as6d4a6d4sa56d4a6d4ad - SHIATSU: APLICACION

SHIATSU: APLICACION

SHIATSU: APLICACION

 

Tradicionalmente, el shiatsu se recibe vestido, sin cremas ni aceite, y con el
receptor tumbado sobre el suelo, aunque en Japón se están dando ya sobre
camilla. El masajista utiliza el peso de su propio cuerpo para aplicar presión
con las manos, así como con los codos, los antebrazos, las rodillas y los pies.

 

La presión debe ser lenta y constante; la pos-
tura, equilibrada, y la energía debe proceder
del abdomen o hará. Esto proporciona esta-
bilidad física, además de emocional. Una
mano, conocida como mano «madre», per-
manece sobre el cuerpo como punto de apo-
yo. Las piernas y los brazos pueden estar es-
tirados o colocados en diversas posiciones
para proporcionar un acceso más efectivo a
los meridianos y permitir presionarlos mejor.
Sin embargo, debes tener siempre en cuenta
tu propia flexibilidad y la de tu compañero.

 

Tanto el masajista como el receptor del ma-
saje deben llevar ropa suelta y cómoda, con
una adecuada sujeción del cuerpo. Tomarse
el tiempo necesario para encontrar posturas
cómodas es importante. El masajista necesita
sentirse equilibrado, tanto física como men-
talmente, para poder apoyarse con su propio
peso y dar un buen masaje El contacto pleno
y comprometido con cada movimiento es vi-
tal, como también lo es la información que el
receptor proporciona al masajista.
Al principio es preferible sentir la energía

de la persona que intentar corregir desequi-
librios. Todo debe tener la máxima sencillez.
Con el tiempo irás aprendiendo a detectar
una deficiencia o un exceso de ki y la mejor
manera de aplicar un remedio. También em-
pezarás a ver más allá de los síntomas con-
cretos para tener una perspectiva más global.

 

PUNTOS IMPORTANTES
Técnicas: Las maniobras principales son la
presión con los dedos, con las manos, con
los codos y con los pies, con algún balan-
ceo, alguna fricción y unos estiramientos.
Movimientos: Deben ser lentos y tran-
quilizadores, equilibrados y centrados, uti-
lizando todo el peso del cuerpo.
Equipo: Necesitas una alfombrilla sobre
el suelo y apoyos para la cabeza, las rodi-
llas y los tobillos.
Respuesta: Comprueba primero si existe
algún problema de salud y pide a tu com-
pañero que te vaya informando sobre el
desarrollo de masaje.
Duración: Un tratamiento de shiatsu de
cuerpo entero debe durar unos cuarenta
y cinco minutos.

SHIATSU: APLICACION

VOLVER: SHIATSU

bebeprematuro - Masaje en bebés prematuros

Masaje en bebés prematuros

Los bebés prematuros protegen celosamente su cuerpo y pueden mostrarse reacios al masaje. Lo mejor es dejar que se acostumbre área por área. Esto te permitirá trabajar aquellos puntos más sensibles (pecho, brazos y cara). No te extralimites. Si no vas más allá de su capacidad de resistencia, se sentirá más seguro. Incluso es posible que reaccione emotivamente y que llore al estimular áreas que le recuerdan una experiencia dolorosa. Es normal. El llanto es su forma de «hablar de ello». Es esencial que no pierdas la calma y que sigas relajado. Dale a entender que comprendes lo que te está diciendo. Tu objetivo es ahora ayudarlo a sentirse seguro y amado. Con el tiempo, disfrutará de la rutina completa de masaje.

