5ASD4AD4SA64DSA6D4 - TRASTORNOS COMUNES: OJERAS

TRASTORNOS COMUNES: OJERAS

TRASTORNOS COMUNES: OJERAS

 

 

Las ojeras bajo los ojos pueden deberse a la falta de ejercicio, a una dieta inadecuada,
a haber trasnochado o a pasar demasiadas horas ante un ordenador. También pueden
señalar unos problemas de salud más serios, que deben recibir atención médica.
Prueba estas técnicas de masaje para descansar los ojos y mejorar la circulación.

 

 

 

descansar sobre los ojos Esta maniobra es
muy buena para relajar los ojos. Frótate las
manos con fuerza hasta que estén calientes.
Ahuécalas sobre los ojos de tu compañero, de
forma que la zona hipotenar descanse sobre
la frente y los dedos sobre las mejillas. Dobla
las muñecas para levantar las palmas y sepa-
rarlas de los ojos. Descansa. El calor de tus
manos ayudará a rejuvenecer los ojos.

TRASTORNOS COMUNES: OJERAS


 

círculos sobre las sienes Coloca las yemas de
los dedos sobre las sienes. Traza un círculo
bastante grande hacia atrás, en dirección al
nacimiento del pelo, de forma que levantes la
piel. Esto estimula la circulación alrededor de
la zona de los ojos y es también psicológica-
mente estimulante. Repite en varios puntos
de las sienes, levantando los dedos al final de
cada movimiento para no arrastrar sobre la
piel.

AS56D4A56D4AS6D4


 

circuios con los pulgares por debajo de los
ojos La mala circulación es una de las causas
de las ojeras. Coloca los pulgares sobre el bor-
de inferior de la cuenca de los ojos, justo al
lado del puente de la nariz de tu compañe-
ro. Traza círculos hacia fuera, en pequeñas es-
pirales y en dirección a las sienes, teniendo
cuidado de no arrastrar la delicada piel de la
zona. Repite en varias líneas hacia fuera, por
debajo de los ojos, para estimular la circula-
ción de los músculos.

a56s4das6d4as6d46sad4


 

pellizqueo sobre las cejas Aprieta siguien-
do la línea de las cejas, trazando el arco has-
ta las sienes. Empieza junto a la nariz y pelliz-
ca firmemente con el índice y el pulgar. Repite
varias veces si los ojos están cansados. Es muy
bueno para aliviar la tensión y hacer brillar los
ojos.

23asd1as4das65d4sa6d4

musculos - Músculos

Músculos

Los músculos esqueléticos son los que dan al cuerpo su forma y permiten el movimiento. Cada músculo está formado por haces de fibras reunidas en una funda protectora. Cuando un músculo se contrae en respuesta a una señal del cerebro, las fibras se deslizan unas sobre otras acortando el músculo.

Los músculos están unidos al esqueleto mediante tos tendones de sus extremos, que ayudan a flenonar o estirar la articulación.

Estos puntos de umón se conocen como ongen, el hueso que el músculo no mueve, e inserción, el hueso que si mueve. Los músculos trabajan en pares o grupos, relajándose y contrayén dose alternativamente para producir movimento.
Los músculos esqueléticos están bajo nuestro control consciente y se denominan músculos voluntarios. Los músculos involuntarios o lisos, que no están sometidos a nuestro control consciente, incluyen el corazón y los diversos órganos de la digestión.

Para poder funcionar de forma correcta, los músculos precisan grandes cantidades de nutrientes.
La sangre les aporta glucosa y oxigeno, y a continuación retira tos productos de desecho del esfuerzo en forma de ácido láctico y urea.
Cuando tos músculos no se relajan lo suficiente después del trabajo, pueden acumularse los productos de desecho, to que ralentiza la circulación de la sangre y la entrada de nutrientes.
Esto, a su vez, provoca rigidez y un incremento del tono en reposo. Con el tiempo puede dar lugar a la formación de tejido fibrótico lo uqe habitualmente se conoce como nudos o contracturas, duro y tenso al tacto, y que restringe la amplitud normal del movimiento.

