte de tu compañero y se hace más fácil con la práctica y la experiencia. Trabaja, por tanto, con la mente abierta.

 

Lista de contenidos:

 

  1. Principios

  2. Puntos de acupresión

  3. Aplicación

  4. La espalda

  5. Parte posterior de piernas y pies

  6. Parte delantera de piernas y pies

  7. Los brazos y las manos

  8. El pecho

  9. El abdomen

10. El cuello y el cuero cabelludo

11. La cara

12. Solución rápida con masaje chino

13. Automasaje

 

masaje chino

musculos - Músculos

Músculos

Los músculos esqueléticos son los que dan al cuerpo su forma y permiten el movimiento. Cada músculo está formado por haces de fibras reunidas en una funda protectora. Cuando un músculo se contrae en respuesta a una señal del cerebro, las fibras se deslizan unas sobre otras acortando el músculo.

Los músculos están unidos al esqueleto mediante tos tendones de sus extremos, que ayudan a flenonar o estirar la articulación.

Estos puntos de umón se conocen como ongen, el hueso que el músculo no mueve, e inserción, el hueso que si mueve. Los músculos trabajan en pares o grupos, relajándose y contrayén dose alternativamente para producir movimento.
Los músculos esqueléticos están bajo nuestro control consciente y se denominan músculos voluntarios. Los músculos involuntarios o lisos, que no están sometidos a nuestro control consciente, incluyen el corazón y los diversos órganos de la digestión.

Para poder funcionar de forma correcta, los músculos precisan grandes cantidades de nutrientes.
La sangre les aporta glucosa y oxigeno, y a continuación retira tos productos de desecho del esfuerzo en forma de ácido láctico y urea.
Cuando tos músculos no se relajan lo suficiente después del trabajo, pueden acumularse los productos de desecho, to que ralentiza la circulación de la sangre y la entrada de nutrientes.
Esto, a su vez, provoca rigidez y un incremento del tono en reposo. Con el tiempo puede dar lugar a la formación de tejido fibrótico lo uqe habitualmente se conoce como nudos o contracturas, duro y tenso al tacto, y que restringe la amplitud normal del movimiento.

El masaje y los musculos:

El masaje favorece a los músculos porque estimula los procesos corporales normales.
Los productos de desecho como el ácido láctico son liberados de las fibras musculares, lo que permite a los músculos moverse con más libertad.
En combinación con los beneficios de la relajación muscular, los incrementos del tono muscular vuelven a un nivel óptimo.

musculos

El aparato circulatorio

La sangre es el sistema de transporte del cuerpo; aporta nutrientes a los músculos y órganos, y retira tos desechos del metabolismo. El corazón, su órgano principal, es un músculo que actúa como una bomba para hacer que la sangre circule por todo el cuerpo. Está dividido en cuatro cavidades: dos aurículas en la parte superior y dos ventrículos en la inferior.

El corazón bombea la sangre oxigenada por el ventrículo izquierdo para dar servicio al cuerpo,a través de una red de arterias y capilares menores, que llevan los nutrientes a tos tejidos. La
sangre con poco oxigeno y que contiene dióxido de carbono se transporta de vuelta al corazón por los capilares y las venas. Las de las piernas tieñen vávulas para favorecer el flujo sanguíneo.

La sangre entra en la aurícula derecha y pasa por el ventrículo derecho hacia los pulmones, donde recibe oxígeno fresco.  A conti-
nuación regresa al corazón por la aurícula izquierda para comenzar de nuevo su recorrido.

Dato de la sangre:

► La sangre recorre todo el cuerpo veintiocho veces al día.
► Está formada por células sanguíneas
(glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas» y plasma (nutrientes y agua).
► Existen alrededor de Cinco millones de
glóbulos rojos en un mililitro de sangre.
► Los glóbulos rojos transportan, oxígeno.
► Los glóbulos blancos luchan contra las
enfermedades
► Las plaquetas coagulan la sangre

El masaje y la circulación:

El masaje ayuda a mejorar la circulación mediante la estimulación. Los productos de desecho se transportan desde los músculos a través de los capilares y las venas, mejorando el transporte de nutrientes a los músculos y los órganos a través de las arterias y los capilares. Los efectos calmantes del masaje pueden tener también un efecto beneficioso sobre el ritmo cardíaco.

circulatorio

 

 

 

preparateelmasaje - Préparate para el masaje

Préparate para el masaje

Antes de empezar el masaje, lávate a fondo las manos y las uñas, asegurándote do que estás no están demasiado largas o con indentaciones. Quítate el reloj,anillos,brazeletes,etc. si tienen los bordes agudos.

