MASAJE INDIO DE CABEZA

MASAJE INDIO DE CABEZA

MASAJE INDIO DE CABEZA

 

El masaje indio de cabeza es un tratamiento energético
de la parte superior del cuerpo. Se utilizan técnicas
estimulantes y debe realizarse con sensibilidad sobre el
cuello y la cabeza. El masaje relaja los músculos mediante
na serie de rápidos movimientos de percusión y termina
estimulando el cuero cabelludo. Se pueden utilizar aceites
nutritivos en el pelo. El masajista debe mantener una
postura equilibrada y concentrarse en tener la columna
recta. El intercambio de energía entre ambos participantes
es un ingrediente vital de esta forma de masaje.

 

 

 

Lista de contenidos:

 

  1. Principios

 

  2. Puntos marma

 

  3. Aplicación

 

  4. Parte superior de la espalda

 

  5. Los brazos

 

  6. El cuello

 

  7. La Cabeza

 

  8. La cara

 

  9. El pelo y el cuero cabelludo

 

10. Solución rápida con masaje indio

 

11. Automasaje

 

 

MASAJE INDIO DE CABEZA

bebedormir - Otros pases relajación

Otros pases relajación

‘Indos estos sencillo» movimientos durante el masaje pueden aliviar el eolio, y se pueden realizar
cualquier momento, tanto si el bebé está vestido como desnudo. Repítelos cuatro veces.
1. Con el bebé frente a ti, sujeta sus tobillos, flexiona las rodillas y acércalas al vientre. Luego estíralas de nuevo. Cuando estén sobre el vientre, balancéalas suavemente a un lado y al otro para que el niño relaje las rodillas, y al estirar las piernas, balancea un poco las caderas.
2. A continuación flexiona y estira cada pierna, como si montara en bicicleta. Hazlo lentamente, procurando que la pierna se estire por completo. A los bebés les suele gustar este movimiento.
3. Cruza las piernas a la altura del vientre y presiónalas delicadamente sobre el mismo. Lo ayudarás a expulsar gases. Manten esta posición durante unos segundos y luego estíralas. Invierte la posición de las piernas en el cruce y repite la secuencia.

bebedormir

56asd4as56d4sa564ds56a4d - MASAJE HOLISTICO: PIERNAS E PIES POSTERIORES PARTE UNO

MASAJE HOLISTICO: PIERNAS E PIES POSTERIORES PARTE UNO

MASAJE HOLISTICO: PIERNAS E PIES POSTERIORES

 

Sitúate en un lugar desde el que puedas masajear toda la longitud de las piernas y completa cada secuencia en un lado del cuerpo antes de empezar en el otro. Intenta utilizar una presión similar en ambos lados. Es una gran oportunidad de trabajar sobre las articulaciones después de haber relajado los músculos.

 

 


 

1 rozamiento Sitúate junto a los pies de tu compañero. Vierte un poco de aceite en tus manos y colócalas juntas justo por encima del tobillo. Deslízalas sobre la pantorrilla sin separarlas, reduciendo la presión en la rodilla y continuando el movimiento hasta la cadera. Sepáralas en la parte superior del muslo y regresa de forma más suave descendiendo por el lado exterior de la pierna hasta el tobillo.

5a4sd56a4d56as46d4a6d


 

2 vaciado venoso Rodea la pierna con las manos justo por debajo de la pantorrilla. Forma una «V» con los pulgares y el resto de los dedos y agarra suavemente con estos últimos. Asciende apretando por la pantorrilla hasta la rodilla, donde deberás aflojar la presión, y termina el movimiento. Repite pero no masajees sobre posibles venas varicosas.

asd456d4a56d4as65d4


 

3 presión con la zona hipotenar Continúa el movimiento de vaciado venoso subiendo por el muslo y luego utiliza la zona hipotenar para ejercer una mayor presión. Estos músculos tienden a estar bastante tonificados, por lo que puedes utilizar sin peligro el peso de tu cuerpo. Evita la cara interior del muslo. Manten las manos en ángulo para que no exista contacto con los
dedos ni las palmas.

as54d56sa4d56a4da65d4


 

4 presión de los dedos Utiliza las yemas de los dedos para presionar alrededor de la articulación de la cadera. Cuando la hayas localizado, presiona rodeándola con los dedos corazón y anular, aplicando una presión uniforme hacia dentro y volviendo a soltarla también de manera uniforme. Consulta con tu compañero porque esa zona puede ser muy sensible, pero la relajación muscular resulta muy agradable.

