contraindicacionesbebe - Contraindicaciones del masaje para bebés

Contraindicaciones del masaje para bebés

Mientras haces el masaje, observa detenidamente sus respuestas. Todos los niños son diferentes. Presta atención a sus reacciones. Si parece disfrutar del masaje antes de acostarse o después del baño, incorpó- ralo así en la rutina diaria. ¡Pero cuidado! ¡Nunca realices un masaje inmediatamente después de una toma! Espera por lo menos cuarenta y cinco minutos.
Si empiezas a hacer el masaje y se resiste o se muestra disgustado, lo mejor es interrumpirlo. Puedes intentarlo más tarde. No lo obligues a aceptarlo. La experiencia debe ser placentera para ambos y no convertirse en una especie de castigo o tarea habitual. Forzarlo transmite una señal negativa. De ahí que tu estado de ánimo y de salud sean factores tan importantes en la ecuación. Debes estar descansado, relajado y concentrarte en la pequeña vida que tienes delante. Evita los masajes si estás enfermo o exhausto.
Evita asimismo el masaje si el niño presenta una o más de las condiciones siguientes:
• Enfermedad. Consulta al médico antes de hacer un masaje. • Erupciones cutáneas e infecciones. Evita el contacto en las áreas irritadas o infectadas. Consulta al pediatra para asegurarte de que no le perjudicarás o empeorarás la condición. • Vacunas. Es preferible esperar por lo menos una semana antes de hacer un masaje si lo han vacunado. Luego, deberás evitar el contacto directo con el área de la inyección, que puede estar muy sensible.

Si muestras signos faciales de maelestar…
Sí observas algún signo de estrés o malestar en su rostro, como apretar los párpados o fruncir el ceño, en cualquier momento del masaje, frótale los pulgares con los tuyos. En reflexología, los dedos pulgares están relacionados con la cabeza y el cuello. A menudo, una leve presión en estes puntos alivia la tensión en la cara y los ojos. Una vez relajado, reanuda el masaje hasta el final.

 

contraindicacionesbebe

los sentidos - Interrelacción a través de los sentidos

Interrelacción a través de los sentidos

La relación entre un padre y su hijo puede ser uno de los vínculos más fuertes y significativos en el ser humano. Todos los bebés y las madres poseen recursos naturales e instintos que fomentan este proceso desde el mismíssimo nacimiento del bebé. Pero cómo se crea exactamente este vínculo? Examinemos el proceso a través de cada uno de los sentidos.

Olfato: El récien nacido es capaz de percibir el olor del pezón de su madre. En efecto, si se le deja en el abdomen de la madre, se moverá lentamente hasta sus senos y empezará a succionar. Cuando la madre está cerca de su hijo, su cuerpo emite oxitocina, una hormona materna, a la que se conece como «reflejo de nutrición», y prolactina, que estimula la producción de leche.

Sonido de la voz: Tu hijo ha aprendido a distinguir tu voz entre un millón desde el séptimo mes de gestación. Algunas investigaciones demuestran que un neonato incluso es capaz de reconocer la diferencia entre el lenguaje de su madre y el de un extraño. Su capacidad para procesar y responder al sonido se desarrolla alrededor del cuarto mes en el seno materno.

Contacto Visual: Un estudio británico realizado en el año 2002 sugiere que los recién nacidos saben, a partir del segundo día de vida, cuando alguien los está mirando. Esto significa que el contacto visual puede ser una respuesta autogenerada en lugar de algo aprendido. Un estudio en Londres concluyó que la función cerebral mejoraba considerablemente en los niños de cuatro meses con el contacto visual con adultos.

Tacto: En los primeros estadios de la vida, tu hijo busca en ti protección y familiaridad. Cuando te aproximas a él, empieza a reconocerte como el cuidador que lo reconforta. Y cuanto más relajado estés, mejor responderá el niño. El masaje es una forma extraordinaria de recrear la experiencia uterina.