El masaje y los musculos:

El masaje favorece a los músculos porque estimula los procesos corporales normales.
Los productos de desecho como el ácido láctico son liberados de las fibras musculares, lo que permite a los músculos moverse con más libertad.
En combinación con los beneficios de la relajación muscular, los incrementos del tono muscular vuelven a un nivel óptimo.

musculos

89asda89d7as897da897das964ds6ad4 - TRASTORNOS COMUNES: LUMBAGO

TRASTORNOS COMUNES: LUMBAGO

TRASTORNOS COMUNES: LUMBAGO

 

El dolor en la parte baja de la espalda puede deberse a una mala postura y a un
estilo de vida sedentario, y contribuye a la tensión de hombros y cuello. Prueba
estas técnicas para relajar los músculos y mejorar la postura general. Aplica
siempre algunas maniobras generales de relajación antes de empezar.

 

 

presión con las palmas sobre la zona lum-
bar Coloca una mano plana sobre el sacro de
tu compañero (el triángulo óseo situado en la
base de la columna). Coloca la otra mano so-
bre los músculos de la zona lumbar, ahue-
cándola para evitar presionar sobre la columna.
Separa las manos una de otra sin deslizarías
sobre la piel. Esto proporciona un buen esti-
ramiento a los músculos de la parte baja de la
espalda. Repite varias veces.

 

56as4d6as4d56a4d56sa4d65a4


presión con los antebrazos sobre la zona
lumbar Coloca los antebrazos uno frente al
otro y en diagonal con respecto a la zona lum-
bar. Ve desloándolos sobre los músculos
mientras aplicas presión, de forma que un
brazo termine junto a la caja torácica y el otro
sobre la cadera. Esto proporciona otro buen
estiramiento muscular. Repite la maniobra in-
viniendo la dirección de los brazos.

a8sd7as897da89d7a897d9ad87

 


 

doblar las piernas Apóyate sobre el cuerpo
con una mano y desliza la otra debajo del to-
billo. Levanta la pierna y gírala, y a continua-
ción dóblala hacia la cadera contraria. Esto
fortalece el meridiano del riñon y es bueno
para combatir la ciática.

TRASTORNOS COMUNES: LUMBAGO

 


 

presión con el codo sobre los glúteos Lo-
caliza VB 30, a dos tercios de la anchura del
glúteo y un tercio hacia abajo. Presiona sobre
el punto con el codo redondeado, trazando
círculos y amasando los músculos. Si la ma-
niobra resulta dolorosa, dibuja los círculos al-
rededor del punto y no sobre él. Repite en la
otra cadera para estimular la circulación ener-
gética y aliviar la ciática.

 

as56d4as56d4as56d4a6d

as5d4a56d4sa56d4sa6d54 - MASAJE HOLISTICO: PIERNAS E PIES POSTERIORES PARTE DOS

MASAJE HOLISTICO: PIERNAS E PIES POSTERIORES PARTE DOS

MASAJE HOLISTICO: PIERNAS E PIES POSTERIORES

 

9 rodado con los pulgares El masaje del pie finaliza la secuencia de la pierna y hace que parezca completa. Sujeta el pie de tu compañero por abajo y efectúa un rodado con los pulgares sobre la planta. La presión debe proceder de las yemas. Comienza los movimientos en el centro del pie y desliza los dedos hacia los lados Cubre varias veces toda la zona, excepto el arco, realizando movimientos alternos y de rodado.

