contraindicacionesbebe - Contraindicaciones del masaje para bebés

Contraindicaciones del masaje para bebés

Mientras haces el masaje, observa detenidamente sus respuestas. Todos los niños son diferentes. Presta atención a sus reacciones. Si parece disfrutar del masaje antes de acostarse o después del baño, incorpó- ralo así en la rutina diaria. ¡Pero cuidado! ¡Nunca realices un masaje inmediatamente después de una toma! Espera por lo menos cuarenta y cinco minutos.
Si empiezas a hacer el masaje y se resiste o se muestra disgustado, lo mejor es interrumpirlo. Puedes intentarlo más tarde. No lo obligues a aceptarlo. La experiencia debe ser placentera para ambos y no convertirse en una especie de castigo o tarea habitual. Forzarlo transmite una señal negativa. De ahí que tu estado de ánimo y de salud sean factores tan importantes en la ecuación. Debes estar descansado, relajado y concentrarte en la pequeña vida que tienes delante. Evita los masajes si estás enfermo o exhausto.
Evita asimismo el masaje si el niño presenta una o más de las condiciones siguientes:
• Enfermedad. Consulta al médico antes de hacer un masaje. • Erupciones cutáneas e infecciones. Evita el contacto en las áreas irritadas o infectadas. Consulta al pediatra para asegurarte de que no le perjudicarás o empeorarás la condición. • Vacunas. Es preferible esperar por lo menos una semana antes de hacer un masaje si lo han vacunado. Luego, deberás evitar el contacto directo con el área de la inyección, que puede estar muy sensible.

Si muestras signos faciales de maelestar…
Sí observas algún signo de estrés o malestar en su rostro, como apretar los párpados o fruncir el ceño, en cualquier momento del masaje, frótale los pulgares con los tuyos. En reflexología, los dedos pulgares están relacionados con la cabeza y el cuello. A menudo, una leve presión en estes puntos alivia la tensión en la cara y los ojos. Una vez relajado, reanuda el masaje hasta el final.

 

contraindicacionesbebe

beneficios del masaje - Beneficios para el bebé

Beneficios para el bebé

Estudios clínicos han evidenciado que un masaje regular supone una ventaja física, emocional e intelectual que se prolonga a lo largo de toda la vida. Las investigaciones sobre los beneficios del masaje infantil se vienen realizando desde la década de 1970. y los resultados han sido tan positivos, que en la actualidad muchas nurserías en centros hospitalarios lo incluyen en sus programas para neonatos, organizando cursillos para los padres sobre masaje para bebés. Un reciente estudio efectuado en la Universidad de Miami ha demostrado que los niños que reciben masajes se muestran más activos y alerta, además de presentar un desarrollo neurológico más rápido que los que no reciben esta atención. El masaje ayuda al bebé a superar la posición fetal con el estiramiento de los músculos y las articulaciones, desarrolla su flexibilidad y fomenta la coordinación de sus movimientos. También ha demostrado ser muy eficaz en el aumento de peso y el desarrollo de la consciencia corporal. El masaje para bebés es especialmente útil en los bebés prematuros. En un reciente estudio realizado por la Dra. Tiflany Field en el Touch Research Institute de la Universidad de Miami, veinte bebés prematuros sometidos a un masaje de quince minutos tres veces al día durante dos semanas aumentaron un 47% más de peso que otros a los que no se practicó masaje alguno. Asimismo, se les dio el alta hospitalaria seis días antes. Esta sencilla intervención ahorró más de diez mil dólares por niño al hospital. Por otro lado, el masaje infantil también puede acelerar la curación. Otro estudio de la Universidad de Miami confirmó resultados positivos derivados del masaje en niños con dermatitis atópica, una condición en la que la piel se irrita, enrojece, infecta e inflama, concluyendo que el masaje con aceite combinado con medicación tópica ordinaria, como en el caso de un 1 % de crema de hidrocortisona, acelera el alivio en el pequeño. En casa, también puedes obtener buenos resultados cuando utilizas el masaje infantil para contribuir a la curación de condiciones comunes tales como el acné del recién nacido y la piel agrietada. Asimismo, el masaje tranquiliza al niño cuando empieza a desarrollar la dentición, indicando al cerebro el momento en que debe liberar hormonas que lo ayuden a soportar mejor el dolor. Y hablando de curación, el masaje del bebé también ayuda a sintonizar con el lenguaje corporal del pequeñín y a interpretar sus estados de ánimo y necesidades. A medida que te vayas familiarizando mejor con la sensación de las caricias en la piel de tu hijo mediante masajes regulares, serás más capaz
de detectar cambios y de descubrir trastornos en un estadio precoz. Muchas de estas señales inexpresadas de incomodidad se prolongan a medida que el bebé va creciendo: una ligera inclinación de la cabeza, una forma especial de tenerlo en brazos cuando está enfermo, triste o disgustado, etc. Aprenderás a ver una infinidad de cosas que tu hijo es incapaz de verbalizar, lo cual resultará muy valioso en los años futuros. El masaje infantil también alivia el estrés. Cuando tocas al bebé, se relaja de inmediato. Cuando lo acaricies y le hables observarás que hace ruiditos «felices». Es un síntoma de bienestar. Un suave masaje y algunas palabras cariñosas y reconfortantes crearán armonía y plenitud, ayudando al niño a sentirse menos irritable, respondiendo a una atención multisensorial suficiente.