MASAJE HOLISTICO: PIERNAS E PIES POSTERIORES


 

5 amasamiento Ajusta tu posición hasta quedar de frente a tu compañero. Coloca las manos sobre los músculos del muslo y amasa, presionando hacia dentro con un pulgar y rodando los dedos hacia ti. Con este último movimiento, comienza la maniobra con la otra mano. Amasa los músculos para relajarlos, evitando ejercer presión sobre la cara interna del muslo y la rodilla.

56as4das564d6as54d6as5d4


 

6 fricciones alternas Coloca las manos a un lado de la pierna, justo por debajo de la rodilla Fricciona sobre la pierna con las dos manos, deslizando una de ellas hacia ti y la otra en dirección contraria Continúa con rapidez y ligereza hacia el tobillo, manteniendo el contacto con toda la mano. Asegúrate de que deslizas las manos en lugar de estirar la piel, y aplica más aceite en caso necesario.

56asd4as56d4sa564ds56a4d


 

7 rotación Dobla la pierna hacia atrás y sujétala por el tobillo con una mano mientras agarras con la otra la planta del pie. Tus dedos deben estar sobre la almohadilla del pie con la palma firme sobre la planta. Comienza a rotar el tobillo lentamente, recorriendó toda su amplitud de movimiento. Repite en dirección contraria; a continuación, baja lentamente la pierna.

as6d4as56d4a65d4sa6d4


 

8 tracción Coloca una mano debajo del tobillo y la otra justo por encima del talón. Levanta la pierna ligeramente con la mano inferior y tira suavemente de ella hacia ti. Puedes notar el efecto del movimiento en la cadera. Tu compañero debe relajar la pierna sin intentar estirarla ni ayudar. Suelta con suavidad y acaricia el pie.

5a6sd456a4das56d46as5d4

CONTINUACCION: MASAJE HOLISTICO: PIERNAS E PIES POSTERIORES PARTE DOS

 

los sentidos - Interrelacción a través de los sentidos

Interrelacción a través de los sentidos

La relación entre un padre y su hijo puede ser uno de los vínculos más fuertes y significativos en el ser humano. Todos los bebés y las madres poseen recursos naturales e instintos que fomentan este proceso desde el mismíssimo nacimiento del bebé. Pero cómo se crea exactamente este vínculo? Examinemos el proceso a través de cada uno de los sentidos.

Olfato: El récien nacido es capaz de percibir el olor del pezón de su madre. En efecto, si se le deja en el abdomen de la madre, se moverá lentamente hasta sus senos y empezará a succionar. Cuando la madre está cerca de su hijo, su cuerpo emite oxitocina, una hormona materna, a la que se conece como «reflejo de nutrición», y prolactina, que estimula la producción de leche.

Sonido de la voz: Tu hijo ha aprendido a distinguir tu voz entre un millón desde el séptimo mes de gestación. Algunas investigaciones demuestran que un neonato incluso es capaz de reconocer la diferencia entre el lenguaje de su madre y el de un extraño. Su capacidad para procesar y responder al sonido se desarrolla alrededor del cuarto mes en el seno materno.

Contacto Visual: Un estudio británico realizado en el año 2002 sugiere que los recién nacidos saben, a partir del segundo día de vida, cuando alguien los está mirando. Esto significa que el contacto visual puede ser una respuesta autogenerada en lugar de algo aprendido. Un estudio en Londres concluyó que la función cerebral mejoraba considerablemente en los niños de cuatro meses con el contacto visual con adultos.