 

masaje bebes2 - Relajar al bebé para el masaje

Relajar al bebé para el masaje

Debes confiar en tu instinto para saber lo que tienes que hacer si el llanto no cesa. Existen otras formas de ayudarlo a relajarse para el masaje y tal vez éste podría ser el momento más adecuado para probarlas.
Uno de ellos consiste en poner suavemente las manos alrededor de la cabecita del niño durante algunos segundos o apoyarlas en el vientre. Esto le permitirá sentir el calor de tu cuerpo. No le obligues nunca a hacer lo que no quiere. En ocasiones, si te mueves y te acercas a él demasiado rápido, generas en el un estado de confusión (y tal vez de pánico). Antes de empezar, cuando observo que un bebé se muestra inquieto o no está acostumbrado al contacto físico, me limito a apoyar las palmas de las manos en sus piernas. Esto parece frenar sus movimientos y concentrar su atención en la calidez de las manos. Cuando está listo, empiezo la sesión.
A menudo los bebés lloran porque se sienten desorientados. No tienen ninguna otra forma de co- municarte esta sensación. No te preocupes si llora; tu hijo tiene derecho a ser oído. En cualquier caso, no tardarás en distinguir un tipo de llanto de otro. En este caso, puedes probar el segundo método: apoyar sus brazos en su pecho y flexionarle las piernas, aproximándolas también al pecho. Se trata de simular la posición fetal, algo que reconforta automáticamente al bebé. A partir de ahí, deja que se muestre cada vez más confiado a medida que se relaja. También podrías darle de comer, aunque esto significaría esperar otra media hora antes de iniciar el masaje.

 

 

masaje_bebes2

la importancia del tacto - La importancia del tacto

La importancia del tacto

Innumerables estudios han demostrado que el tacto positivo es crucial para el desarrollo del niño. Para un recién nacido incapaz de comprender el lenguaje, tocar es hablar. Esto es muy importante en una épo- ca en la que los padres están muy ocupados y es probable que dejen al pequeñin durante largos períodos de tiempo a cargo de un cuidador, guardería u otros miembros de la familia para que se ocupen de ellos. Pero no olvides que el contacto físico es fundamental para el desarrollo óptimo de tu hijo. Los padres cuya agenda de trabajo no les permite abrazar, mecer y acariciar al bebé durante horas descubrirán que el ritual del masaje después de las obligaciones profesionales los ayuda a reconectar con él, relajarse y estrechar sus vínculos afectivos. Te animo a que consideres el masaje infantil como una vitamina diaria que «nutre» el cuerpo, la mente y el espíritu del niño, además de fortalecer la unidad familiar. ¿Qué otro don más precioso podrías ofrecerle?

masaje para bebés - Masaje para bebés: toda una ayuda para la familia!

Masaje para bebés: toda una ayuda para la familia!

Me quedaría corta si pretendiera enumerar todos los aspectos positivos derivados del masaje infantil en situaciones específicas y relaciones familiares igualmente específicas. Ya he mencionado que podría ayudar a aliviar el nervosismo característico de los padres primerizos y a desarrollar un profundo vínculo paternofilial. Veamos ahora otras formas en las que también resulta beneficioso:

Desarrolla confianza en una madre joven o una mujer aquejada de depresión posparto. Las madres que se sienten inseguras acerca de su capacidad para ser una buena madre se beneficiarán de un impulso de confianza a partir del aprendizaje de esta sencilla rutina de masaje, la cual asimismo se puede hacer extensible a otra áreas de la maternidad. Lo más destacado del masage infantil es su carácter extremadamente gratificante, pero no requiere más de 15-20 minutos al día.

Ayuda a un padre exhausto a relajar a un niño nervioso o que llora. El masaje alivia a aquellos bebés que experimentan el malestar de los transtornos comunes de la más tierna infancia.. Recuerda que tu hijo no comprende por qué se siente mal y que carece de palabras para expresar sus necesidades. De ahí que llore. El masaje le dice que no está solo. Asimismo, puede proporcionar un alivio eficaz en transtornos como los cólicos. Una de mis clientes me dijo que tras haber realizado el primer masaje a su hijo, que sufría cólicos, se sintió mucho más capaz de tranquilizarlo cuando lloraba. Y no olvides algo muy importante: si el bebé duerme, tu también!