Ahora relájate. El bebé percibirá si estás nervosa o incómoda. Evita los masajes si estás enferma o extremadamente cansada.

Recuerda que cuanto más tranquilla estés y más a gusto te sientas, mejor responderá y se relajará el niño. En cualquier caso, no hay motivo alguno para estar nervioso o preocuparse por el masaje que vas a darle tu hijo. Los métodos no son difíciles ni requieren un esfuerzo excesivo. Los músculos de los bebés retienen muchísimo la tensión acumulada, de manera que sólo deberás aplicar la presión necesaria para reconfortarlo y estimularlo. Con el tiempo aprenderás a confiar en tus instintos y a dejar que tus manos y las reacciones del pequeñin te guíen.

Una vez relajada, ponte en posición. A medida que el niño crece y empienza a moverse de un lado a otro, es posible que desees probar con las posiciones citadas anteriormente. Para mí, la más cómoda era sentada al estilo indio en la cama, con la espalda apoyada en varias almohadas firmes, y el bebé echado frente a mí. Independientemente de la posición que elijas, procura disponer de una superficie firme al alcance de la mano (uma mesita, por ejemplo). Deja en ella el frasco de aceite para que no se derrame.

Posiciones Básicas Para El Masaje

1. Siéntate en el suelo o en una cama con las piernas cruzadas y el bebé frente a ti. Coloca un tranquilizador y una toalla también frente a ti y echa a tu hijo de espaldas, mirando hacia ti, a una distancia equivalente a un brazo extendido.

2. Siéntate en un sofá con las piernas juntas y cúbrelas con una toalla. Las piernas deben estar paralelas y juntas. Echa al bebé de espaldas, mirando hacia ti apoyado en las piernas.

3. Si prefieres estar de pie, acomoda al niño en el cambiador o en una mesa en la que estés lo bastante cómoda como para no tener que encorvarte demasiado. Ponte encarada al pequeñin. Si eliges esta opción, asegúrate de que el niño no puede rodar y caerse mientras coges el frasco de aceite o cuando tienes las manos resbalizadas.

preparateelmasaje

56as4ds6a54d6a4das6d4 - MASAJE PARE BEBES: PARTE DELANTERA DEL CUERPO

MASAJE PARE BEBES: PARTE DELANTERA DEL CUERPO

MASAJE PARE BEBES: PARTE DELANTERA DEL CUERPO

 

El comienzo sobre la parte delantera del cuerpo resulta tranquilizador porque
puedes mantener contacto visual con el bebé, lo que le ayuda a relajarse.
Tus movimientos deben ser largos y fluir de uno a otro. Trabaja intuitivamente
y adapta o acorta la secuencia como mejor te parezca.

 

 

1 primer contacto Comienza el masaje por
delante para mantener el contacto visual
mientras tu bebé se acostumbra a los mo-
vimientos. Encuentra una postura que te
venga bien. Frótate un poco de aceite en
los dedos y coloca las manos sobre el ab-
domen, con las puntas de los dedos justo
debajo del ombligo. Haz una pequeña pau-
sa y limítate a observar.

 56SA4DAS56D4A564D6AD4


2 rozamiento Comienza el masaje con lige-
ros movimientos de barrido, desde el ab-
domen hacia los hombros y bajando por la
caja torácica hasta la posición inicial. Re-
pite varias veces para relajar y tranquilizar
a tu bebé. Amolda las manos a los múscu-
los y manten los movimientos suaves y rít-
micos. Utiliza muy poca presión en el toque
descendente.

 MASAJE PARE BEBÉS: PARTE DELANTERA DEL CUERPO


 

3 rozamiento Repite el rozamiento subien-
do esta vez por el abdomen y continuando
por los brazos. Aprieta los músculos con
mucha suavidad como parte del movi-
miento. Repite varias veces en diferentes
posiciones para extender el aceite. Realiza
movimientos continuados y repetitivos.

 MASAJE PARE BEBÉS: PARTE DELANTERA DEL CUERPO


4 circuios Cuando completes la rutina de ro-
zamiento, continúa hasta las manos y tra-
za círculos con los pulgares. Dependiendo
de la postura del bebé, puedes hacer los
círculos sobre la palma o sobre el dorso. Lo
importante es relajar la mano y abrir los de-
dos. Repite varias veces.

 as56d4sa56d4a564da6d4


 

5 apretar Aprieta suavemente cada uno de
los dedos del bebé, utilizando una presión
ligerísima para trabajar, bajando por cada
dedo hasta la punta. Puedes hacerlo en las
dos manos al mismo tiempo o una por
una. Hacer la «bicicleta» con los dedos es
otra de las cosas más agradables. Mueve
suavemente las muñecas también para que
todo el brazo quede incluido en los movi-
mientos.

