bebeprematuro - Masaje en bebés prematuros

Masaje en bebés prematuros

Los bebés prematuros protegen celosamente su cuerpo y pueden mostrarse reacios al masaje. Lo mejor es dejar que se acostumbre área por área. Esto te permitirá trabajar aquellos puntos más sensibles (pecho, brazos y cara). No te extralimites. Si no vas más allá de su capacidad de resistencia, se sentirá más seguro. Incluso es posible que reaccione emotivamente y que llore al estimular áreas que le recuerdan una experiencia dolorosa. Es normal. El llanto es su forma de «hablar de ello». Es esencial que no pierdas la calma y que sigas relajado. Dale a entender que comprendes lo que te está diciendo. Tu objetivo es ahora ayudarlo a sentirse seguro y amado. Con el tiempo, disfrutará de la rutina completa de masaje.

 

Si empiezas el masaje y se resiste o se muestra disgustado, sigue durante unos segundos para comprobar si se siente incómodo o tal vez está reteniendo gases. Si el malestar continúa, interrumpe el masaje. Puedes intentarlo más tarde.
No fuerces el masaje bajo ningún concepto. Esta experiencia debe ser positiva para ambos y no convertirse en una especie de castigo o tarea habitual. Obligarlo transmite una señal negativa.

bebeprematuro

preparateelmasaje - Préparate para el masaje

Préparate para el masaje

Antes de empezar el masaje, lávate a fondo las manos y las uñas, asegurándote do que estás no están demasiado largas o con indentaciones. Quítate el reloj,anillos,brazeletes,etc. si tienen los bordes agudos.

Ahora relájate. El bebé percibirá si estás nervosa o incómoda. Evita los masajes si estás enferma o extremadamente cansada.

Recuerda que cuanto más tranquilla estés y más a gusto te sientas, mejor responderá y se relajará el niño. En cualquier caso, no hay motivo alguno para estar nervioso o preocuparse por el masaje que vas a darle tu hijo. Los métodos no son difíciles ni requieren un esfuerzo excesivo. Los músculos de los bebés retienen muchísimo la tensión acumulada, de manera que sólo deberás aplicar la presión necesaria para reconfortarlo y estimularlo. Con el tiempo aprenderás a confiar en tus instintos y a dejar que tus manos y las reacciones del pequeñin te guíen.

Una vez relajada, ponte en posición. A medida que el niño crece y empienza a moverse de un lado a otro, es posible que desees probar con las posiciones citadas anteriormente. Para mí, la más cómoda era sentada al estilo indio en la cama, con la espalda apoyada en varias almohadas firmes, y el bebé echado frente a mí. Independientemente de la posición que elijas, procura disponer de una superficie firme al alcance de la mano (uma mesita, por ejemplo). Deja en ella el frasco de aceite para que no se derrame.

Posiciones Básicas Para El Masaje

1. Siéntate en el suelo o en una cama con las piernas cruzadas y el bebé frente a ti. Coloca un tranquilizador y una toalla también frente a ti y echa a tu hijo de espaldas, mirando hacia ti, a una distancia equivalente a un brazo extendido.

2. Siéntate en un sofá con las piernas juntas y cúbrelas con una toalla. Las piernas deben estar paralelas y juntas. Echa al bebé de espaldas, mirando hacia ti apoyado en las piernas.

3. Si prefieres estar de pie, acomoda al niño en el cambiador o en una mesa en la que estés lo bastante cómoda como para no tener que encorvarte demasiado. Ponte encarada al pequeñin. Si eliges esta opción, asegúrate de que el niño no puede rodar y caerse mientras coges el frasco de aceite o cuando tienes las manos resbalizadas.

preparateelmasaje

aceitesmasaje - Elección del aceite esencial adecuado para tu hijo

Elección del aceite esencial adecuado para tu hijo

Aun a riesgo de repetirme, recuerda que debes diluir los aceites esenciales, utili- zando una o dos gotas por cada dos cucharadas de aceite para masaje. La menta, el té y el eucalipto, muy especialmente, pueden perjudicar la piel del bebé a me- nos que se hayan diluido correctamente. Haz siempre una prueba con una gotita de solución varias horas antes del masaje. Si le causa alguna reacción, no lo uses.

Lavanda. Antiséptico, analgésico y relajante. Este aceite es muy apreciado por sus propiedades curativas y se recomienda para relajar y curar pequeñas quemaduras y picaduras de insectos.