 

Si empiezas el masaje y se resiste o se muestra disgustado, sigue durante unos segundos para comprobar si se siente incómodo o tal vez está reteniendo gases. Si el malestar continúa, interrumpe el masaje. Puedes intentarlo más tarde.
No fuerces el masaje bajo ningún concepto. Esta experiencia debe ser positiva para ambos y no convertirse en una especie de castigo o tarea habitual. Obligarlo transmite una señal negativa.

bebeprematuro

a32as54da56d4as6d6sad46 - MASAJE INDIO DE CABEZA: PUNTOS MARMA

MASAJE INDIO DE CABEZA: PUNTOS MARMA

MASAJE INDIO DE CABEZA: PUNTOS MARMA

 

Se cree que los chakras se corresponden con los marmas, a los que transmiten
energía vital o prana. Existen tres centros marma principales, situados en la
cabeza, el corazón y la vejiga, vitales para nuestra salud y supervivencia. Se
puede influir sobre la fuerza vital del cuerpo masajeando los puntos marma.

 

 

Los puntos marma son puntos de energía dis-
tribuidos por todo el cuerpo; existen ciento
siete. Contribuyen con nuestra salud estimu-
lando la función de los órganos y mantenien-
do el equilibrio. Los puntos marma son zonas
de energía concentrada, considerada secreta
o escondida, y proporcionan una conexión
entre nuestras energías física y sutil. En gran
medida se localizan en el punto de encuentro
entre los sistemas corporales y en zonas como
las arterias, las venas, los tendones y las arti-
culaciones. Cada punto se corresponde con
un dosha concreto y está relacionado con un

síntoma físico.
Cuando estos puntos se bloquean, la perso-
na enferma.

 

El libre flujo de energía por los chakras pue-
de facilitarse con un suave masaje de los pun-
tos marma, o marmapuntura, similar a la acu-
puntura. Este masaje desbloquea la energía,
ayuda a eliminar la enfermedad y devuelve la
salud al cuerpo. El masaje marma utiliza di-
versos aceites que poseen diferentes cualida-
des; pueden ser calmantes, refrescantes o ca-

lientes, y están relacionados con los tres dos-
has (véanse páginas 246-247). El aceite utili-
zado dependerá del tipo dosha del receptor y
del desequilibrio que se esté tratando. Un ma-
sajista experimentado puede emplear tam-
bién, en ocasiones, aceites esenciales en los
puntos.

 

El masaje indio de cabeza estimula los pun-
tos marma de la parte superior del cuerpo, la
cara y la cabeza, y ayuda a equilibrar la ener-
gía de los chakras superiores.

 

MASAJE INDIO DE CABEZA: PUNTOS MARMA

 

VOLVER: MASAJE INDIO DE CABEZA

a56sd4sa56d4as564d - MASAJE CHINO: PUNTOS DE ACUPRESION

MASAJE CHINO: PUNTOS DE ACUPRESION

MASAJE CHINO: PUNTOS DE ACUPRESION

 

En el cuerpo podemos encontrar un número casi apabullante de puntos de acupresión. Cada uno de ellos está situado en un meridiano concreto, pero la longitud de los catorce meridianos es diferente, por lo que tienen distinta cantidad de puntos. Cada punto se designa mediante el meridiano sobre el que está situado y su número secuencial. 

 

 

Algunos meridianos (como el de la vesícula biliar) comienzan en la parte superior del cuerpo; otros, en cambio, lo hacen en las extremidades y trabajan hacia arriba. Por ejemplo, R 1 (el primer punto del meridiano del riñon) está localizado en el pie. El meridiano de la vejiga es el más largo y tiene sesenta y siete puntos. 

 

El chi fluye de un meridiano a otro y entre los puntos. La estimulación de éstos puede realizarse con agujas (como en acupuntura) o con los dedos (como en TuiNa). Si bien la presión a través de las manos puede ser menos precisa, los principios son los mismos. El objetivo es aliviar los bloqueos de energía de los canales y ayudar al flujo del chi. Esto, a su vez, afecta al funcionamiento de los órganos y ayudará a devolver la salud al cuerpo. 