Tacto: En los primeros estadios de la vida, tu hijo busca en ti protección y familiaridad. Cuando te aproximas a él, empieza a reconocerte como el cuidador que lo reconforta. Y cuanto más relajado estés, mejor responderá el niño. El masaje es una forma extraordinaria de recrear la experiencia uterina.

 

TRASTORNOS COMUNES: CELULITIS

TRASTORNOS COMUNES: CELULITIS

TRASTORNOS COMUNES: CELULITIS

 

 

 

Lo que se conoce comúnmente como celulitis, o piel de naranja, suele implicar
retención de líquidos y congestión de los tejidos. Junto con el masaje, la dieta
y el ejercicio tienen también un papel muy importante. Masajea con cuidado,
pues estas zonas están a menudo muy sensibles. Repite a diario.

 

 

amasamiento de muslos y glúteos El ama-
samiento es bueno para aliviar la congestión,
pero ten cuidado porque la presión puede re-
sultar dolorosa. Trabaja sobre la zona del mus-
lo y el glúteo de tu compañera, presionando
los músculos con el pulgar y rodando hacia
atrás con el resto de los dedos. Las manos de-
ben trabajar de forma alterna y establecer un
movimiento rítmico. El uso de aceites esen-
ciales limpiadores puede resultar útil.

asd56a4d56a4da65d46

 


 

presión con la zona hipotenar sobre los
muslos Masajea a lo largo de los músculos
del muslo, apretando con la parte posterior
de las manos y trabajando hacia arriba, en di-
rección a la cadera. Aplica presión suficiente
como para que sea efectiva pero no dolorosa.
Trabaja por todo el muslo con las dos manos,
empleando maniobras largas y alternas, o uti-
liza las dos manos juntas para presionar con
más fuerza. Evita todo masaje sobre la cara in-
terna del muslo.

56as4d65a4d56asd4as6d54


 

presión con los nudillos sobre los glúteos
y las piernas Cierra el puño sin apretar y ma-
sajea las zonas congestionadas con los nudi-
llos. Esta maniobra puede ser muy eficaz, pero
ten cuidado cuando exista una falta de tono
muscular. Dibuja círculos y amasa localmente
para aumentar la circulación, pero siempre so-
bre zonas carnosas. Evita masajear directa-
mente sobre huesos y sobre la cara interna del
muslo.

as54d56a4d56a4d6a4d6as4d


percusión sobre los muslos Utiliza las ma-
nos, para efectuar una percusión cubital,
subiendo y bajando por el muslo para que
aumente la circulación. Debes mantener las mu-
ñecas sueltas y tocar con los meñiques. Los
movimientos tienen que ser precisos y ligeros
para conseguir el típico sonido de esta ma-
niobra. También puedes emplear otros tipos
de percusión, como el golpeteo y la percusión
cóncava, para estimular la circulación local.
Repite todos los movimientos en la otra pierna.

TRASTORNOS COMUNES: CELULITIS

 

 

bebecolllico - Método de masaje para bebés con cólico

Método de masaje para bebés con cólico

Para bebés con cólico, esta técnica para aliviar la retención de gases es extremadamente útil. Úntate las manos con un poco de aceite para masaje (3-5 gotas de tintura de hierba gatera en aceite de oliva o dealmendra da excelentes resultados), y alternando las manos, pasa la palma desde la caja torácica hasta la parte superior de las piernas, ahuecando las manos. Repítelo por lo menos cinco veces.
A continuación, junta las rodillas de tu hijo, flexiónalas y sostenías cerca del vientre durante treintasegundos, y luego suéltalas. Esto contribuye a mantener el cuerpo «conectado». Luego realiza el Pase Circular. Como recordarás de la sección dedicada al masaje del vientre, este pase consiste en trazar culos alrededor del ombligo en la dirección de las manecillas del reloj.
Con el bebé boca arriba frente a ti, desplaza la mano derecha desde justo debajo de la caja torácica (lado izquierdo del bebé) hasta la base del vientre con un movimiento vertical. A continuación, con la mano izquierda, describe un ángulo recto («L» invertida) empezando en el área situada debajo de la caja torácica en el lado derecho del niño, continuando hacia el lado izquierdo, con un movimiento horizontal, y por último, de nuevo con la mano derecha, un doble ángulo recto («U» invertida) empezando en la sección inferior del vientre, continuado hacia arriba hasta la caja torácica (lado derecho del bebé), hacia la derecha con un movimiento horizontal (lado izquierdo del niño) y finalmente hacia abajo. Personalmente, me gusta realizar varias veces cada etapa del pase y luego el pase completo, también
varias veces. Cuando hayas terminado, traza un círculo completo con las manos y luego continúa por debajo del ombligo hacia el lado derecho. Alterna las manos y describe el círculo con un movimiento ininterrumpi-do, apoyando una mano después de la otra. Trabaja con una presión moderada. ¡A los bebés les encanta! Finalmente, júntale de nuevo las rodillas, flexiónalas y mantenías cerca del vientre durante otros treinta segundos. Suelta las piernas y dales un suave masaje para aliviar la tensión. Repite tres veces la rutina completa.