Manzanilla. Tranquiliza y relaja los nervios. Es ideal para pieles sensibles. Su efecto es tranquilizante y relajante. Haz un masaje en el vientre del niño para facilitar la diges- tión, y si lo aplicas en las mejillas, puede aliviar el dolor de las encías. De todos los ti- pos diferentes de manzanilla, la romana (Anthemis nobilis) es la más apropiada para la piel del bebé por su carácter no tóxico.

Eucalipto. Este aceite es excelente como descongestivo. Si se diluye correcta- mente y se aplica con un suave masaje en la espalda o pecho del pequeñín an- tes de acostarse, lo ayudará a dormir y respirar mejor. Está especialmente indi- cado en caso de enfriamiento o tos.

Monta. Es relajante v tranauilizador. Si se diluve correctamente, da excelentes resultados cuando se frota en el vientre del bebé; alivia el malestar derivado de la retención de gases y otros trastornos digestivos. Árbol del té. Es un aceite antiséptico, germicida, fungicida, relajante y curativo. No es tóxico, y a pesar de sus propiedades antisépticas y antibacterianas, no irrita la piel. Se recomienda para relajar al bebé y curar heridas, infecciones y erupciones cutáneas.

Rosa. Aceite antiséptico y relajante. Es caro, aunque sólo se necesita una pe- queña cantidad. Es excelente por sus extraordinarias propiedades reconstitu- yentes. Se asocia al amor y el corazón. Reblandece la piel y no es tóxico.

Naranja dulce. Aceite que potencia la energía y mejora el estado de ánimo (se dice que fomenta la alegría).

Mirra. Aceite suavizante recomendado para mejorar la respiración. No es tóxico, y se aconseja para aliviar inflamaciones de los conductos bronquiales y expulsar mucosidad. Es particularmente beneficioso cuando el niño está resfriado.

aceitesmasaje

masaje bebes2 - Relajar al bebé para el masaje

Relajar al bebé para el masaje

Debes confiar en tu instinto para saber lo que tienes que hacer si el llanto no cesa. Existen otras formas de ayudarlo a relajarse para el masaje y tal vez éste podría ser el momento más adecuado para probarlas.
Uno de ellos consiste en poner suavemente las manos alrededor de la cabecita del niño durante algunos segundos o apoyarlas en el vientre. Esto le permitirá sentir el calor de tu cuerpo. No le obligues nunca a hacer lo que no quiere. En ocasiones, si te mueves y te acercas a él demasiado rápido, generas en el un estado de confusión (y tal vez de pánico). Antes de empezar, cuando observo que un bebé se muestra inquieto o no está acostumbrado al contacto físico, me limito a apoyar las palmas de las manos en sus piernas. Esto parece frenar sus movimientos y concentrar su atención en la calidez de las manos. Cuando está listo, empiezo la sesión.
A menudo los bebés lloran porque se sienten desorientados. No tienen ninguna otra forma de co- municarte esta sensación. No te preocupes si llora; tu hijo tiene derecho a ser oído. En cualquier caso, no tardarás en distinguir un tipo de llanto de otro. En este caso, puedes probar el segundo método: apoyar sus brazos en su pecho y flexionarle las piernas, aproximándolas también al pecho. Se trata de simular la posición fetal, algo que reconforta automáticamente al bebé. A partir de ahí, deja que se muestre cada vez más confiado a medida que se relaja. También podrías darle de comer, aunque esto significaría esperar otra media hora antes de iniciar el masaje.

 

 

