a56sd4sa56das56d4sa64d - MASAJE HOLISTICO: PARTE DELANTERA DE PIERNAS Y PIES

MASAJE HOLISTICO: PARTE DELANTERA DE PIERNAS Y PIES

MASAJE HOLISTICO: PARTE DELANTERA DE PIERNAS Y PIES

 

 

Esta zona ofrece la oportunidad de completar tu masaje relajando los músculos,
proporcionando un estiramiento y trabajando hasta los pies. Completa la
secuencia en cada uno de los lados, por turno, utilizando una presión similar
en ambos. Cerrar en los pies ayuda a centrar el masaje.

 

1 rozamiento Sitúate junto a uno de los pies de tu compañero. Extiéndete un poco de aceite en las manos y sube por la parte delantera de la pierna, con las manos juntas, hasta el muslo. Cuando llegues a la cadera, debes separar las manos y volver a bajar por los lados de la pierna, con los dedos separados y una presión reducida. Regresa a la posición justo por encima del tobillo y repite varias veces.

MASAJE HOLISTICO: PARTE DELANTERA DE PIERNAS Y PIES


2 vaciado venoso Coloca las manos, una detrás de la otra, justo por encima del tobillo. Cógelo con los pulgares e índices y aprieta subiendo por la pierna hacia la rodilla. Aplica presión a los músculos con la zona de la mano situada entre los dedos pulgar e índice, relajando las palmas para reducir la presión directamente sobre el hueso. Detente justo debajo de la rodilla y repite.

56a4sd56as4d56as4ds56a4d


 

3 vaciado venoso Continúa con el movimiento de vaciado venoso subiendo por el muslo, comenzando justo por encima de la rodilla. Apoya el peso de tu cuerpo para aumentar la presión. Trabaja sobre el muslo hacia la cadera varias veces, evitando la cara interna. Extiende los dedos todo lo que puedas para acomodarlos a los músculos y aumentar la efectividad de la maniobra.

56a4d56as4d56sa4d6a4d


 

4 presión con la zona hipotenar Cambia el contacto a la zona hipotenar para ejercer más presión sobre los músculos. Las manos deben ir una detrás de la otra. Cuando llegues a la cadera, puedes trabajar alrededor de la articulación utilizando la zona hipotenar de una mano. Trabaja en movimientos circulares locales aplicando presión hacia la cadera.

a56s4ds56ad56asd4asd564


 

5 amasamiento Sitúate de frente a tu compañero. Comienza los movimientos de amasamiento sobre los músculos del muslo, evitando siempre la cara interna. Presiona sobre los músculos con los pulgares, empujando hacia el lado contrario al tuyo, y a continuación vuelve con los otros dedos hacia los pulgares con movimientos rítmicos y de rodado. Termina justo por encima de la rodilla.

as56d4as56d4a56d4a56s4d


 

6 balanceo Desliza los dedos por debajo de la rodilla y rodéala con las dos manos. Con la pierna ligeramente doblada, balancea la articulación de un lado a otro mientras la sostienes con las manos. La pierna debe estar suficientemente relajada como para que puedas balancearla sin que tu compañero controle el movimiento.

as56d4as56ds4a5d56sa4d


 

7 fricciones alternas Fricciona la pierna hacia abajo hasta el tobillo, comenzando los movimientos por debajo de la rodilla. Mantén las manos relajadas y acopladas a la forma de la pierna. El movimiento de fricciones alternas será más agradable si las manos se cruzan exactamente una al lado de la otra Aplica mas aceite s¡ fuera necesario para no estirar la piel.

a56sd4sa56das56d4sa64d


 

8 tracción Coloca las dos manos alrededor del tobillo, una por encima y la otra por debajo, cubriendo el talón. Levanta la pierna ligeramente y tira suavemente de ella hacia ti para efectuar un buen estiramiento. Tira sólo hasta que encuentres resistencia. A continuación baja la pierna con cuidado.

56asd456as4da65d4as65d4


 

9 presión con los pulgares Envuelve el pie de tu compañero con tu mano, colocando los dedos por debajo y los pulgares por encima. Coloca éstos uno junto al otro en el centro del pie y en sentido longitudinal. A continuación sepáralos lentamente, deslizándolos hacia el exterior del pie. Presiona con los otros dedos por debajo al mismo tiempo para arquear ligeramente el pie. Repite justo por encima de los dedos.