5sa4d56a4d56a4d56a4sd56as4d 


6 presión con las palmas Acaricia cada bra-
zo con un poco más de presión, utilizan-
do tus manos de forma alterna en una se-
rie de movimientos cortos. Comienza en la
muñeca y masajea hasta el hombro, en-
volviendo la articulación con las manos. La
presión debe proceder de las palmas de las
manos. También puedes utilizar una mano
de apoyo y la otra para subir masajeando
por el brazo.

56asd4a65d465a4da64das65d4


 

7 pases neurosedantes Utiliza las puntas de
los dedos para realizar una sene de suaves
pases neurosedantes a lo largo del brazo.
Trabaja desde el hombro hasta la muñeca.
Se trata de una caricia ligera y lúdica, pero
también sirve para estimular la piel y au-
mentar las sensaciones. Manten las muñe-
cas elevadas y las manos relajadas para que
el movimiento sea como una sene de olas.

 65as4das564d6ad4s6a4d64


8 círculos Sujeta la muñeca por abajo y tra-
za pequeños círculos con los pulgares. Co-
mienza con los dos pulgares juntos en el
centro de la muñeca para ir girando en es-
pirales a lo largo de la articulación. La pre-
sión debe ser bastante ligera y efectuarse
con las yemas de los dedos, y las manio-
bras deben deslizarse sobre la piel.

 56as4ds6a54d6a4das6d4


 

9 círculos con los pulgares Continúa los
movimientos circulares sobre el dorso de la
mano del bebé. Sujétala con los otros de-
dos por debajo y traza los círculos hacia
fuera empleando las yemas de los pulga-
res. Los movimientos deben ser como es-
pirales y deslizarse sobre la piel. Repite tra-
zando varias líneas a lo largo del dorso de
la mano de tu bebé.

 6asd4a56d4a56d4s6a5d4


10 círculos con los pulgares Dale la vuelta
a la mano y colócala con la palma hacia
arriba. Los dedos deben sujetarla por aba-
jo. Con las yemas de los pulgares, traza
pequeños círculos sobre la palma de la
mano, de forma que masajees cuanta más
superficie, mejor. Los dedos proporciona-
rán resistencia desde abajo. Aprieta la
mano con suavidad al cerrar.

 56asd4as564ds56a4d56a4d


 

11 pases neurosedantes Continúa sujetan-
do la mano y realiza ligeros pases neuro-
sedantes sobre el dorso de la mano. A
continuación, dale la vuelta. Continúa efec-
tuando pases neurosedantes con las pun-
tas de los dedos sobre la palma y luego
sobre cada uno de los dedos. Los movi-
mientos proporcionarán unas sensaciones
agradables y estimularán la piel de tu
bebé. A continuación repite todos los mo-
vimientos en el otro brazo.

 56asd4as56ds4a6d46a4d6a5d4


 

12 fricciones alternas Vuelve al pecho, re-
pite el rozamiento y a continuación fric-
ciona suavemente el torso con movimien-
tos alternos en la maniobra descendente.
Con el bebé en una postura segura, cruza
las manos hacia los lados opuestos de las
costillas, amoldándolas al pecho. Deslíza-
las lentamente una hacia la otra hasta el
otro lado. Repite los movimientos en la
parte inferior del abdomen.

 65as4d5s6a4d56a4d6sa4d


 

13 rozamiento Utiliza más aceite si es nece-
sario y efectúa un rozamiento hacia fuera
sobre el abdomen del bebé, bajando esta
vez por las piernas. Aprieta suavemente
para estimular los músculos como parte
del movimiento, y fricciona y retuerce li-
geramente la piel. Repite en varias posi-
ciones para extender el aceite por la ma-
yor superficie posible.

 56asd4a64d6a4d65a4d6sa4d

 


 

14 apretar Cuando hayas completado la se-
cuencia de rozamiento, aprieta ambos
píes entre tus manos, con los dedos por
arriba y los pulgares por debajo. Masajea
las plantas de los pies con los pulgares.
También puedes hacer un pie cada vez si
te resulta más fácil. Desliza las manos por
el pie y los dedos mientras continúas apre-
tando suavemente.