 

Beneficios para el bebé

 

 Algunos aspectos beneficiosos derivados del masaje del bebé:

1. Estimula la comunicación y estrecha los vínculos paternofiliales.

2. Relaja el sistema nervioso del niño.

3. Reduce el nerviosismo y la irritabilidad.

4. Mejora y regula la función respiratoria, circulatoria y gastrointestinal.

5. Alivia los efectos dolorosos de la retención de gases y el estreñimiento.

6. Reduce los cólicos.

7. Fomenta un aspecto de salud corporal.

8. Reduce la producción de hormonas del estrés.

9. Reduce el dolor asociado al desarrollo de la dentición.

10. Ayuda al bebé a dormir más y mejor.

11. Mejora el tono muscular y las habilidades motrices.

12. Acelera el aumento de peso.

13. Estimula el sentido del tacto del pequeñin y proporciona un sinfín de fascinantes experiencias sensoriales.

14. Reduce la ansiedad por la separación en los cuidados diarios.

15. Beneficia a los bebés prematuros durante su permanencia en el hospital.

16. Beneficia a los niños con necesidades especiales cuyos transtornos mentales, visuales, de oído o de desarrollo dificultan la interrelación.

17. Estimula el desarrollo cerebral y contribuye al crecimiento mental.

18. Estrecha los vínculos paternofiliales. Aumenta la confianza en los padres.

19. Reduce la depresión post-parto y el nerviosismo, que pueden influir indirectamente en el estado de ánimo del niño.

20.Fomenta la intimidad, comprensión e interrelación de los padres con su hijo.

21. Mejora la comunicación con el bebé.

22. Implica a los padres de una forma íntima.

23. Ayuda a los padres de bebés prematuros y con necesidades especiales que deben permanecer ingresados durante algún tiempo en el hospital a restablecer su relación afectiva con ellos después del parto.

24. Ayuda a los padres en los cuidados diarios del bebé.

25. Proporciona un momento especial y esclusivo para la interacción.

26. Mejora la comprensión paterna de las señales no verbales del niño.

27. Aumenta la capacidad de los padres de tranquilizar a un niño enfermo o nervioso.

28. Mejora el comportamiento de interrelación íntima, sobre todo para las madres jóvenes que tienen dificultades para asumir sus nuevas responsabilidades.