5as4d56as4d56a4sd6a5d56sa4d


10 vaciado venoso Coloca la mano todo lo arriba que puedas entre los dedos, presionando con el pulgar y el dedo corazón. Aprieta suavemente mientras mueves la mano hacia ti, hasta la base de los dedos del pie. Repite en cada una de las cuatro posiciones para relajarlo. Utiliza las yemas de los dedos para no pellizcar ni hacer cosquillas.

a5sd4as56d4as5d56as4das65d4


 

11 vaciado venoso Continúa con los movimientos de vaciado venoso con los dedos pulgar e índice o el corazón sobre cada uno de los dedos del pie. Puedes girarlos y retorcer suavemente la piel con una mano. La otra sostiene el pie cogiéndolo por el talón. Continúa el movimiento unos dos centímetros y medio por encima de los dedos; por último, deposita el pie con cuidado.

56a4sda4d5ad56as6das56d4


12 balanceo Acércate al muslo y coloca las manos a ambos lados de éste. Balancea con una mano hacia el cuerpo, y a continuación hacia fuera con la otra mano. Ve bajando mientras balanceas hasta llegar al pie, y debes poder observar la  respuesta de todo el cuerpo. Envuelve los dedos con tus manos para completar la secuencia, y a continuación repite todos los  movimientos en la otra pierna.

as564d56as54d56as54d6sad4

precalentamiento - Precalentamiento y mejora de la circulación

Precalentamiento y mejora de la circulación

Cuand el bebé cierra los brazos en señal de protección, es muy probable que tenga las manos frías. Veamos cómo puedes calentárselas. En primer lugar úntate un poco de aceite en la palma de la mano, acaríciale el brazo extendiendo el aceite y luego empieza con el pase de Ordeño Indio desde el hombro hasta la muñeca. Cuando llegues a la mano del niño, tómala con las dos manos (una encima y otra debajo) para transmitirle tu calor. Cambia de lado y repite el pase. Si con todo continúa resistiéndose, sujétalo por la muñeca y dale unos ligeros golpecitos para estimular una respuesta natural de «sigue adelante». Una tercera opción si el niño llora consiste en cogerle de las manos y cruzárselas en el pecho, manteniendo esta posición durante unos instantes. Esto puede relajar el cuerpo del bebé, ya que imita una posición semifetal. Como última alternativa, puedes reiniciar los sencillos movimientos de estiramiento que ya he mencionado en los preparativos para el masaje. Sujeta las muñecas del bebé, est+rale los brazos hacia los costados y después crúzalos a la altura de la muñeca. Repítelo cambiando la posición de los brazos. A continuación, desplaza sus brazos hasta la cara, sobre la frente, para completar el estiramiento. Finalmente, sujétale un brazo a la altura de la muñeca y el otro en el tobillo, desplazando el brazo y la pierna en «X» sobre el vientre. Invierte la cruz y estira de nuevo las extremidades. A menudo, este breve movimiento relaja lo suficiente al bebé como para continuar con el masaje de los brazos y las manos.

Ordeño Indio: Al igual que hiciste con las piernas, apoya los dedos de una mano en el brazo, y los dedos de la otra debajo del brazo. Aprieta y suelta suavemente el brazo con el borde interior de cada mano mientras avanzas desde la sección superior del hombro hasta la muñeca. Puedes hacerlo alternando las manos, como si estuvieras trepando por una cuerda, o bien manteniéndolas en la misma posición mientras desciendes por el brazo. Al llegar a la mano, desplaza de nuevo las palmas hasta la sección superior del hombro y repite el pase2-3 veces. Luego cambia de mano. Repítelo varias veces en ambos lados del cuerpo del niño. Esto le precalentará los brazos y eliminará el estrés y la tensión negativa a través de las manos.