 

Normalmente se realiza una valoración completa antes del masaje, en la que se incluye el pulso oriental y el diagnóstico de la lengua. Si bien para tratar problemas médicos se requiere una formación especializada, el masaje chino es una forma fantástica de favorecer la relajación y mantener la salud. El conocimiento de unos cuantos puntos principales es una buena manera de empezar, y la localización de los puntos se consigue midiendo con el ancho de los dedos de la persona a la que se está masajeando o con el pulgar. Cada medida del pulgar se conoce como un cun

 

MASAJE CHINO: PUNTOS DE ACUPRESION

 54654564564 56456464

VOLVER: MASAJE CHINO

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU

 

 

Esta versión reducida del masaje shiatsu contiene algunos de los pasos más
importantes. Realiza cada uno de ellos con igual atención y céntrate para
conseguir el mejor efecto. De acuerdo con el masaje completo, haz que
los cambios de postura de tu cuerpo sean los mínimos.

 

 

1 presión con las palmas sobre la espalda
Coloca tus manos con la zona hipotenar
entre los omóplatos de tu compañero, a
ambos lados de la columna. Tus dedos de-
ben apuntar hacia los lados del cuerpo.
Apóyate sobre las manos para aplicar pre-
sión sobre los músculos y estimular el me-
ridiano de la vejiga. Trabaja con una ca-
dencia constante hasta la zona lumbar.

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU


 

2 presión con el codo sobre las caderas
Redondea el codo y colócalo sobre el glú-
teo. Localiza VB 30, a dos tercios de la an-
chura y un tercio de la altura del músculo.
Aplica una presión razonable sobre el cuer-
po. Continúa presionando sobre la cadera
y alrededor de ella. Repite en el otro lado
o, si crees que puedes lograrlo, intenta pre-
sionar con los dos codos sobre los glúteos
al mismo tiempo.

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU


 

3 presión con las palmas sobre el abdo-
men Coloca una mano sobre el cuerpo
para apoyarte mientras presionas con la
otra alrededor del ombligo, en la dirección
de las agujas del reloj. Manten la palma
plana e intenta encontrar zonas de tensión.
Hacerlo de una forma regulada y relajada
estimula la liberación de tensiones, lo que
a su vez producirá una respiración más pro-
funda y completa.

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU


 

4 tracción de cuello Siéntate detrás de la
cabeza de tu compañero. Desliza las ma-
nos por debajo del cuello hasta que pue-
das rodear con ellas la base del cráneo.
Asegúrate de que tu compañero está rela-
jado antes de echarte hacia atrás con todo
tu peso, estirando suavemente hacia ti.
Vuelve a deslizar las manos por debajo de
la parte posterior de la cabeza para bajar-
la de nuevo.

SHIATSU: SOLUCION RAPIDA CON SHIATSU

 

VOLVER: SHIATSU

 