masaje_bebes2

orígenes del masaje para bebés - Orígenes del masaje para bebés

Orígenes del masaje para bebés

El masaje para bebés no es una moda pasajera. En realidad, es una de las artes más antiguas practicadas en todo el mundo. Los padres en culturas tan diversas como la irlandesa y sudafricana han transmitido sus propias rutinas de masaje de generación en generación. Por su parte, los chinos han utilizado este tipo de masaje desde tiempos remotos. Per Henrik Ling, el científico sueco conocido como el padre del masaje en su país, trajo métodos de masaje de china y divulgó sus descobrimientos en toda Europa con su inusitado entusiasmo. Al mismo tiempo, si no antes, los chinos estaban perfeccionando el masaje para transtornos tales como el cólico, la diarrea e incluso la incontinencia urinaria en la infancia. Aun así, no existe la menor duda de que los padres chinos ya practicaban masajes a sus bebés mucho antes de estos refinamientos «modernos». En India, los niños han recibido masajes durante siglos desde el mismísimo día de su nacimiento. De ello se encargan las mujeres de la familia. La rutina consiste en dos sesiones al día y se coloca al pequeñín entre las piernas estiradas de la madre. Se aplica agua tibia y jabón en piernas, brazos, espalda, y luego, en abdomen, cara y cuello. A diferencia del masaje suave que recomienda este libro, en India la acción es muy enérgica. A continuación, la madre envulver al niño en una sábana y éste duerme durante largas horas. El masaje continúa siendo una rutina habitual cuando los niños ya son mayorcitos. En Nigeria, las madres frotan el cuerpo del bebé con una esponja de lufa empapada en una solución de agua con hierbas. Al acostumbrarlos al masaje desde una tierna edad, los niños comprenden la importancia del tacto y de utilizarlo para mantener la salud de los miembros de la familia. Al compartir con él sensación del tacto, le estás enseñando una técnica que podrá utilizar en el futuro para cuidar de sí mismo y de los demás. En occidente, el masaje para bebés está adquiriendo una creciente popularidad. Muchos balnearios organizan cursos de masaje infantil. Asimismo, innumerables estudios han destacado hasta tal punto la importancia del tacto, que actualmente muchas nurserías en centros hospitalarios incluyen el masaje para bebés en sus programas para neonatos y ofrecen formación en sus técnicas como un aspecto más de sus programas educativos para padres, ayundándolos así a fomentar el bienestar y los vínculos afectivos entre padres e hijos. Los resultados han sido muy positivos. Dado que éste en un libro eminentemente práctico, también tu serás capaz de experimentar personalmente los resultados.

recetasaceites - Aromaterapia rápida - receta de aceite para masajes

Aromaterapia rápida – receta de aceite para masajes

Para relajar profundamente al bebé

50 ml de aceite de semilla de uva

Añade 1 cucharada de manzanilla, lavanda y geranio

Dolor de encías: Utiliza 1 gota de lavanda (Lavandula augustifolia) o 1 gota de manzanilla romana (Anthemis nobilis) diluida en 5 mi de aceite de almedra dulce (Prunus amygdalus). También puedes usar el contenido de una cápsula de aceite de prímula (oenothera biennis) (aprox. 5 mi). Realiza el masaje en la línea mandibular y el área del cuello. ¡Evita la boca y los ojos!

 

Para combatir el estrés y el nerviosismo

Yo solía echar una o dos gotas de lavanda francesa en una toallita y colocarla en la cuna, cerca de la cabecita de mi hija. En casos «desesperados», le daba un masaje echando 1 gota de lavanda francesa en las manos y luego aplicándola a las sienes, frente y manos. No estoy segura de si realmente funcionaba, pero lo cierto es que… ¡a mí sí me tranquilizaba en momentos de estrés extremo!

 

Para conciliar el sueño

Para establecer una buena pauta de sueño, echa 1 gota de lavanda francesa y 1
gota de manzanilla romana en un difusor o vaporizador y colócalo en el dormitorio del niño media hora antes de acostarlo. Cierra la puerta para que los vapores no se escapen.Retíralo o por lo menos ciérralo una vez acostado.

 

Consejos Utiles:

– Los niños responden muy bien a pequeñas cantidades de aceites esenciales. La aromaterapia puede ser
muy útil en los niños irritables.
– Si quieres adaptar una receta de aromaterapia para adultos, recuerda que la piel de tu hijo es mucho
mis sensible que la tuya. No uses mis de dos o tres gotitas de aceite esencial por cada dos cucharadas
de aceite base de almendra o de sésamo.
– Si añade aceites esenciales al baño, mezcla la cantidad adecuada de gotas en 5(X) mi de agua, agítalo bien y luego échalo en el agua del baño. Usa sólo aceites especiales para niños, tales como lavanda, árbol del té (aceite de manuca), geranio y rosa. 

Cuando pulverices o quemes aceites esenciales en el dormitorio del pequeño, usa la mitad de la dosis recomendada para adultos.
– Guarda siempre los frascos de aceites esenciales fuera del alcance de tu hijo.

 

recetasaceites

masajesbebes2 - Preparativos

Preparativos

Ahora que ya sabes cuáles son los posibles beneficios del masaje para bebés, tanto para el niño como también para el cuidador, es más que probable que estés ansioso por empezar. Pero antes de enseñarte las técnicas y la rutina de masaje, debes tener en cuenta algunos preparativos esenciales. Aprenderás a identificar el área del masaje, qué enseres debes tener a mano, qué debes hacer para afrontar las sesiones con el estado mental apropiado, cómo elaborar aceites curativos ideales para las necesidades de tu hijo y ta forma de determinar cuál es el mejor momento para darle el masaje. Con una preparación adecuada, ambos disfrutaréis de una maravillosa experiencia juntos.

 

 

masajesbebes2