Apretar y Girar: Al igual que en el masaje de ordeño, este pase se inicia en la parte superior del hombro y continúa hasta la muñeca. Sujeta el brazo del bebé con las dos manos, apretandoy girando tus manos con suavidad alrededor del brazo. Trabaja con movimientos lentos y delicados, dejando que tus manos te guién con naturalidad. Presiona con la suficiente firmeza como para ejercer una ligera presión, pero no demasiado fuerte como para tirar de la piel. Con el brazo de tu hijo intado de aceite, tus manos deberían deslizarse suavemente por la piel, adelante y atrás, apretando, girando y luego reduciendo ligeramente la presión para poder llegar hasta la muñeca con la misma delicadeza. Repítelo varias veces y sigue hablándole, y más teniendo en cuenta que en esta etapa del masaje su contacto visual será mucho más acusado.

Ordeño Sueco: Este pase empieza en la muñeca y continúa hasta la parte superior del hombro. Su finalidad es mejorar la circulación sanguínea y tonificar los músculo. Inicia la aplicación apoyando las dos manos, una a cada lado del brazo, y aprentado y soltando con suavidad desde la muñeca hasta el hombro. Repite el pase varias veces con una mano sobre la otra o una después de la otra. Acto seguido, coge la muñeca de tu hijo con una mano, mientras con la otra aprietas y sueltas delicadamente la sujeción para estimular la otra cara del brazo desde la muñeca hasta la sección superior del hombro. Repítelo varias veces. Recuerda que no existe una regla inmutable acerca del número de pases que deberías realizar en cada área del cuerpo. Confia en la intuición y sigue adelante mientras el niño se sienta a gusto.

Enrollado: Es un pase muy sencillo que consiste en enrollar el brazo entre tus manos desde el codo hasta el hombro. Si lo deseas, también lo puedes hacer a lo largo de todo el brazo en la dirección opuesta. La ventaja del enrollado reside en la amplia superficie de tacto que proporciona, al tiempo que facilita el contacto visual con el pequeño. Asimismo, es un pase que resulta muy gratificante para los padres, ya que no implica presión. Al realizar este pase, piensa en cómo enrollarías con las manos un pedazo de plastilina para estirarlo. En realidad, incluso podrías realizar este pase a modo de introducción de la progresión del masaje para relajar al bebé y comprobar lo que le gusta y le disgusta en relación con la forma de presionar. Empieza con un enrollado muy ligero, y luego aumenta gradualmente la presión.

Círculos con los pulgares y arrastre con presión: Recuerdas cómo lo hiciste con las piernas, presionando con los pulgares? Pues bien, ahora lo harás en lados opuestos del brazo, lo cual te permitirá detectar los músculos tensos. Coloca una mano a cada lado del brazo del bebé y presiona lenta y uniformemente con los pulgares mientras trabajas desde la parte superior del hombro hasta las manos. El arrastre de los pulgares es excelente para el masade de las mano. Aplica los dos dedos para deslizarlos por las palmas ejerciendo una ligera presión. Primero trabaja toda la palma de la mano trazando círculos, y después realiza un movimiento de arriba abajo. Los círculos con los pulgares estimulan todas las áreas de reflexología en las pequeñitas manos del niño. Finalmente, toma sus manos entre las tuyas como lo hiciste al empezar el masaje.

Pase de pluma: Concluye el masaje de los brazos aflojando tus manos y utilizando las yemas de los dedos para recorrerlos en toda su longitud, con levísimos golpecitos, desde el hombro hasta los dedos, deteniéndote unos segundos en la cadera. La presión es, en realidad, prácticamente imperceptible para el niño, pero su efecto relajante es incomparable. El pase de pluma proporciona una sensación de final a esta parte del masaje. Puedes sujetar la muñeca de tu hijo con una mano y realizar el pase con la otra, o bien soltarle el bracito y hacer el pase alternando las dos manos. Si se resiste al pase de pluma, es posible que le estés haciendo cosquillas. Prueba con un movimiento de arrastre, que da magníficos resultados cuando se realiza después de una secuencia de golpecitos para estimular el cierre de los terminales nerviosos en la superficie de la pierl y canalizar la tensión fuera del cuerpo. Arquea un poco las manos, en forma de garra, y arrástralas con la punta de los dedos con movimientos cortos y solapados, una mano de después de la otra en una acción descendente y continuada. Efectúa el arrastre desde la parte superior del hombro hasta la punta de los dedos, y cuando hayas terminado, toma de nuevo sus manos entre las tuyas a modo de cierre de esta etapa antes de proseguir con el masaje de la cara.