masaje de las piernas - Masaje de las piernas

Masaje de las piernas

La rutina de masaje del bebé que voy a describir combina el método sueco e indio. Ambos pueden mejorar muy eficazmente la circulación sanguínea y el tono muscular. El masaje sueco utiliza «pases» (acción o desplazamiento de las mano; en adelante «pase» o «pases») que empiezan en las extremidades y avanzan hasta el corazón, estimulando el flujo sanguíneo y linfático y potenciando el tono muscular, mientras que el masaje indio trabaja desde el centro y continúa hacia afuera para mejorar todos los niveles de energía y relajar los músculos articulados. Explicaré paso a paso cómo hay que trabajar las piernas, el vientre y el pecho, los brazos, las manos, la cara y la espalda. La rutina completa debe durar alrededor de veinte minutos. Luego te enseñaré a utilizar la reflexología, un tipo de masaje en puntos de presión en los pies para contribuir a la curación de condiciones comunes en el bebé, tales como la indigestón. La reflexología elimina toxinas del cuerpo y lo mantiene fuerte y sano. Más adelante te explicaré cuáles son los puntos de reflexología en los que hay que presionar para aliviar condiciones específicas. Para que esta rutina sea más fácil de aprender, es aconsejable leer el material de cada capítulo, probando los pases en tu brazo o pierna. Cuando te sientas seguro de ti mismo, dale el masaje al bebé. Luego pasa al siguiente capítulo. No te apresures. Hay tiempo para todo. Aun en el caso de que sólo le des un masaje en la tripita durante cinco minutos, es un paso más en la dirección correcta. La mejor manera de hacer las cosas como es debido es seguir tu instinto y observar las respuestas de tu hijo. Antes de abordar las técnicas de masaje, hablemos un poco de la presión que debes ejercer mientras trabajas. Si alguna vez te has sometido a un masaje deportibo, ya sabrás lo que significa un masaje intenso. No te preocupes. No te pediré que recrees este nivel de intensidad. En el caso de tu bebé, debes realizar pases suaves y lentos, con la presión suficiente como para estimular su cuerpo. Ten en cuenta, sin embargo, que tu hijo no es tan frágil como podrías pensar. En realidad, algunos pequeñines prefieren un masaje de presión que otro de pases superficiales. Investigadores del Touch Research en La Universidad de Miami han descubierto que los bebés prefieren una cierta presión, posiblemente porque las caricias ligeras les producen un desagradable cosquilleo. Algunos estudios han demostrado que los bebés de peso por debajo de la media que reciben un masaje con una cierta presión aumentan de peso. Una vez más, observa detenidamente las preferencias de tu hijo. Fíjate en las áreas del cuerpo en las que le gusta más la sensación de fricción y lo que le pone nervioso.

Muchos padres dicen que el masaje preferido de sus hijos es el de las piernas y los pies, un área ideal por la empezar. El placer que experimenta el bebé constituye la primera parte de los extraordinarios beneficios derivados de todo el proceso de masaje, ya que el niño empieza a «esperar» sentirse a gusto, relajándose y aceptando el masaje con mayor predisposición. Una amiga me dijo que cuando su hije Jeremy era un bebé, «lo único que lo reconfortaba cuando estaba enfermo o muy nervioso era frotarle las piernas y los pies. En momentos de disgusto y malestar, cuando lo cogía y empezaba a darle un suave masaje, su respuesta era casi inmediata. Ahora tiene cinco años, y cuando está enfermo o trsite, o simplesmente cuando necesita una atención especial, me pide que se lo haga.»

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DESPORTIVO

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DESPORTIVO

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DESPORTIVO

 

 

Los atletas utilizan este masaje para mantenerse en forma. Ayuda a prevenir
lesiones mediante la relajación muscular, y resulta excelente después de la práctica
deportiva para liberar el exceso de ácido láctico. Es un masaje especializado, pero
los siguientes movimientos te ofrecen algunas técnicas básicas.

 

1 rotación de las caderas Dobla la pierna
de tu compañero contra el cuerpo levan-
tándola por debajo del tobillo y la rodilla.
Presiona sobre la parte inferior de la pierna
y acerca la rodilla al pecho hasta encontrar
resistencia. En este punto gira la pierna por
la cadera para realizar un estiramiento. Ex-
plora la amplitud de movimiento de tu
compañero y repite, aumentando gradual-
mente el recorrido de las rotaciones.

asd6a56sd4sa6d4as6d4


2 presión con los dedos sobre las rodillas
Presiona rodeando la rótula con las yemas
de los dedos, trabajando alrededor del bor-
de mientras aprietas y dibujas círculos en
distintos puntos. La otra mano debe ser-
virte como guía y para ofrecer resistencia.
Asegúrate de no trabajar directamente so-
bre la rótula. Es una buena técnica para au-
mentar la estimulación de la articulación,
pero no es adecuada si existe algún tras-
torno conocido en la rodilla.