 65sad4a564da564d6s5a4d6as4d


 

15 presión con las palmas Con las manos
planas, masajea sobre una pierna, co-
menzando justo por encima del tobillo y
terminando sobre la cadera. A continua-
ción acaricia con las palmas de las manos,
empleando un poco más de presión, en
una serie de movimientos cortos. Masajea
subiendo por la pierna y sobre la cadera,
curvando las manos alrededor de la arti-
culación. Repite varias veces más para cu-
brir la cadera completamente.

 56as4d56a4d56a4d56sa46d


 

16 fricciones alternas Rodea con las manos
la cara externa del muslo con los dedos
hacia dentro. Desliza suavemente ambas
manos hacia el centro de la pierna, y a
continuación cruza hasta el lado opuesto.
Fricciona ligeramente sobre el muslo y
continúa bajando por la pierna todo lo
que puedas. Puedes aplicar un poco de
presión con este movimiento, siempre y
cuando tus manos se deslicen y no se que-
den pegadas a la piel.

 as56d4sa564dsa56d4sad564as6d


 

17 círculos con los pulgares Sujeta el pie de
tu bebé con la mano y traza pequeños
círculos sobre la planta con los pulgares.
Los círculos deben formar espirales por
debajo del pie. En la base de los dedos
puedes presionar suavemente. Trabaja so-
bre toda la superficie que puedas, pero no
apliques presión en el puente. Si tienes
dudas, masajea simplemente la zona car-
nosa y el talón.

 54asdas564d56a4d6s5a4ds56a4d


 

18 fricciones alternas Coloca los pulgares
debajo del pie, con los otros dedos por en-
cima. Fricciona hacia atrás y hacia delan-
te sobre el pie, realizando un movimien-
to completo con cada mano. Continúa
hacia los dedos y repite varias veces, con
los pulgares por debajo para dar resisten-
cia. Esto es muy bueno para relajar los
músculos.

 56sad4sa56d4sa564d6s5a4d56sa4d


 

19 estiramiento Envuelve el talón con la
mano y apoya los dedos contra la planta
del pie. Aprieta el pie hacia atrás, dete-
niéndote antes de notar resistencia. El
ejercicio pasivo es bueno para las articu-
laciones. Sin embargo, como las articula-
ciones de un bebé pueden ser muy móvi-
les, es preferible hacerlo con suavidad.

 as5d4sa56d465a4ds6a54d654as


20 estiramiento Sujeta la pierna sostenién-
dola por debajo del talón y en la rodilla.
Con suavidad empuja hacia atrás para es-
tirar la cadera. Hazlo varias veces. Tu aga-
rre debe ser ligero para que puedas rela-
jar antes de encontrar resistencia. Vuelve
a girar la pierna, pero esta vez hacia el
lado. Efectúa unos pases neurosedantes
hasta el tobillo. Repite en la otra pierna.

 56as4d65a4d56a4d6a4d6a46d


 

21 círculos Vuelve al abdomen y efectúa un
rozamiento hasta el pecho del bebé. A
continuación separa las manos y desliza-
las por los lados de las costillas. A partir de
aquí, traza grandes círculos sobre éstas,
subiendo por los lados del cuerpo y vol-
viendo a bajar en círculos. Repite varias ve-
ces, con los dedos bien extendidos y las
manos relajadas, deslizándolas sobre la
piel.

 56sad4a56d4sa564d6a4d6asd


 

22 rozamiento Coloca los pulgares juntos
en el centro del pecho, justo debajo de las
clavículas- Aplica un poco más de aceite si
lo necesitas. Acaricia despacio, con las ye-
mas de los pulgares, sobre la parte supe-
rior del pecho hasta los hombros. Rodea
los hombros con las manos y repite vanas
veces.

 as56d4sa64d56a4d6as4d6sa4d


 

23 presión con los dedos Coloca las puntas
de los dedos sobre la nuca del bebé, con
los índices sosteniendo el cráneo. Apoya
los dedos corazón y anular sobre los
músculos de los lados de la columna. Con
muchísima suavidad, presiona los múscu-
los con las puntas de los dedos y masajea
hacia arriba, hasta la base del cráneo.

 56asd4asd4s56a4d6as46dsa4d


 

24 apretar Con las manos todavía sujetando
la cabeza, acaricia las mejillas con los pul-
gares en un movimiento circular hacia
atrás, hasta las orejas. Aprieta suavemen-
te los lóbulos entre el pulgar y el índice, y
acaricia alrededor y por detrás de las ore-
jas. Se pretende que éstos sean unos pe-
queños momentos agradables y tranquili-
zadores.

 asd4sa56das6d54sa56d56a6d

 

 

 

VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES

 

 

A54SD4AS564DSA6DAS65D4 - SHIATSU: PARTE POSTERIOR DE PIRNAS E PIES

SHIATSU: PARTE POSTERIOR DE PIRNAS E PIES

SHIATSU: PARTE POSTERIOR DE PIRNAS E PIES

 

Asegúrate de estar en buena posición para llevar a cabo la secuencia de piernas.
También es importante la posición de las piernas de tu compañero cuando apliques
presión a los meridianos. Al trabajar sobre las articulaciones, debes presionar con
cuidado. Asegúrate de emplear una presión similar en ambas piernas.