lo antiguo es nuevo - Lo antiguo es nuevo

Lo antiguo es nuevo

La evidencia más específica de la práctica de la reflexología en una cultura antigua fue el descubrimiento de un mural ilustrativo en la tumba de Ankhmahor, en Saqqara, también conocida como «tumba del médico». Ankhmahor era el oficial de mayor rango en Egipto después del faraón. El mural, que data del año 2330 a.C, describe claramente un sistema de masaje/presión en las manos y los pies, es decir, lo que hoy en día llamamos «Reflexología».

masaje del vientre - Masaje del vientre

Masaje del vientre

Un buen masaje en el vientre y el pecho del bebé no sólo lo tranquilizará, sino que también le proporcionará el alivio necesario en el caso de retención de gases y estreñimiento. Si se muestra irritado o nervioso, unos pocos minutos de masaje en el vientre, incluso sobre la ropa, obran maravillas. Por otra parte, ayudar la niño a sentirse conectado con esta área de su cuerpo desarrolla la confianza y la seguridad en sí mismo. En Oriente, en el budismo y taoísmo, así como también en las artes marciales, el ombligo está considerado como el centro del poder personal. También es el área de la que depende el sentido del equilibrio. Antes de examinar las técnicas, permíteme compartir contigo algunas directrices de seguridad:

  1. Asegúrate de que el cordón umbilical se ha curado completamente antes de hacer un masaje en esta área.
  2. Dado que la finalidad del masaje del vientre es facilitar la circulación de los gases y de los residuos de desecho hacia los intestinos, los pases deberían seguir siempre la dirección natural del colon, es decir, desde el lado derecho del bebé hasta el izquierdo. (Si estás mirando al niño, el pase debería realizarse de izquierda a derecha.)
  3. Aplica siempre un movimiento en el sentido de las manecillas del reloj cuando realices un masaje en el vientre. Hacerlo en la dirección opuesta puede provocar molestias en el delicado sistema intestinal del bebé.

 

Pase Descendente:

– Úntate las mano con un poco de masaje, y alternándolas, desplaza las palmas hacia abajo desde la caja torácica hasta la parte superior de las piernas. Repítelo varias veces. Esto ayuda a «conectar» el torso con las piernas, creando una sensación de plenitud corporal iniciada con el pase de saludo. Este pase es especialmente beneficioso para aliviar el dolor producido pro la retención de gases. Los bebés tragan siempre un poquito de aire al comer, aunque algunos son más propensos que otros a retenerlo, sobre todo los que se alimentan con biberón. Puedes detectar la retención si llora y levanta las piernas. Para relajar el vientre aun más si cabe, levántale las piernas con una mano y continúa el masaje con la otra. En mi body de masaje, este pase corresponde a las flechas de color azul pálido en la parte delantera.Síguelas con las manos para completar el Pase Descendente.

Pase Circular:

– Se realiza alrededor del ombligo en la dirección de las manecillas del reloj y consta de tres etapas. Primero, con el niño mirando hacia ti, desplaza la mano derecha desde justo debajo de la caja torácica (lado iquiero del bebé) hasta la base del vientre con un movimiento vertical. A continuación, con la mano izquierda, describe un ángulo recto («L» invertida) empezando en el área situada debajo de la caja torácica en el lado derecho del niño, continuando hacia el lado izquierdo, con un movimiento horizontal, y por último, de nuevo con la mano derecha, un doble ángulo recto («U» invertida) empezando en la sección inferior del vientre, continuado hacia arriba hasta la caja torácica (lado derecho del bebé), hacia la derecha con un movimiento horizontal (lado izquierdo del niño) y finalmente hacia abajo. Repite varias veces toda la secuencia, alternando la mano derecha y la mano izquierda (como si treparas por una cuerda), y describiendo un círculo ininterrumpido, siempre con una ligera presión. A los pequeñines les encanta! Recuerda que es muy importante realizar este pase sólo en el sentido de las agujas del reloj, ya que éste es el movimiento natural del tracto digestivo y gastrointestinal. Si lo haces al revés, desplazarás los gases en la dirección equivocada, provocando una mayor sensación de dolor en tu hijo. Si dispones de mi body de masaje, el Pase Circular corresponde al círculo amarillo con las manos anaranjadas. Insisto a costa de hacerme pesada: con el niño mirando hacia ti, desplaza las manos en la dirección de las manecillas del reloj, nunca en la contraria. Alterna este pase con el siguiente.