5s6a4da56d4s56a4ds6ad4


 

3 rotación de muñeca Sujeta el brazo de tu
compañero por el codo. Coge la mano con
firmeza y utiliza la palma para aplicar pre-
sión. Es un buen ejercicio pasivo de la arti-
culación. A continuación puedes rotar len-
tamente la mano por la muñeca en ambas
direcciones, mientras aplicas presión para
aumentar su movilidad.

54asd4a4das65d6ad46as4d


 

4 vaciado venoso de las piernas Los múscu-
los de la pantorrilla pueden adquirir mucha
tensión, por lo que puedes favorecer la cir-
culación adaptando la técnica ya conocida
del vaciado venoso. Apoya el tobillo de tu
compañero sobre tu hombro para tener las
manos libres. Aprieta los músculos de la
pantorrilla deslizando las manos hacia la
parte posterior de la rodilla. El contacto
debe realizarse con toda la mano. Ten cui-
dado de no ejercer una presión indebida
sobre la rodilla.

SITUACIONES ESPECIALES: MASAJE DESPORTIVO


 

5 presión deslizante sobre el pie Coloca
las manos a ambos lados del pie. Aprieta
con fuerza entre los dedos y la zona hipo-
tenar. A continuación estira los tendones,
tirando hacia abajo en un lado del pie y ha-
cia arriba en el otro. Intenta moverlos lo
máximo posible e invierte la dirección de
las manos. Repite hasta que los músculos
se relajen y se vuelvan más dúctiles.

as564da564sd6a4d56as4d64


 

6 presión con las palmas sobre los hom-
bros Dobla el brazo de tu compañero por
detrás de la espalda para que sobresalga el
omóplato. Coloca una de tus manos por
debajo del hombro para sujetarlo, extien-
de el pulgar y el índice de la otra y deslíza-
los por debajo del omóplato tanto como
puedas sin que resulte desagradable. Apli-
ca la presión con la palma de la mano y la
unión del índice y el pulgar. Es una manio-
bra excelente para relajar el hombro.

a56s4das564d56a4d56as465d


 

7 fricción de hombros Coloca las dos manos
sobre la articulación del hombro, una en-
cima y la otra debajo. Fricciona con fuerza
entre ambas para aumentar la circulación.
Fricciona alrededor de la articulación y so-
bre la parte superior del brazo en una serie
de movimientos vivos. El movimiento debe
hacerse con las palmas de las manos. Es un
buen calentamiento previo a la actividad
física.

as5d4a56d4sa65d4sa56d4as65d4

 

 

 

 


 

VOLVER: MASAJES PARA SITUACIONES ESPECIALES


 

TRASTORNOS COMUNES: RIGIDEZ DE CUELLO

TRASTORNOS COMUNES: RIGIDEZ DE CUELLO

TRASTORNOS COMUNES: RIGIDEZ DE CUELLO

 

 

Para la mayoría de las personas, el cuello y los hombros son las zonas donde
suelen sentir tensión. Un cuello rígido puede ser el resultado de una mala
postura y un estilo de vida sedentario, y puede dar lugar a dolores de cabeza.
Prueba estas técnicas de masaje para aliviar la tensión y relajar los músculos.

 

amasamiento de los hombros Amasa a lo
largo de la parte superior de los hombros, em-
pezando en el cuello y trabajando hacia fuera.
Los dedos de las manos deben descansar so-
bre los hombros, mientras los pulgares ama-
san los músculos. Presiona y dibuja círculos,
prestando atención a cualquier punto tenso.

Allídonde los músculos estén sensibles, reduce la
presión y aumenta la amplitud de los movi-
mientos.

5AS4D56A4D6A54D6AD4


 

círculos sobre el cuello Coloca los pulgares
sobre los músculos de los lados de la colum-
na, junto a la vértebra prominente (C7) situa-
da en la base del cuello. Con los dedos des-
cansando sobre los hombros, dibuja círculos
y presiona para relajar los músculos, lo que a
su vez relajará el cuello. Este punto concreto
se denomina VG 14.