bebecolllico

MEDIA UNO - Presion Media - parte uno

Presion Media – parte uno

PRESION MEDIA – PARTE UNO

Las técnicas con presión media ayudan a liberar la tensión de los músculos y se utilizan después de haber aplicado el aceite con el rozamiento. Comienza con suavidad; dependiendo de la respuesta que recibas, puedes aumentar la presión hasta que sientas cómo se relajan los músculos. Aplica estas técnicas a zonas musculares y carnosas.

 


 

AMASAMIENTO

 

PRESION        media
CONTACTO   dedos, toda la mano
El amasamiento es una de las técnicas más estimulantes. Realizada después del rozamiento con aceite para preparar los músculos, el amasamiento (como su propio nombre indica) los trabaja de forma repetitiva para relajarlos, liberar las tensiones y reducir el tono muscular. Se emplea en zonas grandes y carnosas, como los muslos, los glúteos y los músculos situados a ambos lados de la columna, pero no es adecuado para zonas delicadas o para trabajar sobre huesos.

 

Cómo hacerlo
Coloca las yemas de los dedos en posición. Presiona con el pulgar, alejando los músculos de ti; a continuación, sin perder el contacto, coge los músculos con los otros dedos y ruédalos hacia el pulgar. Cuando termines el movimiento, comienza de nuevo a amasar en una zona ligeramente diferente con la otra mano, de forma que trabajes a un ritmo alterno y constante. Cuando te hayas acostumbrado a los movimientos de amasamiento, haz que las palmas de tus manos entren también en contacto para dar mayor efectividad a la técnica.

 

Amasiamento sobre los muslos
Sitúate a un lado de tu compañero. Presiona los músculos con el pulgar y vuelve a rodarlos con los otros dedos. Comienza un movimiento similar con la otra mano, alternándolas hacia arriba y hacia abajo a lo largo del muslo. No te alejes de los músculos carnosos y evita la presión sobre la parte posterior de la rodilla y la cara interna del muslo.

presion media

 

Amasamiento de los glúteos
Sitúate junto a la zona lumbar de tu compañero. Inclínate sobre él y comienza a amasar el glúteo contrario, primero con una mano y después con la otrar hasta que hayas establecido el ritmo. Masajea las zonas carnosas para liberar todas las tensiones. Puedes utilizar bastante presión, pero recuerda que estos músculos están a menudo muy sensibles.

gluteos

Amasamiento de la espalda
Sitúate junto a la espalda de tu compañero. Inclínate y comienza a amasar las bandas musculares del lado opuesto de la columna. Trabaja a dos centímetros y medio de la columna como mínimo, empujando con los pulgares hacia el lado contrario al que estás. Después rueda los otros dedos hacia los pulgares, subiendo y bajando a lo largo de la columna, desde la zona lumbar hasta los hombros, siempre y cuando no amases por encima de ella.

la espalda 12321354

 

 

 


 

VACIADO NERVOSO

 

PRESIÓN         media
CONTACTO     toda la mano
El vaciado venoso se realiza en dirección ascendente en brazos y piernas, aplicando presión hacia el corazón. Utilizado después del roce, ayuda a liberar la tensión de los músculos y a estimular la circulación. Los pulgares y los dedos índices rodean el miembro mientras se aplica la presión con toda la mano. El vaciado venoso es también bueno para percibir los «nudos».