29. Las madres que trabajan pueden restablecer la conexión con su hojo a través del masaje después de una larga jornada laboral.

masaje bebe - Antes de empezar

Antes de empezar

Recuerda que la piel del bebés es extremadamente sensible. No hay nada peor que unas manos frías cuando intentas relajarlo o darle de comer. Así pues,antes de iniciar el masaje, úntate las manos y frótalas para que se calienten. Daré dos consejos a los padres para que estén seguros de que tienen las manos calientes (personalmente, siempre tengo las manos frías!). Primero, antes de empezar, me lavo las manos calientes (personalmente, siempre tengo las manos frías!). Primero, antes de empezar, me lavo las manos con jabón y agua muy caliente, pasándolas repetidamente por debajo de chorro. Y segundo, me gusta poner un frasco de aceite en el microondas durante diez segundos. Al sacarlo,agítalo para que el aceite precalentado se distribuya uniformemente por todo el frasco y luego pruébalo echando un poco en la cara interior de la muñeca y comprobar así que no está excesivamente caliente. Cuando te lo eches en las manos, asegúrate de que no está demasiado caliente para el bebé.

Mientras te frotas las manos, mantén el contacto visual con tu hijo háblale. Recuerda que cuanto dices y todos tus movimientos son una expresión de tu amor. Si empiezas el masaje de esta forma, el niño sabrá a qué atenerse se relajará.

masaje_bebe

bebeprematuro - Masaje en bebés prematuros

Masaje en bebés prematuros

Los bebés prematuros protegen celosamente su cuerpo y pueden mostrarse reacios al masaje. Lo mejor es dejar que se acostumbre área por área. Esto te permitirá trabajar aquellos puntos más sensibles (pecho, brazos y cara). No te extralimites. Si no vas más allá de su capacidad de resistencia, se sentirá más seguro. Incluso es posible que reaccione emotivamente y que llore al estimular áreas que le recuerdan una experiencia dolorosa. Es normal. El llanto es su forma de «hablar de ello». Es esencial que no pierdas la calma y que sigas relajado. Dale a entender que comprendes lo que te está diciendo. Tu objetivo es ahora ayudarlo a sentirse seguro y amado. Con el tiempo, disfrutará de la rutina completa de masaje.

 

Si empiezas el masaje y se resiste o se muestra disgustado, sigue durante unos segundos para comprobar si se siente incómodo o tal vez está reteniendo gases. Si el malestar continúa, interrumpe el masaje. Puedes intentarlo más tarde.
No fuerces el masaje bajo ningún concepto. Esta experiencia debe ser positiva para ambos y no convertirse en una especie de castigo o tarea habitual. Obligarlo transmite una señal negativa.

bebeprematuro

preparateelmasaje - Préparate para el masaje

Préparate para el masaje

Antes de empezar el masaje, lávate a fondo las manos y las uñas, asegurándote do que estás no están demasiado largas o con indentaciones. Quítate el reloj,anillos,brazeletes,etc. si tienen los bordes agudos.

Ahora relájate. El bebé percibirá si estás nervosa o incómoda. Evita los masajes si estás enferma o extremadamente cansada.

Recuerda que cuanto más tranquilla estés y más a gusto te sientas, mejor responderá y se relajará el niño. En cualquier caso, no hay motivo alguno para estar nervioso o preocuparse por el masaje que vas a darle tu hijo. Los métodos no son difíciles ni requieren un esfuerzo excesivo. Los músculos de los bebés retienen muchísimo la tensión acumulada, de manera que sólo deberás aplicar la presión necesaria para reconfortarlo y estimularlo. Con el tiempo aprenderás a confiar en tus instintos y a dejar que tus manos y las reacciones del pequeñin te guíen.

Una vez relajada, ponte en posición. A medida que el niño crece y empienza a moverse de un lado a otro, es posible que desees probar con las posiciones citadas anteriormente. Para mí, la más cómoda era sentada al estilo indio en la cama, con la espalda apoyada en varias almohadas firmes, y el bebé echado frente a mí. Independientemente de la posición que elijas, procura disponer de una superficie firme al alcance de la mano (uma mesita, por ejemplo). Deja en ella el frasco de aceite para que no se derrame.

Posiciones Básicas Para El Masaje

1. Siéntate en el suelo o en una cama con las piernas cruzadas y el bebé frente a ti. Coloca un tranquilizador y una toalla también frente a ti y echa a tu hijo de espaldas, mirando hacia ti, a una distancia equivalente a un brazo extendido.