AS4D56A4D65A4DA6D564


 

tracción de cuello Estando tu compañero
tumbado boca arriba, desliza las dos manos
por debajo de su cuello y rodea con ellas la
base del cráneo. Levanta la cabeza ligera-
mente y, con suavidad, tira de ella hacia atrás
para estirar el cuello. Esto ayuda a liberar la
tensión y aporta una sensación de alarga-
miento de la columna. Vuelve a bajar la ca-
beza muy suavemente.

TRASTORNOS COMUNES: RIGIDEZ DE CUELLO


 

balanceo de la cabeza Desliza las manos
por debajo del cuello y rodea con ellas la base
del cráneo. Vuelve la cabeza hacia un lado
presionando con la mano plana contra el cue-
llo. A continuación vuélvela del otro lado con
la otra mano. Con suavidad, balancea la ca-
beza de un lado al otro para estimular la rela-
jación de los músculos del cuello y los hombros.

5A6S4D56A4D56A4D6A54SD6AS54D

masaje espalda nombres - Anatomía

Anatomía

Unas nociones básicas de anatomía dan sentido al masaje. El cuerpo funciona como un todo y está trabajando constantemente para mantener el equilibrio interno, un proceso que recibe el nombre de homeostasis.

Es imposible trabajar sobre una parte del cuerpo sin afectar al conjunto.

 

masaje_espalda_nombres

56asd456as4d56a4d6sa54d - SHIATSU: LA ESPALDA

SHIATSU: LA ESPALDA

SHIATSU: LA ESPALDA

 

 

Céntrate, tanto emocional como físicamente, antes de empezar a trabajar sobre
la espalda. Tienes que estar equilibrado y disponer de espacio suficiente para
aplicar las técnicas. La espalda te proporciona una buena oportunidad para
explorar el uso de tu peso corporal.

 

1 presión con las palmas Arrodíllate a un
lado de tu compañero. Aspira, inclínate ha-
cia delante y coloca las palmas de las dos
manos a ambos lados de la columna. «Ca-
mina» con las manos hacia arriba y hacia
abajo, desde la zona lumbar hasta los hom-
bros, evitando ejercer presión sobre la co-
lumna Apoya tu peso sobre tus manos, pero
permanece en todo momento bien equili-
brado. Repite varias veces para relajar a tu
compañero y aumentar su confianza.

SHIATSU: LA ESPALDA


2 balanceo Situado de frente a tu compa-
ñero, coloca las dos manos sobre los
músculos del lado opuesto de la columna,
sobre el meridiano de la vejiga. Balancea el
cuerpo con la zona hipotenar (la almoha-
dilla situada justo encima de la muñeca)
para separarlo de ti. Trabaja varias veces su-
biendo y bajando por el meridiano, desde
la zona lumbar hasta los hombros, para re-
lajar toda la espalda.

4asd54a4d5as4d65a4d


 

3 estiramiento con los antebrazos Coloca
los antebrazos juntos y en diagonal sobre
el centro de la espalda. Debes tener los pu-
ños cerrados, pero sin apretar Lentamen-
te estira un brazo sobre la espalda hacia el
hombro y el otro hacia la cadera. Manten
contacto pleno con tus antebrazos para
que tu compañero perciba un buen estira-
miento. Sin cambiar de posición, puedes
repetir todos los movimientos en el otro
lado de la columna.

4asdas4d56sa4d56as6d4


4 estiramiento con las palmas de las ma-
nos Arrodíllate junto a la zona lumbar Cru-
za los brazos y coloca una mano sobre el
sacro (el triángulo óseo de la base de la co-
lumna) y la otra más arriba. Sin deslizarías,
empuja separándolas para estirar la zona
lumbar. Comprueba si hay resistencia y
vuelve a empujar, estirando esta vez un
poco más.