 

Cómo hacerlo
Coloca el pulgar y el índice sobre el brazo o la pierna de tu compañero, justo por encima de la articulación, formando una «V» con la mano. Aprieta mientras vas ascendiendo aplicando presión y haciendo contacto con toda la mano. A medida que vayas avanzando puedes presionar por separado con las dos manos, extendiéndolas para acomodarlas a la zona del cuerpo pero sin reducir la presión.

 

Vaciado venoso del antebrazo
Sostén el brazo de tu compañero por la muñeca, coloca el pulgar y el índice justo por encima de ésta y presiona deslizándolos sobre los músculos en dirección al codo. A partir de aquí el contacto debe hacerse con toda la mano. Aplica una presión relativamente firme, aflojándola justo por debajo del codo.

antebrazo

Vaciado venoso del muslo
Coloca ambas manos planas sobre el muslo de tu compañero, empezando justo por encima de la rodilla. Con una ano detrás de la otra, aplica una presión deslizante sobre los músculos en dirección a la cadera. Esta presión debe ser bastante firme, y puedes repetir la maniobra varias veces. Evita la cara interna de los muslos. En su lugar, abre las manos en abanico hacias la caderas.

muslo

 

 

Vaciado venoso de la pantorrilla
Sitúate junto a los pies de tu compañero y coloca ambas manos justo encima del tobillo, en forma de «V» y amoldándolas a la pierna. Presiona deslizándolas hacia la rodilla, aplicando una presión mayor sobre los músculos de la pantorrilla. Evita trabajar sobre venas varicosas, y afloja la presión al llegar debajo de la rodilla.

pantorrilla

 

 

 

 


 

RODADO CON LOS PULGARES

 

PRESIÓN       media
CONTACTO   pulgares
Utiliza el rodado con los pulgares para relajar los músculos, encontrar los «nudos» y conectar los movimientos de una zona a otra. Úsalo a lo largo de la columna o sobre zonas más pequeñas, como las manos, empleando los dedos como apoyo. Los pulgares se van alternando para conseguir un efecto constante.

 

Cómo hacerlo
Coloca uno de tus pulgares sobre el cuerpo de tu compañero y deslízalo lentamente sobre los músculos alejándolo de ti, empleando una presión media. Cuando alcances el final del movimiento, separa el pulgar del cuerpo con suavidad para llegar a la siguiente posición. Al hacerlo, comienza a deslizar el otro pulgar, de forma que ambos se alternen y sus posiciones se solapen.

 

Rodado sobre la columna
Sitúate junto a la cabeza de tu compañero. Inclínate hacia delante y comienza a deslizar uno de los pulgares sobre los músculos de un lado de la columna. Alterna con el otro pulgar levantando las manos entre movimientos, para llegar hasta la zona lumbar. Repite varias veces.

costas 123

Rodado sobre la mano
Sujeta la mano de tu compañero con tus dedos y rueda los pulgares sobre la palma. Este movimiento es un buen liberador de tensiones Oüttza el pulgar alejándolo de ti y repite con el otro, de forma que cubras la mayor superficie posible de la palma. La presión firme puede ser efectiva, pero comprueba siem pre si a tu compañero le resulta molesta.

manos 123

Rodado sobre la nariz
Ésta es una versión más suave para trabajar sobre zonas delicadas. Cuando estés trabajando en la cara de tu compañero, puedes utilizar una presión deslizante muy suave para maniobrar sobre toda la nariz, desde el puente hasta la punta. Emplea movimientos de rotación diminutos, que resultan realmente reconfortantes, para cubrir toda la zona.

cara 123

 

 

Continuación: Presión Media – parte dos

 

dormirbocaabajoarriba - Dormir boca abajo o boca arriba?

Dormir boca abajo o boca arriba?