2. Siéntate en un sofá con las piernas juntas y cúbrelas con una toalla. Las piernas deben estar paralelas y juntas. Echa al bebé de espaldas, mirando hacia ti apoyado en las piernas.

3. Si prefieres estar de pie, acomoda al niño en el cambiador o en una mesa en la que estés lo bastante cómoda como para no tener que encorvarte demasiado. Ponte encarada al pequeñin. Si eliges esta opción, asegúrate de que el niño no puede rodar y caerse mientras coges el frasco de aceite o cuando tienes las manos resbalizadas.

preparateelmasaje

aceitesmasaje - Elección del aceite esencial adecuado para tu hijo

Elección del aceite esencial adecuado para tu hijo

Aun a riesgo de repetirme, recuerda que debes diluir los aceites esenciales, utili- zando una o dos gotas por cada dos cucharadas de aceite para masaje. La menta, el té y el eucalipto, muy especialmente, pueden perjudicar la piel del bebé a me- nos que se hayan diluido correctamente. Haz siempre una prueba con una gotita de solución varias horas antes del masaje. Si le causa alguna reacción, no lo uses.

Lavanda. Antiséptico, analgésico y relajante. Este aceite es muy apreciado por sus propiedades curativas y se recomienda para relajar y curar pequeñas quemaduras y picaduras de insectos.

Manzanilla. Tranquiliza y relaja los nervios. Es ideal para pieles sensibles. Su efecto es tranquilizante y relajante. Haz un masaje en el vientre del niño para facilitar la diges- tión, y si lo aplicas en las mejillas, puede aliviar el dolor de las encías. De todos los ti- pos diferentes de manzanilla, la romana (Anthemis nobilis) es la más apropiada para la piel del bebé por su carácter no tóxico.

Eucalipto. Este aceite es excelente como descongestivo. Si se diluye correcta- mente y se aplica con un suave masaje en la espalda o pecho del pequeñín an- tes de acostarse, lo ayudará a dormir y respirar mejor. Está especialmente indi- cado en caso de enfriamiento o tos.

Monta. Es relajante v tranauilizador. Si se diluve correctamente, da excelentes resultados cuando se frota en el vientre del bebé; alivia el malestar derivado de la retención de gases y otros trastornos digestivos. Árbol del té. Es un aceite antiséptico, germicida, fungicida, relajante y curativo. No es tóxico, y a pesar de sus propiedades antisépticas y antibacterianas, no irrita la piel. Se recomienda para relajar al bebé y curar heridas, infecciones y erupciones cutáneas.

Rosa. Aceite antiséptico y relajante. Es caro, aunque sólo se necesita una pe- queña cantidad. Es excelente por sus extraordinarias propiedades reconstitu- yentes. Se asocia al amor y el corazón. Reblandece la piel y no es tóxico.

Naranja dulce. Aceite que potencia la energía y mejora el estado de ánimo (se dice que fomenta la alegría).

Mirra. Aceite suavizante recomendado para mejorar la respiración. No es tóxico, y se aconseja para aliviar inflamaciones de los conductos bronquiales y expulsar mucosidad. Es particularmente beneficioso cuando el niño está resfriado.

aceitesmasaje

la importancia del tacto - La importancia del tacto

La importancia del tacto

Innumerables estudios han demostrado que el tacto positivo es crucial para el desarrollo del niño. Para un recién nacido incapaz de comprender el lenguaje, tocar es hablar. Esto es muy importante en una épo- ca en la que los padres están muy ocupados y es probable que dejen al pequeñin durante largos períodos de tiempo a cargo de un cuidador, guardería u otros miembros de la familia para que se ocupen de ellos. Pero no olvides que el contacto físico es fundamental para el desarrollo óptimo de tu hijo. Los padres cuya agenda de trabajo no les permite abrazar, mecer y acariciar al bebé durante horas descubrirán que el ritual del masaje después de las obligaciones profesionales los ayuda a reconectar con él, relajarse y estrechar sus vínculos afectivos. Te animo a que consideres el masaje infantil como una vitamina diaria que «nutre» el cuerpo, la mente y el espíritu del niño, además de fortalecer la unidad familiar. ¿Qué otro don más precioso podrías ofrecerle?