MASAJE HOLISTICO: PIERNAS E PIES POSTERIORES


10 presión con los pulgares Para relajar el pie aún más. presiona sobre la almohadilla con los pulgares mientras dibujas círculos diminutos sobre el punto de presión. Alterna los movimientos para que resulten continuos y presta atención a la zona situada alrededor de la base de los dedos. La presión puede ser bastante firme, pero estáte pendiente de cualquier punto que pueda resultar doloroso al tacto.

as4d56as4das56d4s6ad4


 

11 presión con los nudillos Amortiguando el pie desde abajo, presiona sobre la planta con los nudillos dibujando pequeños circuios sobre cada punto. Manten una presión que resulte agradable y evita trabajar sobre el arco del pie. Comprueba si se produce alguna molestia o algún dolor mientras trabajas. Baja suavemente el pie y acaricíalo con las puntas de los dedos.

as4ds56a4da56d4sa56d4


12 pases neurosedantes Frota con las pun tas de los dedos desde la cadera hasta los dedos del pie, con movimientos largos, ligeros y fluidos. Establece un contacto suficiente con las manos para evitar hacer cosquillas. Tener las muñecas relajadas y sueltas te ayudará en los movimientos, llevando la atención de tu compañero a sus pies. Ralentiza los toques mientras terminas, cambia de posición y repite toda la secuencia sobre la otra pierna.

as5d4a56d4sa56d4sa6d54

 

MASAJE PARA BEBES: LA CARA

MASAJE PARA BEBES: LA CARA

MASAJE PARA BEBES: LA CARA

 

El masaje sobre la cara y el cuero cabelludo del bebé debe ser extremadamente
ligero, evitando acercar el aceite a los ojos. Haz que sea una experiencia lúdica
para que todo el masaje sea divertido y algo que los dos esperáis con gusto. Son
unos momentos para compartir contacto visual, sonidos estimulantes y sonrisas.

 

 

1 rozamiento Sujetando una vez más la ca-
beza del bebé, acaricia muy suavemente
sobre la frente con las yemas de los pulga-
res. Comienza con los dedos juntos sobre
el centro de la frente y ve separándolos
poco a poco Repite varias veces, mante-
niendo los movimientos alejados de los
ojos. Puede que necesites utilizar un poco
más de aceite para que tus pulgares se des-
licen sobre su piel.

5ASD56A4DS56AD54S5A654D


2 rozamiento Coloca los pulgares sobre las
mejillas y repite el rozamiento, trabajando
sobre los pómulos hacia las orejas. Los pul-
gares deben deslizarse con suavidad sobre
la piel. Pellizca ligeramente los mofletes
para hacer sonreír al bebé. Repite trazan-
do varias líneas sobre la cara.

56ASDS56A4D56AD4SA6D


 

3 rozamiento Lleva los pulgares hasta la
barbilla, doblando los índices por debajo y
colocando las yemas de los pulgares en el
centro. Mueve despacio las manos a lo lar-
go de la línea de la mandíbula. Repite va-
rias veces y, en la última, da unos ligeros
apretoncillos a los lóbulos de las orejas.

5ASD56ADA6DSA6D4SA6D


4 rozamiento Coloca las palmas de las ma-
nos justo por encima de la línea de naci-
miento del pelo, con los dedos hacia el
centro de la cabeza. Con suavidad acaricia
el pelo del bebé hacia la nuca. Utiliza las
manos de forma alterna para obtener un
ritmo suave y relajante. Es un momento es-
tupendo para compartir un montón de
contacto visual y sonidos tranquilizadores.

MASAJE PARA BEBES: LA CARA

 

 

 

VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES

 


 

 

masaje del vientre - Masaje del vientre

Masaje del vientre

Un buen masaje en el vientre y el pecho del bebé no sólo lo tranquilizará, sino que también le proporcionará el alivio necesario en el caso de retención de gases y estreñimiento. Si se muestra irritado o nervioso, unos pocos minutos de masaje en el vientre, incluso sobre la ropa, obran maravillas. Por otra parte, ayudar la niño a sentirse conectado con esta área de su cuerpo desarrolla la confianza y la seguridad en sí mismo. En Oriente, en el budismo y taoísmo, así como también en las artes marciales, el ombligo está considerado como el centro del poder personal. También es el área de la que depende el sentido del equilibrio. Antes de examinar las técnicas, permíteme compartir contigo algunas directrices de seguridad:

  1. Asegúrate de que el cordón umbilical se ha curado completamente antes de hacer un masaje en esta área.
  2. Dado que la finalidad del masaje del vientre es facilitar la circulación de los gases y de los residuos de desecho hacia los intestinos, los pases deberían seguir siempre la dirección natural del colon, es decir, desde el lado derecho del bebé hasta el izquierdo. (Si estás mirando al niño, el pase debería realizarse de izquierda a derecha.)
  3. Aplica siempre un movimiento en el sentido de las manecillas del reloj cuando realices un masaje en el vientre. Hacerlo en la dirección opuesta puede provocar molestias en el delicado sistema intestinal del bebé.

 

Pase Descendente:

– Úntate las mano con un poco de masaje, y alternándolas, desplaza las palmas hacia abajo desde la caja torácica hasta la parte superior de las piernas. Repítelo varias veces. Esto ayuda a «conectar» el torso con las piernas, creando una sensación de plenitud corporal iniciada con el pase de saludo. Este pase es especialmente beneficioso para aliviar el dolor producido pro la retención de gases. Los bebés tragan siempre un poquito de aire al comer, aunque algunos son más propensos que otros a retenerlo, sobre todo los que se alimentan con biberón. Puedes detectar la retención si llora y levanta las piernas. Para relajar el vientre aun más si cabe, levántale las piernas con una mano y continúa el masaje con la otra. En mi body de masaje, este pase corresponde a las flechas de color azul pálido en la parte delantera.Síguelas con las manos para completar el Pase Descendente.

Pase Circular:

– Se realiza alrededor del ombligo en la dirección de las manecillas del reloj y consta de tres etapas. Primero, con el niño mirando hacia ti, desplaza la mano derecha desde justo debajo de la caja torácica (lado iquiero del bebé) hasta la base del vientre con un movimiento vertical. A continuación, con la mano izquierda, describe un ángulo recto («L» invertida) empezando en el área situada debajo de la caja torácica en el lado derecho del niño, continuando hacia el lado izquierdo, con un movimiento horizontal, y por último, de nuevo con la mano derecha, un doble ángulo recto («U» invertida) empezando en la sección inferior del vientre, continuado hacia arriba hasta la caja torácica (lado derecho del bebé), hacia la derecha con un movimiento horizontal (lado izquierdo del niño) y finalmente hacia abajo. Repite varias veces toda la secuencia, alternando la mano derecha y la mano izquierda (como si treparas por una cuerda), y describiendo un círculo ininterrumpido, siempre con una ligera presión. A los pequeñines les encanta! Recuerda que es muy importante realizar este pase sólo en el sentido de las agujas del reloj, ya que éste es el movimiento natural del tracto digestivo y gastrointestinal. Si lo haces al revés, desplazarás los gases en la dirección equivocada, provocando una mayor sensación de dolor en tu hijo. Si dispones de mi body de masaje, el Pase Circular corresponde al círculo amarillo con las manos anaranjadas. Insisto a costa de hacerme pesada: con el niño mirando hacia ti, desplaza las manos en la dirección de las manecillas del reloj, nunca en la contraria. Alterna este pase con el siguiente.

Pases Dactilares:

– Alternando las manos, efectúa pases cortos con los dedos, solapándolos ligeramente. Empieza en el lado derecho del niño y desliza los dedos realizando el mismo movimiento de «U» invertida del Pase Circular y terminando en el lado izquierdo. Estos pases relajantes siguen la dirección del colon y ayudan a expulsar los gases acumulados. Asimismo, alivian el dolor de estómago provocado por la retención de gases, el estreñimiento y los cólicos, que algunos pediatras asocian a la acumulación de gases en el abdomen.

Pase de Pulgar:

– Tal y como su nombre indica, empieza con los pulgares situados justo debajo de la caja torácica del bebé. Desliza los pulgares hacia arriba, a ambos lados del cuerpo, desde el ombligo. Si el niño tiene gases, tal vez le disguste, pero si continúas, lo ayudarás a desplazarlos y expulsarlos más deprisa.