 

 

1 presión con las palmas Sitúate junto a sus
caderas. Coloca una mano sobre el cuerpo
como sostén. «Camina» con la palma de la
otra mano, descendiendo por la parte pos-
terior de la pierna a lo largo del meridiano
de la vejiga. Empieza debajo de los glúteos
y termina encima del tobillo, ejerciendo
menos presión detrás de la rodilla. Coloca
la mano, aplica presión, manten y afloja
gradualmente cada vez.

SHIATSU: PARTE POSTERIOR DE PIERNAS E PIES


2 estiramiento Con la pierna en posición
central, desliza una mano por debajo del
tobillo y dobla la pierna hacia el glúteo, con
una mano descansando sobre el sacro, en
la base de la columna, para apoyarte. Te-
niendo en cuenta la flexibilidad de tu com-
pañero, intenta tocar el glúteo con el talón,
pero deten el movimiento cuando percibas
resistencia. Afloja el estiramiento, relaja y
vuelve a intentarlo.

AS21D23A1SDA3D3A1D


 

3 círculos con los pulgares Desplázate has-
ta el pie de tu compañero. Sujétalo con las
manos y traza círculos con los pulgares al-
rededor del hueso del tobillo para relajar Id
articulación. Trabaja tan cerca del tobillo
como te sea posible, y repite varias veces.
Presiona con las yemas de los pulgares y di-
buja círculos pequeños sobre cada punto
para liberar la energía bloqueada y esti-
mular el flujo sanguíneo hacia los pies.

23AS1D23AS1DAS231D23


4 amasamiento Amasa sobre la parte car-
nosa del pie con los nudillos, trabajando al-
rededor de R 1. Manten la mano todo lo
relajada que puedas, para evitar apretar
demasiado, mientras te apoyas contra la
otra mano, colocada debajo del tobillo.
Puedes extender los movimientos por todo
el pie. pero no masajees sobre el puente.

PRECAUCIÓN No utilices el punto R1 durante el emba-
razo.

AS1DAS1DA31DAS3SD132


 

5 tracción Utiliza el pulgar, el índice y el co-
razón para tirar de cada uno de los dedos
de los pies. Aprieta bajando por la parte ex-
terior de cada dedo, tira y da un ligero
apretón antes de cerrar el contacto. Ex-
tiende el movimiento hasta unos dos cen-
tímetros y medio del final de los dedos A
continuación baja el pie y repite todos los
movimientos anteriores en la otra pierna.

2ASD5AD465A4D6A54D


6 tracción Arrodíllate detrás de los pies de
tu compañero. Desliza las dos manos por
debajo de los tobillos, levántalos un poco
y tira hacia ti para efectuar un estiramien-
to. Ten cuidado de no forzarte demasiado
si tu peso corporal es menor que el de tu
compañero. Repite dos veces para liberar
la energía bloqueada de las articulaciones.

AS4D56AS4DA64D564


 

7 presión con los pies Coloca tus talones
sobre la parte carnosa de los pies de tu
compañero, con tus dedos apoyados sobre
el suelo. Aplica presión «caminando» sua-
vemente hacia arriba y hacia abajo con tus
pies. Ajusta tu peso en caso necesario para
que la presión resulte agradable y unifor-
memente sobre cada punto. Ten precau-
ción para evitar toda presión sobre el puen-
te de los pies.

A54SD4AS564DSA6DAS65D4


 

8 presión con las palmas Pide a tu compa-
ñero que se ponga de lado, con la pierna
superior doblada para dejar expuesto el
meridiano de la vesícula. Utiliza un almoha-
dón como sujeción. Apoyando una mano
sobre el cuerpo, «camina» hacia abajo des-
cendiendo por el exterior de la pierna has-
ta el tobillo, evitando presionar en la rodi-
lla. La mano debe estar en contacto con la
pierna, aunque la presión se ejerce con la
palma. Colócate, presiona, manten y aflo-
ja, y repite en la otra pierna.

56ASD546SA56D5AS56D4

 

VOLVER: SHIATSU