Pases Dactilares:

– Alternando las manos, efectúa pases cortos con los dedos, solapándolos ligeramente. Empieza en el lado derecho del niño y desliza los dedos realizando el mismo movimiento de «U» invertida del Pase Circular y terminando en el lado izquierdo. Estos pases relajantes siguen la dirección del colon y ayudan a expulsar los gases acumulados. Asimismo, alivian el dolor de estómago provocado por la retención de gases, el estreñimiento y los cólicos, que algunos pediatras asocian a la acumulación de gases en el abdomen.

Pase de Pulgar:

– Tal y como su nombre indica, empieza con los pulgares situados justo debajo de la caja torácica del bebé. Desliza los pulgares hacia arriba, a ambos lados del cuerpo, desde el ombligo. Si el niño tiene gases, tal vez le disguste, pero si continúas, lo ayudarás a desplazarlos y expulsarlos más deprisa.

Almohadilla:

– Lo puedes hacer de dos formas, sujetando las piernas del bebé con una mano a la altura de los tobillos, y desplazando la otra de arriba abajo, en un lado del cuerpo, frotando el vientre con el borde de la palma de la mano, como si arrastraras arena hacia ti, y luego cambiando de manos para trabajar el otro lado del cuerpo del niño, o bien con las dos manos a un tiempo, describiendo ligeros semicírculos con el borde de las palmas, en un lado hacia arriba y en el otro hacia abajo (véase ilustración). Es un pase muy eficaz para relajar el vientre.

6asd5a6d5a6d5sa6+d5as+d5 - MASAJE HOLISTICO: EL PECHO

MASAJE HOLISTICO: EL PECHO

MASAJE HOLISTICO: EL PECHO

 

Cuando se masajea el pecho, se pueden emplear movimientos amplios con los hombres, pero es necesario adaptarlos con una mujer. Para los hombres, utiliza más aceite en las zonas cubiertas de vello. Para las mujeres, ten una toallita para cubrir los senos y evita trabajar sobre los tejidos delicados de la zona.

 

 

1 rozamiento Sitúate junto a la cabeza de tu compañero. Frótate un poco de aceite entre los dedos. Coloca las dos manos juntas y planas en la parte superior del pecho. Baja barriendo por el centro del pecho hasta el final de la caja torácica, evitando cualquier contacto con los senos Para impedir que la otra persona sienta pudor, puedes adaptar las maniobras y utilizar una toallita sobre la zona.

56as4da56d4a56d4


2 rozamiento Separa las manos en la base de la caja torácica y vuelve a subirlas por los lados del cuerpo hasta las axilas. Mantenlas amoldadas a las costillas y reduce la presión. Repite estas maniobras varias veces, de manera que formen un movimiento fluido y continuo.

a5s6d4a56d45a6d4


 

3 presión con los pulgares Coloca las yemas de los pulgares debajo de las clavículas, a ambos lados del esternón. Presiona hacia abajo y sigue la línea de las costillas hacia el hombro. Repite por debajo de la siguiente costilla sin aplicar presión sobre los huesos. Esto ayuda a relajar los músculos situados entre las costillas.

a4s5da4d56a4d56a4d6as5d4


 

4 presión con los pulgares Cuando se está trabajando sobre el pecho, es importantísimo evitar los pezones y los senos. Por consiguiente, cuando llegues al centro, puedes adaptar las maniobras y cambiarlas por una simple presión con los pulgares entre las costillas. Presiona hacia abajo con las yemas de los dos dedos al mismo tiempo, y a continuación afloja de manera uniforme y con lentitud. Repite en tres o cuatro posiciones a lo largo del centro de la caja torácica.