El ciclo de sueño del bebé está relacionado con su ciclo de alimentación, por lo
menos en las primeras etapas de la vida. Al principio, el sueño es corto y frecuente, pero a medida que va aumentando su interacción con el mundo que lo rodea, también las horas de sueño se alargan. Un masaje regular, o incluso una suave caricia similar al Pase de Pluma del que ya hemos hablado en este libro puede ayudar a los niños que tienen dificultades para conciliar el sueño. Mejor aún, un masaje como parte de la siesta y de la rutina de acostarse contribuye a ajustar lentamente el programa de sueño del pequeñín al de la familia.

En total, los recién nacidos duermen entre doce y veinte horas diarias, y los períodos de sueño se alargan y disminuye su frecuencia a medida que van madurando.
Durante muchísimos años se ha creído que acostar al niño boca abajo era ideal para
su salud general y su seguridad. No obstante, estudios recientes han demostrado
que esta posición puede aumentar el riesgo del síndrome de muerte súbita. Veamos cuál es el protocolo actual en cuanto a la seguridad en el sueño se refiere:
• Coloca a tu hijo de espalda, asegurándote de que el colchón y la cuna reúnen
las condiciones de seguridad vigentes. Se desaconseja el uso de camas de
agua, sofás y colchones blandos.

• Retira de la cuna toda clase de objetos blandos, tales como almohadas, «tranquilizadores», mantitas de borreguito y muñecos de peluche.

• Utiliza un «pelele» a modo de manta. Es lo bastante caliente.

• Si prefieres usar una manta, pon al niño con los pies al pie de la cuna, sujeta los bordes debajo del colchón y tápalo sólo hasta el pecho.

• Periódicamente durante el día, acuesta al bebé boca abajo para fomentar el
fortalecimiento de los músculos de los brazos y el cuello. Otra alternativa consiste en llevarlo en una mochila delantera.

dormirbocaabajoarriba

a56sds56a4d56a4d65a46d5 - MASAJE CHINO: AUTOMASAJE

MASAJE CHINO: AUTOMASAJE

MASAJE CHINO: AUTOMASAJE

 

 

El automasaje es una forma estupenda de localizar puntos que pueden ser
difíciles de encontrar en otras personas sin algo de práctica. Los puntos pueden
estar un poco sensibles y sentirás cómo resuena la energía cuando encuentras
el lugar exacto. Cuanto más practiques, más natural te resultará.

 

1 círculos con los dedos sobre los hom-
bros El cuello y los hombros siempre acu-
san la tensión, por lo que ésta es una bue-
na forma de relajarse. Coloca las manos
por encima de los hombros y localiza los
músculos a ambos lados de VG 14. Traza
círculos con las puntas de los dedos con
toda la firmeza que te resulte agradable
para relajarlos. Muévelas hacia los brazos
para dispersar las acumulaciones de chi.

 as56da54d56a456d54asd


 

2 apretar los hombros Coloca una mano
por detrás del hombro contrario y aprieta
los músculos entre los dedos y la zona hi-
potenar (la almohadilla situada justo enci-
ma de la muñeca). Hazlo hacia el cuello y
localiza VB 21, situado en línea con VG 14.
Percibirás una depresión sensible. Traza
círculos sobre el punto con las puntas de
los dedos y a continuación presiona direc-
tamente un poco más fuerte. Repite los
movimientos en el otro hombro.

56as4d56a4d56a4d6a4d


 

3 presión con los dedos sobre la zona
lumbar Coloca las manos por detrás de la
espalda, con las puntas de los dedos sobre
los músculos lumbares, a ambos lados de
la columna. Presiona con los dedos des-
cendiendo por los músculos y sobre el sa-
cro, el triángulo óseo situado en la base de
la columna. Esto estimula el meridiano de
la vesícula y relaja la zona lumbar.

PRECAUCIÓN No utilices los puntos VG 14, VB 21 ni
VB 30 durante el embarazo.