Proporciona a los padres una forma de alimentar físicamente al bebé. El vínculo afectivo que se establece entre el bebé y su madre que lo alimenta puede hacer que el padre se sienta marginado. El masaje le proporciona una forma excelente de participar regularmente en el cuidado activo y la alimentación de su hijo. Los padres que hacen masajes a sus pequeñines llegan a conocerlos de una forma muy especial. El tamaño de las mano no importa. Cualquier padre puede hacerlo y cualquiera puede aprender estas técnicas.

El masaje también estimula el rol de hermano de los hijos mayores. Habida cuenta de la extremada atención que necesita un recién nacido, a menudo los hijos mayores también se sienten desplazados. Participar en el masaje puede solucionar el problema. Se sentirán importantes.

Mejora el estado de ánimo y reduce la ansiedad de los abuelos. Los miembros de la familia de edad avanzada también deberían participar en las sesiones de masaje del bebé. La oportunidad de tocar y ser tocados constituye una terapia excelente para ellos. En un estudio realizado antes, los abuelos que daban masajes a sus nietos mostraban menores síntomas de depresión, un mejor estado de ánimo y menos ansiedad, además de niveles más bajos de hormonas relacionadas con el estrés.

Es esencial para fortalecer los vínculos afectivos entre los padres y los bebés con «necesidades especiales». Si tu hijo tiene necesidades especiales y el médico ha dado su autorización para que realices sesiones de masaje a tu hijo mientras aún está en el hospital, no lo dudes, hazlo. El masaje infantil también puede aliviar en gran medida tu estado de ansiedad relacionada con tu capacidad para hacer frente con éxito a las exigencias de la paternidad de un bebé tan especial. La mayoría de los nuevos padres con los que he trabajado me han comentado que se sentían tensos al tener en brazos a su hijo durante las primeras semanas. Es normal. Poco a poco, a medida que vayas aprendiendo las diferentes formas de interactuar físicamente con él, el nerviosismo irá desapareciendo. El masaje es una de las formas más placenteras de adquirir confianza en la capacidad personal de responder positivamente a las necesidades del pequeño. Más adelante, cuando puedas llevarte al bebé a casa, el masaje seguirá fomentadndo los vínculos de unión, lo cual es especialmente cierto en el caso de niños con transtornos cognitivos, de visión o audición, que a pesar de todo, también responden al tacto, proporcionando a los padres el tipo de comunicación íntima que tanto ansían. Por lo demás, esta respuesta física ofrece a los padres la seguridad de poder disfrutar de una conexión mutua con su hijo.

masaje bebe - Antes de empezar

Antes de empezar

Recuerda que la piel del bebés es extremadamente sensible. No hay nada peor que unas manos frías cuando intentas relajarlo o darle de comer. Así pues,antes de iniciar el masaje, úntate las manos y frótalas para que se calienten. Daré dos consejos a los padres para que estén seguros de que tienen las manos calientes (personalmente, siempre tengo las manos frías!). Primero, antes de empezar, me lavo las manos calientes (personalmente, siempre tengo las manos frías!). Primero, antes de empezar, me lavo las manos con jabón y agua muy caliente, pasándolas repetidamente por debajo de chorro. Y segundo, me gusta poner un frasco de aceite en el microondas durante diez segundos. Al sacarlo,agítalo para que el aceite precalentado se distribuya uniformemente por todo el frasco y luego pruébalo echando un poco en la cara interior de la muñeca y comprobar así que no está excesivamente caliente. Cuando te lo eches en las manos, asegúrate de que no está demasiado caliente para el bebé.