MASAJE HOLISTICO: EL PECHO


 

5 presión con los dedos Coloca las manos sobre la caja torácica de tu compañero, con la zona hipotenar a los lados del esternón. Deslízalas sobre las costillas utilizando la zona hipotenar y las palmas, siguiendo la línea de aquéllas. A continuación vuelve a recogerlas por los lados de la caja torácica con los dedos extendidos, presionando entre los huesos. Repite varias veces realizando un único movimiento continuo para relajar el pecho.

a54das56d456a4das56d4


 

6 presión con la zona hipotenar Cuando vuelvas a la parte superior del pecho, coloca la zona hipotenar a ambos lados del esternón, justo por debajo de las clavículas. Aplicando presión con ella, lleva las manos hacia fuera en dirección a los hombros Repite bajo las clavículas varias veces, aliviando la presión al completar cada pasada.

6asd5a6d5a6d5sa6+d5as+d5


 

7 presión con los dedos Pasa a las costillas inlenores de un lado del cuerpo. Coloca los dedos entre las costillas y empújalas hacia atrás sobre la caja torácica, una mano después de la otra. Barre con ambas manos hacia arriba por el centro del pecho y termina la maniobra con unos ligeros pases neurosedantes diagonalmente hasta el hombro contrario. Sin cambiar de posición, repite en el lado contrario.

a56s4d56as4das56d4as6d4


 

8 presión con la zona hipotenar Para cerrar la secuencia, coloca las dos manos sobre la parte superior de los hombros. Empuja hacia abajo con la zona hipotenar, de forma que los hombros de tu compañero se relajen visiblemente. Repite, deja las manos quietas un momento y termina la secuencia acariciando los hombros.

86as5d4as54da56s4das57da

5a6s4da56d4as6d4 - MASAJE HOLISTICO: CUELLO Y EL CUERO CABELLUDO

MASAJE HOLISTICO: CUELLO Y EL CUERO CABELLUDO

MASAJE HOLISTICO: CUELLO Y EL CUERO CABELLUDO

 

El trabajo en la parte delantera debe ser más suave que el de la espalda. La mayoría tenemos tensión en el cuello, por lo que debes trabajar dentro de los límites de tu compañero. Los estiramientos proporcionan una gran liberación. Cuanto más seguro resulte tu contacto, más agradables resultarán los movimientos.

 

 


1 rozamiento Frótate una mínima cantidad de aceite sobre las yemas de los dedos. Sitúate junto a la cabeza de tu compañero y coloca las manos sobre sus hombros. A continuación barre sobre éstos hasta que tus manos se junten en la nuca. Llévalas lentamente hacia arriba, hasta la base del cráneo, y afloja. Repite varias veces para dar confianza a tu compañero y ayudarle a relajarse.

 

a5sd4as56d4as56d4


2 balanceo Éste es un movimiento muy lento, suave y sensible diseñado para relajar el cuello. Coloca una mano a un lado del  cuello, justo por debajo del cráneo. Debes tocarle con toda la palma. Balancea suavemente hacia un lado, guiando el  movimiento con tu mano. Cuando la cabeza se ha girado hacia ese lado, comienza un segundo movimiento de balanceo con la  palma de la otra mano para que la cabeza se gire en la otra dirección. Repite varias veces.

a23sd2a3


3 tracción Coloca las manos juntas debajo del cuello y amóldalas a la base del cráneo. Levanta ligeramente la cabeza y tira de  ella con mucha suavidad hacia ti; a continuación, afloja y bájala lentamente. Este movimiento proporciona un buen  estiramiento, pero debe evitarse si existen problemas en la zona. Esta técnica requiere práctica y es mejor hacerla contando con la respuesta de tu compañero como ayuda.

56as4d56ad4as56d4sa6d


4 presión con los dedos Gira la cabeza envolviendo con los dedos alrededor de las orejas de tu compañero y sosteniéndola con las dos manos. Apóyala sobre una mano mientras introduces la otra por debajo del hombro contrario. Mueve los dedos a lo largo de los músculos hasta el lado de la columna, presionando contra el cuerpo hasta llegar a la base del cráneo.

5a6s4da56d4as6d4


 

5 presión con los dedos Presiona con los dedos alrededor de la base del cráneo de tu compañero, empezando junto a la columna vertebral y moviéndote hacia la oreja. La presión debe ejercerse justo debajo del cráneo, pero sin que sea demasiado profunda, pues esa zona puede estar muy sensible. Presiona despacio y de manera uniforme para obtener mejores resultados.