masajesbebes2 - Los Múltiples beneficios del masaje para bebés

Los Múltiples beneficios del masaje para bebés

Realizar un masaje a tu hijo es una de las cosas más positivas y «nutritivas» que puedes hacer por él. Los beneficios son mutuos. En este libro aprenderás todo cuanto debes saber acerca de las mil y una formas maravillosas en las el masaje contribuye al desarrollo físico, cognitivo y emocional del bebé. Ten por seguro que también tú saldrás beneficiado. Sí, ya lo sé, es probable que pases todo el día apresurado y escaso de horas de sueño. Tal vez estés pensando: «Cómo voy a aprender a dar masajes a mi hijo? Voy a tener tiempo?».

¡Buenas noticias! El masaje ayudará a que duerma mejor y más profundamente, lo cual significa asimismo más horas de sueño para ti. Una madre que daba masajes rutinarios a su hija durante cinco o diez minutos antes de acostarla me dijo que ese ritual nocturno «ha contribuido a sentirme mejor conmigo misma y a mejorar mi calidad de vida».
Por otra parte, si eres un nuevo padre, el masaje también contribuirá a reducir tus preocupaciones en relación con tu capacidad para satisfacer las necesidades del niño. A decir verdad, muchas nuevas madres me comentan que se sienten mucho más relajadas después de haber realizado un masaje relajante al bebé. Asimismo, el masaje estrecha los lazos afectivos, algo particularmente importante para los pequeñines que tienen que permanecer algún tiempo en el hospital después del nacimiento, mejorando el vínculo patcenofilial. La rutina de masaje que te enseñaré es segura y adecuada para la mayoría de los bebés, pero no dudes en consultar al pediatra para que dé su consentimiento antes de hacerlo. En algunos casos, el masaje no es aconsejable. La rutina que aprenderás en la segunda parte de este libro es muy simple, aunque eficaz, y se ha transmitido de madres a hijas en India a lo largo de los siglos. Sus cualidades relajantes son incomparables. Seguir la secuencia recomendada te permitirá olvidar el «cómo» (excesivamente difícil para los padres que suelen dormir poco) y fluir con el ritmo. Asimismo, la creación de una rutina de masaje hace que el bebé se sienta más protegido y más seguro en su entorno. Si te preocupa «hacerlo bien», relájate. Las instrucciones paso a paso de este libro convertirán toda la «dureza» del aprendizaje en pura anécdota. He diseñado el libro y el body de masaje para padres sin experiencia en técnicas de masaje. Este método te enseñará a aplicar las manos de una forma más sutil, rítmica y delicada. Aprenderás una rutina de masaje básica pero completa que empieza con las piernas del bebé, continúa sistemáticamente en el vientre y el pecho, y finaliza con la espalda. Durante el proceso, te enseñaré a adaptarla a las necesidades especiales de tu hijo. Cuando te hayas familiarizado con el masaje básico, te explicaré algunos toques especiales que puedes añadir para acelerar la curación en el caso de
que padezca algún trastorno de menor importancia {indigestión o estreñimiento). Es muy probable que tu pequeñin se sienta como pez en el agua. Mienteras se desarrolla en el útero, el movimiento del líquido amniótico y de los órganos internos de la madre le proporcionan una especie de masaje durante los nueve meses de embarazo. Asimismo, las contracciones durante el parto lo somenten a un intenso «masaje» en su periplo a través del canal uterino, indicando a los pulmones el momento en el que el niño debe empezar a respirar por sí mismo. Ésta es una de las razones por las que los niños que han nacido por cesárea son más propensos a desarrollar transtornos respiratorios. Las comadronas y masajistas terapeutas describen el parto como el mejor masaje en la vida de un ser humano. Dado que el niño en el útero está sometido a una constante estimulación externa durante los nueve meses de gestación y del parto propiamente dicho, el masaje del bebé proporciona un extraordinario potencial de relax y sosiego al recién nacido. Es una forma excelente de hacerlo sentir confortable y seguro. Cuando hayas obtenido la autorización del médico, la rutina de masaje deberá ser diaria, por lo menos hasta los seis o nueve meses. A partir de ese momento, puedes reducir su frecuencia a un par de veces por semana. Observa detenidamente cualquier señal que indique una sobreestimulación. Cada bebé es único. Descubre cuántas caricias, masaje, comunicación verbal y otros aportes sensoriales necesita prestando atención a sus respuestas. Fíjate en si trata de eludir el contacto visual, si parece nervioso o muestra algún sintoma de desagrado. En tal caso, interrumpe la rutina y deja que descanse.