Almohadilla:

– Lo puedes hacer de dos formas, sujetando las piernas del bebé con una mano a la altura de los tobillos, y desplazando la otra de arriba abajo, en un lado del cuerpo, frotando el vientre con el borde de la palma de la mano, como si arrastraras arena hacia ti, y luego cambiando de manos para trabajar el otro lado del cuerpo del niño, o bien con las dos manos a un tiempo, describiendo ligeros semicírculos con el borde de las palmas, en un lado hacia arriba y en el otro hacia abajo (véase ilustración). Es un pase muy eficaz para relajar el vientre.

presion ligera parte uno - Presión ligera - parte uno

Presión ligera – parte uno

MASAJE LIGERA

 

Las técnicas de presión ligera deben ser una introducción suave y tranquilizadora a una secuencia o a un grupo muscular concreto. Pueden utilizarse en cualquier momento para dar confianza o tranquilizar durante el masaje, y son importantes a la hora de cerrarlo. Puedes repetir los movimientos tantas veces como desees.


ROZAMIENTO

Presión ligera
Contacto toda la mano

El rozamiento es un movimiento suave y deslizante que se utiliza a menudo para extender el aceite al comienzo del masaje. Es una presentación al cuerpo de tu compañero. El ritmo fluido relaja el cuerpo del receptor y proporciona a la persona que da el masaje la oportunidad de recoger información a través de las manos. La presión debe ser mayor cuando se avanza hacia el corazón y más suave al volver.

Cómo hacerlo

Frótate un poco de aceite sobre las manos. A continuación, colócalas planas sobre el cuerpo de tu compañero en el punto más cercano a ti. Manteniéndolas juntas, ve siguiendo el contorno de los músculos. Deslízalas hasta donde puedas, y luego sepáralas y acércalas de nuevo hacia ti con suavidad. El movimiento debe mantenerse uniforme, reconfortante y relajante.

Rozamiento sobre la espalda

Sitúate junto a la cabeza de tu compañero. Échate un poco de aceite en las manos y colócalas en la parte superior de la espalda, justo por encima del nivel de los omóplatos. Deslízalas hacia la zona lumbar todo lo que puedas. Mantén el contacto pleno de tus manos con el cuerpo de tu compañero. Separa las manos, reduce la presión y súbelas por las costillas para volver a la posición inicial.

masaje presion ligeira

Rozamiento sobre las piernas

Sitúate junto a los pies de tu compañero. Vierte un poco de aceite en las manos y colócalas sobre el tobillo. Rodea con ellas el contorno de la pierna mientras las deslizas a lo largo de la pantorrilía, sobre la rodilla y la parte trasera del muslo, tan lejos como alcances con comodidad. Separa las manos y bájalas por la pierna hasta la posición inicial. La presión debe reducirse al pasar sobre la rodilla. Evita toda presión sobre venas varicosas.

masaje las piernas

Rozamiento sobre el abdomen

Sitúate a un lado de tu compañero. Échate un poco de aceite en las manos y colócalas planas sobre el abdomen. A continuación dibuja un círculo alrededor del ombligo en el sentido de las agujas del reloj, una mano después de la otra. Mantén la presión relativamente suave.

masaje abdomen

 

 


 

PASES NEUROSEDANTES

PRESIÓN ligera

CONTACTO   puntas de los dedos

 Son una maniobra de cierre para una secuencia de masaje. Estimulan la superficie de la piel y producen una sensación relajante y agradable. Pueden llevar la atención de una zona del cuerpo a otra, y son señal de que una secuencia concreta ha terminado. Se utilizan fundamentalmente en la espalda, los brazos y las piernas.