Mientras te frotas las manos, mantén el contacto visual con tu hijo háblale. Recuerda que cuanto dices y todos tus movimientos son una expresión de tu amor. Si empiezas el masaje de esta forma, el niño sabrá a qué atenerse se relajará.

masaje_bebe

masajebt - Autorización

Autorización

Aunque pueda parecer extraño, antes de empezar el masaje deberías pedir la autorización  del bebé para tocarlo. Aunque creas que los niños de esta edad son incapaces de comprender lo que estás diciendo, si lo haces le estarás demonstrando respeto por su cuerpo y límites personales. No olvides que los bebés son muy interactivos; no des por sentado que se sentirá satisfecho.

Como debes hacerlo? Cuando estéis en una posición cómoda, pon un poco de aceite en las manos y frótalas para que vea lo que estás haciendo. Poco a poco el bebé empezará a identificar este proceso y anticipar lo que sucederá a continuación: el masaje. Acto seguido, pídele permiso. Sí,por supuesto,es posible que no comprenda tus palabras, pero la intención que subyace debajo de ellas no se debe infravalorar. El niño la percibe, y si tu intención es tranquilizarlo y demostrarle tu amor, lo captará. También es sensible a la forma en la que respondes a sus sentimientos. Procura identificar sus reacciones antes de empezar el masaje.

Ahora fíjate en su respuesta. Abrir los brazos indica vulnerabilidad y confianza. Es una señal de singue adelante. Los brazos cerrados, en cambio, son protectores. Experimenta con algunos de los métodos de relajación que se describen en este capítulo para seducirlo y serenarlo. Siempre es preferible esperar a que el bebé acepte de buen grado tu solicitud. Con el tiempo, esto tendrá un efecto muy positivo en su autoestima, que también puedes potenciar con otras afirmaciones durante el masaje, tales como “Eres fuerte” o “Qué bien te sientes”.

Básicamente, cuando pides permiso a tu hijo para tocarlo y esperas una respuesta estimulante, le estás enseñando que su cuerpo es privado y que sólo él puede terminar quién, cuándo, dónde y cómo lo puede tocar,lo cual, a su vez, formenta el sentido de autorrespeto del niño y establece los límites de la confianza e intimidad.

 

Consejos para el éxito

– No des tu hijo un «tranquilizador» o cualquier otra cosa durante el masaje. Podría sobreestimularlo, y lo que en realidad pretendes es que se concentre en ti y en el masaje. Sin embargo,todos los bebés son diferentes, y algunos de ellos sí lo necessitan. Aun así, si es posible, intenta evitarlo.

– El masaje debe hacerlo una sola persona. Aunque tus otros hijos quieran ayudarte, sólo conseguirán confundir al pequeño. Dale tiempo para que primero se familiarice contigo, y luego con los demás, siempre de uno en uno. Si alguien desea aprender a dar masajes (un abuelo o un hermano), procura que la transición sea lo más suave posible. Recuerda que la nueva persona, al igual que lo hiciste tú, debería pedirle permiso para tocarlo.

– Ponte siempre en situación. Inspira profundamente, relájate y libera el estrés acumulado durante el día. Si estás tenso, es muy probable que tu hijo también lo esté.

– En el caso de bebés prematuros, el hipo es uns señal de estrés. Dado que estos niños son demasiado pequeñitos como para establecer un contacto visual, debes confiar en otras reacciones tanto en el hospital como en casa. Si tiene hipo o tratar de evitar el contacto físico, será una claríssima evidencia de sobreestimulación. Pide siempre la autorización del médico antes de hacer masajes a un bebé prematuro, ya que el peso es un factor de seguridad.

– Los padres de niños con necesidades especiales también deben consultar al pediatra antes de iniciar un programa de masaje. Infórmate de los posibles problemas y limitaciones del pequeniñ y luego actua seguiendo estas diretrices. El masaje del bebé es íntimo, no terapéutico, y debes saber lo que podría ser contraproducente o intensivo en relación con sus  necesidades exclusivas. También tienes que saber que la respuesta al masaje puede ser diferente de la que se describe en este libro a causa de estas necesidades especiales.