masaje bebes2 - Relajar al bebé para el masaje

Relajar al bebé para el masaje

Debes confiar en tu instinto para saber lo que tienes que hacer si el llanto no cesa. Existen otras formas de ayudarlo a relajarse para el masaje y tal vez éste podría ser el momento más adecuado para probarlas.
Uno de ellos consiste en poner suavemente las manos alrededor de la cabecita del niño durante algunos segundos o apoyarlas en el vientre. Esto le permitirá sentir el calor de tu cuerpo. No le obligues nunca a hacer lo que no quiere. En ocasiones, si te mueves y te acercas a él demasiado rápido, generas en el un estado de confusión (y tal vez de pánico). Antes de empezar, cuando observo que un bebé se muestra inquieto o no está acostumbrado al contacto físico, me limito a apoyar las palmas de las manos en sus piernas. Esto parece frenar sus movimientos y concentrar su atención en la calidez de las manos. Cuando está listo, empiezo la sesión.
A menudo los bebés lloran porque se sienten desorientados. No tienen ninguna otra forma de co- municarte esta sensación. No te preocupes si llora; tu hijo tiene derecho a ser oído. En cualquier caso, no tardarás en distinguir un tipo de llanto de otro. En este caso, puedes probar el segundo método: apoyar sus brazos en su pecho y flexionarle las piernas, aproximándolas también al pecho. Se trata de simular la posición fetal, algo que reconforta automáticamente al bebé. A partir de ahí, deja que se muestre cada vez más confiado a medida que se relaja. También podrías darle de comer, aunque esto significaría esperar otra media hora antes de iniciar el masaje.

 

 

masaje_bebes2

los sentidos - Interrelacción a través de los sentidos

Interrelacción a través de los sentidos

La relación entre un padre y su hijo puede ser uno de los vínculos más fuertes y significativos en el ser humano. Todos los bebés y las madres poseen recursos naturales e instintos que fomentan este proceso desde el mismíssimo nacimiento del bebé. Pero cómo se crea exactamente este vínculo? Examinemos el proceso a través de cada uno de los sentidos.

Olfato: El récien nacido es capaz de percibir el olor del pezón de su madre. En efecto, si se le deja en el abdomen de la madre, se moverá lentamente hasta sus senos y empezará a succionar. Cuando la madre está cerca de su hijo, su cuerpo emite oxitocina, una hormona materna, a la que se conece como «reflejo de nutrición», y prolactina, que estimula la producción de leche.

Sonido de la voz: Tu hijo ha aprendido a distinguir tu voz entre un millón desde el séptimo mes de gestación. Algunas investigaciones demuestran que un neonato incluso es capaz de reconocer la diferencia entre el lenguaje de su madre y el de un extraño. Su capacidad para procesar y responder al sonido se desarrolla alrededor del cuarto mes en el seno materno.

Contacto Visual: Un estudio británico realizado en el año 2002 sugiere que los recién nacidos saben, a partir del segundo día de vida, cuando alguien los está mirando. Esto significa que el contacto visual puede ser una respuesta autogenerada en lugar de algo aprendido. Un estudio en Londres concluyó que la función cerebral mejoraba considerablemente en los niños de cuatro meses con el contacto visual con adultos.

Tacto: En los primeros estadios de la vida, tu hijo busca en ti protección y familiaridad. Cuando te aproximas a él, empieza a reconocerte como el cuidador que lo reconforta. Y cuanto más relajado estés, mejor responderá el niño. El masaje es una forma extraordinaria de recrear la experiencia uterina.