 Cómo hacerlo

Coloca las puntas de los dedos sobre el cuerpo de tu compañero. A continuación deslízalas sua vemente hacia abajo. Ve alternando ambas manos para que los movimientos resulten agradables y continuos. Sólo una de ellas debe estar en contacto con el cuerpo en cada momento. Afloja la presión y haz que los movimientos vayan siendo gradualmente más lentos a medida que te acercas al final de la secuencia.

 

Pases neurosedantes sobre los brazos

Coloca las puntas de los dedos en la parte superior del brazo de tu compañero. A continuación acaricia suavemente el brazo en toda
su longitud hasta la mano. Emplea un ritmo ligero y fluido, utilizando una mano después de la otra. Puedes repetir el movimiento vanas veces y cerrar tocando suavemente las puntas de los dedos.masaje pases 1

 

Pases neurosedantes sobre los dedos de los pies

Coloca una mano debajo del talón de tu compañero para sostener el pie y la otra sobre el tobillo. Acaricia suavemente con las puntas de los dedos desde el tobillo hasta los dedos del pie. Repite varias veces. Utiliza una presión más firme para evitar la posibilidad de hacer cosquillas.

les pies

 

Pases neurosedantes sobre la espalda

De pie y a un lado de tu compañero, coloca ambas manos en la parte superior de la columna (aquí sí puedes trabajar sobre ella porque la presión es muy ligera) Con movimientos suaves y alternos, barre y acaricia la columna, bajando hasta la zona lumbar.

la espalda

 

CONTINUACCIÓN – MASAJE – PRESION LIGERA PARTE DOS

56SD4AS56DA546D4AS6DA6D - SHIATSU: AUTOMASAJE

SHIATSU: AUTOMASAJE

SHIATSU: AUTOMASAJE

 

 

Durante el siguiente automasaje puedes utilizar las técnicas
que has aplicado a tu compañero para masajearte a ti mismo. Puedes
probarlas sentado sobre el suelo o en una silla cómoda. Destínale
unos minutos en los que puedas concentrarte plenamente en tu propio
cuerpo y mente.

 

1 percusión sobre la parte superior de la
espalda Cierra el puño sin apretarlo y gol-
pea sobre los músculos a lo largo de la par-
te superior del hombro contrario. Trabaja
desde el cuello hacia el brazo y vuelve otra
vez varias veces. Los movimientos deben
ser estimulantes y han de hacerse sobre el
músculo y no sobre el hueso. Esto estimu-
lará los meridianos de la vejiga y la vesícu-
la. Repite en el otro hombro.

SHIATSU: AUTOMASAJE


2 presión con los dedos sobre el cuello
Lleva la mano detrás de la cabeza y locali-
za VG 15. situado en el centro justo deba-
jo de la base del cráneo. Presiona con los
dedos hacia arriba y debajo del cráneo.
Manten unos momentos. Sabrás cuándo
has encontrado el punto correcto porque
sentirás resonar la energía, lo que produce
una reacción física. Este punto es bueno
para relajarse.

SHIATSU: AUTOMASAJE


 

3 fricción de los brazos Con la palma de la
mano frota enérgicamente la cara exterior
del otro brazo, desde la muñeca hasta el
hombro, siguiendo varias líneas. A conti-
nuación vuelve la mano hacia abajo y fro-
ta la cara interna del brazo para estimular
la circulación. Esto te ayudará cuando ten-
gas las manos frías. Repite en el otro brazo.

SHIATSU: AUTOMASAJE


 

4 tracción de los dedos Agarra los dedos
de una mano doblando el índice y el cora-
zón de la otra. De esta forma puedes aga-
rrar, apretar y estirar los dedos uno por
uno. Comienza en la base y estira firme-
mente hasta la punta. Esto libera la ener-
gía de la mano. Repite en la otra mano.

SHIATSU: AUTOMASAJE


 

5 presión con los dedos sobre la cara Co-
loca el dedo corazón de las dos manos jus-
to al lado de la línea interior de las cejas.
Percibirás una pequeña depresión en el
hueso. Presiona directamente sobre ese
punto con las puntas de los dedos; puede
que esté un poco sensible. Este punto es
V 2, y presionarlo es muy bueno para com-
batir los dolores de cabeza provocados por
la sinusitis. Manten unos momentos y
suelta.