– Los padres adoptivos pueden observar que su hijo evita el contacto visual y que tarda mucho más en estableces un vínculo emocional. En estos casos, llorar durante el masaje forma parte de un proceso de liberación de tensión y malestar, sobre todo cuando le frotas el pecho. Si al hacerlo,llora,reconfórtalo, háblale con cariño y desplaza las manos lentamente desde del corazón en todas direcciones. Con el tiempo, confiará más y llorará menos.

masajebt

 

masajesbebes2 - Los Múltiples beneficios del masaje para bebés

Los Múltiples beneficios del masaje para bebés

Realizar un masaje a tu hijo es una de las cosas más positivas y «nutritivas» que puedes hacer por él. Los beneficios son mutuos. En este libro aprenderás todo cuanto debes saber acerca de las mil y una formas maravillosas en las el masaje contribuye al desarrollo físico, cognitivo y emocional del bebé. Ten por seguro que también tú saldrás beneficiado. Sí, ya lo sé, es probable que pases todo el día apresurado y escaso de horas de sueño. Tal vez estés pensando: «Cómo voy a aprender a dar masajes a mi hijo? Voy a tener tiempo?».

¡Buenas noticias! El masaje ayudará a que duerma mejor y más profundamente, lo cual significa asimismo más horas de sueño para ti. Una madre que daba masajes rutinarios a su hija durante cinco o diez minutos antes de acostarla me dijo que ese ritual nocturno «ha contribuido a sentirme mejor conmigo misma y a mejorar mi calidad de vida».
Por otra parte, si eres un nuevo padre, el masaje también contribuirá a reducir tus preocupaciones en relación con tu capacidad para satisfacer las necesidades del niño. A decir verdad, muchas nuevas madres me comentan que se sienten mucho más relajadas después de haber realizado un masaje relajante al bebé. Asimismo, el masaje estrecha los lazos afectivos, algo particularmente importante para los pequeñines que tienen que permanecer algún tiempo en el hospital después del nacimiento, mejorando el vínculo patcenofilial. La rutina de masaje que te enseñaré es segura y adecuada para la mayoría de los bebés, pero no dudes en consultar al pediatra para que dé su consentimiento antes de hacerlo. En algunos casos, el masaje no es aconsejable. La rutina que aprenderás en la segunda parte de este libro es muy simple, aunque eficaz, y se ha transmitido de madres a hijas en India a lo largo de los siglos. Sus cualidades relajantes son incomparables. Seguir la secuencia recomendada te permitirá olvidar el «cómo» (excesivamente difícil para los padres que suelen dormir poco) y fluir con el ritmo. Asimismo, la creación de una rutina de masaje hace que el bebé se sienta más protegido y más seguro en su entorno. Si te preocupa «hacerlo bien», relájate. Las instrucciones paso a paso de este libro convertirán toda la «dureza» del aprendizaje en pura anécdota. He diseñado el libro y el body de masaje para padres sin experiencia en técnicas de masaje. Este método te enseñará a aplicar las manos de una forma más sutil, rítmica y delicada. Aprenderás una rutina de masaje básica pero completa que empieza con las piernas del bebé, continúa sistemáticamente en el vientre y el pecho, y finaliza con la espalda. Durante el proceso, te enseñaré a adaptarla a las necesidades especiales de tu hijo. Cuando te hayas familiarizado con el masaje básico, te explicaré algunos toques especiales que puedes añadir para acelerar la curación en el caso de
que padezca algún trastorno de menor importancia {indigestión o estreñimiento). Es muy probable que tu pequeñin se sienta como pez en el agua. Mienteras se desarrolla en el útero, el movimiento del líquido amniótico y de los órganos internos de la madre le proporcionan una especie de masaje durante los nueve meses de embarazo. Asimismo, las contracciones durante el parto lo somenten a un intenso «masaje» en su periplo a través del canal uterino, indicando a los pulmones el momento en el que el niño debe empezar a respirar por sí mismo. Ésta es una de las razones por las que los niños que han nacido por cesárea son más propensos a desarrollar transtornos respiratorios. Las comadronas y masajistas terapeutas describen el parto como el mejor masaje en la vida de un ser humano. Dado que el niño en el útero está sometido a una constante estimulación externa durante los nueve meses de gestación y del parto propiamente dicho, el masaje del bebé proporciona un extraordinario potencial de relax y sosiego al recién nacido. Es una forma excelente de hacerlo sentir confortable y seguro. Cuando hayas obtenido la autorización del médico, la rutina de masaje deberá ser diaria, por lo menos hasta los seis o nueve meses. A partir de ese momento, puedes reducir su frecuencia a un par de veces por semana. Observa detenidamente cualquier señal que indique una sobreestimulación. Cada bebé es único. Descubre cuántas caricias, masaje, comunicación verbal y otros aportes sensoriales necesita prestando atención a sus respuestas. Fíjate en si trata de eludir el contacto visual, si parece nervioso o muestra algún sintoma de desagrado. En tal caso, interrumpe la rutina y deja que descanse.