MASAJE CHINO: AUTOMASAJE


4 presión con los dedos sobre los glúteos
Localiza VB 30, a dos tercios del recorrido
desde los glúteos hacia las caderas y aproxi-
madamente a un tercio hacia abajo. Presió-
nalo y traza círculos sobre él con las puntas
de los dedos. Aunque es difícil conseguir la
misma presión en ti mismo que en un com-
pañero, te servirá para relajar la zona de la
cadera bastante bien.

56asds56a4dsa6d4as6d4


5 presión sobre las cejas Pellizca a lo largo
de la línea de las cejas con los pulgares y los
índices, desde el puente de la nariz hacia
las sienes. Pellizca y levanta al mismo tiem-
po, recorriendo el camino hacia VB 1. Pue-
des sentir esta depresión en la línea que
parte desde la cuenca del ojo. Presionar y
trazar círculos sobre él es fantástico para
aliviar la tensión y despertar los ojos can-
sados.

as56das564da4d56a4d56a4d


6 presión con el pulgar Sujeta una mano
con la otra y masajea sobre la parte carno-
sa del pulgar. Haz fuerza con los otros de-
dos por debajo. Localiza P 10, a medio
camino de esta zona carnosa del pulgar.
Traza círculos y luego presiona suavemen-
te, con la punta de tu pulgar activo, hacia
el hueso. Manten un momento, afloja y re-
pite en la otra mano.

56sadas56d546a546d56a54d


 

7 apretar las piernas Pellizca y aprieta ba-
jando por la cara externa de las dos pier-
nas, desde la parte superior de los muslos
hasta los tobillos. Aplica la presión entre los
pulgares y el resto de los dedos. Los movi-
mientos deben ser rápidos y vigorosos. Evi-
ta ejercer cualquier presión sobre las rodillas.
Repite varias veces para llevar la energía al
suelo.

56as4d56as4da46da54d


8 presión con los pulgares sobre los de-
dos de los pies Sujeta el pie por debajo y
coloca el pulgar de una mano sobre el pie
contrario, en la zona entre el pulgar y el ín-
dice del pie. Localiza IG 13 y presiónalo con
la punta del pulgar. Este punto puede es-
tar muy sensible, por lo que puedes trazar
círculos sobre él para dispersar la presión
y luego intentar apretarlo directamente.
Repite en el otro lado.

as56dasdad5as56d456as4d

 

VOLVER: MASAJE CHINO

linfático - El sistema linfático

El sistema linfático

El sistema linfático, que brota del sistema vascular (vasos sanguíneos), es un medio de transporte; drena los tejidos y las células, y lleva los desechos al corazón a través del conducto torácico y del conducto linfático derecho. Posee su propio sistema de vasos: los superficiales drenan las fascias y los profundos drenan los órganos.

La linfa es un fluido claro constituido por plasma, grasas que no han sido transportadas a través de las venas, proteínas, células malignas y desechos celulares. Una vez que se ha recogido, se abren y cierran unas válvulas diminutas que la transportan. Cuando no existe un bombeo muscular central, la actividad esquelética y la respiración protunda ayudan al flujo de la linfa. La red de vasos transporta
inicialmente la linfa hacia los ganglios linfáticos más próximos para que la filtren. Estos ganglios se agrupan en diversos puntos de
todo el cuerpo, como las axilas, el cuello y las ingles, y suelen estar cerca de las venas. En ellos se procesan (y a veces almacenan) los de-
sechos, y ahí es donde las células del sistema
inmunologico. denominadas macrófagos.
destruyen Las bacterias y Las células indeseables. Asimismo, los glóbulos blancos de la sangre, denomnados linfocitos, producen anticuerpos. La Iinfa filtrada regresa entonces al corazón.

El masaje y el sistema linfático

El masaje estimula la retirada de los desechos metabólicos. El sistema linfático es uno de los medios de transporte de estos productos de desecho, por lo o que al estimularlo se ayuda a mantener el cuerpo sano. El exceso de fluidos y los efectos de las lesiones son filtradas a través de los vasos y ganglios linfáticos, ayudando así al cuerpo a repararse a sí mismo y a recuperarse del trauma más rapidamente.

linfático