 

56a4das564das56d4as


6 presión con la palma Coloca la palma de la mano sobre la parte superior del hombro de tu compañero. Manteniendo un contacto total, llévala lentamente sobre los músculos en dirección hacia el cuello. Termina el movimiento en la base del  cráneo. La mano debe estar amoldada al cuerpo para que la maniobra resulte voluptuosa y relajante. Repite varias veces.

 

asd4as65d4as56d4as56d


7 rotación Partiendo de la base del cráneo, lleva las puntas de los dedos hasta justo por encima de la línea de nacimiento del pelo y efectúa pequeñas rotaciones sobre distintos puntos del cuero cabelludo, cubriendo tanta superficie de la cabeza como alcances. La presión puede ser bastante firme, pero ten cuidado de no tirar del pelo. A continuación cambia de mano y repite  la secuencia del cuello por el otro lado.

 

as56d4a56das4d56as4


8 rotación Con la cabeza de vuelta a la posición central, coloca ambas manos sobre la parte delantera del cuero cabelludo y efectúa rotaciones sobre puntos concretos, como si estuvieras lavando el pelo. A continuación pasa los dedos por el pelo para cerrar los movimientos y relajar completamente a tu compañero.

MASAJE HOLISTICO: CUELLO Y EL CUERO CABELLUDO


 

la reflexologia y el bebé - La reflexología y el bebé

La reflexología y el bebé

Hay dos formas de reducir la reflexología a una rutina de masaje básica para bebes de veinte minutos. La primera consiste en desarrollar la sensibilidad para detectar las áreas «granulosas» (o «nudosas») en la planta de los pies del niño. Su causa reside en los depósitos cristalinos de calcio y ácido úrico que se desarrollan en la base de los nervios cuando existe un desequilibrio de energía a lo largo de su recorrido. Y sí, los bebés experimentan este tipo de desequilibrios. Los he detectado yo misma en pequeñines de apenas un mes. Si encuentras una área «granulosa», trabájala durante varios minutos, intentando desmenuzar los cristales. El masaje en estos puntos elimina los bloqueos y restaura el flujo libre de energía a todo el cuerpo del bebé. No hace falta presionar con más fuerza o cambiar el método básico de masaje, sino simplemente dedicar más tiempo a estimular estas áreas. Aunque no te creas capaz de detectarlas, deja que la intuición guíe tus dedos. Si lo haces así, es muy probable que actúes en el lugar correcto. Seguir tu instinto es preferible a ponerte tenso y nervioso mientras intentas localizar el «punto» exacto, lo cual, a menudo, es difícil, ya que los pies del niño son muy pequeños. Cuando apliques tratamientos de reflexología a tu hijo, trabja siempre con una suave presión y recordando que el objetivo fundamental es aprovecharla para transmitir amor y energía curativa.

masajebebe2 - Técnicas de masaje para bebés

Técnicas de masaje para bebés

Si tienes mi body de masaje, sigue las flechas y desliza suavemente las manos por encima. Más adelante,cuando te hayas acostumbrado, haz lo mismo por debajo del body, realizando el masaje directamente la piel de tu hijo. Finalmente, cuando ya te hayas familiarizado con los pases y la dirección en el movimiento de las manos, quítaselo.Ejerce una presión ligera y regular. Con frecuencia los bebés se sienten incómodos si los tocas con excesiva suavidad y les haces cosquillas. Si se pone nervioso transcurridos algunos minutos, pasa a otra área del cuerpo. Recuerda que, en masaje, el «pase perfecto» no existe. Siempre que trabajes con delicadeza y lo acaricies con amor, sus resultados serán maravillosos.

masajebebe2

 

 

dormirbocaabajoarriba - Dormir boca abajo o boca arriba?

Dormir boca abajo o boca arriba?

El ciclo de sueño del bebé está relacionado con su ciclo de alimentación, por lo
menos en las primeras etapas de la vida. Al principio, el sueño es corto y frecuente, pero a medida que va aumentando su interacción con el mundo que lo rodea, también las horas de sueño se alargan. Un masaje regular, o incluso una suave caricia similar al Pase de Pluma del que ya hemos hablado en este libro puede ayudar a los niños que tienen dificultades para conciliar el sueño. Mejor aún, un masaje como parte de la siesta y de la rutina de acostarse contribuye a ajustar lentamente el programa de sueño del pequeñín al de la familia.