SHIATSU: AUTOMASAJE


 

6 presión con las palmas sobre el abdo-
men Respira con calma, céntrate y coloca
las dos manos planas sobre el abdomen.
Con suavidad, traza círculos alrededor del
ombligo en el sentido de las agujas del re-
loj, haciendo pausas a intervalos para pre-
sionar el abdomen con las palmas. Esto
ayuda a estimular los intestinos. Repite len-
tamente varias veces.

56S4DA56D456A4SD6A46D4


 

7 presión con los nudillos sobre la espal-
da Cierra los puños sin apretar y llévalos
hacia la espalda. Coloca las dos manos so-
bre las bandas de músculos de los lados de
la columna en línea con los ríñones. Traza
círculos lentos sobre los músculos en di-
rección a la columna. Esto estimula los rí-
ñones y relaja la zona lumbar.

56ASD456SA4DAS564DA64D


8 presión con el codo sobre las piernas
Siéntate en el suelo con las piernas cruza-
das, dobla el codo y presiona a lo largo de
la cara interna del muslo a intervalos regu-
lares para estimular los meridianos del hí-
gado y del bazo. Con la pierna doblada, los
meridianos quedan al descubierto, pero
también puedes hacerlo sentado en una si-
lla. Presiona y afloja con una cadencia uni-
forme a lo largo de las dos piernas.

56AS4D56A46DAS46DA46D4

 

VOLVER: SHIATSU

masaje - Qué es masaje?

Qué es masaje?

El masaje consiste básicamente en tocarnos, y eso es algo que hacemos cada día.
Sin embargo, si bien este libro te permitirá explorar el masaje y descubrir tus propios talentos para él, por favor, no vayas directamente al capitulo de las técnicas. La comprensión, la preparación y la práctica son igual de importantes.

Las técnicas son útiles para dar estructura a un masaje, pero también lo son el desarrollo de la empatia y la calidad de tu forma de tocar.
Debemos encontrar el equilibrio entre todas ellas.
Cuando domines la técnica básica y hayas desarrollado suficiente confianza en ti mismo, puedes empezar a adaptar tu masaje a las distintas situaciones e incluso utilizarlo para aliviar trastornos comunes de la vida diaria.

masaje

introduction - Sensibilidad

Sensibilidad

Cuando aprendes a dar masajes, puedes dar un buen uso a tu sensibilidad. Tus manos —el principal punto de contacto entre tu compañero y tú— no son sólo las herramientas que aplican las técnicas de masaje, sino que también son un medio de comunicación entre ambos.

Las palmas de las manos son especialmente importantes, y quizá debas trabajar la relajación de las manos y los dedos, en especial cuando estés probando técnicas nuevas. Antes de empezar un masaje es conveniente que sensibilices tus manos, pues eso asegura que tu atención fluya en la dirección correcta. Prueba para ello los siguientes ejercicios.

Siente tu respiración

Colócate de pie, relajado, con los brazos colgando a ambos lados del cuerpo y los pies firmemente plantados sobre el suelo a una distancia equivalente a la anchura de los hombros. Haz una inspiración profunda y relajada, e imagina que estás aspirando a través de las plantas de los pies. Siente cómo el aliento va recorriendo el centro de tu cuerpo hasta los hombros. Al exhalar, siente cómo la respiración te baja por los brazos y las manos.

sensibilidad

Energizar las manos

Cuando respires hacia las manos (véase página anterior), levanta los antebrazos hasta la altura de los codos y con las palmas de las manos hacia arriba. Sentirás cómo las manos se llenan de energía y puede que incluso percibas un cosquilleo en las palmas. Repite el ejercicio unas cuantas veces. Si al principio no sientes mucho, no te preocupes; todas estas cosas requieren un poco de práctica.

energizar las manos

Continuación: Leer el Cuerpo