areadelmasaje - Elección del área del masaje

Elección del área del masaje

Los bebés se relajan más fácilmente en un entorno cálido. Elige una habitación caldeada y tranquila. Si te preocupa que la habitación no sea lo bastante cálida, pon una bolsa de agua caliente debajo de la manta cerca de los pies del pequeño.

Asimismo, puedes utilizar una esterilla eléctrica con una sábana o mantita encima para mantener un nivel constante de calor. Procura que no esté demasiado caliente. Una tela de borreguito es incluso más recomendable que una manta o una sábana, ya que la superficie de lana proporciona una suave estimulación. Se ha demostrado que su uso en el masaje puede mejorar las pautas de sueño del bebé. ¡Si no encuentras borreguito natural, no utilices fibra artificial! Es fácil de arrancar y el pequeño podría llevárselo a la boca.

Coloca el borreguito en el suelo, en el cambiador o en la cama. Tal vez desees experimentar un poco para determinar qué habitación y lugar es más confortable para ambos. Con niños muy pequeñines, podrías sentarte en el suelo con las piernas extendidas, las rodillas ligeramente separadas, los talones juntos y la espalda apoyada en un cojín o una silla. Emularás una especie de «cuna» entre las piernas. Coloca unas cuantas mantas en esa «cuna» y pon al bebe mirando hacia ti. Le proporcionará calidez y una sensación de seguridad. Además, lo tendrás a la distancia correcta de enfoque de visión de tu hijo y al alcance de las manos.

Cuando hayas encontrado el lugar apropiado para ambos, hazlo siempre allí. Cuanto más familiar le resulte la atmósfera, mejor responderá el niño.Fuera de casa, usa la misma mantita, aceites, etc. para que asocie el masaje a su entorno acostumbrado.

Para crear el ambiente correcto, pon música relajante de fondo.Estudios recientes han demostrado que los bebés responden muy bien a la música clásica de Mozart y Beethoven. En la actualidad se venden CD con títulos tales como «Mozart para bebes» y «Beethoven para bebes».

Por cierto, también puedes utilizar este sistema para determinar dónde debería dormir el bebé. Si quieres fortalecer su salud física, colócalo con la cabeza apuntando al norte del dormitorio; para que disfrute de un sueño profundo, oriéntalo al sur; y para que descanse es aconsejable encararlo al oeste. En edad escolar, vuélvelo de manera que la cabeza esté mirando al este. Se despertará por la mañana despejado y pletórico de energía.

 

 

areadelmasaje

itensnecessariosmassagem - Enseres Necesarios

Enseres Necesarios

Ahora que ya sabes cuándo y dónde, el paso siguiente consiste en reunir unos cuantos utensilios que fa- cilitarán el masaje y lo harán más placentero. Algunos padres incluso destinan una bolsita de masaje es- pecial para este menester. Vemos algunos de los enseres que necesitarás:

Baby Massage Shirt™

La forma más fácil de aprender las técnicas que se describen en este libro es practicarlas varias veces con mi body de masaje para el bebé. En pocos días te sentirás lo bastante cómoda como para probarlo con tu hijo sin utilizar el body a modo de guía. Ten por seguro que disfrutarás del contacto piel a piel con el pequeño, y quizá lo más importante, con las sonrisas y reacciones positivas con las que te recompensará.