En total, los recién nacidos duermen entre doce y veinte horas diarias, y los períodos de sueño se alargan y disminuye su frecuencia a medida que van madurando.
Durante muchísimos años se ha creído que acostar al niño boca abajo era ideal para
su salud general y su seguridad. No obstante, estudios recientes han demostrado
que esta posición puede aumentar el riesgo del síndrome de muerte súbita. Veamos cuál es el protocolo actual en cuanto a la seguridad en el sueño se refiere:
• Coloca a tu hijo de espalda, asegurándote de que el colchón y la cuna reúnen
las condiciones de seguridad vigentes. Se desaconseja el uso de camas de
agua, sofás y colchones blandos.

• Retira de la cuna toda clase de objetos blandos, tales como almohadas, «tranquilizadores», mantitas de borreguito y muñecos de peluche.

• Utiliza un «pelele» a modo de manta. Es lo bastante caliente.

• Si prefieres usar una manta, pon al niño con los pies al pie de la cuna, sujeta los bordes debajo del colchón y tápalo sólo hasta el pecho.

• Periódicamente durante el día, acuesta al bebé boca abajo para fomentar el
fortalecimiento de los músculos de los brazos y el cuello. Otra alternativa consiste en llevarlo en una mochila delantera.

dormirbocaabajoarriba

23AS2D1A21DAS233D21 - MASAJE INDIO DE CABEZA: APLICACION

MASAJE INDIO DE CABEZA: APLICACION

MASAJE INDIO DE CABEZA: APLICACION

 

Este masaje se realiza sentado, a través de la ropa. En primer lugar, se relaja la
parte superior de la espalda (donde almacenan mucha tensión) antes de trabajar
sobre el cuello y la cabeza. Los movimientos son rápidos y vigorosos, y estimulan
el sistema nervioso, además de los puntos y canales de energía.

 

 

El masaje indio de cabeza se conoce también
como champissage, de donde deriva la pala-
bra «champú». Ha venido siendo practicado
por las familias asiáticas desde hace más de
mil años y forma parte de un ritual de aseo y
belleza.

 

Ayuda a relajar los músculos, mejora la cir-
culación (especialmente en el cuero cabellu-
do, donde puede favorecer el crecimiento de
un pelo saludable) y estimula el flujo de la lin-
fa. También puede ayudar a aliviar dolores de
cabeza producidos por la tensión, problemas
de los senos nasales, fatiga ocular e incluso
trastornos de la mandíbula relacionados con
la tensión.

 

El masaje trabaja sobre los tres chakras su-
periores y puede inducir tranquilidad y relaja-
ción mental. Pueden utilizarse aceites (aun-
que no es necesario) en el cuero cabelludo,
que deben dejarse sobre el pelo varias horas.
Sólo se deben emplear en la última fase del
masaje. La postura del receptor debe ser er-
guida pero relajada, y un asiento con respal-
do bajo resulta ideal.

 

PUNTOS IMPORTANTES

Técnicas: Los movimientos principales son
la percusión, la rotación, la fricción, la pre-
sión con los dedos y la presión con vaivén.
Movimientos: Vigorosos y energéticos,
pero sensibles a la energía, manteniendo
una postura bien equilibrada y utilizando
el peso del cuerpo.

Equipo: Necesitas un asiento con respal-
do bajo, un pequeño almohadón o toalla
de apoyo y aceites para el pelo si decides
utilizarlos.

Respuesta: Comprueba en primer lugar
si existe algún problema de salud (en es-
pecial en el cuello) y pide a tu compañe-
ro que te vaya dando información, porque
las técnicas son relativamente vigorosas.
Duración: Un masaje indio de cabeza
dura unos treinta minutos.

 

La belleza del masaje indio de cabeza es
que puede realizarse prácticamente en cual-
quier sitio y dura un tercio menos que uno de
cuerpo entero.
Si bien es estimulante, el efecto que pro-
duce es de una absoluta sensación de bien-
estar, equilibrio y calma. Sin embargo, debes

tener especial cuidado cuando existan pro-
blemas en el cuello; en caso de duda, busca
consejo profesional.

 

 

MASAJE INDIO DE CABEZA: APLICACION

 

VOLVER: MASAJE INDIO DE CABEZA