546as4d56a4d6as4d6s4


 

5 presión con las palmas Sitúate junto a Id
parte superior de la espalda de tu compa-
ñero, suficientemente equilibrado para po-
der inclinarte sobre él. Céntrate en el hará.
Coloca las manos planas a ambos lados de
la columna, con la zona hipotenar sobre los
músculos y los dedos hacia las costillas.
Apóyate contra su cuerpo y aprieta sin que
le resulte desagradable. Trabaja descen-
diendo hasta la zona lumbar.

as565d45ad4s6a4da6s5d4


6 presión con las palmas Sitúate de cara a
la columna vertebral. Coloca las manos pla-
nas a ambos lados de la zona lumbar, con
la zona hipotenar hacia dentro y los dedos
hacia las caderas. Presiona con las palmas
de ambas manos utilizando tu peso corporal
para ejercer presión con cuidado. Com-
prueba que a tu compañero le resulte agra-
dable. Afloja la presión de manera unifor-
me y retira las manos.

as5d456ad45as64d6a54d


 

7 presión con los pulgares Vuelve a la par-
te superior de la espalda. Coloca los dos
pulgares sobre los músculos de los lados de
la columna mientras te apoyas sobre los
otros dedos. Presiona con los pulgares a lo
largo del meridiano de la vejiga hasta la
zona lumbar. Hazlo siguiendo aproxima-
damente la línea de las depresiones entre
las vértebras, evitando siempre la columna.
Utiliza tu peso corporal lo necesario para ir
aumentando lentamente la presión.

56asd456as4d56a4d6sa54d


8 presión con los pulgares Coloca los pul-
gares en la zona lumbar, a unos tres dedos
de la columna. Localiza las bandas de
músculos, mucho más anchas en este pun-
to. Presiona con los pulgares en tres sitios
a los lados de estos músculos, a lo largo del
meridiano externo de la vejiga. Presiona,
manten la presión y aflójala lentamente.

a56sd4sa56d4sa56d4a6d54


 

9 círculos Desplázate hasta la zona lumbar
de tu compañero. Coloca las dos manos,
una encima de la otra, sobre el sacro. Tra-
za círculos en ese punto, en dirección con-
traria a las agujas del reloj, para relajar la
zona lumbar y las caderas; esto también
ayuda a calentar los ríñones. Repite con
lentitud y sensibilidad varias veces, amol-
dando las manos a la forma del cuerpo.

56as4da564ds6a54d6


 

10 fricción Manteniendo el contacto con
una mano, frota vigorosamente a lo largo
del meridiano de la vejiga con los dedos
planos. Frota desde los hombros hasta la
zona lumbar a lo largo del meridiano in-
terior. Hazlo primero sobre los músculos
de un lado y repite luego sobre el otro
lado de la columna. Termina colocando
una mano sobre la zona lumbar, y des-
cansa unos momentos.

6a5s4d6as5d456a54d


 

11 presión con el codo Utiliza una mano
para apoyarte sobre la zona lumbar e in-
clínate sobre el otro codo contra el glúteo
de tu compañero. Relaja el ángulo del
codo y deja que la mano se doble por la
muñeca. Comienza en la mitad del glúteo
e inclínate sobre los músculos apoyándo-
te en el codo. Relaja. Trabaja descendien-
do por el canal de la vejiga hasta el plie-
gue de los glúteos.

as4da65d4sa6d4as65d4


 

12 presión con el codo Localiza VB 30, a
dos tercios de la anchura de los glúteos y
un tercio hacia abajo. Utiliza la otra mano
como sostén, coloca el codo (mantenién-
dolo redondeado) sobre la zona y traza
circuios sobre el punto. Suele ser una zona
tensa pero carnosa, por lo que puedes
emplear bastante presión. Manten con-
tacto continuo sin deslizarte. Inclínate y re-
pite ambos movimientos en el otro lado.

56asd4sa6d4as6d6as54d

 

VOLVER: SHIATSU