«Tranquilizador»
Vas a necesitar un «tranquilizador- (objeto con el que el bebé se siente protegido teniéndolo cerca) cubierto con una toalla, algo que el niño tenga a su lado y que le resulte muy familiar romo para sentirse a gusto y protegido. Personalmente, me gusta un chal o echarpe de lana. Colócalo frente a ti.

Toallas y pañales
Ten a mano unas cuantas toallas y pañales adicionales. Dado que el bebé aún no controla la vejiga y le harás un masaje sin ropa ni pañales que limiten sus movimiento, tal vez los necesites para limpiarlo en caso de accidentes ocasionales. (Ni que decir tiene que también puedes realizar el masaje con el pañal puesto sí te sientes más cómoda.) Al igual que los adultos, los bebés orinan y evacúan más fácilmente cuando están relajados. ¡Estate preparada! De este modo no tendrás que apresurarte c interrumpir el contacto. Limpialo y continúa.

AlimentaciónA menudo, el masaje estimula al niño hasta tal punto que. una vez terminado, tiene mucho apetito. Préparate para darle el pecho o el biberón.

Diario de masajeAunque no es «esencial», te recomiendo llevar un diario especial de las experiencias de masaje de tu bebe.Anota cuándo lo hiciste, los problemas que se hayan presentado, las respuestas especiales del niño, etc.Si lo consultas con regularidad, te familiarizarás con los biorritmos del niño y comprenderás mejor lo que le gusta y lo que le disgusta. Asimismo, en el futuro podrás regalárselo para que lo tenga en cuenta cuando tenga hijos. Después de todo, tu diario es un registro de las atenciones que le ofreciste durante los primeros meses y años de vida. ¡También le servirá para aprender, de adulto, que tipo de contactos físicos son una fuente inagotable de «felicidad»!

Aceite para masajeEl aceite para masaje asegura un contacto y una acción fluida de las manos sobre la piel de tu hijo. También puede aliviar las irritaciones provocadas por los pañales, la inflamación de la piel y la formación de escamosidades secas blanquecinas o amarillentas en el cuero cabelludo del recién nacido. Recomiendo un aceite natural a base de frutas o verduras (consumibles) en lugar de aceites comerciales para bebés. Las marcas comerciales se elaboran con una base inorgánica de petróleo que puede perjudicar el tracto digestivo si el niño succiona el dedo. Por otro lado, los aceites minerales resecan la piel y obturan los poros. Dado que la piel del bebe es extremadamente sensible y delicada, aconsejo un aceite ligero y texturado, como por ejemplo el de semilla de uva, que puedes encontrar en la mayoría de las riendas de productos naturales.

Cuando uses Aceites esenciales para el masaje, diluyelos en una base de aceite inodoro, como por ejemplo aceite de almendra, añadiendo tres gotas de aceite esencial por cada dos cucharadas de aceite base. Aplica siempre una gota de aceite diluido en una pequeña área de la piel del bebé antes de darle el masaje, y déjalo durante media hora para descartar una posible reacción.

ADVERTENCIA: Los aceites esenciales están muy refinados y siempre se deben diluir en una buena cantidad de aceite de almendra o de sésamo. No utilices más de dos o tres gotas de aceite esencial por cada dos cucharadas de aceite base. Ten en cuenta, sin embargo, que los niños pueden presentar reacciones alérgicas al igual que los adultos. Así pues, antes de aplicarlo en un masaje, haz una prueba en una pequeña área de la piel una vez diluido. Espera algunas horas para comprobar si aparece algún enrojecimiento u otras reacciones (estornudos, etc.). En tal caso, tenlo en cuenta y no uses esc tipo de aceite en el futuro. Tampoco es recomendable aplicar el aceite directamente en la piel del bebe. Póntelo en la mano, caliéntalo un poco con una ligera fricción y luego realiza el masaje.

 

itensnecessariosmassagem